Citation
Las constituciones de Cuba

Material Information

Title:
Las constituciones de Cuba
Series Title:
Las Constituciones hispanoamericanas ;
Added title page title:
Historia y texto de las constituciones de la República de Cuba recopilación y estudio preliminar de Andrés Ma. Lazcano y Mazón
Creator:
Cuba
Lazcano y Mazón, Andrés Ma ( Andrés María ), 1894-
Place of Publication:
Madrid
Publisher:
Ediciones Cultura Hispánica
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
1 online resource (xlii, 1066 pages). : ;

Subjects

Subjects / Keywords:
Constitutions -- Cuba ( lcsh )
Constitutional history -- Cuba ( lcsh )
Historia constitucional -- Cuba ( bidex )
Constitutional history ( fast )
Diplomatic relations ( fast )
Constitutions ( fast )
Foreign relations -- Treaties -- Cuba ( lcsh )
Foreign relations -- Cuba -- United States ( lcsh )
Foreign relations -- United States -- Cuba ( lcsh )
Constitución -- Cuba ( bidex )
Tratados internacionales -- Cuba ( bidex )
Relaciones exteriores -- Cuba -- Estados Unidos ( bidex )
Relaciones exteriores -- Estados Unidos -- Cuba ( bidex )
Cuba ( fast )
United States ( fast )
Genre:
treaty ( marcgt )
e-books ( aat )
bibliography ( marcgt )

Notes

Bibliography:
Includes bibliographical references (pages 1061-1066).
System Details:
Master and use copy. Digital master created according to Benchmark for Faithful Digital Reproductions of Monographs and Serials, Version 1. Digital Library Federation, December 2002.
Statement of Responsibility:
Andrés Ma. Lazcano y Mazón, presidente de Sala de la Audiencia de La Habana.

Record Information

Source Institution:
The Library of Congress
Rights Management:
This item was contributed to the Digital Library of the Caribbean (dLOC) by the source institution listed in the metadata. This item may or may not be protected by copyright in the country where it was produced. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by applicable law, including any applicable international copyright treaty or fair use or fair dealing statutes, which dLOC partners have explicitly supported and endorsed. Any reuse of this item in excess of applicable copyright exceptions may require permission. dLOC would encourage users to contact the source institution directly or dloc@fiu.edu to request more information about copyright status or to provide additional information about the item.
Resource Identifier:
603254870 ( OCLC )
36561635 ( ALEPH )
Classification:
JL1001.A3 A3x ( lcc )
342.7291 C962c,1952a ( ddc )

Downloads

This item has the following downloads:

00006.txt

00555.txt

00867.txt

00265.txt

00199.txt

01000.txt

00649.txt

00579.txt

00399.txt

00409.txt

00206.txt

00824.txt

00613.txt

00872.txt

00026.txt

01104.txt

00509.txt

00047.txt

01040.txt

00630.txt

00080.txt

00410.txt

00620.txt

00415.txt

00479.txt

01092.txt

01050.txt

00645.txt

00288.txt

00058.txt

00339.txt

00372.txt

00493.txt

00816.txt

01014.txt

00646.txt

00759.txt

00770.txt

00934.txt

00810.txt

00523.txt

00696.txt

00514.txt

00604.txt

00105.txt

00060.txt

00054.txt

00092.txt

00560.txt

00834.txt

00704.txt

00282.txt

00602.txt

00896.txt

00969.txt

00678.txt

00233.txt

00890.txt

00485.txt

00605.txt

00829.txt

00430.txt

00909.txt

00280.txt

01096.txt

00051.txt

00769.txt

00681.txt

00599.txt

00269.txt

00881.txt

00650.txt

00587.txt

00748.txt

00889.txt

00840.txt

01069.txt

00920.txt

00177.txt

00965.txt

00380.txt

00524.txt

00783.txt

00661.txt

00231.txt

00263.txt

00416.txt

00733.txt

00798.txt

00252.txt

00055.txt

00521.txt

00061.txt

00320.txt

00153.txt

01006.txt

00162.txt

00137.txt

00803.txt

00205.txt

00533.txt

00253.txt

00612.txt

00392.txt

00296.txt

00183.txt

01074.txt

00067.txt

00142.txt

00532.txt

00181.txt

01004.txt

00237.txt

00037.txt

00898.txt

00515.txt

00860.txt

00326.txt

00852.txt

00508.txt

00993.txt

00290.txt

00381.txt

01058.txt

00262.txt

00033.txt

00627.txt

00571.txt

00440.txt

00215.txt

00100.txt

00786.txt

00487.txt

00358.txt

00224.txt

00746.txt

00291.txt

00096.txt

00853.txt

01029.txt

00145.txt

00335.txt

01105.txt

00800.txt

00388.txt

00308.txt

00911.txt

00750.txt

00562.txt

01042.txt

00893.txt

00922.txt

00538.txt

00588.txt

01088.txt

00448.txt

00622.txt

00684.txt

00600.txt

00108.txt

00596.txt

00719.txt

00767.txt

00926.txt

00466.txt

00316.txt

00338.txt

00682.txt

01053.txt

00333.txt

00511.txt

00968.txt

00174.txt

01047.txt

00806.txt

00498.txt

01061.txt

01003.txt

00975.txt

00317.txt

00062.txt

00002.txt

00534.txt

00336.txt

01041.txt

00631.txt

00549.txt

01098.txt

00112.txt

01039.txt

00146.txt

01052.txt

00606.txt

00243.txt

00076.txt

00057.txt

00378.txt

00293.txt

00433.txt

00641.txt

00359.txt

00148.txt

00949.txt

00574.txt

00373.txt

00182.txt

00455.txt

00544.txt

00833.txt

00771.txt

00753.txt

00525.txt

00158.txt

00899.txt

00087.txt

00914.txt

00484.txt

00503.txt

00861.txt

00371.txt

00066.txt

00787.txt

00186.txt

00402.txt

00419.txt

01072.txt

00073.txt

00075.txt

00780.txt

00977.txt

00267.txt

00279.txt

00474.txt

00516.txt

00343.txt

01063.txt

00442.txt

00740.txt

00367.txt

00567.txt

00609.txt

00194.txt

01065.txt

00817.txt

00913.txt

00839.txt

00385.txt

00007.txt

01109.txt

00127.txt

00398.txt

01018.txt

00936.txt

00904.txt

00235.txt

00027.txt

00404.txt

00063.txt

00698.txt

00387.txt

01046.txt

00712.txt

01021.txt

00615.txt

00315.txt

00897.txt

01085.txt

00270.txt

00352.txt

01027.txt

00937.txt

00114.txt

00992.txt

00221.txt

00091.txt

00071.txt

00120.txt

00738.txt

01015.txt

00059.txt

00820.txt

00223.txt

00714.txt

00687.txt

00903.txt

01078.txt

00136.txt

00976.txt

00633.txt

00439.txt

00259.txt

00791.txt

00284.txt

00766.txt

00717.txt

00568.txt

00546.txt

00616.txt

00744.txt

00150.txt

00303.txt

00830.txt

00906.txt

00518.txt

01073.txt

01037.txt

00726.txt

00386.txt

00578.txt

00956.txt

00341.txt

00444.txt

00794.txt

00559.txt

00874.txt

00330.txt

00664.txt

00952.txt

00042.txt

01094.txt

00582.txt

00012.txt

00875.txt

00201.txt

00360.txt

00595.txt

00445.txt

00156.txt

00125.txt

00644.txt

01032.txt

00023.txt

00980.txt

00350.txt

00167.txt

00039.txt

00449.txt

00218.txt

00683.txt

00480.txt

00685.txt

00755.txt

00122.txt

00643.txt

00462.txt

00666.txt

00473.txt

00658.txt

00665.txt

00577.txt

00258.txt

00735.txt

00368.txt

00408.txt

00870.txt

00887.txt

00163.txt

00255.txt

00925.txt

00407.txt

00256.txt

01051.txt

00960.txt

00807.txt

00133.txt

00210.txt

00957.txt

00072.txt

00426.txt

01056.txt

00953.txt

00081.txt

00382.txt

00697.txt

01016.txt

00020.txt

00888.txt

00814.txt

00318.txt

00775.txt

00818.txt

00624.txt

00871.txt

00536.txt

00603.txt

00891.txt

00730.txt

00789.txt

00274.txt

00038.txt

00322.txt

01066.txt

00958.txt

00760.txt

00707.txt

00542.txt

00268.txt

00309.txt

00213.txt

00653.txt

00971.txt

00250.txt

00356.txt

00188.txt

00637.txt

00179.txt

00844.txt

00403.txt

00974.txt

00379.txt

00565.txt

00425.txt

00593.txt

00193.txt

00772.txt

00828.txt

00809.txt

00677.txt

00383.txt

01009.txt

00642.txt

00610.txt

00804.txt

00390.txt

00151.txt

00591.txt

00695.txt

00835.txt

01083.txt

00429.txt

00327.txt

00447.txt

00688.txt

00865.txt

00101.txt

00011.txt

00238.txt

01107.txt

00277.txt

00190.txt

00550.txt

00552.txt

00285.txt

00856.txt

01012.txt

00160.txt

00491.txt

00673.txt

00838.txt

00597.txt

00034.txt

00535.txt

00010.txt

01103.txt

00762.txt

00083.txt

00377.txt

00311.txt

00157.txt

00422.txt

00564.txt

00570.txt

00505.txt

00143.txt

00024.txt

00405.txt

00628.txt

00756.txt

00110.txt

00836.txt

00561.txt

00812.txt

00093.txt

00951.txt

00354.txt

00423.txt

00117.txt

00465.txt

01057.txt

01114.txt

00985.txt

00247.txt

00234.txt

00779.txt

00152.txt

00629.txt

00310.txt

00184.txt

00022.txt

00204.txt

00119.txt

00189.txt

00168.txt

00328.txt

00111.txt

00468.txt

00154.txt

00475.txt

01001.txt

00248.txt

00935.txt

00207.txt

00709.txt

00708.txt

00019.txt

00289.txt

00632.txt

00203.txt

01079.txt

00638.txt

00966.txt

00251.txt

00126.txt

00539.txt

01059.txt

00831.txt

00135.txt

00912.txt

ENR0RL02E_SHP3JA_xml.txt

00283.txt

00507.txt

00917.txt

01054.txt

00172.txt

00421.txt

00363.txt

00191.txt

00396.txt

00625.txt

00639.txt

00170.txt

00981.txt

00220.txt

00784.txt

00246.txt

00782.txt

01036.txt

01106.txt

00476.txt

00169.txt

00299.txt

00070.txt

00032.txt

00693.txt

00472.txt

00876.txt

00374.txt

00488.txt

00724.txt

00950.txt

00337.txt

00411.txt

01087.txt

00138.txt

00068.txt

01082.txt

00827.txt

01034.txt

00939.txt

00342.txt

00529.txt

00674.txt

00513.txt

00241.txt

00611.txt

00323.txt

00526.txt

00500.txt

00294.txt

00916.txt

00970.txt

00437.txt

00107.txt

01081.txt

00944.txt

01007.txt

00882.txt

00217.txt

00795.txt

00793.txt

00720.txt

00346.txt

00428.txt

00729.txt

01111.txt

00128.txt

00669.txt

00140.txt

00636.txt

00463.txt

00212.txt

00558.txt

00619.txt

00355.txt

00938.txt

00064.txt

00454.txt

00008.txt

00722.txt

00586.txt

00997.txt

00035.txt

00530.txt

00777.txt

00510.txt

00739.txt

00607.txt

00095.txt

00490.txt

00572.txt

01070.txt

01093.txt

00732.txt

00200.txt

01013.txt

00886.txt

00823.txt

01062.txt

00264.txt

00959.txt

00271.txt

01067.txt

00427.txt

00703.txt

00090.txt

00659.txt

00961.txt

00915.txt

00196.txt

00312.txt

00884.txt

00757.txt

00016.txt

00569.txt

00222.txt

00575.txt

00528.txt

00768.txt

01100.txt

00116.txt

01033.txt

00725.txt

00947.txt

00982.txt

00118.txt

00005.txt

00892.txt

00711.txt

00943.txt

00103.txt

01038.txt

00842.txt

00304.txt

00208.txt

00647.txt

00989.txt

00790.txt

00743.txt

00166.txt

00394.txt

00301.txt

00197.txt

00706.txt

00017.txt

00139.txt

00178.txt

00877.txt

00686.txt

00737.txt

00097.txt

00554.txt

00655.txt

01097.txt

00672.txt

00963.txt

00321.txt

00851.txt

00451.txt

00557.txt

00927.txt

00843.txt

00527.txt

01071.txt

00050.txt

00878.txt

00397.txt

00121.txt

00085.txt

00486.txt

00736.txt

00195.txt

00788.txt

01043.txt

00018.txt

01023.txt

00227.txt

00307.txt

00710.txt

00098.txt

01090.txt

01024.txt

00614.txt

00464.txt

00859.txt

00873.txt

00608.txt

00747.txt

00209.txt

00414.txt

00512.txt

00471.txt

00483.txt

00113.txt

00671.txt

00052.txt

01075.txt

00375.txt

00543.txt

00573.txt

01035.txt

01049.txt

00144.txt

00501.txt

01011.txt

01060.txt

00434.txt

00084.txt

00923.txt

00347.txt

00452.txt

01055.txt

00848.txt

00785.txt

01102.txt

00069.txt

00245.txt

00134.txt

00497.txt

00908.txt

00239.txt

00626.txt

00701.txt

00590.txt

00004.txt

00945.txt

00459.txt

00979.txt

00676.txt

00967.txt

01048.txt

00954.txt

00978.txt

00984.txt

00417.txt

01017.txt

00088.txt

00991.txt

00894.txt

00187.txt

00857.txt

00623.txt

00932.txt

00362.txt

00240.txt

01091.txt

00349.txt

00292.txt

00357.txt

00928.txt

00519.txt

00918.txt

00393.txt

00648.txt

00370.txt

00286.txt

00731.txt

00621.txt

00690.txt

00815.txt

00353.txt

00287.txt

00029.txt

00257.txt

01028.txt

00481.txt

00391.txt

00585.txt

00520.txt

00461.txt

00862.txt

00907.txt

00541.txt

00175.txt

00754.txt

00226.txt

00584.txt

00879.txt

00272.txt

00692.txt

01099.txt

00764.txt

00074.txt

00662.txt

00742.txt

01112.txt

00986.txt

00254.txt

00640.txt

00805.txt

00432.txt

00910.txt

00837.txt

00438.txt

00249.txt

00132.txt

00933.txt

00774.txt

00443.txt

00813.txt

00745.txt

00668.txt

00077.txt

00300.txt

00689.txt

00652.txt

00869.txt

00219.txt

00041.txt

00436.txt

00864.txt

00556.txt

00752.txt

00236.txt

00053.txt

00340.txt

00504.txt

00999.txt

01095.txt

00164.txt

01068.txt

00198.txt

00457.txt

00229.txt

00929.txt

00332.txt

00401.txt

00104.txt

00758.txt

00996.txt

00453.txt

00185.txt

00900.txt

00115.txt

00078.txt

00517.txt

00149.txt

00141.txt

00781.txt

00654.txt

00694.txt

00324.txt

00467.txt

00962.txt

00131.txt

00592.txt

00021.txt

01010.txt

00424.txt

00880.txt

00994.txt

00028.txt

00845.txt

00348.txt

00841.txt

00496.txt

01030.txt

00216.txt

00495.txt

00275.txt

01044.txt

00331.txt

00617.txt

00955.txt

00031.txt

00553.txt

00009.txt

00230.txt

00973.txt

00276.txt

00295.txt

00281.txt

00046.txt

00987.txt

00566.txt

00329.txt

00298.txt

00727.txt

00344.txt

00278.txt

00868.txt

00266.txt

00366.txt

00924.txt

01022.txt

00763.txt

00902.txt

00364.txt

00384.txt

00147.txt

00297.txt

00482.txt

00413.txt

01002.txt

00376.txt

00044.txt

00699.txt

00013.txt

01108.txt

00228.txt

00319.txt

00660.txt

00412.txt

00675.txt

00718.txt

00469.txt

00972.txt

00389.txt

00001.txt

00109.txt

00801.txt

00225.txt

00948.txt

00099.txt

00635.txt

00345.txt

00716.txt

00102.txt

00940.txt

00580.txt

00849.txt

00705.txt

00180.txt

00492.txt

00470.txt

00040.txt

00361.txt

01113.txt

00129.txt

00749.txt

00313.txt

00667.txt

00846.txt

01031.txt

00094.txt

00883.txt

00598.txt

00159.txt

00751.txt

00420.txt

00302.txt

00797.txt

00014.txt

00850.txt

01086.txt

00086.txt

01025.txt

00808.txt

00594.txt

00242.txt

00563.txt

01076.txt

00802.txt

00547.txt

00679.txt

00232.txt

00531.txt

00494.txt

01064.txt

01026.txt

01084.txt

00305.txt

00691.txt

01008.txt

00130.txt

00741.txt

00049.txt

00499.txt

00796.txt

00821.txt

00506.txt

00079.txt

00792.txt

00581.txt

00048.txt

00165.txt

00306.txt

00728.txt

00921.txt

00431.txt

00663.txt

00734.txt

00446.txt

00489.txt

00537.txt

00211.txt

00713.txt

00123.txt

00946.txt

00885.txt

00634.txt

00540.txt

00895.txt

00998.txt

00776.txt

00478.txt

00931.txt

00334.txt

00065.txt

00261.txt

00106.txt

00576.txt

00799.txt

00858.txt

00964.txt

00618.txt

00214.txt

00435.txt

00715.txt

00365.txt

01045.txt

00369.txt

00015.txt

00988.txt

00778.txt

00314.txt

00056.txt

00670.txt

00192.txt

00651.txt

00045.txt

00583.txt

01005.txt

00854.txt

00545.txt

00161.txt

00171.txt

00548.txt

00441.txt

00456.txt

00765.txt

00176.txt

00773.txt

00901.txt

01110.txt

00847.txt

00173.txt

00202.txt

00761.txt

00863.txt

00418.txt

00351.txt

00030.txt

00522.txt

00811.txt

01080.txt

00502.txt

00450.txt

00721.txt

00325.txt

00826.txt

00477.txt

00905.txt

00702.txt

01101.txt

00601.txt

00406.txt

00244.txt

00458.txt

00680.txt

00855.txt

00995.txt

00941.txt

00089.txt

00589.txt

00822.txt

01019.txt

00082.txt

00700.txt

00551.txt

00657.txt

00919.txt

00832.txt

00866.txt

00155.txt

00460.txt

01089.txt

00273.txt

00036.txt

00942.txt

00124.txt

00990.txt

00260.txt

00400.txt

00043.txt

00395.txt

00930.txt

00656.txt

00025.txt

00819.txt

01077.txt

00983.txt

00825.txt

00003.txt

00723.txt

01020.txt

AA00064915_00001.pdf

AA00064915_00001.txt

AA00064915_00001_pdf.txt


Full Text
This volume was donated to LLMC
to enrich its on-line offerings and
for purposes of long-term preservation by

The Library of Congress





@, ..
. we ,
ANDRES M.* LAZCANO YMAZON &&@°*
PRESIDENTE DF SALA DE LA AUDIENCIA DE LA HABANA Cuba
f
Caine
LAS GSEs

CONSTITUCIONES
DE CUBA





LIBRARY OF

CONGRESS
SURPLUS

DUPLICATE

EDICIONES CULTURA HISPANICA
MADRID
1 9 5 2



LAS CONSTITUCIONES
DE CUBA



LAS CONSTITUCIONES
HISPANOAMERICANAS

PUBLICADAS BAJO LA DIRECCION DE

MANUEL FRAGA IRIBARNE

HISTORIA Y TEXTO DE LAS CONSTITUCIONES
DE LA REPUBLICA DE CUBA

RECOPILACION Y ESTUDIO PRELIMINAR DE
ANDRES M.2 LAZCANO Y MAZON
PROLOGO DE

MANUEL FRAGA



ANDRES M: LAZCANO Y MAZON

PRESIDENTE DE SALA DE LA AUDIENGCIA DE LA HABANA.

LAS
CONSTITUCIONES
~~ DE CUBA |

EDICIONES CULTURA HISPANICA
AD





13 MAY 1953
Law Re f-

— D
MARSIEGA, S. A, Artes Gr&ficas—Avenida Menéndez y Pelayo, 26.—MADRI



PROLOGO

POR EL

PROF. MANUEL FRAGA IRIBARNE

DIRECTOR DE LA COLECCION






wee

ere

PROLOGO

CUBA MILAGROSA

Si las limitaciones de una Sociologia positivista se ven
especialmente claras, es al intentar medir con ellas a Cuba.
Sin duda tiene importancia saber que alberga en sus 144.500
kildmetros cuadrados unos 5.250.000 habitantes, es decir, que
en una superficie algo mayor que la de Portugal y equivalente
cuatro veces a la de Catalufia, tiene una densidad de pobla-
cidn semejanle a la media peninsular (45 habitantes por kilé-
metro cuadrado) y que su situacion estratégica privilegiada
(“crossroads Cuba”) (1), simbolizada en tiempos en el famoso
castillo del Morro, que sigue siendo, a juicio de Jorge Mafiach,
el gran Simbolo de la “habanidad” de La Habana, y hoy, por
‘el hecho de estar en Guantinamo la principal de las bases
norteamericanas, en ese Mediterraneo del Nuevo Mundo que
es el Caribe, le marcan a través de su destino historico. lo
que Victor F. Goytia, refiriéndose al Istmo de Panamé, ha
Hamado una “funcidn continental”. Pero seria dificil enten-
der nada de Cuba sin presuponer lo fundamental. “La Perla
de las Antillas” es, sobre todo, una tierra de maravilla y de
ensuenho, y como la cantd facilmente uno de sus poetas,

Cuba no necesita favores
de ninguna extrata tierra.
En Cuba todo se encierra:

Cuba es un jardin de flores.

t

(1) Ast titula Mac Donald el capitulo que le dédica en su Latin Amertcan Po-
litics and Government, 3.8 ed., N. Y., 1950, pag. 538 y siguientes. V. la biblografia
que cita en pags. 554-555 y la mds amplia, que menciona Carleton Beals en The
crime of Cuba, 4.2 ed., 1934, pag. 409 vy siguientes.



Vit : MANUEL FRAGA IRIBARNE

Porque Cuba es, ante todo y sobre todo, un milagro de la
creacion, 0, desde otro punto de vista, un paraiso perdido (4).

‘

CUBA ESPANOLA

Cuba es la primera tierra importante de América, que ocu-
pan los espafioles. También es la Ultima que se desgaja de
nuestra soberania. Sélo de nuestra soberania: Pues, como de-
cia. el gran Varona, “la historia se hereda siempre” (2). Los
Reyes de Espana hicieron de ella no una colonia, sino una
de sus provincias més preciadas, y con arreglo a la doctrina_
general de las Leyes de Indias (8), bien recogida en este punto
por la importante declaracién de igualdad de derechos de
América y Espana que formuléd la Junta Central poco antes
de la emancipacioén del Continente (4). La isla de Cuba, una
Capitania General en el viejo sistema de organizacién del Im-
perio hispanico, punto clave de la defensa del mismo, era.
sobre todo, un establecimiento militar, hasta el punto de ‘que
de las Cajas de Méjico se enviaban anualmente para su ad-
ministracién 1.200.000 pesos (entre 1766 y 1806 el total fué
de 108 millones). :

Al producirse el movimiento emancipador de Ja América
espaniola, en los anos 1809 a 1826, que se extendiéd incluso

(i) Una nota personal: Cuba es algo entrafiable para el que escribe estas
lineas. Hijo de emigrantes, alli pasé un afio de mi nifiez. Dos de mis hermanos
nacieron alli, los mismos a quienes Dios se quiso llevar en flor. Como para mu-
chos espafioles, Cuba seré siempre, més que un recuerdo, una afioranza.

(2) El gran cubano prosigue hiperbdlicamente: “Cuba es una colonia espa-
fiola... Cuba republicana parece hermana gemela de Cuba colonial”.

(3) “Porque sicndo de una Corona los reinos de Castilla y de las Indias, las
Jeyes vy orden de gobierno de los unos y de los otros dehem ser io mas semejante
y conforme que ser puedan, los de nuestro Consejo, en las leyes y establecimien-
tos que para aquellos Estados ordenaron, procuren reducir 1a forma y manera
del gobierno de ellos al estilo y orden con que son regidos y gobernados los
reinos de Castilla v Le6n, en cuanto huhbiere lugar y permitiese Ja diversidad y
diferencia de la tierra.” (Ley 13, tft. 2, libro IT.)

(4) Proclama de 22 de enero de 1809: “no eran propiamente colonias o fac-
torias como jas de otras naciones, sino una parte esencial e integrante de la Mo- |
narquila espafiola”.



PROLOGO iy TX

a Santo Domingo, se produjo un giro radical en la situacién
de Cuba (y de Puerto Rico). Se plantea una nueva valoracién
de la economia antillana (favorecida por el hundimiento de
la produccién azucarera de Haiti}, y las reformas de los
anos 1817-1820, desvinculando la administracién cubana de
las Gajas de Méjico, iniciaron un periodo de franco auge co-
lonizador. Asi, las exportaciones totales da Cuba y Puerto
Rico suben, entre 1802 y 1868, de 9 a 97 millones de pesos (1),
construyéndose el ferrocarril de Camagiiey a. EVENS) antes
que ninguno de Jos de Ja Peninsula.

Este auge no quedara en lo puramente econdmico. Cada
generacién cubana tendré ante si un porvenir y unai con-
ciencia de si mas valiosa. Lo que en el siglo XVIII era sim-
plemente “el pais” (2), sera “la Isla” por los afios 1825-1850,
“la patria” entre 1860-1880, para la que se abre una “nueva
era” entre 1880-1900, para desembocar en “Cuba libre” eu
los albores del siglo.

Este esquema de 2orge-Manach (3) necesita, por supuesto
(y es tal vez lo unico en que este prélogo debe intentar ser
complemento al trabajo de Lazcano Mazén), algunas ampli-
ficaciones desde esta otra ribera del Atlantico. -

Las Cortes de Cadiz fueron un notable intento—el ultimo—
de plantear la convivencia politica de las Espafias. Hay mu-
chas dificultades para una exacta valoracion de aquella ver-
sidn de la nueva manera politica en el siglo liberal que se
iniciaba. La tesis optimista de Labra (‘no fué, no, la Libertad
quien perdiéd las Américas”) (4) no puede, desde luego, ser
aceplada sin reservas. Es mas que probable Ja tesis contraria:
que sobre una interpretacién de la libertad ajena a nuestra



(1) V. los interesantes Estudios sobre la América, de Gil ¥ Gelpi y Ferro.
Habana, 1864. Cfr. la 4,4 parte, pag. 160. Segun el propio autor, las mismas ci-
fras pura México serian 22 y 28 millones.

(2) Por eso seria erréneo ver en los movimientos del dieciochesco Caribe,
como la conspiracién de los vegueros de 1717 y 1723, un precedente de los pos-
teriores independentistas.

(3) Bien glosado por José Luis Varela en sus Ensayos de poesia indtgena en
Cuba. Madrid, 1951, pag. 74 y siguientes. ~

(4) ¥. su libro Espafia y América. Madrid, 1919, pag 83 y ‘siguientes,



X. : c MANUEL FRAGA IRIBARNE

ser histérico se haya montado una buena parte del proceso
desintegrador de los paises hispanicos en su comunidad y en
el seno de cada uno. En todo casc, una vez emancipado el
Continente, las Antillas (y Filipinas} van a ser el teatro de un
proceso politico leno de paradojas, que—desde el punto de
_ Vista vel ae tepe te tfraicaso eu eee



~ En” afecto, ‘a medida que en ne se avanza en la im-
—Pplantacion | de un régimen constitucional -y_liberal, mas se re-
trocedia (de acuerdo ) con este mismo orden de valoracién) en
la organizacién politica y administrativa de las provincias de
Ultramar.A mitad de siglo, dice José A. Saco, “nada exagers
_al afirmar que menos oprimidos vivian los cubanos bajo el
cetro absoluto de los monarcas de Castilla que en los dias
constitucionales de la reina Isabel” (1). En 1820 la revohi-
cidu liberal crea en La Habana la Catedra de Constitucién,—
cuyo ‘titular fué Varela_(2); pero desde entonces el desfasa-
miento va a ser cada vez mas evidente. Mientras la generacién
romantica aspira, ya en 1823, a constituir una Cuba libre, con
el titulo colorista de Isla Tropical o Cubanacan, y Heredia
estampa sus fatidicos versos:

Que no em vano entre Cuba y. Espana

Tiende inmenso sus olas el mar,
Sates

es lo cierto que la metrépoli, como dice Cordero Torres, “de
1825 a 1893 en sus colonias prosigue una. politica centralista.

(!) Suco: Ideas sobre da incorporacién de Cuba en las Estados Unidos, Ss. a..
pagina 24, j

(2). El Obispo Espada (muy admirado por los historiadores liberales) cre6 esta
cdtedra de acuerdo con las é6rdenes’ de! Gobierno de Madrid. La agregé al Semina-
rio y la sacéd a oposicién, animando a ella al hrillante sacerdote liberal D. Félix
Varela. Noventa v tres alumnos asistieron a la inauguraciédn de la brillante cé-
tedra el 18 de enero de 182i, en la que el] titular la definié como “Céatedra de Ja
libertad y de los derechos del hombre”. El P. Varela no dicté6 mucho tiempo su
cétedra; su mismo éxito le hizo venir a Espafia como diputado, Present6 una
serle de proyecios importantes—sobre abolicién de la esclavitud, reconocimiento
de independencia de ta América espafiola (continental) y autonomia para Cuba.
(Este ultimo texto, muy interesante, ha sido recientemente descubierto por Chaecdn



PROLOGO XI

disfrazada bajo el rdétulo de asimilismo” (1); y que cuando
en 41836 se asienta definitivamente el régimen constitucional
en la Peninsula (a través de la guerra civil y de Ja revolucién,

es decir, sin_reparar en medios), se expulsa a los diputados

coloniales de nuestras Cortes con un pretexto futil (2), se
_mantiene 1a esclavitud, se refuerza la centralizacién y se pone
—como base de ‘su administracién ja dictadura militar. Guba no
volvera a tener representantes en Cortes hasta 1879, Filipinas
Tunea mas } y Puerto Rico tedricamente desde 1869 (3). Los
momentos de reaccién (1814, 1823, 1856) no favorecen cierta-
mente el proceso, pero no fueron més efectivos los de avance
—democratico, y asi, el Gobierno provisional de 1868, cuyo Mi-
nistvo de Ultramar, Lopez de Ayala, esta tan Heno de buenas
intenciones como Eardizahal en Ja Regencia de 1810, de hecho
Togré bien pocas vealizaciones. En efecto, “la Gloriosa” en-
gendra en Cuba Ja guerra’ de los diez alos, como en la Pen-
insula volvera a encender la guerra civil y la insurreccién
cantonal. El balance son 200.000 muertos en Cuba y 100 mi-
llones de pesos de riqueza destruida, una sociedad en la que
‘la guerra civil se ha institucionalizado. (4, en la que “e!

y Calvo en el Archivo de Indias.) V. “El P. Varela y los origenes del pensa-
miento cubano”, en el libro de Félix Lizaso Panorama de la cultura cubana, Mé-
xico, 1949, sobre todo, pig. 26 y siguienics.

(dd) V. en su libro La evolucién de la personalidad internacional de los paises
independientes, Madrid, 1950, los capitulos’IV, “La emancipacion de América”,
pagina 54 y siguientes, y VII, “Las provincias de Ultramar y el Africa espafiola”™.

(2) En estas contradicciones se ve flotar un fantasma de desconcierto: 14
pérdida de la América continental abruma a los buenos liberales espafioles, con
la sospecha de que las lihertades concedidas desde 1810 hayan sido contrapro-
ducentes. No mucho después de Ayacucho, el Gobierno absoluto de Fernando VII!
habia dictado la famosa Real Orden de 28 de mayo de 1825, concediendo faculta-
des extraardinarias y discrecionales a los Capitanes gcnerales como gobernadores
de plaza sitiada, y creando una Comisién Ejecutiva y Permanente para toda clase
« optaron por no tocar esta situacién.

(3) En septiembre de 1868, la Junta Revolucionaria de Madrid lo propuso, v
un Decreto del Gobierno Provisional, de diciembre del mismo afio, concediéd—ar-
bitrariamente—dieciocho escafios a Cuba (donde ya ardia Ja guerra de los diez
afios) y once a Puerto Rico.

(4) V. el notable libro de José Joaquin Rihd, Historia de los voluntarios cu-
banos, 2.2 ed., 2 vols.. Madrid, 1872.



xIT MANUEL FRAGA IRIBARNE

estado de sitio fué la base de todo aquel orden politico y
social” (Labra).

El siglo de la libertad y del progreso se presentaba bien
complicado. Guba se enriquecia rapidamente, sobre todo des-
de que en 1790 se proclamé la libertad de comercio; su pobla-
cidn crecia rapidamente; su cultura se elevaba: en 1723 se
habia introducido la imprenta, en 1784 se habia fundado la
Universidad; se habian creado sociedades econémicas en La
Habana y Santiago; el “Papel periddico de La Habana” ha-
bia sido seguido por otros; el progresismo entraba con voces
francesas y norteamericanas. Pero los liberales peninsulares
y cubanos no se entendian: los errores de unos y otros se
sumaban y todo soplaba hacia la ruptura. Cuba, “situada en
medio del Continente, recibia del Norte el .sentimiento de la
libertad, y del Sur el ejemplo, aun caliente, de cémo se hacen
libres los pueblos” (4). Por otra parte, nada se hacia en la
Peninsula por encauzar un movimiento autonomista que pu-
diera suponer una via media, como por entonces lo intentaba,
con notable éxito, Inglaterra en sus Dominios.

Desde 1840 Ios intentos de realizar lo que Varela formu-
laba en 1824, hacen de Cuba “tan isla politica como lo es en
la naturaleza”, van a repetirse con tal frecuencia que poco
a poco no tendraé mas remedio que abrirse paso lo que se
llamé “la reforma ullramarina”™ (2). Fué un momento inte-

(1) Enrique Collazo: Desde Yara hasta Zanjén, pag. 1. Despucs de la primera
entrada de las ideas enciclopedistas, se produce una primera generacién Mberai.
muy semejante a la espafiola de las Cortes de Cédiz, en la que figuran Varela,
Arango y Parrefio, Santos Sudrez y Saco. Este ideario desemhoca en la acciéa
—del mismo modo que en la metr6époli—a través de las sociedades secretas: 1a
Gran Legién del Aguila Negra, los Rayos y Soles de Bolivar, etc. Desde el Con-
tinente se espoleaban estos movimientos, pues no fallaba la preocupaci6n de in-
tento espafiol de reconquisia. Asi, Guadalupe Vitoria, Presidente de Méjico, pro-
yecta una expedicién, en alianza con Colombia (1826), mientras que Bolivar (es-
poleado por ios emigranies Iznaga y Arango) incluye este tema como uno de
los mds importantes en el orden del dia de su fallido Congreso de Panama.

(2) V. Labra: La reforma politica de Ultramar, 1868-1900. Madrid, 1901, Desde
1850 la frecuencia de los movimientos insurreccionales es tal, que aur los ma3
reacios tienen que encararse con la situaci6n. El propio General Concha, después
de liquidar las intentonas de Lépez, Agiiero y Pinto, plantea la necesidad de re-
formas. Los Generales Serrano vy Dulce, de ideas liberales, insistieron con mayor



PROLOGO XIIT

7

resante. No muchos, pero si algunos de nuestros mejores com-
prendieron el error de considerar el problema como “un de-
talle y hasta un incidente de nuestra Administracién publica
y nuestra politica interior”; y si bien el Ministerio de Ultra-
mar continué siendo un Departamento de “entrada”, y la
lentitud fué Ja norma (camuflada detras del consabido pretex-
to de necesitarse “detenido estudio y profunda meditacion”),
no es menos cierto que los problemas se plantearon y se hizo
algo por resolverlos.

—— A su vez, no faltaron patriotas cubanos que empezaron a
ver la complejidad de los problemas que un. cambio violento
podia entrafiar. Por de pronto, Saco sefiala los peligros de
apoyarse demasiado en los Estados Unidos, respecto de los
cuales “no seria anezxidén, sino absorcién” el resultado fi-
nal (1); asi como la imposibilidad de Hegar a la independen-
cia pura y simple, sin pasar por graves convulsiones sociales;
y “no. hay pais sobre la tierra donde un movimiento revolu-
cionario sea mds peligroso que en Cuba” (2). De aqui, el
abogar por una solucién constructiva, a base de la autonomia:
admitiendo, a su vez, que “o Espafia conceda a Cuha derechos
politicos, 0 Cuba se pierda para Espafia”.

Por uno y otro lado, pues, se entreveia la necesidad y la
posibilidad de un nuevo planteamiento de la cuestién. Labra
veia tres problemas concretos a resolver: la abolicién de la
esclavitud, Ja unidad politica v civil de espafioles y antillanos

firmeza, Desgraciadamente, la inestabilidad politica de los Wltimos afios del reinado
de Isabel IJ frustré los buenos propdsitos de la Junta de Informacién que se cons-
tituyé6 en 1865, siendo Ministro de Ultramar el entonces joven Cdanovas del Cas-
tillo. En ella Cuba debfa tener dieciséis representantes clectivos; entre ellos
fueron designadas personalidades tan brillantes como J. A. Saco y el Conde de
los Pozos Dulces. La crisis de 1866 did con todo al traste; poco después estallaba
la guerra de los diez afios.

(1) Op. cit, pag. 8. Saco predijo lo que mis o menos ocurrié at final, ya
en 1849: “siendo los Estados Unidos mucho mas fuertes que Espafia, y estando
a las puertas de Cuba, cl resultado no sera otro sino el provecho para los extran-
jeros, para los cubanos la ruina, y pare Espafia la vergiiensa y su expulsién de
Cuba”, Op. cit., pag. 47.

3 (2) Saco, op. cil., pag. 15. Y aflade: “en nuestras actuales circunstancias, la
revoluci6n polftica va necesariamente acompafiada de 1a revolucién social, yoda
cerenenn social es la ruina completa de la raza cubana” (pag. 16).



