Citation
Revista cubana de derecho

Material Information

Title:
Revista cubana de derecho
Creator:
Instituto Cubano del Libro
Unión Nacional de Juristas de Cuba
Place of Publication:
La Habana
Publisher:
Instituto Cubano del Libro
Publication Date:
Frequency:
Annual[1993-]
Quarterly[ FORMER <1991>-1992]
annual
regular
Language:
Spanish
English
French
Russian
Edition:
No.9
Physical Description:
1 online resource ( volumes) : ;

Subjects

Subjects / Keywords:
Law -- Periodicals -- Cuba ( lcsh )
Derecho -- Revistas -- Cuba ( bidex )
Law ( fast )
Cuba ( fast )
Genre:
periodical ( marc )
Publicaciones periódicas ( abne )
serial ( sobekcm )
legal article ( marcgt )

Notes

General Note:
Description based on: No. 2 (octubre 1972); title from PDF caption (LLMC Digital, viewed May 2, 2019).
Language:
Summaries in English, French and Russian.
Dates or Sequential Designation:
Año 1-año19 = No. 1 (enero 1972)-no. 40 (enero/abril 1990); no. 1 (enero/marzo 1991)-
General Note:
"Organo de la Unión Nacional de Juristas de Cuba."
General Note:
Latest issue consulted: No. 11 (enero-junio, 1976).

Record Information

Source Institution:
Law Library Microform Consortium
Holding Location:
Columbia Library
Rights Management:
The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. This item may be protected by copyright but is made available here under a claim of fair use (17 U.S.C. §107) for non-profit research and educational purposes. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions requires permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact Digital Services (UFDC@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
947477340 ( OCLC )
036987546 ( ALEPH )
Classification:
K19 .C82 ( lcc )

Downloads

This item has the following downloads:

00077.blk

00077.txt

00006.txt

00265.txt

00199.txt

00206.txt

00026.txt

00047.txt

00080.txt

00288.txt

00058.txt

00105.txt

00060.txt

00054.txt

00092.txt

00282.txt

00233.txt

00280.txt

00051.txt

00269.txt

00177.txt

00231.txt

00263.txt

00252.txt

00055.txt

00061.txt

00153.txt

00162.txt

00137.txt

00205.txt

00253.txt

00296.txt

00183.txt

00067.txt

00142.txt

00181.txt

00237.txt

00037.txt

00290.txt

00262.txt

00033.txt

00215.txt

00100.txt

00224.txt

00291.txt

00096.txt

00145.txt

00308.txt

00108.txt

00174.txt

00062.txt

00002.txt

00112.txt

00146.txt

00243.txt

00076.txt

00057.txt

00293.txt

00148.txt

00182.txt

00158.txt

00087.txt

00066.txt

00186.txt

00073.txt

00075.txt

00267.txt

00279.txt

00194.txt

00007.txt

00127.txt

00235.txt

00027.txt

00063.txt

00270.txt

00114.txt

00221.txt

00091.txt

00071.txt

00120.txt

00059.txt

00223.txt

00136.txt

00259.txt

00284.txt

00150.txt

00303.txt

00042.txt

00012.txt

00201.txt

00156.txt

00125.txt

00023.txt

00167.txt

00039.txt

00218.txt

00122.txt

00258.txt

00163.txt

00255.txt

00256.txt

00133.txt

00210.txt

00072.txt

00081.txt

00020.txt

00274.txt

00038.txt

00268.txt

00309.txt

00213.txt

00250.txt

00188.txt

00179.txt

00193.txt

00151.txt

00101.txt

00011.txt

00238.txt

00277.txt

00190.txt

00285.txt

00160.txt

00034.txt

00010.txt

00083.txt

00311.txt

00157.txt

00143.txt

00024.txt

00110.txt

00093.txt

00117.txt

00247.txt

00234.txt

00152.txt

00310.txt

00184.txt

00022.txt

00204.txt

00119.txt

00189.txt

00168.txt

00111.txt

00154.txt

00248.txt

00207.txt

00019.txt

00289.txt

00203.txt

00251.txt

00126.txt

00135.txt

00283.txt

00172.txt

00191.txt

00170.txt

00220.txt

00246.txt

00169.txt

00299.txt

00070.txt

00032.txt

00138.txt

00068.txt

00241.txt

00294.txt

00107.txt

00217.txt

00128.txt

00140.txt

00212.txt

00064.txt

00008.txt

00035.txt

00095.txt

00200.txt

00264.txt

00271.txt

00090.txt

00196.txt

00312.txt

00016.txt

00222.txt

00116.txt

00118.txt

00005.txt

00103.txt

00304.txt

00208.txt

00166.txt

00301.txt

00197.txt

00017.txt

00139.txt

00178.txt

00097.txt

00050.txt

00121.txt

00085.txt

00195.txt

00018.txt

00227.txt

00307.txt

00098.txt

00209.txt

00113.txt

00052.txt

00144.txt

00084.txt

00069.txt

00245.txt

00134.txt

00239.txt

00004.txt

00088.txt

00187.txt

00240.txt

00292.txt

00286.txt

00287.txt

00029.txt

00257.txt

00175.txt

00226.txt

00272.txt

00074.txt

00254.txt

00249.txt

00132.txt

00300.txt

00219.txt

00041.txt

00236.txt

00053.txt

00164.txt

00198.txt

00229.txt

00104.txt

00185.txt

00115.txt

00078.txt

00149.txt

00141.txt

00131.txt

00021.txt

00028.txt

00216.txt

00275.txt

00031.txt

00009.txt

00230.txt

00276.txt

00295.txt

00281.txt

00046.txt

00298.txt

00278.txt

00266.txt

00147.txt

00297.txt

00044.txt

00013.txt

00228.txt

00001.txt

00109.txt

00225.txt

00099.txt

00102.txt

00180.txt

00040.txt

00129.txt

00313.txt

00094.txt

00159.txt

00302.txt

00014.txt

00086.txt

00242.txt

00232.txt

00305.txt

00130.txt

00049.txt

00079.txt

00048.txt

00165.txt

00306.txt

00211.txt

00123.txt

00065.txt

00261.txt

00106.txt

00214.txt

00015.txt

00314.txt

00056.txt

00192.txt

00045.txt

00161.txt

00171.txt

00176.txt

00173.txt

00202.txt

00030.txt

00244.txt

00089.txt

00082.txt

00155.txt

00273.txt

00036.txt

00124.txt

00260.txt

00043.txt

00025.txt

00003.txt


Full Text

















This volume was donated to LLMC to enrich its on-line offerings and
for purposes of long-term preservation by

Columbia University Law Library

..






REVISTA CUBANA


DE DERECHO


AIQO 4 ENERO-JUNIO, 1975 NUMERO 9

S U M A R I 0
PAG.
La Jornada "Desde La Historia me absolverd al XX Aniversario". Discurso de Josd Santiago Cuba Ferndndez 3
Otorgado a Bias Roca el Tituto de Doctor en Ciencias Ju. ridicas, Honoris Causa 31 La Jornada del Trabajador Juridico 65 Apuntes para un estudio de La Legitima Defensa. Nicasio HernAndez Armas 75 Noci6n y Esencia de la Constituci6n. Hugo Ozcuy 85 Dos aspectos de las Relaciones Mercantiles entre los Paises Miembros del CAME. Julio de Juan 103 El Constitucionalisino Revolucionario Cubano y su Abandono en la Repaiblica Neocolonial. Orestes Hernindez Mas 121 El Concept de la Culpabilidad en el Derecho Penal Socialista Sovitico. Dzhan Jan-Magom6dov 155 Nfotas sobre el Derecho Penal de la Reptblica Democrdtica de Viet Nam. Juan Vega Vega 165 La Libertad Individual y sus Garantias en la Uniin de las Repablicas Socialistas Sovidticas. Evgueni Smirnov 175 La Ley Docente de 1937. Niurka P6rez Rojas 181 Legalidad y Justicia en la Uni6n Sovijtica. Mijail Maliarov. Yuri Feofanov. Serguei Bdnnikov 229 El Anteproyecto de la Constitucidn Socialista de la Reptiblica de Cuba 243 Sentencias de los Tribunales 281 Sintesis de los Articulos en Ingls, Francds y Ruso 289

..





CONSEJO DE REDACCION: Coordinador: Bias Roca, Miembros: Fernando Alvarez Tabio, Rail Amaro Salup, J. Santiago Cuba Fernndez, Nicasio Her. nAndez Armas, Abelardo Rodriguez Fonseca, Mariano Rodriguez Solveira, Armando Torres Santrayll. Jefe de Redaccidn: Hdctor Garcini Guerra. Administrador: Mario Ugidos Rivero.
REDACCION Y ADMINISTRACION: Calle 43 No. 1157, entre 36 y Lindero, Nuevo Vedado, La Habana.









































INSTITUTE CUBANO DEL LIBRO IIIl Unidad Produciora 04. "Urseia
-,Dfaz U ez", La Habana. Cuba.

..




La jornada "Desde la historia me absolverdt
al XX aniversario"










Como una de las actividades que en toda Cuba se realizaron para conmemorar el XX Aniversario del Asalto al Cuartel Moncada -inicio de la Revoluci6n Cubana- que un grupo de j6venes, dirigido por el abogado Fidel Castro, llev6 a cabo el 26 de julio de 1953, el Partido Comunista de Cuba convoc6 a todos los trabajadores juridicos del pais a elaborar estudios en los que se analizaran comparativamente los principales aspectos del alegato de defensa de Fidel, pronunciado el 16 de octubre de ese propio aflo y del discurso que el Comandante en Jefe de nuestra Revoluci6n pronunciara el 26 de julio de 1973 en el acto central de la conmemoraci6n del XX Aniversario.
Al conferirse por la Comisi6n Nacional creada a ese efecto el galard6n de ser la ponencia que mereciera el primer lugar entre las 350 presentadas, la elaborada por la Asesoria Juridica de la Administraci6n Regional de Artemisa, Pinar del Rio, el Dr. Josd Santiago Cuba Fernindez, Fiscal General de la Reptiblica pronunc6 el discurso que se inserta en la REVISTA, en el que hace un anflisis, no s6lo de la ponencia, sino de los aspectos juridicos y politicos de "La Historia me Absolvert" y de la realizaci6n del programa revolucionario enunciado en el alegato de Fidel a travds de la legislaci6n que la Revoluci6n ha promulgado a los fines de Instaurar, mediante la transforrnaci6n del sistema econ6micosocial cubano, la Reptiblica Socialista, libre de explotaci6n, plenalmente independiente y en rotundo ascenso, una vez asentadas las bases del nuevo orden social, tinico capaz de romper, con los viejos moldes de la sociedad prerrevolucionaria, los lazos que la ataban al imperialismo norteamericano.
A continuaci6n, el discurso del Dr. Cuba Ferndndez:
Nos reunimos en la noche de hoy al conmemorarse el XXI Aniversario del dia en que el mdximo dirigente de nuestra Revoluci6n, Comandante en Jefe Fidel Castro, pronunciara su hist6rico discurso en el juicio de la causa 37 de 1953, del Tribunal de Urgencia

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


de Santiago de Cuba, conocido en todo el mundo como "La Historia me Absolverdt".
El congregarnos en tan sefialada ocasi6n, precisamente en esta pequefia sala del desaparecido Hospital "Saturnino Lora" donde se pronunciara el hist6rico alegato; constituye para todos los integrantes del Consejo de Gobierno del Tribunal Supremo Popular una ocasi6n honrosa y cargada de emoci6n.
Es imposible sentarnos aqui y hablar aquf, sin que nuestro pensamiento evoque a aquel joven, aislado de sus compalieros de ideas y de combate, rodeado de bayonetas, solitario frente a sus jueces y verlo convertirse de acusado en acusador y exponer ante el Tribunal el profundo anilisis de lo que seria el programa de la Revoluci6n Cubana.
lCudnta fe! icuinta confianza! debi6 tener aquella mente y aquel coraz6n en las reserves morales del pueblo cubano para en tan adversas circunstancias concebir y pronunciar un discurso como aqudi.
A 21 afios del 16 de Octubre de 1953 asistimos con este acto a ]a clausura de la Jornada "Desde ]a Historia me Absolverd al XX Aniversario" enmarcada dentro del programa de actividades en saludo al pasado 26 de Julio. A trav6s de ella convocaba el Partido a todos los trabajadores juridicos del pais a claborar estudios cuyo contenido fundamental se centrara en el anilisis comparativo entre los principales aspectos de la Historia me Absolverd y el discurso pronunciado -tambidn aqui en Santiagopor el Comandante Fidel Castro en ocasi6n del XX Aniversario del Ataque al Moncada.
Los objetivos de la jornada fueron: que los trabajadores jurdicos realizaran un anilisis politico-juridico comparativo entre la Historia me Absolverd y el discurso a que nos hemos referido, sobre ]a base de lo programitico, doctrinal, politico, ccon6mico, social, ideol6gico, etc., cuyas conclusiones se darian a conocer en sesi6n solemne del Tribunal Supremo Popular el propio dia 16 de Octubre de este aflo, en el mismo antiguo Hospital "Saturnino Lora", hoy Parque Hist6rico Abel Santamaria. Los trabajos serfan realizados en forma de ponencias -individuales o colectivasen cuya elaboraci6n participaran juices, fiscales, abogados y dett~s trabajadores juridicos, asi como profesores y estudiantes de estas disciplinas. Las ponencias se presentarian en el nivel municipal y se elevarian las mejores a la Comisi6n Regional, que a su vez las remitiria a la Comisi6n Provincial y dsta seleccionarfa las tres mejores para elevarlas a ]a Comisi6n Nacional, que finalmente escogeria el mejor trabajo.

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


La Jornada se inici6 con un acto en el Tribunal Popular de esta provincia de Oriente. A partir de entonces los trabajadores juridicos del pais con extraordinario entusiasmo se dieron a la tarea, orientando sus estudios al an~disis de algunos de los aspectos sefialados o de todos ellos en conjunto.
En todo el pais, en municipios, regiones, provincias y a nivel national se elaboraron en total 350 ponencias participando en los trabajos mds de 500 juristas; muchas ponencias se caracterizaron por su buena calidad, lo que dificult6 grandemente la selecci6n de las mejores en las diferentes instancias.
Los trabajos presentados han sido en su mayoria product del esfuerzo colectivo de compafieros juristas de los Tribunales Populares, Fiscalia General de ]a Repfiblica, Ministerios de Justicia, Mineria, Metalurgia y Combustible, Industria Azucarera, Industria Alimenticia y Bufetes Colectivos, entre otros. En provincias y regiones se celebraron actos para dar a conocer las ponencias ganadoras y posteriormente se efectuaron lecturas comentadas
Por iltimo, la Comisi6n Nacional, despuds de amplio debate, acord6 undnimemente conferir el primer lugar y proclamar como ganadora a nivel nacional la ponencia elaborada por ]a asesoria jurfdica de la Administraci6n Regional de Artemisa titulada "De la Historia me absolveri al XX Aniversario". Anilisis politicojurfdico.
No podemos dejar de sefialar el hecho significativo de que haya resultado triunfadora una ponencia de Artemisa porque de esa Ciudad procedia un importante contingente de aquellos j6venes que el 26 de Julio de 1953 se convirtieron en heroes o mdrtires de la Revoluci6n.
La Comisi6n Nacional acord6 se hiciera especial menci6n de otros trabajos, que por los datos que contienen y los anlisis efectuados, constituyeron un valioso elemento para conferir a la jornada el alto nivel alcanzado.
Son dstas la del Presidente del Tribunal Provincial Popular de Pinar del Rio, la del Presidente del Tribunal Regional de Sagua la Grande y la del Bufete Colectivo de Guantdnamo.
Al culminar en el dia de hoy esta jornada y dar a conocer el trhbajo galardonado nos limitaremos a glosar principalmente los asMetos mits relacionados con la temditica juridica, intimamente vinculada con Io politico y contenidos, no s6lo en dicho trabajo, SWO tambi6n en otras de las ponencias presentadas, que, como las qu acabamos de mencionar, lo han abordado en forma novedosa e iateresante.

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


La jornada, como es bien conocido, no se circunscribi6 al an~lisis de los aspectos juridicos, sino que tambidn entr6 a considerar los aspectos politicos, ideol6gicos, econ6micos, etc. De ah que su tratamiento en conjunto haria excesivamente extensa nuestra intervenci6n, por lo que habremos de referirnos principalmente a los aspectos que de una forma u otra se vinculan con lo juridico en su necesaria relaci6n con lo politico; ya que como decia Lenin: "el derecho es una forma de la politica, es la politica".
Comienza La ponencia triunfadora analizando la coyuntura hist6rica en que se produce el ataque al Moncada, particularmente a partir del golpe traicionero del 10 de marzo de 1952.
Aquel ingente esfuerzo de atacar la segunda fortaleza militar del pais, no fue la aventura de unos sofiadores romdlnticos, sino la acci6n consciente de un "pufiado de hombres" provenientes de Las capas m~s humildes del pueblo -trabajadores procedentes de la ciudad y del campo y algunos profesionales y estudiantes no contaminados por los vicios de la political tradicional ni influenciados por las sostenidas campafias anticomunistas dirigidas por el imperialismo (1).
J6venes impregnados de lo mds puro del ideario martiano venian a reivindicar su recuerdo en el aflo del centenario de su nacimiento.
Con tan altas miras y la preparaci6n politica y militar necesaria a una empresa de aquella naturaleza, interpretando el verdadero sentir de las masas, se lanzaron aquellas huestes de la "juventud del Centenario" a redimir al pueblo cubano de los males que por varios siglos lo habian esclavizado. Llevaban en su pensamiento revolucionario todo un programa de realizaciones inmediatas que no eran la soluci6n total de la problemitica cubana, pero si remedios urgentes que prepararian las condiciones objetivas sobre las cuales comenzaria a desarrollarse la actual etapa de consolidaci6n material y moral de la nacionalidad cubana (2).
M.As de medio siglo habia transcurrido desde el inicio de la Reptiblica hasta el ataque al Cuartel Moncada. Durante todo ese largo periodo la situaci6n socio-econ6mica y politica era el reflejo y consecuencia del dominio imperialista sobre nuestra economia. Los gobernantes que se fueron turnando en el poder, con diferen. cias de matices, progresivamente habian ido entregando las ri. quezas del pais al imperialismo y reprimiendo las luchas de Los trabajadores y el pueblo en general por la democracia y la sober rania nacional y por mejorar sus condiciones de vida.

..





-IVISTA CUBANA DE DERECHO


El 10 de marzo de 1952, despuds de haberse sucedido en el pbder gobiernos deshonestos y entregados al imperialismo, muy pr6ximo a las elecciones convocadas, Batista y su camarilla perpetraron el golpe de estado traicionero y antipopular.
El cuartelazo, desde luego, se habfa ejecutado bajo los auspidos del imperialismo para reformar sus posiciones neocoloniales y de inmediato evitar el triunfo electoral del Partido Ortodoxo, que tal como sefialara el propio Fidel, "si de su alta dirigencia nio tenia nada que temer el imperialismo, por las masas que lo apoyaban y las demandas que dstas exigirian con posterioridad al triunfo, y que no se conformarian con las formales libertades,
0. tenfan mucho que temer" (2).
Del aglutinamiento de aquellos j6venes, representativos de lo mAs sano y mejor intencionado de nuestro pueblo, surgi6 aquel zmovimiento de la Juventud del Centenario, lidereado por Fidel, que aprovechando ]a coyuntura de la conmemoraci6n del primer Centenario del natalicio de Jos6 Marti, quiso reivindicar su memoria "cuando parecia que se extinguiria para siempre" (3). El 26 de Julio de 1953, con el glorioso ataque al Cuartel Moncada, la juventud cubana recomenzaba la lucha armada por la liberaci6n de Cuba, reemprendiendo el camino valientemente transitado por .Uspedes, Agramonte, G6mez, Marti y Maceo.
Fue por ello que el tirano tuvo tanto interns en calumniar a los j6venes atacantes del Moncada. Y una de las mis infames calumnias fue afirmar, a las pocas horas de realizada la acci6n, que habia sido llevada a cabo por grupos inducidos y armados por un desmoralizado ex-presidente cuyo nombre nadie quiere oir iencionar aquf. El principal prop6sito de esta burda mentira estuvo dirigido infructuosamente a desacreditar a Fidel y a sus Compafieros de lucha, para contrarrestar la influencia que su acci6n ejerci6 de inicio en la opini6n pfiblica y aun entre la propia Oficialidad y tropa.
Rodeado de un centenar de soldados armados con bayonetas, a sabiendas de que se habia intentado ya su eliminaci6n fisica y que cualquier incidente podia ser aprovechado para asesinarlo, Pidel, desde el inicio del proceso, logr6 poner de manifiesto que nihgNn politico corrompido podia haber sido inductor de tan limpIO proceder, pues quien dnicamente podia ser y habia sido autor intelectual del ataque al cuartel Moncada era el Ap6stol, Josd Vartf.
Es indudable que el pensamiento de Marti, como fundamento dOcrinario, inspir6 y presidi6 la organizaci6n del movimiento

..





REVISTA CUBANA DE DERECHO


que produjo la acci6n heroica del 26 de Julio de 1953. Y junto a ello el nicleo principal de dirigentes de la juventud del centenario habia estudiado a los clisicos del marxismo y velan en esta doctrina la finica concepci6n racional y cientifica para Ilevar a cabo la revoluci6n.
"Marti -dijo Fidel un dia como hoy- nos ensefi6 su ardiente patriotismo, su amor apasionado a la libertad, la dignidad y el decoro del hombre, su repudio al despotismo y su fe ilimitada en el pueblo. En su pr~dica revolucionaria estaba el fundamento moral y la legitimidad hist6rica de nuestra acci6n armada".
Y el pasado afio, al conmemorarse el XX Aniversario expresaba: Qud aport6 el marxismo a nuestro acervo revolucionario en aquel entonces? El concepto de la sociedad dividida entre explotadores y explotados; la concepci6n materialista de la historia; las relaciones burguesas de producci6n como la filtima forma antag6nica del proceso de producci6n social; el advenimiento inevitable de una sociedad sin cases como consecuencia del desarrollo de las fuerzas productivas en el capitalismo y de la revoluci6n social".
"El marxismo nos ensefi6 sobre todo la misi6n hist6rica de la clase obrera -6inica verdaderamente revolucionaria- lamada a transformar hasta los cimientos a la sociedad capitalista y e papel de las masas en las revoluciones".
"En el programa del Moncada que con toda claridad expusi mos ante el tribunal que nos juzg6 estaba el germen dc todo el desarrollo ulterior de la Revoluci6n. Su lectura cuidadosa evident. cia que nos apartfbamos ya por completo de la concepci6n capi. talista del desarrollo econ6mico y social" (4).
La lucha armada reemprendida en 1953 con amplios y justof objetivos programdticos y fines determinados y concretos con tribuy6 decisivamente a la cducaci6n political de las masas pan que comprendieran el verdadero sentido de su lucha, dejandc atrds los prejuicios e ignorancia en que estaban sometidas po: sus opresores y entregdndose a esa hermosa causa, tomando coD ciencia plena de los males que le agobiaban y asi se incorporaron primero, al Moncada y, despu~s, a la Sierra para tomar victoria samente en sus manos el poder y comenzar desde alli a hacer urn verdadera revoluci6n (5).
"Marti, Marx, Engels y Lenin guiaron nuestro ponsamentc politico. CUspedes, Agramonte, Maceo, G6mez y demis patriotV del 68 y el 95, inspiraron nuestra acci6n militar. El pueblo d'

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


Cuba, en especial sus clases humildes, nos acompafiaron en esta larga ruta; ellas engendraron nuestras luchas; ellas fueron protagonistas verdaderas de la epopeya revolucionaria" (6).
En estos veinte afios transcurridos desde aquel 26 de Julio, cuando se pasa revista a todas las realizaciones del proceso revolucionario y se evocan los postulados del programa del Moncada, es referencia obligada al recuento hist6rico de las principales pragm~ticas juridicas que convirtieron en realidad dichos postulados, para que tuvieran virtualidad y eficacia normativa.
Pero antes de referirnos a los grandes proyectos legislativos & dos a conocer en la Historia me AbsolverAi queremos hacer menci6n a un momento fundamental de este discurso que ha sido objeto de detenido andlisis en varias ponencias elaboradas; nos referimos al legitimo derecho del pueblo a la lucha contra la tirani, proclamado por Fidel, dado el cardcter espurio de su pretendida legalidad y consecuentemente a ]a falta de sustentaci6n juridica y moral del tribunal ante el cual comparecia.
Esta cuesti6n fue expresada frontalmente por Fidel Castro: "El derecho de insurrecci6n frente a la tirania es uno de esos principios que, estd o no estd incluido dentro de la Constituci6n jurldica, tiene siempre plena vigencia en una sociedad democrtica" (8).
A continuaci6n, citando a diversos autores y en relaci6n a variadas situaciones hist6ricas, se refiri6 ampliamente al derecho de rebeli6n del pueblo frente a la tirania cuando se han agotado las restantes vias. Como nadie, podia Fidel acudir al tema, porque fue 61 precisamente quien a muy pocos dias del 10 de marzo de 1952 se dirigi6 a los tribunales de justicia denunciando los delitos cometidos por los asaltantes del poder.
Aquel documento era una exhaustiva relaci6n de los delitos cometidos por Batista y sus c6mplices con referencia exacta a los articulos aplicables del C6digo penal vigente:
"Pasaron los dias y pasaron los meses. iQu6 decepci6n! El acusado no era molestado, se paseaba por la Repilblica como un amo, le llamaban honorable sefior general, quit6 y puso magistrados y nada menos que el dia de la apertura de los tribunales se vio al reo sentado en el lugar de honor, entre los augustos y venerables patriarcas de nuestra justicia. Pasaron otra vez los dias y los meses. El pueblo se cans6 de abusos y de burlas. iLos pueblos se cansan! Vino la lucha, y entonces aquel hombre que estaba fuera de la ley, que habia ocupado el poder por la violencia, contra la voluntad

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


del pueblo y agrediendo el orden legal, tortur6, asesin6, encarcel6 y acus6 ante los tribunales a los que habian ido a lucha por la ley y devolverle al pueblo su libertad. Sefiores Magistrados: Yo soy aquel ciudadano humilde que un dia se present6 initilmente ante los tribunales para pedirles que castigaran a los ambiciosos que violaron las leyes e hicieron
trizas nuestras instituciones" (9).
M~s adelante el jefe de la revoluci6n se referla a otra pfigina ominosa protagonizada por el denominado Poder Judicial en servicio de la tirania, cual fue la escrita por el Tribunal de Garanttas Constitucionales y Sociales al declarar "sin lugar" un recurso de inconstitucionalidad presentado contra los Estatutos de la tirania.
"Considerando: Que por la fuerza misma de los acontecimientos, cuando deja de existir en el poder pfiblico establecido, como consecuencia de ellos la voluntad de mantener el estado de derecho anterior y la fuerza coactiva del Estado no la sostiene, su cesaci6n es un hecho incuestionable, ya que pertenece mds bien al mundo fisico y escapa por lo tanto a toda consideraci6n juridica; pero como la convivencia social ni se concibe ni es posible sino en un estado de derecho, las normas dictadas por el gobierno de facto, segin su rango, vienen a sustituir Ia carta fundamental y las leyes que de hecho perdieron vigencia, constituydndose asi un nuevo orden juridico; y de este modo, la no vigencia de las normas legales anteriores se produce, entre otras causas, por faltarle a las mismas de manera absoluta la posibilidad de ser cumplidas, creindose esa situaci6n como consecuencia de un hecho real, por lo que la jurisdicci6n de los Tribunales, en cuanto al nuevo derecho, no puede alcanzar mis que la identificaci6n de su contenido formal".
Dificil resultaria encontrar un documento jurfdico en el que se exponga en forma mis descarada la falacia de las teorias que proclaman la independencia de un titulado Poder Judicial.
El pronunciamiento de aquel fallo ominoso fue lo que denomin6 Fidel "la traidora, vil, cobarde y repugnante actitud del Tribunal de Garantias Constitucionales y Sociales".
Qued6 demostrado fehacientemente c6mo fueron los usurpadores del 10 de marzo quienes violaron la Constituci6n.
L6gicamente el Tribunal ante el que comparecia el acusado principal por los sucesos del 26 de Julio, pieza mindscula de todo aquel aparato estatal creado por la tirania al servicio de inte-

..





REVISTA CUBANA DE DERECHO


reses privilegiados nativos y fordneos, carecia de los mis elementales atributos de legalidad y por supuesto de fuerza moral para juzgar a quienes despuds de transitar por las vias legales infructuosamente, tomaron el camino justo de la lucha armada.
Por eso, por ser el portador de poderosas razones politicas y juridicas, el acusado desde los primeros instantes se convirti6 en acusador.
Es por ello que nadie recuerda Zqu6 dijo el Fiscal en aquel juicio? Zqu6 pronunciamientos contenian las sentencias? equd santiaguero, qu6 oriental, qu6 cubano, particularmente si es joven, recuerda el nombre de aquellos jueces y fiscales del Tribunal de Urgencia de Santiago?
Sin embargo, cada dia los pronunciamientos hechos por aquel acusado, en funciones de acusador de un regimen y de un sistema, adquieren nueva vida en las realizaciones de la Revoluci6n.
La Historia al dictar su sentencia principal absolvi6 con creces
y ha grabado ya en sus ptginas el nombre del acusado (que grabado estA tambi6n en los corazones de los revolucionarios del mundo), mientras, como una sanci6n accesoria, ha condenado al definitive olvido al grupito de jueces y fiscales que pretendieron un 16 de octubre regar menudos granos de arena en el camino augusto de su marcha.
Pasemos a continuaci6n a referirnos de manera concreta a los principales planteamientos del Cmdte. Fidel Castro en su discurso "La Historia me Absolverd", en los cuales dio a conocer el programa de leyes del movimiento que encabezaba, a fin de constatar c6mo al triunfo de la Revoluci6n y aun durante la lucha guerrillera en la Sierra fueron aquellos proyectos por 61 enunciados surtidores de un plan legislativo Ilevado a la prActica por la Revoluci6n desde el poder y que fue y atin continda siendo instrumento activo para la transformaci6n de nuestra sociedad y la construcci6n del socialismo.
"Las primeras leyes revolucionarias se decretarian tan pronto estuviera en nuestro poder la ciudad de Santiago de Cuba y seran divulgadas por todos los medios. Se Ilamaria al pueblo a luchar contra Batista y a la realizaci6n concreta de aquellos objetivos. Se convocaria a los obreros de todo el pais a una huelga ,eneral revolucionaria por encima de los sindicatos amarillos y os lideres vendidos al gobierno. La t.ctica de guerra se ajustaria al desarrollo de los acontecimientos. Caso de no poder sostenerse IS ciudad con mil armas que debiamos ocupar al enemigo en Sntiago de Cuba iniciariamos la lucha guerrillera en la Sierra Maestra" (10).