XIV : MANUEL FRAGA IRIBARNE

y la autonomia colonial. “Hay en las colonias—decia en 1874—
tres problemas fundamentales que resolver: el problema de las
vazas, el del trabajo y el de la espontaneidad local, que con-
duce a la autonomia colonial, y si la negdis por medio de
la centralizacién, iréis al separatismo” (1). Se afrontéd y se
resolvid el problema de la esclavitud (2); de hecho no hubo
nunca un problema de razas en Cuba que tuviese visos de
gravedad. El problema de ta Yeforma—politica--entra--en—una-
fase decisiva con Ja Restauracién, que logra la paz de 1878
(con un leve chispazo en 1879) tras la habil actuacién de
Martinez Campos,

Cuba habia quedado destrozada. Su clase dirigente autdéc-
tona, el patriciado terrateniente, el mismo que habia enarbo-
lado los principios liberales como bandera separatista, termi-
na arruinado y en parte expropiado (38). En su lugar surge
una nueva burguesia, mas positivista ya que romantica. Con
todo, la aplicacién, aun Jimitada, de las libertades politicas de

(i) Labra creia que Ila unidad se lograrfa mejor en la culminacién ldégica del
constitucionalismo progresista, que era la Republica. Sostuvo, después ce] desas-
ire, que la ‘primera Republica habia hecho mas al respecto que todos los regime-
nes mondrquicos; a saber: abolicié6n de Ja esclavitud en Puerto Rico vy concesi6n
de un principio de autonomia a esta isla (en la esfera provincial y municipal);
extension a la misma del tfiulo J] de Ja Constitucidn de 1869; abolicién de Jas fa-
cultades cdiserecionales (as famosas “omnimodas”) de los Capitanes Generales. A
su jutcio, la Republica, por su sola existencia, fue lo que aquieté en 1873 la in-
tervencion de las Republicas hispanoamericanas; en cambio, “el Pacto del Zan-
jon” no se cumpliéd por los Gobiernos mondarquicos de Espafia, a quienes corres-
ponde exclusivamente ta responsabilidad de los desastres de 1898. |

Por supuesto, que los monérquicos culparon a ja democracia7y a la debilita-
cidn del poder central, Esia polémica carece de interés. Con humor galaico, Mon-
tero Rfos la falld en su famoso apdlogo:: “ a Meco?”). s

@) Ya en 1836 se habia prohibido Ja importacion de esclavos a la Penfsula.
En 186! se declaras expresamente que los que Ilegasen a ella serfan ipso facto
libres, y en 1862 se estableciéd lo misimo para cuantos fuesen a cualquier pais en
el cual no existiera la esclavitud. La abolicién propiamente dicha se inicia para

—,

Puerto Rico en 1873, y para Cuba, én” [37s. BaSes
GB Duranieta--euerra de jos diez afios se decretaron cmbargos de bienes de

Jos Insurrectos, que se convirticron en confiscaciones definitivas. La Republica alzo
estos embargos en 1873, y lo mismo hizo Martinez Campos en 1878. Pero de hecho
se produjeron muchas iransmisiones de propiedad en favor de peninsulares por
aquellos afios, Ver Roig de Leuchsenring: “Trece conclusiones documentales sobre
la guerra libertadora cubana de 1895”, en Jornadas, nim, 34. Méjico, 1945,





PROLOGO ~ XY

..la Constitucion de 1876, y en particular de la libertad de aso-,
ciacién, abre un nuevo e interesante periodo.

LA ERA DE REFORMAS

El ultimo tercio del siglo XIX presencia en Cuba una com-
plejisima situacidn no facil todavia de enjuiciar. Intentemos
desentranarla desde tres dngulos: estructura social, tenden-

jas ideolégicas, maquinaria politica y administrativa.

' Ho cuanto a lo primero, una sociedad en ruinas, en Wwance
de engendrar otra nueva, es lo que sale de la paz de Zanjon.
Aquella brillante oligarquia terrateniente, que de modo bien
_ poco egoista enarbola principios liberales y se bale por. una
idea tedrica de libertad y progreso, termina arruinada ¥ é@X-
propiada, En su lugar se levantaraé una nueva clase dirigente,
menos patricia, mas distante de la tradicién, mas burguesa.
La guerra de 1895-1898 ya no sera una guerra de caballeros
afincados; intelectuales y campesinos pobres Ilenaradn sus hue-
. cos, y en Ja Republica ‘se consolidar’a ya una “élite” de Gene-
rales y doctores semejante a la de otros paises de Hispano-
“américa, no siempre entregada plenamente al servicio de los
intereses nacionales. Por olva parte, el resultado inevilable de
la contienda seria la abolicién de la esclavitud y una nueva
reestructuracién de la escala de los “status”

En lo focante a lo segundo, no hay duda: paralela a las
iuchas de independencia de 1866-78, de 1879 (la guerra chi-
quita) y de 1895-98, hay una poderosa revolucién ideoldégica.
La mayoria de los escritores cubanos se apresuran a afadir
que esta wltima (que suele simbolizarse en la figura procer de
Marti) “como tal no triunfo y... sus ideales estan en gran
parte por realizar” (Roig de Leuchsenring). También es pron-
to para enjuiciar esle tema. Digamos simplemente que el pro-
gresismo de este periodo, de raigambre spenceriana (Marti lo
dice de modo explicito), escasamente se puede, en lodo caso,
considerar hoy como un programa que continue siendo vital,



XVI MANUEL FRAGA IRIBARNE

y que posiblementle sea necesaria una revisidn mds a fondo
que no considere como definitivos, sin mas, los ideales enton-
ces formulados (14). En todo caso, este gran movimiento de
“eriollismo natural, social, cultural” (2) encuentra un for-
mulador dificil en el gran Marti, que, como dice José Luis
Varela, esta “con su adusto estoicismo basamental, entre el
ky¥ausismo que bebe en Espafia y el trascendenlalismo norte-
‘americano”, entre el campoamorismo inicial y el modernismo
naciente, entre hispanismo y panamericanismo latino” (3).
Seria interesante un paralelo entre Marti y los precursores
dei 98, un Costa o un Ganivet, y ver hasta qué punto su
desesperanza de la tradicién y su angustiosa Hamada a Nor-
teamérica (4) es homdloga de la “europeizacién” que enton-
ces se pide para la faligada Madre Patria. Con esto se quiso
_casar, por ambas partes, una dificil idea de un casticismo no
tradicional (5). . a

Entre estos cuuces corre el tercer proceso, el de la reforma
politica y administrativa. Dos fuerzas lo impulsaron: desde el
punto de vista espafiol, el deseo de hacer las concesiones ne-
cesarias para salvar la unidad; desde el punto de vista cuba-
no, el lograr por todos fos medios las bases de una politica
nacional, Esta era la discrepancia fundamental. Para Jos cu-

‘() Es decir, no basta ver la distancia entre idea y realidad en un anélisis
como eb—tan sugestivo—de Emeterio Santovenia, en Marti, legislador (Buenos
Aires, 1943), sin estudiar a] mismo tiempo: a) Las carenctas iniciaies de aquel
ideario; ®b) Su actual superacién por nuevas realidades y puntos de vista.

V. Félix Lizaso: Ideario separatista. La Habana, 1947.

(2) J. L. Varela: Ensayos, pag. 24.

(38) Loc. ell. :

(4) Marti se va desencantado de Espafa v descubre los Estados Unidos, tre-
pidando de energia (“ningun hombre estaba quieto”), Emtonces dijo “adios para
siempre a aquella perezosa vida y poética inutilidad de nuestros pafses europeos”.
Por lo demés, Marti no se engafié ante la posibilidad de “un nuevo amo aisimu-
Jado", al que enfrent6 el ideal de “ia patria hispanoaimericana” conio una gran
confederacion de pueblos hermanos y libres. “Pueblo y no pueblos, decimos de
intento, por no parecernos que hay mas que uno del Bravo a la Patagonia”. (Nues-
tra América, pag. 261, de Buenos Aires, 1939.) é

‘fy “EL gobierno ha de nacer de} pais. E) espiritu del gobierno ha de ser
el del pais. La forma del gobterno ha de avenirse a la constitucién propta del
pais. Ei gobierno no es m4s que el equilibrio de ios elementos naturales del
pais.” (Nuestra América, pag. 14.)



PROLOGG XVII

‘banos, aun los no separatistas, es un hecho previo y basico
el de la nacionalidad cubana, bien definida por Saco en unos
términos que no dejan lugar a dudas sobre su entronque con
las tendencias europeas del momento (1). En definitiva, pue-
de hoy verse con perspectiva histérica, como lo hace Busta-
mante y Montoro, que el separatismo de Marti y el autonomis-
mo de Montoro no eran sino “dos sistemas arquitecténicos
diversos para construir el Estado nacional’; y cabe igual-
mente preguntarse, con dicho autor, si el primero no triunfé
a destiempo. Ya veremos que ello no aconteciéd por lo que pes
“diera Considerarse el curso normal de los sucesos.

Frente a estas posturas, la extrema del llamado asimilismo
peninsular. No la autonomia, sino “la asimilacién. aceptada y
practicada de buena fe” (2). A su ‘juicio, “la: asimilacién no -
es la identidad” -(8); y deja sitio para las necesarias diferen-
cias. Practicada honradamente en lo politico, lo econdédmico y
lo administrativo, es Ja verdadera correccién de‘los abusos que
implicaba. la discriminacién. Era la vieja tesis -centralista, ya
combatida por Saco, frente a El Constitucional de Madrid.
“No son reformas politicas las que necesita la.Isla de Cuba;
son reformas econdédmicas y principalmente. administrativas”.
Los argumentos eran también los de todo el siglo: los dere-
chos concedidos por la Constitucién del 12.no impidieron ‘sino
que facilitaron la independencia americana. Cuando rigid en
‘Cuba aquella Constitucion se produjeron graves actividades
‘en las elecciones y graves desdrdenhes, sobre todo en 1822; las
Leyes de Indias habian seguido un criterio asimilista, y Guba
habia progresado extraordinariamente bajo ellas. La esclavi-
tud creaba problemas sumamente graves, etc. Lo cierto es que,

~~

(i) “Confleso que no es facil definir claramente esta palabra, porque, consis-
tiendo Ja nacionalidad en un sentimiento, los sentimientos se sienten, pero no se
explican bien nunca.” A contnuacidn Saco dice, casi con las palabras de Manai-
ni: “Todo pueblo que habita un mismo suelo y tiene un mismo origen, una mis--
fma lengua y unos mismos usos y costumbres, ese pueblo tiene una nacionalidad”.

(2) Armas y Céspedes: Régimen politico de las Antillas espafiolas. Palma, 1882,
p4gina 2. El autor polemiza contra Calixto Bernal y otros, que invocaban el ejem-
plo reciente de la experiencia inglesa en el Canada,

(3) Armas, op. cit., pag. 145. a

ae



“

XVIII MANUEL FRAGA IRIBARNE

visto el problema con la perspectiva del tiempo, la salida era
dificil, pues, como dice Garcia Escudero, “Cuba auténoma era
Cuba perdida, con un régimen sin ideales y sin fuerza como
el nuestro”, Pero tampoco ‘“podia ser nunca una solucién el
“asimilismo” centralizador” (1).

Con todo ello, es indudable que Espana, abocada a uno de
los mas trascendentales momentos de su historia, realizé, aun-
que tarde e inutilmente, un serio y respetable intento de dete-
ner el destino y estar a la altura de su responsabilidad.

En lo administrativo se produjo un cambio total. Recor-
demos la situacién existente al producirse la intentona de Lo-
pez, tal como la describe en su interesantisima Memoria el
General. D. José de la Concha. Cuba se dividia en tres Depar-
tamentos militares: el occidental, con capital en La Habana;
el del centro, con capital en Puerto Principe; el oriental, con
sede en Santiago. E] Gobernador (militar) de la Isla era, a la
_vez, el jefe. civil de toda ella, pero en la practica sélo ejercia
tales - funciones ei el Departamento occidental, haciéndolo en
su nombre los respectivos comandantes militares de los otros
Departamentos. Estos se subdividian en Gobiernos y Tenen-
cias de Gobiernos. A su frente estaban Jefes y Capitanes de}
Ejército, los cuales presidian los Ayuntamientos, regian la po-
licia, etc. A su vez, estas unidades se subdividian en las lla-
madas “Capitanias de Partido”, cuyos jefes, segun el General
Concha, “‘vienen a ser... una especie de corregidores, con atri-
buciones mixtas, civiles y judiciales”.

El régimen militar, tipico, segin las ideas de !a época,
sdlo de las situaciones de maxima emergencia, se aplicaba,
pues, con todo rigor en toda la jerarquia politicoadministra-
tiva. En la cima de esta pirdmide estaba el Capitan General
o Primer Cabo de la Isla de Cuba, con las famosas “omnimo-
das” facultades en el gobierno y justicia. Era Gobernador
superior civil, presidia el Ayuntamiento de La Habana y po-
dia presidir todos los de la Isla cuando lo tuviera por conve-

~N

(1y De Cdnovas a la Repiblica. Madrid, 1951, pag. 106.



PROLOGO XIX

niente, entendiendo, por consiguiente, en todo lo relativo a la
administracién municipal, sin mas salvedad que ésta: la de
los bienes de propios y arbitrios agregados a la Real Hacienda.
Era también presidente de la Junta de Fomento, encargada de
las obras publicas, y asimismo de las Juntas~de Sanidad y
Beneficencia, y de la Inspeccién de Estudios, con el caracter
de Viceprotector de este Ultimo ramo. Era también Superin-
tendente de Correos, y tenia a su cargo los presidios como
‘“‘juez de rematados”, etc. Todavia en 1880, el ordenamiento
juridico de las Antillas era profundamente discriminatorio:
estaba en vigor el Reglamento de 1849, en materia de escla-
vitud, las Leyes de la Recopilacién de Indias sobre facultades
excepcionales de los Gobernadores, confirmadas y aun amplia-
das por la’R. O. ya citada de 1825, que estableciéd permanen-
temente el estado de sitio. Regiaj la previa censura para toda
clase de publicaciones; se requeria la previa licencia para
procesar a los funcionarios publicos; el derecho de reunion
estaba limitado a veinte personas como maximo; el de aso-
ciacidn sdlo estaba reconocido para fines civiles y mercanti-
les; el procedimiento era secreto en lo criminal y no, existia
el jucio oral; la centralizacién hacia practicamente inexisten-
tes la provincia y el municipio. La Constitucién de 1876, cuyo
articulo 89 mantenia el sistema de “leyes especiales”, de hecho
no empezo a aplicarse (1) con reservas hasta 1881.

Desde este afio las cosas empezaron a mejorar. La Restau-
racion empezaba a producir sus efectos de paz y serenidad
en la metrépoli. Un grupo pequefio, pero selecto, de politicos
empieza a comprender los problemas antillanos. A su frente,
Labra realiza una extraordinaria labor. Poco a poco se in-
troducen las libertades de imprenta, reunién y asociacién; se
establece la seguridad individual; se reorganiza la ensefianza.
Quedan restricciones molestas en lo electoral, y sobre todo

(1) “Las provincias de Ultramar serdn gobernadas por leyes especiales, pero
el Gobierno queda autorizado para aplicar a Jas mismas, con las modificaciones
que crea convenientes y dando cuenta a las Cortes, las leyes promulgadas o que
se promulguen en la Peninsula.”



AX MANUEL FRAGA IRIBARNE

persiste una grave ineficiencia en lo econdédmico y lo adminis-
trativo. En todo caso, el R. D. de 7 de abril de 4881 did un
paso importante al extender la Constitucién de 1876. Cuba
entra asi en una nueva elapa de su “orden legal y politi-
co” (4), completada por R: D. de 27 de noviembre: de 4892
y la Ley de 27 de diciembre del mismo aho en materia-elec-
toral (2). A ello hay que-sumar el R. D. de 23 de mayo de 1879,
extendiendo a la Isla la aplicacién del muy liberal Cédigo
Penal de 1870; el R. D. de 19 de octubre de 1888, extendiendo
igualmiente la Ley de Enjuiciamiento Civil, .y el de 7 de enero
de 4891 en materia de organizacién judicial, con’ plena. inde-
pendencia de.este Poder (3). En’ cambio, continuaron en: vi-
gor hasta la Ley de.Reformas: de 15 de. marzo de /1894 (y.al-
unas incluso después) una. serie de. disposiciones anticuadas,
tales como el Reglamento organico de‘Empleados de 3:de ju-
nio de‘1860; el R. D. provisional de..9 -de, junio: de 1878, sobre
gobiernos superiores de las Islas,--el .R. Dd. de 7 de julio.de
A861 sobre: Consejos de -Administracién. Algo .mejoraron, la
‘ituacién el R. D. provisional de 21 de junio de 1878 y los
de.24 de mayo y-24-.de junio de-1878. en, materia de Adminis-
tracién local, y los RR. DD. de 1 de noviembre de 1881,.de 14
de noviembre de 1886 y de 11 de junio de 1888 en materia
de reunién y asociacién, por mas que con razon se quejaba
Labra de que “casi todas las Leyes y los Decretos citados se
informan no solo en el principio de-la especialidad, sino en el
‘error de Ja inferioridad politica y administratiya” (4). De



() Cfr. Labra: La reforma colonial, pags. 99-100. Las Antillas. Madrid,. 1896.

(2) Se reconocié e] derecho electoral a los cubanos que pagasen cinco pesos
-de contribuci6n directa al Estado. La misma ley fijaba un censo doble (diez pesos)
para. Puerto Rico, lo que did lugar a justificadas protestas en esta otra isla, cuyos

~—ciudadanos se negaron a ser espafioles de tercera clase. Aun para Cuba, la dis-
criminacién era-grave:—Espdfia, con 18,000.000 “de ‘habitantes, tenfa cuatro millo-
nes de electores; Cuba, con 1.500.000, menos de 50.000.

(3) La isla se dividid en tres Audiencias Territoriales, tres de lo Criminal y
37 Juzgados de Instruccion.

(4) Asi, un Decreto de 1878 en materia de A@ministracién local, inclufa p4-
rrafos en los que se referfa al “estado de civilizaci6n y cultura” y hablaba de
moderar, enfrenar, etc, En este sentido Labra era terminante: “lo que se sostiene
todavia en Cuba y Puerto Rico es ya una antigualla o una monstruosidad que



PROLOGO : XXI

todos modos, el progreso realizado era evidenle, y aun lo fué
mas el iniciado por él proyecto de Maura de 1893 (4), que
acabé por desembocar en la importante Ley de Bases de Abar-
zuza, de 15 de mayo de 1895 (2). No pocos creen ‘que su
aplicacién resuelta hubiera podido evitar la insurrecci6én.

Es lo cierto que los cubanos pedian, a su vez, cada dia
mas, y a cada nueva concesién enfrentaban nuevas peticiones.
Después de la Paz del Zanjén se habian organizado los par-
tidos politicos al amparo de las libertades politicas conferidas.
La llamada’ Union Constitucional era, en realidad, el partido
Peninsular, fuertemente apdyado por el Gobierno insular, y
engrosado por todos los funcionarios. Su tesis era la unidn,
la asimilacién bajo el lema de igualdad politica. El partido
Liberal cubano (en el cual confluyeron el Nacional y el Demo-
‘cralico, de corta vida) propiamente era el unico partido cu-
bano, y en realidad era un partido local y autonomista. Lia
Union Constitucional—de la cual se desgajé, en 1894, el grupo
reformista-—, muy favorecida por el Censo y el apoyo oficial,
no tenia en realidad el arraigo que sus triunfos electorales
aparentaban. A su vez, el partido Autonomista era puramente
local y no disponia en Madrid ni de Prensa (8) ni de maqui-
naria partidista con eficacia en el Congreso. E] grupo parla-
mentario cubano pesaba poco en Madrid; de hecho, las dos
sociedades se habian dado ya la espalda, como lo revelaba el
sistematico absentismo de los electos. Labra estaba dispuesto
a recurrir al empleo de diputados cuneros, en vista de que los
cubanos, convencidos de la inutilidad del esfuerzo y abruma-
dos por la distancia, no se interesaban (4). El partido Auto-

debiera avergonzarnos”, op. cit., pag. 93, a lo que G1 enfrentaba “el admirable y
decisivo ejemplo de Inglaterra en el Canada” (pag. 15).

(i) V. Mateo Pastor: “Un intento de renovacién politica: Maura”, en el Bo-
letin de los Seminarios de Formacidn, nim. 26, 1951.

(2) V. su texto en la cifada obra de Labra: La reforma colonial en las Anti-
Was. Madrid, 1896, pags. 4148, 166.

(3) La Tribuna era favorable a la autonomfa, frente a La Epoca, que defendia
el asimilismo, pero Ja cuestidn se planteaba como una poiémica entre los par-
tidos peninsulares. V. Labra: La reforma colontal, pig. 67.

(4) Otro factor de complicacién era el] hecho de que Cuba y Puerto Rico veian
pon separado sus respectivos problemas. Este error fué fatal, como Ilo revela



XXII MANUEL FRAGA IRIBARNE

nomista, en todo caso, jugd un papel decisivo en la evolucién
politica de aquellos afios: presentd un plan tras otro de ma-
yor libertad politica, hasta lograrla plenamente en 1897; me-
jor6 extraordinariamente la seguridad econdmica, logrando a
abolicién de los ultimos restos del proteccionismo peninsular,
sobre todo al conseguir la supresién de los derechos de expor-
tacidn y la igualdad del Arancel (1}. En lo politico, el par-
tido reclamaba un Gobierno responsable (en la forma de un
Consejo de Gobierno para Cuba) y una Diputacién insular,
auténtica Legislatura, con plenitud de control de los presu-
puestos, que habian de ser estrictamente locales. Semejante
era el proyecto Bernald, en 28 articulos: Diputacién insular,
con eleccién popular (sin mas condicién que la vecindad y
residencia continua por seis anos), que no Ilegaba a incluir
el Gobierno responsable.

Cuando Canovas, en sus Decretos de 4 de febrero y 30 de
abril de 1897, avanzé cuanto era posible, rectificando la po-
litica de un siglo, y ello ya en plena insurreccién, fueron mu-
chos los cubanos que, como el propio Labra, estimaban que
los conservadores de Madrid actuaban “mas vencidos por las
circunstancias que obligados por el convencimiento” (2). A
esto cabia, en todo caso, argiur que, mas de medio siglo des-
pués, mas de seis millones de personas contintiian viviendo en

ja historia posterior. En el Parlamento se veia enlonces que el pequefio grupo
antiano no era undnime en muchos casos. Esto le cost6 a Puerto Rico, entre
otras cosas, su independencia, convertido en colonia yanqui hasta e] dia de hoy.

(1) Como observa Emilia Bernal en sus’ Cuéstioiies cubanas, Madrid, 1928,
paginas 70-71, ello tuvo una influenecia decisiva, aunque indirecta, en la inter-
venci6n norteamericana a1 provocar el predominio comercial vy las fuertes in-
versiones el capital yanqui en la isla. Verdad es que Ja politica anterior, si be-
Neficiaba a los industriales catalanes, perjudicaba notablemente a los antilanos,
cuyoO mercado quedaba monopolizado en favor ~de JOS ~ productos peninsulares;
mientras que a su vez el mercado peninsular no se les abria de modo pleno,
se les diflcultaban los mercados extranjeros, repercutiendo todo ello en una gran
dificuliad y carestia de la vida, v en ‘particular del desarrollo industrial. Cfr. Labra:
Reforma colonial, pig. 107 vy siguientes. Lo cierto es que -el monsiruoso arancel
de 1853, suavizado en 1867 y 1870, acab6 por ser abandonado, -pero también en
esto se Hegé tarde.

(2) Sobre la politica conservadora en relacién con las Antillas, v. Fabié:
Mi gestién ‘ministerial respecto a ta isla de Cuba. Madrid, 1S98.



PROLOGO , XXIII

las diversas colonias europeas y norteamericanas del Caribe
sin “self government” de ninguna clase (1). Pero ya no era
cueslion de discutir pacificamente una solucién constructiva.
La guerra estaba en marcha. Ambos bandos empleaban argu-
mentos extremos (2), mientras un pozo de sangre iba ensan-
chando la escisién.

La Guerra de la Independencia Cubana es un aconteci-
miento demasiado reciente para enjuiciado. El Gobierno de la
Espafia de entonces demostr6é su mala organizacion, la inefi-
cacia de su Ejército y la tragedia de un régimen ficticio. (8),
en el que faltaban auténticos ideales y sentir de una empresa
universal. Aquel Coronel Jiménez de Sandoval, que ante la
muerte de Marti se sintid antes Rosa Cruz que jefe del Ejér-
cilo espanol (4), es todo un simbolo de la desintegracién de
las fuerzas nacionales.

LA INTERVENCION NORTEAMERICANA

Pero no se puede—después de decir en verdad nuestras
culpas, errores y debilidades—-encubrir el hecho ésencial: la
marcha normal del proceso emancipador, que debid incluir
una fase de transicién autondémica, fué alterada por una in-
tervencién extranjera y egoista que perjudicéd de modo irre-
parable los intereses de Espafia vy de Cuba, y lo que es peor,
su mutuo entendimiento en el futuro, al falsear todos los su-

puestos previos.

(1) Cfr. Patil] Blaushard: Democracy and Empire in the Caribean. N. Y., 1947.

(2) Compdrense los muy instructivos alegatos de V. Mestre Amabile: La
question cubaine et le conflict hispanoamericain, Paris, 1896 (inteligente propa-
ganda de los ‘insurrectos frente a la opinién mundial), y de A. de las Casas:
Cartas al pueblo americano sobre Cuba y las Repiblicas latinoamericanas (3.8 edi-
cién. Buenos Aires, 1897), que contienen una interesante defensa del punto de
vista espafiol. (Se sefiala, entre otras cosas, que Cuba, hasta 1823, habfa produ-
cido gastos y no ingresos al Presupuesto espafiol, y su notable progreso a lo
largo del siglo XIX.)

(3) Cfr. el interesante libro de un técnico como G. Reparaz: La guerra de
Cuba. Madrid, 1896.

(4) V. la anécdota en Rafael Extenger: Vida de Marti. Habana, s. a.



XXIV MANUEL FRAGA IRIBARNE

Después de la “maniera forte”, representada por la politi-
ca de Weyler (1), la metrdépoli entré de modo decidido en la
via transaccional y autonomista. E] 1 de enero de 1898, susti-
tuido Weyler por Blanco, se instaura un régimen autondmico
amplisimo, que es verdadera ldstima--no haya~tenido’ tiempo
de hacer sus pruebas histéricas. Con razon el Sr. Lazcano y
Mazén abre con él la etapa de las Constituciones nacionales
de Cuba. Tres decretos, de 25 de noviembre de 1897, la regu-
laron. El primero extendia, sin limitaciones de ninguna clase,
los derechos politicos a los cubanos, quitando las restricciones
del Decreto de 27 de abril de 1881, y en particular del articu-
lo 29 del Codigo militar. El segundo extendia en todas sus
partes la Ley de 26 de junio de 1890, estableciendo el sufragio
universal y dictandose normas que reprimian los mas impor-
tantes abusos posibles en esta materia. El tercero regulaba, de
acuerdo con las mas avanzadas peticiones, el gobierno y la
administracién (2). Las Cortes sancionaron el régimen auto-
nomico en mayo, y no hay duda de la buena fe con que,
después de tantos escarmientos, se intentéd su puesta en mar-
cha, designandose para ello a personas de prestigio de los vie-
jos partidos autonomista y reformista ahora fusionados. Se-
gun un despacho de nuestro representante en Washington,

_ Dupuy de Lome, de 13 de febrero, las reformas “son cuanto

se puede pedir y mas de lo que ellos se esperaban” (se refiere
al Presidente y al Secretario de Estado de los Estados Unidos).
Retornaban los emigrados de Méjico y de Norteamérica. La

(1) Aunque sdélo sea de pasada, no es posible dejar de anotar que la famosa
crueldad de Weyler, situada em el medio de lo que, al fin y al cabo, era una
guerra civil y, sobre todo, con lo que ‘han sido desde entonces las guerras mo-
dernas, guerras totales en jas que la poblacidén civil toma parte activa y pasiva,
debe quedar relegada a la--condici6n de mito _propagandfstico. La célebre “re-
concentraci6n” separaba a los paisanos de las dreas de peligro;~—se- establéciéron
viviendas, raciones y nuevas zonas de cultivo. Quienes realmente proyocaron el}
hambre fueron los insurrectos con su tactica de “tierra quemada”, y es un
hecho histérico que al dispersarse los “reconcentrados” fué cuando reaimente
e] hambre y las epidemias operaron en gran escala,

(2) V. Labra: Aspecto internacional de la cuestién de Cuba. Madrid, 1900,
pagma 45 y siguientes.



PROLOGO XXV

banca europea ofrecié un empréstito para financiar la recons-
truccién. La reconcentracién cesé. Se enviaron dos represen-
tantes a Washington para negociar un nuevo tratado de co-
mercio. Salvo un.motin sin importancia, el 5 de enero, todo
taarchaba bien hacia la normalidad y'la paz... Entonces volé
el “Maine”, precisamente cuando Cuba “estaba desaparecien-
do de las primieras paginag de los diarios” (Carleton Beals).

' En. efecto, mientras la opinién norteamericana, convencida
del nuevo cambio de ruta, se desinteresaba, “nuestros buenos
funcionarios del Departamento de Estado y de la Marina! es-
taban muy ocupados” (C. Beals). O para citar a otro historia-
dor norteamericano mas reciente, Samuel Flagg Bemis, “la
cuestidn cubana estaba convenientemente a mano para los
hombres de Estado de este periodo—los Mahan, los Roosevelt,
los Lodge—, que deseaban asegurarse el control del Istmo y
de sus aproches maritimos desde ambos Océanos” (1). En
otras palabras, los expansionistas de 1898: (2), continuadores
de la doctrina del “destino manifiesto” (3)—mezcla de darwi-
nismo, de providencialismo calvinista, de racismo anglosajén
a lo Rhodes, de imperialismo—, explotaron friamente y en in-
terés propio lo que era una entrafiable cuestidn nacional, lo
mismo para Cuba que para Espafia. El] 31 de enero de 1898,
el senador Lodge (el mismo que sera el responsable, veinte
anos mas tarde, del fracaso del Tratado de Versalles y de la
Sociedad de Naciones) escribia a Henry White: ‘cualquier
dia puede ocurrir una explosiédn en Cuba que resolveria una
gran cantidad de cosas” (4). No sabemos a qué clase de ez-
plosién se referia Lodge, pero cualquiera era deseada y espera-

GQ) The U. S. as world power, pag. 5.

(2) V. el excelente libro de Julius W. Pratt: Expansionists of 1898. Baltimo-
re, 1936, con amplia bibliografia en pdg. 3, 61 y siguientes.

(3) En 1895 habfa muerto en Nueva York el periodista y diplomdtico John
Lewis O'Sullivan, autor del “slogan” “Manifest destiny”. Esta frase habia ser-
vido de nota ideolégica en la época de la expansiédn demécrata contra Méjico
y en la era continental. Ahora es el Almirante Mahan, con su teoria del “sea
power”, el que orienta la nueva etapa republicana y maritima del imperialismo
yanqui.

(4) V. ‘Nevius: Henry White, 30 years of Diplomacy, pag. 130,



AXVI MANUEL FRAGA IRIBARNE

da por los intrépidos “jingoes”, que tan pronto. como exploté el
Maine—hoy no queda el menor asomo de duda de que la cau-
sa fué interna—pilotaron la Prensa amarilla (1) hacia la mas
flagrante agresion de los tiempos modernos. Asi desembocaba
Ja larga serie de preparativos y expediciones piraticas como la
del Virginius, y esto contra pais que habia apoyado la inde-
pendencia americana, y a diferencia de Francia e Inglaterra
habia permanecido estrictamente neutral durante la guerra dé
Secesion, negandose incluso a reconocer al Gobierno Confe-
vaeral. ” a

Inipresiona recordar jas imprudentes manifestaciones de
Jos imperialistas de entonces: “Las fabricas americanas pro-
ducen mas de lo que puede usar el pueblo: americano... El
destino ha trazado nuestra politica: el comercio del mundo
ha de ser nuestro... Y la ley de América, el orden americano,
la civilizacién americana y nuestra bandera seran plantadas
en costas hasta ahora sangrientas y tenebrosas...” (2). El se-
nador Thurston es atin mas claro y menos idealista: “La gue-
rra con Espafia aumentarad los negocios y ganancias de cada
ferrocarril americano, aumentara la produccién de cada fa-
brica americana, estimulara cada rama de la industria y del
comercio doméstico...” Una fria decisién salté ya por encime.
de cualesquiera escrupulos. Los Estados Unidos estaban deci-
y Japon (8), a cualquier precio y cayera quien cayese.

La historia de aquellos meses es alucinante. El cénsul nor-
teamericano en La Habana,_Fitzburgh Lee, reclama barcos para
el caso de posibles desédrdenes en el momento en que Cuba.
estaba va practicamente pacificada. Llega el Maine en visita

(1) V. Wilkerson: Public opinion and the Spanish american war: A study in
war propaganda, 1932; Wisan: The Cuban crisis as reflected in the New York
Press, 1895-98. 1934.

(2) Paérrafos de un discurso pronunciado el 27 de abril de 1898 en Boston
por Albert J. Beveridge; cfr. Pralt, op ‘cit., pag. 228.

(3) El 6 de marzo de 1898, Alemania ocupa Kiao-Chan; y el 31, Rusia se
mete en Puerto Arturo. Los Estados Unidos responden ocupando Filipinas y las
Hawai.



PROLOGO XXVIE

de cortesia: la autoridad militar envia a su Capitan una caja
de jerez; él corresponde con un ejemplar de su libro Sondaje
y dragado maritimo a gran profundidad. El 9 de febrero se
publica, contra todos los usos diplomaticos, la carta intercep-
fada a nuestro Ministro Dupuy de Lome. El 15 de febrero
vuela el Maine. Una ola de agitacién recorre los Estados Uni-
dos de mar a mar. “Remember the Maine!” El 27 de marzo
‘la Comisién americana declara que Ja explosién habia sido de
origen externo. La Comision espafiola sostiene lo contrario, y
nuestro Gobierno ofrece someter el asunto a arbitraje. Wash-
ington se niega. El Papa ofrece su mediacién. Lo que Bismarck
habia aceptago, a pesar de su “no iremos a Ganossa”, resulta
intolerable para la democracia “puritana. “No Poppery!”. La
presa estaba segura y esto era lo importante. MacKinley se
decide por la guerra, que le imponian el] Congreso y la rabiosa
Prensa .“jingoista”. A pesar de que Espafia did toda clase de
facilidades, ocultando las Ultimas intolerables notas del Go-
bierno yanqui, y mantuvo hasta el final una increible pa-
ciencia, “en el nombre de la Humanidad y la Civilizacién”, el
21 de abril se rompieron las relaciones y el 22 empezd practi-
camente el estado de guerra. Espafia, aislada en una Europa
indiferente a lo que era el fin de su hegemonia mundial, fué
derrotada: todo se perdiéd menos el honor. El 26 de julio se
pida la paz. El 1 de octubre se retinen en Paris los cinco
plenipotenciarios de cada parte. Vae victis! Los norteamerica-
nos realizaron un auténtico “diktat”: no hicieron la menor
concesién ni en lo referente a la deuda, ni en el caso de Puerto
Rico, ni en Filipinas.

Pero tampoco se admitié a los cubanos a la negociacion.
Desde el punto de vista norteamericano (y ésla era la verdad),
dan vencidos éramos unos como otros. El mismo Presidente
Mackinley, que cinco meses antes de la guerra decia: “No
hablo de anexidn forzosa... Esto seria una agresién; crimi-
nal”, se anexionaba por las buenas Puerto Rico y Filipinas,
y respecto de Cuba ya durante Ja guerra establecia grandes



XXVUOTI MANUEL FRAGA IRIBARNE

reservas: “Mientras hacemos Ja guerra y hasta terminarla
tenemos que guardar todo lo que consigamos; cuando la gue-
rra termine debemos guardar lo que nos convenga”. Pero de-
jemos hablar al historiador cubano Roig de Leuchsenring: —
“Puede afirmarse, sin temor alguno de incurrir en falsedades o
exageraciones, que jamas ha sido tratado por nacién alguna
coh mayor desprecio un pueblo amigo y vecino que luchaba
solo y heroicamente..., como lo fué el pueblo cubano por par-
te del Gobierno y del Ejército de los Estados Unidos” (1).

' Al fin, Cuba no fué anexionada, probablemente por un pre-
dominio de los intereses azucareros norteamericanos. Se estu-
vo jugando con la isla de Pinos; se consiguieron (por el Trata-
do de 23 de febrero de 1903) (2) estaciones carboneras y na-
vales; se establecié una reciprocidad comercial (Tratado de
44 de diciembre de 1902), que en realidad era el monopolio
del mercado cubano, y, finalmente, a través de la famosa en-
mienda Platt, se logré lo que Nearing y Freeman, en su libro
ya clasico La diplomacia del délan llaman “la adquisicion
sin anexidn” (3), es decir, la adquisicién con todas las ven-
tajas y sin responsahilidades.

La enmienda Platt fué impuesta, como es sabido, a la
Constituyente de 4901, sin la mas leve posibilidad de discu-
sidn: o aceptarla integrandola en el texto constitucional, o
continuar indefinidamente sometidos al gobierno militar. Los
constituyentes resistieron cinco meses inutilmente. Para ma-
yor seguridad, el texto de la enmienda (egoista, unilateral,
‘innecesaria) quedé garantizado por el Tratado permanente,
determinando las relaciones entre la Republica de Guba y los
Estados Unidos de América, de_22 de mayo de 1903.

Como dice GC. Beals; de aqui arranca lo que él Ilama “el
crimen de Cuba” en su complicado engranaje de “politica

(4; Loc. clt., pag. 39.

(2) Reglamentado por el de 2 de julio del mismo afio (mas tarde modifica-
do), Ver el volumen Tratados y convenciones celebrados por la Republica de

Cuba desde 1908 a 1914, Habana, 1916, y los textos que incluyen esta misma co-
leccion.

(3) Pag. 199 y siguientes de Ja traduccidn espafiola.



PROLOGO XXIX

tirdnica, diplomacia del délar y monopolio azucarero” (1).
FE] cuasiprotectorado impuesto por la enmienda Platt ‘incluia,
entre. otras limitaciones, la prohibicién de contraer. deudas
que no pudieran ser pagadas con los ingresos ordinarios del
flamante Estado, una vez cubiertos todos los gastos normales.
Pero esto no impidié ala Banca norteamericana el realizar
tales préstamos en condiciones leoninas y en combinacién
con Gobiernos poco aprensivos, doblando asi el dogal politicu
de la intervencién con el econdédmico que la. justificaba’.en una
cadena sin fin. nO bid Ss
El resultado es:éste, sane eee poner: en boos de nor-
teamericanos y cubanos: “La enmienda: Platt ha servido, aun-
que indirectamente, para determinar las peores.caracteristicas
de la vida: politica cubana,-y ello no sélo en: el terreno de la
libertad: :politica o econdédmica (2) -del- pais, sino gastando sus
resortes. morales, pues lo que significd para ‘Cuba la enmien-
da Platt no fué tanto Ja realidad de tal merma de sus derechos
como-.el.éfecto moral -que _produjo.. -en el. pueblo sentirse- bajo
un cliina-de~sojuzgamiento, inferpretando “ese ‘apéndice cons-
titucional como: una coartacién,-a.su libertad” (3).: -
EL Botano HUBAND
En todo caso, un ciclo'se habia cumplido, y surgia un
nuevo Estado, siquiera durante una generacion su soberania
fuese imperfecta. Una nueva etapa se abria en la evolucién
del pais: lo que Jorge Mafiach llamé “Ia Republica”, o sea
“una angustiosa procura de forma nacional a través de lo
social”. Cabria intentar aqui él trazo de unos esquemas gene-
rales interpretativos de su evolucién constitucional (con tanto
(1) Op. -cit., pag. 19 *, 4
(2) “Cuba tha, declinado progresivamente desde la independencia... La rapidez
y grado de esta decadencia, ‘sin embargo, esta en relacién directa con el influjo
y dominacién del capital americano”. (C. Beals: The crime of Cuba, pag. 296* )
(3) Lizase: Panorama, cit., pag. 105. El autor citado prosigue: “Era natural

que Jos cubanos tuvieran poca fe en su misma Republica”. V, Cestero: Los Es-
tados Unidos y las Antillas, Madrid, 1931.



XXX, MANUEL FRAGA IRIBARNE

primoroso detalle expuesta por el senor Larzcano y Mazon) des-
de las tres escalas de lo econdmico, lo social y lo propiamente
politico.

En cuanto a Jo primero, Cuba presenta una serie de carac-
teristicas que nada tienen de excepcional en la América his-
pana (1). Dentro de un marco dorado, de clima agradable,
tierra fértil, vida facil aunque primitiva, hay unos trazos
contundentes: un sistema econdmico pasivo y, por lo mismo,
débil (2). La economia cubana depende de la venta en el ex-
terior del azucar, y, en menor grado, del tabaco. Y ello en un
mercado controlado por un comprador practicamente unico,
que, en realidad, se compra a si mismo, pues posee la mayor
parte de las tierras y de los grandes ingenios, centrales, pro-
ductores. Conviene advertir que, si. bien el régimen azucarero
fué en todo tiempo -propicio al latifundio y a una cierta con-
centracién. capitalista (3), nada hay semejante a lo ocurrido
desde que el capital norteamericano se aseguré todos los con-_
troles, incluso los politicos. En los afios 1878 a 1895, Estados
Unidos empieza a monopolizar el mercado cubano, prevalién-
dose de Jos nuevos aranceles, y asi, en 1894, Cuba importaba
de Espafia por valor de 30 millones de dolares, frente a 33
millones de Norteamérica. En las exportaciones la diferencis
era mayor: ocho millones a Espafia y 93 millones a los Es-*
tados Unidos. E] Tratado de reciprocidad comercial dejé a
Cuba totalmente indefensa ante la tremenda superioridad. eco-
némica del coloso del Norte, que poco a poco se fué quedando
con los-resortes mas importantes: la tierra, las centrales, la
banca. Se calcula que en 1923 el 16,7 por 100 del territoric
cubano estaba en manos norteamericanas, y que en 1933 (por

(dy V. Julian Acienes: Caracteristicas fundamentales de la economta cubana.
“Habana, 1950. Uil estudio” fundamental” stgue~siendo el realizado por un—grupo
de técnicos norteamericanos de la Foreign Poticy Association, en su comisiédn de
Asuntos cubanos.

(2) Ver sobre esto el importante trabajo de G. Soule, D. Efron y N. T. Ness:
Latin American in the future World, 1945.

(3) Ver Julio J. Le Riverend: Los ortgenes de la economia cubana (1510-1600),
en el numero 46 de Jornadas, 1945, y la bibliografia citada en pag. 73-75.



PROLOGO XXAL

el tremendo desastre de la crisis) esta proporcién llego a la
cifra increible del 80 por 100 (posteriormente se ha reducido.
algo). Las inversiones norteamericanas alcanzaron en 1929 la
cifra de 1.500 millones de ddlares, de los cuales 600 corres-
pondian a negocios azucareros (1). El] afio 1919 las centrales
azucareras pertenecian en un 27,4 por 100 a cubanos, 13,9
por 100 a espanoles, 2,6 por 100 a norteamericanos, y en un
56 por 100_a_personas de nacionalidades diversas. En 1929 los
norteamericanos poseian el 69,9 por 100 de las centrales, y
en 1933, nada menos que el 80 por 100. En una palabra, la
independencia politica se logré a costa de la independencia
economica (2).

- En particular, la propiedad, bastante dividida antes det
98, se ha concentrado, pasando de manos cubanas a otras ex-
trafias. En 1894 habia en la isla 90.960 sitios o estancias; en
1899 la guerra las habia reducido a 60.711; pero en 1934 sdlo
quedaban 38.105 propiedades. El desastre de la gran crisis
que siguid en Cuba a la llamada “danza de los millones”, de
los afios 1920 y siguientes, acab6é la obra iniciada por el Tra-
tado de reciprocidad, poniéndolo todo bajo el control de las
grandes firmas bancarias de Wall Street.

El resultado ha sido bien claro: Cuba ha tenido su econo-
mia montada sobre un producto como el azucar, que entre
1920 y 1934 ha tenido oscilaciones en su cotizacién del orden
de 22 centavos la libra en el momento maximo, hasta 0,57 en
1932. Se estima que la situacién es tolerable siempre que el
precio no sea inferior a 3,75 centavos la libra; en todo caso,
Cuba puede hacer directamente muy poco para conseguirlo.

(4) En 1939 se daban cifras ya moderadas: 840 y 265 millones, respectiva-
mente, Aparte de esto, se calculan unos 160.000 turistas norteamericanos al afio,.
que dejan unos 15.000.000 de ddlares. No es extrafio, pues, que entre las 37 Co-
misiones permanentes de 14 Camara cubana haya tres que se ocupen, respecti-
vamente, de azticar, tabaco y turismo,

(@) £V. lo que dicen al respecto los técnicos norteamericanos ya citados en.
sus Problemas de la nueva Cuba, pag. 3; a la vez que reconocen que, “compa-
rada con las Repwblicas hispanoamericanas independizadas de Espafia, es pre-
ciso convenir que Cuba disfruté6 de prosperidad durante la primera mitad det
siglo XIX”, (ib.)



AXXIT MANUEL FRAGA IRIBARNE

De este modo pueden ocurrir catastrofes como la crisis de los
ahos 1929 y siguientes, en la que se pasé de un valor total de
las importaciones y exportaciones de 562 millones de pesos,
en 1926, a solo 126 millones en 1933 (1). La situacién ha
mejorado posteriormente por una nueva coyuntura bélica;
pero ello, naturalmente, ha servido solamente para subrayar
el cardcter pasivo que atribuimos a esta economia (2).

La progresiva dominacién de las finanzas cubanas por el
capital yanqui (8) y la correlativa retirada de los que pudie-
ran hacerle una competencia constructiva, principalmente el
éspafiol (4), se sumé a otros elementos para producir, en de-

blaeeee ’

-(1) La crisis norteamericana hizo, al mismo tiempo, “bajar el numero de
turistas de 86.000, en 1930, a 8.000 en 1934, Cifras “paralelds: En 1932 hubo en
Cuba: 1:004 __Suicidios, es ‘decir, - 253 ‘por. cada ‘millén de habitantes, (Este , porcen-
taje fué de 67 en “Espafia .é1 -mismo aio.) : sa

(2) El primer respiro lo ‘di6 la ley Jones. costigai (es ‘aeéir, un acto uni:
lateral: norteamericano), que ya en pleno “new deal” garantiz6 al ‘azucar cubano
hasta 1937 un mercado muy limftado pero seguro. Se aseguraban 3.000,000 de
toneladas a un pais montado para producir cinco. Afortunadamente la segunda
guerra mundial, y ‘después la guerra inte, ‘han. vuelto. a crear una coyuntura de
euforia para. la economia cubana.

(3) Cabe distinguir 14s siguientes etapas: de 1900 a 4019, aumento progresivo
_ de Jas inversiones americanas; 1917 a° 1922, aumenta de modo especialisimo el

control bancario (Morgan, Chase, National City Bank, etc.); 1928 a 1933, este
control bancario se consolida en grado superlativo por ia crisis.

' (4) A principios de siglo los espafioles posetan, no obstante la pérdida dei

control politico, una tercera parte del capital extranjero:invertido en Cuba (fren-
te a una décima parte los.ingleses, y 1/5 los EE. UU.). Téngase en cuenta, para
documentar esta estimacién (de Labra), que .en una’ poblaci6n que en 1907 era
. de 2.000.000 habia 229.000 extranjeros, de los cuales 185.000 eran espafioles, y
que de ‘los 31.227 inmigrantes que entraron en 1907 y 1908, 24.792 eran también
espafioles, Por aquellos afios escribfa Ramiro de Maeztu (a.quien ‘Labra, que Jo
‘cita, Hamaba “un publicista espafiol muy al tanto de estos asuntos”) : “Yodo 9
casi todo el comercio al por mayor y al por menor es espafiol; son de espafioles
las mejores fdabricas de tabacos de La Habana; de espafioles, muchos de los
buenos ingenios azucareros; de espafioles, numerosos potreros, colonias de caiit,
vegas de tabaco y cafetales... Finalmente, con trabajo espafiol, material y men-
tal, se hace andar todo ese comercio, toda esa agricultura y buena parte de la
industria y de la agricultura cuya propiedad esté en manos sajonas o cubanas”,
concluyendo que “asf, Cuba es hoy, desde el punto de vista de la produccién,
tan espafiola como lo era hace quince afios”.

Por otra parte, como dice Emeterio de Santovenia, “espafioles creadores y
cubanos creadores se dieron las manos en el afadn de levantar lo que era patri-
monio comin”, y juntos realizaron ila. reconstrucci6n economica del pafs des-
pués del 98. (V. su libro Pinar del Rio. México, 1946, pag. 195.)



PROLOGO i XXXIN

finitiva, una tremenda inestabilidad social. bn siglo de gue-
rras, unido a estos desequilibrios econémicos, a las fiebres de
la especulacién y la sensacién de que nada era posible para
remediar una situacién creada desde fuera; en resumen, falta
de solidez en las estructuras sociales, desigualdades _tremen-
das, y ello en medio de las riquezas fabulosas del trépico y su
— enervantetendencia a no trabajar ni luchar, sino especular y
divertirse. Miguel de Carrién exageraba, sin duda, al. decir
que no hay una sociedad cubana, y que por lo mismo el-Es-
tado es en Cuba mas bien hipotético. También exageraba
Guillén, el. poeta negrista de “Séngoro cosongo” .

Este es el pueblo del “all right”,
Donde todo se encuentra muy mal;
Este es el pueblo del “very well”,
Donde nada esta bien.

Pero sus afirmaciones y las de toda una literatura_s¢ social.
"que figura entre las mas ricas de nuestro tiempo (1), respon-
den a un desequilibrio social basico: inseguridad, demasiada
. fe en él azar, en-eljUégo, incluso el-politico-(2), tendencia al

‘“choteo” un tanto cinico ante los problemas; falta de elemen-
tos sélidos™ en—la~arquitectura~de—tas “clases (3)2 ‘Una _pobla-
“Gio Tapidamente — creciente .(4); “una composicién étnica
compleja (5);.con una estructura familiar débil en unos as-



(i) Vv. J. A. Portuondo: El contenido social de la literatura esa Jornadas,-
niimero 21, 1944, y bibliografia, pag. 90 y sigulentes. =
(2) Ya en el pasado sigio J. A. Saco, en su libro fundamental La vagancia_

en Cuba, _sefiala los problemas extraordinarios que el juego v su tremenda ai.

fusién planteaban en Cuba.

(3) V. sobre este iiltimo punto el trabajo de L. Nelson: The social class struc-
ture in Cuba, y los de Juan F. Carvajal y Carios Manuel Raggi Ageo sobre Las
clases medias cubanas, en la publicacién de la Unién Panamericana sobre : Ma-
terialesy para el estudio de la clase media en la América latina.

(4) En 1774, 171.620 habitantes; en 1817, 688.000; en 1861, 1.396.530; en
1899, 1.579.797; em 1931, 3.962.344;-en 1950, 5.250.000.

(5) El censo de 1817 daba, para_688.000 habitantes, 250,000 _n hegros esclavo3 |
HX 115.000 000 libertos. Segtin Fernando Ortiz, la “poblacion ha ido absorbiendo ef
elemento — negro; de suerte que los negros BROAN’ dichos han disminuido.
E] 62,5 por 100 de la poblacién total en 1532; el 54,5 por 100, en 48141; el 32 por

tke



AAATY MANUEL FRAGA IRIBARNE :

pectos y excesiva en olros (1); con una influencia disolvente

por el turismo excesivo, hasta haberse podido afirmar que la

Ley Seca norteamericana estuvo a punto de convertir a: La

Habana en un inmenso cabaret; con un clero insuficiente y_

una. religiosidad principalmente formal (2); con un nivel de

__Â¥ida_bajo y gran parte de la poblacion condenada al peonaje, e
al servicio de capitales extranjeros; con cuatro meses dé “za-=
fra” y ocho de tiempo muerto, y la consiguiente recurrencia
del exceso de prosperidad, y la miseria sin remedio, ¢como
Cuba no iba a acusar los rasgos caracteristicos de la inesta-
bilidad politica y de la excesiva burocratizacién, en cuyas
“botellas” muchos ven el PIE }OF eR a los- inconvenientes
del sistema?

A su vez, las clases dirigentes se han relevado demasiado
rapidamente para encauzar un proceso de tanto dinamismo.
“Lavaristocracia criolla, muy gastada por las guerras~emanei-
padoras, tuvo después de ellas sdlo un punto de esplendor, sin

100, ‘en 4899; el 30 por 100, en 1907, Pero en este siglo ha habido una nueva
emigracion de gente de color, procedente de las Indias Occidentales, sobre todo
haitianos y hawaiquinos. Y también un ntimero importante de chinos y corea-
nos. Hacio 1930 se calculaba que un 25 por 100 de_la_poblact6én.eran blancos pu-
ros, Un (25 _bor 100 _negros. yun. 307 por, 100 presentaban ~ -un~grado—-variable_dc
niezcla. Poy sup Suptiesto que, como la mayoria” de” ‘Tos paises iperoamericanos;—n0

raciales. Como consecuencia, ) den una. tendencia al “ANGREDOLO. de los pu puestos po-
«. Iftfeos por. la_minoria criolla, Evaristo Estefioz (que habfa sido uno de los If-
deres ‘en 14 revuelta de 1906 contra la reelecci6n de Estrada,Palma) intenté or-
ganizar un jfartido independiente de color. En 1910 la ley “Morcia) prohibid. 10s
partidos: de tipo racial. La consecuencia fué la revuelta de * que, como de
costumbre, se resolvié con un desembarco norteamericano. Tres mil negros mu-
rieron. en. ella, pero e] Presidente G6mez, a pesar | de su victoria, ofrecié varios
puestos. politicos importantes a personas de-color~ En 1945 “habia cinco negras
_entre los_ 54 _senadores,_ y_ 12 2 _Mmiembros_ de la Camara. Rara, vez son Ministros,
__pero- “elPresidente- Batista es_ de: color, y ello no le ha imp dido ser la mas bri- ~
Nante- estrella de Ja politica -eubana -reciente. Ce
(1) En 1931 se estimaba que el numero de concubingtos debia de. ser 4l
16 por 100 del total de-los matrimonios. Por otra parte, ek numero de divorcios
era importante (400 por cada 1.000.000 de habitantes). Enj cambio, en una serie
de puntos cabe observar un influjo excesivo de las relaciones familiares: el
compadrazgo y el hepotismo— ‘influyen mnotablemente en Ja distribuci6n de “hbo-
_ tellas?"~ iH
*@) Digamos, en cambio, en: ‘honor de -los estan ave nunca han tenido
persecuciones del tipo de la metas d

a mann noRva ELSES



PROLOGO AXAV

que le diese tiempo a dar una nueva arquitectura social al
_ pais. Pronto se vid desplazada en lo econdmico por los “ma-

* magers” del capital americano, y én lo politico por nuévosli=—
‘deres de extraccién democratica, militar o sindical. En una
generacién la aristocracia habia cedido. Desde la revolucién
antimachadista (ya el régimen de Machado fué una transi-
cidn demoledora del pasado) advienen al plano politico las
masas de campesinos y proletarios con lideres ideolédgicos y
no.tradicionales. Un fuerte sindicalismo, con fuertes enclaves
_Marxistas, si bien no los Wnicos (1), bien encuadrado en or-
ganizaciones nacionales, como la C. N. O. C. y hoy la C. T. C.,
controla mds de medio millén de personas, y ha oblenido on
‘poco tiempo, en uno de los paises dé mds duras condiciones

: de trabajo, una de las mas avanzadas legislaciones sociales:

capo

_jornada de cuarenta” y cuatro horas, un mes de vacaciones

ee

pagadas, regulacién de salarios Minimos y contratos colecti-
vos de trabajo.

Sélo sobre estas bases cabe entender la estructura politico-
constitucional de Ja Perla de las Antillas. Las notas. esenciales

a retener podrian ser Jas siguientes:
‘“A) - Después de la caballeresca administracion de don To-
mas Estrada Palma (2) se observa un notable fallo en la or-
ganizacién administrativa, con una notoria alegria en los gas-
tos publicos. (3): y una desviacién en la ‘funcién burocratica,
“ aun dominada por el “spoils system” (4). =.: a

(1) Al’ fin, el Gobierno se décidid a intervenir enérgicamente en 1947 en
contra ‘de los lideres comunistas.. Con todo, el partido socialista popular sigue
considerado como flocomunista, y obtuvo 40.000 votos en 1938 y¥_ 150.000 en
1946.0 ‘ :

(2) Que, no obstante, tener que pagar al Ejército libertador, aumentar las
escuelas, mejorar las carrejeras y afrontar el déficit dejado ‘por las grandes
obras’ sanitarias del Gobierno de ocupacién, dejo, tras cuatro afios de buena
administracién, 20.000.000 de pesos en el Tesoro. - :

(3) “Al parecer, él. Presidenté”~ Menocal recaudé Mas. de 600 millones de pe-
sos—en:-ocho- afios;-no. obstante Io cual dejé. una deuda flotante de 46.000.000
Constantemente se solicitaban empréstitos norteamericanos, que terminaban en
intervenciones pretorianas, como las de Magoon y Crowder, Del General Machado
Se dice que “justificaba Presa puestariamente 42.000 soldados’ y no tenia mas ame
9.000 en filas. :

é (4) En 1909 se cred el “sar vicle Civil, pero millares de puestos rattan: si--



XXXVI : ‘ MANUEL FRAGA IRIBARNE

/B) Las formas constitucionales democraticas se han ve-
nido asentando sobre’ un sistema electoral bastante falseado
en Ja practica. EF] cuerpo electoral, en buena parte inexperte
e influenciable,-ha sido propicio a un cierto grado de corrup-
cidn, y a pesar de que las leyes electorales, a diferencia de lo
que ocurre en olros paises hispanoamericanos, han sido di-
rectamente imitadas de las vigentes en los Estados Unidos, el
rendimiento ha sido muy diverso (1). S fie

C) En otros planos se encuentran también deformaciones
_de la idea constitucional. Se ha abusado de las amnistias. ‘En-
~ tre 1905" y 1933 se’ han concedido 45 generales, y entre 1902 y
1927 se dieron ademas 7.759 indultos, muchos de ellos a cri-
minales vulgares, en ey por, razones politicas. Igualmente

“ge ha abusado de la inmunidad parlamentari ia; de 372 supli-
catorios ‘pedidos hasta el fin del Gobierno Mendes. solo uno
se autorizé. En conjunto, Ja armadura juridica de la Repu-
blica (por cierto cuna de extraordinarios juristas, cor como el re-

cientemente fallecido Dr. Sanchez de Bustamante) ha sido en-
a , ——_——
deble (2). p

~-—D)_La-complejidadde ja. sociedad cubana se ha traducido
en una tremenda proliferacion 1 de los” partidos: politicos “en
Cuba, a diferencia de lo que ocurre en otros paises de Hispa-
noamérica, que tienen pocos y de gran duracidn. Ello ha fa-
vorecido, como en varios paises europeos, la maniobra elec-
toral y parlamentaria y también un cierto “cooperativismo”
“entre partidos de Gobierno vy de oposicién, que Lizaso_define

.guen; no obstante, recibiende el calificativo de “politicos” o “confidenciales”.
Lo cierto es que, no obstante la disposicién constitucional expresa, sigue sin
crear la carrera_ administrativa,

ad) EI caso de las s eleéciones de 1944 resulta excepcional. Los sucesos de marzo
de 1952 revelan que los grupos de oposicién esperan siempre poco de unas elec-

normales, ;

(2) Ver el trabajo de Diego Vicente Tejera: Estado de la tegislacién cubana
y de la influencia que ejerzan en ella la de Espafia y la de otros patses. Madrid,
1925. El autor Hega a decir que “el estado de la legislacién en Cuba es detesta.
ble”, pag. 7. Se reflere, sobre todo, a la gran complejidad.



PROLOGO XXXVIE

como “la manera més segura e irresponsable de distribuirse
los beneficios del poder” (1). ;

(1) En los gomienzos de la Republica, mientras cdur6é el predominio del pa-
triciado criollo, 1a dialéctica se establecié cntre el, partidg conservador (Meno.
cal) -y el _partido liberal (que triunfaré con Machado). Desde la revolucién de
1933° la proliferaci6n sera extraordinaria. En la actualidad s6lo cs posible go-.
bernar a base de coaliciones. Asi, Batista v Saladrigas gobernaron con la llama-
da “Goalicion democraticg-socialista”. lel “partido liberal, ABC., el partido de-
mocratico y el partido popular- -socialista. Frente a ella organiz6 Grau San Mar-
tin la _alianza republicana auténtica, que si bien tuvo minoria en lag Céamaras,
en 1944, pudo lograr en 1946 ‘mayorfiapor‘el apoyo que recibid: desde la Pre-
sidenci#. Este partido revolucionario cubano , (auténtico) se mantuvo hasta los re-
cientes sucesos en’ el Poder con Ja alianza del partido liberal _y_los ;_pequefios’ par-
tidos Trepublicano y cubano, el partido - nacional cuvano; ‘ele. “Apoyaba al ‘Presidente
“Prio, y' se disponia a presentar como candidato a Carlos Hevia. A su vez, el ex
_Presidente_Grau_e: estaba_en la oposicié6n con, ‘el. partido de. la “cubanidad”, :y¥. Ao
mismo el también ex, Presidente Batista, -- con. el de “accion. unitaria”, que se
“suponta que intentarta lograr’ el apoyo electoral del partido soclalista, popular (a
no ser que éste decidiese presentar ‘a “su propio Ider, el Si Marinello). “En otra
‘direcci6n operaba el partido del Pueblo Cubano. (ortedoxo), fundado en 1947 por
el famoso senador Chibas, que se suicidé el pas sado, afio, habiéndole sucedido en
el liderazgo el Dr, Roberto ‘Agramonte., os

Esta instanténea fugaz sdlo. pretende dar una vaga idea’de la gran comple-
jidad del sistema cubano de.partidos. y ae

La situacién ha sido radicalmente allerada por cl golpe de Estado del ex Pre-
-sidentc. General Batista..Al parecer, la incierta politica del Presidente. Prig habia
producido inquietud, y el movimiento ha sido oportuno y acorde con fa tenden-
cia norteamericana de! momento de _propiciar -gobicrnos fuertes, que limiten la’
accion de los grupos revolucionarios en Si aon Tage CRDIORIVE vitalmente . es--
“watégiea ‘como es el Caribe. Tal parece ser también el punto de vista de muchos
‘conser vadores cubanos.

La Carrera de7 Batista es caracteristica. Ingresé en el Ejército en 1921; siendo
sargento mecandgrafo, la revolucién de 1933 le convirtié en arbitro de una si-
~niaqcion confusa; ‘ascendido a Coronel, fué Jefe del Ejército de 1933 a 1939, mien-
tras los Gobiernos y Jas Constituctones se’ sucedian rdpidamente. Fué elegido -Pre-
sidente en 1940, y promovido a General en 4941. Terminado su mandato presiden-
cial en_ 1944, no hizo uso de los recursos de su poder para hacer triunfar .a su
candidato, y dejé triunfar a la oposicién. Viajé por toda América en 1944-1947.
Regresé a Cuba, y logré una gran victoria electoral al ser designado senador por
Las_Villas, que los. auténticos crefan controlar. Funds el Partido de Acci6n Unita-
ria (P. A. U.), relvindica su obra de gobierno, y luché en las maniobras electo:
rales pata las‘ elecciones del préximo julio.. Su proyectada alianza con el alcaide
de La Habana, Nicolas Castellanos, fracasé por la decisién final de éste de seguir
con dos “auténticos”,, mientras que el £x Presidente Grau San Martin se disponia
a la reconciliacién con Prio Socarras. Esto parecia asegurar ef ‘triunfo del candi-
dato gubernamental, que contaba con el apoyo. sindieal, y un cierto prestigio Pets
sonal por la labor realizada al frente del Instituto de Fomento. ,”

EI General Batista ha suspendido las sesiones del ‘Congreso, aplazado jlas elec-
ciones y formado un Gobierno provisional en el que figuran destacadas flguras



XAXAVITI MANUEL FRAGA IRIBARNE

E) Ello ha conducido a Cuba en forma distinta de la ma-
yoria de los otros paises iberoamericanos a un sistema de tipo
arlamentario o similar_en_vez_de tipico—patron presidencia-
lista (1). Esta es la verdadera razén: el pluripartidismo y no
"los precedentes monarquicos _ espanoles—del_s: SiglO—XIX,. como
. quiere-Stockes 0 los revolucionarios del tipo de la -Constita-~
~“Gién—de~-Gudimaro, (2). Ya ciertas disposiciones de la Consti-
tucion de 1901 daban alguna base, pero fué en la Constitu-
yente de los afios 1927-1928 cuando se hizo una amplia dis-
cusion del problema. Por fin, en 1940, por obra principal-
mente del gran jurista_Dr. José Manuel C Cortina, presidente de
la comisién que prepard el proyecto. constitucional, se esta-
blecié el sistema (3). Después de varias tentativas, los acon-
tecimientos politicos de 4942 demostraron que el sistema po-
dia funcionar, pero sdélo dentro de ciertos limites. De hecho

el sistema parlamentario funciona ,¢ teoria...

F) En ‘realidad; un andlisis funcional debe reconocer ei
gran predominio del Presidente. El primer Ministro no tiene
ningun poder especial; es una figura decorativa, escasamente
un “primus | inter pares”. Por otra parte, el Congreso puede
hacer dimitir a an it Ministro, pero sin ningun resultado prac-
tico. El afio 1947 se voté una mocién de censura contra ,el

a





(4) Ver WwW. S. Stockes: “Parlamentary government .in Latinamerica”, en
American Political Science Review, 1945. Por m4s que el sistema parlamentario
se ha ensayado en Chile, Brasil y Bolivia y, en menor grado, en Haiti y Hon-
duras, existiendo algunos atisbos de él en Uruguay y Pert y su sombra lejana
en-Costa Rica, Méjico y Panama, sigue en ple la aflrmacién de: Mirkine-Guetzévitz:
“Es la excepclén de América”. (Esta excepcidn se llama Canada.)

(2) En realidad, como dice Elias Entralgo en La insurreccién de los diez
afios, Habana, 1950, aquella Camara dé esentantes de Gudimaro, cuyos miem-
bros eran “irresponsables” y que de ‘hecho demostr6 una tendencia abusiva de
su poder (pag. 29), mas bien apuntaba a un sistema convencional

(3) Las reformas de 1935, que tuvieron escasa vigencila en la prdactica, crea-
ron ya un claro precedente, y lo mismo los proyectos Gutiérrez (1936) y Sdén-
chez Ocejo (1938). De los 15 partidos que hicieron campafia para la Constitu-
yente de 1940, solamente dos (el partido revolucionario cubano auténtico y el
partido social-demécrata) apoyaban el parlamentarismo, pero el primero con-
taba con 44 de los 81 delegados, vy la Mera presencia de tantos partidos lo acon-
sejaba. Cfr. Stockes, o. c¢.



PROLOGO’ ~- AXXIN

Ministro de Educacién:a las cinco de una. tarde; a las ocho
habia dimitido el Ministro, pero a las once era de nuevo miem-
ro gs cee pe tel tena el Presidente Minis-,
inisiatien legislativa, ‘tipica del sistema, sin perjuicio de lo
“cual son frecuentisimas las: delegaciones de las Camaras para
legislar por decreto. Poco después de entrar en vigor la Cons-
titucién vigente estallé6 la segunda guerra mundial y el Pre-
sidente Batista recibid poderes amplisimos. El] sistema ha con-
tinuado: asi, en el -afio 1946 el Congreso aprobé una veintena
de leyes, frente a unos 3.000 decretos del Ejecutivo.
? Gy Tal vez por esto se explica la inusitada_ extension y_
_ detalle de la vigente Constitucion _cubana, _con_mas mas ¢ de 9.000.
palabras, que en muchas de-sus ‘partes | desciende “hasta la le-
gislacién ordinaria; por no decir a la réglamentacién admi-
nistrativa pura. y- simple, como cuando, verbigraciai (por ..si-
acaso), regula el sueldo de jos maestros de ‘primera ensefianza.
Y nétese que én Cuba (qué tamibién se ‘diferencia en-estd de-
Ja mayoria de: los paises iberoamericanos) - el sistema’ del. de-
recho publico- admite, al lado -de Ja’ Constitucién: propiamente,
dicha, la existencia.de.leyes complementarias | ‘constilucionales, _
como, por ejeniplo, la de 25° de octubre. de 1946, sobre: vela-
clones entre-los Guerpos colegisladores..:. 9: - Fg 3
Entre estas “otasse~podria—deseribir un cuadro’ poles
leno de vida,muy. Jatino y muy: hispdnico, cuyas mismas
sombras resultan-muichas veces de la luz excesiva: que pro-
yecta un sol tropical lleno de vitalidad y potencia germinativa:
No hay duda de que Jos tiempos peore $ “quedan ya a retaguar-
tia; que _con_la enmienda Platt _derogadany-una politica finan-
ciera mas correcta. por parte “del buen vecino sé ha” Producido
un importante saneamiento de la infraestructura econdémico-
social; de que una inquietud por la justicia social, por encima __,
de desviaciones. ultraizquierdistas, la méjorado ‘muchas de las
perspectivas de una politica antes egoista y sin preocupacidn

or la_suerte de las masas; de que una de Jas mas brillantes





XL MANUEL FRAGA IRIBARNE

‘élites” intelectuales de Hispanoaméricana en linea de com-
hate désde la protesta de los 13.(1), y la reforma universitaria
de 1923 plantea con progresivo rigor una estructuracién mas
exigente. y mas justa. Es lo cierto que desde 1930, y desde
luego desde 1933, Cuba entra en un ciclo nuevo, que aun no
ha agotado todas sus posibilidades, y ello no sdlo en lo poli-
tico, sino,en todas las demas manifestaciones: sociales y cul-
turales (2).

‘Los hechos. apuntados explican sopradamente la cinemato-
grafica movilidad de los textos constilucionales, que en medio
“siglo de independéncia Henan el grueso volumen Con ~que-hey
se enriquece esta coleccion. de Jas Constituciones de ‘Hispano.
américa, — ee ee Oe a ee

El interés sntninisece de la-obra por la trascendencia de los
temas que aborda y la importante documentacién que .sumi-
nistra, viene extraordinariamente potenciado por la autoridad
de su: realizador; el: Dr. Andrés Maria Lazcano y Mazén, uno
de los mas distinguidos juristas cubanos que figura entre los
mas relevantes especialistas del Derecho publico:.en Hispano-
ameérica. El Dr. Lazeano Mazon ingreso en la carrera judicial
por oposicién el 3 de noviembre de 1919. Ha sido. sucesiva-
mente juez municipal de Mariel, juez municipal de segunda
clase de Guanajai, juez municipal de primera clase de La Ha-
bana, juez de primera instancia e instruccién de la isla de Pi--
nos y sucesivamente de Bejucal y Guanajai; finalmente, ma-
gistrado de Sala de lo Civil en la Audiencia de La Habana
durante diez afios. Desde el 5 de febrero de 1944, en virtud de



(1) Que, como dice Martinez Villena, dié “una formula de sancién social y
actividad revolucionaria a los intelectuales cubanos”. El liderazgo espiritual de
Varona fué decisivo en esta generacion, qué desde 1927 inicia la ofensiva con-

_-tra_la_-dictadura—machadista:—

(2) Asi, dice Juan Fernandez Castell6, en su Desarrollo actual de la pintura
en Cuba, que “en el lapso que va desde 1930 hasta nuestros dias, podemos afir-
mar que se ha dado el més grande salto que jamas haya presenciado nuestra
historia”. (“Cuadernos Hispanoamericanos”, num. 13, 1930, pag. 136.)

El machadismo encarné, en efecto, todo un sistema, en parte ya unificads,
contra el que todo fué revolucién por antonomasia.



PROLOGO XLI

concurso de méritos, es presidente de Sala de la Audiencia’ de
La Habana. Ha desempenado dentro de su carrera judicial
importantes puestos de inspeccién y en materia electoral. Pe-
viodista eminente, ha colaborado y colabora en los mds impor-
tantes periddicos cubanos, y singularmente en el Diario de
la Marina, habiendo sido redactor de La Noche, Cuba, ‘Heraldo
de Cuba, Avisador Comercial, La Tarde y Cuba Ilustrada. Es
miembro de la Academia Cubana de Altos Estudios Juridicos,
de la Sociedad de Estudios Constitucionales, de la Sociedad
Cubana de Derecho Internacional y de la Union Democratica
Interamericana. Es asimismo miembro litular del Instituto de
Cultura Hispdnica. Posee la Encomienda de la Orden del Mé-
rito Nacional “Carlos Manuel de Céspedes” y la Medalla de
Oro, por mas de treinta afios de servicios como funcionario
judicial con historial inmaculado.

Sus ome sobre Derecho Conatitactonal(() 2 otras ramas
juridicas/2 ®) son numerosas e importantes particular, su
comp! cee Las Constituctones de América (sobre la que
emitieron halagiiefios juicios Mirkine-Guetzevitch, Sanchez de
Bustamante, Georges Jastin, Carlos R. Desmarads, Manuel Agus-
tin Aguirre, Victor F. Goytia, Marcos Julio Zeledén y otros)
es sin duda una de las mas importantes compilaciones en esta

(t) Constitucién de Cuba con los debates de la Asamblea Constituyente d2
1940, 3 vols. (de 723, 758 y 927 pdginas, respectivamente); Constituciones Poltti-
cas de América, 2 vols. de 587 y 558 pdginas, respectivamente; Diccionario de la
Constituci6n da Cuba de 1940; Ley del Tribunal de Garanttas Constitucionales y
Sociales; El “Habeas Corpus” constitucional; Armonia constitucional del Nuevo
Mundo; Guia pridctica del Cédigo electoral, y el actual volumen Las Constitucio-
nes de Cuba.

(2) El juicio oral; Ley orgdnica del Poder judicial; Apéndice a la ley orgd-
nica del Poder judicial; Comentarios al divorcio vineular, 2 ed.; Ley de funcio-
narios y empleados del Estado, la Provincia y los Municipios, 2 ed,; Servicios
publicos de acueductos; Legislacién civil especial, 2 vols.; Ley del Timbre na-
cional; Ley de Accidentes del trabajo; Acuerdos de la sala de gobierno del
Tribunal Supremo, 2 vols.; La justicia y su admintstracién; Ley de los contratos
de refaccién agrtcola; Ley de pensiones de veteranos; Recurso de amparo en ‘a
posesién; Expropiaciones forzosas, etc,



XLIT MANUEL FRAGA IRIBARNE

materia, y sus trabajos sobre Derecho constitucional cubano
figuran entre los mas completos y autorizados.

Nadie, pues, mejor para presentarnos este diligente y sen-
tido estudio de la evolucién constitucional cubana, y en par-
ticular de los textos hoy vigentes. :

M. Fraca IRIBARNE

Marzo 1952.

”



ESTUDIO PRELIMINAR

A

LAS CONSTITUCIONES DE CUBA



A la memoria de mis padres:

A vosolros: Dr. Antonio Maria Lazcano y Larron-
do y dofia Maria de las Mercedes Mazén y No-
rofia, que me habéis dado el ser y guiado por la
senda de la vida, con honestidad y hombria
de bien, os dedico esta obra, coma homenaje
péstumo @ vuestra memoria.

, AnprRES M.3 Lazcano y Mazo6n

La Habana. Cuba. 19514.



Hasta los expositores de Derecho constitucional suelen con-
fundir la Constitucién Politica de un pueblo, que es un ‘hecho
real_—evidenciado por la presencia del poder coactivo, y por 1a
existencia fisica de sus é6rganos, de sus magistraturas y de sus
corporaciones—, con el documento declaratorio de ese hecho
expedido por una Asamblea Constituyente. En otras palabras,
no es frecuente distinguir entre la proclama escrita, sujeta
al proceso de sancién y promulgacién, y 1a accién materia del
constituirse el pueblo en Naciédn y organizarse la Nacién en
Estado. En este sentido, puede afirmarse que la redaccién de
una Carta Fundamental, su discusi6n y aprobacién por ios
legisladores, es un acto consecuencial, una investidura ritual en
las transformaciones politicas, pero no es ja Constitucién
misma. ; :

Victor F. GOYTIA

Del libro El Liberalismo y la Constitucién.—Republica de
Panama, 1945.



La Ley Suprema de una Nacidn es la expresidn escrita de
lo que el pueblo ha llevado a ella en la formacién del Estado
Politico, en el territorio en que el] mismo desenvuelve sus ac--
tividades, como producto de su caracter, costumbres, raza, len-
gua y religién; por esto no puede ser impuesta. Es, como dice
Victor F. Goytia, lo resultante de Jo que el] pueblo ha resuelto
ya en cuanto a la manera de organizarse, garantizarse y gober-
narse; y el conjunto de todas las Cartas Estatales, que ha
tenido en el decursar de largos periodos de afios, es exponente
de los vaivenes que en su cardcter y demas se han operado
a través del tiempo, o de su firmeza, si se ha mantenido la
forma escogida al comenzar a figurar como nacién en el con-
cierto de Jos demas pueblos. :

Dr. Andrés Marta LAZCANO BOSCH
Abogado,
del Colegio de Abogados de La Habana.