..





REVISTA CUBANA DE DERECHo


Estos proyectos de leyes, que constituyeron la expresi6n jurldica del programa enunciado, fueron los cimientos sobre los que el legislador revolucionario en 1959 comenz6 a edificar su obra normativa que ha tenido dos grandes etapas: la primera, constituida por el conjunto de leyes que destruy6 el sistema econ6mico burgus y sus instituciones estatales, entre las que se destacan las Leyes de Reforma Agraria y Urbana, las nacionalizaciones de los bancos y medios fundamentales de producci6n en manos de empresas extranjeras o de capitalistas cubanos, y la segunda etapa constituida por la labor legislativa y codificadora de las Comisiones de Estudios Juridicos.
Dichos proyectos fueron dados a conocer en el curso del juicio y luego publicados con el contenido del propio documento "La Historia me AbsolverA" en el que textualmente se expone:
La primera ley revolucionaria devolvia al pueblo la soberania y proclamaba la Constituci6n de 1940 como la verdadera ley suprema del Estado, en tanto el pueblo decidiese modificarla o cambiarla, y a los efectos de su implantaci6n y castigo ejemplar a todos los que la habian traicionado, no existiendo 6rganos de elecci6n popular para lievarlo a cabo, el movimiento revolucionario, como encarnaci6n momentAnea de esa soberania, 6nica fuente de poder legitimo, asumia todas las facultades que le son inherentes a ella, excepto ]a de modificar la propia Constituci6n: facultad de legislar,
facultad de ejecutar y facultad de juzgar".
Esta actitud no podia ser mis diAfana y despojada de chocicrfas y charlatanerias est6riles: "un gobierno aclamado por la masa de combatientes, recibiria todas las atribuciones necesarias para proceder a la implantaci6n efectiva de la voluntad popular y de la verdadera justicia. A partir de ese instante, el Poder Judicial, que se habia colocado desde el 10 de marzo frente a ]a Constituci6r y fuera de la Constituci6n, recesaria como tal Poder y no procederia a su inmediata y total depuraci6n, antes de asumir nuevamente las facultades que le concede la Ley Suprema de la Repfiblica. Sin estas medidas previas, la vuelta a la legalidad, poniendo su custodia en manos que claudicaron deshonrosamente, sera una estafa, un engafio y una traici6n mis" (11).
Algunos afios despu6s de la caida del regimen de Gerardo Machado se presentaron en Cuba posibilidades reales de elaborar una nueva Constituci6n.
De este modo, en la Asamblea Constituyente de 1939 estuvieron representadas no s6lo las clases explotadoras sino tambi6p trabajadores y otros sectores populares; hubo representaci6n de

..





RVIMSTA CUBANA DE DERECHO


los latifundistas, de la gran burguesia monopolista, de compajfas norteamericanas y de otros grupos antinacionales, de las capas medias urbanas y de la incipiente burguesfa nacional; pero, sobre todo, ha de destacarse ]a presencia de la representaci6n de la clase bbrera y del campesinado en los delegados del Partido Socialista Popular. Los representantes mds progresistas en esta Asamblea desarrollaron una lucha positiva y tenaz que fue decisiva para conseguir la inclusi6n de preceptos democriticos y populares en el texto constitucional de 1940.
En tales circunstancias el texto bisico aprobado tenia declaraclones programiticas positivas y consignaba prop6sitos y aspiraclones avanzadas, como el articulo 90, invocado por Fidel en su alegato, que proscribia el latifundio; el articulo 60, que proclamaba el trabajo con remuneraci6n decorosa como un derecho inalienable del individuo y el articulo 20, que declaraba "ilegal y punible toda discriminaci6n por motivo de sexo, raza, color o clase y cualquier otra lesiva a la dignidad humana".
Esas formulaciones facilitaban la lucha de las masas por tales objetivos. Aunque el texto constitucional ordenaba al Congreso la promulgaci6n de leyes complementarias jams 6stas fueron dictadas.
Por eso los puntos esenciales de aquella Constituci6n, destacados por Fidel en el proceso del Moncada, no habian sido nunca cumplimentados. La Constituci6n de 1940, producto lel movimiento revolucionario de 1933, fue burlada en su esencia por los gobiernos que se sucedieron en el pais despu6s de su promulgaci6n. Sus artfculos fundamentales no fueron cumplidos. Por tiltimo, el golpe de Estado de marzo de 1953, Ia aboli6 formalmente y la reemplaz6 con los Ilamados Estatutos Constitucionales. Los derechos m~is elementales del pueblo estaban suspendidos juridica y pr6dcticamente.
La lucha por la Constituci6n de 1940 era, pues, part de ]a lucha Contra la tirania batistiana.
Al triunfar la Revoluci6n se cumpli6 esa promesa, como todas .as otras, y se puso en vigor como la Ley Fundamenial, que era la Constituci6n del 40 con los ajustes necesarios para posibilitar la obra revolucionaria que desde el poder se iniciaba.
Pero el avance constante y rftpido del proceso revolucionario algunos aflos despu6s haria evidente la necesidad de comenzar a pensar en una nueva Constituci6n. Por eso Fidel expres6:
"A los que nos hablan de la Constituci6n del 40 nosotros les decimos que ya la Constituci6n del 40 es demasiado anticuada

..






REVISTA CUBANA DE DERECHO


y demasiado vieja para nosotros; nosotros hemos adelantado demasiado para que nos sirva ese "trajecito corto" de la Constituci6n de 1940".
"Tenemos que hablar de una nueva Constituci6n. Si, una nueva Constituci6n, pero no de una Constituci6n burguesa, no de una Constituci6n correspondiente al domino de una clase explotadora sobre otras clases sino correspondiente a un nuevo sistema social, sin explotaci6n del hombre por el hombre. Ese nuevo sistema social se llama socialismo, y esa Constituci6n serA, por tanto, una Constituci6n Socialista".
La segunda ley revolucionaria concedia la propiedad inembargable e intransferible de la tierra a todos los colonos, sub-colonos, arrendatarios, aparceros y precaristas que ocupasen parcelas de cinco o menos caballerias, indemnizando el Estado a sus anteriores propietarios calculando la renta que devengarian por dichas parcelas en un promedio de diez aflos.
La tercera ley revolucionaria otorgaba a los obreros y empleados el derecho a participar del 30% de las utilidades en todas las grandes empresas industriales, mercantiles y mineras, incluyendo centrales azucareros. Se exceptuaban las empresas meramente agricolas en consideraci6n a otras eyes de orden agrario quc debian implantarse.
La cuarta ley revolucionaria concedia todos los colonos derecho a participar del 55% del rendimiento de la cafra y cuota minima de cuarenta mil arrobas a todos los pequefios colonos que Ilevasen tres afios o m~s de establecidos.
La quinta ley revolucionaria ordenaba la confiscaci6n de los bienes a los malversadores de todos los gobiernos y a sus causahabientes y herederos en cuanto a bienes percibidos por testamento o abintestato de procedencia "mal habida", mediante tribunals especiales con facultades plenas de acceso a todas las fuentes de investigaci6n, de intervenir en tales efectos las compafifas an6nimas inscriptas en el pais o que operaron en 61 donde pudieran ocultarse bienes malversados y de solicitar de los gobiernos extranjeros ]a extradici6n de personas y embargo de bienes recobrados que pasarian a engrosar las cajas de los retiros obreros y ]a otra mitad a los hospitales, asilos y casas de beneficencia.
El programa legislative del Moncada comenz6 a convertirse en realidad a partir de que el Ejdrcito Rebelde asent6 su dominio en algunas zonas de la Sierra Maestra y en los territorios del II Frente Oriental "Frank Pais", cuando, para castigar condignamente a los esbirros de ]a tirania, entre otros tipos de delincuen-

..




RBVISTA CUBANA DE DERECHO


tes, se dict6 el Reglamento Penal No. 1 de la Sierra; la Ley de Reforma Agraria (primer intento real de dar cumplimiento a la proscripci6n del latifundio consignado en la Constituci6n del 40); disposiciones en relaci6n con la organizaci6n Judicial que, entre otros aspectos, regulaba los relativos al Registro Civil, Policia Judicial, etc., y algunas leyes penales que prevefan y sancionaban diversas conductas delictivas.
* Fue comidn denominador de todas ellas el que eran leyes dictadas en interns, no de una minoria explotadora sino de las masas trabajadoras, del pueblo.
Pero es al triunfo de la Revoluci6n el 1? de Enero de 1959 cuando se puede iniciar en todo el Ambito nacional una vasta obra legislativa tendente a convertir en derecho positivo los contenidos programdticos del Moncada:
"Las leyes revolucionarias enfrentaron a los explotadores y explotados en todos los terrenos. Latifundistas, capitalistas, terratenientes, banqueros, grandes comerciantes, burgueses y oligarcas de todo tipo y su incontable cohorte de servidores, reaccionaron inmediatamente contra el poder revolucionario, en contubernio con el imperialismo, privilegiado propietario en Cuba de grandes extensiones de tierra, minas, centrales azucareros, bancos, servicios ptiblicos, casas comerciales, fdbricas, amo y sefior de nuestra economia, que ya no tenia un ej6rcito a su servicio. Comenzaron entonces las conjuras, los sabotajes, las grandes campafias de prensa, las amenazas exteriores" (12).
eCufl fue, pues, el proceso generador de las disposiciones legales de la Revoluci6n para lograr los objetivos del Programa del Moncada?
La tierra: Uno de los objetivos mds importantes del programa Revolucionario del Moncada fue la transformaci6n del panorama agrario en que cientos de miles de campesinos y obreros agricolas vivian en las pobres condiciones de penuria y miseria.
Con el triunfo de la Revoluci6n, la ley de Reforma Agraria de la Sierra fue ratificada -junto con otras leyes- por la niMero 39 del propio mes de enero at disponer que "continuaran en vigor en todo el territorio de la naci6n todas las disposiciones legales y reglamentarias, civiles y administrativas promulgadas por el Alto Mando del Ejdrcito Rebelde durante el desarrollo de la lucha armada contra la dictadura derrocada el dia 31 de diciembre de 1958".

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


Con posterioridad se promulg6 para todo el pais, el 17 de mayo de aquel afio 1959, la primera Ley de Reforma Agraria, cuyos aspects esenciales fueron los siguientes:
Se convertia en propietarios de sus tierras a los campesinos
que ]a estuvieren trabajando como arrendatarios, sub-arrendatarios, aparceros y precaristas.
Se convertian en granjas estatales los grandes latifundios
improductivos, especialmente los dedicados a ]a ganaderia
extensiva.
Se prohibian los desalojos, desapareciendo asi de nuestros
campos el bochornoso espectLculo de familias enteras en
el camino real expulsadas de sus bohios.
Se fijaba el limite mixirno de tierra que se podria poseer
como propiedad privada en treinta caballerias (aunque en
algunos casos podia extenderse hasta cien).
Se prohibia la adquisici6n de tierra por parte de empresas,
firmas o particulares extranjeros y se creaba el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) como 6rgano encargado de ejecutar las medidas para Ilevar a la prictica los
cambios correspondientes.
La aplicaci6n de esta Ley, en su primera fase, puso su acento en las medidas expropiatorias y en la entrega de la propiedad de las pequefias parcelas a los campesinos que las venian explotando mediante el pago de rentas, en aparcerias o como meros precaristas. El alcance de esta fase de aplicaci6n de la Ley de Reforma Agraria no comportaba, en si misma, transformaciones socialistas en nuestra estructura agricola, no obstante lo cual, en mdrito al exterminio del latifundio, enfrentaba agudamente la Revoluci6n al imperialismo, a la gran burguesia azucarera y a una buena parte de la burguesia nacional. "aunque esa transformaci6n dejaba aiin supervivas formas de explotaci6n privadas en ]a pequefia producci6n agraria y fundamentalmente en la explotaci6n capitalista protagonizada por los antiguos latifundistas expropiados que conservaron, en la mayorfa de los casos, hasta 30 caballerias de tierra (13).
Muy pronto se crearon mediante resoluciones del INRA las Cooperativas Cafieras y las Granjas del Pueblo, transformindose despu6s las primeras en Granjas Caficras, con lo que se dio forma socialista al sistema de explotaci6n de ]a tierra, que se complete con la segunda y definitiva Ley de Reforma Agraria de Octubre de 1963 que fij6 a la propiedad territorial -en manos de propie-

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


tarios privados- un limite mAximo de cinco caballerias de extensi6n. Igualmente disponia que las tierras excedentes pasaran a formal parte del patrimonio estatal. Con esta ley puede afirmarse que el sector estatal obtuvo el peso decisivo dentro de la agricultura cubana. Quedaba realizado cabal y extensamente el primer postulado del Programa del Moncada.
Este problema que figur6 entre los principales objetivos del Programa del Moncada y al cual, en cierta forma, se referia el tercer proyecto de ley elaborado por el movimiento revolucionario era uno de los que mdis profundamente aquejaba a nuestro pais. El panorama del subdesarrollo era descrito asi por Fidel en su discurso:
"Todo el mundo estdi de acuerdo, que hacen falta industrias metalrgicas, industrias de papel, industrias quimicas, que hay que mejorar las crias, los cultivos, la t6cnica y elaboraci6n de nuestras industrias alimenticias para que puedan resistir la competencia ruinosa que hacen las industrias europeas de queso, leche condensada, licores y accites y las de conservas norteamericanas, que necesitamos barcos mercantcs, etc6tera. ." (14)
Para dirigir el desarrollo industrial del pais fue necesario rear una instituci6n capaz de realizar tal labor, por ello el 21 de noviembre do 1959 el Presidente del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) dict6 su Resoluci6n No. 94, por la cual Se estableci6 en ese organismo el Departamento de Industrializaci6n. Sus fines, expuestos en uno de los Por Cuantos de dicha disposici6n legal, expresaban que: "Para desarrollar los planes de industrializaci6n se hace necesario crear el organismo id6neo que en l6gica armonia con las directrices de la politica agraria facilite su ejecuci6n mediante el estudio de los planes que se formulen para el establecimiento de las nuevas industrias y la participaci6n del Estado en ]a organizaci6n y la explotaci6n de las mismas".
Mediante la Ley 851, de 6 de julio de 1960, se habia autorizado al Presidente de la Repdiblica y al Primer Ministro para que conjuntamente dispusiera, cuando lo consideraren conveniente a la defensa del inter6s nacional, la expropiaci6n de los bienes y empresas propiedad de personas naturales o juridicas norteamericanas. Fundados en esta facultad, en el siguiente mes se dict6 la Resoluci6n No. Uno, en la que se disponia ]a nacionalizaci6n de tma extensa relaci6n de empresas industriales y de explotaci6n tOn6mica de diversa indole. Posteriormente se complet6 esta medida con la nacionalizaci6n de las empresas bancarias norteamericanas que realizaban operaciones en nuestro pais mediante

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


la Resoluci6n No. Dos, de septiembre del propio afto. Con estas disposiciones sufri6 un duro revds el imperialismo y pasaron a ser controlados por el Estado numerosos sectores de la economla nacional.
En octubre de 1960 se dict6 la Ley 890, que dispuso la nacionalizaci6n y consecuente adjudicaci6n al Estado Cubano de las principales industrias del pals: particularmente la azucarera y las destilerias, las de detergentes, jabones y perfumes, industrias lUcteas, de confituras, de envases, la quimica, la metaldrgica, la papelerias, las industrias textiles, los molinos arroceros y otras fhbricas de productos alimenticios.
Parejamente se nacionalizaron tambidn los almacenes importadores, frbricas y establecimientos de productos farmac6uticos, industrias de la construcci6n, cinematogrdfica y las industrias del ramo maritimo, etc. Continuando su labor nacionalizadora el Gobierno Revolucionario mediante la Resoluci6n No. Tres, del dia 19 del propio mes, extendi6 la aplicaci6n de estas medidas a las empresas industriales o comerciales norteamericanas que faltaban por pasar a manos del pueblo.
Por la Ley 691, del 13 de Octubre de 1960, se dispuso la nacionalizaci6n de la banca privada del pals, declarindose tambi6n en esta Ley que la funci6n bancaria era de caricter pidblico y con-. secuentemente estatal y destruydndose asi el poder del capital financiero tanto nacional como fordneo.
Trabajando sobre esta base econ6mica, y bajo la direcci6n del Departamento de Industrializaci6n del INRA, el desarrollo industrial adquiri6 tal envergadura que ya dicho organismo, asi como una serie de empresas e instituciones aut6nomas que se fueron creando con el decursar del tiempo, resultaron insuficientes para controlar la programaci6n y el crecimiento industrial. Por tal motivo el 23 de febrero de 1961 por la Ley 932 fue creado el Ministerio de Industrias y designado Ministro el Cmdte. Ernesto Guevara, quien mdis tarde seria la expresi6n mds alta del profundo contenido internacionalista de la Revoluci6n Cubana.
En el articulo tercero de dicha ley se establecen los objetivos principales del 6rgano creado, entre los que figuran: asegurar el desarrollo ininterrumpido de la producci6n fabril.; garantizar la independencia del pals mediante la interna; crear la capacidad productiva industrial suficiente para absorber, elaborar y transformar las materias primas producidas por la agricultura y la mineria, etc.

..





REVISTA CUBANA DE DERECHO


M~s adelante, por el articulo quinto, se le incorporaron al Ministerio de Industrias el Instituto Cubano del Petr6leo (I.C.P.), el Instituto Cubano de la Mineria (I.C.M.) y los Departamentos de Administraci6n General de Ingenios y de Industrializaci6n del INRA, con todas sus empresas bajo su administraci6n y dependencias. Es, pues, en virtud de esta Ley que ya se establece una direcci6n finica, y lo suficientemente amplia, para el necesario desarrollo industrial del pals.
El proceso de industrializaci6n no se ha detenido y hoy en dia, en virtud de su rdpido crecimiento y como manifestaci6n de la dialctica del desarrollo, se han tenido que establecer varios organismos de rango ministerial atendiendo principalmente a las distintas ramas de la producci6n; por lo que actualmente existen los Ministerios de la Industria Bisica, de la Industria Ligera, de la Industria Alimenticia, de la Mineria y Metalurgia, etc., todos los cuales fueron creados por las correspondientes leyes orgdnicas dictaminadas por el Gobierno Revolucionario.
La vivienda. Este problema es uno de los m s arduos de resol. ver en el mundo; ningfin pais, por elevado quc sea su desarrollo, halogrado afro solucionar cabalmente. Con relaci6n a nuestra patria, en la "Historia me Absolverfi" se anunciaba en los siguientes t rminos: "Tan grave o peor cs la tragedia de la vivienda. Hay en Cuba doscientos mil bohios y chozas; cuatrocientas mil familias del campo y de la ciudad viven hacinadas en barracones, cuarterfas y solares, sin la mis elementales condiciones de. higiene y salud; dos millones doscientas mil personas de nuestra poblaci6n urbana pagan alquileres que absorben entre un quinto y un tercio de sus ingresos; y dos millones ochocientas mil personas de nuestra poblaci6n rural y suburbana carecen de luz elkctrica". (15)
No tenfa esperanza alguna de solucionarse esta dram-tica
situaci6n a lo largo de la reptiblica mediatizada. Es por ello que el gobierno revolucionario se dio desde el primer momento a la tarea de ir buscando soluciones al dificil problema de la vivienda.
Se han dado pasos positivos hacia ese objetivo; asi, ya en enero de 1959 se dict6 la Ley 26, que suspendi6 los desahucios y tubsiguientes lanzamientos de sus hogares de los que por algtin motivo se atrasaban en el pago de los alquileres. Igualmente se Cre6 desde los primeros momentos por la Ley 86, el Instituto Nacional de Ahorro y Vivienda (INAV), que tenia como uno de sus fines mds importante la construcci6n de viviendas baratas para el pueblo. Otra ley, la 135, conocida como Ley de Alquileres, dispuso la rebaja de los mismos hasta en un 50% de su precio. Por 4hitno, en octubre de 1960 se dict6 con carActer constitucional la

..





REVISTA CUBANA DE DERECHO


Ley de Reforma Urbana, que proclam6 el derecho de toda familia a tener una vivienda decorosa y estableci6 para su mejor ejecuci6n el Consejo Superior de la Reforma Urbana. En la actualidad, como es sabido, las funciones de este Consejo han sido adscritas a] Ministerio de Justicia.
En la Ley de Reforma Urbana se abordaba el problema de la vivienda a trav6s de varias etapas: una primera, por la cual so posibilitaba que cada familia que habitara un inmueble por el cual estuviera pagando alquiler al dictarse la ley pudiera adquirirlo mediante el pago de una amortizaci6n equivalente a la cantidad que hasta ese momento abonaba al antiguo propietario. Para ello se determinaba el precio de la vivienda de acuerdo con su fecha de construcci6n.
Se fijaba tambidn una segunda etapa, que tuvo su inicio en) mayo de 1961, fecha a partir de la cual todos los inmuebles quo se desocupaban o que se construian se entregarian mediante el pago de un 10% del ingreso total del nficleo familiar.
Por iiltimo, la etapa final, que se planteaba para un futuro mediato, en la cual las viviendas se entregarfan en usufructo permanente y gratuito a cada familia. Esta ley tuvo una especial consideraci6n con los antiguos propietarios expropiados a los que dio un tratamiento humano y justo velando porque ninguno de ellos quedara sin amparo.
El fomento de la construcci6n de nuevas viviendas en la actualidad, disuelto el Instituto Nacional de Ahorro y Viviendas (INAV), se han emprendido a trav6s del movimiento de microbrigadas encargado de su construcci6n con plustrabajo y qu,. integran obreros procedefntes de fibricas, industrias y organismos, cuyas labores se suplen por otros compafieros del propio o dc otro centro de trabajo, mientras ellos, utilizando los materiales y asesoramiento tdcnico que les brinden los organismos del Sector de la Construcci6n, levantan las edificaciones que les servirin de hogar.
Hoy en dia gracias al impulso que para la construcci6n do viviendas ha representado este movimiento de microbrigadas so estAn realizando los estudios pertinentes a fin de fijar en un 60% el valor de la renta que se abone por el usufructo de las que so construyan. En la medida que el pals se desarrolle, se increments cf producto social global y la industria de materiales de construcci6n se amplie, se irA resolviendo paulatinamente este problema que como sefialtbamos reviste caracteristicas mundiales; pero es innegable que en todo momento la Revoluci6n ha prestado grand

..





REVISTA CUBANA DE DERECHO


atenci6n al problema de la vivienda y que cada dia damos pasos firmes en el camino de su soluci6n.
El Desempleo. Existe un pirrafo en "La Historia me AbsolverA," que refleja grificamente la situaci6n que atravesaba el pueblo trabajador hace veinte aflos. Este pdrrafo, al propio tiempo, ofrece ademts una noci6n cientificamente precisa de la categoria pueblo a la luz del materialismo hist6rico; en el mismo se dice: "Nosotros liamamos pueblo, si de lucha se trata, a los seiscientos mil cubanos que estin sin trabajo deseando ganarse el pan honradamente sin tener que emigrar de su patria en busca de sustento; a los quinientos mil obreros del campo que habitan en los bohios miserables, que trabajan cuatro meses al afio y pasan hambre el resto compartiendo con sus hijos la miseria, que no tienen una pulgada de tierra para sembrar y cuya existencia debiera mover mts a la compasi6n si no hubiera tantos corazones de piedra; a los cuatrocientos mil obreros industriales y braceros cuyos retiros est~n desfalcados, cuyas conquistas les est~n arrebatando, cuyas viviendas son las infernales habitaciones de las cuarterias, cuyos salarios pasan de las manos del patr6n a las del garrotero, cuyo futuro es la rebaja y el despido, cuya vida es el trabajo perenne y cuyo descanso es la tumba". (16)
Es por ello que, entre las primeras medidas que se tomaron al triunfo de la Revoluci6n, se encuentran las que estaban encaminadas a terminar con dicho panorama trasunto de la inhumana explotaci6n a que se sometfa en el capitalismo a la clasetrabajadora.
La legislaci6n laboral vigente al triunfo de la Revoluci6n, no obstante contener disposiciones que ofrecian algunas garantias a los trabajadores -arrancadas por 6stos a los patronos y a los gobiernos burgueses a trav6s de duras luchas sociales particularmente a rafz del derrocamiento de Machado- era en esencia una legislaci6n burguesa establecida en interns de los capitalistas cubanos y de sus amos norteamericanos.
Claro que es innecesario sefialar aqui que lo fundamental para la clase obrera era la conquista del poder politico; y que el Poder Revolucionario, consecuentemente con sus esencias populares, desde el primer instante comenz6 a dictar leyes que de manera concreta garantizan a los trabajadores y al pueblo sus derechos en forma real y efectiva.
Una de las primeras medidas dictadas fue la Ley 10 del 13 de enero de 1959 por la que se dio la posibilidad de revisar

..





REVISTA CUBANA DE DERECHO


mediante la interposici6n de los correspondientes recursos las resoluciones injustas del Ministerio del Trabajo de la tirania.
Otra medida fue la ley 34, de 29 de enero del propio afio 1959, por la cual se declar6 la nulidad de los expedients de despido, asi como las cesantias sin expedientes por causas politicas o sindicales decretadas desde el 10 de marzo de 1952 hasta el 31 de diciembre de 1958. En este mismo sentido se promulg6 la Ley 131 de marzo de 1959, y por ]a Ley 82 de febrero de ese aflo ya se habia dictado la medida de suspender el "llamado despido por economias". Como podrd apreciarse estas primeras leves estaban dirigidas a garantizar la permanencia del trabajador en su puesto de trabajo y eliminar definitivamente ]a amenaza del despido cue siempre se habia cernido sobre el trabajador cubano. Tambidn se dictaron medidas sobre materia salarial, higiene, previsi6n social, etc., y, en fin, se pusieron en vigor una serie de regulaciones que tendian a normar las reivindicaciones laborales mis urgentes.
El camino de las transformaciones juridicas de ]a legislaci6n laboral no se detuvo ni un instant y por ello se dictaron sucesivas leyes sobre una cuesti6n tan importante como la seguridad social, lleg6.ndose hasta la Ley 1100 de marzo de 1963, vigente en la actualidad, y sobre la que se realizan actualmente estudios para atemperarla a los pronunciamientos del XIII Congreso Obrero.
El sistema establecido por esta Ley abarca las prestaciones que garantizan la subsistencia y la retribuci6n de los trabajadores en los casos de enfermedad, accidente, vejez, invalidez, muerte y otras.
Por primera vez en Cuba, en esta rama se garantiza de forma mdis general la protecci6n social, ya que el monto de ]a pension por invalidez o muerte del trabajador se fija sobre la base del nmimero de beneficiarios concurrentes y la cuantia del salario que 6ste recibia distribuydndose por el sistema de parts alicuotas.
Por otra parte, la justicia laboral fue puesta en lo fundamental en manos de los propios trabajadores mediante la Ley 1166, de fecha 23 de septiembre de 1964, que dispuso la creaci6n de los Consejos de Trabajo integrados por cinco trabajadores elegidos democrAticamente por sus compafieros en votaci6n direct y secreta.
Por filtimo, en marzo de 1971 se dict6 la Ley 1231, que antes de su promulgaci6n, fue discutida por las masas populares en ]a totalidad de los centros de trabajo, y en la que se establece

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


que el trabajo es un derecho y a la vez un deber social de cada ciudadano, por lo que el pueblo considera como constitutivo de delito el hecho de permanecer sin trabajar teniendo aptitud para ello y sin causa justificada.
Estas leyes son expresi6n cabal de las profundas transformaciones econ6micas que se han producido. El problema del desempleo, pues, es cuesti6n del pasado en nuestra patria.
La educaci6n: La deplorable situaci6n de la educaci6n fue enfocada en "La Historia me AbsolverA" de la siguiente forma: "Nuestro sistema de ensefianza se complementa perfectamente con todo lo anterior: En un campo donde el guajiro no es duefio de la tierra para qu6 se quieren escuelas agricolas? ZEn una ciudad donde no hay industrias para qud se quieren escuelas t6cnicas e industriales? Todo estd dentro de la misma 16gica absurda: no hay ni una cosa ni otra. En cualquier pais de Europa existen mds de doscientas Escuelas Tdcnicas y de Artes Industriales, en Cuba no pasan de seis y los muchachos salen con sus titulos sin tener donde emplearse. A las escuelitas piiblicas del campo asisten descalzos, semidesnudos y desnutridos menos de la mitad de los nifios de edad escolar y muchas veces es el maestro quien tiene que adquirir con su propio sueldo el material necesario". (17)
Como resultado de la situaci6n descrita existian mds de un mill6n de analfabetos en una poblaci6n de apenas cinco millones y medio de habitantes, o sea, casi la cuarta parte de los habitantes del pais. Es por ello que el Comandante en Jefe Fidel Castro plante6 en su hist6rico alegato: "Finalmente, un gobierno revolucionario procederia a la reforma integral de nuestra ensefianza poni6ndola a tono con las iniciativas anteriores para preparar debidamente a las generaciones que estAn ilamadas a vivir en una Patria m~ts feliz". (18)
Con esa premisa el Gobierno Revolucionario se dio a la tarea de poner en marcha un plan de ensefianza integral.
El 6 de Junio de 1961 se dict6 con rango constitucional la Ley de Nacionalizaci6n de la Ensefianza, mediante la cual se elimin6 la instrucci6n privada y se declar6 gratuita la ensefianza, pasando,, pues, todas las escuelas de propiedad particular a la direcci6n inmediata del Estado. Igualmente, en los planes de ensefianza se ,ariaron los viejos sistemas pedag6gicos. Ademds se establecieron circulos infantiles bajo la direcci6n y atenci6n de la Federaci6n d Mujeres Cubanas.

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


Ahora bien, esto no quiere decir, en modo alguno, que hasta ese afio (1961) no se dictara ley alguna al respecto. Desde los primeros meses del afio 1959 se promulgaron numerosas leyes regulando cuestiones tan diversas como el aumento de consignaciones presupuestales a las universidades, creaci6n de becas para estudios superiores o especializados, asignaci6n de cr6ditos para la reparaci6n de casas-escuelas, creaci6n de aulas, etc. Inclusive, entre ellas, figuran algunas, como la Ley 680, que estableci6 las bases y normas legales reguladoras de la reforma integral de la ensefianza, tanto en el nivel pre-escolar y de primaria como en la ensefianza secundaria y 'uperior.
Igualmente es imposible dejar de mcncionar dentro de la obra revolucionaria en el campo de la educaci6n la gigantesca campafia de alfabetizaci6n, que pricticamente erradic6 el anal fabetismo secular de nuestro pais.
Como colof6n de todo lo anteriormente expuesto nuestro CGomandante en Jefe en el acto central en Conmemoraci6n al XXI Aniversario manifest6: ".Podemos decir con intima satisfacci6n que por cada uno de los hombres que muri6 en el Moncada la Revoluci6n ha educado a decenas de miles de cubanos. Y a tal ritmo avanza el proceso educacional de Cuba que en 1980 tendremos ya un mill6n de estudiantes en los niveles medios. Ahora ya pasan de 300,000 y eran s6lo 70,000 al triunfo de la Revoluci6n". (19)
La Salud del Pueblo: En este aspecto se expresa la situaci,5n de hace veinte afios con las siguientes palabras en "La Historia me Absolverd": "De tanta miseria s6Io es possible liberarse con la muerte; y a eso si los ayuda el Estado: a morir. El noventa por ciento de los nifios del campo est~n devorados por parisito7 que se les filtran desde la tierra por las ufias de los pies descalzos. El acceso a los hospitales del Estado siempre repletos s6lo es posible mediante la recomendaci6n de un magnate politico que le exigird al desdichado su voto y el de toda su familia para que Cuba siga siempre igual o peor". (20)
Por consiguiente, tambidn en esta cuesti6n se dej6 sentir la acci6n legislativa de ]a Revoluci6n dictdindose numerosas leyes y resoluciones tendentes a regular la prestaci6n de los servicios sociales de salud pi~blica.
El 23 de febrero de 1959 se dict6 la Ley 95, que asign6 crdditos para la construcci6n de hospitales. Igualmente, por la Ley 211 del propio aflo se dispuso el aumento de camas del Hospital de Dementes de Mazorra y tambidn se dictaron varias leyes

..




JWVISTA CUBANA DE DERECHO


refundiendo instituciones hospitalarias para ponerlas mAs acordes con la situaci6n y facilitar la centralizaci6n de los servicios asistenciales.
Con fecha 19 de agosto de 1959 se dict6 la Ley 419, la cual estableci6 la campafia para la erradicaci6n del mosquito Aedes Aegypti. Esto ha permitido que nuestro pais fuera declarado por la Organizaci6n Mundial de la Salud (OMS) como "Un pals libre de paludismo".
En 1960 se estableci6 por la Ley 717 del Ministerio de Salud liblica en sustituci6n del anteriormente existente de Salubridad.
El Servicio Mddico de Post-Grado fue establecido por la Ley 723 de 1960 y por el Decreto 10 de ese afio del Ministerio de Salud Pfiblica se estableci6 el funcionamiento del Servicio Social Rural. Estas dos normas legales son de una enorme importancia, pues, al disponerse la obligatoriedad de que los graduados universitarios en los studios m6dicos tuvieran que prestar servicios por un tiempo determinado en las plazas que les fijara el Ministerio, se posibilit6 la apertura de Hospitales Rurales en sitios que nunca antes los habian conocido. Estos hospitales por regla general cuentan entre treinta y cien casas atendidas por los menos con dos mddicos y un estomat6logo.
En este mismo orden de cosas se cre6 la Empresa Consolidada de Farmacias por el Decreto 4 de 1963 para atender la venta y distribuci6n de medicinas tanto de producci6n nacional como de importaci6n, rebajindose el precio de las mismas por disposiciones del propio Ministerio e incluso disponi6ndose su entrega gratuita en las farmacias de los hospitales, permitindo asi su mi.s ficil acceso a las grandes masas de la poblaci6n.
Evidentemente estas son realidades de hoy, pues, como dijera nuestro Comandante en Jefe, en el propio discurso de la conmemoraci6n del XXI Aniversario, ".En la salud pdiblica los indices de mortalidad infantil, que son ya los mis bajos del continente, alcanzan el 27.4 por mil nacidos vivos., la edad .promedio se ha elevado de 54 afios antes del triunfo de la Revoluci6n hasta casi 70 afios en la actualidad".
"Y de la misma forma podemos decir que por cada uno de los ,hombres que cay6 en el Moncada la Revoluci6n ha salvado decenas de miles de vidas de cubanos y hay enfermedades totalmente ,erradicadas y otras en vias de erradicaci6n". (21)
Al hablar del amplio plan legislative lievado a la pr~ctica por la Revoluci6n Cubana y cuyas lineas fundamentales se fija.Ppn en el programa del Moncada es necesario hacer especial

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


menci6n al trabajo realizado por las Comisiones de Estudios Juridicos creadas en el afto 1969 y que desde el inicio han venido trabajando -y adn, por supuesto, continian- para dar tdrmino a la amplia y multifacdtica obra legislativa a su cargo. Como expres~bamos anteriormente sus trabajos constituyen la segunda gran etapa de la obra legislativa de la revoluci6n.
Al hacer el balance de sus realizaciones el Co. Blas Roca recientemente sefialaba como factores determinantes del 6xito de su trabajo, los siguientes:
- La ayuda del Partido Comunista de Cuba y los principios del
marxismo-leninismo como teoria orientadora.
La participaci6n entusiasta de los juristas cubanos. La colaboraci6n de los organismos estatales y sus funcionarios.
- El crecimiento de la conciencia juridica del pueblo y la participaci6n activa de las organizaciones de masa en la discusi6n
de los proyectos, y, por Ailtimo,
la utilizaci6n de las experiencias en este campo de los hermanos pauses socialistas.
Hasta el presente, como bien conocen los compafieros, se ha dado culminaci6n -y ya son leyes de la Repfiblica- a la de Organizaci6n del Sistema Judicial, que comprende los Tribunales, Ia Fiscalia y los Bufetes Colectivos, a las de Procedimiento Penal y de Procedimiento Civil y Administrativo, asi como, a las Leyes 1249 y 1262, que modificaron y adicionaron importantes aspectos en el C6digo de Defensa Social. Como base para todo lo anteriorse elaboraron, ademis, las correspondientes modificaciones de la Ley Fundamental.
Recientemente se elabor6 el proyecto de C6digo de Familia cuya discusi6n popular se encuentra pricticamente conclufda
-.actualmente se analiza entre las masas estudiantiles-, y con su pr6xima promulgaci6n serA sin lugar a dudas una apreciable contribuci6n a la consolidaci6n y desarrollo de relaciones verdaderamente humanas en el seno de la familia cubana, cdlula bAsica de nuestra sociedad.
Muy adelantada se encuentra tambidn la elaboraci6n del proyecto del C6digo Penal acorde a los principios marxistas-leninistas de la Revoluci6n y se han iniciado los trabajos del proyecto de C6digo Civil.
Como puede apreciarse las Comisiones de Estudios Juridicos han dado cima a un amplio trabajo de codificaci6n. Algunas de

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


sus obras son ya leyes de la Reptdblica en plena vigencia y otras se encuentran muy avanzadas en su proceso de elaboraci6n y discusi6n. Puede por lo anterior afirmarse que nuestro pals tiene ya sus c6digos y leyes juridicas mds generales, los cuales -por haberse elaborado siguiendo la orientaci6n de Fidel: "no son las realidades las que deben adaptarse a las instituciones sino estas a las realidades"- y tomando en cuenta "la previsi6n racional del inmediato futuro con arreglo a las premisas conocidas y correctamente interpretadas"- constituyen un instrumento eficaz para el afianzamiento de las relaciones de producci6n socialista en nuestro pals y la institucionalizaci6n del Estado revolucionario.
Una de esas leyes, ]a 1250, cre6 el nuevo sistema judicial que tiene entre sus principales objetivos mantener y reformar la legalidad socialista, salvaguardar el regimen social establecido por la revoluci6n; proteger los derechos e intereses legitimos de las intituciones, empresas, organizaciones sociales y ciudadanos y garantizar la vida, la libertad y el honor de los ciudadanos a travds de la aplicaci6n de la legislaci6n vigente. Tambi6n corresponde a los Tribunales de Justicia propender a ]a reeducaci6n de los sancionados contribuyendo, en sentido general, a elevar la conciencia juridica de las masas.
Por su composici6n, nuestros nuevos tribunales son profundamente democriticos: Todos sus juices, tanto t6cnicos como legos, tienen las mismas obligaciones y derechos, son elegidos por las masas y sus organizaciones representativas. En el desempefio de sus funciones, al juzgar los casos sometidos a su consideraci6n, son independientes y se subordinan dtnicamente a la Ley. Son designados por un periodo determinado y deben rendir cuenta peri6dicamente de su gesti6n al 6rgano elector o a sus electores directos y en cualquier momento son revocables.
En los plazos establecidos se efectu6 la elecci6n de los jueces tdcnicos y legos a todos los niveles y en las fechas programadas quedaron constituidos los tribunales. De igual modo se instituyeron las fiscalias en todo el pals y se organizaron los bufetes colectivos.
Como se recordari los nuevos tribunals al igual que la Fiscalia comenzaron a funcionar conforme a las nuevas leyes a partir de Enero del presente aflo.
Es decir que los nuevos institutos juridicos creados por la Revoluci6n han venido funcionando por mis de nueve meses, tempo suficiente para que se pueda percibir ya la justeza de los Principios que inspiraron su creaci6n y la eficacia de sus estruc-

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


turas y procedimientos. El pasado 26 de julio, en lo fundamental, se habian concluido todas las causas y juicios penales provenientes de las antiguas jurisdicciones, tal como se previ6 en el plan de trabajo aprobado.
Las prescripciones sobre la instituci6n de la audiencia verbal, segfin las cuales toda persona detenida serd puesta a disposici6n del tribunal dentro de las 24 horas y asistida de un abogado defensor, de oficio o designado, se han venido cumplimentando con rigurosa exactitud. Por otra parte, debe sefialarse que la garantia otorgada a las partes para poder recurrir ante el tribunal superior los fallos con que no estuvieren de acuerdo se ha podido ejercer cumplimentadamente habi6ndose resuelto por los tribunales numerosos recursos.
Todo ello pone de manifiesto que el nuevo sistema judicial basado en los principios de la teoria marxista-leninista ya en correspondencia con las necesidades del desarrollo de nuestra Revoluci6n es ya una tangible realidad en nuestra patria.
Lo antes expresado no significa que podemos sentirnos conformes, y menos ain satisfechos, con la labor realizada por los Tribunales Populares y por la Fiscalia; muy por el contrario, numerosas deficiencias se observan en el corto camino recurrido, pero, ellas deben ser un acicate para que todos los jueces y fiscales cubanos, asi como los abogados integrantes de los bufetes colectivos, hagamos el mayor esfuerzo para que nuestros nuevos tribunales -antipodas de aquellos que un dia en este mismo sitio temblaron y callaron ante la palabra de un hombre a quidn habian privado de todos sus derechos, y cuya vez initilmente quisieron silenciar- estdn a la altura de las ideas y los principios de la Revoluci6n Cubana y que sean capaces de poner, como queria Marti, nuestra justicia tan alta como las palmas.
Recientemente en la provincia de Matanzas se efectu6 el proceso de elecci6n de delegados y constituci6n de los 6rganos del Poder Popular, todo ello precedido de las modificaciones constitucionales y la promulgaci6n de leyes necesarias para que dicho proceso discurriera dentro de la mis completa legalidad.
Es establecimiento de las instituciones representatives de nuestro Estado --como expresa el Comandante Rafil Castro- significa un paso trascendente en nuestro proceso revolucionario. Con ellas se completan los clementos que deben integrar nuestro Estado proletario; y, si al principio, durante los primers afios de lucha por la supervivencia, no eran indispensables ni vitales e, incluso, podian haber significado un cierto freno a la agilidad necesaria que requeria el Estado en aquellos momentos, ahora,

..



REWSTA CUBANA DE DERECHO


con las condiciones creadas, se han convertido en una necesidad insoslayable, en un elemento fundamental de nuestro Estado, con el cual se le dar. forma institucional, regular, real y sistemditica a la participaci6n del pueblo.
Nuestro Estado ha sido y es, por lo tanto, un Estado esencialmente democrdtico, un Estado de los humildes, por los humildes y para los humildes; un Estado de todos y para todos los trabajadores. De lo que se trata, pues, con la creaci6n de las instituciones reprcsentativas, es de perfeccionar a nuestro Estado, de darle una estructura completa y definitiva, de perfeccionar nuestra democracia.
La situaci6n actual de la Revoluci6n en lo relativo a la institucionalizaci6n del proceso revolucionario y a las cuestiones relacionadas con el orden jurldico y la legalidad quedaron expresadas en sintesis precisas cn las palabras del Comandante en Jefe en ocasi6n do la pasada conmemoraci6n del 26 de Julio en Matanzas, cuando definia este periodo como un period de intensa legalidad.
"Ustedes saben que estamos entrando en una fase intensa de legalidad. Las revoluciones y los revolucionarios se caracterizan en una fase por que destruyen todas las leyes, porque eran las leyes de los opresores, de los explotadores, de los dominadores. Pero junto con el hibito de destruir las leyes muchas veces se desarrolla paralelamente el hibito de no respetar ninguna ley. Y la Revoluci6n significa destruir todo viejo orden social y todas las viejas eyes que rigen la vida de una sociedad, y sustituirlas por eyes nuevas. Lo que equivale a decir que hay que sustituir el espiritu destructor de las eyes viejas, por el espiritu de disciplina y de acatamionto a las eyes nuevas.
IEnemigos de la vieja ley, y baluartes de la ley nueva! iEso deben ser los revolucionarios!
La legalidad socialista es imprescindible. Y mientras m-As nos organicemos y mis desarrollemos la Revoluci6n, mdis serd necesario crear en la mentalidad de todo el pueblo cl conocimiento de la ley y el hdbito de acatamiento y de respeto a las eyess. (22)
Compafieros: veinte afios han transcurrido desde aquella maAM% do octubre cuando un joven abogado rodeado de fusiles con bayonetas caladas y ante un asustado Tribunal y su Fiscal, imagen triste de una justicia que parecia star enferma y star presa, proclamaba el programa de la Revoluci6n. Hoy en este mismo Iugar, un grupo do trabajadores juridicos cumplimos la honrosa misi6n de culminar una jornada de trabajo revolucioUldlo.

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


En los mismos sitios que ayer ocuparon los jueces y fiscales que representaban la justicia clasista burguesa, se sientan hoy quienes ostentan la representaci6n de la justicia clasista proletaria-obrera, campesina, trabajadora; y tambi6n, tenemos hoy en el pais, muchos fusiles con bayonetas; las bayonetas de los soldados revolucionarios cubanos, bayonetas que jams han aprisionado la justicia sino que cada dia contribuyen a hacerla mis radiante, porque bayonetas y fusiles, c6digos y leyes, jueces y soldados, son hoy y serdn para siempre en Cuba, servidores de la clase obrera y del pueblo, servidores de la causa del socialismo, de la liberaci6n del hombre de toda explotaci6n, de toda opresi6n y humillaci6n.
A veinte afios de aquella gesta cuyos principios programfiticos fueron dados a conocer un 16 de octubre, honor y gloria a los' hdroes del Moncada que hicieron posible con su lucha y con su sangre que "aquellos suefios de ayer se convirtieron en estas leyes de hoy".
PATRIA 0 MUERTE / VENCEREMOS.


FUENTES:

Discurso "La Historia me Absolverd", 3, 14, 15, 16, 17, 18, 20.
Discursos pronunciados con ocasi6n del XX y XXI Aniversarios
de ]a Revoluci6n, 4, 6, 8, 9, 10, 11, 12, 19, 21, 22.
Comandante Fidel Castro.
Ponencia galardonada en la jornada de "La Historia me Absolveri al XX Aniversario", 1, 2 y 5.
Asesoria Juridica de la Administraci6n Regional de Artemisa.
Ponencias de Jos6 Fernindez Delgado, Presidente del Tribunal
Provincial de Pinar del Rfo; del Tribunal Regional de Sagua
la Grande y del Bufete Colectivo de Guantfnamo.
"La expresi6n juridica de las realizaciones del programa del Moncada", 7 y 13.
Fabio Raimundo Torrado.
Ponencia por la jornada de "La Historia me Absolverd al XX Aniversario" de la Fiscalia General de la Reptiblica, elaborada por
Josd Marti y Regino Stone.

..




Otorgado a Blas Roca el titulo de Doctor
en Ciencias Juridicas, Honoris Causa













En abril de 1969 quedaron constituidas las Comisiones de Studios Juridicos, como una consecuencia fructifera de los debates desarrollados en el Forum de Orden Interior del Ministerio &I Interior, encaminadas a la elaboraci6n tdcnica de los proyectos .de leyes que, una vez aprobados por el 6rgano legislativo de la Naci6n, plasmarian normativamente la institucionalizaci6n de la Revoluci6n cubana.
Motor incansable del trabajo de esas Comisiones ha sido y es, al frente de su Secretariado, el compafiero Bias Roca. A su certera direcci6n se deben los logros que el pensamiento y acci6n Jmpefiosos de los integrantes de las Comisiones y sobre todo de los miembros del Secretariado, han obtenido: La obra del compafiero Bias estA ahi, en las leyes en vigor y en los proyectos en vas de recibir la sanci6n que los erija en instruments juridicos del avance y consolidaci6n de la construcci6n del socialismo en nuestra Patria.
La Universidad de La Habana, reflejo del sentir de la sociedad cubana toda, en decisi6n que la honra, otorg6 el Titulo de Doctor en Ciencias Juridicas Honoris Causa, a quien, a lo largo de una vida de extensa trayectoria, de sacrificio y lucha, de voluatad indomable y sobre todo, de fe sin grietas en el hombre y en su futuro, es ejemplo y guia del quehacer juridico revolucio.fro.
LA REVISTA CUBANA DE DERECHO, obra tambi6n de su emtusiasmo creador, trae a sus pfginas los discursos que en el eto solemne de la investidura doctoral del compafiero Blas, estremieceron las vetustas paredes del Aula Magna de la Universidad, 01 25 de septiembre de 1974.

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


DISCURSO DEL COMPARERO CARLOS RAFAEL RODRIGUEZ, MIEMBRO DEL SECRETARIADO DEL P. C. C., VICE-PRIMER MINISTRO DEL GOBIERNO Y PROFESOR DE LA UNIVERSIDAD DE LA HABANA

El solemne y emotivo acto acaddmico de esta noche entrafia un simbolo al que podemos definir, sin abuso de la palabra, de hist6rico. Personalidades cimeras de la ciencia y la cultura han recibido de nuestra Universidad socialista el titulo enaltecedor de Doctor Honoris Causa. Si quisi6ramos recordar algunos de esos nombres prestigiados, citariamos al jurista chileno que llev6 a todos los foros internacionales la palabra del Gobierno patri6tico y revolucionario de aquel gran muerto de nuestra Ani& rica, Salvador Allende y que hoy, en las barracas insalubres con que la Junta Militar fascista se venga de los chilenos firmes a quienes no logr6 asesinar antes, es una muestra quemante del regimen que sofoca ahora a su patria: Clodomiro Almeyda.
Pero, por primera vez, en esa lista de nombres destacados, nuestra Universidad, centenaria y remozada a la vez, incorpora a un hombre que surge de los redafios mismos de la clase obrera cubana, y a quien el retraso cultural con que el imperialismo y la oligarquia criollas completaron su domino politico contra el pueblo, no s6io le impidi6 liegar a los niveles superiores de la educaci6n sino que cort6 su empefio formador antes de trasponer la ensefianza primaria.
Nicols Guill6n -lo ha recordado en este mismo recinto Mirta Aguirre-, despuds de una nifiez relativamente acomodada, logr6, en momentos de tragedia y miseria familiares penetrar hasta el recinto de la Universidad como trabajador que a la vez estudiaba. De la trampa universitaria, que lo habria hecho un abogado est6ril, se libr6 para dispararse hacia la cispide de la poesia cubana y universal.
Quienes conocen a Blas Roca y le han visto durante casi medio siglo en el Parlamento, en la asamblea obrera, en la tribuna acad6mica y en cl periodismo, manejar con maestria la palabra, usar una precisa cultura, cientifica y literaria, no sospecharon tal vez que en su infancia proletaria apenas curs6 el cuarto grado de la ensefianza elemental. Aparece, asi, el primero de los m6ritos que justifica el honor que -honrfindose- la Universidad de La Habana hoy le confiere. Ese recio esfuerzo de autodidacto quc Ic acompafia todavia ahora, en su sexta d~cada, le viene de mis 1(jos y nos ofrece nuevo ejemplo de la fuerza invencible del pueblo. Lo que le neg6 la educaci6n oficial iba a encontrarlo por los armarios y rincones de su pobre y humilde hogar de trabajadores. La

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


bisabuela negra habia Ilegado de Africa, como esclava, pero burl6 la explotaci6n clerical para aprender letras y manejar hasta el latin. Su hijo, el mestizo Francisco Anttinez, continu6 ]a tradici6n de autodidactismo y llen6 de libros la mesa que no tenfa comida. En esos libros, incitado por aquel abuelo, saci6 Bias Roca la temprana avidez por la cultura.
Al margen de la sociedad discriminatoria que lo sacaba de las alas, en guerra contra ella, fue dominando los principios de la ciencia y se entreg6 a los disfrutes iniciales de la literatura universal. Por ello, cuando a los veinte aflos descubri6 el marxismo y se apoder6 de ese infalible instrumento de anflisis, le habia surgido a la Revoluci6n Cubana un verdadero intelectual de 1a clase obrera.
La vida del compaficro Bias Roca se entrelaza con casi cuatro ddcadas de la historia politica cubana, en las cuales tuvo una funci6n protag6nica. Adentrarnos en ellas seria definir posiciones, juzgar estrategias, precisar aciertos y errores posibles. Fidel Castro ha invitado a no escribir prematuramente la historia revoluCionaria. Sc requierc la distancia -y tal vez corrcsponda hacerlo a una pupila menos comprometida- para mirar con sosiego crltico ese periodo estremecedor en que dejamos jirones de nosotros mismos.
Pero no seri necesario aguardar al veredicto definitivo de los tiempos para apreciar en figuras como Bias Roca la significaci6n humana y la macstria political.
Nos ha tocado, para desdicha en la mayor part de los casos, conocer de cerca, como enemigos, como aliados provisionales o compafieros de batalla, a todos los dirigentes politicos -reaccionarios o progresistas- de los 6itimos cuarenta afios cubanos. Y Creemos no incurrir en error o en injusticia si proclamamos que, antes de que Fidel Castro apareciera en el escenario do nuestra Isla como conductor de este pueblo, no hubo dirigente politico de miraje miAs vasto, penetraci6n de andlisis mds honda y audacia tictica mayor que Blas Roca. Rubdn Martinez Villena quebr6 su vida en precipitaci6n generosa, cuando el intelectual de centellas qe babia en 61 cuajaba en el marxista brillante despu6s de apresar de modo directo la experiencia del proletariado en asambleas y tlleres. Pocos meses antes de aquel enero de 1934, en que su Pueblo despedia a Ruben, habia Ilegado a La Habana para ocupar etseguida la responsabilidad mayor del primer partido de comuitktas un jovenzuelo escuilido, de ancha sonrisa que lucia aiin rnl6 amplia en la cara enteca. Su modo de mandar era sereno Yapacible, pero firme y sin tolerancias. Su palabra, lenta, con

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


e e cantar de los manzanilleros que ellos no se reconocen, iba desgranando los argumentos con un don espont~neo para el silogismo, una claridad pedag6gica y una sencillez que no le hacfa la menor concesi6n a la ret6rica. El modo en que entendia el marxismo no era dogm~tico. Comprobaba en la vida las tesis de los cldsicos, y procuraba enriquecerlas con la experiencia criolla y cotidiana. Tenia un respeto total por el Partido de Lenin y por la Internacional revolucionaria que Lenin fundara, pero discernia, sin embargo, con mirada cubana, qud parte de aquella experiencia universal era aplicable a nuestra dimensi6n insular y cuml no deberiamos imitar. Con el mismo vigor con que lo habia hecho antes Rubdn, rechazaba las directivas err6neas que desde Nueva York pretendian dictar cfimeros rcpresentantes de Bur6s organizados por encargo de la Internacional Comunista para mejores fines.
Esa presencia juvenil de Blas Roca, con su visi6n nueva y larga, su experiencia organizativa surgida de la base misma y alimentada cn acciones como el Soviet de Mabay que condujera desde el Partido de Manzanillo, coincidi6 con el gran cambio de rumbo que en las posiciones del movimiento comunista internacional produjo el S6ptimo Congreso de la I. C.
El ni'cleo inicial que Mella y Baliflo fundaran se habla convertido, por la persistencia heroica de los escasos militantes, en un movimiento que tuvo participaci6n combatiente e influencia decisiva, cualesquiera que fueren sus errores, en el derrocamiento de Machado. Ahora, con una linea de mayor enraizamiento nacional, auspiciada por los enfoques del Sdptimo Congreso, y un nuevo jefe, a la vez joven y maduro, podia aspirar al titulo de Partido marxista-leninista. Recuerdo, como una de las tempranas emociones de militante y dirigente, la celebraci6n clandestina en que Fabio Grobart, con la autoridad que Ic venia de haber arrancado desde los origenes mismos del movimiento, afirmaba que en Blas Roca le habia surgido, al fin, a los comunistas cubanos un verdadero Secretario General.
Y asi, aquella figura joven fue afirmando su presencia en el Ambito politico cubano. La firma de Bias Roca, o la otra, de "Marcos Diaz", utilizada para la prensa legal o semilegal, adquirieron el prestigio que les conquistaban su vigor de polemista y la penetraci6n y claridad que eran sus atributos. En los ctrculos estudiantiles, entre los obreros sin partido o intelectuales atraldos por el marxismo, surgia la admiraci6n hacia aquel "camarada Martinez", desalifiado y modesto, que tenia respuestas buidas y comprensibles y que citaba a Marx, Engels, Lenin o Stalin no para

..



REVISTA CUBANA DE DERECHO


impresionar con sus lecturas sino s6lo para apoyarse en ellos cuando resultaba necesario.
Y asf, en 1938, al conquistar el primer Partido Comunista la vida legal, Bias Roca va a estar en el centro de los debates politicos de Cuba.
Tuvo entonces el privilegio de recibir el odio mayor de la 'burguesia y los agentes del imperialismo, los ataques mds deleznables, las peores calumnias. Cuando se le postula para un cargo en la Asamblea Constituyente, el ide6logo cinico y feroz de los peores reaccionarios, Pepin Rivero, lanz6 desde el "Diario de la Marina", que regenteaba, una consigna en que encerr6 todo el espfritu de superioridad que exhalaban los oligarcas, todo el desprecio no disimulado hacia los trabajadores sencillos, en una rase que parab6licamente expresaba la lucha de clases en ese instante: "zapatero, a tu zapato". Fue entonces cuando la izquierda recogi6 el desaffo y replic6: "la reacci6n le dice a Blas: zapatero, a tu zapato; pero el pueblo le responde: zapatero, a Delegado".
Y con el impulso del pueblo, el zapatero lleg6 a Delegado.
Allf, por vez primera en ]a historia cubana, los terratenientes, los burgueses azucareros, los vacilantes reformistas, y sobre todo el imperialismo, pudieron aprender lo que la palabra revolucionaria -si es firme- puede lograr en la denuncia de la opresi6n aun dentro del recinto parlamentario burgu6s con todas sus limitaciones.
Aislados y escasos, los marxistas-leninistas -Bias Roca, Juan Marinello, Salvador Garcia Agiiero, Romdirico Cordero- dieron batallas que contribuyeron a que la Constituci6n de 1940 tuviera aspectos genuinamente progresistas, dentro de sus consabidas res-tricciones hist6ricas, y sirviera, afios m~is tarde, en la lucha contra la tirania batistiana y fue alli donde Blas Roca, emergiendo de la clandestinidad y del anonimato a que lo habia condenado el monopolio de los medios de comunicaci6n por el imperialism y los oligarcas, se proyect6 como una innegable aunque controvertida figura nacional.
Orestes Fcrrara, que vivi6 en esa Asamblea los filtimos dias de una vida ptblica en la que el joven liberal de ribetes an~rWUicos que lleg6 a Cuba desde Italia para incorporarse rominticmente a la lucha independentista se habia transformado en el Willonario promotor de lo que hoy es la nefasta ITT, confes6 Ontonces que la figura politica m~s relevante de la Asamblea era aquel obrero de respuestas ir6nicas o devastadoras, de exposiciores ldcidas y compactas.

..