HISTORIA POLITICA Y CONSTITUCIONAL
DE CUBA -

PARTE PRIMERA



PRELIMINAR

No se puede enjuiciar la historia politica constitucional de
la Isla de Cuba, hoy Republica de su nombre, sin antes refe-
rirse a la de Espafia, en cuanto se relaciona con aquélla: la
razOn es obvia. Fué descubierta por Cristédbal Coldn, por la
proteccién de los Reyes Catélicos, Don Fernando y Dojfia Isabel,
el 27 de octubre de 1492, concluyendo la soberania de la Me-
trépoli el primero de enero de 1899, en que se hizo cargo de la
gobernacién de Cuba el Gobierno de los Estados Unidos de
Norteamérica, con motivo del Tratado de Paz entre ambas na-
ciones, que puso término a la Guerra Hispanoamericana.

Desde luego, no pretendemos remontarnos a época. tan le-
jana para hacer la sintesis de la historia constitucional de Ia
Metrépoli en lo que concierne a Cuba, ni la misma existiéd
entonces, y si al comienzo del siglo XIX, aunque para referir-
nos a la primera Constitucién que rigié en Ja Isla, la de 1812,
que fué promulgada el 18 de marzo de este ultimo afio, y que
lleg6 a La Habana, en la goleta Cantabria, el 13 de julio del
mismo ano; recordemos que en los moiientos en que era con-
feccionada Espafia sufria las consecuencias de la era napo-
leénica, y, por ende, tener de Rey a José Bonaparte, hermano
de Napoleén I, impuesto por éste y prisionero dé Tos franceses
al Rey Fernando VII.

EY Rey José Bonaparte did a Espafia los Estatutos de Ba-
yona, de 6 de julio de 1808, que no Hegaron a regir. El pueblo
se levanté contra aquél, al que repudiaba.



2 ANDRES M.2 LAZCANO Y MAZON

La Junta Central convocé a Cortes Constituyentes en 22 de
mayo de 1809, sin que se celebraran, por haber quedado im-
practicable dicha medida al sustituirla una regencia encarga-
da del Gobierno de Ja Monarquia, en nombre de Fernando VII.
mientras durase su prisién. Tuvo su asiento esta regencia, pri-
mero, en Aranjuez, después, en Sevilla y en Cadiz, y convocé
a Cortes a la representacién nacional, dictando el Consejo de
Regencia, a nombre de Fernando VII, el Real decreto de 14 de
febrero de 1810, disponiendo que a las Cortes Extraordinarias
concurrieran diputados de los dominios espafioles en América
yen Asia, sin tener en cuenta fueros. La convocatoria culmin6
con la inauguracién de las Cortes de Cadiz, el 24 de septiem-
bre de 1810, en la isla de Leon.

’ El llamamiento a Cortes Constituyentes para estructurar la
Constitucién para el Estado espajiol fué hecho, como se ha
visto ya, a la Peninsula y sus dominios, teniendo como prin-
cipio la integridad territorial de Espafia, y también para darle
a la Nacién la organizacién politica resultante de Ja voluntad
nacional, representada por los diputados.

Por Cuba fueron elegidos diputados a Cortes en 1840, uno,
por el Ayuntamiento de La Habana, que lo era Andrés de Jéu-
regui, y otro por el Alyuntamiento de Santiago de Cuba, Juan
Bernardo O’Gavan. Dados los términos de las convocatorias, la
eleccién en ambos casos fué hecha por los regidores de los
Ayuntamientos que eran capitales de provincias.

_ A decir verdad, todos los acontecimientos narrados ante-
riormente, con otros ocurridos al finalizar el siglo XVIII, ha-
bian transformado el interés de los espafioles hacia un nuevo
sistema de gobierno. La abdicacién de Carlos IV, la prisién de
Fernando VII y la invasién. de Espafia por los franceses los
lanzé a la idea de que se constituyera un Estado constitu-
cional.

-En. Guba: fueron perseguidos los franceses, hubo saqueos
y motines. Fué ahorcado un emisario de José Bonaparte, que
venia con pliegos para las autoridades de la Colonia solici-



LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 3

tando el reconocimiento del Rey extranjero. ‘De esta manera,
el Gobernador General de la Isla continud representando la
politica del Rey prisionero.

Ya en 1809 y 1810 habia habido en ‘Ta Isla de Cuba una
conspiracién separatista, la de D. Romén' de la Luz z Silveira y
el Dr. Joaquin Infante, autor del Proyecto de Constitucién. de,
‘su “apellido. == ee ar ee acne ene

Cuando se reunieron las Cortes en Cadiz se presenté un
proyecto suprimiendo el comercio de esclavos y la desapari-
cién de la esclavitud, no llegando a plasmar en Ley; pero ello
rio ne GGhiee para que se produjera en Cuba un estado de
alarma entre los esclavistas, que en seguida empezaron a ven-
der sus esclavos, lo que causé perjuicios a los negocios. Por
otra parte, la poblacién de color produjo agitaciones y las ne-
gradas de los ingenios produjeron sediciones, lo que aprove-
ché un negro libre, José Aponte, para sublevar a varias do-
taciones de ingenios. El movimiento fué frustrado después de
sangrientas luchas, y Aponte y sus partidarios fueron ahor-
cados. Estos hechos ocurrieron en marzo de 1842,

Conviene hacer resaltar que primero que tales hechos ci-
tados anteriormente se habian producido otros en el mundo,
que a medida que transcurre el tiempo se agigantan a los ojos
de la Historia, y que tuvieron su influencia en la Constitucion
de 19 de marzo de 1812: la Independencia de los Estados Uni-
dos de Norteamérica y la Revolucion Francesa.

Esbozados ya los hechos salientes del momento histérico
politico que se vivia en los instantes narrados, vamos a ocu-
parnos en primer lugar de la Constitucién de 1812, en lo que
concierne a lo3 cubanos. :

CO reueea politica de Espatia, de 19 de marzo de 1812.—
Antes de hacer una exégesis de la misma traeremos como an-
tecedente al estudio que se va a realizar, que en el afio de 1800,
o sea al comenzar el siglo XIX, gobernaba a la Isla de Cuba
don Salvador de Muro Salazar, Marqués de Someruelos, que



4. ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

desde 1799 ocupaba dicho cargo y lo mantuvo hasta el afio
de 1842. Su nombramiento fué debido a estimar el Gobierno
de la Metropoli que era inminente una guerra con los Estados
Unidos de Norteamérica. Al ocupar su empleo reforzé las de-
fensas de las costas y Jas milicias, las primeras, para repeler
los alaques de los buques ingleses, en primer término, y de
cualquier otra nacién, y las segundas, para imponer la sobe-
rania de la Metroépoli.

El Marqués de Someruelos trat6 por todos los medios de
mantener el comercio con los extranjeros que no estaban en
guerra con Espafia—Inglaterra si estuvo en guerra, primero,
hasta 1801, y después, desde 1803 hasta el 1808—, haciendo asi
bueno el cese de la mediatizacién econémica a que estuvo so-
metida la Isla.

En la guerra qug mantenian Espafia y Francia con Inglate-
rra, a partir de 1803 Cuba ayudo a los franceses de Haiti a
combatir contra los esclavos, que se habian declarado inde-
pendientes, y contra sus adversarios los ingleses, los cuales,
con sus buques, hicieron mucho dafio al comercio cubano.

Poco a poco Cuba habia ido logrando el mejoramiento de
su agricultura, de su riqueza y de su cultura, y los cubanos, se-
gun se-ha dicho anteriormente, se fueron interesando en as
cosas politicas y enviaron sus dos primeros diputados a las
Cortes de Cadiz. *

Las luchas entre esclavistas y antiesclavistas estaban en
lodo, su apogeo.

_ En otro aspecto, se vera cémo en este siglo XIX las activi-
dades politicas de los cubanos han de canalizarse en tres for-
mas: conspiraciones para la independencia, mantenimiento de
ideas anexionistas en favor de los Estados Unidos de Norte-
américa. y autonomismo; puntos éstos basados en luchas de

intereses v también de pasiones.

No se ha de tratar aqui sobre el ambiente politico existente
en la Isla de Cuba durante el gobierno del Marqués de Some-
ruelos, ni de la Junta Superior de Gobierno que tuvo el prop6-



LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 5

sito de establecer en la colonia para que proveyera todo to
conducente a la politica civil, y Jo cual fracasé, debido prin-
cipalmente a la oposicién de las personas que ocupaban altos
cargos y de aquellas que temian la pérdida del mercado co-
mercial cubano y a los agricultores. Si diremos que a Some-
ruelos lo sustituyé el Gobernador Juan Luis de Apodaca,
en 1812, y que es entonces cuando empieza a regir en Cuba !a
Constitucién de las Cortes de Cadiz, de 1812.

La Ley Fundamental de la Monarquia Espanola signified
progresos en derechos para todos los sttbditos de los dominios
de Espafia y, por ende, para los de la Isla de Cuba, y en cuya
elaboracién intervinieron dos diputados cubanos.

Exégesis de esta superley. Contiene parte dogimatica, or-
ganica y clausula de reforma.

Caracteristicas. — Esta Constitucién es escrita; codificada,
porque consta de un solo cuerpo, compuesto de diez titulos y
trescientos ochenta y cuatro articulos; es libre, porque fué
elaborada por las Cortes generales y extraordinarias de la na-
cién, integrada por los diputados representantes del pueblo;
es integra, porque, como se ha expuesto, contiene pronuncia-
mientos sobre derechos humanos, organiza el gobierno de la
Nacién y contiene clausulas expresivas de cémo puede va-
riarse 0 modificarse; y es rigida, porque, conforme a su ar-
ticulo 375, no puede ser alterada, adicionada ni reformada en
ninguno de sus articulos hasta pasados ocho afios de su vi-
gencia, para lo que es preciso—art. 376—que la Diputacidén
que haya de decretarla definitivamente venga autorizada con
poderes especiales para este objeto, y que se cumplan los de-
mas preceptos del Titulo X.

Dogmdtica constituciontil—E] individuo es sujeto de cier-
tos derechos en la Constitucién, la que recoge parte de los
principios proclamados por los franceses: se le reconoce en
ella—art. 371—la libertad de escribir, de imprimir y de pu-
blicar sus ideas politicas sin necesidad de licencia, revisién 0
aprobacion alguna anterior a la publicacién, bajo las restric-



6. ANDRES M.? LAZCANO Y MAZON

ciones y responsabilidad que establezcan las leyes; el derecho
de reclamar de las Cortes y del Rey; la observancia de la Ley
Fundaniental—art. 373—, pronuncidndose en el sentido—ar-
ticulo 6.°—que el amor a Ja Patria es una de las principales
obligaciones de todos, y el ser justos y benéficos.
. Se prohibe que a los espanoles (cubanos) los juzgue en cau-
' sa civil o criminal ninguna Comision, y si los Tribunales com-
petentes establecidos con anterioridad por la Ley—art. 247—,
no pudiendo privarseles del derecho de terminar sus diferen-
cias por jueces arbitros elegidos por ambas partes—art. 280--,
ni ser presos sin que preceda informacién sumaria del hecho
por el que merezcan, segun la ley, ser castigados con pena cor-
poral, y asimismo un mandamiento del Juez por escrito, el
que se le notificaraé en el acto mismo de la prisién—art. 287-—.
Todo arrestado, antes de ser puesto en prisién ha de ser pre-
sentado al Juez, siempre que no haya cosa que Io estorbe, para
que le reciba declaracién; y si esto no pudiera hacerse se le
conducira a la carce] en calidad de detenido y el Juez le reci-
biré declaracién dentro de veinticuatro horas—art. 290—, sin
exigirle juramento—art. 291—, teniendo que dictar auto mo-
tivado para que el arrestado permanezca en la carcel—articu-
lo 293—, del que se le entregara copia al Alcaide para que lo
inserte en el libro de presos, sin cuyo requisito no sera admi-
tido, bajo la mas estrecha responsabilidad. No pudiendo tam-
poco ser llevado a la carcel el que dé fianza en Jos casos en
que la ley no prohiba que se admita—art. 295—, debiendo po-
nerse en conocimiento del tratado como reo Ja causa de su
prisién y el nombre de su acusador, si lo tuviere—art. 300—.

Prohibe la Ley Suprema que se examina, el uso del tor-
mento y de los apremios—art. 304—, el extender la sancién a
la familia del que la sufre—art. 305--, ya que ésta ha de con-
traerse al que la merecié.

Tutela el domicilio, el que no puede ser allanado sino en
los casos determinados por la ley—art. 306—.

Los derechos de reunién y asociacién estén omitidos del



LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 7

texto constitucional, y el de peticién no es amplio. No men-
ciona las garantias de libre circulacién, de asilo, de libre cam-
bio de domicilio, la igualdad de derecho ni la libertad de pro-
fesién.

Ademas, aunque ya constitucionalmente el individuo tiene
su personalidad tutelada frente al poder absoluto, a éste se le
prohibe tener religién distinta a la del Estado, que es la caté-
lica, apostdlica y romana.

No obstante lo dicho, la Constitucién de las Cortes de Ca-
diz, de 1812, constituye un progreso del individualismo contra
el absolutismo..

Organica constitucional—Comprende las bases en que se
organiza el Gobierno en la Constitucién que se estudia.

Base primera—FE1 Gobierno es hereditario, de clases y tam-
bién representativo, limitado y mondarquico.

Es hereditario porque sdlo se sucede en el trono—art. 174—
perpetuamente en el orden regular de progenitura y represen-
tacién entre los descendientes legitimos, varones y hembras,
siempre que sean habidos en constante matrimonio—art. 175—,
prefiriéndose en el mismo grado y linea los varones a las hem-
bras, y siempre el mayor al menor; pero las hembras de me-
jor linea o mejor grado en la misma linea, prefieren a los va-
rones de linea o grado superior—art. 176—.

El hijo o hija del primogénito del Rey, en caso de morir
su padre sin haber entrado en la sucesién del Reino, prefiere
a los tios, y sucede inmediatamente al abuelo por derecho de
representacion.

Mientras no se extingue la lined en que esta radicada la
sucesién no entra la inmediata—art. 178—. _

Establece que el Rey de las Espafias es el.Sefior Don Fer-
nando VII de Borbon, que actualmente reina, y que a falta del
mismo—art. 180—sucederaén sus descendientes legitimos, asi
varones como hembras. A falta de éstos sucederdn sus her-
manos y tios, hermanos de su padre, asi varones como hem-
bras, y los descendientes legitimos de éstos, por el orden que



8 ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

queda prevenido, guardando en todos el derecho de represen-
tacién y la preferencia de las lineas anteriores a las poste-
riores.

Da poderes a las Cortes—art. 181—para excluir de la su-
cesién aquellas personas que sean incapaces para gobernar o
hayan hecho cosas porque merezcan perder la corona.

Es también representativo porque estatuye la eleccidn de
los diputados a Cortes—art. 34a través de Juntas Electora-
les de Parroquia, de partido y de provincia, integradas las pri-
meras por todos los ciudadanos avecindados y residentes en
el territorio de la Parroquia respéctiva, entre los que se com-
prenden los eclesidsticos seculares; las segundas—art. 59—,
compuestas de los electores parroquiales congregados en la ca-
beza de cada partido, a fin de nombrar elector a electores que
han de concurrir a la capital de la provincia para elegir ‘os
diputados de Cortes, y las terceras—art. 78—, Juntas electora-
les de provincias, compuestas de los electores de todos los par-
tidos de ella que se congregan en la capital para nombrar los
diputados que les correspondan para asistir a las Cortes como
representantes de la Nacidn.

Es limitado el Gobierno porque este desenvuelve sus atribu-
ciones dentro del radio de accién constitucional de garantias
a individuos que tiene necesidad de mantener y respetar; v

Es monarquico porque el-Poder Ejecutivo tiene a su frente
el Rey, en cuya designacién no interviene el pueblo, sino el
hecho natural del nacimiento: el hijo primero del Rey, sera
el Rey, y en su defecto, las personas mencionadas al tratar
del gobierno hereditario (Capitulo II del Titulo IV).

Base segunda.—tEs en cierto modo centralizado el gobier-
no, porque si bien las Diputaciones provinciales y Ayunta-
mientos se desenvuelven con determinada autonomia, estan
aquéllas presididas por un Jefe Superior que nombra el Rey
y que es quien la preside, teniendo facultades dicho soberano
para suspender a los vocales de las referidas Diputaciones
—art. 336—, de lo cual debera dar cuenta a las Cortes, estan-



LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 9

do a su vez los Ayuntamientos bajo la inspeccidén de tales Di-
putaciones, a las que deben rendir cuentas de los caudales piti-
blicos que hayan recaudado. En otros aspectos, tienen que ob-
tener permiso de las Cortes las Diputaciones para obtener los
arbilrios para ejecucién de obras ptblicas provinciales, y
cuando usen de los arbitrios han de darle cuenta para su
aprobacién; han de dar cuenta también al Gobierno de los
abusos que noten en la administraciédn de las rentas publicas
y de Jas infracciones de la Constitucién que noten en la pro-
vincia, debiendo los Ayuntamientos formar las ordenanzas
municipales y presentarlas a las Cortes para su aprobacién
por medio de la Diputacién provincial.

' Base tercera.—E] sistema de gobierno, en cuanto al Poder
Legislativo (las Cortes), las Diputaciones: Provinciales y los
Ayuntamientos, es en parte electivo, ya que la superley esta-
blece ei sufragio para elegir a los individuos que han de.dar
vida a dichos é6rganos, sin que obste al criterio que se mantie-
ne el hecho de que el Poder Ejecutivo (el Rey) no ocupe ei
cargo mediante el sufragio y si por herencia de familia.

Base cuarta.—E] Gobierno es coordinado porque la Carta
Estatal de 1812 confiere al Rey y a las Cortes facultades pro-
pias relacionadas entre si—arts. 131, 142, 144 y 171—, y
otras, y también en lo que respecta al gobierno de las Provin-
cias y de los Ayuntamientos, que ciertas cuestiones tienen que
somieterlas a la aprobacidén de las Cortes, siendo el Rey quien
nombra al Jefe Superior de la Diputacién Provincial y quien
puede separar a sus vocales, dando cuenta a las Cortes.

Estructuracién politica de Cuba en la Constitucién de 1812.
Si se tiene en cuenta que las Cortes son la reunién de todos los
diputados que representan a la Nacién, elegidos por los ciuda-
danos—art. 27—, sobre la base de que la representacién na-
cional es la misma en ambos hemisferios—art. 28—, compues-
ta de los naturales que por ambas lineas sean originarios de
espanoles y de aquellos que hayan obtenido cartas de ciudada-
nia, como también de los comprendidos en el articulo 24—ar-



40 ANDRES M.® LAZCANO Y MAZON

ticulo 29—, conforme a los censos de poblacién—art. 30—, a
razon de un diputado por cada 60.000 almas, en los términos
referidos en los articulos 32 y 33, se llega a la conclusién que
lag Cortes son la expresién de la voluntad nacional.

Los departamentos provinciales de Cuba: oriental, central
y occidental, pasaron a estar gobernados por Diputaciones pro-
vinciales para propender a su prosperidad, y presididas por
un Jefe Superior, nombrado por el Rey; cada Diputacién que-
do integrada—art. 326—de este modo: .un Presidente, un in-
tendente y siete individuos elegidos en la forma dispuesta en
la Constitucién renovandose cada dos afios, por mitades, ele-
gidos por los electores de partido al otro dia de haber nom-
brado a los diputados a Cortes, no permitiéndose la reeleccidn
inmediata, sino pasado un periodo de la primera eleccion, cuya.
Diputacién nombra a su secretario, y celebrara cada ano no-
venta dias de sesiones. , ;

Toca a las Diputaciones provinciales: intervenir y aprobar
el repartimiento hecho a los pueblos de las contribuciones que
hubieren cabido a la provincia; velar sobre la buena inver-
sidn de los fondos publicos de los pueblos y examinar sus
cuentas, para que con su visto bueno recaiga aprobacién su-
perior; cuidar de que se establezcan Ayuntamientos donde co-
rresponda los haya, conforme al articulo 310; si se ofrecieren
obras nuevas de utilidad comun de la provincia, o la repara-
cidn de las antiguas, proponer al Gobierno los arbitrios que
crean mas convenientes para su ejecucién, a fin de obtener
el correspondiente permiso de las Cortes. En Ultramar, si la
urgencia no permitiese esperar, podra la Diputacién, con ex-
preso asenso del Jefe de la Provincia, usar desde luego de
los arbitrios, dando cuenta al Gobierno para la aprobacién
de las Cortes; nombrara depositario para la recaudacién de
los arbitrios; promueven la educacién de la juventud; dan
cuenta al Gobierno de los abusos que noten en la administra-
ciédn de las rentas publicas; fomentardn la agricultura, la in-
dustria y el comercio, protegiendo a los inventores; formardn



LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 44

el censo y. la estadistica de la provincia; cuidar de. que los
establecimientos piadosos de beneficencia lMenen su objeto,
proponiendo las reglas que estimen.conducentes; dar parte a
las Cortes de las infracciones de la Constitucién que noten en
la provincia.

Para el gobierno interior de los pueblos se dispuso que
habria Alcalde o Alcaldes, los regidores y el procurador sin-
dico, presididos por el Jefe Politico, donde lo hubiere, y en su
defecto, por el Alcalde o el primero nombrado entre éstos, si
hubiere dos; que se pusiera Ayuntamientos en los pueblos que
no le tengan y en que convenga le haya, no pudiendo dejar
de haberle en los que por si 0 con su comarca Jileguen a mil
almas, sefialandose Término correspondiente; nombrandose los
Alealdes, regidores y procuradores sindicos por eleccién en los
pueblos, eligiéndoseles, a pluralidad de votos, con proporcién
a su vecindario; el Alcalde o Alcaldes se mudaran todos !os
afios, los regidores, por mitad cada afio, y lo mismo los procu-
radores. ~

A los Ayuntamientos les corresponde: la policia de salu-
bridad y comodidad; auxiliar al Alcalde en todo lo que perte-
nezca a la seguridad de las personas y bienes de los vecinos
y a la conservacion del orden publico; la administracién e in-
versidn de los caudales de propios y arbitrios, conforme a las
leyes y reglamientos; hacer el repartimiento y recaudacién de
las contribuciones y remitirlas a la Tesoreria respectiva; cui-
dar de todas las escuelas de primeras letras y de los demas
establecimientos de educacién; de los hospitales, hospicios, ca-
sas de expdsitos y demas establecimientos de beneficencia, bajo
las reglas que se prescriban; cuidar de la construccidn o repa-
racién de los caminos, calzadas, puentes y carceles; de los mon-
tes y plantios del comtn y de todas las obras publicas de nece-
sidad, utilidad y ornato; formar las ordenanzas municipales del
pueblo y presentarlas a las Cortes para su aprobacién por medio
de la Diputacién provincial, que las acompafiara con su infor-
me; y promover la agricultura, la. industria y el comercio.



142 ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

La organizacién institucional, en lo que respecta al Capi-
tan General de la Isla de Cuba, permanecid sin alterar. Este
titulo lo ostentan los Gobernadores generales desde el 1601;
pero se contrae al de La Habana. Habia dos gobiernos: uno
en La, Habana, que pertenecia al citado, y otro en Santiago de
Cuba. Eran Tenientes Gobernadores los de Trinidad, Nueva
Filipina (Pinar del Rio) y Santiago de Cuba. Existian capita-
nes de partido y cabos de ronda.

La Isla de Cuba recibid ademas el beneficio de tener sus
diputados en las Cortes de Espana. En 1813 fueron clegidos
diputados Francisco de Arango y Parrefio, Pedro de Santa
Cruz y José Varona, por La Habana, Santiago de Guba y, Puer-
to Principe (hoy Camagiiey); y en 1814 resultaron electos Juan
Bautista Armenteros, el Obispo de Espada y Juan Montalvo y
del Castillo, los que no pudieron tomar posesion de sus cargos
por haberse abolido la Constitucidn de 1812, en dicho afo,
por el] Rey Fernando VII.

Puede afirmarse que la eleccién de diputados a Cortes por
Cuba sufrié las consecuencias de la ignorancia de los que te-
nian derecho al voto, de las distancias en relacién con los me-
dios de comunicaciones entre un extremo y otro de la Isla v
la carencia de un censo electoral efectivo.

En lo que respecta a Ja Administracién de Justicia, por el
Titulo V de la Constitucion fué confiada exclusivamente a ios
Tribunales, sustrayéndola asi de la jurisdiccién militar, y es-
tableciendo en los negocios comunes, civiles y criminales, un
solo fuero para toda clase de persona, reservando para los
eclesiasticos el fuero del Estado—art. 248—, y a los militares
el suyo, en los términos que previene la ordenanza.

Regul6 las condiciones exigidas para ser magistrado o juez
—art. 251—, reconociéndoles inamovilidad, sean temporales o
perpetuos—art. 252—; dispone se administre la justicia en
nombre del Rey—art. 257—y se relacionan sus facultades—ar-
ticulo 261—.

Respecto de las Audiencias, se les dié comipetencia para co-



LAS CONSTITUCIONES DE’ CUBA: 43

nocer de todas las causas civiles de los Juzgados inferiores de
su demarcacién, en segunda y tercera instancia, y lo mismo
de las criminales y separacién de jueces—art. 263—, corres-
pondiéndoles a las Audiencias de Ultramar, también, el cono-
cer de los recursos de nulidad—art. 268—.

Establece partidos proporcionalmente iguales y en cada
cabeza de partido un juez de letras con. un Juzgado corres-
pondiente—art. 273—, limitandose sus facultades a lo con-
tencioso y disponiendo que las leyes determinen las demas
que han de corresponderles en la capital y pueblos de su par-
tido—art. 274—.

La Constitucién de 1812 produjo beneplacitos para algunos
y para otros no. Los funcionarios coloniales, con los comer:
ciantes y los que sustentaban la monopolizacién, formaron
una clase econdmica frente a los propietarios, que querian que
las tierras, ganaderias y productos del suelo se vendieran li-
bremente para obtener mejores precios. Ambas clases repre-
sentaban tendencias politicas contrarias. —

La libertad de imprenta dié importancia a discusiones po-
liticas publicas y a criticas a las autoridades por sus actos.

La Constitucién de 1812 tiene clausula de reforma.

La vida politica de Cuba puede decirse que comenzé a te-
ner mayor interés desde su nueva vida constitucional, inicia-
da en 1812; pero poco tiempo pudieron disfrutar de la misma
los cubanos, ya que el Rey Don Fernando VII, al regresar a
Espafa en 1814, después de ‘ser puesto en libertad por Napo-
leén Bonarparte, dicté y promulgé el 4 de mayo de 1814 un
Decreto aboliendo la Constitucién de 1812.

Ese acto del Rey Fernando VII dio lugar al establecimiento
del poder absoluto y a que, como consecuencia de ello, se és-
tableciera la censura. Los Decretos sobre cese de la Constitu-
cidn y medidas ‘subsiguientes se publicaron, el 25 de julio
de 1815, en el Diario Extraordinario del Gobierno.

EI] Comandante del segundo batallén del Regimiento de
Asturias, Rafael del Riego, con sus tropas sublevadas; obligé



14 ANDRES M." LAZCANO Y MAZON

al Rey Fernando VII a dictar el Real Decreto de 7 de marzo
de 1820 y a jurar de nuevo la Constitucién de 1812, la que
quedo otra vez en vigor. ,

El Gobernador Juan M. de Cagigal, a quien se le comunicéd
oficialmente por la Metrépoli el restablecimiento de la Consti-
tucién de 1812, se negé a jurarla; pero el pueblo, que queria
rigiera el estado constitucional, lo expresd asi, y las tropas
espafiolas, recogiendo su clamor, la proclamaron e hicieron
que dicho Gobernador prestara juramento a Ja misma. Las
tropas se calmaron y en la Isla de Cuba se volvieron a vivir
dias de paz al amparo del régimen constitucional; pero esto
no impidié que la propaganda politica cubana se delineara
también a través de sociedades secretas, como son las conoci-
das por “Comuneros”, “Anilleros” y ‘“Carbonarios”.

La Constitucién tuvo sus partidarios y sus contrarios; en-
tre los que la querian se encontraba D. Félix Varela.

Antes de continuar queremos expresar que durante el pe-
riodo que medié entre el afio de 1814, en que quedé abolida
la Constitucién de las Cortes de Cadiz, y aquel en que fué pues-
ta nuevamente en vigor, en 1820, en la Isla se produjeron be-
neficios econdédmicos: se suprimié el estanco del tabaco, se
concedié la propiedad de las tierras a los que Ja poseian en
usufructo y se firmé el tratado de represién del trafico de es-
clavos entre Espafia e Inglaterra y se autorizéd el comercio
con otros paises. Se fomenté la inmigracién blanca.

La vigencia de la Constitucién de las Cortes de Cadiz en
Cuba no evité que se produjeran conflictos entre las autorida-
des militares y civiles elegidas por el pueblo, y por consecuen-
cia, choques entre cubanos y tropas espafiolas, incluyendo las
milicias. Teatros principales de estos actos fueron: La Habana,
Santiago de Cuba, Matanzas, Puerto Principe y Bayamo. En
la primera contribuyé a ello la eleccién de diputados por esta
Isla ante las Cortes de Espafia, celebradas en el mes de di-
ciembre de 1822, al amparo de la Carta Fundamental reaju-
rada. El partido en que militaban los cubanos gané las eleccio-



LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 415

nes, y aquel en que el predominio lo tenfan los espafioles, al
perder éstos dieron lugar con sus actos a un estado de opinion
en que pretendian fueran castigados los electores causantes
de la derrota. Ante ese cuadro de los milicianos espafioles los
milicianos cubanos se ofrecieron a reducir a aquéllos; pero
terminaron Jas diferencias sin encuentros armados.

La agitacién politica continud: durante el mando de los
Gobernadores Nicolas Mahy, Sebastian Kindelan y también en
época de Francisco Dionisio Vives.

Al frente de la conspiracién por la independencia de ls
Republica Cubanacdn (17 de agosto de 1823) estaba el Co-
ronel del Ejército colombiano José Francisco Lemus, con la
sociedad secreta “Los Soles de Bolivar”. La proclama de este
revolucionario era de altos tonos patridticos. Abortada que fué
aquélla fueron detenidos muchos conspiradores y desterrados.

Hubo otra conspiraciédn contra el régimen de Espafia en
Cuba en Matanzas, en la cual intervenia el gran poeta cubano
José Maria Heredia.

Muchos cubanos estaban refugiados en los Estados Unidos
de Norteamiérica, Méjico y Colombia.

A la vez que todo esto, iba produciéndose, Fernando VII, en
octubre de 1823, anulé de nuevo, por segunda vez,-la fous:
cién de 1812, restableciendo el poder absoluto.

Establecido, pues, el régimen absoluto por Fernando VII,
se fundaron en Espafia tribunales militares para juzgar los
delitos politicos. También en Cuba se implantaron comisiones
del mismo tipo, con igual objeto, recibiendo insfrucciones el
Gobernador Francisco Dionisio Vives por la Real Orden de 28
de mayo de 1825 (1), por medio de la cual se le convirtié en
gobernante de vidas y haciendas.



(14) Real Orden de 28 de mayo de 1825, dice: “Bien persuddido Su
Magestad de que en ningun tiempo ni por ninguna circunstancia se debi-
litaran los principios de rectitud y de amor a su Real persona, que ca-
racterizan a V. E. precaver los inconvenientes que pudieran resultar en
casos extraordinarios de la divisién en el mando y de la compiicacién dé
las facultades y atribuciones de los respectivos empleos, para el impor-



16 ANDRES M.® LAZCANO Y MAZON

Los cubanos eran partidarios de la Constitucién anulada y
los Gobernadores militares no, porque mermaba la autoridad
de los mismos, los cuales comenzaron a recelar de aquéllos.
Segun el decir de los historiadores, entre ellos uno de desta-
cada relevancia en Cuba, el Dr. Ramiro Guerra, la causa de
esos recelos estaba también en que estimaban que los que do-
minaban “La Sociedad Econdémica” y en el Consulado, asi
como en las Diputaciones provinciales, los Ayuntamientos y en
las milicias, llegase un dia en que se apoderasen de todo el
gobierno y quisieran hacerse independientes.

El Capitan Francisco Dionisio Vives gobernd la Isla de
Cuba desde 1823 a 1832, y fué el que did comienzo al nuevo
sistema de gobierno despdtico. A éste le sucedid otro Gober-
nador, D. Mariano Ricafort, que continuéd el mismo sistema
anterior, del que nos ocuparemos mas adelante, asi como de su





tante ‘fin de conservar en esa preciosa Isia su legitima autoridad soberana
y la tranquilidad publica, ha tenido a bien, conformdndose con ei] dicta-
men de su Consejo de Ministros, autorizar a Wuestra Excelencia plena-
mente, confiriéndole todo e)] Meno de las dificultades que por las Reales Or-
denanzas se conceden a ios Gobernadores de piazas sitiadas. En consecuen-
cia, da S. M. a V. E. amplia e ilimitada autorizacién no tan sélo de sepa-
rar de esa dsia y enviar a esta Peninsula a ias personas emp.cadas, cual-
quiera que sea su destino, rango, ciase o condiciédn, cuyo permanencia ei
ella sea perjudicial o que le infunda recelos su conducta publica o priva-
da, reemplazandola interinamente con servidores fieles a V. E. toda su
confianza, sino también para suspender la ejecuciém de cualesquiera or-
denes o providencias generales, expedidas sobre todos los ramos de la ad-
ministracion, en aquella parte en que V. E. la considere conveniente al Real
servicio, debiendo ser en todo caso provisionales estas medidas y dar V. E.
cuenta a S. M. para su soberana aprobacién.

"S. M., al dispensar a V. E. esta sefialada prueba de su Real aprecio y
de la aita confianza que deposita en su acreditada lealtad, espera que co-
rrespondiendo dignamente a ella emplearaé la mayor prudencia y circuns-
peccién al propio tiempo que una infatigable actividad, y confia en que
constituido V. E. por esta misma dignacién de su Real bondad en una més
estrecha responsabilidad, redobiard su vigilancia para cuidar se observen
las leyes, se administre justicia, se proteja y premie a los fieles vasallus
de S. M. y se castiguen sin contemp:acién ni disimulo los extravios de
los que oividados de su obligacién y de lo que deben al mejor y més be-
néfico de los soberanos las contravengan, dando rienda suelta a siniestras
maquinaciones con infraccion de las mismas leyes y de las providencias
gubernativas emanadas de ellas. Lo que de Real Orden comunico a V. E.
para su inteligencia. Dios, etc. Madrid, 28 de mayo de 1825. Almerich, AL
SESOR CAPITAN GENERAL DE LA ISLA DE CUBA”.



LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 17

sustituto, D. Miguel Tacon, al que se ha Negado a mencionar
en esta relacion por los hechos que se relacionan con la Cons-
titucién de la Monarquia de Espafia de 1842.

. Otro acontecimiento de suma trascendencia para los cuba-
nos tuvo lugar en Espafia como consecuencia del motin cono-
cido como el de “La Granja”. S. M. la Reina Dofia Maria Cris-
tina de Borbon, viuda del Rey Fernando VII, a nombre de su
hija Isabel II, se vid forzada a promulgar, por Real Decreto de
13 de agosto de 1836, la Constitucién politica de las Cortes de
Cadiz, de 1812. Dias después, por Real Decreto de 21 de los
mismos mes y afio citados ultimamente, se convocé a Cortes
generales para dar a los espafioles una nueva Constitucion,
que di6é por resultado su promulgacion. Es de fecha 18 de ju-
nio de 1837 y nunca tuvo vigencia en la Isla de Cuba. _

Segtn el historiador Dr. Antonio Barreras y Gil Martinez
Malo, “la primera ciudad cubana que tuvo-conocimiento de la
restauracién constitucional acaecida en Espaifia' fué Santiago
de Cuba, a la cual llegé el bergantin Guadalupe, en viaje des-
de Cadiz, el dia 29 de septiembre del mencionado afio de 1836,
trayendo periddicos que relataban lo ocurrido e insertaban la
Gacetilla Extraordinaria que contenia el Real Decreto man-
dando a jurar la Constitucién en toda la Monarquia, sin hacer
distingos entre la Espafia peninsular y la Ultramarina”. Ei
Gobernador de Santiago de Cuba, Manuel Lorenzo, la procla-
m6 en dicho lugar, rigiendo en aquella parte de la Isla desde
el 29 de septiembre al 21 de diciembre de 41836.

El Capitan General de Guba, D. Miguel Tacén, molesto- por
el acto realizado en Santiago de Cuba por Manuel Lorenzo,
aunque no dandose por enterado de lo ocurrido, ordené a éste,
en 8 de octubre de 1836, que en dicha provincia oriental “no
se hiciera la mas ligera novedad en el orden de cosas sin-su
mandato”.’En Puerto Principe (Camagiiey) se traté de imitar
al Gobernador Lorenzo, pero Tacén envio buques para. dichas
provincias; embarcandose para la Peninsula Lorenzo , después
de entregar el mando. al Coronel: Santiago Fortin.

2



18 ANDRES M.® LAZCANO Y MAZON

Otro hecho de suma trascendencia tuvo lugar para los cu-
banos: los diputados ante las Cortes de Espana se presentaron
a tomar posesién, pero sus miembros se negaron a admitirlos
por el fundamento de que la Constitucién, en ese aspecto de
represenlaci6n, no era aplicable a las colonias. En realidad,
estos diputados no representaban la tendencia del Capitan Ge-
neral Tacon y salieron electos en contra de lo que queria di-
cho Gobernador Militar. Los diputados por Cuba eran José
Antonio Saco, Nicolas Manuél de Escobedo, Juan Montalvo y
Castillo y Francisco Armas. El informe de la Comision de Jas
Cortes es de 10 de febrero de 1837, y los comisionados dictami-
naron que no podian tomar los diputados elegidos ya refe-
ridos.

Los diputados electos por la Isla de Guba, al amparo de la
Constitucién, protestaron ante las Cortes Generales por su es-
crito suscrito en Madrid el 21 de febrero de 1837, y que esta
firmado por Juan Montalvo y Castillo, José Antonio Saco y
Francisco Armas. Contiene abundantes razonamientos de pro-
fundo interés patridtico (4).