REVISTA CUBANA DE DERECHO


No s6lo quedan de esa 6poca aquellas contiendas polfticas, queda tambi6n una considerable obra te6rica. En ella estdn, a lo largo de numerosos folletos, miles de conferencias, charlas y articulos, iniciales definiciones marxistas de la problemitica cubana, andlisis anticipadores de nuestra economia neocolonial y el movimiento de sus clases, diagn6sticos penetrantes sobre el significado mundial del nazismo y el fascismo, del sentido de la lucha contra la guerra y por la paz. Y queda, ante todo, entre el copioso material, un pequefio libro del que decenas de miles de cubanos aprendieron en esos afios, en exposici6n transparente y esclarecedora, a comprender en qu6 consistia el socialismo.
"Escribir para el pueblo, Zqu6 mis quisiera yo?", decla el gran poeta clisico y popular que fue el espafiol Antonio Machado. A escribir para el pueblo incitaba Lenin a los marxistas, pero Ies Hlamaba a hacerlo sin vulgarizaci6n deprimente que traduce, en todos los casos -como 61 sefialaba- una falta de fe en la capacidad de comprensi6n popular, un disimulado desprecio hacia la case obrera. "Los Fundamentos del Socialismo en Cuba" es un libro, pensamos, ejemplo admirable de literatura political para el pueblo, a la altura de ]a clase obrera y con toda la maestria de un enfoque marxista leninista.
Pero la acci6n magistral de Blas Roca -precisa decirlo- no se ejerci6 s6lo por la clase obrera o la militancia partidaria de los comunistas cubanos. Los que tuvimos el privilegio de compartir con 61 las actividades dirigentes de esa lucha, recibimos todava de modo mds directo el influjo de su pensamiento y de su ejemplo.
En el diilogo y el debate diarios, nos habituamos a usar el marxismo no como recetario sino como mtodo de apreciaci6n cientifica. Entendimos mejor a su lado, la importancia de aprender cada dia del pueblo, de la clase obrera. Nos estimul6 al studio su desvelo permanente por la teorfa. Su modo de dirigir, de resolver los problemas internos de la organizaci6n y aplicar la disciplina, conducia a que no se olvidara nunca que el ser humano, el respeto por su personalidad y por su elevaci6n, eran en definitiva el objetivo del comunismo, y que, por tanto, el militante no podia ser visto como un mero instrumento manejado por dirigentes autoritarios o desaprensivos, sino que constituia un tesoro a cuidar, para mejorarlo cada dia en el servicio de esa noble causa. Ejemplo para el sacrificio necesario eran las largas, interminables, horas que siempre dedic6 al trabajo a~n en momentos en que los camaradas mddicos que atendian su salud insistieron en que cada minuto de labor podria acelerarle una muerte que el diagn6stico -por fortuna err6neo- hizo prefer entonces cono inexorable si no se le apartaba de toda actividad.

..



RBVISTA CUBANA DE DERECHO


En las horas de riesgo, alli estuvo, para alentarnos, su serena firmeza. Recuerdo adin de qu6 modo, en los das mds duros y dificiles de la tirania batistiana, Bias, que habia salido del pais a ejecutar importantes tareas internacionales, no se resign6 -como se lo exigiamos sus compafieros de Direcci6n- a permanecer lejos del pats, en espera de una oportunidad menos peligrosa para reincorporarse a la tarea. Ejerci6 desde el extranjero toda su alta autoridad para forzarnos a acceder al regreso, que realiz6 en forma audaz, con riesgos inminentes, dentro de los m6todos de la necesaria clandestinidad.
Tal era, compafieras y compafieros, el Bias Roca con el que convivimos y trabajamos en aquella etapa prerrevolucionaria que hoy nos parece remota.
Lo recordamos ahora, como parte del homenaje con que la Universidad de La Habana reconoce su contribuci6n a las tareas de esta nueva, mts alta y decisiva etapa en la historia national. Por todo lo que era y lo que hacia, casi 30 afios atrds, al hablar en nombre de sus compafieros de trinchera, Juan Marinello defin16 a Bias Roca como "nuestro hermano mayor, maestro y amigo".
Fueron aflos aquellos de ardua pelea por una victoria que nunca parecia cercana. El imperialismo dominaba con tal fuerza nuestra pequefia Isla que lucia invencible. El empeflo de propaganda y de organizaci6n que realizaban los reducidos destacamentos que defendian la causa del comunismo parecia perderse en el estruendo de una propaganda anticomunista que surgia no 36Io de la televisi6n, la radio y la prensa sino tambidn del pfilPito, la escuela infantil, la c~tedra universitaria. La ebullici6n de 1933, cl hecho de que a menos de cien millas del imperio, con la flota yanqui anclada en nuestras costas hubieran surgido soviets de obreros, soldados y marinos, en Mabay, en el Central Hormigucro, en Cienfuegos, en el Central Senado, y otras partes, hizo que la lucha ideol6gica contra el marxismo y la persecuci6n contra los comunistas asumieran en Cuba en esa 6poca dimensions mucho mayores que en cualquier otro pats latinoamericano. LU perspectivas del socialismo parecian lejanas atin a los hombres dispuestos a vivir para acercarlo.
Y, entonces, lleg6 el nuevo "Hermano Mayor".
Entonces, "lleg6 Fidel".
No se requeria ninguna perspicacia hist6rica para advertir quo con Fidel le aparecia a la Revoluci6n nacional-liberadora el We que durante mis de medio siglo habia faltado, el conductor a quien le habia tocado realizar, a la vez, las tareas ideol6gicas

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


y politicas que correspondieron a Jos6 Marti y las responsabilidades de jefe militar que tuvieran Maceo y G6mez. Nuestro pueblo, corroido por el desaliento de reiterados fracasos en la fe que depositara tantas veces err6neamente en caudillos sin escrdpulos y lideres vocingleros sin sustancia, comprendi6 enseguida, por la seguridad que le dieron el Moncada y la Sierra, que la hora de la emancipaci6n habia arribado.
Pero para quienes el logro de la independencia era s6lo el primer paso, para aquellos que durante decenios trabajaron por que esa Revoluci6n liberadora abriera caminos a otra mis profunda y definitiva, la que trajera el bienestar dc obreros y campesinos y condujera al socialismo, Ia decisi6n de tomar no era f6.cil.
Los libros decfan, las tesis de las conferencias internacionales del movimiento comunista proclamaban, que el trinsito de la liberaci6n nacional al socialismo s6lo podia lograrse bajo la direcci6n y hegemonia de un Partido de la clase obrera, con la ideologia del marxismo leninismo. Era, por ello, muy fucil dejarse arrastrar por el mecanicismo sectario y dogm~ttico, y no advertir a tiempo que el camino hacia el socialismo habia quedado abierto en Cuba por vias excepcionales y que las disputas por una hegemonfa te6rica resultarfan antihist6ricas y, absurdas.
El error posible no se cometi6. Y -puesto que existen en libros diversos de escritores extranjeros amigos de la Revoluci6n interpretaciones err6neas de ese paso- quisidramos proclamar en esta noche que el m6rito principal en la clara y acertada comprensi6n que tuvimos de esa peculiaridad inesperada del process revolucionario cubano le corresponde a Blas Roca. Por primer vez en la historia del movimiento, despu6s de haber surgido ]a Tercera Internacional, un Partido Comunista aceptaba otra direcci6n polftica en la lucha por el socialismo. Y fue un dia que nos serd inolvidable cuando, con Bias Roca al frente, nos presentamos todos ante Fidel Castro como simples soldados de fila en una causa coming en la que 61 era para nosotros, como para todo el pueblo revolucionario, el Comandante en Jefe.
Ahora Bias Roca tenia, 6I mismo, un "Hermano mayor, UO maestro y amigo". Algdin dia seri possible relatar, para aprendizaje de generaciones revolucionarias mds j6venes, el ejemplo de delicadeza humana, fraternidad respetuosa y modestia que preside las relaciones entre el nuevo jefe y el veterano combatiente.
El Partido y Fidel asignaron a Bias Roca, en la decisiva etapa que atravesamos, nuevas responsabilidades. Quisiera contraer mis palabras de esta noche a aqu6llas que motivan el titulo honorf-

..




RMVSTA CUBANA DE DERECHO


fico que hoy le entrega la Universidad: la faena de dirigir, desde eli Secretariado de las Comisiones Juridicas, el reordenamiento de la legislaci6n judicial cubana para adecuarla a la nueva estruetura socialista de nuestro pais.
Misi6n dificil. No ya tan s6Lo por su contenido juridico enciclopddico y la vastedad del trabajo a realizar sino, ademis, porque al cumplir sus funciones, Bias Roca, sin estudios especificos de Derecho, tendria que encauzar, organizar y conducir a criterios comunes, el pensamiento de los juristas m6s expertos y capaces de Cuba desde magistrados con largo ejercicio en el Tribunal Supremo hasta j6venes brillantes de las m~s cercanas promociones acad6micas.
No me atrevo a citar aqui, sin texto oficial -que no fue entonces recogido- las palabras con que el Primer Ministro Fidel Castro elogi6 ante el Consejo de Ministros el admirable y prolongado esfuerzo de Bias Roca al cumplir con dxito aquella encomienda. Habrian sido ellas el mejor homenaje.
Queda, de una parte, ]a maestria con que hizo fructifero el trabajo de ese grupo de especialistas, que fueron muy pronto cautivados no s6lo por su forma de conducir sino por la sabidurfa esencial de los juicios de alguien a quien habian tenido por lego en la materia. Uno de ellos, al describir la forma en que Bias ejercia esa direcci6n, ha dicho:
"En las reuniones juridicas que ha presidido y en las que Yo he estado presente, me ha impresionado profundamente su serena capacidad de escuchar a los demrs sin irritaci6n e impaciencia. Su actitud bendvola y cordial en las discusiones mfs acaoradas, la autoridad y firmeza que nacen de firmes convicciones, avaladas por su vida de sacrificio y su profunda vocaci6n en los temas juridicos y politicos tratados".
No era, sin duda, un lego aquel que hacia sus primeras armas ante los "doctores de la Ley". No podria serlo quien habia tenido tantas responsabilidades en una lucha en que la parte de la superestructura que es el Derecho juega esencial papel. Por ello a Bas Roca le habia tocado, desde mucho antes, trabajar -aunque fuere en sus lineas m~s gen6ricas- sobre los problemas del Derecho.
Creo que no se me reprochari si acudo a testimonios persohales que no podria evadir en este intento de esbozar sus contribaciones principles.
:En 1935 lo que quedaba del proceso revolucionario de 1930 4 1933 habia sido brutalmente barrido durante la huelga de marzo-

..





REVISTA CUBANA DE DERECHO


de ese afio. Las fuerzas populares se reagrupaban lentamente. Batista y Caffery pretendian cohonestar su represi6n con unas elecciones generales que le dieran apariencia legal a un poder que en realidad elios ejercerian desde Ia sombra. Los comunistas y las fuerzas populares mds combativas esgrimieron contra esa maniobra la consigna que exigia convocar a una Asamblea Constituyente. Se hizo necesario elaborar, por primera vez en la historia del Partido, unas bases politico-juridicas que recogieran las aspiraciones del movimiento comunista en forma de tesis constitucionales. Tuve cl privilegio de que, joven estudiante de Derecho que me incorporaba al Partido, se me designara en esa responsabilidad junto a Bas Roca y otro dirigente que muy pronto dejaria de figurar en nuestras filas. Fue alli donde experiment6 entonces la misma sorpresa que confiesan hoy los compafieros de las Comisiones Juridicas, al advertir la cultura intrinseca en los problemas de Derecho, la certeridad de juicio que mostraba el compafiero Bias ante asuntos al parecer reservados a los especialistas en la rama.
Pocos afios mds tarde su trabajo en las bases definitivas para el proyecto de Constituci6n que los comunistas presentarian en 1939 a las elecciones para ]a Constituyente, fue el mds relevante entre los que participamos. De esa 6poca es tambi6n su conferencia en el Club Atenas de marzo de 1939 que, bajo el titulo de "Por la igualdad de todos los cubanos", no s6lo acometi6 de modo magistral el problema de c6mo debia abordarse en ]a Constituci6n y en la Ley los problemas de la discriminaci6n racial sino que constituy6 un excelente resumen de las cuestiones constitucionales en debate desde el ingulo de los intereses de la naci6n secuestrada y de la clase obrera y el pueblo explotados.
Vendrian despu6s los c6lebres debates de la propia Asamblea, donde, segdin dij6ramos, exhibi6 una sagacidad politica y una seguridad de anilisis sobre cada tema juridico que por si solos justificarian ya el honor que esta noche recibe.
Ese domino de entonces y de hoy sobre los temas del Derecho surge, sin dudas, de la extraordinaria inteligencia que es uno de sus signos distintivos. Viene tambidn de la vida misma, de su experiencia de explotado y de luchador contra la injusticia del r6gimen burgu6s. Pero procede, en filtima instancia, de que esa capacidad intelectual y aquella vida vivida, se complementan con una visi6n marxista muy cabal sobre los contenidos esenciales del Derecho.
Esa concepci6n le ha permitido a Bias Roca orientar los trabajos que se le confiaron en el sentido clasista del Derecho y en

..



REVISTA CUBANA DE DERECHO


el cartcter hist6ricamente preciso de la legislaci6n que se ordenaba. No eran las leyes de ayer, pero tampoco serian los c6digos de mafiana. Son preceptos para una fase muy delimitada del proceso socialista cubano.
La concepci6n intemporal del Derecho ha sido invento de explotadores a lo largo de los siglos. Cuando el clsico romano definfa la "justicia" como "la voluntad perpetua y constante de darle a cada uno lo suyo", pensaba que "lo suyo", para el patricio romano era la riqueza y para el proletario la prole que origin6 ese tiftulo y la miseria que le acompafiaban de por vida. Y, de igual manera, los ide6logos del racionalismo radical francs de 1789, Al universalizar la justicia universalizaban segn lo demostr6 a su tempo Federico Engels, los privilegios de la burguesia. Del Vecchio, Stammler y Kelsen, los tres desde miraies filos6ficos diversos, Ilegaban a la misma posici6n, en que el derecho de los explotadores era trocado en normas de validez universal.
En Cuba se trataba de ordenar el Derecho a partir de la liberaci6n nacional, la construcci6n del socialismo y la lucha de clases contra los remanentes ideol6gicos y morales de la anterior explotaci6n. Lo sefial6 Fidel y lo realizaron Bias Roca y sus colegas de trabajo con minucioso cuidado. No son ni el Senado romano ni la Asamblea francesa, en que la plebe quedaba siempre fuera, los que deciden aqui. Ms de 3 millones de cubanos y cubanas discuten y proponen.
Esa justicia de cases hay que realizarla, sin embargo, dentro de la mis estricta legalidad socialista. Y esta es la tfiltima de las contribuciones de Blas Roca a la que me permitir6 aludir en este exanen, corto para el elogio necesario pero largo en demasia para la espera de las palabras que ha de pronunciar esta noche el nuevo Doctor Honoris Causa.
Fue antes que nadie el compafiero Fidel Castro quien aludi6 a ese doble papel de los revolucionarios: "destructores de leyes en una fase de la Revoluci6n", hemos de ser no s6lo "creadores de leyes", sino tambi6n defensores de leyes en otra fase de la Revoluci6n". Fue 61 tambi6n quien advirti6 contra las violaciones tanto "voluntarias" como "involuntarias" del Derecho. Lo dijo .para las instituciones del Estado revolucionario. Y lo dijo tambidn para cada uno de nosotros. En otros tiempos se hizo famosa aquella frase de Lord Acton: "Todo poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente". Eso era cierto en lo intrinSeco para el poder de los explotadores. Pero se convierte tambidn ca poderosa amenaza para el poder de los explotados cuando quiefs ejercen 6ste, ya sea en el imbito nacional, o tan s6io en el

..




REVISTA CUBANA DE DERFECHO


dominio restringido local, se consideran por encima de la ley y, en nombre de supuestas necesidades revolucionarias, pretenden ignorarla.
Hay dos modos de evitar ese peligro. De una parte, haciendo que penetre hasta lo mds hondo de nuestras concepciones ideol6gicas el concepto de la legalidad socialista, de manera que se transforme en inconsciente prActica cotidiana cuya violaci6n sea considerada por todos como una transgresi6n del contenido socialista de nuestra vida. Por otra parte, la salvaguardia de la legalldad socialista viene de crear el sistema de participaci6n democritica del pueblo en los asuntos del Estado, de manera que cada ciudadano, en plenitud de sus derechos, pueda ejercitarlos cumplidamente como parte de una colectividad que surge de ]a comunidad en que se habita y se eleva hasta las dimensione. nacionales.
En ambos sentidos ha trabajado el compafiero Blas Roca. Su insistencia en la legalidad socialista como premisa esencial de nuestra prdctica juridica aparece en cada una de sus intervenciones de los iiltimos afios sobre estos problems. Y se plasma en la Ley de Organizaci6n del Sistema Judicial, cuando el articulo 4, que corresponde a su iniciativa personal, enuncia como el primer objetivo del sistema:
"a) Mantener y reforzar la legalidad socialista, la observancia y el m~s estricto cumplimiento por todas las instituciones, organismos, funcionarios y ciudadanos, de las leyes y disposiciones dictadas con arreglo a dstas".
Es conveniente resaltar que su preocupaci6n por el ser humano, por la elevaci6n del hombre dentro de la comunidad quc se eleva a su vez colectivamente, adquiere especial sentido al discutirse el nuevo ordenamiento judicial del pais y el conjunto de eyes que lo sostiene. En afios recientes ha tenido lugar un tenso debate te6rico: zes el marxismo una filosofia humanisia?, se pregunta. La discusi6n empez6 instigada por el existencialismo sartriano; pero se traslad6 enseguida al campo de los propios marxistas. Y Luis Althusser con sus discipulos, a nombre de un marxismo puramente cientifico, reclamaron la anulaci6n de los aspectos humanistas que habian formado parte de concepciones tempranas de Marx, sobre todo en los Manuscritos Filos6ficos y en los articulos del mismo periodo en que surge el concepto de "alienaci6n" que va a desaparecer en "El Capital" y en los trabajos politicos del Marx militante y maduro.
Pero el terreno de la teoria cientifica es distinto del de su aplicaci6n social. Si bien es cierto que al enfocar el proceso social,

..




RLWISTA CUBANA DE DERECHO


Marx prescinde en su obra mayor de las tempranas alusiones humanistas, nadie podrd negar que cuando Marx y Engels pensaron, como Lenin despuds, sobre la sociedad por la cual combatian, impregnan sus tesis de un humanismo proletario, revolucionario, sin el cual el fuego de sus aspiraciones transformadoras habria sido menos intenso.
Cuando al hablar a los jueces del Tribunal Provincial de Las Villas y recomendarles el estudio del marxismo les dice que "No hay otra teoria en el mundo que pueda dar una explicaci6n tan acabada y comprensible del problema del Estado y el Derecho .", cuando insiste en que "el estudio de esta disciplina debe ser una pieocupaci6n de todos"., el compafiero Bias subraya c6mo su utilizaci6n en tanto que herramienta de trabajo permitird a los tFabajadores de la justicia "comprender una generalidad donde tienen s6lo un caso. ver lo general en relaci6n con este caso".
Esa orientaci6n ha estado presente en una labor que dura ahora mds de cinco aflos. Fue en marzo de 1969, eni el F6rum de Orden Interior del Ministerio del Interior donde el compafiero Bias, junto al Presidente compafiero Dortic6s y el Ministro Sergio del Valle, recogieron el liamado de Fidel de sustituir el caos dejado por la eliminaci6n de viejas estructuras y la improvisaci6n diaria. Un res mis tarde el Segundo Secretario del Partido, compafiero W Castro, dejaba organizadas las Comisiones de Estudios Jurdikcs y se encargaba al compafiero Bias Roca la direcci6n de su Secretariado. A partir de entonces el trabajo sistenidtico no se detendrfa. En los primeros afios las reuniones fueron casi diarias y a todas ellas llev6 Bias Roca no s6lo el entusiasmo por la nueva tarea que supo trasmitir a los especialistas sino todo ese contenido doctrinal a que nos hemos referido y que impregna la legislaci6n que ya va cuajando ante nosotros. Y de este modo surgen:
La Ley de Organizaci6n del Sistema Judicial.
La Ley de Procedimiento Penal y la de Procedimiento Civil Y Administrativo.
La Ley que modifica el C6digo de Defensa en cuanto a los Delitos contra el normal desarrollo de las Relaciones Sexuales Y contra la Familia, la Infancia y la Juventud.
La que norma los delitos contra la Economia Nacional y Popular y la que introduce Reformas en la Constituci6n para adetUarla a esas legislaciones sustantivas.
Forman parte de ese trabajo, al que contribuyen decenas de <*Mpafieros juristas y trabajadores de la justicia, los proyectos de C6digo de Familia, de C6digo Penal y de C6digo Civil.

..





REVISTA CUBANA DE DERECHO


Blas Roca no se contrae a esa obra intelectual tan importante. Dirige y orienta la forma de los tribunales de justicia y dla Fiscalia General de Ia Repfiblica, participa en las tareas organizativas de dstos y estd presente en la preparaci6n y desarrolio del proceso electivo para nombrar los jueces que formarAn parte de los nuevos 6rganos judiciales.
No estuvo ausente tampoco en el proceso que complete este sistema legal, aquel a que nos referimos hace poco destinado a darle al ciudadano, como sujeto activo y pasivo del Derecho, la garantia de su participaci6n.
Su influencia se ejerci6 en la concepci6n que hace del pueblo
-de la clase obrera en primer t6rmino- fuente de las nuevas leyes y se expresa en ese m6todo tan ampliamente democritico inspirado por nuestro Partido, que establece la discusi6n de cada ley importante por toda la ciudadanla a trav6s de sus organizacones de masas.
Y, por tiltimo, no podriamos olvidar cudnto debe a su participaci6n personal, a su diligencia y su talento para las realizaciones concretas, el victorioso ensayo de Poder Popular que estA realiz.Andose en Matanzas como pretmbulo para su aplicaci6n en toda nuestra isla. ,
Estamos pues, compafiero Rector, compafieras y compafieros, ante alguien a quien el simb6lico titulo de jurista no le resultari adventicio. Se ha hecho acreedor a 61 con su vida y con su obra creativa.
Querido compafiero Blas Roca: Perd6name si no he podido complacer en esta noche tu veterana modestia. Tenfa yo la encomienda -en honor que nunca agradecer6 bastante- de expresarte, en nombre de la Universidad, como parte de nuestro pueblo, el respeto, la admiraci6n y el cariflo a que eres acreedor. "No hay palabras suficientes para el elogio", dice la inscripci6n latina con que la Universidad, en esta misma Aula Magna, sefiala los restos de F61ix Varela. S6 que faltan muchas tambi6n en este elogio. Habrfa querido, para no desmentir a Marti, que al rendirte tributo en esta noche mi voz no resultara demasiado d6bil.
DISCURSO DEL COMPARERO BLAS ROCA

Perdonen ustedes si por mi incorregible torpeza para expresar mis sentimientos cuando algo me conmueve no acierto a dejar constancia cabal en estas palabras de la intensidad de mi satis. facci6n por el alto honor de que me hace objeto nuestro m.xirno centro educacional de ciencia y cultura al conferirme la dis tip-

..





REVISTA CUBANA DE DERECHO


ci6n -para mi excesiva- del simb6lico titulo de Doctor Honoris Causa en Ciencias Juridicas.
Mts que por lo que tiene de aprecio personal me conmueve y satisface esta distinci6n por su profunda significaci6n como exponente de los esenciales cambios ocurridos en nuestro pals gracias a la Revoluci6n emprendida, consumada y dirigida en su desarrollo, al frente del Partido Comunista, por Fidel.
Un trabajador, un artesano, un zapatero, sin otro m6rito real que haber dedicado su vida en toda la medida de sus capacidades a servir a la causa de la clase obrera, honrado con la investidura universitaria excepcional del doctorado honoris causa s6lo podia darse en nuestra patria con la victoria del socialismo, con la transformaci6n de nuestra Universidad en el trasunto real del suefio de Mella de una universidad en que los obreros, los empleados, los trabajadores, pudieran hacerse del saber de la ciencia sin dejar la herramienta de su labor. Porque si en la frase de Marti "los estudiantes son obreros", en la actividad de nuestras universidades los obreros son estudiantes; y si Marti, al fundirlos generoamente en el mismo concepto de obreros, tenia que distinguirlos, en su dpoca, por el objeto de su trabajo --"unos trabajan la industria; otros trabajan la raz6n"- en las aulas de nuestra realidad presente ambos hermanan en su quehacer Ia raz6n y la industria, que eso es la fecunda comuni6n de studio y trabajo.
S61o, pues, la realidad esplendorosa de la Revoluci6n que trajo el Poder Obrero-Campesino, el socialismo, la Universidad renovada y transformada en su esencia, permite la distinci6n honrosa y honrada al trabajador, al revolucionario, al contribuidor en uno u otro campo de la actividad social a la edificaci6n de la nueva sociedad y a la formaci6n del hombre mls humano y m6s digno.
En la reptiblica del ideal mambi mutilado y escamoteado, en la repfiblica burguesa mediatizada por el monstruo imperialista, vigente hasta la aurora de 1959, se pretendi6, y no se pudo, dar en 1923 el titulo de Rector Honoris Causa a un oficial del Ej6r, cito norteamericano, con funciones, a la saz6n, de proc6nsul imPerialista en Cuba, Ilamado Enoch H. Crowder; y se' dio, en 1926, el titulo de Doctor Honoris Causa en Derecho Piblico, a un enefligo brutal de todo Derecho, Ilamado Gerardo Machado, apodado con fidelidad conceptual, por Rub6n Martinez Villena, el Asno con Garras.
. Esas distinciones, entonces, no eran honradas ni honrosas, Bran expresi6n de la servidumbre impuesta a la cultura por las,

..





REVISTA CUBANA DE DERECHO


clases explotadoras para satisfacer mezquinos intereses. Por eso se desacreditaron a los ojos de los revolucionarios y del pueblo.
Derrocadas las clases explotadoras, deshecho el monopolio de la cultura, transformada ]a sociedad, innovada radicalmente ]a cscncia y conciencia de la Universidad, el m6rito de la distinci6n recobra y acrecienta su vigencia. Por ello es tan honda la satisfacci6n de recibirla.
Se ha aludido, entre las razones para otorgarme el destacado titulo, a la labor desarrollada en las Comisiones de Estudios Juridicos. Al respecto he de decir, porque es justo y verdadero, que lo alcanzado por estas Comisiones y su Secretariado es un producto genuinamente colectivo. Lo hecho se debe, ante todo: primero, a que hemos contado con la orientaci6n y la ayuda del Partido y con la briijula de la teoria y los principios del mtrxismoleninismo; segundo, a ]a actividad desplegada por numerosos juristas, afiosos unos, j6venes otros, cargados de experiencias y conocimientos los unos, de ensefianzas y audacia los otros y todos plet6ricos de entusiasmo, de afan de hacer lo mds y lo mejor, no obstante que a veces en algunos surgiera duda sobre el destino final inmediato del prop6sito anunciado; tercero, a la eficaz coopcraci6n brindada a las Comisiones y a su Secretariado por organismos, dirigentes y funcionarios, incluidos los de la Universidad; cuarto, al crecimiento de la conciencia juridica social de nuestro pueblo y la activa participaci6n de las masas y de las organizaciones sociales (CTC, CDR, FMC, ANAP, FEU)' en la aprobaci6n y perfeccionamiento de las pragminticas elaboradas; quinto, a que las Comisiones y el Secretariado de Estudios Juridicos tuvieran a su disposici6n la experiencia acumulada de ]a Uni6n Sovi6tica y otros paises socialistas, condensada en sus textos legislativos y en el ordenamiento de sus instituciones juridicas.
No hay duda de que las Comisiones de Estudios Juridicos v su Secretariado han hecho un aporte de consideraci6n y trasc qdencia a la legislaci6n socialista cubana y, por tanto, a la lucha por la legalidad socialista.
Encargadas expresamente de estudiar los modos de unificar las jurisdicciones, las Comisiones, desde sus discusiones iniciales, Ilegaron a la importante conclusi6n de que la real unificaci6n dc las jurisdicciones no podia conseguirse con la simple coordinaci6n de las jurisdiciones dispersas, con distintos centros de

I Central de Trabajadores de Cuba; Comitds de Defensa de ]a Rtvoluci6n; Federaci6n de Mujeres Cubanas; Asociaci6n Nacional de Agricultores Pequefios; Federaci6n Estudiantil Universitaria. N. del E.

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


direcci6n y criterios diversos, sino que era necesario un cambio radical en la estructura, formaci6n y funcionamiento de los 6rganos judiciales. Tal cambio exigia a su vez, ineludiblemente, Ia renovaci6n de las leyes de procedimiento. Y para que los nuevos modos de organizaci6n, de encausamiento y resoluci6n de los asuntos sometidos a los tribunales tuvieran trascendencia apreciable para la sociedad, se consider6 que era imprescindible disponer de nuevas normas, que los juristas laman sustantivas, penales y civiles, plenamente ajustadas a nuestras realidades, capaces de responder a los problemas y necesidades del desarrollo de nuestra sociedad socialista, enfilado a su necesario y l6gico fin: la edificaci6n de la sociedad comunista.
Ast surgi6 el ambicioso plan de trabajo legislativo de las Comisiones de Estudios Juridicos y de su Secretariado de preparar los Proyectos de Ley de Organizaci6n del Sistema Judicial, Ley de Procedimiento Penal, Ley de Procedimiento Civil y Administrativo, C6digo de Familia, C6digo Penal y C6digo Civil.
Si tenemos en cuenta que las Comisiones de Estudios Juridicos se constituyeron a principios de 1969, su Secretariado coMenz6 a trabajar regularmente casi un aflo despu6s, los primeros Proyectos estuvieron listos y se convirtieron en leyes en 1973 y am no se han terminado los Proyectos de C6digo Penal y de C6digo Civil, puede pensarse, quizds, que la labor ha sido lenta, que el trabajo se ha demorado.
Probable es que sea razonable tal pensamiento. Pero para justificar, aunque no excusar, a las Comisiones de Estudios Juridicos y a su Secretariado, debo decir que ]a obra legislativa propuesta no es ficil ni admire apresuramientos, que los compafieros que se han empefiado en ella lo han hecho sin abandonar su labor cotidiana en los organismos que los prestaron para esta nueva tarea y que siempre que fue necesario acudieron al trabajo productivo econ6mico en la cafia, en el caf6, en la f.ibrica, y mantienen esa misma disposici6n de cumplir con el trabajo voluntario (itil, los mis viejos y los mrns j6venes.
Es posible que si hubi6ramos tenido m~is experiencia -y al decir esto me refiero particularmente a mi-, ei trabajo se hubiera hecho en menos tiempo, aunque, repito, en esta labor pueden rgultar fatales el apresuramiento y la ligereza.
Digo, tambi6n, que la labor desarrollada por las Comisiones de Estudios Juridicos y su Secretariado ha estado cargada de COMplejidades, de veras inevitables.

..