(4) ®rotesta de los Diputados electos por Cuba a las Cortes Generales
de la Nacién: “Los Diputados a Cortes electos por la Isla de Cuba vienen
hoy, impelidos de un deber sagrado, a interrumpir la atencidn del sobe-
rano Congreso y a derramar en su seno una expresién de, dolor por la
suerte de su Patria. Tratase nada menos que de excluir a todas las pro-
vincias de América y Asia de la representacién que legitimamente les co-
rresponde en la Asamblea nacional; y cuando se trata de resolucién de
tanto monto, los individuos que firman este papel no pueden, no, perma-
necer en silencio. Alzaran, si, una voz enérgica contra -ella; y ya que no
les es permitido hacerla oir desde los asientos que debieron ocupar en el}
augusto recinto donde estan congregados los representantes de la Nacidén,
dejaran al menos consignados en una protesta solemne sus votos y sus
sentimientos, para que nunca queden comprometidos los derechos del pais
que Jes honré con su confianza, ni los cubanos digan en ningtin tiempo
que los diputados que nombraron para las Cortes Constituyentes de 1836
fueron negligentes o cobardes en el desempefio de sus funciones. Ellos,
pues, protestan, y protestan: Porque desde la formacién de las leyes de
Indias todas las posesiones americanas fueron declaradas parte integrante
de. la monarquia, y por lo mismo, con derecho a ser representadas en los
Congresos nacionales:

“Porque esas mismas declaratorias y esos mismos derechos fueron cén-
firmados y ampliddos por la Junta Centra] del Reino en su Decreto de 22



LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 19

En definitiva, por Real Orden de 25 de abril de 1837 ge
dijo a los Gobernadores, Capitanes Generales de las Islas de
Cuba y Puerto Rico que S. M. la Reina Gobernadora, por Real
Orden de 19 de dicho mes, mand6é publicar y circular la dis-
posicién de las Cortes para que las provincias de América y¥
Asia sean regidas y administradas por leyes especiales y and-
logas a su respectiva situacién y circunstancias propias para
hacer su felicidad, y que en consecuencia no tomen asientos
en las Cortes actuales diputados por las expresadas provincias.

También en dicha Orden se les dijo a los Capitanes Gene-
tales de Cuba y Puerto Rico eae los malévolos, con las apa-



de enero de 41809, y por ec] de las Cortes constituyentes ex pedide: en 415 de
octubre de 4840. e

*Porque todas las provincias ultramarinas fueron convocadas a jas Cor-
tes Generales y extraordinarias reunidas en aque] afio y sus diptutados ad-
mitidos en ellas, tomando una parte esencial en ia formacién del Cédigo
de 1842:

“Porque en ese mismo Cédigo todas las provincias de América y Asia
volvieron a ser declaradas parte. integrante de la Nacién, d&ndose a cada
una de ellas el n&mero’ respectivo de diputados, los cuales entraron’ en
las Cortes que se reunieron poco después de haberse formado la Consti-
tucién.

Porque derrocada ésta en 1844 y restablecida en 1820, Cuba ocupd tam-
bién sus asientos en los Congresos que hubo hasta 1823.

»Porque proclamado el] Estatuto Real de 1834, y empezando con él una
nueva era para la Nacidn, la Isla de Cuba fué considerada como parte
de ella; eligiendo y enviando sus procuradores a los dos estamentos que
bajo sus auspicios se congregaron.

“Porque levantada del’ polvo en que yacia la Constitucién de 1842 y
enarbolada como pendén de libertad, el nuevo Gobierno Namé con urgen-
cia a todas las provincias que del otro Jado de los mares han permanecido
fieles a la causa espafiola, para que prontamente viniesen a tomar parte
en los debates del nuevo Codigo Fundamental.

“Porque instaladas las Cortes, desde iel 24 de octubre de 1836, se déja-
ron transcurrir casi tres meses sin que en todo ese tiempo, a pesar de las
reclamaciones hechas por algunos diputados cubanos para que sé les’ die-
se entrada en el] Congreso, se hubiese dicho ni una sola palabra contra
la admisién de los representantes de Ultramar hasta la sesion secreta de
46- de. enero; ni menos desaprobada, ni mandado suspender la convocatoria
expédida a las provincias de América y Asia; m&xime cuando a las Cortes
se presenté la mds. favorable coyuntura para decidir sobre este- punto desde
el 3 de noviembre préximo pasado, en que los americanos. residentes eh
esta capital les elevaron una exposicién suplicdndoles se dignasen admitir
como suiprerites & los diputados elegidos para las Cortes yeyisoras ‘del ‘Ese
tatuto Real.

"Porque hallandose reunidos los miembros que componen e} actual Con-



20 ANDRES M.* LAZCANO Y. MAZON

riencias de apetecer de una libertad que no entienden, aspiran
a otro objeto execrable y perjudicial a su misma seguridad €
intereses; quiere S. M. que V. E. redoble en esta ocasién su
vigilancia, como inés conduzca a la tranquilidad del pais. Que
respecto de no regir las leyes de libertad de imprenta ni las
de periddicos, .aplique con la mayor discrecién la censura.

. A partir de la Real Orden anteriormente mencionada, tene-
mos a Cuba regida por las leyes de Indias, reglamentos y rea-
Jes ordenes..

¢ Cuales fueron las causas que se supone ‘pesaron en el-ani-
mo de dos Diputados de las Cortes para eliminar a la represen-
tacion de Cuba ante las mismas? Fueron varias.

greso, en virtud de esa misma convocatoria, serfa muy extrafio que ellos
-pretendiesen- ahora .invalidar respecto de América y Asia el mismo titulo
bajo-el, cual, se han juntado en el territorio.

‘ Porque ¢habiéndose_ aprobado el acta de las élecciones de Puerto. Rico
y no habiendo ocurrido de entonces acd ninguna novedad’ que pueda alte-
rar tan-.justa aprobacién, el Congreso no guardaria consecuencia en sus
acuerdos. si, derogase hoy Jo mismo que ayer sanciono.

"Porque. siendo las Cortes, segtin el articulo 27 dé] Codigo de ‘Cadiz, la
reunién de. todos.ios diputados de la ‘Nacién, .y formando Cuba parte de
ella, es claro que excluyéndola de la representacion nacional se quebran-
taria la ley-que todavia nos rige. ca bs

‘Porque teniendo las provincias de Ultramar necesidades particulares
absolutamente desconocidas de los ‘diputaidos de la Peninsula, es indispen-
sable la -intervencién de los de aquellos paises para que puedan .exponerlas
y-clamar.al:mismo tiempo contra los abusos que se cometén.

"Ponque no existiendo ninguna ley ni decreto que excluya de jas Cor-
tes,‘a.‘las‘,provincias de Ultramar, y siendo éstas, por e] contrario, llamadas
expresamente: la exclusién que de ellas se hiciese para e) actual Congreso
seria el resultado de una ley retroactiva. —

:.™Porque, en fin, habiendo entrado a componer la Constitucién de 1812
todas las provincias de la monarquia ahora que viene a reformarse el pac-
to fundamental, -no.sdlo es. justo, sino también necesario, que todos y cada
uno.de los miembros de. la gran familia espafiola vuelvan a congregarse,
para .que,.las. condiciones de esta nueva. alianza . queden marcadas con el
séllo .de la justicia y -de la aprobacién nacional. :

. “Tales. son. los principales motivos en. que nos fundames para extender
dai protesta que. sometemos respetuosos a la alta consideracién de las
Cortes...A ellas .corresponde .examinar el mérito que puedan- tener, y si
después - de haberlos pesado en su balanza imparcial todavia -pronunciaren
un -fallo terrible,,-condenando a Cuba a la triste: condicién de colonia es-
pafiola, sus “diputados . se consolaran con el. testimonio de su- recto proce-
der y-.con-.el -recuerdo. indeleble de haber defendido los. derechos de su
Patria-—Madrid y febrero 24 de 183% —Juan pigncaing y Castille —Francis-
co. Armas,—José Antonio Saco.” - ;



LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 24

Primera. Que los Diputados electos por Cuba habian ob-
tenido sus cargos muy a pesar de la voluntad del Capitan Ge-
neral Tacén, que puso en juego todos los medios habiles a su
alcance para eliminarlos, y fracasaron. E] movil de esta opo-
sicién, el que José Antonio Saco, Juan Montalvo y Nicolas
Diaz de Escobedo mantenian ideas absolutamente diferentes a
las del Gobernador. El Diputado electo por Puerto Principe,
Francisco Armas, era el unico que contaba con su amistad,
aunque no en forma decidida.

Segunda. la desconfianza del Gobierno Central de la Me-
trépoli, respecto de la actitud de los que sustentaban ideales
cubanos, que ya habia dado lugar a que no se implantara en
Cuba por tercera vez la Constitucién de 1812, en. 1836; y, que
no obstante ello, se permitid la eleccién de los Diputados cita-
dos anteriormente, por estimarse que podrian salir aquellos
con los cuales simpatizaba el Capitan General Tacén ; lo que,
como se ha visto, no sucedid; y

'Tercera. La oposicién entre las ideas politicas y los inte-
reses econdmicos: los liberales cubanos sustentaban, y lo ex-
teriorizaban, sus ideales en el sentido de que la libertad -poli-
tica erd la base de todo medio de convivir en el ambiente so-
cial de entonces; en contra de los.principios mantenidos por
la clase economica insular y sobre todo por- Ja esclavista, asi
como por ser Cuba entonces, con sus recursos, fuerte: fuente
de ingresos en las cajas metropolitanas.

_.La labor politica. del Capitan General Tacén,’ por un. lado;
las exposiciones del Ministro de Hacienda sobre Jas riquezas
de Cuba como fuentes de mantenimiento: de las necesidades de
Espafia, y Ja argumentacién del Diputado Sancho, fueron, en
definitiva, las razones que sirvieron para: privar a la Isla de
sus ‘Diputados en las Cortes, y sitnientes, a Ja’ vez, det ese ide.
la esclavitud. y de la. Independencia. al

. ¢Cual fué la’ verdad: legal ‘que ‘tuvieron ‘las Cortes para ‘no
dates: posesién a los. Diputados. cubanos? Sdlo vainos. a. esbo-,
zarla en nuestros comentarios,. porque dejarenvos ‘que sea ‘el’



22 ANDRES M.* LAZGANO Y MAZON

propio informe de la Comision de las Cortes de 1837 quien la
conteste (4).
Como se advierte, en el diclamen de los comisionados de

(4) ‘Informe de la Comisién de las Cortes de 1837: “La Comisién es-
pecial encargada de informar a las Cortes acerca de la proposicién que
respécto a las provincias de Ultramar hizo el Sr. Sancho en la sesién se-
creta de 16 del pasado enero -y: fué aprobada, creyé6 que para poder ilus-
jtrar al Congreso con la detencién conveniente, y al tenor no sdélo de la
misma proposicién, sino de algunas indicaciones hechas en la misma se-
siédn, acerca de si convenia o no que las provincias de Ultramar fuesen
representadas en las presentes y futuras Cortes, debia conferenciar y en-
tenderse con la Comisidn encargada de preparar y presentar el proyecto
de. Constitucidn.

“Habiéndolo con efecto verificado, y sabido que la enunciada Comisidn
pensaba proponer en su proyecto que las provincias de Ultramar fuesen
gobernadas por leyes especiales, la Comisidn extraordinaria no ha podido
menos de deferir y adherir a este dictamen, fundado en razones de tai
peso y solidez, que de no seguirlo no sélo parece posible regir’ y gobernar
aquellas provincias con la inteligencia y Vigilancia que clama su_situa-
clén, sino Jo que es més, conservarlas unidas con la metrépoli. Porque ya
sea que se consideren los elementos que constituyen su poblacién, o bien
que se reflexione la distancia a que se encuentran de nosotros; en el pri-
mer caso hallaremos que, si fundada nuestra representacién nacional en
la base o principio de poblacion, ya no puede haber uniformidad, por de-
cirlo asi, de representantes en donde los representados y sus intereses
son tan varios; en el segundo veremos qué es imposible que tanto la re-
novacién periddica como la accidental de los representantes, o sea Dipu-
tados de aquellas provincias, se haga en los mismos_ periodos y con la
misma oportunidad que el de las provincias de la Peninsula e islas ad-
yacentes.

_ "Con el fin de esclarecer el, 4nimo de los sefiores Diputados acerca de
tan importante cuestié6n cémo va a someterse a su decisién, y para que
también se puedan apreciar asi la imparcialidad cé6mo a algunas de las
razones que han guiado a las dos Comisiones en la opinidn que han adop-
tado va a exponerlas con alguna rapidez, reservandose dar otras nuevas
o ampliar las presentes, para el caso en que éstas no satisfagan 0 que en
el progreso de la discusidn aparezcan argumentos o raciocinios que se ha-
yan escapado a los individuos de ambas Comisiones.

“Comenzara, desde Juego, por la Isla de Cuba, cuyo extraordinario au-
mento de riqueza y poblacidn en los Ultimos sesenta afios dar&é en todu
tiempo un insigne testimonio asf del cuiidadoso progreso con que ha sido
gobernada como de ha ventaja de no haber participado del sistema fatal
que en todo sentido agobiaba a Jas provincids y pueblos de ia Peninsula.

“Constaba su poblacién, segun el ultimo censo oficial de 1827, de 704:807
hahbitantes, que con 26.075 individuos que se le suponfan de guarnicién.
marineria y transeuntes, formaban un total de 730.882 almas.

“Este numero, comparado con el de 170.370 que dié el padrén oficial del
afio de 1775, supone un progreso de pobkacién que dificilmente ha- tenido
igual en ningun tiempo y en ninguna Nacién, ya sea continental o bien
ultramarina.. ¥ como por otra’ parte, y por abreviar, aparece que hasta

~



LAS CONSTITUGIONES DE CUBA 23

las Cortes, resalta que Cuba habia alcanzado en los ultimus
sesenta anos anteriores al informe un aumento extraordinario
en su’ riqueza y poblacidn, al extremo que,. lejos de ser una

,

principio de este siglo fueron sostenidas las cargas de aquella Isla con
un situado de setecientos mil pesos anuales, que se les enviaban de Mé-
xico, y que en el expresado afio de 1827 produjeron todas sus rentas pe-
sos 8.469.974, resulta que al compas de su pobjacién han crecido su riqueza
y productos, y que por consecuencia se han cumplido cuantas condiciones
recomiendan los economistas ser indispensables para la prosperidad mate-
rial de los Estados.

"Los 704.487 habitantes, sin la guarnicidn y transetntes, se ha dicho for-
maban la poblaciédn de la Isla de Cuba en 1827, y que sea cual fuere el
aumento posterior, podemos suponerle proporcional en todas Sus clases, se
dividian en aque] aifio, y sogurt los mejores documentos, del modo _ si-

guiente:





Libres, :
Sexos Blancos de color Esclavos Total
Varones ... 168.653 54.962 183.290 403.905
Hembras 142.398 54.532 103.652 300:582
TOTAL ... 2.1 oe 341.051 ' 406.494 286.942 104.487 ,

"Siendo, pues, segtin el] articulo 28 de la Constitucién, igual la base. para
la representacién, nacional en ambos hemisferios, y debiéndose reducir
esta base en la Isla de Cuba, segun el articulo 29 de la misma Constitu-
cién, a la poblacién compuesta de los naturales que por ambas lineas .sean
otiginarios de los dominios espafioles, resuita que no obstante decirse en
los parrafos primero y cuarto del articulo 5.° que son espafioles todos los
hombres libres nacidos y avecinda’dos en los dominios de las Espafias y
Jos hijos de éstos, y los libertos desde que adquieran Ja libertad en las
Espafias, todos los comprendidos en Ja tercera casilla de} estado que pre-
céde quedan excluidos en dicha Isla del derecho de representar y ser re-
presentados, y reducidos por lo tanto a solas 341.051 almas, o sea menos
de la mitad del total de Ja poblacién y a tres cuartos préximamente de
los que son, segun el sentido literal y expreso de la Constitucién, verda-
deramente espafioles.

“Esta circunstancia, que basta tocarla tan ligeramente para que las Cor-
tes deduzcan las recldmaciones que podria originar, o los riesgos a que
podria exponer, en aquella especie de fermentacién, que es tan propia de
todos los paises libres en el momento solemne de sus elecciones, ha éon-
ducido a la Comisién a creer que en donde hay diferencias tan sefialadas
en la poblacién, o no debe ser igual la ley para con Jas demas provincias
que no las tienen, o que en otro caso se establezcan las modificaciones con-
venientes. Y como Jas diferencias cuando se trata de derechos politicos
no pueden dejar de ser, ya que no se quiera ofensivas, sumamente ex-
puestas a recriminaciones y rivalidades, de aqui es, contrayéndonos al
solo caso de las elecciones, que si admitimos una ley distinta para las dé
ja Isla de Cuba y Ja Peninsula, es Poetiester después distinguir en la mis-



24 ANDRES M.® LAZCANO Y MAZON

carga para la Metrépoli, produjeron sus rentas, en 1827, ocho
millones, cuatrocientos sesénta y nueve mil novecientos seten-
ta y cuatro pesos; y.que su importancia como productora la
habian hecho muy prdspera; sin embargo, y a pesar de ello,



ma Isla cémo han de representar y ser representados los espafioles de
distinto color; cuya indicacién basta para que la prudente previsién de las
Cortes se anticipe a ee de una vez para siempre do que pudiera ori-
ginar. graves males, y para que al mismo tiempo conozcan que no es po-
sible que una ley homogénea dirija elementos tan heterogéneos.

"En-cuanto a la Isla de Puerto. Rico, cuyo aumento de riqueza y pobla-
cién ha sido tal en lo que va de este ‘siglo, que se han fundado 20 pue-
dlos en: ela y 35 en el anterior,.no habiéndose fundado sino uno en el
siglo. XVI y dos en el XVI, aparece ue su poblacién, que en e} afio de
4770 era como de unos 73.000 habitanti-s, subia en 1824 a 235.457, y en
1834, sin incluir guarnici6n, marineria 'y presidiarios, a 332-002, distribui-
dos de] modo siguiente: .

Blancos Pardos libres Negros libres Esclavos Total
459.864 100.502 34.233 37.403 332.002

*Comparados estos numeros con los que se han manifestado anterior-
mente, tratando de la Isla de Cuba, se deduce, desde luego:

“4) Que siendo ta poblacién total de la de Puerto Rico menos de la
mitad de Ja de Cuba, elegiria sin embargo Puerto Rico, con arreglo a los
principios constitucionales, un numero de diputados igual'a la mitad° de
Jos de. Cuba.

”2) Que siendo el numero de los espafioles comprendidos: en la segunda
y tercera casilla de Puerto Rico mucho mayor que los de igual clase en
Cuba, no, obstante ser tan inferior la poblacién, crecen con igual propor-
cién los inconvenientes que tratandose del solo acto de las elecciones, se
han, insinuado en da Isla de Cuba; y -

"3). Que siendo tan desemejantes los numeros asi en las casillas indi-
cadas como en la Ultima de Jos dos Estados, o mas bien. dicho, que siendo
tan desemejantes los elementos de poblacién entre las dos Islas, se deduce
también, sin que en eso se necesite insistir: demasiado, que son igualmen-
te desemejantes Ios elementos de ‘la existencia civil y politica de-una y
otra posesién, y en tal caso, {cémo ‘es posible que sean regidas por unas
mismas .Jeyes, y ‘Mucho Menos que sean las mismas que rijan en la Pen-
insula?

"Si de las Antillas nos trasladamos a jas Islas Filipinas, las diferencias,
asi en la clase de poblacién como en la forma de si administracién Y go:
bierno, son todavia mayores que la distancia a que se thallan, asi de la
Metrépoli como de Cuba y. Puerto Rico. Las Filipinas, de: quienés el péle-
bre desgraciado La-Perouse ya dijo que la Nacién que ‘las’ poseyere ‘con
un buen gobierno podria no hacer caso de los demas establecimientos euro-
peos en Africa y América, han progresado también en jlos ‘Ultimios tiem/pos:
y es de esperar que todavia ; progresen mas comerciando libremente en !o
sucesivo con la_América que fué. espafidia. La poblacién -de tan. preciosas
Islas en’ jas treinta y siete provincias o subdelegaciones que ‘Jas distribuye
la podenios suponer en tres millones de indios, doscientos’ mil - sangleyes, ‘y



LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 25

se le niega su representacién en el Congreso metropolitano, ba-
sado en las condiciones de la poblacién por disponer el articu-
lo 29 de la Constitucién que la representacidén nacional en am-



mestizos’ de indios :y sangley, y unos seis mil asi naturales de ig Peninsula
eomo originarios de éstos. ,

“Citado ya el articulo constitucional en que se declara que la base de
la eleceién es la poblaciédn compuetsa de los naturales, que por ambas li-
neas son originarios de los dominios espafioles, y admitido que los tres
millones’ de imdios y los seis mil blancos de las Islas Filipinas entran a
formar por su origen esta base, es claro que al tenor de un diputado por
* edda 50 habitantes que en el dia rige, y que probablemente regiraé en ade-
lante, tocan sesenta diputados o Representantes a jas Islas Filipinas. Si a
esto agregamos que aquellos habitantes .se hallam diseminados ‘en varias
islas, y' que aun en la misma Luzén hablan varias: lenguas y dialectos,
ignorando los més la espafiola, veremos que si dos diputados elegidos eran
indigenas caso no nos entenderfan en nuestro Congreso, y si eran jae los
europeos, aciemas de establecer un monopolio irregular a favor de éstos
nos hallarlamos con que siendo pocos los capitalistas , acomodados en aque-
llas ‘isias, y declarada la opiniédn porque el cargo de Diputado -sea en -lo
sucesivo’ gratuito, no estaré demas suponer que tal Yyez no apareceria - muy:
duego | hadie que quisiera correr los riesgos e incomodidades de un ,viaje
de cinco mil leguas acaso para mo llegarse a sentar en las Cortes, como
luego ‘veremos.

“Esta suposicién no hay: que presumir de modo alguno que sea. arbitra-
ria. Tuvose ya una prueba de ella ,publicada la Constitucion: y convocadas.
las Cortes “en 41820, «en ‘euyo periodo, tocando a las. Islas Filipinas treinta
y dos o treinta y cuatro Diputados, con arreglo al articulo 31 de ja’ Tons-
titucién, que designa ‘uno por cada 70.000 almas, sdlo eligieron euatro; ma-
nifestando las autoridades al-dar parte de la e‘eccién; y: que: ‘remitian con
anticipacién ,, las dietas de ‘sus Diputados, que en lo sucesivo ,acaso no ja-

-bria quien quisiera venir cada dos afios’ a: la Peninsula, ‘ni tampoco de.
dénde.sacar los ‘gastos necesarios. ‘Mas prescindiendo de cuanto toca al
Gobierno y administracién de unos pueblos que en todo, se -diferencian
de nosotros: que la Ley Electoral ‘podria acomodarsesa ‘una poblacién di-
seminada en varias islas, y sobre todo a las de las Marianas; ‘a 500 leguas
de ‘lds Filipinas, y entre las ‘que la jde Gaiajan, Janica que est4 habitada.
cuenta cinco .o seis mil habitantes, que tados, segun .¢) ‘articulo 29 de ‘a.
Constitucién, son espaiiloes, itendran © no 'tendran éstos el ‘derecho, de ele-
gir y de ser elegidos? éSe dictaré una Ley especial. para que ejerzan sus.
derechos politicos, o bien deberan quedar fuera de la Ley comtn, atendida
la distancia a que se hallan? Y en tal caso, gpor qué no lo quedarén tam-
bién ‘los de ‘las de Zebu, 'Bataén, Negros, (Mindanao y gdemés Filipinas, y: a
su vez los de Jas de Quba y Puerto Rico, no -obstante que, ‘aunque mas
cercanos a “nosotros, las dos mil leguas mds 0 menos que nos separan for-
man ‘ya una distancia tal, que es imposible cumplan puntualmente con™ 10p
das las condiciones de nuestro futuro Gobierno Constitucional? PNY

“La Comisién sobre este particular no har&é m4$ que recordar @ las Cor-
tes la tercera base ‘ya aprobada, de.las preséntadas para la Constitucién:
En suarticulo 3.° se dice que corresponde al Rey prorrogar las: ‘Cortes ° ry.
disolverlas; pero ‘con la obligacién en lesté. Ultimo caso de.convoéar otras



26 . ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

bos hemisferios es igual en su base, sin distingos ni discrimi-
naciones, con las limitaciones de su articulo 5°, y estar
excluidos, por ello, los esclavos, que ascendian a doscientos

y reunirlas en un .p:azo determinado. Supongamos, pues, que este plazo no
sea de jdos meses, como previene la Constitucién de Bélgica, sino de tres,
‘como dispone la francesa; y aun si se quiere, para mayor demostraci6n,
extiéntliase y ‘alarguese hasta cuatro; gpodran por ventura en este pericde
ir las érdenes para nuevas elecciones, no digamds a las Filipinas, que es
absolutamente imposible, sino a las Islas de Cuba y Puerto Rico, verificar
la eleccién y concurrir oportunamente Jos elegidos a las Cortes después
de haber navegado dos ‘mi leguas? 4Y tan natural como inevitable tardan-
za nO embarazaria en unas ocasiones a los representantes de la Peuinsuia
para proponer ciertas leyes? {No ocasionaria en otras reclamaciones de los
de Ultramar por haberlas discutido sin su asistencia? Y en alguna, por fin,
éno sucederia lo que ha mucho, que llegaron sus poderes cuando las Cor-
tes habian sido por segunda vez disueltas?

*Semejante inconveniente claro es que no se puede ni se debe subsanar
ni adoptando un método igual al preiscrito jen e1 articulo 109 de la Cons-
tituci6n, en que se ordena que “si ‘por causa de guerra uw ocupacidn de
una parte de ja monarquia por el enemigo no se presentaren en las Cortes
la totalidad (o alguno de los Diputados de una Provincia sean suplidos con
los anteriores”, ni apelando a la eleecién de suplentes en la Peninsuia en-
tre los naturales de Ultramar, como ya lo solicitaron ultimamente alguno
de ellos. Porque teniendo por objeto la disolucién de las Cortes el consul-
tar de nuevo y en el més breve plazo la opinién del Pais sobre las dife-
rencias y y el Poder ejecutivo, hayan podido suscitarse, con minguno de los dos me-
dias indicados se Jograria conseguirlo ‘en las ;provincias de Ultramar; iy
qué recurso nos quedaba, por ultimo, para conocer die ese modo su opi-
nidn, cuando ‘por ventura fueran sus mismos Diputados 1a causa directa
o indirecta de la disolucién de las Cortes?

”Penetradas, pues, las Comisiones, por cuanto queda expuesto y mas
que pudiera afiadirse, de que muestras posesiones de América y Asia, ni
por la distancia a que se encuentran de Ja Peninsula, ni por la natura-
leza de su poblacién, ni por la diversidad de sus intereses materiales,
pueden sser regidas por unas mismas leyeS, han ‘convenido de comuia acuer-
do en proponer a las Cortes que desde luego declaren en’sesiédn publica que:

“No siendo posible aplicar la Constitucién que se adopte en la Penfn-
sula e Islas adyacentes a Jas provincias Ultramarinas de América y ‘Asia,
serén éstas regidas jy administradas por leyus especiales ‘y andlogas a su
respectiva situacién y circunstancias, y propias para hacer su felicidad,
Y que ‘en su consecuencia no tomardn asientos en las Cortes actuales Dipu-
tados por las expresadas .provincias.”

"Las Cortes, sin embargo, resolveran lo que sea de su superior agrado.

“Palacio de las Cortes, 10 de febrero de 1837.—Manuel Joaquin Tarancén
Agustin Argitelles, Manuel Maria Acevedo, Antonio Seoane, Alvaro Gémez,
Antonio Flores Estrada, Jacinto Félix Doménech, Antonio Gonzdlez, Mauri-
cto Carlos de Onis, Joaquin Maria de Ferrer, Pio Laborda, Pablo Torréns x
Miralda, Vicenie Sancho, Pedro Antonio de Acuiia, Salustiano de Oldézaga,
Martin de los Heros, Secretario.”



LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 27

ochenta y seis mil novecientos cuarenta y dos, y reducida, por
tanto, su poblacién a solas 311.051 almas, y a tres cuartos pré-
ximamente de los verdaderamente espafioles, y también por
la distancia.

‘En realidad, después de la Constitucién de 1812, que de-
clara a todas las provincias de América y Asia integrantes de
la Nacién, dandose a cada una el ntmero correspondiente de
Diputados, los que tomaron asientos en las Cortes después de
haberse firmado dicha superley, en 1820, después de ser resta-
blecida; al ponerse de nuevo en vigor, en 1836, no habia razén
legal para excluir a las provincias ultramarinas, y menos a
Cuba, que por cierto fué autorizada para enviar sus Diputa-
dos, no obstante no regir en su territorio dicha Ley Suprema
por no haberse puesto en vigor en la misma, con la excepcién
citada anteriormente. :

La Constitucién de las Cortes de Cadiz, de 19 de ‘marzo de
1812, que tuvo vigencia en Espafia tres veces, y dos veces en
Cuba.totalmente y una parcialmente, por tres meses en San-
tiago de Cuba, periodos de 1812 a 1814, de 1820 a 1823 y de
1836 a 1837, termind por Real Decreto de 19 de abril del ano
ulfimamente citado. °

Por Real Decreto de 25 de abril de 1837, y por la Real Or-
den que se habia promulgado el 28 de mayo de 1825, habia
quedado abolido el estado constitucional en la Isla de Cuba,
y sufriendo desde esta fecha los cubanos el régimen absoluto
y la falta de garantias constitucionales.

Puede verse en este proceso histérico —el que: sélo lo hace-
mos en forma de sintesis—, que la eliminacién de los Diputa-
dos elegidos por Cuba a las Cortes de Espafia, unido a la ca-
rencia- de libertad y actuacidn de los Capitanes Generales y
dems autoridades de la Metropoli en la Isla, fué' causa de las
divergencias que se establecieron progresivamiente: entre los
ideales de los cubanos, que aspiraban a un trato liberal y equi-
valente a los de los dernas espanoles, y al criterio equivocado
que situaba al pueblo de Cuba en condiciones’ de inferioridad



s

28 ANDRES M.2 LAZCANO Y MAZON

politica permanente y de subordinacion despdtica de los Go-
bernadores. De esa época parte el encuentro de opiniones, que
hizo enraizar mas en el corazén de los nativos las corrientes
que ya existian por desvincularse de la Metrdopoli, y que da
origen posteriormente a Jas conspiraciones que llevan a las
guerras por la Independencia, y que, en definitiva, culminaron,

como ya veremos més adelante, en la revolucién de 1895, en

la. que murieron el martir José Marti y el gran libertador An-
tonio Maceo y Grajales, y que puso término a la soberania de
Espafia en Cuba.

Permitasenos un aparte para hacer constar que en el curso
del periodo citado, y en tiempo en que no estaba vigente la
Constitucién de 1812, rigid el Estatuto Real de 1834, de que
trataremos seguidamente.

eos

2 -- Estatuto Real de Espafa, promulgado por Real Decreto de

~40 de abril de 1834, y en La Habana, Cuba, el dia 5 de julio

de dicho afio. Tuvo vigencia hasta el 13 de agosto dé 1836, que
se puso en vigor por tercera- vez la Constitucién de 1812.
Muerto Fernando VII, le sucedié en el trono su hija Isabel II,
y mientras durase la minoria de edad de ésta actué como Re-
gente su madre, Maria Cristina de Borbén. Esto trajo como
consecuencia que la misma tuviera que enfrentarse .con los
partidarios del Principe D. Carlos, los cuales querian que éste
reinase, no obstante haber abolido las Cortes, en 1779, el auto
acordado por Felipe II, por el cual se excluia a las hembras
llamadas a alcanzar el trono, cuya decisién fué promulgada
por orden de Fernando VII, y por la cual quité el derecho &
sucedeérle en el trono a su referido hermano. La Reina Regen-
te llam6é al Gobierno a los liberales, “¥ para ae con-
fianza promulgé el Estatuto Real.

‘La nueva’ Carta Politica no tenia parte organica ni organi-
zaba el gobierno. Constaba de 50 artienlos, divididos en cinco
Titulos.

Crea el’ Estatuto Real ibs Estamentos: el de Préceres del



LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 29

Reino, y el. de Procuradores del Reino. El primero se compone
de MM. RR. Arzobispos y reverendos Obispos, de Grandes de
Espafia, de Titulos de Castilla, de un numero indeterminado
de espafioles elevados en dignidad e ilustres, por sus. servicios
en las varias carreras, y que sean o hayan sido Secretarios del
Despacho, Procuradores del Reino, Consejeros de Estado, Em-
bajadores o Ministros de los Tribunales Superiores; de propie-
tarios que posean una renta anual de 60.000 reales, y de los
que en ensefianza publica, 0 cultivando las ciencias o las le-
tras, hayan adquirido renombre y disfruten de igual renta.

_ Todos los Grandes de Espafia son miembros natos del Es-
taniento de Proceres del Reino si retinen los requisitos del ar-
ticulo 5.°, y dicha dignidad es hereditaria, bastando ser Arz-
obispo u Obispo para poder ser elegido.

Los Titulos de Castilla que fueren nombrados Proceres de!
Reino, cuya dignidad es vitalicia, tienen que reunir los requi-
sitos del articulo 8.°, siendo el numero de Proceres ilimitado,
perdiéndose la dignidad por incapacidad legal, por virtud de
sentencia en que se haya impuesto pena infamatoria.

El Presidente y Vicepresidente del Estamento de Proceres
del Reino los elige el Rey.

El Estamento de Procuradores del Reino se compone de las
personas nombradas conforme a la Ley Electoral.

Para ser Procurador del Reino se requeria ser natural de
Espafia o de padres espafioles, tener treinta anos de edad cum-
plidos, estar en posesién de una renta propia de 12.000 reales
y haber nacido en la provincia que lo nombre, o_ haber. resi-
dido en ella durante los dos ultimos afios, 0 poseer en ella al-
gin predio'rustico o urbano, o capital de censo que redituen
la renta ascendente a la mitad de la exigida para ser: Procura-
dor del.Reino. |

Ambos Estamentos, by de Brecones del Reino y el de Pro-
curadores del Reino, componen las Cortes generales.—articu-
lo 20, tocando al Rey exclusivamente convocarlas, suspen-
derlas .y..disolverlas—art. 24—, reuniéndose ‘en virtud de -real



30 ANDRES M.2 LAZCANO Y MAZON

convocatoria el dia en que le sefiale ésta; correspondiéndole al
Soberano abrirlas y cerrarlas, teniendo a su cargo las mismas,
para que, muerto el Rey, jure su sucesor—art. 27—, convocan-
dose también cuando el Principe sea menor de edad—art. 28.

Las Cortes no pueden deliberar sobre ningtin asunto que
no se haya sometido especialmente a su examen en virtud de
un Real Decreto--art. 31—, pero puede elevar peticiones al
Rey—art. 32—, necesitandose para la aprobacidén de las leyes
de los dos Estamientos y la sancién del Rey—art. 33—, no pu-
diendo exigirse contribuciones acordadas -por las Cortes si no
hubiere mediado la propuesta del Rey—art. 35—, siendo pre-
ciso que antes de votarlas se les presente por los respectivos
Secretarios del Despacho una exposicién en la que se mani-
fieste el estado que tengan los varios ramos de la administra-
cidn publica, debiendo después el Ministro de Hacienda pre-
sentar a las Cortes el presupuesto de gastos—art. 36—, asi
como los medios de satisfacerlos.

Los poderes de los Procuradores del Reino duran tres afios.

La disolucién de las Cortes por el Rey tenia que hacerla en
persona o por medio de un Decreto refrendado por el Presi-
dente del Consejo de Ministros—art. 40—, separandose, en uno
y otro caso, ambos Estamentos—art. 41—, sin que después de
anunciada la orden del Rey, disolviendo a las Cortes, pueda re-
unirse el Estamento de Préceres del Reino ni tomar resolucién
ni acuerdo hasta que, a virtud de nueva convocatoria, vuelvan
a juntarse las Cortes—art. 42—, quedando desde entonces anu-
lados ‘los poderes de los Procuradores del Reino—art. 43.

En caso de haber sido disueltas las Cortes, habrian de re-
unirse otras antes del término de un afio—art. 44-—, pero
siempre se convocara a la vez a ambos Estamentos—art. 45—,
pues no puede estar reunido uno sin que lo esté a la vez el
otro—art. 46—, aunque celebran sus sesiones en recintos se-
parados—art. 47—, en forma publica—art. 48—, salvo casos
exceptuados por el reglamento.

La inmunidad de los Préceres y de los Procuradores para



LAS CONSTITUCIONES DB CUBA 34

las opiniones que emitan y por sus votos, es declarada—ar-
ticulo 49—, determinando lag relaciones de uno y otro Esta-
mento el reglamento de las Cortes.

El Estatuto Real no menciona especialmente al Poder Eje-
cutivo ni a Ja administraciédn de Justicia. Tampoco trata de
los derechos del individuo frente al Estado.

Los derechos que el Estatuto concedia a los cubanos eran
los siguientes: tener dos clases de representantes en las Cor-
tes, 0 sea en cada Estamento: los Préceres nombrados por la
Reina y los Procuradores elegidos por los Ayuntamientos. Su
Majestad nombré Proéceres al General Miguel Tacdén y a los
Condes de Villanueva, Fernandina y de O’Reilly y al Marqués
de la Candelaria de Yarayabo; y fueron elegidos por Jos Ayun-
tamientos perpeltuos cinco Procuradores: Andrés Arango, Pru-
dencio Echavarria, Sebastian Kindelan, Juan Montalvo y Cas-
tillo y José S. Mojarrieta.

La vida del Estatuto fué efimera, rigiendo hasta que en 13
de agosto de 1836 la Reina Regente, dofia Maria Cristina, viu-
da de Fernando VII y madre de Isabel II, promulgé de nuevo
en dicha fecha la Constitucién de 1812.

En realidad, en el orden politico, después de la implanta-
cién del régimen absoluto en Cuba, en 1823, y de habérsele
concedido los poderes de Jefe de plaza situdda, por Real Ce-
dula de 1825, al Capitan General de Cuba, esto significé que
la Metrépoli daba tratamiento a Cuba, adecuado a su condi-
cidn de ser parte de Espafia, como simple colonia.

Miguel Tacon: desterréd a José Antonio Saco y expulsé y
encarcelé a muchos cubanos. En cuanto al ornato y limpieza,
puede decirse que D. Miguel Tacén, como Gobernador, mejoré
a La Habana y persiguié a los jugadores.

Por eso, a juicio de Emeterio de Santovenia, el Estatuto
Real no pasé de ser una esperanza para Cuba.