REVISTA CUBANA DE DERECHO


Fueron inevitables las discui-innes para precisar y fijar concptos de importancia fundamental en cuanto a los mdtodos y las Formas.
Hubo que desechar la idea de quc la labor se cumplia con poner remiendos a lo existente; y tambi6n desechar la contraria dc hacker caso omiso de lo vigente e inventar todo otra vez de arriba abajo.
Ni una ni otra idea hubiera servido a los necesarios fines de la labor encarecida.
La obra remendada hubiera resultado Ilena de incongruencias, como un traje confeccionado de pedazos, viejos y nuevos, de distintos g6neros y de colores y dibujos disimiles.
El desprecio absoluto por to vigente hubiera impedido que se aprovecharan normas tiles, con vieja forma, pero nuevo contcido, por lo mismo que sirven a la nueva sociedad libre de la explotaci6n del hombre por el hombre.
Hubo que dar de lado a discusiones bizantinas sobre asuntos propios de los tratados de Derecho y para debates e investigaciones en las aulas universitarias y hubo tambi.n que detener disputas marginales que nada tenian que ver con la tarea acometida.
No result6 dificil definir cu~dles scrian las fuentes fundamentales de referencia -sin desdefiar ninguna en cuanto resultara conveniente- si ]a de los tratadistas burgueses o si la literature marxista-leninista sobre el Estado y el Derecho que desgraciadamente, por una y otra causa, aia tiene poca circulaci6n en nuestro pais.
Tiempo tom6 eliminar la tendencia de algunos a desconocer las realidades vivas de nuestro pais, para las cuales se proyecta la legislaci6n, y partir de construcciones te6ricas idealistas, piramente subjetivas, para presentar iniciativas desasidas del presente. Fidel nos record desde la Universidad Lomon6sov de la Uni6n Sovidtica "que no son las realidades las que deben adaptaise a las instituciones, sino las instituciones las que deben adaptarse a las realidades".
La norma juridica refleja lo que es, no lo que puede o debe ser, se aplica a lo que es, no a Io que se supone pueda o deba ,er. Precisamente, cuando ]a norma juridica refleja de manera fiel lo que es y se le aplica de modo correcto a to que es, puede servir con eficacia a lo que debe ser, segtin la previsi6n racional del inmediato futuro con arreglo a las premisas conocidas y co. rrectamente interpretadas. Asi prevaleci6 el concepto de ajustar

..




UDVISTA CUBANA DE DERECHO


los proyectos a la realidad presente sin perder de vista su desenvolvimiento y avance previsibles. Puesto que la realidad presente e el socialismo, la legislaci6n que la rija debe ser socialista y sus normas deben reflejar y servir a las necesidades de hoy y a la direcci6n en que se desarrolla la sociedad hacia el comunismo.
En el curso del trabajo, las Comisiones de Estudios Juridicos y su Secretariado tuvieron que adoptar criterios sobre la forma.
Han procurado las Comisiones y su Secretariado que el lenguaJe usado en los proyectos fuera lo m~is sencillo y claro posible, de modo que su comprensi6n resulte fdcil a todos los ciudadanos. Deliberadamente se eludi6 el uso de tdrminos ya anticuados, sin que, desde luego, se prescindiera del vocabulario juridico indispensable para la expresi6n breve y concisa. En nuestro pueblo libre y duefto de si mismo, el derecho ha de ser claro y popular, como pedia Marti.
Han procurado las Comisiones de Estudios Juridicos y su Se.etariado que sus proyectos tengan las condiciones que Marti seflalaba como propias de toda Ley: "La generalidad, la actualidad, la concreci6n; que abarque todo, que defina breve; que cierre el paso a las caprichosas volubilidades hermenduticas".
Han puesto gran empeflo en que los textos elaborados tengan ademis de sus normas estrictamente juridicas otras de acentuado valor didfctico, pues dichos textos deben servir a la educaci6n jqtrldica de nuestro pueblo, a la elevaci6n de la conciencia jurdica social; deben servir a la aspiraci6n de que todos los trabajadores y todo el pueblo se compenetren de la necesidad de cumplir la ley socialista, de hacer cumpilr la ley socialista, de exigir el cumplimiento de la ley socialista como medio de que nuestra sociedad socialista se desenvuelva mejor, se logren mdis ripidamente sus fines, se consoliden sus instituciones y se afiancen sus normas de convivencia humana.
Han querido las Comisiones de Estudios Juridicos y su SeCretariado que sus proyectos se discutieran ampliamente en las distintas fases de su elaboraci6n por la mayor cantidad posible de personas, como medio ainico de salvar omisiones, de corregir defectos, de superar deficiencias y errores inevitables en la labor de un grupo en obras de esta naturaleza. Asi, los anteproyectos de ley o de bases se han sometido a la discusi6n minuciosa o reelaboraci6n por el Secretariado de las Comisiones de Estudios Jurfdicos. Luego los textos elaborados por el Secretariado se han sometido al conocimiento de los ministerios y otros organisms dC Estado, de los juristas, de los jueces y fiscales, de los bufetes

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


colectivos. Incorporadas a los textos todas las observaciones congruentes y correctas, se les han dado redacci6n final a los proyectos. A continuaci6n se someten a la consideraci6n y discusi6n de las masas en asambleas convocadas por sus organizaciones: CTC, CDR, ANAP, FMC, FEU, FEEM,2 sin excluir a otras que consideren necesaria la reuni6n especifica de sus miembros. Se ha preocupado el Secretariado de Estudios Juridicos de que esas asambleas de masas discutan realmente los proyectos y de que ninguna opini6n manifestada en ellas se pierda o se deje de considerar. Por eso se ha pedido que se consignen todas las proposiciones, incluso las que tengan el solo voto de su autor. No se pretende pues, una aprobaci6n formal de las masas en esas asambleas. Se persigue una comprensi6n real de los proyectos y un voto consciente, aprobatorio o desaprobatorio de sus distintos aspectos.
Volvamos a lo obtenido del trabajo de las Comisiones de Estudios Juridicos y su Secretariado.
Algunas leyes, como resultado de ese trabajo, se han aprobado y promulgado por el Gobierno Revolucionario y a su amparo se han constituido y funcionan nuevas instituciones en nuestro pals.
Los primeros proyectos, convertidos en la Ley 1249 modificativa del C6digo de Defensa Social, no estaban en el plan de trabajo de las Comisiones.
Fueron un adelanto y, si se me permite la expresi6n, un remiendo urgente e indispensable a un C6digo que todavia, pese a sus deficiencias e incongruencias de origen, resulta utilizable, aunque esperamos que pronto serdi sustituido, dado lo adelantados que estdn los trabajos para el necesario nuevo C6digo Penal, que de principio a fin se ajuste a los principios que rigen nuestra sociedad socialista.
Antes hemos dicho que la labor de las Comisiones de Estudios Juridicos ha dado un aporte de consideraci6n y trascendencia a la legislaci6n socialista cubana.
Ese aporte se concreta plenamente, hasta ahora, en la Ley de Organizaci6n del Sistema Judicial y en sus complementos: la reforma integral del Titulo Duod6cimo de la Ley Fundarn-eX tal, la Ley de Procedimiento Penal y la Ley de Procedimiento Civil y Administrativo.


2 Ver Nota 1.

..





REVISTA CUBANA DE DERECHO


,, La organizaci6n del sistema judicial ordenada en la ley resppnde a los principios socialistas, se ajusta a la doctrina marxistaleninista y es parte del vigoroso proceso actual de darle forma definitiva a nuestro Estado revolucionario, a nuestro Estado so,iWsta.
El hecho de haber participado personalmente en la labor colectiva de elaboraci6n de los proyectos de que hablamos no debe i~ppedirme sefialar las excelencias de estas normas legislativas y,,$u indudable trascendencia en la ordenaci6n de un sistema de administraci6n de justicia concordante con nuestro regimen socialista, sobre bases verdaderamente democrdticas que son sobre las que debe constituirse nuestro Estado Socialista en su forma d0finitiva, como seial6 en su discurso del 26 de Julio, el Primer S Oretario de nuestro Partido Comunista, compafiero Fidel Castro.
La Ley de Organizaci6n del Sistema Judicial sienta y realiza en: nuestra legislaci6n y en la prictica conceptos y principios bfsicos inherentes al regimen socialista.
.El triunfo de la Revoluci6n en 1959, signific6 el inicio de ], destrucci6n de la maquinaria estatal burgu6s terrateniente sei'dora de la tirania sometida al imperialismo norteamericano. primer empuj6n quedaron deshechos el Consejo de Ministrs, los miembros del cual se dieron a la fuga junto al tirano. y el Congreso esptireo, producto de las afin mis espfireas elecciones de 1954. Legislativamente, el 5 de enero de 1959, fueron declarados cesantes en sus cargos las personas que detentaban, respectivamente, la Presidencia de ]a Reptiblica y las funciones leislativas, asi como los gobernadores, alcaldes y concejales. Se declar6 disuelto el Congreso de la Reptiblica; y sus funciones fueron asumidas por el Consejo de Ministros. De hecho y de derecho Ia divisi6n de los Ilamados poderes legislativo y ejecutivo qued6 anulada: un solo 6rgano estatal, el Consejo de Ministros, qued6 enclrgado de las funciones ejecutivas y legislativas, incluidas entre dtas las de constituyente.
No obstante, los conceptos seguian pesando y en el Articulo 118 de la Ley Fundamental promulgado el 7 de febrero siguiente, q td6 estampada la frase, carente de realidad, de que "El Estado ejerc sus funciones por medio de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial".
En la Administraci6n de Justicia la acci6n fue menos radiCal. Se disolvieron los tribunales de excepci6n Ilamados de UrVftia y se depur6 el personal judicial pero se mantuvo la vieja etructura y continu6 vigente, sin cambio, la Ley Orginica del

..





REVISTA CUBANA DE DEREC}HO


Poder Judicial. La natural incongruencia hizo indispensable la organizaci6n aparte, primero, de los Tribunales Revolucionarios y, meis tarde, de los Tribunales Populares, que desarrollaron una eficaz labor y constituyeron una experiencia positiva, no obstante lo cual, al avanzar la Revoluci6n y la construcci6n del socialismo, la persistencia de tres jurisdicciones separadas cre6 serias dificultades.
Lo que quiero expresar con esta breve referencia a algunos primeros actos de la Revoluci6n es que, a pesar de los forrnidables cambios que representaron, dejaron subsistente un concept caduco como el de la divisi6n de poderes.
Con el proyecto de Ley de Organizaci6n del Sistema Judicial, las Comisiones de Estudios Juridicos y su Secretariado desterraron el caduco concepto de la divisi6n de poderes y sentaron la correcta interpretaci6n de que en nuestro pals rige un solo poder, el poder revolucionario, el poder socialista que se ejerce y materializa, en el orden estatal, a trav6s de diversos 6rganos, cada uno con funciones y facultades bien determinadas, y guiados todos por la fuerza dirigente de nuestra sociedad, de sus organizaciones sociales y sus 6rganos estatales, nuestro aguerrido destacamentO de vanguardia de la clase obrera, nuestro querido Partido Comunista que tiene a su cabeza a nuestro lider y hdroe national, compafiero Fidel Castro.
El nuevo concepto o, mejor dicho, el concepto real y correctQ toma vida y se hace vigente en la Ley, la cual declara que "Los Tribunales y la Fiscalia constituyen un sistema de 6rganos dcl Poder Revolucionario Socialista" y define las funciones asignadas a los Tribunales y Fiscalia y las que s6lo a ellos corresponden.
Otro viejo concepto que sustituye la Ley es el de que la ftmci6n judicial tinicamente podian desempefiarla personas versad:fs en aspectos misteriosos, dificiles y a veces indescifrables de grusos tratados juridicos.
No hay dudas de que la funci6n judicial requiere de conocimientos especializados, de domino de los principios, de las leycs y de las normas aplicables a cada caso y de los modos de proceder en el examen y decisi6n de los asuntos sometidos a los tribunales en que siempre estdtn envueltas dos partes en contradicci6&l la sociedad y el individuo en unos casos, el demandante y el d,mandado en otros sin que fate a veces el tercero civilnente rcs ponsable o interesado. Por eso entre otras causas, existe la EscUela de Ciencias Juridicas, por eso las Ciencias Juridicas se estudian en la Universidad.

..





REVISTA CUBANA DE DEIRECHO


Pero ademfis, la buena justicia requiere de la correcta apreciaci6n de los hechos, de ]a capacidad de descubrir a trav6s de las pruebas aportadas y las alegaciones contradictorias, la verdad legal determinante de la resoluci6n judicial. Esa capacidad puede darla, y la da, la experiencia de la vida, el conocimiento de los problemas que se suscitan en el bregar cotidiano, el sentido que so llama comfin.
Con raz6n pudo Fidel, rodeado de bayonetas y fusiles en el juicio del Moncada, decir en el curso 'de su formidable alegato jurfdico-politico, que por encima de las opiniones de los jurisconsultos y te6ricos, el pueblo tiene un profundo sentido de la justicia.
La inclusi6n de jueces legos en los tribunales es la concreci6n del concepto de que la funci6n de impartir justicia no es exclua de los tdcnicos del Derecho, aunque ellos son imprescindibles en una buena organizaci6n judicial y en general en las funClones y desenvolvimiento de un Estado como el nuestro que se esfuerza por dar vigencia plena a la legalidad socialista.
En la organizaci6n judicial, el graduado en Ciencias Juridicas aporta el conocimiento especializado; el lego aporta la vibraci6n diana de las masas y el sentido generalizado de justicia que el juez t&cnico tiene depurado por el saber de las distinciones legales.
'Una frase popular dice que "de poeta, m6dico y loco todos tf emos un poco". En esa relaci6n, seguido del medico, yo agreganIa al abogado porque de 6ste tambidn todos tenemos un poco. Cada ciudadano tiene un poco de abogado. Nosotros lo vemos a. diano, al margen de cualquier tribunal, en la conversaci6n del grupo o en la intimidad del hogar, ejerciendo ora de defensor, ora de fiscal, ora de juez de aconteceres y conductas, de hechos Y Personas, cercanas o lejanas, pdblicas o privadas, sobre los que emite juicios, acusa o defiende, condena o justifica.
Otro concepto vencido y sustituido es el del cargo judicial vitalicio e inamovible.
La funci6n de impartir justicia ha perdido la categoria dc Carrera. No es la carrera garantia de independencia de criterio ni dc honradez juzgadora. La verdadera garantia de la independeuia del juez en el acto judicial, consiste en que 6ste sc sepa sfvidor de todo el pueblo, comprometido combatiente por la doatrucci6n de la nueva sociedad en donde el hombre libre de da explotaci6n, se libere 6l mismo, paso a paso, de lacras y 0s del egoismo antisocial que engendra el delito, de la incultuna y el oscurantismo.

..





REVISTA CUBANA DE DERECHO


El nuevo concepto practica el principio establecido por Marx a la luz esplendorosa de la hazafia de la Comuna de Paris: "Igual que los dems funcionarios ptiblicos, los magistrados y los jueces habrin de ser funcionarios electivos, responsables y revoca bles".
Nuestros jueces son electivos, responsables y revocables. Nuestros juices y fiscales son electos o designados por periodos deter. minados, transcurridos los cuales debe hacerse nueva elecci6n o designaci6n que puede recaer en otros o en los mismos. Nuestros jueces y fiscales estin obligados a dar cuenta, peri6dicamente, de su gesti6n, de su actividad y de los resultados de 6sta. En todo niomento son revocables por los mismos que los eligieron.
El concepto sobre los fiscales tambidn varia. El Fiscal no es miAs el que s6lo acusa en nombre de la sociedad, es ahora, ademis, el que defiende la legalidad socialista, el que protege al ciudadano y a la sociedad frente a cualquier decision ilegal, ef que vela porque todos, funcionarios y ciudadanos, ajusten su actuaci6n a lo prescrito en la ley.
Tambidn los bufetes colectivos tienen su lugar en la nueva legislaci6n, que los califica de organizaci6n aut6noma de interns social.
Los tratadistas burgueses del Derecho, tergiversan el papel del abogado en nuestra sociedad y consideran que el misino estA obligado a sacrificar el interns de "su" cliente al interns social que se le impone como "funcionario pdiblico".
Es corriente en los pauses capitalistas la existencia de grandes bufetes, en que los abogados son asalariados del magnate que da nombre al bufete. Los tratadistas burgueses de Derecho consideran natural tales bufetes que por lo general estin al servicio de las compafifas y los monopolios, que los usan para torcer las leyes y estafar y estrangular a sus competidores y a los que explotan en sus negocios.
Natural les parece que un abogado est6 al servicio regular e incondicional del Sindicato del Crimen.
Lo que no admiten es que un abogado est6 al servicio de la verdadera justicia y defienda a su cliente dentro de los marcOS de la ley, de la decencia y la honradez.
En el Congreso Constitutivo de los Bufetes Colectivos en respuesta a semejantes conceptos dije algo que considero 6itil repetir en esta ocasi6n excepcional, por cuanto fija un concepto en relaci6n con la labor del abogado ante los tribunales.

..




RETWISA CUBANA DE DERECHO


"En los pauses socialistas, en nuestra sociedad socialista, el abogado puede ser, sin contradecirse ni deshonrarse, sinceramente leal al interns que representa o defiende y enteramente leal tambidn a la sociedad, de la que el mismo es parte integrante; parte interesada. Puede ser sinceramente leal al inter6s que representa o defiende, usando todos los medios honrados, legitimos y morales para la defensa o la representaci6n y al mismo tiempo, puede ser enteramente leal a la sociedad, rehusando valerse de medios Ilegitimios, fraudulentos, inmorales y deshonestos, como el del abogado de las notas, que son ignominiosos para quienes los practican.
"En nuestra sociedad socialista -y esto es lo esencial al considerar este problema- el interns social y el interns personal no son antag6nicamente contradictorios y tienden cada vez en mayor medida a coincidir plenamente. Esa coincidencia es posible, porque no tenemos clases explotadoras; porque es una sociedad de trabajadores, una sociedad que se funda en el principio de contar con todos para el bien de todos y no en el de cada uno para si, con sacrificio de los demis".
De los viejos conceptos tienen que liberarse nuestros juristas. Con los nuevos conceptos tienen que compenetrarse nuestros juristas y los que ahora estudian en nuestra Escuela de Ciencias Juridicas.
A la vista del proyecto de C6digo de Familia que adn se discute por las masas, un abogado amigo expresaba: iTanto trabajo que me cost6 estudiar el Derecho de Familia y ahora viene otro Derecho!
Cierto, pero no s6lo en lo referido a la Familia. La sociedad no puede revolucionar su base econ6mica, sus relaciones de Propiedad sin revolucionar al mismo tiempo toda la superestructura, sin revolucionar el Derecho y las instituciones juridicas que lo desenvuelven. A la sociedad burguesa neocolonial corresPondtan el Derecho burguds, las instituciones burguesas y los Conceptos burgueses. La Revoluci6n, con la recia escoba rebelde Y proletaria barri6 la sociedad burguesa neocolonial y emprendi6 la hist6rica tarea de ia construcci6n del socialismo. Ahora. COmpleta la destrucci6n del viejo Derecho, de las viejas leyes correspondientes a la vieja sociedad y se completa y se afianza el fluevb Derecho, el Derecho socialista, las leyes socialistas, la justicia socialista.
Al margen de sus faenas legislativas el Secretariado de las C misiones de Estudios Juridicos ha promovido la edici6n de-

..





REVISTA CUBANA DE DERECIIO


la Revista Cubana de Derecho con Ila aspiraci6n de que sea me. dio de divulgaci6n, primero de los puntos de vista marxista. leninistas sobre el Estado y el Derecho, pues sobre ellos se cons. truye el edificio juridico de nuestra Cuba socialista; segundo de experiencias y realizaciones nacionalcs en el campo juridico: tercero, de aspectos concretos de la legislaci6n de la Uni6n Sovi. tica y otros paises socialistas.
Creemos que esa revista vino a llenar un vaclo sensible en la publicaciones peri6dicas cubanas.
Creemos que la revista debe coadyuvar a despertar el into. r6s de los juristas y de los que se interesan por las cuestiones juridicas a estudiar la teorfa marxista-leninista del Estado y el Derecho y a profundizar en los actuales problemas del Estado y el Derecho en relaci6n con los principios el marxismo y el leninismo.
Como patrocinador de la Revista Cubana de Derecho, permit. tame aprovechar la oportunidad de esta numerosa reuni6n de juristas y de profesores de Ciencias juridicas para exhortarles a brindarc m~s apoyo, a que escriban con mAs frecuencia, a que sugieran temas que deban ser tratados, a que contribuyan a su difusi6n y afianzamiento.
Creo que otro fruto apreciable de la labor de las Comisionea de Estudios Juridicos y de su Secretariado ha sido el de contribuwr a dar relieve y actualidad a la cuesti6n de la legalidad socialist,
La legalidad socialista es una exigencia objetiva de la sc. dad socialista, pues 6sta necesita de la observancia estricta las leyes y disposiciones legales para el mejor desenvolvimieut
-de las tareas de Ia dictadura del proletariado en el proceso J construcci6n del socialismo, del .desarrollo econ6mico, cultui, y social, del afianzamiento de las normas que rigen el funcio' miento de los 6rganos del Estado, de las relaciones de 6stos en", si y con los ciudadanos.
Eso explica el hecho de .que a medida que avanzamos en construcci6n del socialismo y en el perfeccionamiento de tiL tro Estado Socialista y nuestra democracia socialista se C m6s intensa Ia exigencia de la observancia estricta de la legalid6
Lo contrario ocurre en la sociedad capitalista. Comno vetII a diario, la tendencia predominante en los pauses capitaoI al incumplimiento de sus propias leyes, a pisotear la legato a desconocer los derechos mAs elementales, universalmente nocidos, de la comunidad humana. Ejemplo sangrientO d';."

..




pEVISTA CUBANA DE DERECHO


j. tenemos en Chile, donde los militares traidores, armados por el imperialismo yanqui, emprenden la guerra criminal contra c pueblo desarmado, asesinan al presidente Allende y a millares de ciudadanos, rompen Constituci6n, leyes e instituciones legales yestablecen un regimen arbitrario, legal, un regimen de crimcn y tortura, de encarcelamientos masivos, de despidos por razones sinjicales y politicas, de entrega de los bienes nacionales a la voracidad de los monopolios extranjeros, de destrucci6n de la obra y Ia tradici6n cultural progresista del pueblo chileno. Y sin embargo, afin hoy sus alabarderos y c6mplices son capaces de hablar de ley y de Constituci6n como algo que habia que defender de ]a anenaza de la Unidad Popular. Es la hipocresia propia de la burguesia e inherente a su sistema de dominaci6n. El pueblo chileno, desde Juego aplastari al fascismo y reemprenderi el camino de la liberaci6n nacional y social.
La tendencia de la burguesfa a romper su propia legalidad 1o es casual.
Sus leyes, hip6critamcnte, con el prop6sito de engafiar y mantener a las masas bajo su influencia ideol6gica y politica, proclaman derechos y libertades generales para todos, pero que s6lo ejercen, en realidad los privilegiados duefios del capital y la riqueza. Tan pronto como crece el movimiento de los trabajadores, y el pueblo se hace capaz de usar esos derechos y libertades en interns de su liberaci6n, los explotadores y sus servidores no dudan en pisotear sus propias leyes y recurrir a las mcdidas mds feroces y bestiales para cerrarle el paso a la ola popular y revolucionaria.
Otra raz6n de la burguesia para renegar de la legalidad es a su amparo el movimiento obrero y popular arranca conce"wes democriticas, obliga a promulgar leyes en beneficio de Ij organizaci6n y de su preparaci6n ideol6gica en pos de mejoras rediatas y de creaci6n de condiciones propicias para el deriumT.;ento de la explotaci6n. Las contradicciones antag6nicas que -iden la base capitalista, se reflejan tambidn en lo relativo l legalidad.
f" Contrast, las leyes juridicas de la sociedad socialista resd-, a la realidad y proclaman abierta y sinceramente los fines idos que coinciden de manera cabal con los intereses de "" 'aisa mayoria de la sociedad, con los intereses de los obreros i:opesinos, con los intereses de las masas trabajadoras. De ') que el cumplimiento de esas leyes sirva indefectiblemente al 't de la conrstrucci6n de la sociedad socialista, al avance q nOrias democriticas, de, su desenvolvimiento; al respeto de

..





REVISTA CUBANA DE DERECHO


los derechos del ciudadano y del trabajador, al mejor funcionamiento de los 6rganos del Estado y a la mayor responsabilidad de sus funcionarios como servidores de la clase obrera y del pueblo.
La victoria de la revoluci6n socialista supone la destrucci6n de la legalidad burguesa (legalidad de la explotaci6n y la opresi6n de las clases trabajadoras), pero no la destrucci6n de toda legalidad. La destrucci6n de la legalidad burguesa supone, al mismo tiempo, la creaci6n de la legalidad revolucionaria, de a legalidad socialista, el respeto y acatamiento a la cual va unido y es exigido por el avance de la construcci6n socialista, por el perfeccionameinto del Estado y del sistema legal socialista.
Las Comisiones de Estudios Juridicos y su Secretariado, cumplen por encargo del Partido y del Gobierno, la tarea de ayudar a completar la sustituci6n de las eyes viejas, de esencia burguesa, por las leyes nuevas, las eyes socialistas, que es uno de los aspectos fundamentales de la lucha por la legalidad socialista; y promueven los otros dos aspectos fundamentales de esa lucha: el de elevar la conciencia juridica social y el de la exigencia del cumplimiento de la ley por todos, por los funcionarios, cualquiera que sea su rango, y por los ciudadanos.
Tanto el funcionario como el ciudadano estn obligados a acatar, respetar y cumplir la ley. El funcionario no puede hacer lo que la ley no le autoriza; el ciudadano no puede hacker aquello que la ley le prohiba. El funcionario al ejercer sus facultades sc ajusta a las normas y procedimientos legales; el ciudadano, al ejercer sus derechos o reclamarlos, respeta los limites de la icy; y unos y otros, funcionarios y ciudadanos, cumplen los deberes legales y morales para con la sociedad.
El cumplimiento de la ley se refleja en el avance de la disciplina laboral y la disciplina administrativa y coadyuva por tanto, al aumento de la producci6n y de la productividad, al increments de la eficiencia econ6mica, al mejor aprovechamiento de nuestros recursos y posibilidades; coadyuva, tambidn, a la mejor prestaci6n de los servicios, trtese de la Educaci6n o de la Salud, tritese de la distribuci6n o de otros servicios.
El cumplimiento de la ley por parte de los funcionarios Y los ciudadanos cierra grietas por donde los agentes enemigos pudieran penetrar para realizar su labor contrarrevolucionaria, ya se trate de sabotajes y otras acciones materiales, o se trate de diversionismo ideol6gico en sus variadas manifestaciones.

..



RPMSTA CUBANA DE DERECHO


El cumplimiento de la ley da seguridad al ciudadano en sus derechos, garantiza al funcionario en el ejercicio de sus facultades y confiere estabilidad a las relaciones juridicas. Fidel, como lo hizo p~iblicamente en mayo de 1962, ha reclamado siempre que se hagan las cosas dentro de la ley, pero no fuera de la ley, ni contra la ley; y ha dado ejemplos personales aleccionadores de respeto a la ley y a los derechos del ciudadano. En la conmemoraci6n del XXI aniversario de la dpica epopeya del Moncada, nuestro Jefe y gufa dio nuevo impulso a la legalidad socialista. Dijo en su trascendental discurso de este 26 de Julio las siguientes palabras que deseariamos estuvieran siempre a la vista y siempre presentes en la mente de todos los funcionarios de nuestro Estado y de todos los miembros de nuestra sociedad.
"Ustedes saben que estamos entrando en una fase intensa de
-jegaidad. Las revoluciones y los revolucionarios se caracterizan en una fase porque destruyen todas las leyes, porque eran las leyes de los opresores, de los explotadores, de los dominadores. Pero Junto con el hfibito de destruir las leyes, muchas veces se desaiiolla paralelamente el hfibito de no respetar ninguna ley. Y la fRevoluci6n significa destruir todo viejo orden social y todas las viejas leyes que rigen la vida de una sociedad, y sustituirlas por leyes nuevas. Lo que equivale a decir que hay que sustituir el es"fritu destructor de las viejas leyes por el espiritu de disciplina Y de acatamiento de las leyes nuevas. S"iEnemigos de la vieja ley y baluarte de la ley nueva! iEso deben ser los revolucionarios!
"la legalidad socialista es imprescindible. Y mientras mAs nos organicemos y mis desarrollemos la Revoluci6n, mis serA necesario crear en ]a mentalidad de todo el pueblo el conocimient0 de la ley y el hfbito de acatamiento y de respeto a las leyes".
La labor de las Comisiones 'de Estudios Juridicos y su SeCretariado, desarrollada en cumplimiento de las tareas que le han uido. asignadas por el Partido y el Gobierno, ha de verse como Morte de los pasos que se dan en diversos imbitos para perfecionar el aparato del Estado, para perfeccionar nuestra democraCia soialista, para hacer que la participaci6n de las masas en las decisiones estatales y en el control e integraci6n de los 6rganos del Estado crezca, se institucionalice y se ejerza regular y sisteWitiamente.
La creaci6n del Comitd Ejecutivo del Consejo de Ministros; loGs avances en el sistema de registro econ6mico; la precisi6n de

..




REVISTA CUBANA DE DEREC110


las relaciones de los 6rganos del Partido con el aparato administrativo estatal; la celebraci6n del XIII Congreso de la CTC,3 que fij6 en sus tesis y acuerdos importantes principios econ6micos y modos de dar una participaci6n estable a las masas trabajadoras sindicalmente organizadas en la discusi6n de los planes econ6micos, postrera contribuci6n trascendente del compafiero LAzaro Pefia a la Revoluci6n; y las recientes elecciones, por el voto universal, directo y secreto de los ciudadanos, de los delegados a los 6rganos de Poder Popular que como experiencia para su mejor organizaci6n en todo el pais se han instituido y funcionan ya en la provincia de Matanzas, son pasos destacados en ese process de perfeccionamiento de nuestro Estado y nuestra democracia socialista.
Entre esos pasos considdrense los resultados de la labor de las Comisiones de Estudios Juridicos y su Secretariado y los anteproycctos legislativos en elaboraci6n. S61o as! se puede comprender todo su significado.
Mientras mds avance ese proceso de perfeccionamiento de nuestro Estado y nuestra democracia, mris necesarios serdn los juristas, de los que ya ahora tenemos falta, pues en algunos lugares, sobre todo de las provincias de Oriente y Pinar del Rio, cargos de jueces que deben ser cubiertos con graduados de Ciencias Juridicas son desempefiados por legos, y mds numerosos anf son los lugares en que los cargos de fiscales son desempefiados por estudiantes, incluso de los primeros afios, de Ciencias Juridicas. Hoy mis organismos reclaman juristas para que les brinden asesoria legal. Pienso, por ello, que tenemos que former nib juristas; que debemos aconsejar a nuestros juristas actuales que se pongan al dia, que se compenetren con los nuevos conceptos que informan nuestra legislaci6n y con el contenido de las nuevas eyes, que estudien el Derecho sociaIista y la teoria marxista, leninista del Estado y el Derecho, instrument valiosisimo pam el mejor desempeflo de su trabajo; que debemos aconsejar a los que ahora estudian las Ciencias Juridicas que pongan el mayor empeflo en asimilar las ensefianzas que se les imparten, que se preocupen por los mismos temas que recomendamos a los gra duados. No basta tender graduados en Ciencias Juridicas; hace falta que cada jurista sienta la importancia y responsabilidad de su profesi6n, tan intimamente relacionada con el cumplirnient de las eyes, con la real y eficaz aplicaci6n de la justicia socialist", con la formaci6n correcta de la conciencia juridica social y Is plena realizaci6n de la legalidad socialista. Que si fiscales, seas
8 Central de Trabajadores de Cuba. N. del E.

..



RVISTA CUBANA DE DERECHO


acuciosos en la bfisqueda de la verdad material, exigentes en la observancia de los procedimientos y energicos en la defensa de la legalidad socialista; que si jueces, sean rectos en la aplicaci6n de la ley y justicieros en sus decisiones; que si abogados, despreden los mdtodos torticeros y sean leales al interns que representen y leales a la vez a la sociedad; que si asesores, sean cuidadosos y medidos en el informe que rindan y que sus consejos se ajusten a la ley; que todo graduado de Ciencias Juridicas, cualquiera sea la funci6n que desempefie, tenga siempre presente la trascendencia que tiene su actuaci6n para la persona y para la sociedad.
Creo que sera ittil extender el conocimiento juridico mis elemental entre los nifios y los j6venes, entre los alumnos de los 6Itimos grados de la ensefianza primaria y todos los de la secundaia. Eo contribuiria a fortalecer la conciencia juridica social.
Todos los compafieros que a travs de estos afios trabajaron en las Comisiones de Estudios Juridicos, todos los que concurrleron temporal o permanentemente a las labores del Secretariado, pusieron empefio y capacidad en la realizaci6n de sus tareas. Dos compafieros quiero mencionar, porque sin ellos dificilnmate tuvidramos la satisfacci6n de la obra realizada; el cornPafeo Enrique Hart, que con larga experiencia acumulada unida a ss s6lidos conocimientos tanto ayuda a encontrar las soluciones adecuadas, y el compafiero Armando Torres que con su sentido pr tico, su diligencia y su incansable laboriosidad es pilar del trabajo del Secretariado.
DIn ustedes que mis palabras, mils prolongadas de lo debido, bM girado en torno a Ia labor de las Comisiones de Estudios Jufdicos y su Secretariado. Es que creo que a sus logros se debe, P d ipalmente, el que me hayan otorgado este honor. Al recibirlo io hao en nombre de los compafieros que han trabajado para akavzarlos. Y lo hago en nombre de nuestro Partido Comunista d4 Cuba y en nombre de los compafieros de trabajo y de lucha, 108 de los aflos de la primera juventud y los de los afios actuales, Prque el Partido y ellos me han formado y me han educado, M fa escuela de la vida, dentro de los principios del marxismolalnismo; ellos con sus ensefianzas hicieron posible que desemPdacon 6xito la tarea que ha determinado que se me confiera et titulo.
:hAiunciada est6 para el pr6ximo aflo la reuni6n m.As importante dO fa Repfiblica: el Primer Congreso de nuestro Partido ComuIdut de Cuba. En 6l se condensardn los resultados y las experienc148 de quince aios de Poder Revolucionario, de quince aflos 4RVImce la invencible Revoluci6n Cubana en que se ha forjado

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


la s6lida conciencia socialista de nuestro pueblo, la irrompible unidad de su vanguardia, la poderosa uni6n de los obreros y los campesinos y de todo el pueblo en torno a su organizador y dirigente, en torno a su Partido guiado por Fidel.
De ese Congreso saldrd un nuevo impulso hacia adelante, hacia el desarrollo de la construcci6n del Socialismo, hacia la forna definitiva de nuestro Estado.
En homenaje al Congreso se esfuerza nuestro pueblo por al. canzar nuevas metas en todas las esferas de su actividad.
Estoy seguro que todos los juristas y los que con ellos laboramos nos esforzaremos por rendir lo mdis y lo mejor en homenaje prolongado al Primer Congreso de nuestro querido Partido Com.unista de Cuba.
Gracias, Universidad.
Gracias, Carlos Rafael.
Gracias a todos los que enviaron mensajes de felicitaci6n.
Patria o Muerte. Venceremos.


Doctorado en Ciencias Juridicas el compaftero Blas Roca, sus condiciones de jurista fueron formalmente reconocidas por el Ministerio de Justicia, al dictarse la

RESOLUCION No. 426
POR CUANTO: La Universidad de La Habana le ha conferido al compafiero Bias Roca Calderio el titulo de Doctor Honoris Causa en Ciencias Juridicas en consideraci6n a sus altos merecimiint0s revolucionarios, sus valiosos aportes a la legalidad socialista y 'suS inapreciables servicios en el campo del Derecho. POR CUANTO: Al espiritu creador del compafiero Blas ROO Calderio, a su capacidad para coordinar esfuerzos dirigidos a W1 mismo fin, a su tesonera labor y a sus condiciones excepcionale de conductor y de dirigente, se debe en considerable medida 10s progresos alcanzados en la magna obra legislativa emprendida a nuestro pais para reemplazar los viejos y obsoletos c6digos de 13 6poca capitalista por otros acordes con el desarrollo actual nuestra sociedad socialista, y esta actividad la ha realizado0 compafiero Blas Roca Calderlo con la colaboraci6n de juristO

..




RBISTA CUBANA DE DERECHO


y abogados -viejos y j6venes- a los que, en el curso de la tarea y en el diario quehacer, les inculc6 su entusiasmo y su fe y ensanch6 sus horizontes con el acervo de su experiencia de viejo luchador por los derechos del pueblo, su enorme cultura de incansable autodidacto y su conocimiento profundo de la doctrina marxistaleninista, liegando su compenetraci6n con 61 hasta tal punto, que dstos lo consideran hoy como el ms distinguido compafiero, como amigo, como orientador y gufa.
POR CUANTO: En esta circunstancia jubilosa, para que el lazo que une al compafiero Blas Roca Calderlo con juristas y abogados se manifieste en forma tangible y perenne, el Ministerio de Justicia, interpretando el sentir de la masa de abogados, considera que debe disponer, tambi~n por causa de honor, la inscripci6n del compafiero Blas Roca Calderio en el Registro de Abogados que se leva en este Ministerio.
POR TANTO: En uso de las facultades que me est~n conferidas,

RESUELVO:
PRIMERO: Disponer ]a inscripci6n del compafiero Bias Roca Calderfo, Doctor Honoris Causa en Ciencias Juridicas, en el Registro de Abogados.
SEGUNDO: Expidasele al compafiero Bias Roca Calderlo, el correspondiente carnet de su inscripci6n en el Registro de Abogados.
TERCERO: Higase las notificaciones pertinentes.

DADA en al ciudad de La Habana, Ministerio de Justicia, a los Vdntisdis dias del mes de septiembre de mil novecientos setenta Y Catro, "ARO DEL XV ANIVERSARIO".
mWtando Torres Santrayll,
Miaistro de Justicia.

..


..



La jornada del trabajador juridico


En todo el territorio nacional 'tuvieron lugar entre los d as comprendidos entre el 1? y el 8 de junio, mailtiples actos que demo.straron, no s6lo el entusiasmo y cohesion que se ha logrado entre los trabajadores del Derecho, sino tambidn la estimaci6n social que las funciones que ellos realizan y en'las que colaboran al impetuoso avance que se ha logrado en Cuba en la construcci6n de la sociedad socialista ha despertado en todo nuestro pueblo. En La Habana en el acto!central, celebrado en la mahana del dia 8, d compafiero Blas Roca, miembro del Secretariado del Comitd Central del Partido Comunista de Cuba, que preside las Comisiones de Estudios Juridicos del propio 6rgano del Partido tuvo a su cargo la clausura de la Jornada.
La REVISTA CUBANA DE DERECHO, ante el interns que para todos los sectores relacionados con las Ciencias Juridicas tienen las.palabras alli pronunciadas, las inserta a continuaci6n.
En este afilo del Primer Congreso de nuestro Partido ComuDista, la celebraci6n de la Jornada del Trabajador Juridico ha tonido mayor repercusi6n nacional que en ocasiones anteriores.
Desde su inicio con el Dia del Trabajador Productivo Voluntrio en saludo al Primer Congreso, en el que participaron los qumpafieros de los Tribunales Populares, Fiscalfa, Ministerio de ;*ticia, Bufetes Colectivos y estudiantes y personal de la Escudea de Ciencias Juridicas, todas las actividades han contado con M4 mayor participaci6n de los trabajadores juridicos y han enCOntrado mis eco en nuestro pueblo y en los medios informatiV -prensa, radio, televisi6n y cine- y han tenido el calor y Ia4COOperaci6n de 6stos. En ministerios y centros de trabajo se homexaje6 a juristas y jueces legos que trabajan en ellos, se eIgaizaron otras actividades por la Central de Trabajadores de

..



REVISTA CUBANA DE DERECIO


Cuba, la Asociaci6n Nacional de Agricultores Pequefios, los Comitds de Defensa de ]a Revoluci6n, la Federaci6n de Mujeres Cu. banas y, en general, las masas se interesaron por la jornada y de diversos modos cooperaron a ella. Agradecemos a todos cuantos han contribuido al buen 6xito de la jornada, su valiosa cooperaci6n.
El mayor relieve alcanzado este afio por la celebraci6n de la Jornada del Trabajador Juridico se debe en gran medida a la mayor importancia que con el desarrollo de ]a Revoluci6n, el perfeccionamiento del aparato del Estado y el proceso de insti. tucionalizaci6n, adquiere la labor juridica en todos sus aspectos. Podriamos afiadir que los dxitos de Cuba en el terreno de las relaciones internacionales -diplomdticas, politicas, econ6micas y culturales- contribuyen tambidn a dcstacar la importancia de la labor juridica y a exigir que dsta tenga una mejor calidad.
La mejor calidad de Ia labor jurfdica no s6lo es exigida por nuestros 6xitos en el campo de las relaciones internacionales, sino tambi6n por nuestros progresos nacionales y por todo cuanto se proyecta, se discute y se promueve por el Congreso del Partido.
Hoy todos los trabajadores de nuestro pals, sus organizaciones y las demis organizaciones de masas, en sus compromises de saludo al Primer Congreso, ponen especial dnfasis en la preo cupaci6n y el esfuerzo por elevar la calidad de su trabajo, de to que producen, de lo que hacen y de c6mo lo hacen.
Los trabajadores juridicos no pueden quedar al margen de esa preocupaci6n y de ese esfuerzo general de nuestro pueblo.
Nuestros trabajadores juridicos deben comprometerse en hacer los mayores, m;is persistentes y organizados esfuerzos para elevar la calidad de su labor en saludo al Primer Congreso de nuestro Partido Comunista, trascendental reuni6n para toda is vida de nuestro pals, para el avance hacia las mts altas metaS de nuestra sociedad.
Una elevada calidad del trabajo de los asesores jurdicos repercute, positiva y directamente en el buen funcionamiento del organismo a que asesoran, en la perfecci6n de sus decisions dentro del marco de la legalidad socialista, en el correcto ajuste de sus relaciones con otros organismos, nacionales o internacio, nales, o con los ciudadanos.
Una elevada calidad de la labor de jueces, fiscales y funiO. narios y empleados de los tribunales y la fiscalia, asi corno dc los abogados y empleados de los Bufetes Colectivos, ejerce tM

..



NEVISTA CUBANA DE DERECHO


positiva influencia en los mds diversos aspectos de la vida nacioia, en el estado de Animo de todas las capas de nuestra sociedad d trabajadores. Una sentencia justa y bien fundamentada, una actuaci6n fiscal seria y precisa, una defensa correcta dentro de 106 principios socialistas, satisfacen el sentido de justicia que tlie el pueblo, elevan la conciencia social y ayudan al que inftinge la ley o pide contra ella, a reeducarse y educarse en el bspiritu de nuestra sociedad socialista. La celebraci6n de los juidos en los t6rminos ms breves, sin suspensiones, libra a acusados y testigos de traslados y viajes intitiles, lo que se traduce en ahorro para la economia, en ahorro de p6rdidas de dias de trabajo.
Un buen asesoramiento juridico puede ahorrarnos miles o cientos de miles de pesos en un contrato con una entidad extranjera.
Una labor de alta calidad en cualquiera de los aspectos del tmbajo de los organismos juridicos tiene trascendencia en todo htuestro desarrollo.
La necesidad de elevar ]a calidad de la labor de los trabajad6res juridicos es evidente.
Pero, ec6mo logramos esa calidad mejor?
Son muchos y diversos los medios para alcanzar dicho prop6dito.
Sin pretender exponer un programa o plan para mejorar la eClidad de nuestra actividad juridica, considero que lo primero que necesitamos es que nuestros trabajadores juridicos tomen Pleha conciencia de esta necesidad y se sientan colectiva e indivIdualmente comprometidos a lograr una mejor calidad de la labor de todos y de cada uno de ellos.
No hay buena calidad en ningin trabajo si no se tiene un 00hocimiento pleno de sus exigencias, si no se tiene una calififti6n adecuada a la labor que se desempefia.
Tenemos trabajadores del campo juridico informados y formados con los viejos conceptos, con los h~ibitos, modos de pensar t'hetinas del pasado. Y tenemos trabajadores juridicos j6venes A poca informaci6n y deficiente formaci6n, sin los hdbitos atdlcados para el ejercicio de su labor.
IUnos y otros, si quieren mejorar su trabajo y elevar la calidad 41PIU labor, han de esforzarse por asimilar los nuevos conceptos pios de nuestra sociedad liberada de clases explotadoras y u los h~bitos de trabajar y los modos de pensar que exigen
Principios de que nuestro trabajo ha de servir a la sociedad

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


tanto como a si propio, de que el funcionario es un servidor del pueblo, de que el bien individual debe servir al bien colectivo. Probidad, honradez, amor a la verdad, deben ser caracterts. ticas esenciales del trabajador juridico.
Para asimilar los nuevos conceptos nada mejor que estudiar a fondo y con seriedad el marxismo-leninismo y, en el caso de los juristas, la teoria marxista-leninista del Estado y el Derecho, en particular.
Un esfuerzo especial deben hacer los jueces -sean juristas o legos- para capacitarse, para compenetrarse con las leyes revo lucionarias y socialistas, con su contenido expreso y con los principios en que se sustentan.
Ese esfuerzo debe ser ayudado por una preocupaci6n constante de los 6rganos competentes por elevar la capacitaci6n de los jueces y los fiscales de todas las instancias y por dar a los presidentes y jueces de los tribunales populares de base, asesora miento, instrucci6n y capacitaci6n especiales.
Una magnifica iniciativa para mejorar la capacitaci6n de sus juristas frue la del Ministerio de Justicia que organiz6, con la ayuda de la Universidad, un curso de marxismo-leninismo, terminado ayer, para un contingente de sus trabajadores jurfdicos.
Los nuevos juristas que se gradien deben salir s6lidamente preparados para servir a nuestra sociedad. Debemos a tal fin, brindar la mayor colaboraci6n possible a la Escuela de Ciencias Juridicas, que se esfuerza por elevar la calidad de las ensefianzas que imparte. Cada dia necesitamos ms y mejores juristas y ellos han de salir de nuestras universidades.
Mejores juristas-contribuirin al afianzamiento y desarrollo de la legalidad socialista y lo harin en el triple aspecto sefialado por el primer secretario del Partido y primer ministro del Gobierno, compafiero Fidel Castro: "como creadores de eyes, cono asesores de las leyes, como aplicadores de las leyes".
La importancia de la legalidad socialista crece con los avan. ces de la construcci6n del socialismo, con el avance de la insti cionalizaci6n del poder revolucionario, con el perfeccionamient de nuestras leyes.
La legalidad socialista desempefia un importante papel en el afianzamiento de las nuevas relaciones que se establecen corni consecuencia de las transformaciones revolucionarias que supO nen el cambio de r6gimen social y en el afianzamiento y desarrollo de las normas de conviveucias socialistas.

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


Todos tenemos una gran responsabilidad por la observancia de la legalidad socialista, por el respeto a las leyes socialistas y su estricto cumplimiento. Como dijo Fidel, todos debemos ser enemigos de la vieja ley y baluartes de la nueva ley.
Pero los juristas, por su mayor domino del Derecho, tienen mayor responsabilidad en la lucha por la legalidad socialista; y tienen que dar una contribuci6n especial en la tarea de ex. tender la conciencia juridica social. En su trabajo pueden actuar intensamente por la legalidad socialista; si asesores, aconsejando nicamente lo que se ajusta por entero a la ley socialista; si fiscales, interviniendo con correcta energia para restablecer el imperio de la norma violada; si abogados, ajustando su actuaci6n a la ley y al C6digo de Etica de los Bufetes Colectivos y educando, con su consejo y su alegaci6n, a los ciudadanos en el respeto a la by; si jueces, observando estrictamente los procedimientos, sea penal o civil el asunto, y dictando su sentencia con arreglo a las normas de la ley.
Desde luego, la legalidad y el cumplimiento estricto de la ley s6lo es posible dentro de la sociedad socialista, porque en ella la ley responde y conviene enteramente a los intereses de todos sus miembros ya que eliminadas las clases explotadoras, Puede regir real y verdaderamente el principio de ]a igualdad. Par eso Fidel nos exhorta a ser enemigos de la vieja ley, es decir, de la ley burguesa, y baluartes de la nueva ley, es decir, de la ley Mvolucionaria y socialista.
Una de las tareas que nos impone la lucha por la legalidad Socialista es completar la renovaci6n socialista de nuestra legislaci6n.
Ya no nos basta con las modificaciones parciales o casuistic43 a las normas juridicas de determinado ordenamiento. Nos Iace falta completar los nuevos C6digos.
La necesidad de los nuevos c6digos y de la nueva Constitucidn nace del propio desarrollo de nuestra sociedad, de los dxitos de nuestra revoluci6n, del perfeccionamiento de nuestro Estado SOCIalista y del proceso de avance de la legalidad socialista.
-Este afio que es, nacionalmente, el Afio del Primer Congreso, e tambidn, para el mundo, el Afio Internacional de la Mujer.
--Y en este afio nacional del Primer Congreso e Internacional &ola Mujer ha sido aprobado y promulgado el C6digo de Familia, M .Stro primer c6digo socialista, que consagra en el orden juridico
*%adad de la mujer en la familia y en el Ambito del Derecho

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


Civil, la igualdad de todos los hijos independientemente del estado civil de los padres y de cualquier otra circunstancia.
Los juristas han de ver que este C6digo no s6lo sustituye normas juridicas viejas y obsoletas por normas nuevas y vigentes y reales, sino que parte de nuevos conceptos, consustanciales a nuestro r6gimen socialista y a la doctrina marxista-leninista; que s6lo asimilando los conceptos en que se funda pueden aplicarse corectamente y en toda su dimensi6n las normas juridicas que define y expresa.
Este C6digo, pues, ademfs de lo que represent en el terreno del desarrollo de nuestra legislaci6n socialista, es un paso de suma importancia en la extensi6n de la legalidad socialista en el campo civil y de las relaciones familiares.
Este aflo, en intima y directa relaci6n con el Primer Congreso, se ha publicado en el dia del octogdsimo aniversario del inicio de la guerra independentista, organizada y desatada por Marti al frente del Partido Revolucionario Cubano, se ha publicado, repito, el Anteproyecto de la Constituci6n socialista de nuestro pais.
En el ejercicio de su potestad legislativa directa, nuestro pueblo discute hoy y aprobari luego con su voto libre, universal y secreto la Constituci6n propia de nuestra revoluci6n, la Constituci6n de nuestra Cuba Socialista, previamente considerada y aprobada por el Congreso del Partido.
La adopci6n de nuestra Constituci6n serA un paso decisive y fundamental en el desarrollo y perfeccionamiento de la legal lidad socialista, pues sus normas, determinadas por la realidad de las imperantes relaciones de producci6n y adoptada como expresi6n de la voluntad de los trabajadores, rigen por encima de cualquier ley o disposici6n legal.
La pr6xima aprobaci6n de Ia Constituci6n nos demanda a acelerar la elaboraci6n del C6digo Civil y de otras legislaciones ir" portantes, que sean congruentes con los preceptos y principis constitucionales nuevos.
El caricter profundamente democritico de nuestro rdginieD se pone de manifiesto en el propio modo de elaborar y aprobar la constituci6n. En su elaboraci6n, ademfs de los juristas, participaron representantes libre y directamente escogidos por las organizaciones de masas. En su discusi6n participan todos los ciu. dadanos, con entera libertad para expresar sus criterios, proponer modificaciones, supresiones y adiciones. Muchos ciudadanos aO dan directamente sus proposiciones a la Comisi6n redactora del

..




RkkViTA CUBANA DE DERECi-O


anteproyecto, o a la prensa o la radio a las que tambidn hacen Hegar sus preguntas y preocupaciones.
Y este democratismo que surge de la esencia misma de una woiedad en que no existen clases explotadoras, en que obreros, campesinos e intelectuales marchan mancomunados en la lucha par construir y desarrollar ms cada dia el socialismo, se sistematiza y norma juridicamente en el anteproyecto que discute al presente nuestro pueblo.
Debido a que en la Constituci6n se consignan condensadamente como normas jurfdicas los principios y las formas de la organizaci6n de la sociedad y el Estado y de las relaciones de los cudadanos con los 6rganos del Estado, el anteproyecto nos da Ihposibilidad de ver como en una maqueta de reducido tamafio toda la estructura de nuestra sociedad socialista, las bases econ6mias y sociales, Los principios politicos, los derechos y los deberes de los ciudadanos, la manera democrdtica como se forman, integran y funcionan los 6rganos de Poder del Estado, sus potestades y atribuciones; podemos ver, como en un balance, lo ganado rla Revoluci6n, lo conquistado por la clase obrera y el pueblo.
discutir el Anteproyecto de Constituci6n se discute sobre la totalidad de los aspectos econ6micos, sociales y politicos esencia14, de nuestra sociedad. El pueblo y todos y cada uno de nosotros M~demos ver en el texto del Anteproyecto la consolidaci6n jurf'4ai, de las conquistas revolucionarias, podemos ver la expresi6n r la soberanfa y el poder del pueblo, podemos ver que todo dianto se hace en nuestro pats es en beneficio del pueblo, puesto el pueblo mismo es el duefio de las riquezas del pals, es el
o de los medios fundamentales de producci6n, es el dueflo d su presente y de su porvenir que 61 mismo construye con la la obrera a la vanguardia, guiado y dirigido por el Partido del proletariado, el Partido del marxismo-leninismo, nuestro ParU& Comunista que con el compafiero Fidel al frente, como fuerza dlgente superior de la sociedad y el Estado, organiza y orienta Wlo esfueros comunes hacia los altos fines de la construcci6n del %Palismo y el avance hacia el futuro comunista.
En el Anteproyecto podemos ver en forma precisa los prin.#s que guian la actividad de los ciudadanos y del Estado, b objetivos de la actividad estatal, los fundamentos internacio.R4*ts de la political exterior de Cuba, las relaciones fraternales 06i la Uni6n Sovidtica y la comunidad socialista, la solidaridad Oft los pueblos que se enfrentan al imperialismo, la solidaridad 'l lase obrera y los trabajadores del mundo, los fundamentos tra politica hacia los pauses y los pueblos hermanos y cer0" de Amnrica Latina y el Caribe, nuestra politica de paz y de

..





REVISTA CUBANA DE DERECHO


coexistencia pacifica, que no se opone al derecho de los pueblos a contestar con la violencia revolucionaria a la violencia imperialista y contrarrevolucionaria, sino que lo sostiene.
El Anteproyecto de Constituci6n, hemos dicho, refleja nuestra realidad socialista. Esa no es una realidad estttica, es una realidad en movimiento, en acci6n, en avance. Por ello, las normas que propone el Anteproyecto, no s6lo son cauce, sino impulso; normas que sirven al desarrollo impetuoso de nuestra sociedad, que sirven a la formaci6n ideol6gica, politica, moral y cultural de los hombres llamados a construir la sociedad socialista desarrollada y avanzar hacia el comunismo.
La aprobaci6n de la Constituci6n exige el perfeccionamiento de nuestra legislaci6n vigente y la adopci6n de nuevas e importantes leyes que desenvuelvan los preceptos constitucionales y normen su aplicaci6n. 'Es tarea primordial de nuestros juristas contribuir a ello con su ciencia y su conciencia. Ahora tienen ]a real oportunidad de hacer esto, tanto en su condici6n de parte del pueblo, como en la de integrantes de 6rganos y comisiones que trabajen en la esfera juridica. Ayer, en la repdblica burguesa y neocolonizada, la Constituci6n del 40, exigia la adopci6n de leyes para aplicar sus pragmiticas. Pero las principales de esas leyes, s6lo se hicieron despuds del triunfo de la Revoluci6n. Si fue progresista para su tiempo, como dijo Fidel, la verdad es que nunca, antes de la Revoluci6n, se cumpli6 como en la misma ocasi6n 10 expres6 nuestro jefe y guia. Nuestra Constituci6n es una Constituci6n sincera, es una Constituci6n que se hace por el pueblo y para el pueblo. Es una Constituci6n para cumplirla y para respetarla en toda su extensi6n. De aqui la importancia de la contribuci6n que deben dar nuestros juristas en la obra legislative pr6xima y por venir.
El Dia del Trabajador Jurfdico que celebramos hoy es hornenaje de recordaci6n del abogado, Mayor Ignacio Agramonte, cuyo nombre se asocia al inicio de la guerra por la independencia y, con fuerza igual, al comienzo de la historia constitucional cubana, a la Convenci6n Constituyente de Gutimaro.
Abogado fue tambidn y hdroe nacional Josd Marti, cuyo anheto, hoy realizado, de que la ley primera de la Reptiblica fuera el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre, preside el texto del Anteproyecto de Constituci6n.
Abogado fue el Padre de la Patria, Carlos Manuel de CdsPedes, que cargado de glorias y prestigios patri6ticos y revoluciO' narios que nadie podia discutir, dio un ejemplo hist6rico de acO-

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


tamiento y respeto a la legalidad revolucionaria y fue a caer heroicamente en San Lorenzo.
Jurista es Fidel, organizador y dirigente miximo de la Revoluci6n, que ante el tribunal que lo juzga por el asalto al Moncada actda como defensor en su causa de la causa del pueblo y da ejemplo y norma de lo que debe ser y hacer el abogado.
Son dstos, juristas, int6rpretes del Derecho, que para defender el Derecho, trocan la toga por el fusil para fundar el nuevo Derecho, el Derecho revolucionario.
Hoy desarrollamos el nuevo Derecho en contraposici6n al Derecho burgu~s, el Derecho socialista que se fundamenta en la liberaci6n del hombre de toda explotaci6n, opresi6n y discriminaci6n, en los principios de la superaci6n de la divisi6n en clases de la sociedad y de la desigualdad engendrada por ella, en derechos y deberes iguales, en el espiritu colectivista que lleva a que uno sea para todos, y a que todos sean para uno, en el real democratismo de una sociedad en que todos son trabajadores y los medios de producci6n son propiedad colectiva.
Nuestro pueblo, nuestras organizaciones de masas, nuestro Partido saludan a nuestros trabajadores juridicos y esperan de ellos una mAs alta calidad en su trabajo, un continuado esfuerzo en la realizaci6n de sus tareas, una contribuci6n creciente en toda la medida de sus aptitudes a la construcci6n y desarrollo del socialismo en nuestro pais, a la causa del internacionalismo proletario y de la solidaridad con los pueblos.

..


..




Apuntes para un estudio de la legitima
defensa



NICASio HERNANDEZ ARMAS







Breve noticia histdrica. La legitima defensa es un viejo instituto penal sobre el que han legislado los derechos de los pueblos autiguos y, en alguno de ellos como el romano, con un fino senlido de su naturaleza y de su estructura. Esta antigiiedad de la defensa hizo decir a Geib, citado por Jimdnez de As6a, que no tiene historia.
La cuesti6n del nombre, investigado por Fioretti, hace ya uWferencia a la reacci6n contra la ofensa, a la violencia contra O-ataque injusto.
Derecho romano. No es dudoso que el derecho romano no dio tiba definici6n de la legitima defensa, pero la btlsqueda en sus fuentes nos ofrece los elementos del instituto: una reacci6n legitima de parte de quien tiene derecho a ella contra una acci6n. Los jurisconsultos romanos vieron, en primer tdrmino, la agresi6n ilegitima como punto de partida de la defensa. Igualmente Seflaron la dificultad de librarse el ofendido de su agresor por otro medio que no fuera su muerte o la lesi6n, como otra condici6n, vista la defensa desde el Angulo de la victima de la agresi6n injusta. Destacaron tambidn los juristas romanos la necesidad de que entre la agresi6n y la reacci6n hubiera una cierta proporci6n, Pd. dsta no fue expresada con una f6rmula capaz de comprender la riquisima variedad de casos. Algunas expresiones latinas hacen nferencia a este extremo, y por eso dicen arma armis, vim vi repellere y algunas otras de semejante contenido; pero ninguna formula una regla rigida para establecer una equivalencia entre el ataque y la defensa.
ILos romanos, a pesar de que no se detuvieron en la fundaMentaci6n filos6fica de la instituci6n, vieron en ella una forma 40 represi6n del delito. Asi Cicer6n en su discurso pro Milone y ha Constituciones imperiales.