Se ha mencionado en esta narracién histérica al Capitan
Genera] Miguel Tacén, no obstante haberlo hecho en otros as-
pectos al tratar de la Constitucién dé 1812, porque era él quien



oe ANDRES M.® LAZCANO Y MAZON

mandaba en Cuba durante el periodo en que estuvo vigente el
Estatuto—1834 a 1836—.

or Constitucién. de la. Reyniblica en Armas, de 10 de abril de
1869—Fué acordada por los revolucionarios -cubanos~én una
Asamblea que se reunié en el pueblo de Gudimaro, ocupado
por tropas de Cuba. Estuvieron representados en ella los su-
blevados de las tres regiones en armas: Oriente, Camagtiey y
Las Villas, por medio de sus representantes; habiéndese—acor-
“dado que estuviera representada también la parte Occidental
de la Isla, aunque ésta aun no se habia lanzado a la lucha por

la Independencia: .

Los delegados nombrados por Oriente, Camagiiey y Las
Villas fueron designados para unir los esfuerzos de jas tres
regiones en armas, las. cuales .estaban organizadas indepen-
dientemente unas de otras, con el propdsito de unir los esfuer-
zos de todos, para lograr la libertad de Cuba, para estructurar
la Constitucién de la Republica en Armas y para constituir el
Gobierno de la Revolucién.

La Asamblea declaré abolida la esclavitud, eligid a Carlos
__ Manuel de Ceéspedes Y del Castillo Presidente de la_ Republica
‘en Armas, y Genéral en Jefe a “Manuel de Quesada; y quedo
constituido el Gobierno de la Revolucién por la Independencia.

Haremos una exégesis de esta_non-nata Ley Fundamental
cubana. Tiene su origen en los hechos que han. ido dando. vida
a esta historia politica constitucional y que han sido expues-
tos en las Constituciones anteriores. También en el régimen
absolutista y carente de libertades y derechos para Jos ciuda-
danos de la Isla, unido al fracaso de la Junta de Informacién
reunida en Madrid en 1866 e integrada por cuarenta y cuatro
representantes, elegidos: por los Ayuntamientos, veintidds, por
Cuba, dieciséis, y por Puerto Rico, seis; y la falta de un estado
constitucional a partir de la abolicién de la Constitucion de
1812; por ello resalta que el primer pronunciamiento que.se
hace en la de 1869 esta dirigido a hacer constar que Cuba es



LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 33

un pueblo libre y que como tal sus representantes acuerdan su
Constitucion para ‘miéntras: dure la guerra.’

Se organiza en el texto constitucional un Gobierno integra-
do por un ‘Poder Legislativo, sobre la base unicameral, pues
sélo crea la “Camara de Representantes”—articulo 1.°—, un
Poder Ejécutivo, que lo ejerce el Presidente de la Republica
—articulo 16—, y se hace el pronunciamiento de que el Poder
Judicial es independiente—art. R22.

El sistema implantado es el republicano, democratico y
parlamentario, sobre la base de Ia divisién de los poderes, aun-
que en su contenido resulte cierta subordinacién en tal divi-
sion, pues es la Camara de Representantes quien nombra al
Presidente de la Republica, encargado del: Poder Ejecutivo
—art. 7.°—, la que puede deponerlo—art. 9.°—, asi como cono-
cer dé la deusacion que a aquél le haga cualquier ciudadano;
también nombra a los Secretarios del Despacho—art. 21—. ~

Las facultades del Poder Ejecutivo son: le esta subordina-
do el General en Jefe de la Revolucion, teniendo éste que darle
cuenta a aquél de las operaciones de guerra; sanciona las de-
cisiones legislativas—art. 10—; imparte aprobacidn en el teér-
mino de diez dias al proyecto que veté y que fué aprobado
nuevamente—art. 13—; ejerce el Poder Ejecutivo—art. 16—;
celebra tratados, que somete a la aprobacién de la Camara:
designa Embajadores, Ministros y Consules—art. 19—; recibe
a los Embajadores extranjeros.

El Poder Judicial no queda organizado ni regladas sus aint:
buciones, las que se dejan a una L ley posterior, y se dice es in-
dependiente.

Divide Ja Isla de Cuba en cuatro Estados, que son: Oriente,
Cainagiiey, Las Villas y Occidente—art. 2..—, normando que
la Camara de Representantes estard integrada por represen-
tantes de dichos cuatro Estados, los cuales tienen que ser ciu-
dadanos cubanos y mayores de veinte afios—art. 4.°—, siendo
sus funciones ee con las de los demas pGueos de
la- Republica ant 5.°—

3



34 ANDRES M.® LAZCANO Y MAZON

Sienta el postulado de que la Camara no podra alacar las
libertades de culto, imprenta, reunidn pacifica, ensefianza y
peticion, ni derecho alguno inalienable del pueblo. 2 Sy

Ks. flexible: este texto constitucional por cuanto puede ser
enmendado por la Camara de Representantes, por el volo una-
nime de todos sus miembros, cuando la misma lo delermine.

Organiza el Estado, constituido por todos Jos -ciudadanos
de la Republica, a los cuales considera ademas como soldados
del Ejército libertador, y como libres.

Si se tiene en cuenta el objeto principal de esta. Constitu-
cién: unificacioén, cohesién de Jas fuerzas que Juchaban con-
tra ESpafia-y~dar’ pérsonalidad- a Ja, Republica que-trataba de
erigirse dentro de un estado legal frente a un estado de go-
bierno absoluto y de opresién para.los cubanos, se llega a la
conclusién que la misma no podia contener disposiciones con-
trarias al momento histérico en que fué redactada, como :hu-
biera sido consignar de modo especifico lo relativo a la liber-
tad individual, inviolabilidad de domicilio, a aquellos que te-
nian. por tal a la manigua y a su propia fuerza contra sus
enemigos.

Ocupémonos de la guerra durante la cual fué hecha esta
Ley Fundamental.

Fracasada la Junta de Informacién que funcionaba- en
Madrid en el afio de 1866, segin ya hemos dicho, queddé con-
firmado el régimen absolutista que gobernaba la Isla, lo que
produjo intenso malestar entre los cubanos, dando lugar a que
se-conspirara y a que.en el afio de 1867 se organizaran distin-
tos movimientos revolucionarios: D. Francisco Vicente:, Agui-
lera, hacendado, en unién de D. Pedro Figueredo y de Fran-
cisco Maceo Osorio, en la regién oriental, con. contactos- en
Camagiiey, La Habana y Santa Clara. Se unié al mismo el Li-
cenciado Carlos Manuel de Céspedes, abogado . rico y hacen-
dado, de mucha cultura, el que asistié a la reunion de los que
conspiraban, nombrandose Jefe a Francisco Vicente Aguilera,
a la vez que se fijo el 3 de septiembre de 1868 para comenzar



LAS, CONSTITUCIONES DE CUBA 35

la revolucién; pero después se aplazé para-después dé la za-
fra; pero como habia impaciencia por parte de muchos de los
conspiradores, se fij6 el alzamiento para el mes de diciembre
en vez de que fuera para después de la zafra. Pero es el caso
que, no conformes muchos conspiradores, se reunieron de nue-
vo y sefialaron el 14 de octubre de 1868 para empezar la gue-
rra, a la vez que nombraron Jefe Superior a Carlos Manuel .de
Céspedes; esta resolucién fué acatada por Aguilera, dispuesto
a secundar el movimiento. Enteradas las autoridades espafio-
las de la conspiracién, empezaron a tomar medidas para evi-
tarla, dando esto lugar a que Céspedes, con otros cubanos, pro-
clamara en el ingenio “La Demajagua” la Independencia de
Cuba, iniciando la guerra contra la Metropoli en la madrugada
del 10, de octubre de dicho afio, o sea cuatro dias antes del se-
Nalado para iniciar el movimiento. chy Ln

.La revolucién en poco tiempo fué. ‘eutduaidndase: se suble-
vo en sus haciendas Francisco, Vicente. Aguilera; hacendado
de Bayamo. Se unieron al movimiento D. Tomas Estrada Pal-
ma, Pedro..Figueredo y otros, en Tunas y en el Cauto.

Los revolucionarios . entraron en, el pueblo, de “Yara” y
fueron rechazados, muriendo muchos combatientes cubanos;
pero dias después, Jas tropas al mando de Céspedes ocuparon
el pueblo de Bayamo, obligando al Gobernador.espafiol a ren-
dirse. Esto le valid, a Céspedes que fuera reconocido como Jefe
Superior de los.cubanos en armas.en la regién Oriental, pro-
cediendo.éste a nombrar jefes y, oficiales,

.Bayamo.fué defendida por Aguilera, Modesto Diaz, Dona-
to.Marmol y Maximo Gomez, rechazando.a las tropas espafio-
las, que querian recuperarla. Entonces el General espanol Val-
maseda; que era el que asumia la jefatura. del Ejército espanol
en la guerra, al frente de dos mil, hombres ‘salid de Nuevitas y
atacd a la. ciudad ocupada; los cubanos, resistieron, pero cuan-
do se convencieron que era inutil toda defensa Ja abandonaron,
después de: haberla destruido por. el. fuego, y con. ella .a-sus
propios, hogares. Cuando los espafioles hicieron su, entrada;-en



36 ANDRES M.* -LAZCANO Y MAZON

Bayano estaba: ésta convertida en’ un monton de escombres.
eit ocurtis: ‘el 11 de‘ enero de 1869. 3

~ Los |_cantiagiieyanos ‘ya “ya se habian sublevado desde noviem-

bre, te teniendo por principales ; jefes a Salvador Cisneros Betan-

_ Surly Mangués de e Santa Lucia, a Ignacio Agramonte y a Au-
gusto: Napoleén Arango. También se unieron a la revolucién
Carlos Roloff; Antonio Lorda, Miguel G. Gutiérrez y Federico
Cavaday— —

“Déspuse- de esto, es que, con el Aniweats de unificar el mo-
‘vimiento, las regiones en armas nombraron sus delegados, se-
gun ya se ha dicho, para redactar la Constitucién y nombrar
el gobierno de la revolucién, y a partir de entonces la guerra
se mantuvo en todo su vigor en Oriente, Camagiiey y Las Vi-
Ilas, destacandose tres cumbres de la Revolucién: Maximo Go-
mez, Antonio Maceo y Calixto Garcia, cuyos nombres ocupan
hoy las paginas de nuestra Historia, Nendndolas de gloria y
de honor. Los afios de 1870, 1871, 1872 y 1878 fueron, de ac-
ciones’ de’ guerra’ constantes.

En 1873, la Camara de Representantes creada por la Cons-
titucién de Gudimaro, destituyé a Carlos Manuel de Céspedes
por no estar de acuerdo con él, y en 27 de febrero de 1874, en
la finca “San Lorenzo”, en la Sierra Maestra, provincia de
Oriente, es muerto por las tropas espafiolas. ;Asi acabdé sus
dias el gran libertador Carlos Manuel de Céspedes!

* Durante la guerra y vigencia de la Constitucién ocurrieron

dos hechos de gran trascendencia para los cubanos: el fusi-

lamiento de ‘ocho estudiantes de Medicina, en |La Habana,

en 1871, y el de muchos dé los~ expedicionarios del. Virginius.
_én 1873, en.Santiago de Cuba:

, _ Después de Grape des fueron Presiden de la Republica en



\ torno, D. Tomas ‘Estrada Palma ¥ e ‘General Vicente Garcia.
Muertos Céspedes, Agramonte, Aguilera, Marmol y otros en
‘acciones de guerra, y estando prisioneros el Presidente D. To-

més Estrada Palma y el General Calixto Garcia, sin mando el



LAS CONSTITUCIONES. DE, CUBA 37

General Gémez, que se vid obligado a renunciarlo, y-herido et
Brigadier Maceo, y sin recibir auxilio de ninguna clase los
que aun se encontraban alzados, decayé la revolucion. gradual-
mente después de diez afios de constante guerra entre cubanos
Yy espafioles; fué aprovechado todo esto por el Capitan General
de Cuba, Arsenio Martinez Campos, para imprimir nueva ac-
tividad a sus tropas, iniciando a la vez negociaciones para
poner término a la lucha fratricida que se libraba en la Isla,
firmandose en definitiva. el 10 de febrero de 1878 (1) el “Pacto
de Zanjén”, mediante ef cual los cubanos deponian las armas,
el Gobierno espafiol concedia a la Isla de Cuba las .mismas

(1) Pacto de Zanjon: “Constitufdos en Junta el pueblo y fuerza ‘ar-
mada del Departamento del Centro vy agrupaciones parciales de otros De-
partamentos, como unico medio habi] de poner término a las negociacio-
nes pentdientes en uno wu otro sentido, y teniendo en ‘cuenta e] pliego dé
proposiciones autorizado por el General en Jefe del Bjéreito Espaifiol, re-
solviendo por su parte modificar aquéllas, presentando los siguientes ar-
ticulos de capitulacion :

“Articulo 1° Concesién a la Isla de Cuba de las mismas- condiciones
politica, orgdnicas y administrativas de que disfruta Ja Isla de Puerto Rico.

“Art. 2.2 Olvido de lo pasado respecto ‘de los delitos politicos cometidos
desde 4868 hasta el presente, y libertad de los encausados o que se hallen
cumpliendo condena dentro o fuera d la Ista. Indulto general de los de-
sertores del -Ejército Espafiol, sin distincién ‘de nacionalidad, haciendo ex-
tensiva esta clausula a cuantos hubiesen ¢omado parte directa o indireo-
tamente en el ‘movimiento ,revolucionario.

“Art. 3.° Libertad de ios colonos asiaticos y esclavos que se halen hoy
en las filas insurrectas.

“Art, 4° Ningun individuo que en virtud de esta capitulacién reconoz-
ca y “quede bajo la ‘accién del Gobierno Espafiol podré ser compelido a
prestar ningun servicio ‘de yguerra mientras no se establezca la. paz.en todo
el ferritorio.

*Aart. 5.0 Todo individuo que en virtud de esta capitulacién desee mar-
char fuera de la Isla’ queda facultado, y je proporcionara el, Gobierno Es+
pafiol Jos medics de hacerlo, sin tocar en poblacién, si asi Jo deseare. ;

- Art. 6° La capitulacién de cada fuerza se hard en despobiado, donde
con antelacién se depositaran las armas y demas depdsitos de guerra. i

“Art. 7.2 El General en Jefe del Ejército Espafiol, a fin de facilitar los
mddios. dé que puedan avenirse ‘los demas -Departamentos, franquearé to=
das las vias de mar -y dierra de que pueda disponer. ..-0 sr fry

“Art. 8.° Considerar Jo pactado con el Comité del Centro como ‘gene-
ral y sin vrestriociones PAEHeas, todos los Departamentos de Ja Isla que
acepten estas condiciones.

"Campamento de San “Agustin, a 40 de febrero de 1878: mage “Luaces oad
fael Rodriguez, Secretario.” i



38 ANDRES M.* LAZGANO Y MAZON

condiciones politicas, organicas.yadmihistrativas de que dis-
frutaba la Isla. de Puerto Rico; olvido de lo pasado y libertad
de los encausadés, indulto: de los desertores, libertad ‘de los
colonos:asiaticos: y esclavos que se hallaban en las filas insu-
rrectas; no- poder’ ser compelido a prestar ningun servicio de
guerra a los-individuos que en virtud de la capitulacién que-
den bajo la accién del Gobierno espafiol, facilitandosele la
ida‘a los que quisieran marcharse al extranjero. :

El General Antonio Maceo, junto con otros patriotas, no
aceptaron el Pacto: de: Zanjén y continuaron la guerra; pero
de esta cuestién trataremos al ocuparnos de la Constitucion de
Baragua; ahora sdélo diremos que este Pacto repercutié muy
favorablemente para los cubanos, como ya veremos al tratar
de la Constitucién .de Espafia de 1876. Uno de los beneficios,
como ya hemos dicho, fué la paridad de régimen con Puerto
Rico, de acuerdo con el que disfrutaba desde 1871, sobre la
base de Diputaciones Provinciales y ‘Ayuntamientos, division
en seis -provincias de la Isla de Cuba y la existencia de Go-
bernadores provinciales (1).

También obtuvieron la Isla y los cubanos otra ventaja: la
promulgacion de un Decreto del Gobierno General, de 1.° de
marzo de 1878, mediante el cual se le did representacién a
aquéllos en las Cortes del Reino (2), en los mismos términos
que la de Puerto Rico, disponiéndose que se aplicaran en su
gobierno las leyes provincial y municipal de la Peninsula, de
2 de octubre de 4877, publicadas en la Gaceta de Madrid de 4
del mismo mes y ano, y dirigirse al Gobierno de S. M. para
que sucesivamente fuera aplicando a esta Isla de Cuba, con
las modificaciones convenientes, las demas leyes promulga-
das o que se promulguen para la provincia, de acuerdo con lo
estatuido por el articulo.89 de la Constitucién de la Monarquia.

Se creé una Junta de Autoridades, cuyo dictamen habia de

(4) Reales Decretos de 9 -y 24 dé junio de 41878.
(2) Real Decreto de 9 de junio de 1878. .



LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 39

oir el Gobernador General, én determinados casos, y se regu-
laron sus atribuciones y funciones (4). :

~ Constitucién_deBaragud,de tla. Revolucion por la : Indepen-
dencia, de 15.de marzo de 1878.—Disconforme el Mayor Gene:
ral Antonio Maceo Grajales con el Pacto de Zanjén, firmado
entre las autoridades espanolas y libertadores cubanos (Junta
del pueblo), puso en conocimiento de la oficialidad que se
proponia continuar la guerra que habia comenzado diez afios
antes. Su lema era: “La Independencia y la abolicién dela
esclavitud”. Maceo, figura destacada de Ja revolucién y uno
de sus mas grandés paladines, mantuvo la rebeldia. Durante
una tregua con el Capitén General Martinez Campos, tuvieron
ambos jefes una entrevista, en la que el ultimo tratd de per-
suadir a Maceo que cejara en sus propdsitos; pero renuente,
le hizo saber al Gobernador espafiol en Cuba que continuaria
la guerra: se sehaléd un término de ocho dias para reanudar
las hostilidades. La entrevista cifada es conocida en la Histo-
ria como “La protesta de Baragua”.

Firmes en sus propositos de continuar la guerra, los liber-
tadores se dieron su propia Constitucién en Baragua y estable-
cieron un Gobierno Provisional, compuesto de cuatro indivi-
duos, al que se le did facultades- para nombrar un General en
Jefe que dirigiera las operaciones militares, reservandose el
Gobierno las facultades para concertar la paz bajo las unicas
bases de la Independencia de Cuba; y caso contrario, tendria
que darle conocimiento al pueblo de la Isla para obtener su
consentimiento. Dicha Carta Politica dispone que el Poder Ju-
dicial es independiente, pero que reside, conforme a las leyes
antiguas, en los Consejos de Guerra. :

Como sé advierte, en esta Ley Fundamental no se organi-
za el Estado. Consta de seis articulos y-esta redactada sobre
la base del momento en que vivia, disponiendo que el Gobier-
no pondria en ‘vigor todas las leyes de la Republica ques: sean
compatibles con Ja situacién que existia.

(1) jReal Decreto de 9 Ae junio de 1878.



40. ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

‘Durante este estado.de guerra mantenido por el General
Maceo después de firmarse el Pacto de Zanjén no hubo ope-
raciones de importancia, pues los soldados espafioles querian
la paz con los cubanos, y a los libertadores que .hacian pri-
sioneros los devolvian.a su casa, con ropas y hasta con medi-
cinas.

CGonvencido el Gobierno Revolucionario de la inetitaeis en
aquellos momentos de la lucha por la Independencia de Cuba,
enviaron al General Antonio Maceo a Jamaica a buscar re-
cursos con el prestigio de su personalidad; pero en realidad,
al proceder asi, lo que hicieron fué alejarlo para conservar su
preciosa vida para mejores empresas,. pues el mantenimiento
del estado de guerra estaba fracasado.

En Jamaica encontré el General Maceo poco calor para
contribuir a mantener la revolucién, y .entonces, en mayo
de 1878, decidié acogerse a la paz pactada en Zanjén.

La Presidencia del Gobierno creado.por la Constitucién de
Baragua se le did al Mayor General Manuel Calvar,. compafiero
de Carlos Manuel de Céspedes en 7 el afio de 1868. 3 Fué desig-
nado el Mayor General Vicente Garcia General en Jefe y. a!
General Antonio Maceo Jefe de Oriente.

E] General Arsenio Martinez Campos, que era un “yniliten
muy distinguido en Espafia, trajo como principal. misién pa-
cificar a Cuba- por todos los medios; a la vez que el Ejército
espafiol fué reforzado en hombres y armas, empleé también
el conducto de. las negociaciones para. obtener la paz. entre
cubanos y espafioles. Orden6 que no se fusilase a los prisione-
ros y que fueran tratados con miramientos los familiares de
los revolucionarios.

Como gobernante, hizo saber que se proponia lograr pare
Cuba y-sus hijos muchas ventajas en el orden politico y el
cese del despético absolutismo. . ae

En realidad, todo ese proceder de Martinez Caitipos en_me-
dio de tanta sangre derramada duranfe la guerra, que termind
con el cese de la rebeldia de Maceo -y que dur6é diez afios, se



LAS. .CONSTITUGIONES DE CUBA 44

debe también en gran parte a la poutica de cordialidad de di-
cho Capitan General. :

Vamos a hacer mencion a los ultimos dias de los cubanos
de Oriente que peleaban por la libertad de Cuba y por el cese
de la esclavitud. El] dia 19 de mayo de 1878, reunidos en el
campamento de Loma Pelada el Presidente Calvar, el Gobier-
no Provisional, en Consejo extraordinario, asistiendo el Pre-
sidente, el Vocal Marmol y el Secretario Figueredo, y no Beola
por hallarse en comisién, se procedié a oir al Coronel José
Lacret, que habia regresado de Kingston, adonde fué con el
General Antonio Maceo y; Grajales, portando un pliego de éste,
y Brigadier Rius, para el] Gobierno. Seguin informes de Lacret,
la suscripcidn para mantener la guerra en Cuba fué un fra-
caso, y también el aporte de hombres, pues sdlo se inscribie-
ron siete dispuestos a venir en expediciones. Esto, unido a una
exposicion del General Guillermo Moncada, consecuente con
el estado precario en esos momentos de la revolucién, hizo
que e] Gobierno Provisional decidiera aceptar una conferencia
con el General en Jefe del Kjército enemigo, D. Arsenio Mar-
tinez Campos. Celebrada ésta, los valientes rebeldes cubanos
aceptaron las bases acordadas en el Zanjon. La capitulacién
tuvo lugar el dia 28 de mayo de 1878; y en sesidn celebrada
por la tarde, junto al rio Barigua, se acordd la disolucién del
Gobierno Provisional de Oriente y la derogacién de la Cons-
titucidén de Baragua, la que rigid setenta y cuatro dias

El Gobierno Provisional, que funciond de.acuerdo con la
Constitucién de Baragua, se componia de los siguientes miem-
bros:

Presidente del Gobierno Provisional de Oriente: General
Manuel Calvar.

Secretario: Teniente Coronel Fernando Figueredo Socarras.

Vocal: Coronel Leonardo del Marmol.’

Vocal: Teniente Coronel Pablo Beola.

General en Jefe de las operaciones militares. Mayor. Gene-
ral: Vicente Garcia, e) “Leén-de Victoria de las Tunas”.



42 ANDRES M.®° LAZCANO Y MAZON

Jefe de Oriente: General Antonio Maceo y Grajales.

Primera Brigada (Guantanamo): Brigadier Guillermo Mon-
cada. Segunda Brigada (Cuba): Brigadier Flor Crombet. Ter-
cera Brigada (Holguin): Coronel Juan Rius Rivera.

Constitucién Politica de Espana, de 15 de junio de 1876—
Fué hecha extensiva a Cuba por Real Decreto de 7 de abril
de 1881 y rigid de 1.° de mayo de 1881 a 27 de noviembre
de 1897. Esta Ley Suprema fué obra de las Cortes ordinarias
de Espafia y tiene por antecedente la sublevacién militar
de 1875, que restauré la Monarquia y con ella a los Borbones
en el trono de Espana (1).

Esta Constitucién significé progreso en las instituciones
politicas y en cuanto a los derechos humanos en esta Isla.
Sin embargo, en Cuba la miseria hacia ‘grandes progresos.
Las autoridades y funcionarios del régimen tenian convertida



ela

(4) Vamos ‘a hacer un breve recordatorio de la historia Constitucional de
Espafia desde 1837 a 1876. .

Se promulgé la Constitucién de 18 de junio de 41837, votada por las
Cortes Generales, la que fué aceptada por la Reina Regente Maria Cris-
tina a nombre de su hija Isabel I.

En 23 de mayo de 1845 se promulgé otra Constitucién, que reformé y
sustittryé6 a la de 1837. Fué anulada en 1854 ‘y convocdda a (Cortes Cons-
tituyentes, la que acordé otra Constitucién, que mo llegé a regir. P

Por Real Decreto de 15 de septiembre de 1856 se restableciéd 1a arta
Fundamental de 4845, no fntegramenté, pero en 44 de octubre. ‘del mismo
afio se dispuso que rigiera la de @3 de mayo de 1845. Hubo otra reforma
en 17 de julio de 185% y wna Ley derogatoria “de 20 de abril de 1864.

Mas tarde, con motivo de la Revolucién espafiola, que puso fin al rei-
nado de Isabel JI, la Junta Superior Revolucionaria, que gobernaba ‘e] pais
y que fué sustitufda por un Gobierno Provisional, fué convocada a Cortes
Constituyentes, disponiéndose por Real Decreto de 414 de diciembre de 1868
que Cuba estuviera representada por 18 Diputados, culminando en la Cons-
titucién de 5 de junio de 1869, Ja que fué promulgada por Francisco Serra-
no Dominguez en dicho dia, mes y afio. De esta Carta Fundamental, en con-
sonancia con la Ley de 10 de junio de 1870, surge-el Gobierno de Amadeo
de Saboya, electo Rey de Espafia por las Cortes Constituyentes el 16 de no-
viembre de 41870.

Hubo un proyecto de Constitucién Federal de la Republica de Espafia.
que no tuvo otra jerarquia.

Después, al restaurarse la Monarquia, surge la Constitucién de 15 de
junio de 1876, a que se contrae el estudio.



LAS CONSTITUCIONES DE. CUBA 43

la administracién ptblica en un desastre; esto aparte, no ha:
bia garantias para nadie. La gente maleante campeaba por su
respeto en el campo; algunas veces de acuerdo con las autori-
dades. Los “fidnigos” exteriorizaban sus ritos e inclusive sus
procedimientos dolosos. Los guajiros carecian de garantias en
el campo. Las contribuciones e impuestos resultaban gravosos
en grado sumo. El estado de la sanidad provocaba epidemias.

Los habitantes de Cuba se debatian bajo los efectos de la
Ley de Orden Publico, de 23 de abril de 1870, que habia sido
hecha extensiva a la misma en 24 de septiembre de 1870, y la
que habia hecho dezaparecer la muy poca libertad que existia,
dando paso pleno a Ja Autoridad militar. La maquinaria ad-
ministrativa’ estaba en manos de los que mantenian la ten-
dencia de la Metrépoli. Los tribunales civiles funcionaban a
la sazén, aunque también los militares, siendo éstos los que
conocian de muchos delitos por disposicién de los bandos de
los Gobernadores, que restringian cada vez mas la accién de
los tribunales ordinarios, y con ello la libertad de los ciuda-
danos.

La efervescencia politica mantenia desde el 1868 una “‘gue-
rra entre cubanos y espafioles cuando se promulg6 la Constitu-
cién de 1876 en Espafia, y habia terminado aquélla, aparente-
mente, por el Pacto'de Zanjon, de 10 de febrero de 1878, con
la rebeldia del Lugarteniente Antonio Maceo y Grajales. Pero
las opresiones continuaban por parte de las autoridades mili-
tares y las conspiraciones por la independencia ‘se mantenian
en todo su vigor por los que aspiraban’ a ver a Cuba libre e
independiente.

Todo ese estado de cosas fué haciendo imposible la vida
de:los cubanos e hizo ver, no tan sdlo a éstos, sino fambién a
las autoridades de la Metrépoli, que un cambio se imponia en
el Gobierno de la Isla. No habia sido bastante que el Gobierno
de Espafia concediera a Cuba un régimen parejo al de Puerto
Rico, basado eri la creacién de Diputaciones Provinciales y am-
pliacién:de lo$ Aytintamientos, ni la divisidn de la Isla en seis



44. ANDRES M.2 LAZCANO Y MAZON

provincias y creacién de los Gobernadores provinciales. | Tam-
poco la promulgacién de la Ley Hipotecaria, en vigor en la
Peninsula desde el 24 de diciembre de 1869 y en Cuba, con
modificaciones, por Real Decreto-de 1879 (16 de mayo); ni
del Codigo Penal, reformado, de 17 de julio de 1870, mandado
a observar en la Isla por Real Decreto de 23 de mayo de 1879;
ni la Ley de Enjuiciamiento Criminal!

Los partidos politicos existentes en Cuba, en sus propagan-
das exponian sus bases para el mejor desenvolvimiento. poli-
tico de las ideas que sustentaban unos y otros; unos, de ca-
racter autonomista, 0 sea Gobierno tutelado por la Metrdépoli;
y otros, por las personas que ocupaban cargos en la goberna-
cién del pais, que deseaban continuar en sus cargos; por los
negreros esclavistas- y personas. tradicionalistas que querian
se conservara e] sistema. Ya anteriormente existieron ideas
anexionistas a favor-de Norteamérica, y por ultimo bullia en
la mente de los hombres sanos de Cuba el que ésta fuera libre
e independiente.

Con animo conciliador, la Metrépoli promulg6 anaes un
Decreto en 1.° de marzo de 4878, concediéndole a Cuba su re-
presentacién en las Cortes del Reino y la aplicacidn de las
leyes Provincial y Municipal de la Peninsula, de 2 de octubre
de 1877, publicadas en la Gaceta de Madrid de 4 del mismo
mes y afio; que es dado a conocer en la Isla por Arsenio Mar-
tinez Campos, el 28-de junio siguiente; el. Real Decreto de 9
de junio de 1878, sobre divisién de la Isla en seis provincias,
como-se ha dicho ya; da a-la publicidad el Real. Decreto so-
bre la proporcionalidad de habitantes para la eleccién de sus
Diputados, en 9 de junio de 1878.

En definitiva, se promulga el Real Decreto de, 7 de. eri
de 1881, mediante-el cual se dispone que los Gobernadorés ge-
nerales de las Islas de Cuba y Puerto Rico: promulgaran: en: las
Gacetas Oficiales de las ‘provincias de su mando la Constitu-
cidn de la Monarquia; y efectivamente en la Gaceta de La Ha:
bana, periddico ofieial del, Gobierno, de primero de mayo del



LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 45

ano ultimamente cilado, se promulga dicha Carta Fundamen-
tal, de 15 de junio de 1876. En el articulo 2.° de dicho Real
Decreto se preceptia que lo. dispuesto se entiende sin perjui-
cio de la observancia y cumplimiento de la Ley de 413 de fe-
brero de 1880 y de las demas especiales que rigen, de conformi-
dad con lo prevenido en el articulo 89 de la Constitucién.-

' Los Diputados cubanos ante las Cortes de Espana, D. Ra-
fael Montoro, D: Miguel Figueroa y D. Rafael Fernandez de
Castro, todos eminentes cradores, habian hecho resaltar el es-
tado calamitoso en que se debatia Cuba, en medio de inmora-
lidades cometidas por los dirigentes de la Administracion pu-
blica, emprendiendo desde la Madre Patria una campafia con-
tra los Gobernadores generales para que acabaran con tales
hechos; y contribuyeron a obtener mejoras en cuanto a las
Aduanas, imprenta y a la administracién de justicia.

Ya expuestos los acontecimientos politicos que ocurrian en
Cuba, ocupémonos de hacer una exégesis de la Constitucién
de Espafia de 1876, en vigor en Cuba desde el 1881.

Producto como fué dicha Ley Fundamental de una Revolu-
cién, es moldeada dentro de un marco de garantias al indivi-
duo, no obstante su cardcter monarquico. Las garantias que
comiprende su Titulo Primero, tales como libertal individual,
inviolabilidad de domicilio, registro de papeles y documentos,
respeto a la propiedad privada, no confiscacién de bienes, li-
bertad de religién, libertad de pensamiento y de opiniones por
cualquier medio escrito u oral, el derecho de reunion y de aso-
ciarse para los fines de la vida humana, y el derecho de peti-
cién, evidencian ‘lo dicho. Los principios sobre Declaraciones
de los Derechos del Hombre y del Ciudadano hechos en Fran-
cia fueron recogidos con alguna amplitud por este Texto Cons-
tituciona], dando con ello un paso de avance en el camino de
las garantias individuales.

En ‘cuanto a su parte organica, es central el Gobierno, por
cuanto que las Diputaciones provinciales y Ayuntamientos ‘vie-
nen a ser utilizados en definitiva por el Gobierno de Ja Metr6-



46 ANDRES M.2 LAZGANO Y MAZON

poli. Por la Base Tercera del articulo 84, se da intervenciodn al
Rey, y en su caso a las Cortes, para impedir que aquellas Di-
putaciones y los Ayuntamientos se extralimiten en sus atribu-
ciones en perjuicio de los intereses generales y permanentes.

E] Gobierno que establecé es, a la vez que hereditario, elec-
tivo. En cuanto a lo primero, porque declara el derecho de los
Borbones al Trono, sefialandose el orden a suceder en el mis-
mo. Se estatuye la primogenitura y la representacion sin dis-
tincién entre hembras y varones, aunque en- el] mismo grado
éstos son preferidos—-Titulo VII—; se instituye que. el sufragio
es directo para los Diputados y no directo para los Senadores
que no lo sean por derecho propio—arts. 20 al 26 y 27 al 31—.

El sistema, de gobierno que implanta esta basado en rela-
ciones entre el Ejecutivo y el Legislativo.

No contiene clausula de reforma. No determina quién. de-
clara la inconstitucionalidad de las leyes. La Administracién
de Justicia esta carente de una verdadera personalidad. Care-
cen de independencia sus funcionarios, aunque los jueces y
magistrados gocen de inamovilidad. ‘

‘Norma en su Titulo XIII—art. 89—: “las proyincias de
Ultramar seran gobernadas por leyes especiales; pero el Go-
bierno: queda autorizado para aplicar a las mismas, con las
modificaciones que juzgue convenientes y dando cuenta a. las
Cortes, las leyes Prone arse: o que se pO ene para la
Peninsula. :

“Guba y Puerto, Rico. seran- representadas en: iad Cortes. del
Reino en la forma que determine una ley especial, que podra
ser. diversa para cada una de las provincias..

. El Gobierno determinaré cuando y en qué forma seran ele-
vidos los representantes a Cortes ‘por la Isla, de Cuba.

En la Isla de Cuba, durante la vigencia de.la Constitucion
de 1876, existian el Partido Autonomista, el Unidén Constitu-
ciona], el Partido Reformista y-el- Partido Revolucionario Guba.

La situacién continuaba candente entre cubanos y ene
holes.



LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 47

Hubo un brote revolucionario por la Independencia en
1890, dirigido por el General Antonio Maceo y Grajales, que
habia entrado en la Isla con autorizacién.del Gobernador Ge-
neral, Salamanca, dando lugar a que el General Camilo Pola-
vieja dispusiera la detencién de dicho guerrero cubano, el que,
detenido, fué embarcado para el extranjero.

- El Gobierno central. desoia Jos clamores de Guba y la pro-
paganda revolucionaria se fué extendiendo a toda la Isla.

La propaganda separatista fué ganando terreno. EH] Minis-
tro de Ultramar, D..Antonio Maura, present6 un proyecto de
reforma a la Ley Electoral, estableciendo mejoras para la Isla.
Los izquierdistas cubanos del Partido Unién Constitucional se
mostraron partidarios del Proyecto Maura para evitar la gue-
rra que ya veian venir y formaron el Partido Reformista,
mientras los no izquierdistas continuaron dentro del Partido,
combatiendo tal Proyecto. En 1893 renuncid Antonic Maura
a su cargo.

El nombramiento del sustituto - de Maura, Manuel Becerra,
no. fué del agrado de los cubanos, en cuyas mentes bullia
mantenida la idea de lanzarse nuevamente a una guerra para
obtener la Independencia, a cualquier costo. En definitiva,
Becerra fué sustituido en Espafia por D. Buenaventura Abar-
zaza, quien, con nuevos métodos ‘pacifistas y reformas, pre-
tendid calmar el estado bélico existente en la Isla, lo ae no
logro.

El 24 de febrero de 1895 estallé la Revolucién en cistintas
partes de la Isla, realizando los revolucionarios.actos de reso-
nancia para la Historia. El Grito de Baire es un ejemplo. En
Guantanamo, el General Pedro A. Pérez; en Matanzas, .Juan
Gualberto Gomez; en. Manzanillo, Bartolomé Mas6, Y en San-
tiago de Cuba, Guillermoe Moncada:

En seguida- desembarcaron: en .Ja Isla el General. Antonio
Maceo y Grajales, José Maceo, los Generales Agustin Cebreco
y Flor Crombet. La llegada de estos jefes de la anterior gue-
rra ocurrié el primero. de abril, y, diez dias mas tarde desem-



48 ANDRES M:* LAZCANO Y MAZON

barcaron el Generalisimo “Maximo Gomez, el Apdstol José
Marti y muchos expedicionarios. ‘Los ‘primeros entraron por
Baracoa y los ultimos por Guantanamo: -

José Marti, Maximo Gémez y Antonio Maceo se reunieron
y el primero fué reconocido como Jefe Supremo de la Revo-
lucién, como Delegado del Partido Revolucionario;: General
en Jefe, Maximo Gémez, y Lugarteniente, General Antonio
Maceo.

_ Constituctén Republicana de Jimaguayu, de 16 de septiem-
bre de 1895.—-Vigente Ja Constitucion’ Mondrquica de 1876,
‘para los espafioles y cubanos contrarios a la guerra, no lo es-
taba, en cambio, para todos los que mas tarde habrian de ser
los libertadores de Cuba; por ello, éstos, que en los primeros
momentos de Ja Revolucién no estaban sujetos a derecho al-
guno, redactan y promulgan’ dicha Constitucién para darle
apariencias legales a la insurreccién en el extranjero, a la vez
que personalidad, como vehiculo también de ansias cubanas
de que se reconociera “beligerancia a los revolucionarios,
como representantes de la revoluciédn emancipadora y, por tan-
to, de Cuha libre. ¢

En el Predmbulo se expone que los representantes electos
de la Revolucion, en Asamblea Constituyente, han pactado ante
Cuba y el mundo civilizado, con la fe de su honor euipensdo
en el] cumplimiento, dicha Constitucién: :

Se crea un Gobierno Supremo que reside en un Consejo de
Gobierno, compuesto de un Presidente, un Vicepresidente y
cuatro Secretarios de Estado, para el despacho de los Asuntos
de Guerra, de lo Interior, de Relaciones Exteriores y de Ha--
cienda; si bien en el articulo 7.° se trata del Poder Ejecutivo,:
éste en realidad no es por si tal poder si se tiene en cuenta que
denominandose asi al Presidente de Ja Republica éste, en de-
finitiva, viene a formar parte del Consejo, que hace o aprueba
la ley conforme al articulo 3°

Se dispone que el Tratado de Paz con Espafia, ‘que ha de



LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 49

tener precisamente por base la independencia absoluia de la
Isla de Cuba, debera ser ratificado por el Consejo de Gobierno
y la Asamblea de Representantes.

Entre las facuitades del Consejo de Gobierno esta la de
deponer a cualquiera de sus miembros.

El Poder Judicial depende del Consejo de Gobierno, no
obstante la declaracién que contiene que procederaé con entera :
independencia de todos los demas.

Kl Consejo de Gobierno interviene en la direccién de las
operaciones militares, cuando a su juicio sea absolulamente
necesario a la realizacién de otros fines politicos, aunque to-
das las fuerzas armadas de la Republica y la direccién de las
operaciones de la guerra se someten al mando directo del Ge-
neral en Jefe, que tendra a sus 6rdenes como segundo en el
mando un Lugarteniente General que le sustituiré en caso de
vacante.

Se impone a los cubanos la obligacién de servir a la Re-

volucion con su persona-e—intereses;segiin—sus—aptitudes,

—¥-se-dispone—que-si-transcurrer dos anos desde su vigen-
cia, si no ha terminado la guerra, se convocaré a Asamblea
de Representantes, que podra modificarla y meres a la
eleccién de nuevo Consejo de Gobierno.

A decir verdad, desde el punto de vista del Hiarechs publi-
co constitucional, la Constitucién de, Jimaguayu no puede re-
sistir un juicio critico cientifico, dados los moldes en que esta .
enmarcada ; pero si el del estudio politico que revela el mo-
mento en-que fué -hecha. En efecto, después de la muerte del
Jefe Supremo de Ja Revolucion, José Marti, ocurrida, segun
~fhiernos dicho, el 19 de mayo de 1895, en combate entre fuerzas
.cubanas y espafiolas, dirigidas aquéllas por el General Maxi-
mo Gémez y éstas por el Coronel Jiménez de Sandoval, Maceo
se quedéd en Oriente, dirigiéndose a AATABB NY el General
Gémez.

En Paralejos libré6 Maceo combate con los soldados espa-
fioles, a cuyo mando estaba el Brigadier Fidel Santocildes,

a ph tim ig MS



50 ANDRES M.2 LAZCANO Y MAZON

acompanandole el General Marlinez Campos, General en Jefe
de las tropas. En este combate murié Santocildes y también
el Brigadier cubano Goulet. Este encuentro fué sangriento y
es pagina de gloria en la Historia de Cuba. Nuevo timbre de
triunfo obtuvo Maceo en el combate de “Sao del Indio”, en la
Zona de Santiago de Cuba. El 5 de junio penetra en Camagiey
el General Maximo Gémez y se subleva Salvador Cisneros Be-
tancourt (Marqués de Santa Lucia, como era conocido) en
unidn de muchos jévenes de Camagiey.

Juan Bruno Zayas, Pedro Diaz y Justo Sanchez, en union
de varios mas, estaban alzados en armas desde abril, y ai
desembarcar Roloff con su expedicién did fuerzas a la lucha
en esta provincia villarefia. |

Acordada la invasién de las provincias de Matanzas, Ha-
bana y Pinar del Rio por Maximo Gdmez y, Antonio Maceo, en
el plan tratado en “La Mejorana, se acorddé antes de empren-
derla dejar constituido el Gobierno Revolucionario; y en Ji-
maguayti, reunidos los representantes de los distintos lugares
en guerra, se redacté la Constitucién que es conocida con este
nombre y a la que se refiere esta historia.

Fué elegido Presidente de la Reptblica en Armas Salvador
Cisneros Betancourt; Vicepresidente, Bartolomé Masé: Gene-
ral en Jefe, Maximo Gomez, Lugarteniente, General Antonio
Maceo, y Delegado en el Extranjero, Dd. Tomas Estrada Palma.

Constituido el Gobierno ordenado por la Constitucion de
Jimaguayu, aprueba el plan de la invasion de occidente, _pla-
neado por Maximo Gémez y Antonio Maceo, y los mismos em-
prendieron su cometido.

El] General Maceo, al ‘frente de mil doscientos hombres,
partio ‘de Baragua. en direccién a Camagiiey para unirse a]
Generalisimo Maximo Gémez en dicho lugar. Lo acompafiaba
el Gobierno Revolucionario. Sostuvieron combates en “Gua-
ramanao” y “Lavado” con las tropas espafiolas, que trataron
de impedir el avance. Cerca de Las Villas se une con Gomez,
y juntas las fuerzas, que sumaban dos mil setecientcs hom-



LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 54

bres, libraron e] combate de “Iguara” y continuaron su mar-
cha, no obstante la oposicion enemiga, Negando al sur de
Santa Clara, librandose cerca de Cruces el encuentro de “Mal-
tiempo”, en que salié derrotada una columna espafiola. El 20
de ‘diciembre de 1895 penetraron en Matanzas, librandose un
encuentro en “Coliseo” contra tropas dirigidas por el General
Martinez Campos y continuando la invasién; pero el 27 de di-
cho mes y afio retrocedieron hasta Cienfuegos. ,

Invaden Nueva Paz, en la provincia de La Habana, el pri-
mero de enero de 1896, Megando a Alquizar. En este sitio el
General Gomez y el Lugarteniente Maceo se separaron; el pri-
mero qued6 en La Habana y continud el segundo la invasion
hasta Mantua, en Pinar del Rio, en 23 dé enero de 1896. La
guerra esiaba extendida por toda la Isla, la invasién estaba
triunfante, todos los cubanos ansiosos de libertad se habian
unido al movimiento revolucionario. Es entonces cuando An-
tonio Maceo, victorioso en su cometido, vuelve a la provincia
de La Habana para reunirse con el General en Jefe, Gdmez, lo
que logré. Después se vieron en Matanzas, dirigiéndose Ma-
ceo a Pinar del Rio y Gémez a Camagiiey.

El General Valeriano Weyler sustituyé al’ General Martinez
Campos, y durante el afio de 1896 los combates se sucedieron,
la agitacién en el pais aumenté y con ello Ja represion. Wey-
ler-mand6 tropas y mas tropas contra Maceo y los combates
fueron constantes; ejemplo, los del “Rubi” y “Cacarajicara”.
Los cubanos recibieron el refuerzo de una expedicién manda-
da por el General Juan Rius Rivera y Ja lucha * se mantuvo
fiera y sangrienta.:

Maceo se traslada a La Habana y deja a Rius Rivera ai
frente de las fuerzas cubanas en Pinar del Rio y eruzé por la
bahia de. Mariel en un bote guiado por Llaneras; pero el dia
7 de diciembre de 1896, en'el combate de San Pedro, cerca de
Bauta, fué atacado por tropas mandadas por el Coronel Ciru-
jeda, y en medio de) fragor de la batalla murid, junto Gon su
Ayudante Panchito Gémez Toro, hijo del Generalisimo. Maxi-



52 ANDRES M.* LAZCANO Y.MAZON

mo Gomez. El cadaver de Maceo y también el de su Ayudante
fueron recogidos por los cubanos y sepultados en “Cacahual”,
en Santiago de las Vegas, provincia de La Habana.

En marzo de 1896 habia desembarcado una expedicion, al
frente—de_la_cual_se_ encontraba—el—Generat Calixto Garcia; lo
hace por Baracoa y tomé Gudimaro. La guerra continud el
aio de 1897 en todas las provincias, y débilmente en. las _pro-
vincias occidentales y activamente en Oriente.



Constitucién de la Republica en Armas, de 29 de octubre
de 1897.—Esta Carta Politica--de—los_libertadores_de-Cuba-es
acordada por la Asamblea de Representantes, convocada al
efecto en virtud de lo dispuesto en el articulo 24 de la Ley
Fundamental de Jimaguayu, que disponia que ella regiria por
dos afios, a contar de su promulgacion, si antes no terminaba
la guerra; pero si transcurria este plazo la misma podria mo-
dificarla y proceder a la elecciédn del nuevo Gobierno.

Esta Constitucién, conocida por la de “La Yaya”, fué pro-
ducto de un detenido estudio por parte de los llamados a acor-
darla, y entre los cuales figuraron varios abogados. Se com-
pone de cuarenta y ocho articulos, cinco titulos y cinco sec-
cciones..-Establece la Republica. Tanto en la organizacién del
Gobierno como en su contenido, esté moldeada en forma de-
mocratica. Se parece en cierto modo a la de Jimaguayu. E)
Poder Ejecutivo esta investido de un Consejo de Gobierno, que
dicta leyes y reglamentos de caracter general—art. 15—; por
ello estan confundidos ambos Poderes—art. 27—, por ser el
Presidente de la Republica el Presidente de dicho Consejo, que
es Poder Legislativo—art. 22—, siendo fales.las facultades de
este Organismo, tan excepcionales, que llega a confundirse con
el propio Estado.

La coniposicién del Consejo de Gobierno es un Presidente
-o Vicepresidente y cuatro Secretarios de Estado para el des-
“pacho. de los negocios de Guerra, Hacienda, Relaciones Extran-
_jeras y Gobernacién—art. 18—; el mismo no puede delegar-sus



Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID ENR0RL02E_SHP3JA INGEST_TIME 2019-01-02T17:10:16Z PACKAGE AA00064915_00001
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES


This volume was donated to LLMC
to enrich its on-line offerings and
for purposes of long-term preservation by

The Library of Congress


@, ..
. we ,
ANDRES M.* LAZCANO YMAZON &&@°*
PRESIDENTE DF SALA DE LA AUDIENCIA DE LA HABANA Cuba
f
Caine
LAS GSEs

CONSTITUCIONES
DE CUBA





LIBRARY OF

CONGRESS
SURPLUS

DUPLICATE

EDICIONES CULTURA HISPANICA
MADRID
1 9 5 2
LAS CONSTITUCIONES
DE CUBA
LAS CONSTITUCIONES
HISPANOAMERICANAS

PUBLICADAS BAJO LA DIRECCION DE

MANUEL FRAGA IRIBARNE

HISTORIA Y TEXTO DE LAS CONSTITUCIONES
DE LA REPUBLICA DE CUBA

RECOPILACION Y ESTUDIO PRELIMINAR DE
ANDRES M.2 LAZCANO Y MAZON
PROLOGO DE

MANUEL FRAGA
ANDRES M: LAZCANO Y MAZON

PRESIDENTE DE SALA DE LA AUDIENGCIA DE LA HABANA.

LAS
CONSTITUCIONES
~~ DE CUBA |

EDICIONES CULTURA HISPANICA
AD


13 MAY 1953
Law Re f-

— D
MARSIEGA, S. A, Artes Gr&ficas—Avenida Menéndez y Pelayo, 26.—MADRI
PROLOGO

POR EL

PROF. MANUEL FRAGA IRIBARNE

DIRECTOR DE LA COLECCION
wee

ere

PROLOGO

CUBA MILAGROSA

Si las limitaciones de una Sociologia positivista se ven
especialmente claras, es al intentar medir con ellas a Cuba.
Sin duda tiene importancia saber que alberga en sus 144.500
kildmetros cuadrados unos 5.250.000 habitantes, es decir, que
en una superficie algo mayor que la de Portugal y equivalente
cuatro veces a la de Catalufia, tiene una densidad de pobla-
cidn semejanle a la media peninsular (45 habitantes por kilé-
metro cuadrado) y que su situacion estratégica privilegiada
(“crossroads Cuba”) (1), simbolizada en tiempos en el famoso
castillo del Morro, que sigue siendo, a juicio de Jorge Mafiach,
el gran Simbolo de la “habanidad” de La Habana, y hoy, por
‘el hecho de estar en Guantinamo la principal de las bases
norteamericanas, en ese Mediterraneo del Nuevo Mundo que
es el Caribe, le marcan a través de su destino historico. lo
que Victor F. Goytia, refiriéndose al Istmo de Panamé, ha
Hamado una “funcidn continental”. Pero seria dificil enten-
der nada de Cuba sin presuponer lo fundamental. “La Perla
de las Antillas” es, sobre todo, una tierra de maravilla y de
ensuenho, y como la cantd facilmente uno de sus poetas,

Cuba no necesita favores
de ninguna extrata tierra.
En Cuba todo se encierra:

Cuba es un jardin de flores.

t

(1) Ast titula Mac Donald el capitulo que le dédica en su Latin Amertcan Po-
litics and Government, 3.8 ed., N. Y., 1950, pag. 538 y siguientes. V. la biblografia
que cita en pags. 554-555 y la mds amplia, que menciona Carleton Beals en The
crime of Cuba, 4.2 ed., 1934, pag. 409 vy siguientes.
Vit : MANUEL FRAGA IRIBARNE

Porque Cuba es, ante todo y sobre todo, un milagro de la
creacion, 0, desde otro punto de vista, un paraiso perdido (4).

‘

CUBA ESPANOLA

Cuba es la primera tierra importante de América, que ocu-
pan los espafioles. También es la Ultima que se desgaja de
nuestra soberania. Sélo de nuestra soberania: Pues, como de-
cia. el gran Varona, “la historia se hereda siempre” (2). Los
Reyes de Espana hicieron de ella no una colonia, sino una
de sus provincias més preciadas, y con arreglo a la doctrina_
general de las Leyes de Indias (8), bien recogida en este punto
por la importante declaracién de igualdad de derechos de
América y Espana que formuléd la Junta Central poco antes
de la emancipacioén del Continente (4). La isla de Cuba, una
Capitania General en el viejo sistema de organizacién del Im-
perio hispanico, punto clave de la defensa del mismo, era.
sobre todo, un establecimiento militar, hasta el punto de ‘que
de las Cajas de Méjico se enviaban anualmente para su ad-
ministracién 1.200.000 pesos (entre 1766 y 1806 el total fué
de 108 millones). :

Al producirse el movimiento emancipador de Ja América
espaniola, en los anos 1809 a 1826, que se extendiéd incluso

(i) Una nota personal: Cuba es algo entrafiable para el que escribe estas
lineas. Hijo de emigrantes, alli pasé un afio de mi nifiez. Dos de mis hermanos
nacieron alli, los mismos a quienes Dios se quiso llevar en flor. Como para mu-
chos espafioles, Cuba seré siempre, més que un recuerdo, una afioranza.

(2) El gran cubano prosigue hiperbdlicamente: “Cuba es una colonia espa-
fiola... Cuba republicana parece hermana gemela de Cuba colonial”.

(3) “Porque sicndo de una Corona los reinos de Castilla y de las Indias, las
Jeyes vy orden de gobierno de los unos y de los otros dehem ser io mas semejante
y conforme que ser puedan, los de nuestro Consejo, en las leyes y establecimien-
tos que para aquellos Estados ordenaron, procuren reducir 1a forma y manera
del gobierno de ellos al estilo y orden con que son regidos y gobernados los
reinos de Castilla v Le6n, en cuanto huhbiere lugar y permitiese Ja diversidad y
diferencia de la tierra.” (Ley 13, tft. 2, libro IT.)

(4) Proclama de 22 de enero de 1809: “no eran propiamente colonias o fac-
torias como jas de otras naciones, sino una parte esencial e integrante de la Mo- |
narquila espafiola”.
PROLOGO iy TX

a Santo Domingo, se produjo un giro radical en la situacién
de Cuba (y de Puerto Rico). Se plantea una nueva valoracién
de la economia antillana (favorecida por el hundimiento de
la produccién azucarera de Haiti}, y las reformas de los
anos 1817-1820, desvinculando la administracién cubana de
las Gajas de Méjico, iniciaron un periodo de franco auge co-
lonizador. Asi, las exportaciones totales da Cuba y Puerto
Rico suben, entre 1802 y 1868, de 9 a 97 millones de pesos (1),
construyéndose el ferrocarril de Camagiiey a. EVENS) antes
que ninguno de Jos de Ja Peninsula.

Este auge no quedara en lo puramente econdmico. Cada
generacién cubana tendré ante si un porvenir y unai con-
ciencia de si mas valiosa. Lo que en el siglo XVIII era sim-
plemente “el pais” (2), sera “la Isla” por los afios 1825-1850,
“la patria” entre 1860-1880, para la que se abre una “nueva
era” entre 1880-1900, para desembocar en “Cuba libre” eu
los albores del siglo.

Este esquema de 2orge-Manach (3) necesita, por supuesto
(y es tal vez lo unico en que este prélogo debe intentar ser
complemento al trabajo de Lazcano Mazén), algunas ampli-
ficaciones desde esta otra ribera del Atlantico. -

Las Cortes de Cadiz fueron un notable intento—el ultimo—
de plantear la convivencia politica de las Espafias. Hay mu-
chas dificultades para una exacta valoracion de aquella ver-
sidn de la nueva manera politica en el siglo liberal que se
iniciaba. La tesis optimista de Labra (‘no fué, no, la Libertad
quien perdiéd las Américas”) (4) no puede, desde luego, ser
aceplada sin reservas. Es mas que probable Ja tesis contraria:
que sobre una interpretacién de la libertad ajena a nuestra



(1) V. los interesantes Estudios sobre la América, de Gil ¥ Gelpi y Ferro.
Habana, 1864. Cfr. la 4,4 parte, pag. 160. Segun el propio autor, las mismas ci-
fras pura México serian 22 y 28 millones.

(2) Por eso seria erréneo ver en los movimientos del dieciochesco Caribe,
como la conspiracién de los vegueros de 1717 y 1723, un precedente de los pos-
teriores independentistas.

(3) Bien glosado por José Luis Varela en sus Ensayos de poesia indtgena en
Cuba. Madrid, 1951, pag. 74 y siguientes. ~

(4) ¥. su libro Espafia y América. Madrid, 1919, pag 83 y ‘siguientes,
X. : c MANUEL FRAGA IRIBARNE

ser histérico se haya montado una buena parte del proceso
desintegrador de los paises hispanicos en su comunidad y en
el seno de cada uno. En todo casc, una vez emancipado el
Continente, las Antillas (y Filipinas} van a ser el teatro de un
proceso politico leno de paradojas, que—desde el punto de
_ Vista vel ae tepe te tfraicaso eu eee



~ En” afecto, ‘a medida que en ne se avanza en la im-
—Pplantacion | de un régimen constitucional -y_liberal, mas se re-
trocedia (de acuerdo ) con este mismo orden de valoracién) en
la organizacién politica y administrativa de las provincias de
Ultramar.A mitad de siglo, dice José A. Saco, “nada exagers
_al afirmar que menos oprimidos vivian los cubanos bajo el
cetro absoluto de los monarcas de Castilla que en los dias
constitucionales de la reina Isabel” (1). En 1820 la revohi-
cidu liberal crea en La Habana la Catedra de Constitucién,—
cuyo ‘titular fué Varela_(2); pero desde entonces el desfasa-
miento va a ser cada vez mas evidente. Mientras la generacién
romantica aspira, ya en 1823, a constituir una Cuba libre, con
el titulo colorista de Isla Tropical o Cubanacan, y Heredia
estampa sus fatidicos versos:

Que no em vano entre Cuba y. Espana

Tiende inmenso sus olas el mar,
Sates

es lo cierto que la metrépoli, como dice Cordero Torres, “de
1825 a 1893 en sus colonias prosigue una. politica centralista.

(!) Suco: Ideas sobre da incorporacién de Cuba en las Estados Unidos, Ss. a..
pagina 24, j

(2). El Obispo Espada (muy admirado por los historiadores liberales) cre6 esta
cdtedra de acuerdo con las é6rdenes’ de! Gobierno de Madrid. La agregé al Semina-
rio y la sacéd a oposicién, animando a ella al hrillante sacerdote liberal D. Félix
Varela. Noventa v tres alumnos asistieron a la inauguraciédn de la brillante cé-
tedra el 18 de enero de 182i, en la que el] titular la definié como “Céatedra de Ja
libertad y de los derechos del hombre”. El P. Varela no dicté6 mucho tiempo su
cétedra; su mismo éxito le hizo venir a Espafia como diputado, Present6 una
serle de proyecios importantes—sobre abolicién de la esclavitud, reconocimiento
de independencia de ta América espafiola (continental) y autonomia para Cuba.
(Este ultimo texto, muy interesante, ha sido recientemente descubierto por Chaecdn
PROLOGO XI

disfrazada bajo el rdétulo de asimilismo” (1); y que cuando
en 41836 se asienta definitivamente el régimen constitucional
en la Peninsula (a través de la guerra civil y de Ja revolucién,

es decir, sin_reparar en medios), se expulsa a los diputados

coloniales de nuestras Cortes con un pretexto futil (2), se
_mantiene 1a esclavitud, se refuerza la centralizacién y se pone
—como base de ‘su administracién ja dictadura militar. Guba no
volvera a tener representantes en Cortes hasta 1879, Filipinas
Tunea mas } y Puerto Rico tedricamente desde 1869 (3). Los
momentos de reaccién (1814, 1823, 1856) no favorecen cierta-
mente el proceso, pero no fueron més efectivos los de avance
—democratico, y asi, el Gobierno provisional de 1868, cuyo Mi-
nistvo de Ultramar, Lopez de Ayala, esta tan Heno de buenas
intenciones como Eardizahal en Ja Regencia de 1810, de hecho
Togré bien pocas vealizaciones. En efecto, “la Gloriosa” en-
gendra en Cuba Ja guerra’ de los diez alos, como en la Pen-
insula volvera a encender la guerra civil y la insurreccién
cantonal. El balance son 200.000 muertos en Cuba y 100 mi-
llones de pesos de riqueza destruida, una sociedad en la que
‘la guerra civil se ha institucionalizado. (4, en la que “e!

y Calvo en el Archivo de Indias.) V. “El P. Varela y los origenes del pensa-
miento cubano”, en el libro de Félix Lizaso Panorama de la cultura cubana, Mé-
xico, 1949, sobre todo, pig. 26 y siguienics.

(dd) V. en su libro La evolucién de la personalidad internacional de los paises
independientes, Madrid, 1950, los capitulos’IV, “La emancipacion de América”,
pagina 54 y siguientes, y VII, “Las provincias de Ultramar y el Africa espafiola”™.

(2) En estas contradicciones se ve flotar un fantasma de desconcierto: 14
pérdida de la América continental abruma a los buenos liberales espafioles, con
la sospecha de que las lihertades concedidas desde 1810 hayan sido contrapro-
ducentes. No mucho después de Ayacucho, el Gobierno absoluto de Fernando VII!
habia dictado la famosa Real Orden de 28 de mayo de 1825, concediendo faculta-
des extraardinarias y discrecionales a los Capitanes gcnerales como gobernadores
de plaza sitiada, y creando una Comisién Ejecutiva y Permanente para toda clase
« optaron por no tocar esta situacién.

(3) En septiembre de 1868, la Junta Revolucionaria de Madrid lo propuso, v
un Decreto del Gobierno Provisional, de diciembre del mismo afio, concediéd—ar-
bitrariamente—dieciocho escafios a Cuba (donde ya ardia Ja guerra de los diez
afios) y once a Puerto Rico.

(4) V. el notable libro de José Joaquin Rihd, Historia de los voluntarios cu-
banos, 2.2 ed., 2 vols.. Madrid, 1872.
xIT MANUEL FRAGA IRIBARNE

estado de sitio fué la base de todo aquel orden politico y
social” (Labra).

El siglo de la libertad y del progreso se presentaba bien
complicado. Guba se enriquecia rapidamente, sobre todo des-
de que en 1790 se proclamé la libertad de comercio; su pobla-
cidn crecia rapidamente; su cultura se elevaba: en 1723 se
habia introducido la imprenta, en 1784 se habia fundado la
Universidad; se habian creado sociedades econémicas en La
Habana y Santiago; el “Papel periddico de La Habana” ha-
bia sido seguido por otros; el progresismo entraba con voces
francesas y norteamericanas. Pero los liberales peninsulares
y cubanos no se entendian: los errores de unos y otros se
sumaban y todo soplaba hacia la ruptura. Cuba, “situada en
medio del Continente, recibia del Norte el .sentimiento de la
libertad, y del Sur el ejemplo, aun caliente, de cémo se hacen
libres los pueblos” (4). Por otra parte, nada se hacia en la
Peninsula por encauzar un movimiento autonomista que pu-
diera suponer una via media, como por entonces lo intentaba,
con notable éxito, Inglaterra en sus Dominios.

Desde 1840 Ios intentos de realizar lo que Varela formu-
laba en 1824, hacen de Cuba “tan isla politica como lo es en
la naturaleza”, van a repetirse con tal frecuencia que poco
a poco no tendraé mas remedio que abrirse paso lo que se
llamé “la reforma ullramarina”™ (2). Fué un momento inte-

(1) Enrique Collazo: Desde Yara hasta Zanjén, pag. 1. Despucs de la primera
entrada de las ideas enciclopedistas, se produce una primera generacién Mberai.
muy semejante a la espafiola de las Cortes de Cédiz, en la que figuran Varela,
Arango y Parrefio, Santos Sudrez y Saco. Este ideario desemhoca en la acciéa
—del mismo modo que en la metr6époli—a través de las sociedades secretas: 1a
Gran Legién del Aguila Negra, los Rayos y Soles de Bolivar, etc. Desde el Con-
tinente se espoleaban estos movimientos, pues no fallaba la preocupaci6n de in-
tento espafiol de reconquisia. Asi, Guadalupe Vitoria, Presidente de Méjico, pro-
yecta una expedicién, en alianza con Colombia (1826), mientras que Bolivar (es-
poleado por ios emigranies Iznaga y Arango) incluye este tema como uno de
los mds importantes en el orden del dia de su fallido Congreso de Panama.

(2) V. Labra: La reforma politica de Ultramar, 1868-1900. Madrid, 1901, Desde
1850 la frecuencia de los movimientos insurreccionales es tal, que aur los ma3
reacios tienen que encararse con la situaci6n. El propio General Concha, después
de liquidar las intentonas de Lépez, Agiiero y Pinto, plantea la necesidad de re-
formas. Los Generales Serrano vy Dulce, de ideas liberales, insistieron con mayor
PROLOGO XIIT

7

resante. No muchos, pero si algunos de nuestros mejores com-
prendieron el error de considerar el problema como “un de-
talle y hasta un incidente de nuestra Administracién publica
y nuestra politica interior”; y si bien el Ministerio de Ultra-
mar continué siendo un Departamento de “entrada”, y la
lentitud fué Ja norma (camuflada detras del consabido pretex-
to de necesitarse “detenido estudio y profunda meditacion”),
no es menos cierto que los problemas se plantearon y se hizo
algo por resolverlos.

—— A su vez, no faltaron patriotas cubanos que empezaron a
ver la complejidad de los problemas que un. cambio violento
podia entrafiar. Por de pronto, Saco sefiala los peligros de
apoyarse demasiado en los Estados Unidos, respecto de los
cuales “no seria anezxidén, sino absorcién” el resultado fi-
nal (1); asi como la imposibilidad de Hegar a la independen-
cia pura y simple, sin pasar por graves convulsiones sociales;
y “no. hay pais sobre la tierra donde un movimiento revolu-
cionario sea mds peligroso que en Cuba” (2). De aqui, el
abogar por una solucién constructiva, a base de la autonomia:
admitiendo, a su vez, que “o Espafia conceda a Cuha derechos
politicos, 0 Cuba se pierda para Espafia”.

Por uno y otro lado, pues, se entreveia la necesidad y la
posibilidad de un nuevo planteamiento de la cuestién. Labra
veia tres problemas concretos a resolver: la abolicién de la
esclavitud, Ja unidad politica v civil de espafioles y antillanos

firmeza, Desgraciadamente, la inestabilidad politica de los Wltimos afios del reinado
de Isabel IJ frustré los buenos propdsitos de la Junta de Informacién que se cons-
tituyé6 en 1865, siendo Ministro de Ultramar el entonces joven Cdanovas del Cas-
tillo. En ella Cuba debfa tener dieciséis representantes clectivos; entre ellos
fueron designadas personalidades tan brillantes como J. A. Saco y el Conde de
los Pozos Dulces. La crisis de 1866 did con todo al traste; poco después estallaba
la guerra de los diez afios.

(1) Op. cit, pag. 8. Saco predijo lo que mis o menos ocurrié at final, ya
en 1849: “siendo los Estados Unidos mucho mas fuertes que Espafia, y estando
a las puertas de Cuba, cl resultado no sera otro sino el provecho para los extran-
jeros, para los cubanos la ruina, y pare Espafia la vergiiensa y su expulsién de
Cuba”, Op. cit., pag. 47.

3 (2) Saco, op. cil., pag. 15. Y aflade: “en nuestras actuales circunstancias, la
revoluci6n polftica va necesariamente acompafiada de 1a revolucién social, yoda
cerenenn social es la ruina completa de la raza cubana” (pag. 16).
XIV : MANUEL FRAGA IRIBARNE

y la autonomia colonial. “Hay en las colonias—decia en 1874—
tres problemas fundamentales que resolver: el problema de las
vazas, el del trabajo y el de la espontaneidad local, que con-
duce a la autonomia colonial, y si la negdis por medio de
la centralizacién, iréis al separatismo” (1). Se afrontéd y se
resolvid el problema de la esclavitud (2); de hecho no hubo
nunca un problema de razas en Cuba que tuviese visos de
gravedad. El problema de ta Yeforma—politica--entra--en—una-
fase decisiva con Ja Restauracién, que logra la paz de 1878
(con un leve chispazo en 1879) tras la habil actuacién de
Martinez Campos,

Cuba habia quedado destrozada. Su clase dirigente autdéc-
tona, el patriciado terrateniente, el mismo que habia enarbo-
lado los principios liberales como bandera separatista, termi-
na arruinado y en parte expropiado (38). En su lugar surge
una nueva burguesia, mas positivista ya que romantica. Con
todo, la aplicacién, aun Jimitada, de las libertades politicas de

(i) Labra creia que Ila unidad se lograrfa mejor en la culminacién ldégica del
constitucionalismo progresista, que era la Republica. Sostuvo, después ce] desas-
ire, que la ‘primera Republica habia hecho mas al respecto que todos los regime-
nes mondrquicos; a saber: abolicié6n de Ja esclavitud en Puerto Rico vy concesi6n
de un principio de autonomia a esta isla (en la esfera provincial y municipal);
extension a la misma del tfiulo J] de Ja Constitucidn de 1869; abolicién de Jas fa-
cultades cdiserecionales (as famosas “omnimodas”) de los Capitanes Generales. A
su jutcio, la Republica, por su sola existencia, fue lo que aquieté en 1873 la in-
tervencion de las Republicas hispanoamericanas; en cambio, “el Pacto del Zan-
jon” no se cumpliéd por los Gobiernos mondarquicos de Espafia, a quienes corres-
ponde exclusivamente ta responsabilidad de los desastres de 1898. |

Por supuesto, que los monérquicos culparon a ja democracia7y a la debilita-
cidn del poder central, Esia polémica carece de interés. Con humor galaico, Mon-
tero Rfos la falld en su famoso apdlogo:: “ a Meco?”). s

@) Ya en 1836 se habia prohibido Ja importacion de esclavos a la Penfsula.
En 186! se declaras expresamente que los que Ilegasen a ella serfan ipso facto
libres, y en 1862 se estableciéd lo misimo para cuantos fuesen a cualquier pais en
el cual no existiera la esclavitud. La abolicién propiamente dicha se inicia para

—,

Puerto Rico en 1873, y para Cuba, én” [37s. BaSes
GB Duranieta--euerra de jos diez afios se decretaron cmbargos de bienes de

Jos Insurrectos, que se convirticron en confiscaciones definitivas. La Republica alzo
estos embargos en 1873, y lo mismo hizo Martinez Campos en 1878. Pero de hecho
se produjeron muchas iransmisiones de propiedad en favor de peninsulares por
aquellos afios, Ver Roig de Leuchsenring: “Trece conclusiones documentales sobre
la guerra libertadora cubana de 1895”, en Jornadas, nim, 34. Méjico, 1945,


PROLOGO ~ XY

..la Constitucion de 1876, y en particular de la libertad de aso-,
ciacién, abre un nuevo e interesante periodo.

LA ERA DE REFORMAS

El ultimo tercio del siglo XIX presencia en Cuba una com-
plejisima situacidn no facil todavia de enjuiciar. Intentemos
desentranarla desde tres dngulos: estructura social, tenden-

jas ideolégicas, maquinaria politica y administrativa.

' Ho cuanto a lo primero, una sociedad en ruinas, en Wwance
de engendrar otra nueva, es lo que sale de la paz de Zanjon.
Aquella brillante oligarquia terrateniente, que de modo bien
_ poco egoista enarbola principios liberales y se bale por. una
idea tedrica de libertad y progreso, termina arruinada ¥ é@X-
propiada, En su lugar se levantaraé una nueva clase dirigente,
menos patricia, mas distante de la tradicién, mas burguesa.
La guerra de 1895-1898 ya no sera una guerra de caballeros
afincados; intelectuales y campesinos pobres Ilenaradn sus hue-
. cos, y en Ja Republica ‘se consolidar’a ya una “élite” de Gene-
rales y doctores semejante a la de otros paises de Hispano-
“américa, no siempre entregada plenamente al servicio de los
intereses nacionales. Por olva parte, el resultado inevilable de
la contienda seria la abolicién de la esclavitud y una nueva
reestructuracién de la escala de los “status”

En lo focante a lo segundo, no hay duda: paralela a las
iuchas de independencia de 1866-78, de 1879 (la guerra chi-
quita) y de 1895-98, hay una poderosa revolucién ideoldégica.
La mayoria de los escritores cubanos se apresuran a afadir
que esta wltima (que suele simbolizarse en la figura procer de
Marti) “como tal no triunfo y... sus ideales estan en gran
parte por realizar” (Roig de Leuchsenring). También es pron-
to para enjuiciar esle tema. Digamos simplemente que el pro-
gresismo de este periodo, de raigambre spenceriana (Marti lo
dice de modo explicito), escasamente se puede, en lodo caso,
considerar hoy como un programa que continue siendo vital,
XVI MANUEL FRAGA IRIBARNE

y que posiblementle sea necesaria una revisidn mds a fondo
que no considere como definitivos, sin mas, los ideales enton-
ces formulados (14). En todo caso, este gran movimiento de
“eriollismo natural, social, cultural” (2) encuentra un for-
mulador dificil en el gran Marti, que, como dice José Luis
Varela, esta “con su adusto estoicismo basamental, entre el
ky¥ausismo que bebe en Espafia y el trascendenlalismo norte-
‘americano”, entre el campoamorismo inicial y el modernismo
naciente, entre hispanismo y panamericanismo latino” (3).
Seria interesante un paralelo entre Marti y los precursores
dei 98, un Costa o un Ganivet, y ver hasta qué punto su
desesperanza de la tradicién y su angustiosa Hamada a Nor-
teamérica (4) es homdloga de la “europeizacién” que enton-
ces se pide para la faligada Madre Patria. Con esto se quiso
_casar, por ambas partes, una dificil idea de un casticismo no
tradicional (5). . a

Entre estos cuuces corre el tercer proceso, el de la reforma
politica y administrativa. Dos fuerzas lo impulsaron: desde el
punto de vista espafiol, el deseo de hacer las concesiones ne-
cesarias para salvar la unidad; desde el punto de vista cuba-
no, el lograr por todos fos medios las bases de una politica
nacional, Esta era la discrepancia fundamental. Para Jos cu-

‘() Es decir, no basta ver la distancia entre idea y realidad en un anélisis
como eb—tan sugestivo—de Emeterio Santovenia, en Marti, legislador (Buenos
Aires, 1943), sin estudiar a] mismo tiempo: a) Las carenctas iniciaies de aquel
ideario; ®b) Su actual superacién por nuevas realidades y puntos de vista.

V. Félix Lizaso: Ideario separatista. La Habana, 1947.

(2) J. L. Varela: Ensayos, pag. 24.

(38) Loc. ell. :

(4) Marti se va desencantado de Espafa v descubre los Estados Unidos, tre-
pidando de energia (“ningun hombre estaba quieto”), Emtonces dijo “adios para
siempre a aquella perezosa vida y poética inutilidad de nuestros pafses europeos”.
Por lo demés, Marti no se engafié ante la posibilidad de “un nuevo amo aisimu-
Jado", al que enfrent6 el ideal de “ia patria hispanoaimericana” conio una gran
confederacion de pueblos hermanos y libres. “Pueblo y no pueblos, decimos de
intento, por no parecernos que hay mas que uno del Bravo a la Patagonia”. (Nues-
tra América, pag. 261, de Buenos Aires, 1939.) é

‘fy “EL gobierno ha de nacer de} pais. E) espiritu del gobierno ha de ser
el del pais. La forma del gobterno ha de avenirse a la constitucién propta del
pais. Ei gobierno no es m4s que el equilibrio de ios elementos naturales del
pais.” (Nuestra América, pag. 14.)
PROLOGG XVII

‘banos, aun los no separatistas, es un hecho previo y basico
el de la nacionalidad cubana, bien definida por Saco en unos
términos que no dejan lugar a dudas sobre su entronque con
las tendencias europeas del momento (1). En definitiva, pue-
de hoy verse con perspectiva histérica, como lo hace Busta-
mante y Montoro, que el separatismo de Marti y el autonomis-
mo de Montoro no eran sino “dos sistemas arquitecténicos
diversos para construir el Estado nacional’; y cabe igual-
mente preguntarse, con dicho autor, si el primero no triunfé
a destiempo. Ya veremos que ello no aconteciéd por lo que pes
“diera Considerarse el curso normal de los sucesos.