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


De modo que el derecho romano, segim sus fuentes a partir de las Doce Tablas, construy6 una teorla del derecho de defensa y dio una fundamentaci6n filos6fica de su legalidad.
Derecho germdnico y candnico. El derecho germ~nico no tuvo una idea precisa de la legitima defensa, segdn Jim6nez de Asiia, aunque Fioretti quiere ver una manifestaci6n de ella en la recompensa simb6lica (Scheinbusse).
Aquel autor pretende que en el derecho germ~nico posterior "se establecieron reglas y presunciones limitativas", y ye, tanto en la Bambergense como en el Espejo de Suabia, en aquella con la exigencia de que el que invocara la legitima defensa habria de mostrar alguna lesi6n en su cuerpo; y en dste, con la exigencia de que el que se defiende retrocediera cierto nfimero de pasos, manifestaciones de esta instituci6n.
El derecho can6nico, por su parte, con la moderamen inculpata tutela, desdibuja la legitima defensa tal como ya la habia construido el derecho romano. Reconocia, sin embargo, la necesaria defensa contra la agresi6n injusta y actual; pero exigla que el ataque no fuera evitable de otro modo, como la fuga, a la que, desde luego, puso limites no imponidndola si constituia deshonra.
Otros pueblos. En la India, las Leyes de Manu, VIII, 349, 350 y 351, conceden la legitima defensa ante el ataque injusto aunque el agresor sea un anciano "versadisimo en la Santa Escritura". Igualmente concedia la defensa contra el ataque del nifio.
Los hebreos concedian una reacci6n defensiva contra el ladr6n nocturne, que es una manifestaci6n de defensa que actualmente se conserva en c6digos como el argentino, el colombiano, etc.
Los atenienses la concedieron al que se defiende a si mismo o defiende a otro, y la extendian, en punto a los bienes defendibles, hasta el pudor.
En Espafia, desde la "Ley Visig6tica" hasta la Siete Partidas, se encuentra consagrada la legitima defensa. En 6sta se dice ". si aquel a quien acomete mata al otro que lo quiere de esta guisa matar, no cae por ende en pena alguna".
Fundamento de la legitima defense. Desde quien considera el fundamento de la legitima radicando en la perturbaci6n de dnimo del que se defiende (Puffendorff) hasta quien proclama que su fundamento radica en la salvaguarda del interns preponderante (Jim6nez de Astia), se han ofrecido numerosas fundamentaciones del derecho de defensa.

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


Los clisicos italianos y sus secuaces quieren ver el funda" mento en la falta del elemento subjetivo del delito por la coacci6n que la violencia ilegitima produce en el inimo del que se defiende. Otra posici6n doctrinal entiende que esti ausente este el, mento moral del delito por la naturaleza del fin que se propone. Manzini la encuentra en la funci6n ptdblica que ejercita el que so defiende, en la imposibilidad en que se encuentra el Estado de actuar la defensa en su favor. Alimena ve el fundamento de la legtima defensa en que "la reacci6n esti autorizada por el ordenamiento juridico debido a que el ataque al agresor es indispensable para salvar el interns del agredido".
Fioretti quiere ver una coincidencia entre el interns individual y el interns social.
EstA fuera de duda hoy, a pesar de la autoridad de los que sostienen otros criterios, que la legitima defensa es una causa de justificaci6n, es decir, una causa de "exclusi6n de lo injusto" (Mezger); pero contrariamente a su criterio la necesidad no es el fundamento de ]a legitima defensa, aunque es su condici6n.
No es delegada ni es subsidiaria: "el que se defiende o defiende a otro, ejercita un acto justo y por ende un derecho,'si el acto es objetivamente conforme a la norma" (Jim~nez de Astia).
Por filtimo, la legitima defensa es objetiva, es decir, es justa en sl misma, sin tener en cuenta el estado de Ainimo del que se defiende ni los m6viles ocultos que lo muevan.
Bienes juridicos defendibles. En otros tiempos la defensa legitima estaba vinculada al homicidio y las lesiones y estudiada por ende en la parte especial de los c6digos. Mits adelante, en armonfa con el progreso de ia ciencia penal, el instituto de ]a defense pas6 a ocupar su lugar en la parte general del c6digo y se extendi6 a la defensa de todos los derechos. La defensa de la Propiedad y del honor s6lo se aceptaban cuando la agresi6n ponfa en serio peligro la vida o la integridad de la persona titular del derecho lesionado.
Andando el tiempo se acept6 la forma amplia de protecci6n de los derechos, pero, y como es natural, sobre el supuesto de la necesidad de ]a defensa. Es preciso sefialar, sin embargo, que Ia jurisprudencia ha mantenido una loable actitud restrictiva en la aplicaci6n de la defensa privada en los casos de ataques a derechos distintos de la vida y la integridad de la persona.
El C6digo de 1870, vigente en Cuba hasta que rigi6 el C6digo de Defense Social, ya consagr6 la amplitud en la concepci6n de:

..





REVISTA CUBANA DE DERECHO


la legitima defensa, y su f6rmula fue recogida por el vigente cddigo penal cubano.
En nuestra jurisprudencia se ha reconocido el derecho a oponerse al intento de ser desarmado (sent. 133 de 8 de junior de 1907), a defender la libertad (sent. 209 de 11 de agosto de 1936), la propiedad (sent. 79 de 26 de abril de 1905), el pudor (sent. 62 de 10 de abril de 1905).
Los requisitos de la legitima defense. El art. 36 del CDS expresa: "Esti exento de responsabilidad por causa de justifi. caci6n:
a) El que obra en defensa de su persona o derechos siemnpre que concurra las circunstancias siguientes:
1) Agresi6n injusta, no provocada ni buscada de prop6sito por el que se defienda.
2) Necesidad racional objetiva o subjetiva, del medio empleado para impedirla o repelerla".
Agresidn injusta. Dice Ant6n Oneca que por agresi6n "debe entenderse toda amenaza de lesi6n inminente de intereses jurfdicamente protegidos".
Nuestra jurisprudencia ha exigido el acto de acometimiento como forma de agresi6n tipica, pero no ha rechazado otras manifestaciones de 6sta.
Algunas sentencias de tiempos iniciales de la Repfiblica mediatizada exigieron el "acto de fuerza" y la definieron. La sentencia 240 de 7 de julio de 1905 estim6 acto de fuerza y por ende agresi6n "detener la cabalgadura que otro montaba" y amanazarlo; pero perseguir a otro por ]a via pfblica, en forma airada, intimarle a que se detuviera y acercrsele y decir "tira si quieres", no es un acto de fuerza, segfin la sentencia 8 de I1 de enero de 1913; encimarse sobre el procesado no constituye agresi6n, segin la sentencia 422 de 21 de diciembre de 1949; ni proferir palabras irrespetuosas, como dice la sentencia 99 de 25 de febrero de 1950.
Estas muestras de sentencias ponen de manifiesto que el acto de fuerza es la manifestaci6n mis frecuente de la agresi6n; pero la jurisprudencia no ha descartado el amago de ese acto, ni la inminencia del ataque revelado por signos que racionalmente significan un acontecimiento que se amenaza y se ve colo cosa muy pr6xima. Vale decir, que ]a jurisprudencia national no ha negado que el gesto que implica una arnenaza de acometi-

..





NOIVSTA CUBANA DE DERECHO


miento es agresi6n. A este respecto se pronuncia la sentencia 314 do 2 de Noviembre de 1950. Una sentencia mis reciente declara que "no constituye agresi6n sino acto de cautela el hecho de esgrimir el padre un cuchillo ante la actitud de su hijo militar qu., armado con la pistola de reglamento y poseido del odio que siente por su progenitor, lo acusa ptiblicamente de haber asesinado a su madre y lo convida a bajarse del 6mnibus en que coinciden accidentalmente y luego, a pesar de la intervenci6n de varias personas que tratan de impedirlo, dispara contra el padre y le causa la muerte" (sent. 256 de 27 de Octubre de 1969).
De modo que agresi6n es acto de fuerza y, ademfs, amenaza o conato de un acto de fuerza.
Pero no deja ser agresi6n la simple injuria. El problema de la .spuesta es de otro ordcn, pero no desnaturaliza la ofensa veriial como acto de agresi6n. Si quien injuria es muerto por el injuriado, no se puede negar la legitima defensa por falta de agresi6n, sino por ausencia de necesidad de defenderse de ese taodo contra aquella agresi6n. EstAt equivocada la sentencia 35 de 22 de febrero de 1906 que mantiene otro punto de vista, pues el injuriado puede responder legitimamente a la injuria, o con Un empuj6n, o con una bofetada, pero no con un disparo o una Cuchillada. Se trata no tanto de determinar si existe agresi6n, y i siquiera si esta presente la debida proporcionabilidad entre el medio de ataque y el de defensa, como si existe la necesidad de montar una defensa extrema contra un ataque de tan- escasa gnificaci6n. Esto es una cuesti6n que afecta a la condici6n de ]a legftima defensa, en cuanto es respuesta necesaria al ataque a Un derecho, a un bien juridicamente protegido.
Hay otras dos cuestiones de interns en relaci6n con este requisito de la legitima defensa. Una es la referencia al aLaque de los enajenados y de toda persona inimputable. Hay quien ft inclina por considerar que los actos de estas personas no cOnstituyen agresi6n, y del mismo modo opinan con respecto a :1s ataques de los inculpables, como de quien se halla en estado de necesidad, el que obra por miedo insuperable, etc. Pero no Cabe duda acerca de que los actos de 6stos, tanto inculpables 6b~mo inimputables, puden ser constitutivos de agresi6n. Pretender la exculpaci6n de quien se defiende del ataque de un loco f uioso, o del que para salvar su vida en un incendio o en un ftufragio tiene que sacrificar la de otro, por medio del expe:A*mite de la no exigibilidad de otra conducta es, a todas luces, Wljusto, pues el que se defiende s-e libraria de la pena pero asume "wesponsabilidad civil por la muerte o las lesiones causadas al h al niufrago, lo que es 16gica y juridicamente inaceptable.

..





REVISTA CUBANA DE DERECI-O


La otra cuesti6n se refiere al ataque de los animals. Todos 'los autores estin conformes en que la exenci6n del que da muerte a un animal que lo ataca debe serle acordada con apoyo en el estado de necesidad, pero no en el de legitima defensa. La fundamentaci6n de esta tesis esti en que el ataque de los animales no es agresi6n injusta, sino simple ataque.
Otra cosa es el ataque de los animales azuzados por sus amos. La defensa contra 6stos tiene igual valor que la defense contra quien, validndose de cualquier otra arma, agrede injustamente. En este supuesto existe, o puede existir, la agresi6n injusta porque el animal acomete por la orden del hombre a quien obedece.
Proporcionabilidad. El C6digo de Defensa Social agrega al segundo requisito de la defensa privada los calificativos "objetiva o subjetiva" referidos a la racionalidad del medio empleado. Es harto objetable esta f6rmula del C6digo, porque la racionalidad del medio ya hace referencia a "los accidentes de lugar, tiempo y personas, actos ejecutados", etc. como dicen varias sentencias citadas por Jim6nez de Asta; y a la posibilidad de usar el que el agredido tiene a su alcance si no se demuestra que podia usar otro con la misma posibilidad de defensa. La racionalidad objetiva en cuanto mira a la proporci6n matemitica entre el arma del ataque y el medio de defensa reduciria la legitima defensa a limites que la desnaturalizarian, y mal podria exigirse, por otra parte, que quien se ve agredido con arma mortifera pueda detenerse a seleccionar, entre diversas armas a su alcance, unas con -mayor potencia que otras, aquellas que empareja a la del agresor o, por lo menos, que no la exceda en eficacia.
El que se defiende de una agresi6n injusta lo hace en el contexto de una situaci6n que frecuentemente no le da tiempo a reflexionar y, tambidn con frecuencia, el estado de inimo del agredido no le permite meditaciones ajenas a su defensa.
Por eso la jurisprudencia, inspirada en la vieja f6rmula del C6digo de 1870, apreci6 la proporcionabilidad ain cuando el que se defendia con su rev6lver fuera atacado con los puiios y con una pesa, si aqu61 era hombre endeble y enfermo y 6ste era un sujeto corpulento y agresivo (sentencia 25 de Enero 20 de 1909); es racional el uso de un cuchillo por un septuagenario que es agredido con los pufios por otro hombre que ya haba mostrado su deseo de atacarlo con anterioridad, y en lugar distante de la vivienda mis pr6xima (sentencia 95 de 21 de martO de 1928).

..




UJISTA CUBANA DE DEREM JO


Am con la objetable f6rmula del nimero 2 del art. 36-A del CDS, la jurisprudencia ha contribuido el concepto de la necesidad racional del medio con arreglo a principios de justicia generalmente aceptables. La sentencia 162 de 13 de marzo de 1970 dice que basta que ".el medio utilizado haya sido el alnico racionalmente posible atendidas las circunstancias concretas del hecho y las condiciones personales del ofensor", a las que, desde luego, pudo agregar la referencia a las del ofendido; y agrega que "ni 16gicamente resulta exigible una proporcionabilidad absoluta y mecdnica entre el ataque y la defensa. "Otra sentencia, la nimmero 391 de 19 de septiembre de 1969, dijo que "los medios de ataque y de defensa hay que compararlos en el momento en que dsta se produce y no a trav6s de un anblisis comparativo hecho a posteriori".
En fin, no es posible crear reglas o normas que apresen la proporci6n entre los medios de ataque y de defensa. Basta con hacer casuisticamente el andlisis 'de cada hecho con especial valoraci6n de los accidentes de lugar, tiempo, personas, estado de Animo del agredido, y cuantas otras circunstancias sean fitiles para reputar racionalmente necesario el uso de determinado medio de defensa ante determinada agresi6n. La "proporci6n mec/nica" debe ser deshechada como criterio valorativo porque desemboca en soluciones asaz injustas y desvirttia la naturaleza del instituto de la defensa legitima.
Los requisitos de la legitima defensa contenidos en el art.
- 36-A del CDS, segdn ya hemos visto, exigen no s6lo la existencia de Ia agresi6n injusta y la proporci6n en la defensa, sino que de ellos se ve que la reacci6n tiene que ser contempordnea a la agresi6n, pues despu6s de cesado 6sta la respuesta es un acto de venganza.
. Asimismo, la agresi6n injusta no debe ser provocada por el que se defiende ni puede aceptarse la defensa ante la agresi6n buscada de prop6sito. Aqui, pues, aparece el apasionante tema de la defensa del provocador.
La defensa del provocador. Parece hoy fuera de duda que el provocador tiene el derecho de defenderse, aunque es objetable que quien provoc6 de modo de colocarse en situaci6n de defensa para eliminar impunemente a su enemigo no se ha de ver favorecido con esta causa de justificaci6n.
Antolisei dice que ]a "agresi6n es injusta aunque haya sido ?mvocada por el agredido, en cuanto la provocaci6n no excluye la ilicitud del hecho"; Silvela ya habia pensado igual en Espafia

..





REVISTA CUBANA DE DERECHO


antes de que el italiano. En igual sentido se pronuncian autores argentinos, francs, belgas, alemanes.
La jurisprudencia espafiola ha estimado provocaci6n, y negado la legitima defensa, las simples injurias, una bofetada, las relaciones ilicitas con la mujer del agresor, el Tribunal Supremo de Cuba estim6 provocaci6n haber dicho el procesado al ofendido "yo soy el autor del articulo" y neg6 la legitima defensa (sent. 191 de 19 de abril de 1922); decir a otro que "guataca la seria su madre" y que si "queria irse a pelear fuera" tambi6n estim6 el Tribunal Supremo cubano que constituye provocaci6n (sentencia 110 de 27 de abril de 1923).
Repitiendo a Silvela es justo decir que el provocador no puede ser obligado a dejarse matar o condenarlo por haber cometido un delito al defenderse de quien reaccion6 ante su provocaci6n. Pero tambidn es justo decir que al que provoca a otro en tdrminos que indudablemente van dirigidos a colocarse en estado de legitima defensa, no puede serle extendida la eximente, porque los principios en que se asienta esta instituci6n no admire esos supuestos. Seria permitir el uso de la eximente, de suyo justa, para declarar la impunidad de una injusticia. Pidnsese en el hombre que veja, humilla y denigra a otro, que, por caricter o por necesidad, soporta pacientemente el abuso; pero dstc no cesa y un dia la victima reacciona iniitilmente porque su provocador, que ha urdido el plan para eliminarlo impunemente, estfi presto; y el provocado sucumbe ante el que ha tramado su mterte y lo ha llevado a ensayar una defensa agresiva.
Una pelicula norteamericana del oeste estdi dedicada a inostrar la destreza y habilidad de un asesino que siempre fue exonerado por haber matado en legitima defensa a las victims a quienes habia provocado. La pelicula, ademdis de mostrar el culto a la violencia, revela la pobreza del derecho penal nortearnericano, todavia no liberado de su contenido bdrbaro.
No cabe duda que ante aquel supuesto del que provoca deliberadamente a otro no debe acordarse la legitima defensa en su favor. Hay varias razones, derivadas del fundamento de esta instituci6n; y principalmente puede sefialarse que la legitimna defensa es incompatible con la premeditaci6n. En este sentido se ha pronunciado la sentencia nfimero 373 de 18 de diciembre de 1941, citada por Enrique Maza, quien dice que ".aunqjie no con claridad absoluta, se sostiene el principio de que la agresi6n s6lo deja de ser injusta cuando ha sido provocada con el prop6sito de crear un estado de defensa".

..




2MISTA CUBANA DE DERECHO


No compartimos el criterio de Jim6nez de Asfia de que el provocador merecerd una atenuante privilegiada: la constituida por a defensa incompleta. Merece sefialar que parece contradictorio d. criterio del reci6n fallecido penalista, pues si dice que la provoaci6n suficiente vicia la legitima defensa en su causa, mal
-podri declarase ]a atenuante derivada de aquella incompleta, ya viciada en su causa.
La 16gica y la justicia repelen este criterio conciliador. Habri que optar: si hay provocaci6n suficiente, dirigida a crear un estado de defensa, no habrdi eximente. Si no hay provocaci6n sufidente, aunque el que se defiende haya molestado, irritado u ofendido al agresor, habrd legitima defensa, sin perjuicio de que el provocador sufra las consecuencias de sus actos.
Finalmente, en punto a la provocaci6n hay un tema que ha asionado a !os penalistas. Dos criterios diametralmente opuestos se han mantenido. Por una parte, Jim6nez de Asda estima qto hay provocaci6n que vicia en su causa la legitima defensa. Por otro rumbo, Antolisci se opone a este criterio. El maestro italiano expresa que "el amante de una mujer casada que haya 0Io amenazado de muerte por parte del marido tiene el derecho de defenderse" a causa de que la agresi6n es injusta aunque haya Sido provocada. El penalista espafiol ensefia que en la conducta del amante y de su coautor hay dolo eventual, y mejor afin dolo de Consecuencias necesarias.
Tambi6n, agregamos nosotros, lo hay o puede haberlo en el quo-injuria de palabra a otro; o en el que empuja a alguien para Separarlo de un lugar, y no por ello habri de decirse que no Stiene derecho a defenderse de un disparo o de una cuchillada. Admitir la opini6n del penalista espafiol a partir de la concepci6n de que el adulterio es una ofensa de las mds graves, seria tinto como admitir que no es injusta la agresi6n del marido, como reminiscencia de los tiempos en que el esposo tenia el drecho de matar si sorprende a su c6nyuge y al amante in re ipsa Ptitudinein.
Al respecto de este tema, contrariamente al criterio sostenido por el Tribunal Supremo en 6pocas pret6ritas, el Tribunal SuPr o Popular ha dictado una reciente sentencia que aparece I textenso en el nfimero 8 de la Revista Cubana de Derecho, piSaI 236 a la 240, en que no estim6 provocaci6n ]a sorpresa de la ,%UJer y del amante por el marido en la propia casa de 6ste. Bien Verdad que entre los esposos existia una especial situaci6n, ,I M de todos modos los unia el vinculo conyugal, y el marido,

..






019 REVISTA CUBANA DE DERECHO

ante Ia ofensa, reaccion6 agresivamente y el amante se defendi6 y fue absuelto. g
Otros temas relacionados con el instituto de la legitima defensa quedarn para posteriores apuntes a fin de no hacer excesivamente extensos los que ahora se dan a la publicaci6n.


BIBLIOGRAFIA

Jim~nez de Astia, Luis. Tratado de Derecho Penal, tono IV. Ant6n Oneca, J. Derecho Penal, Tomo I. Antolisei, Francesco. Manual de Derecho Penal. Fioretti, 3. y Zerboglio, Adolfo. Sobre la Legitima Defensa. Maza Rodriguez, Enrique. La Legitima Defensa. Revista Cubana de Derecho, Afio III, n-n. 8.

..





Noc6n y esencia de la Constituci6n


HuGo Azcuy









El concepto de constituci6n representa una de esas nociones Complejas en que se sintetizan aspectos diferenciados de la reaidad desde el punto de vista del conocimiento. El objeto social es uno, sin embargo, los peculiares mecanismos de su aprehenuiOn cognoscitiva exigen que se le escinda en partes o "esferas", Cada una de las cuales corresponde o es abordada por una ciencia determinada: economia political, sociologia, historia, Derecho, etc. En el pensamiento burgu~s estas esferas se hipostasian o, al inlnos, se les relaciona de manera externa o arbitraria, no esenCial; las ciencias sociales aparecen aquf como yuxtapuestas o con vinculos meramente supuestos. El marxismo, al poner al descubierto los factores determinantes del devenir hist6rico, permite ufa Clasificaci6n rigurosa y esencial de esas "esferas".
El esclarecimiento de la determinaci6n en tdtima instancia Pr la economia de la actividad socio-politica, ideol6gica y cultura posibilita precisar la necesidad y el lugar de cada una de las, ciencias sociales en el sistema de los conocimientos. Esta fttiCulaci6n es fundamento simultdneo de su unidad y su diferefciaci6n; de aqui que sea inevitable la existencia de conceptos expresivos de esa condici6n contradictoria que no pueden, por esaraz6n, ser objeto exclusivo de una sola ciencia particular. Gtos conceptos reflejan, generalmente, un aspecto privilegiado de 1. realidad que es objeto de estudio por una ciencia determi0a9da. Es lo que sucede en relaci6n entre Constituci6n y Derecho. 1a COnstituci6n es el lugar en que se definen, aproximadamente, 103 Principios generales de un sistema juridico, sin embargo, 10S Juristas saben muy bien que ella trasciende ampliamente lo ft frecuentemente se llama "Ambito juridico". La constituci6n dternina (en un piano tdcnico-formal y valorativo) los carac-

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


teres del Derecho vigente, pero la ciencia juridica no puede reclamarla como su objeto exclusivo, porque los estudios constitucionales forman parte necesaria de otras ciencias sociales. He aqui la complejidad del concepto que menciondbamos al principio. Vamos a proponer en este trabajo, sin que pretendamos agotar el problema, cuatro enfoques posibles del concepto de constituci6n: a) como un orden socio-econ6mico y politico dado, es decir, como la descripci6n te6rica de la ordenaci6n oue se produce en la misma realidad; b) como la normaci6n consciente, m6s o menos explicita, de ese orden; c) como ]a forma de dominaci6n politica; d) como proceso formativo del orden socio-politico. Veamos cada uno de ellos.
La constituci6n es, en primer lugar, una estructura o modo hist6rico-concreto del ser social. Este tiltimo siempre esti constituido de alguna manera: por una determinada organizaci6n del trabajo y de los procesos productivos, por la distribuci6n y el intercambio de los productos, por las relaciones de cooperaci6n y/o dominaci6n entre las clases sociales y, en fin, por los vinculos econ6micos, politicos e ideol6gicos que se integran en la vida social. De aqui parte, sin duda, el concepto m6s fundamental de constituci6n. Son estos factores, previos incluso a toda reflexi6n, los que permiten calificar de una misma manera una multiplicidad de constituciones pertenecientes a un mismo regimen social de producci6n, independientemente de las diferencias especificas que existan entre ellas. Asi, entre los Estados esclavistas rns disimiles que puedan seleccionarse encontraremos siempre ciertos elementos comunes de caricter esencial para la supervivencia misma del tipo de Estado. No importa que se trate de formas de gobierno antit6ticas (democracia o tirania, aristocracia u oligarquia, etc.), siempre serd la resultante de la relaci6n duefioesclavo !a que determinar6. la escala de los valores esenciales. Esto nos permite hablar, propiamente, de un tipo de constituci6n: la esclavista; como nos permitiria hablar, tipificdndolas, de constituci6n feudal, burguesa o socialista. En este concepto la constituci6n es, por tanto, la comprensi6n te6rica de la forma esencial dcl ser social; y, por ello mismo, el fundamento para ]a valoraci6n cientifica de las otras modalidades del concepto. Precisamente por ser 6ste su significado m~s fundamental es el que mds se oculta a la consideraci6n ideol6gica; la 4prehensi6n de 10 constituci6n que es en las relaciones socio-econ6micas presuponC el concepto marxista de formaci6n social como un todo difere" ciado con un nivel determinante: el modo de producci6n.
En segundo lugar la constituci6n puede ser considerada coMO normativa, como regulaci6n consciente de ciertas relaciones s0

..




i T A CUBANA DE DERECHO


eWes. En este sentido la constituci6n es la expresi6n politico-i dca de los intereses socio-econ6micos prevalecientes. No obsilte, este reflejo normativo no es -particularmente en las sociededivididas en clases antag6nicas- enteramente riguroso. ip ello influyen diversos factores, ante todo el car~cter contraLt.rio de las relaciones sociales. Una de las consecuencias de kIlhtha de clases como ley de desarrollo social es que la clase diinante en cada dpoca hist6rica no pueda realizar su domiOln tranquilamente, sin alguna oposici6n o resistencia que t'obligue a una plasticidad minima, aunque su mayor o menor .tfbilidad est6 en dependencia de las presiones que sean capaces ld' oiginar las clases explotadas en los distintos regimenes socia4 Estos, ademfis, no permanecen id6nticos a lo largo de su 04#gacia, sino que por el contrario siguen un proceso de desa[P en el cual se producen desplazamientos del poder politico y
_6mico entre las diferentes fracciones de la clase dominante jM las relaciones de 6stas con las demas clases y capas sociales. t transformaciones dentro de las formaciones sociales claa y en el trfinsito de unas a otras encuentran una expresi6n lmgica que tiende a sublimar, y por ello mismo a distorsionar, m olacines socio-econ6micas y politicas que refleja.
i~f, las concepciones normativas precapitalistas pretendian h dk~se, generalmente, en la autoridad divina o en alg~n motivo t0cendente que sustraia de la voluntad de los hombres la raz6n dtorden social existente. La burguesia rompi6 con esta fundaNmftCi6n teol6gica, pero puso en su lugar una concepci6n "juridkit'a de cardcter metafisico que s6lo se limitaba a utilizar .nM-os procedimientos de sublimaci6n. De ahi su pretensi6n de ptesentar todos los intereses sociales legitimos, y la consiguien*lboraci6n y uso de una serie de conceptos abstractos que, f stu expresi6n inmediata, pretenden ocultar la realidad de su DMinci6n econ6mica y politica. Por estas consideraciones pode."Adecir que la constituci6n, como hecho normativo, s6lo puede O Otenderse en su conexi6n esencial con las relaciones socio 0640Dicas y politicas que representa y con la correspondiente shtUi6n de la lucha de clases.
tercer lugar la constituci6n puede ser considerada como fm de dominaci6n politica o, lo que es lo mismo como la .,,m de gobierno. Este es uno de los conceptos de constituci6n d;Jatyor antigiiedad y permanencia en la historia del pensa'Ppolitico. Surge de la reflexi6n sobre las diferentes comde hecho en el ejercicio de las Ilamadas funciones
do; por otra parte 6stas no se han entendido de la misma en las diferentes dpocas hist6ricas y en todos los autores,

..





REVISTA CUBANA DE DERECHO


Es clisica en este orden la obra de Arist6teles "La politica" (Li. bros III y IV), que puede ser contrastada a los efectos de nuestra afirmaci6n anterior, con otro clAsico del pensamiento burguds: Montesquieu, autor de "El espiritu de las leyes". Para Arist6teles una constituci6n es "una ordenaci6n de todas las magistraturas, especialmente de la suprema, que es el gobierno", 6ste, a su vez, "es el regimen". Este concepto expresa toda la complejidad del and isis dialdctico aristotdlico: el orden de las magistraturas (go bierno) se distingue de la estructura socio-econ6mica (las clases sociales y sus relaciones reciprocas); al mismo tiempo se aproximan y hasta se identifican. No en balde le resulta tan laboriosa al estagirita su generalizaci6n sobre las formas de gobierno- a una determinada estructura de clases corresponde una forma de gobierno, pero esta correspondencia admire una gran diversidad de matices, mis afin: las modificaciones en Las correlaciones de clases pueden producirse sin que cambie, al menos en apariencia, la forma de gobierno, origin~ndose asi una incongruencia o contradicci6n l6gica, por ej.: que una oligarquia gobierne democriticamente o viceversa. No obstante, Arist6teles no renuncia a una clasificaci6n taxativa, y asi nos dice que de los gobiernos unipersonales, solemos llamar monarquia al que mira al interns comin; al gobierno de unos pocos, pero mds de uno, aristocracia; y cuando es la masa ]a que gobierna el regimen recibe el nombre comrnb a todas las formas de gobierno, repfiblica. Las desviaciones -ns dice- de los regfmenes mencionados son: la tirania de la monar. quia, la oligarquia de la aristocracia, ]a democracia de la repfiblica. Montesquieu, separado por m~ts de veinte siglos de Arist6teles, y en un contexto hist6rico totalmente diferente, resulta te6rica. mente mts comprometido y, por ello mismo, su campo visual mts restringido. Segtin 61 las formas posibles de gobierno son tres: la republican, la monfrquica y la desp6tica. El criterio de la existencia de cada una de ellas viene dado por el modo de combinarse tres funciones especificas del Estado: la ejecutiva, la legs lativa y la judicial. El ejercicio de estas funciones se vinculaba
-segn Montesquieu- a las clases sociales y su consiguiente influencia politica, por eso las denominaba poderes (ejecutivO, legislativo y judicial). El pensamiento burguds ulterior sofistic6 esta teoria, suprimidndole su contenido social al contraponer el concepto abstracto de pueblo como suma indiferenciada de individuos (burgueses, trabajadores, campesinos, etc.) a la aristo cracia feudal. A partir de aqui el criterio valorativo de la formo de gobierno se convirti6, en la teorfa burguesa, en puramnente juridico y dependiente de la existencia formal de los tres "pod' res" mencionados, llegtndose a afirmar la ausencia de constitl" ci6n donde no hay tripartici6n de poderes.

..



3ISTA" CUBANA DE DERECHO


.VPor dltimo puede considerarse a la constituci6n como el proboo formativo del orden socio-politico. Este, a su vez, puede ser Ourminado desde dos puntos de vista: 1) como aparici6n hist6rica VIa constituci6n, y 2) como el trftnsito revolucionario de una 1m i6n socio-econ6mica a otra. En el primer caso podemos bmar que el surgimiento de la consituci6n estA indisolubleWete vinculado al del Estado, por tanto al de la apropiaci6n
*Ivada de la producci6n social y a la aparici6n de relaciones &dticas de dominaci6n mis o menos estables. Este proceso estA ftuesto minuciosamente en la obra clf.sica de Engels "El origen h, la familia, la propiedad privada y el Estado" a la cual nos .mitimos por completo. En cuanto a la constituci6n como trn.Ao de una formaci6n social a otra se significa que, al igual que TIel primer caso, dsta es el producto de un proceso hist6rico, gic una nueva constituci6n no surge repentinamente, de una
vez. Claro que hay que tener en cuenta los ritmos del proceso Jit6rico de acuerdo con el nivel de desarrollo socio-econ6mico gtmado; asi, por ejemplo, la conquista revolucionaria del poder pUltcno da lugar a la formaci6n y consolidaci6n inmediata ~unaeonstituci6n socialista, pero el dominio consciente de los $W esos productivos y de las relaciones sociales acorta extraor&iariamente su tiempo de integraci6n en comparaci6n con las .Ntituciones presocialistas; basta recordar el largo perlodo de lIObaci6n de la constituci6n burguesa para tener una idea de lo '* represent esta intensificaci6n del tiempo hist6rico.
""'A partir de las primeras revoluciones burguesas, particular"lte de la francesa y la norteamericana, las constituciones coi*,wzaron a asumir la forma de ley jurldica. Esta afirmaci6n ",tra se apart, por supuesto, de la distinci6n filos6fico-especuAlva al estilo de Carl Schmitt en su "Teoria de la constituci6n", ft'que este autor se atiene a la idea, bastante difundida por cierto, 4' que constituci6n y ley se diferencian por sus cualidades intfas s. Nosotros partimos de que una vez que la constituci6n
WMpresa juridicamente no lo puede hacer sino en la forma de
aunque se refuercen los procedimientos de abrogaci6n y mo& aci6n constitucional. La Constituci6n cs, en este sentido, una hl'privilegiada, pero no por eso cambia su naturaleza de ser la UPrfti6n juridica de los intereses de la clase dominante. Esta kgua de la constituci6n no surgi6 ayer, comenz6 a generalizarse
*'.un sentido tdcnico formal- hace ya dos siglos y ain subsiste
eocialismo, por ello es dificil prescindir de este aspecto en 0cepto. Es, sin embargo, un craso error atenerse a un enfoV"juridicista" de la constituci6n, como es el caso de la mayorfa

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


de los autores burgueses y de sus externas y superficiales defi. niciones.
Fueron precisamente las contradicciones entre los principios formulados por el Derecho y las realidades socio-politicas que siguieron al triunfo de las revoluciones burguesas lo que motiv6 que empezara a distinguirse entre la constituci6n escrita (juridica o formal) y la constituci6n real (material). Particular importancia tuvo, en la historia del an~lisis critico que evidenci6 esta contradicci6n, una serie de conferencias pronunciadas en Berlin en 1862 por Ferdinand Lasalle, recogidas en un pequeflo libro que recibi6 el titulo de "zQu6 es una constituci6n?".1
Lasalle comienza por plantearse la necesidad de distinguir ]a esencia de una constituci6n de su descripci6n externa, o lo que es lo mismo: distinguir Io que es una constituci6n de c6mo se forma o qu6 hace una constituci6n. En el diltimo caso estarfamos en presencia del concepto juridico (formal), cuyo valor es casi puramente operativo: nos sirve para diferenciar la constituci6n del resto de las ]eyes, o conocer su eficacia y jerarquia desde el punto de vista exclusivo del Derecho, pero no mis. Este concepto no nos dice nada acerca de la verdadera naturaleza de una constituci6n. Para ello es necesario ahondar mds en la diferencia de una simple ley, por via de comparaci6n, con lo que Ilamamos ley fundamental. Este filtimo calificativo significa que la constituci6n tiene un fundamento, y las cosas que tienen un fundamento son por necesidad, al contrario de las fortuitas o causales, no pueden ser sino como son. Existe en un pais alguna fuerza activa y eficiente que influya de tal modo en todas las leyes promulgadas que las obligue a ser necesariamente lo que son sin permitirle ser de otro modo? Se pregunta Lasalle, y contesta: si, los factores reales de poder que rigen en una sociedad determinada. ZY qui relaci6n guardan con lo que Ilamamos constituci6n jurldica? Simplemente, se cogen esos factores reales de poder, se extienden en una hoja de papel con una expresi6n escrita determinada y a partir de ahi se han erigido en Derecho; quien atente contra ellos lo habri hecho contra la ley y seri castigado. El arte y la sabiduria constitucionales ---concluye Lasalle- consistirAn entonces en la adecuaci6n de la constituci6n escrita (formal) a la constituci6n real (material).
1 Lasalle fue dura y justamente criticado por Marx y Engels por confusiones te6ricas e ideol6gicas que introdujo en el movimiento obreO alem/n. Basta tomar en cuenta, al efecto, la "Critica al programa de GothW de Marx. Sin embargo, algunos de sus trabajos sobre Derecho, y partic. larmente los constitucionales como el que aqui se menciona, fueron pOW, tivamente valorados por ellos.

..




M/IaSTA CUBANA DE DERECHO


En el fondo esta distinci6n tiene su origen en el cardcter bstracto del pensamiento burguds. La burguesia present6 sus zrindicaciones a la nobleza feudal en una serie de principios se consideraban eternos, superiores a toda realidad hist6rico4pscreta por ser, supuestamente, consustanciales al hombre. Como on de combate esta ideologia mostr6 una gran eficacia, pero ;cwtdo sus postulados pasaron a regular las relaciones sociales Agvieron, por su misma naturaleza, puras exigencias formales oaotradichas por las mis vulgares realidades cotidianas.
.'Tomando en consideraci6n lo expuesto y la evoluci6n moJiadel concepto de constituci6n en un sentido juridico -a CqUe .nos referiremos mds adelante- podriamos decir que: 's constituci6n es la exprcsi6n o el reconocimiento juridico 'A la distribuci6n de poder politico existente en la realidad. %ftlendo de esta distribuci6n de poder, expresiva de la correS6n de fuerzas entre las clases y grupos sociales, la constituorganiza, en el orden juridico-formal, los aspectos funda+ flales del aparato estatal y determina los derechos y deberes
*-los ciudadanos y los principios por los que habr6 de regirse IXformaci6n y vigencia de todo el ordenamiento juridico.

II

'La constituci6n como el hecho socio-politico se convierte en '400t especifico del Derecho a partir de la 6poca moderna.
ta entonces la reflexi6n sobre ella habia tenido un cardcter

erentemente politico o filos6fico-teol6gico. La burguesia mast6 su contradicci6n con estas concepcioncs, especialinente .04 la feudal, a trav6s del Derecho y de la especulaci6n juridica. '*combate ideol6gico con el antiguo regimen partia de un fun:*nto 6tico-filos6fico de naturaleza juridica que pretendia rei%dicar -los derechos inmanentes del hombre, conculcados en
la historia anterior; sus reclamos se presentaban con el ca4 de la necesidad natural, y por tanto eran considerados
lrsales y absolutos. Ni siquicra el Estado, mds ain, el orden Pico en general, podian sustraerse al imperio de estos "dereb naturales", simples y evidentes que debian constituir la base *toda la organizaci6n social. Asi, la primera medida de toda la *Vui6n burguesa era la de someter la forma de gobierno al 4ih en juridico resultant de esos principios, generalmente de M aanera solemne y formal que constituyera una garantia contodo ejercicio arbitrario de poder". Se fue conformando asf dOctrina y una pr~ctica juridica sobre los modos de actividel Estado burguds que terrin6 por dar lugar a una nueva

..




REVISTA CUBANA DE DERECH0


rama del Derecho. La constituci6n se hizo juridica, asumi6 la forma del Derecho; a partir de aqui los criterios valorativos del pen. samiento burgu6s, se basaron casi invariablemente en este echo, Como resultado se produjo un consenso doctrinal en el sentido de que el regimen constitucional habia nacido con la sociedad burguesa. Esto no condujo, sin embargo, a una conciencia histo. ricista, porque para la burguesia, como para todas las clases explotadoras, la historia terminaba con ella misma o tenia por meta final su propia implantaci6n. De aqui que considerara que su regimen social significaba el triunfo final del Derecho, y que dste, a su vez, fuera tenido por una especie de entelequia, de forma inapelable que debia decidir sobre todas las esferas de la existencia humana. Se absolutizaron ]as funciones juridicas del Estado, que en lo sucesivo fueron liamadas poderes del Estado, dstos se concebian de manera "puramente" juridica, carentes de todo contenido social o identidad personal, determinados, en Altima instancia, por el Derecho "en si mismo" que se convertia, de este modo, en el regulador supuesto de todo el r6gimen estatal.
No tuvo que transcurrir mucho tiempo para que la nueva prictica constitucional evidenciara el significado clasista del "r& gimen de Derecho" y su subordinaci6n inevitable a las conveniencias politicas de la clase dominante. Mientras la burguesia no pudo resolver en la prictica la concesi6n formal de sus "der& chos universales" a todos los ciudadanos dividi6 a dstos en ciudadanos de primera, segunda y hasta tercera categoria. Cuando pudo darle soluci6n formal a este problema ya la concepci6n filos6fica que lo habia fundamentado estaba envejecida y comenzaba la bdsqueda de nuevos fundamentos ideol6gicos; por supuesto, dentro de los propios marcos burgueses.
De lo anterior no debe concluirse que la naturaleza y el car ter juridico de ]a constituci6n aparecen con el Derecho Constitucional. El Estado y el Derecho son fen6menos coetineos en su origen hist6rico. De una u otra manera las decisiones sociOpoliticas de la clase dominante mds significativas para el roodo de producci6n han alcanzado siempre una expresi6n normativa (juridica) en tanto se proponen el resguardo de una realidad de modo previsible. Sin embargo, el aspecto juridico de ]a constituci6n pas6 inadvertido en mayor o menor grado para los peisadores precapitalistas por razones hist6ricas definidas dependientes de las estructuras de dominaci6n preburguesas. El Der cho es, para la clase dominante, un medio de control de las relaciones sociales y, consiguientemente, tambidn de la actividad estatal sobre esas relaciones; pero el alcance, complejidad Y formas de organizaci6n de los Estados preburgueses se diferel"

..




RVISTA CUBANA DE DERECHO


cian cualitativamente del Estado capitalista. En los primeros la relaci6n dominante-dominado se expresa de una manera directa, Inmediata y perentoria (amo-esclavo, sefior-siervo), mientras que en el Estado capitalista esta relaci6n se encubre por numerosas mediaciones, empezando por la mds importante: la puramente mercantil. De aqui el interns de la burguesia por reforzar el aspecto juridico de las funciones estatales, y que esto diera origen a una disciplina juridica especial: el Derecho Constitucional.

III
La burguesfa cncontr6 el motivo ideol6gico subversivo que nueesitaba frente al orden feudal en la teoria del Derecho Natural. Este se gest6 y conform6 en el primer period de desarrollo dl capitalismo; inicialmente en conexi6n con el Renacimiento Como una reafirmaci6n de la persona humana. La nobleza feudal a su propio orden como necesario y lo creia, por ello mismo, eterno, emanado de una voluntad superior; el lugar de cada uno en el sistema de jerarquia de la sociedad resultaba predetermi0do por esa necesidad impuesta a los hombres. A esta concepd6n opuso la burguesia su afirmaci6n del cardcter "artificial" de las instituciones politicas y sociales, en el sentido de que dstas CMn creadas por los hombres como responsables de su propio d"ino. Este punto de vista llevaba, l6gicamente, a considerar a1 individuo, en su abstracci6n gen6rica de ser humano, como interior a todo poder social, estamentario o corporativo, que lo constrifiera en sus posibilidades "naturales". Habia que idear, por lo tanto, una teoria de esos supuestos derechos naturales; Y dsta fue encontrada en el reflejo ideol6gico de las exigencias !o*n6micas y sociales del capitalismo en desarrollo.
La teoria de los derechos naturales encontr6 su contraparte inevitable en la del contrato social. Si los hombres tenian dereChos anteriores a la sociedad misma, entonces dsta no podia ser SiiO el producto de un pacto entre ellos: "Para comprender bien e qud consiste el poder politico y para remontarnos a su verdadera fuente, serd forzoso que consideremos cual es el estado en qQe se encuentran naturalmente los hombres, a saber: un estado 4. Complete libertad para ordenar sus actos, y para disponer de 8~s propiedades y de sus personas, sin necesidad de pedir per.n y sin depender de la voluntad de otra persona. Es tambi6n V4 estado de igualdad dentro del que todo podcr y toda jurisdicCi6u son reciprocas, en el que nadie tiene mis que otro, puesto que ko hay cosa m~is evidente que el que seres de la misma espe*-y de iddntico rango, nacidos para participar sin distinci6n de

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


todas las ventajas de la naturaleza y para servirse de las mismas facultades, sean tambi6n iguales entre ellos, sin subordinaci6n ni sometimiento".2 En este fragmento de Locke se expresan algunas ideas fundamentales del Derecho natural: 1) el car.Acter inmanente al hombre de la libertad como derecho presocial; 2) la igualdad de todos los hombres como ausencia entre ellos de rangos debidos a la naturaleza; 3) la autonomia de la voluntad de cada individuo frente a los demds. ZC6mo se constituye entonces la comunidad politica? "Siendo, segin se ha dicho ya, los hombres libres, iguales e independientes por naturaleza, ninguno de ellos puede ser arrancado de su situaci6n y sometido al poder politico de otro sin que medic su propio consentimiento. Este se otorga mediante convenio hecho con otros hombres de juntarse e integrarse en una comunidad destinada a permitirles una vida c6moda, segura y pacifica de unos con otros, en el disfrute tranquilo de sus propios bienes, y una salvaguardia mayor contra cualquiera que no pertenezca a esa comunidad".3 El poder politico se constituye por el consentimiento de los gobernados, luego entonces no solamente no puede violar los derechos de 6stos anteriores a su propia existencia, sino que debe garantizar su seguridad; y muy especialmente la de los "propios bienes". C6nio fundamenta Locke la propiedad como "derecho natural" junto a la libertad y la igualdad cuando aqu61la presupone una diferencia muy tangible entre los hombres? Aqui comienza la fibula burguesa del trabajo como origen de toda riqueza; segiin Locke Dios hizo el mundo" para que el hombre trabajador se sirviese del mismo. Quien ve que le han dejado para su beneficio tanto como lo que otros han tornado, no tiene por qu6 quejarse, no tiene por qu6 reclamar lo que ya otro ha beneficiado con su trabajo. ,."4 Hay una sociedad anterior a la comunidad politica
-nos dice Locke- que por lo tanto ostenta un cardcter natural. "La primera sociedad fue la que se estableci6 entre el hombre Y la mujer como esposa; de ella naci6 la sociedad entre los padres y los hijos, y dsta dio origen, andando el tiempo, a la sociedad entre el amo y los servidores suyos Pero ninguna de dichas

2 John Locke "Ensayo sobre el gobierno civil", Buenos Aires, 1955, caP. II, pardgrafo 4. Locke public6 su "Ensayo" en las visperas de la ilamada Revoluci6n Gloriosa de 1689 y se convirti6 con ello en uno de los Inls licidos y famosos exponentes de ]a nueva ideologia burguesa. Ejerci6 una gran influencia en los revolucionarios norteamericanos y franceSs del siglo XVIII, y, podria decirse, que su huella en el pensamiento burgO ha sido perdurable; por ello, aunque no es la t6nica general del trabajo, preferimos citarlo extensamente.
a 1b., Cap. VIII, parag. 95
4 lb., Cap. V, parag. 33

..




IMISTA CUBANA DE DERECI0


toiedades por separado, ni todas juntas, legaron a constituir una sociedad political. 1 La propiedad --concluye Locke- es una adqwici6n presocial y por tanto constituye un derecho natural, .s .que implique desigualdad y hasta una restricci6n de la libertad &ra otros.
Los documentos constitucionales mis importantes de la dpoca moderna, arraigados en la teoria que se habia venido elaborando desde sus comienzos, constituyen el producto de las grandes revoWiones burguesas de los siglos XVII y XVIII: el "Bill de derechos" de la revoluci6n inglesa de 1689; las "Declaraciones" de "derechos" y de "independencia" de la revoluci6n norteamericana de 1776; y las declaraciones de los derechos del hombre y del ciudadano de 1789 y 1793 en Francia. Todas tienen sus puntos comunes, expresivos de los mismos valores y de las mismas necesiddes. Veamos su cobertura ideol6gica en el preimbulo de la ie6laraci6n de 1793: "El pueblo francs, convencido de que el 6ido y menosprecio de los derechos naturales del hombre son W&i dnicas causas de los males del mundo, ha resuelto exponer, en'una Declaraci6n solemne, estos derechos sagrados e inalienables, a fin de que todos los ciudadanos, pudiendo constantemente Comparar los actos del gobierno con el objeto de toda instituci6n 6cial, jams se dejen oprimir y envilecer por la tirania; a fin de qe el pueblo tenga siempre ante los ojos las bases de su libertad T'de su felicidad; el magistrado, la regla de sus deberes; el legisladdr, el objeto de su misi6n". El articulo 1 dice: "El gobierno q6t instituido para garantizar al hombre el goce de sus derechos 4trles e imprescriptibles"; y el articulo 2: "Estos derechos Son: la igualdad, la libertad, la seguridad y la propiedad". La mayor parte del resto del articulado (35 arts.) desarrolla, en lo ftlidanental, csos derechos en sus aspectos politicos, adminisrativos, civiles, judiciales y culturales. No en balde la Declaraci6n 86 lama "de los derechos del hombre y del ciudadano" en tanto c6nideraba que los derechos del ciudadano no podian ser sino MM derivaci6n de los del ente natural que lo precedia: el hombre. El carcter progresista y revolucionario de la Declaraci6n, en su OPOca, es incuestionable; sin embargo, ninguna declaracidn vale POr sl sola, porque su valor fundamental esti en el contexto de su Wniaci6n, y dste era limitadamente burgu6s.
'Las proposiciones fundamentales de la organizaci6n del Estadoburguds parten de la Ilamada teoria de la "divisi6n de poderes". SO Origen estuvo en las necesidades tdcticas de las reivindicacio"I Politicas de la burguesfa frente a la monarquia y la nobleza
lb., Cap. VII, parag. 77

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


feudal, y su consagraci6n doctrinal la obtuvo en Ia obra del bar6n de Montesquieu "El espiritu de las leyes".
Montesquieu dedic6 el libro XI de "El espiritu de las leyes" a ]a exposici6n de la divisi6n de poderes que, por otra parte, vinculaba esencialmente con la misma libertad politica. De aquf que comience por un intento de definici6n por exclusi6n de lo que es la libertad: "En un Estado, es decir, en una sociedad que tiene leyes, la libertad no puede consistir en otra cosa que en poder hacer lo que se debe querer y en no ser obligado a hacer lo que no debe quererse. Es necesario distinguir lo que es independencia de lo que no es libertad. La libertad es el derecho a hacer lo que las leyes permiten y si un ciudadano no pudiera hacer lo que las leyes prohiben, no tendria mfis libertad, porque las demits tendrian el mismo poder".6
Asf, para Montesquieu, la libertad es la sumisi6n a la ley, la adecuaci6n rigurosa de la conducta a sus disposiciones. Pero esto no se asegura por la mera existencia de una forma de gobierno; porque, nos dice, pertenece a la esencia del ejercicio del poder y la autoridad la tendencia la extralimitaci6n y al abuso. La democracia, por ejemplo, no garantiza por si misma que un estado sea libre. ZD6nde radica entonces la posibilidad de realizaci6n de la libertad political? "Para que no se abuse del poder, es necesario que le ponga limites la naturaleza misma de las cosas".
". Una constituci6n puede ser tal, que nadie sea obligado a hacer lo que la Iey no manda expresamente ni a no hacer lo que expresamente no prohibe".7 ZCudl es esa constituci6n? Todo Estado -nos dice- tiene un mismo objeto: su propia conservaci6n; pero, ademris, cada uno tiene tambi6n su objeto propio. Habia un Estado en el mundo, segtin Montesquieu, que tenia por objeto la libertad politica: Inglaterra. Esta predilecci6n, esta elecci6n de ejemplo ya denuncia su interns politico. Hay que decirlo asi porque el pensamiento burguds posterior lleg6, por la via de la abstracci6n juridica, a prescindir, al menos en sus motivacio
6 Montesquieu "Del espiritu de las leyes", Buenos Aires, 1942, libro XI, cap. III. Por las mismas razones que hemos citado extensamente a Locke en la concepci6n de lo3 derechos fundamentales lo hacemos ahora Con Montesquieu en la divisi6n de poderes. La obra de Montesquieu se public en 1748, es decir, 41 afios antes del estallido revolucionario cn Francia Y sus prop6sitos eran distintos a los que habia perseguido Locke. Montesquieu era un noble de estirpe y de posici6n que queria utilizar su inteligencia Y su sabiduria polftica para salvar a su clase, que no era la de Locke.
7 Tb., libro XI, capt. IV.

..




REVISTA CUBANA DE DERECHO


nes inmediatas, de los claros fundamentos sociales de la doctrina 'de Montesquieu. Para dste no se trataba de un equilibrio abstracto emergente de la naturaleza de los hombres, sino de una division de la sociedad en clases que debia ser tomada en cuenta en el orden politico para evitar las aberraciones de la forma de gobierno. La teoria de la tripartici6n de poderes no fue otra cosa en sus orIgenes.
Montesquieu distingue tres funciones fundamentales del Estado: 1) hacer las leyes, 2) administrar de acuerdo con ellas, y 3) aplicarlas judicialmente. La importancia de cada una de estas esferas le hace ver, en su ejercicio separado, un verdadero poder, y de aqul precisamente se consagra la terminologia de los tres poderes del Estado: el legislativo, el ejecutivo y el judicial. El cargcter de ficci6n juridica de este punto de vista, destinado a posibilitar la realizaci6n de un compromiso politico-social considerado imprescindible, resulta evidente en la lectura del capitulo VI de este libro XI: "No hay libertad si el poder de juzgar no estA deslindado del poder legislativo y del poder ejecutivo. El poder judicial no debe dirsele a un senado permanente, sino ser ejercido por personas salidas de la masa popular, peri6dicas y alternativamente designadas Es necesario tambi6n que los jueces sean de la condici6n del acusado, sus iguales Esto quiere decir que el poder legislativo debe confiarse a un cuerpo de nobles, al mismo tiempo que a otro elegido para representar al pueblo. Ambos cuerpos celebrardn sus asambleas y tendrin sus debates separadamente, porque tienen miras diferentes y sus intereses son distintos El supremo poder ejecutor debe estar en las Manos de un monarca, por ser una funci6n de gobierno que exige Casi siempre una acci6n momentdnea y esti mejor desempefiada Por uno que por varios ." Montesquieu construye su teoria de los tres poderes sobrc bases sociales y politicas muy definidas y cOncretas en su 6poca. Toda su elaboraci6n de detalle sobre las atribuciones y funciones de estos poderes muestra claramente, tras la abstracci6n te6rica, el interns politico inmediato. Pero, por eso mismo, su doctrina, tal como se presentaba, tenia que resultar altamente pol6mica y alcanzar s6lo un valor transitorio 0, en todo caso, simb6lico. El compromiso a que aspiraba Montesqpieu iba contra el proceso hist6rico; habia sido practicable en U Inglaterra revolucionaria del siglo anterior, pero tenia casi un Calicter ut6pico en la Francia borb6nica del XVIII. Sus soluClones no satisfacian a nadie, despertaban los resentimientos de la nobleza y aparecian cada vez mis como una ilusi6n o una
_ilgenuidad a los ojos del tercer estado. Y, no obstante, la obra de Montesquieu lleg6 a convertirse en una de las fuentes princiP46 del Derecho politico burgu6s. ZC6mo fue posible? Ya lo

..




REVISTA CUBANA DE DRECHO


hemos apuntado: el pensamiento burguds despoja en apariencia sus propias ideas de todo contenido clasista y se presenta como la expresi6n universal de los intereses sociales; y asi se hizo con la doctrina politica de Montesquieu. La divisi6n de poderes, con. cebida para buscar un equilibrio en la participaci6n polftica de clases en pugna, devino una "panacea" para resolver los conflic tos potenciales entre supuestos hombres abstractos, vistas a travds de un prisma sicol6gico y despojados de sus determinaciones sociales. Asi, ]a "Declaraci6n de derechos del hombre y del ciudadano" que consideraba al pueblo como sujeto del poder politico afirmaba: "Toda sociedad en ]a cual la garantia de los derechos no estfi asegurada, ni determinada la scparaci6n de los poderes, carcce de constituci6n" (art. 16).

IV

El pensamiento burgu6s parte de considerar al individuo coma un enter aut6nomo y suficiente que s6lo se relaciona con los demas extcrnamentc. El fundamento de esta relaci6n es la esencia humana, entendida como el conjunto de las determinaciones que se repiten en todos los hombres por igual. La historia resulta asf transcurso externo del tiernpo respecto a ]a osencia invariable del hombre; por eso los valorcs burguesos sc fundan, ademfts de en un acentuado individualismo, en una interprctaci6n antidial6ctica que le hace ver en sus propias proposiciones la expresi6n de una "naturaleza humana eterna".
La rafz de estas concepciones, los fundamentos del individualismo burguds emergen de la estructura misma de la producci6n capitalista. La apropiaci6n privada de una producci6n que, por sus propias caracteristicas, tiende a ser cada dia mis social, Ilevaba a que cl poseedor de bienes apareciera por si mismo con esa calidad ante el resto de la sociedad, como si se tratara de un hocho natural. Asi Locke, en el primer esbozo de una teorfa del valor, consideraba la propiedad como una mera prolongaci6n fisica del propietario. Po otra parte, el enfrentamiento imperso nal de los propiotarios de mercancias a travds de los mecanisMOS desconocidos del mercado y de la oferta y la demanda crea la impresi6n de que el intercambio es un actor completamente libre Y natural, despojado de toda determinaci6n social.
El universalismo burguds, que part de una supuesta natUraleza humana concebida sobre la idea de un hipotdtico honbre natural, tenia que alcanzar una expresi6n formalista y abstract$ que prescindiera del contenido mismo de las relaciones sociales.

..




PEVISTA CUBANA DE DERECHO


Asf la libertad y la igualdad, la fraternidad y la tolerancia, el Contrato y la propiedad aluden a aspectos puramente formales de las relaciones sociales, con abstracci6n de sus condiciones de realizaci6n, consideradas inmutables y pertenecientes a la esencia misma del ser humano. En este sentido la libertad es entendida como la plasmaci6n y garantia de los marcos formales necesarios a la producci6n capitalista: la posibilidad de disponer de los bienes propios con fines lucrativos o a travds de la industria o el comercio, o para el simple goce personal; la posibilidad de disponer incluso de la propia persona sin ninguna limitaci6n social o juridica, como sucede con la esclavitud o la servidumbre, que representan un obst~culo a la mis esencial de las operaciones capitalistas: la compra-venta de la fuerza de trabajo, que aparece tambi6n como un acto plenamente libre en tanto el rero puede preferir, por ejemplo, no trabajar y morir de inanici6n. Las libertades de expresi6n, reunion y asociaci6n aluden a un individuo abstracto al que se supone sujeto pleno de estos derechos, independientemente de sus posibilidades reales para ejercerlos; sus mismas definiciones tienden a encubrir las condiclones econ6mico-sociales y, por tanto, a considerar que emergen de un orden natural eterno. La igualdad, como uno de los mfis importantes valores del pensamiento revolucionario burguds, tiene una doble motivaci6n hist6rica y estructural del desarrollo del Capitalism: la lucha contra los privilegios nobiliarios y feudales impuestos expresamente por un ordenamiento dtico-juridico y religioso que consideraba estas desigualdades como provenientes de una voluntad superior o extrahumana; y la exigencia del modo de producci6n capitalista de que los poseedores de mercancias (Incluyendo entre 6stas la fuerza de trabajo) puedan enfrentarse en el mercado sin otra subordinaci6n que la proveniente de la felaci6n econdmica. En ambos casos se trata de una reclamaci6n formal que, en el primero de ellos, tenia por consecuencia la eliWlinaci6n de desigualdades que resultaban cada vez mis anacr6nicas. La contradicci6n inherente a la reivindicaci6n de una igualdad juridica que no resolvia las diferencias reales de una sociedad Clasista, no pas6 enteramente inadvertida para los ide6logos mAs radicales del period.
Tarnbidn las consignas de fraternidad y tolerancia tuvieron gus fundamentos objetivos en las necesidades de la economia burgtesa. Las persecuciones religiosas, las intransigencias y la mar"fi.6n social por motivos confesionales y de creencias resultaincompatibles con las manufacturas y el comercio. La actiVIdad mercantil capitalista no puede, por su misma naturaleza, Olpeditarse a prejuicios discriminatorios, hacer distinciones one2W entre un judio y un cristiano, un protestante y un cat6lico.

..