Frente a estas posturas, la extrema del llamado asimilismo
peninsular. No la autonomia, sino “la asimilacién. aceptada y
practicada de buena fe” (2). A su ‘juicio, “la: asimilacién no -
es la identidad” -(8); y deja sitio para las necesarias diferen-
cias. Practicada honradamente en lo politico, lo econdédmico y
lo administrativo, es Ja verdadera correccién de‘los abusos que
implicaba. la discriminacién. Era la vieja tesis -centralista, ya
combatida por Saco, frente a El Constitucional de Madrid.
“No son reformas politicas las que necesita la.Isla de Cuba;
son reformas econdédmicas y principalmente. administrativas”.
Los argumentos eran también los de todo el siglo: los dere-
chos concedidos por la Constitucién del 12.no impidieron ‘sino
que facilitaron la independencia americana. Cuando rigid en
‘Cuba aquella Constitucion se produjeron graves actividades
‘en las elecciones y graves desdrdenhes, sobre todo en 1822; las
Leyes de Indias habian seguido un criterio asimilista, y Guba
habia progresado extraordinariamente bajo ellas. La esclavi-
tud creaba problemas sumamente graves, etc. Lo cierto es que,

~~

(i) “Confleso que no es facil definir claramente esta palabra, porque, consis-
tiendo Ja nacionalidad en un sentimiento, los sentimientos se sienten, pero no se
explican bien nunca.” A contnuacidn Saco dice, casi con las palabras de Manai-
ni: “Todo pueblo que habita un mismo suelo y tiene un mismo origen, una mis--
fma lengua y unos mismos usos y costumbres, ese pueblo tiene una nacionalidad”.

(2) Armas y Céspedes: Régimen politico de las Antillas espafiolas. Palma, 1882,
p4gina 2. El autor polemiza contra Calixto Bernal y otros, que invocaban el ejem-
plo reciente de la experiencia inglesa en el Canada,

(3) Armas, op. cit., pag. 145. a

ae
“

XVIII MANUEL FRAGA IRIBARNE

visto el problema con la perspectiva del tiempo, la salida era
dificil, pues, como dice Garcia Escudero, “Cuba auténoma era
Cuba perdida, con un régimen sin ideales y sin fuerza como
el nuestro”, Pero tampoco ‘“podia ser nunca una solucién el
“asimilismo” centralizador” (1).

Con todo ello, es indudable que Espana, abocada a uno de
los mas trascendentales momentos de su historia, realizé, aun-
que tarde e inutilmente, un serio y respetable intento de dete-
ner el destino y estar a la altura de su responsabilidad.

En lo administrativo se produjo un cambio total. Recor-
demos la situacién existente al producirse la intentona de Lo-
pez, tal como la describe en su interesantisima Memoria el
General. D. José de la Concha. Cuba se dividia en tres Depar-
tamentos militares: el occidental, con capital en La Habana;
el del centro, con capital en Puerto Principe; el oriental, con
sede en Santiago. E] Gobernador (militar) de la Isla era, a la
_vez, el jefe. civil de toda ella, pero en la practica sélo ejercia
tales - funciones ei el Departamento occidental, haciéndolo en
su nombre los respectivos comandantes militares de los otros
Departamentos. Estos se subdividian en Gobiernos y Tenen-
cias de Gobiernos. A su frente estaban Jefes y Capitanes de}
Ejército, los cuales presidian los Ayuntamientos, regian la po-
licia, etc. A su vez, estas unidades se subdividian en las lla-
madas “Capitanias de Partido”, cuyos jefes, segun el General
Concha, “‘vienen a ser... una especie de corregidores, con atri-
buciones mixtas, civiles y judiciales”.

El régimen militar, tipico, segin las ideas de !a época,
sdlo de las situaciones de maxima emergencia, se aplicaba,
pues, con todo rigor en toda la jerarquia politicoadministra-
tiva. En la cima de esta pirdmide estaba el Capitan General
o Primer Cabo de la Isla de Cuba, con las famosas “omnimo-
das” facultades en el gobierno y justicia. Era Gobernador
superior civil, presidia el Ayuntamiento de La Habana y po-
dia presidir todos los de la Isla cuando lo tuviera por conve-

~N

(1y De Cdnovas a la Repiblica. Madrid, 1951, pag. 106.
PROLOGO XIX

niente, entendiendo, por consiguiente, en todo lo relativo a la
administracién municipal, sin mas salvedad que ésta: la de
los bienes de propios y arbitrios agregados a la Real Hacienda.
Era también presidente de la Junta de Fomento, encargada de
las obras publicas, y asimismo de las Juntas~de Sanidad y
Beneficencia, y de la Inspeccién de Estudios, con el caracter
de Viceprotector de este Ultimo ramo. Era también Superin-
tendente de Correos, y tenia a su cargo los presidios como
‘“‘juez de rematados”, etc. Todavia en 1880, el ordenamiento
juridico de las Antillas era profundamente discriminatorio:
estaba en vigor el Reglamento de 1849, en materia de escla-
vitud, las Leyes de la Recopilacién de Indias sobre facultades
excepcionales de los Gobernadores, confirmadas y aun amplia-
das por la’R. O. ya citada de 1825, que estableciéd permanen-
temente el estado de sitio. Regiaj la previa censura para toda
clase de publicaciones; se requeria la previa licencia para
procesar a los funcionarios publicos; el derecho de reunion
estaba limitado a veinte personas como maximo; el de aso-
ciacidn sdlo estaba reconocido para fines civiles y mercanti-
les; el procedimiento era secreto en lo criminal y no, existia
el jucio oral; la centralizacién hacia practicamente inexisten-
tes la provincia y el municipio. La Constitucién de 1876, cuyo
articulo 89 mantenia el sistema de “leyes especiales”, de hecho
no empezo a aplicarse (1) con reservas hasta 1881.

Desde este afio las cosas empezaron a mejorar. La Restau-
racion empezaba a producir sus efectos de paz y serenidad
en la metrépoli. Un grupo pequefio, pero selecto, de politicos
empieza a comprender los problemas antillanos. A su frente,
Labra realiza una extraordinaria labor. Poco a poco se in-
troducen las libertades de imprenta, reunién y asociacién; se
establece la seguridad individual; se reorganiza la ensefianza.
Quedan restricciones molestas en lo electoral, y sobre todo

(1) “Las provincias de Ultramar serdn gobernadas por leyes especiales, pero
el Gobierno queda autorizado para aplicar a Jas mismas, con las modificaciones
que crea convenientes y dando cuenta a las Cortes, las leyes promulgadas o que
se promulguen en la Peninsula.”
AX MANUEL FRAGA IRIBARNE

persiste una grave ineficiencia en lo econdédmico y lo adminis-
trativo. En todo caso, el R. D. de 7 de abril de 4881 did un
paso importante al extender la Constitucién de 1876. Cuba
entra asi en una nueva elapa de su “orden legal y politi-
co” (4), completada por R: D. de 27 de noviembre: de 4892
y la Ley de 27 de diciembre del mismo aho en materia-elec-
toral (2). A ello hay que-sumar el R. D. de 23 de mayo de 1879,
extendiendo a la Isla la aplicacién del muy liberal Cédigo
Penal de 1870; el R. D. de 19 de octubre de 1888, extendiendo
igualmiente la Ley de Enjuiciamiento Civil, .y el de 7 de enero
de 4891 en materia de organizacién judicial, con’ plena. inde-
pendencia de.este Poder (3). En’ cambio, continuaron en: vi-
gor hasta la Ley de.Reformas: de 15 de. marzo de /1894 (y.al-
unas incluso después) una. serie de. disposiciones anticuadas,
tales como el Reglamento organico de‘Empleados de 3:de ju-
nio de‘1860; el R. D. provisional de..9 -de, junio: de 1878, sobre
gobiernos superiores de las Islas,--el .R. Dd. de 7 de julio.de
A861 sobre: Consejos de -Administracién. Algo .mejoraron, la
‘ituacién el R. D. provisional de 21 de junio de 1878 y los
de.24 de mayo y-24-.de junio de-1878. en, materia de Adminis-
tracién local, y los RR. DD. de 1 de noviembre de 1881,.de 14
de noviembre de 1886 y de 11 de junio de 1888 en materia
de reunién y asociacién, por mas que con razon se quejaba
Labra de que “casi todas las Leyes y los Decretos citados se
informan no solo en el principio de-la especialidad, sino en el
‘error de Ja inferioridad politica y administratiya” (4). De



() Cfr. Labra: La reforma colonial, pags. 99-100. Las Antillas. Madrid,. 1896.

(2) Se reconocié e] derecho electoral a los cubanos que pagasen cinco pesos
-de contribuci6n directa al Estado. La misma ley fijaba un censo doble (diez pesos)
para. Puerto Rico, lo que did lugar a justificadas protestas en esta otra isla, cuyos

~—ciudadanos se negaron a ser espafioles de tercera clase. Aun para Cuba, la dis-
criminacién era-grave:—Espdfia, con 18,000.000 “de ‘habitantes, tenfa cuatro millo-
nes de electores; Cuba, con 1.500.000, menos de 50.000.

(3) La isla se dividid en tres Audiencias Territoriales, tres de lo Criminal y
37 Juzgados de Instruccion.

(4) Asi, un Decreto de 1878 en materia de A@ministracién local, inclufa p4-
rrafos en los que se referfa al “estado de civilizaci6n y cultura” y hablaba de
moderar, enfrenar, etc, En este sentido Labra era terminante: “lo que se sostiene
todavia en Cuba y Puerto Rico es ya una antigualla o una monstruosidad que
PROLOGO : XXI

todos modos, el progreso realizado era evidenle, y aun lo fué
mas el iniciado por él proyecto de Maura de 1893 (4), que
acabé por desembocar en la importante Ley de Bases de Abar-
zuza, de 15 de mayo de 1895 (2). No pocos creen ‘que su
aplicacién resuelta hubiera podido evitar la insurrecci6én.

Es lo cierto que los cubanos pedian, a su vez, cada dia
mas, y a cada nueva concesién enfrentaban nuevas peticiones.
Después de la Paz del Zanjén se habian organizado los par-
tidos politicos al amparo de las libertades politicas conferidas.
La llamada’ Union Constitucional era, en realidad, el partido
Peninsular, fuertemente apdyado por el Gobierno insular, y
engrosado por todos los funcionarios. Su tesis era la unidn,
la asimilacién bajo el lema de igualdad politica. El partido
Liberal cubano (en el cual confluyeron el Nacional y el Demo-
‘cralico, de corta vida) propiamente era el unico partido cu-
bano, y en realidad era un partido local y autonomista. Lia
Union Constitucional—de la cual se desgajé, en 1894, el grupo
reformista-—, muy favorecida por el Censo y el apoyo oficial,
no tenia en realidad el arraigo que sus triunfos electorales
aparentaban. A su vez, el partido Autonomista era puramente
local y no disponia en Madrid ni de Prensa (8) ni de maqui-
naria partidista con eficacia en el Congreso. E] grupo parla-
mentario cubano pesaba poco en Madrid; de hecho, las dos
sociedades se habian dado ya la espalda, como lo revelaba el
sistematico absentismo de los electos. Labra estaba dispuesto
a recurrir al empleo de diputados cuneros, en vista de que los
cubanos, convencidos de la inutilidad del esfuerzo y abruma-
dos por la distancia, no se interesaban (4). El partido Auto-

debiera avergonzarnos”, op. cit., pag. 93, a lo que G1 enfrentaba “el admirable y
decisivo ejemplo de Inglaterra en el Canada” (pag. 15).

(i) V. Mateo Pastor: “Un intento de renovacién politica: Maura”, en el Bo-
letin de los Seminarios de Formacidn, nim. 26, 1951.

(2) V. su texto en la cifada obra de Labra: La reforma colonial en las Anti-
Was. Madrid, 1896, pags. 4148, 166.

(3) La Tribuna era favorable a la autonomfa, frente a La Epoca, que defendia
el asimilismo, pero Ja cuestidn se planteaba como una poiémica entre los par-
tidos peninsulares. V. Labra: La reforma colontal, pig. 67.

(4) Otro factor de complicacién era el] hecho de que Cuba y Puerto Rico veian
pon separado sus respectivos problemas. Este error fué fatal, como Ilo revela
XXII MANUEL FRAGA IRIBARNE

nomista, en todo caso, jugd un papel decisivo en la evolucién
politica de aquellos afios: presentd un plan tras otro de ma-
yor libertad politica, hasta lograrla plenamente en 1897; me-
jor6 extraordinariamente la seguridad econdmica, logrando a
abolicién de los ultimos restos del proteccionismo peninsular,
sobre todo al conseguir la supresién de los derechos de expor-
tacidn y la igualdad del Arancel (1}. En lo politico, el par-
tido reclamaba un Gobierno responsable (en la forma de un
Consejo de Gobierno para Cuba) y una Diputacién insular,
auténtica Legislatura, con plenitud de control de los presu-
puestos, que habian de ser estrictamente locales. Semejante
era el proyecto Bernald, en 28 articulos: Diputacién insular,
con eleccién popular (sin mas condicién que la vecindad y
residencia continua por seis anos), que no Ilegaba a incluir
el Gobierno responsable.

Cuando Canovas, en sus Decretos de 4 de febrero y 30 de
abril de 1897, avanzé cuanto era posible, rectificando la po-
litica de un siglo, y ello ya en plena insurreccién, fueron mu-
chos los cubanos que, como el propio Labra, estimaban que
los conservadores de Madrid actuaban “mas vencidos por las
circunstancias que obligados por el convencimiento” (2). A
esto cabia, en todo caso, argiur que, mas de medio siglo des-
pués, mas de seis millones de personas contintiian viviendo en

ja historia posterior. En el Parlamento se veia enlonces que el pequefio grupo
antiano no era undnime en muchos casos. Esto le cost6 a Puerto Rico, entre
otras cosas, su independencia, convertido en colonia yanqui hasta e] dia de hoy.

(1) Como observa Emilia Bernal en sus’ Cuéstioiies cubanas, Madrid, 1928,
paginas 70-71, ello tuvo una influenecia decisiva, aunque indirecta, en la inter-
venci6n norteamericana a1 provocar el predominio comercial vy las fuertes in-
versiones el capital yanqui en la isla. Verdad es que Ja politica anterior, si be-
Neficiaba a los industriales catalanes, perjudicaba notablemente a los antilanos,
cuyoO mercado quedaba monopolizado en favor ~de JOS ~ productos peninsulares;
mientras que a su vez el mercado peninsular no se les abria de modo pleno,
se les diflcultaban los mercados extranjeros, repercutiendo todo ello en una gran
dificuliad y carestia de la vida, v en ‘particular del desarrollo industrial. Cfr. Labra:
Reforma colonial, pig. 107 vy siguientes. Lo cierto es que -el monsiruoso arancel
de 1853, suavizado en 1867 y 1870, acab6 por ser abandonado, -pero también en
esto se Hegé tarde.

(2) Sobre la politica conservadora en relacién con las Antillas, v. Fabié:
Mi gestién ‘ministerial respecto a ta isla de Cuba. Madrid, 1S98.
PROLOGO , XXIII

las diversas colonias europeas y norteamericanas del Caribe
sin “self government” de ninguna clase (1). Pero ya no era
cueslion de discutir pacificamente una solucién constructiva.
La guerra estaba en marcha. Ambos bandos empleaban argu-
mentos extremos (2), mientras un pozo de sangre iba ensan-
chando la escisién.

La Guerra de la Independencia Cubana es un aconteci-
miento demasiado reciente para enjuiciado. El Gobierno de la
Espafia de entonces demostr6é su mala organizacion, la inefi-
cacia de su Ejército y la tragedia de un régimen ficticio. (8),
en el que faltaban auténticos ideales y sentir de una empresa
universal. Aquel Coronel Jiménez de Sandoval, que ante la
muerte de Marti se sintid antes Rosa Cruz que jefe del Ejér-
cilo espanol (4), es todo un simbolo de la desintegracién de
las fuerzas nacionales.

LA INTERVENCION NORTEAMERICANA

Pero no se puede—después de decir en verdad nuestras
culpas, errores y debilidades—-encubrir el hecho ésencial: la
marcha normal del proceso emancipador, que debid incluir
una fase de transicién autondémica, fué alterada por una in-
tervencién extranjera y egoista que perjudicéd de modo irre-
parable los intereses de Espafia vy de Cuba, y lo que es peor,
su mutuo entendimiento en el futuro, al falsear todos los su-

puestos previos.

(1) Cfr. Patil] Blaushard: Democracy and Empire in the Caribean. N. Y., 1947.

(2) Compdrense los muy instructivos alegatos de V. Mestre Amabile: La
question cubaine et le conflict hispanoamericain, Paris, 1896 (inteligente propa-
ganda de los ‘insurrectos frente a la opinién mundial), y de A. de las Casas:
Cartas al pueblo americano sobre Cuba y las Repiblicas latinoamericanas (3.8 edi-
cién. Buenos Aires, 1897), que contienen una interesante defensa del punto de
vista espafiol. (Se sefiala, entre otras cosas, que Cuba, hasta 1823, habfa produ-
cido gastos y no ingresos al Presupuesto espafiol, y su notable progreso a lo
largo del siglo XIX.)

(3) Cfr. el interesante libro de un técnico como G. Reparaz: La guerra de
Cuba. Madrid, 1896.

(4) V. la anécdota en Rafael Extenger: Vida de Marti. Habana, s. a.
XXIV MANUEL FRAGA IRIBARNE

Después de la “maniera forte”, representada por la politi-
ca de Weyler (1), la metrdépoli entré de modo decidido en la
via transaccional y autonomista. E] 1 de enero de 1898, susti-
tuido Weyler por Blanco, se instaura un régimen autondmico
amplisimo, que es verdadera ldstima--no haya~tenido’ tiempo
de hacer sus pruebas histéricas. Con razon el Sr. Lazcano y
Mazén abre con él la etapa de las Constituciones nacionales
de Cuba. Tres decretos, de 25 de noviembre de 1897, la regu-
laron. El primero extendia, sin limitaciones de ninguna clase,
los derechos politicos a los cubanos, quitando las restricciones
del Decreto de 27 de abril de 1881, y en particular del articu-
lo 29 del Codigo militar. El segundo extendia en todas sus
partes la Ley de 26 de junio de 1890, estableciendo el sufragio
universal y dictandose normas que reprimian los mas impor-
tantes abusos posibles en esta materia. El tercero regulaba, de
acuerdo con las mas avanzadas peticiones, el gobierno y la
administracién (2). Las Cortes sancionaron el régimen auto-
nomico en mayo, y no hay duda de la buena fe con que,
después de tantos escarmientos, se intentéd su puesta en mar-
cha, designandose para ello a personas de prestigio de los vie-
jos partidos autonomista y reformista ahora fusionados. Se-
gun un despacho de nuestro representante en Washington,

_ Dupuy de Lome, de 13 de febrero, las reformas “son cuanto

se puede pedir y mas de lo que ellos se esperaban” (se refiere
al Presidente y al Secretario de Estado de los Estados Unidos).
Retornaban los emigrados de Méjico y de Norteamérica. La

(1) Aunque sdélo sea de pasada, no es posible dejar de anotar que la famosa
crueldad de Weyler, situada em el medio de lo que, al fin y al cabo, era una
guerra civil y, sobre todo, con lo que ‘han sido desde entonces las guerras mo-
dernas, guerras totales en jas que la poblacidén civil toma parte activa y pasiva,
debe quedar relegada a la--condici6n de mito _propagandfstico. La célebre “re-
concentraci6n” separaba a los paisanos de las dreas de peligro;~—se- establéciéron
viviendas, raciones y nuevas zonas de cultivo. Quienes realmente proyocaron el}
hambre fueron los insurrectos con su tactica de “tierra quemada”, y es un
hecho histérico que al dispersarse los “reconcentrados” fué cuando reaimente
e] hambre y las epidemias operaron en gran escala,

(2) V. Labra: Aspecto internacional de la cuestién de Cuba. Madrid, 1900,
pagma 45 y siguientes.
PROLOGO XXV

banca europea ofrecié un empréstito para financiar la recons-
truccién. La reconcentracién cesé. Se enviaron dos represen-
tantes a Washington para negociar un nuevo tratado de co-
mercio. Salvo un.motin sin importancia, el 5 de enero, todo
taarchaba bien hacia la normalidad y'la paz... Entonces volé
el “Maine”, precisamente cuando Cuba “estaba desaparecien-
do de las primieras paginag de los diarios” (Carleton Beals).

' En. efecto, mientras la opinién norteamericana, convencida
del nuevo cambio de ruta, se desinteresaba, “nuestros buenos
funcionarios del Departamento de Estado y de la Marina! es-
taban muy ocupados” (C. Beals). O para citar a otro historia-
dor norteamericano mas reciente, Samuel Flagg Bemis, “la
cuestidn cubana estaba convenientemente a mano para los
hombres de Estado de este periodo—los Mahan, los Roosevelt,
los Lodge—, que deseaban asegurarse el control del Istmo y
de sus aproches maritimos desde ambos Océanos” (1). En
otras palabras, los expansionistas de 1898: (2), continuadores
de la doctrina del “destino manifiesto” (3)—mezcla de darwi-
nismo, de providencialismo calvinista, de racismo anglosajén
a lo Rhodes, de imperialismo—, explotaron friamente y en in-
terés propio lo que era una entrafiable cuestidn nacional, lo
mismo para Cuba que para Espafia. El] 31 de enero de 1898,
el senador Lodge (el mismo que sera el responsable, veinte
anos mas tarde, del fracaso del Tratado de Versalles y de la
Sociedad de Naciones) escribia a Henry White: ‘cualquier
dia puede ocurrir una explosiédn en Cuba que resolveria una
gran cantidad de cosas” (4). No sabemos a qué clase de ez-
plosién se referia Lodge, pero cualquiera era deseada y espera-

GQ) The U. S. as world power, pag. 5.

(2) V. el excelente libro de Julius W. Pratt: Expansionists of 1898. Baltimo-
re, 1936, con amplia bibliografia en pdg. 3, 61 y siguientes.

(3) En 1895 habfa muerto en Nueva York el periodista y diplomdtico John
Lewis O'Sullivan, autor del “slogan” “Manifest destiny”. Esta frase habia ser-
vido de nota ideolégica en la época de la expansiédn demécrata contra Méjico
y en la era continental. Ahora es el Almirante Mahan, con su teoria del “sea
power”, el que orienta la nueva etapa republicana y maritima del imperialismo
yanqui.

(4) V. ‘Nevius: Henry White, 30 years of Diplomacy, pag. 130,
AXVI MANUEL FRAGA IRIBARNE

da por los intrépidos “jingoes”, que tan pronto. como exploté el
Maine—hoy no queda el menor asomo de duda de que la cau-
sa fué interna—pilotaron la Prensa amarilla (1) hacia la mas
flagrante agresion de los tiempos modernos. Asi desembocaba
Ja larga serie de preparativos y expediciones piraticas como la
del Virginius, y esto contra pais que habia apoyado la inde-
pendencia americana, y a diferencia de Francia e Inglaterra
habia permanecido estrictamente neutral durante la guerra dé
Secesion, negandose incluso a reconocer al Gobierno Confe-
vaeral. ” a

Inipresiona recordar jas imprudentes manifestaciones de
Jos imperialistas de entonces: “Las fabricas americanas pro-
ducen mas de lo que puede usar el pueblo: americano... El
destino ha trazado nuestra politica: el comercio del mundo
ha de ser nuestro... Y la ley de América, el orden americano,
la civilizacién americana y nuestra bandera seran plantadas
en costas hasta ahora sangrientas y tenebrosas...” (2). El se-
nador Thurston es atin mas claro y menos idealista: “La gue-
rra con Espafia aumentarad los negocios y ganancias de cada
ferrocarril americano, aumentara la produccién de cada fa-
brica americana, estimulara cada rama de la industria y del
comercio doméstico...” Una fria decisién salté ya por encime.
de cualesquiera escrupulos. Los Estados Unidos estaban deci-
y Japon (8), a cualquier precio y cayera quien cayese.

La historia de aquellos meses es alucinante. El cénsul nor-
teamericano en La Habana,_Fitzburgh Lee, reclama barcos para
el caso de posibles desédrdenes en el momento en que Cuba.
estaba va practicamente pacificada. Llega el Maine en visita

(1) V. Wilkerson: Public opinion and the Spanish american war: A study in
war propaganda, 1932; Wisan: The Cuban crisis as reflected in the New York
Press, 1895-98. 1934.

(2) Paérrafos de un discurso pronunciado el 27 de abril de 1898 en Boston
por Albert J. Beveridge; cfr. Pralt, op ‘cit., pag. 228.

(3) El 6 de marzo de 1898, Alemania ocupa Kiao-Chan; y el 31, Rusia se
mete en Puerto Arturo. Los Estados Unidos responden ocupando Filipinas y las
Hawai.
PROLOGO XXVIE

de cortesia: la autoridad militar envia a su Capitan una caja
de jerez; él corresponde con un ejemplar de su libro Sondaje
y dragado maritimo a gran profundidad. El 9 de febrero se
publica, contra todos los usos diplomaticos, la carta intercep-
fada a nuestro Ministro Dupuy de Lome. El 15 de febrero
vuela el Maine. Una ola de agitacién recorre los Estados Uni-
dos de mar a mar. “Remember the Maine!” El 27 de marzo
‘la Comisién americana declara que Ja explosién habia sido de
origen externo. La Comision espafiola sostiene lo contrario, y
nuestro Gobierno ofrece someter el asunto a arbitraje. Wash-
ington se niega. El Papa ofrece su mediacién. Lo que Bismarck
habia aceptago, a pesar de su “no iremos a Ganossa”, resulta
intolerable para la democracia “puritana. “No Poppery!”. La
presa estaba segura y esto era lo importante. MacKinley se
decide por la guerra, que le imponian el] Congreso y la rabiosa
Prensa .“jingoista”. A pesar de que Espafia did toda clase de
facilidades, ocultando las Ultimas intolerables notas del Go-
bierno yanqui, y mantuvo hasta el final una increible pa-
ciencia, “en el nombre de la Humanidad y la Civilizacién”, el
21 de abril se rompieron las relaciones y el 22 empezd practi-
camente el estado de guerra. Espafia, aislada en una Europa
indiferente a lo que era el fin de su hegemonia mundial, fué
derrotada: todo se perdiéd menos el honor. El 26 de julio se
pida la paz. El 1 de octubre se retinen en Paris los cinco
plenipotenciarios de cada parte. Vae victis! Los norteamerica-
nos realizaron un auténtico “diktat”: no hicieron la menor
concesién ni en lo referente a la deuda, ni en el caso de Puerto
Rico, ni en Filipinas.

Pero tampoco se admitié a los cubanos a la negociacion.
Desde el punto de vista norteamericano (y ésla era la verdad),
dan vencidos éramos unos como otros. El mismo Presidente
Mackinley, que cinco meses antes de la guerra decia: “No
hablo de anexidn forzosa... Esto seria una agresién; crimi-
nal”, se anexionaba por las buenas Puerto Rico y Filipinas,
y respecto de Cuba ya durante Ja guerra establecia grandes
XXVUOTI MANUEL FRAGA IRIBARNE

reservas: “Mientras hacemos Ja guerra y hasta terminarla
tenemos que guardar todo lo que consigamos; cuando la gue-
rra termine debemos guardar lo que nos convenga”. Pero de-
jemos hablar al historiador cubano Roig de Leuchsenring: —
“Puede afirmarse, sin temor alguno de incurrir en falsedades o
exageraciones, que jamas ha sido tratado por nacién alguna
coh mayor desprecio un pueblo amigo y vecino que luchaba
solo y heroicamente..., como lo fué el pueblo cubano por par-
te del Gobierno y del Ejército de los Estados Unidos” (1).

' Al fin, Cuba no fué anexionada, probablemente por un pre-
dominio de los intereses azucareros norteamericanos. Se estu-
vo jugando con la isla de Pinos; se consiguieron (por el Trata-
do de 23 de febrero de 1903) (2) estaciones carboneras y na-
vales; se establecié una reciprocidad comercial (Tratado de
44 de diciembre de 1902), que en realidad era el monopolio
del mercado cubano, y, finalmente, a través de la famosa en-
mienda Platt, se logré lo que Nearing y Freeman, en su libro
ya clasico La diplomacia del délan llaman “la adquisicion
sin anexidn” (3), es decir, la adquisicién con todas las ven-
tajas y sin responsahilidades.

La enmienda Platt fué impuesta, como es sabido, a la
Constituyente de 4901, sin la mas leve posibilidad de discu-
sidn: o aceptarla integrandola en el texto constitucional, o
continuar indefinidamente sometidos al gobierno militar. Los
constituyentes resistieron cinco meses inutilmente. Para ma-
yor seguridad, el texto de la enmienda (egoista, unilateral,
‘innecesaria) quedé garantizado por el Tratado permanente,
determinando las relaciones entre la Republica de Guba y los
Estados Unidos de América, de_22 de mayo de 1903.

Como dice GC. Beals; de aqui arranca lo que él Ilama “el
crimen de Cuba” en su complicado engranaje de “politica

(4; Loc. clt., pag. 39.

(2) Reglamentado por el de 2 de julio del mismo afio (mas tarde modifica-
do), Ver el volumen Tratados y convenciones celebrados por la Republica de

Cuba desde 1908 a 1914, Habana, 1916, y los textos que incluyen esta misma co-
leccion.

(3) Pag. 199 y siguientes de Ja traduccidn espafiola.
PROLOGO XXIX

tirdnica, diplomacia del délar y monopolio azucarero” (1).
FE] cuasiprotectorado impuesto por la enmienda Platt ‘incluia,
entre. otras limitaciones, la prohibicién de contraer. deudas
que no pudieran ser pagadas con los ingresos ordinarios del
flamante Estado, una vez cubiertos todos los gastos normales.
Pero esto no impidié ala Banca norteamericana el realizar
tales préstamos en condiciones leoninas y en combinacién
con Gobiernos poco aprensivos, doblando asi el dogal politicu
de la intervencién con el econdédmico que la. justificaba’.en una
cadena sin fin. nO bid Ss
El resultado es:éste, sane eee poner: en boos de nor-
teamericanos y cubanos: “La enmienda: Platt ha servido, aun-
que indirectamente, para determinar las peores.caracteristicas
de la vida: politica cubana,-y ello no sélo en: el terreno de la
libertad: :politica o econdédmica (2) -del- pais, sino gastando sus
resortes. morales, pues lo que significd para ‘Cuba la enmien-
da Platt no fué tanto Ja realidad de tal merma de sus derechos
como-.el.éfecto moral -que _produjo.. -en el. pueblo sentirse- bajo
un cliina-de~sojuzgamiento, inferpretando “ese ‘apéndice cons-
titucional como: una coartacién,-a.su libertad” (3).: -
EL Botano HUBAND
En todo caso, un ciclo'se habia cumplido, y surgia un
nuevo Estado, siquiera durante una generacion su soberania
fuese imperfecta. Una nueva etapa se abria en la evolucién
del pais: lo que Jorge Mafiach llamé “Ia Republica”, o sea
“una angustiosa procura de forma nacional a través de lo
social”. Cabria intentar aqui él trazo de unos esquemas gene-
rales interpretativos de su evolucién constitucional (con tanto
(1) Op. -cit., pag. 19 *, 4
(2) “Cuba tha, declinado progresivamente desde la independencia... La rapidez
y grado de esta decadencia, ‘sin embargo, esta en relacién directa con el influjo
y dominacién del capital americano”. (C. Beals: The crime of Cuba, pag. 296* )
(3) Lizase: Panorama, cit., pag. 105. El autor citado prosigue: “Era natural

que Jos cubanos tuvieran poca fe en su misma Republica”. V, Cestero: Los Es-
tados Unidos y las Antillas, Madrid, 1931.
XXX, MANUEL FRAGA IRIBARNE

primoroso detalle expuesta por el senor Larzcano y Mazon) des-
de las tres escalas de lo econdmico, lo social y lo propiamente
politico.

En cuanto a Jo primero, Cuba presenta una serie de carac-
teristicas que nada tienen de excepcional en la América his-
pana (1). Dentro de un marco dorado, de clima agradable,
tierra fértil, vida facil aunque primitiva, hay unos trazos
contundentes: un sistema econdmico pasivo y, por lo mismo,
débil (2). La economia cubana depende de la venta en el ex-
terior del azucar, y, en menor grado, del tabaco. Y ello en un
mercado controlado por un comprador practicamente unico,
que, en realidad, se compra a si mismo, pues posee la mayor
parte de las tierras y de los grandes ingenios, centrales, pro-
ductores. Conviene advertir que, si. bien el régimen azucarero
fué en todo tiempo -propicio al latifundio y a una cierta con-
centracién. capitalista (3), nada hay semejante a lo ocurrido
desde que el capital norteamericano se aseguré todos los con-_
troles, incluso los politicos. En los afios 1878 a 1895, Estados
Unidos empieza a monopolizar el mercado cubano, prevalién-
dose de Jos nuevos aranceles, y asi, en 1894, Cuba importaba
de Espafia por valor de 30 millones de dolares, frente a 33
millones de Norteamérica. En las exportaciones la diferencis
era mayor: ocho millones a Espafia y 93 millones a los Es-*
tados Unidos. E] Tratado de reciprocidad comercial dejé a
Cuba totalmente indefensa ante la tremenda superioridad. eco-
némica del coloso del Norte, que poco a poco se fué quedando
con los-resortes mas importantes: la tierra, las centrales, la
banca. Se calcula que en 1923 el 16,7 por 100 del territoric
cubano estaba en manos norteamericanas, y que en 1933 (por

(dy V. Julian Acienes: Caracteristicas fundamentales de la economta cubana.
“Habana, 1950. Uil estudio” fundamental” stgue~siendo el realizado por un—grupo
de técnicos norteamericanos de la Foreign Poticy Association, en su comisiédn de
Asuntos cubanos.

(2) Ver sobre esto el importante trabajo de G. Soule, D. Efron y N. T. Ness:
Latin American in the future World, 1945.

(3) Ver Julio J. Le Riverend: Los ortgenes de la economia cubana (1510-1600),
en el numero 46 de Jornadas, 1945, y la bibliografia citada en pag. 73-75.
PROLOGO XXAL

el tremendo desastre de la crisis) esta proporcién llego a la
cifra increible del 80 por 100 (posteriormente se ha reducido.
algo). Las inversiones norteamericanas alcanzaron en 1929 la
cifra de 1.500 millones de ddlares, de los cuales 600 corres-
pondian a negocios azucareros (1). El] afio 1919 las centrales
azucareras pertenecian en un 27,4 por 100 a cubanos, 13,9
por 100 a espanoles, 2,6 por 100 a norteamericanos, y en un
56 por 100_a_personas de nacionalidades diversas. En 1929 los
norteamericanos poseian el 69,9 por 100 de las centrales, y
en 1933, nada menos que el 80 por 100. En una palabra, la
independencia politica se logré a costa de la independencia
economica (2).

- En particular, la propiedad, bastante dividida antes det
98, se ha concentrado, pasando de manos cubanas a otras ex-
trafias. En 1894 habia en la isla 90.960 sitios o estancias; en
1899 la guerra las habia reducido a 60.711; pero en 1934 sdlo
quedaban 38.105 propiedades. El desastre de la gran crisis
que siguid en Cuba a la llamada “danza de los millones”, de
los afios 1920 y siguientes, acab6é la obra iniciada por el Tra-
tado de reciprocidad, poniéndolo todo bajo el control de las
grandes firmas bancarias de Wall Street.

El resultado ha sido bien claro: Cuba ha tenido su econo-
mia montada sobre un producto como el azucar, que entre
1920 y 1934 ha tenido oscilaciones en su cotizacién del orden
de 22 centavos la libra en el momento maximo, hasta 0,57 en
1932. Se estima que la situacién es tolerable siempre que el
precio no sea inferior a 3,75 centavos la libra; en todo caso,
Cuba puede hacer directamente muy poco para conseguirlo.

(4) En 1939 se daban cifras ya moderadas: 840 y 265 millones, respectiva-
mente, Aparte de esto, se calculan unos 160.000 turistas norteamericanos al afio,.
que dejan unos 15.000.000 de ddlares. No es extrafio, pues, que entre las 37 Co-
misiones permanentes de 14 Camara cubana haya tres que se ocupen, respecti-
vamente, de azticar, tabaco y turismo,

(@) £V. lo que dicen al respecto los técnicos norteamericanos ya citados en.
sus Problemas de la nueva Cuba, pag. 3; a la vez que reconocen que, “compa-
rada con las Repwblicas hispanoamericanas independizadas de Espafia, es pre-
ciso convenir que Cuba disfruté6 de prosperidad durante la primera mitad det
siglo XIX”, (ib.)
AXXIT MANUEL FRAGA IRIBARNE

De este modo pueden ocurrir catastrofes como la crisis de los
ahos 1929 y siguientes, en la que se pasé de un valor total de
las importaciones y exportaciones de 562 millones de pesos,
en 1926, a solo 126 millones en 1933 (1). La situacién ha
mejorado posteriormente por una nueva coyuntura bélica;
pero ello, naturalmente, ha servido solamente para subrayar
el cardcter pasivo que atribuimos a esta economia (2).

La progresiva dominacién de las finanzas cubanas por el
capital yanqui (8) y la correlativa retirada de los que pudie-
ran hacerle una competencia constructiva, principalmente el
éspafiol (4), se sumé a otros elementos para producir, en de-

blaeeee ’

-(1) La crisis norteamericana hizo, al mismo tiempo, “bajar el numero de
turistas de 86.000, en 1930, a 8.000 en 1934, Cifras “paralelds: En 1932 hubo en
Cuba: 1:004 __Suicidios, es ‘decir, - 253 ‘por. cada ‘millén de habitantes, (Este , porcen-
taje fué de 67 en “Espafia .é1 -mismo aio.) : sa

(2) El primer respiro lo ‘di6 la ley Jones. costigai (es ‘aeéir, un acto uni:
lateral: norteamericano), que ya en pleno “new deal” garantiz6 al ‘azucar cubano
hasta 1937 un mercado muy limftado pero seguro. Se aseguraban 3.000,000 de
toneladas a un pais montado para producir cinco. Afortunadamente la segunda
guerra mundial, y ‘después la guerra inte, ‘han. vuelto. a crear una coyuntura de
euforia para. la economia cubana.

(3) Cabe distinguir 14s siguientes etapas: de 1900 a 4019, aumento progresivo
_ de Jas inversiones americanas; 1917 a° 1922, aumenta de modo especialisimo el

control bancario (Morgan, Chase, National City Bank, etc.); 1928 a 1933, este
control bancario se consolida en grado superlativo por ia crisis.

' (4) A principios de siglo los espafioles posetan, no obstante la pérdida dei

control politico, una tercera parte del capital extranjero:invertido en Cuba (fren-
te a una décima parte los.ingleses, y 1/5 los EE. UU.). Téngase en cuenta, para
documentar esta estimacién (de Labra), que .en una’ poblaci6n que en 1907 era
. de 2.000.000 habia 229.000 extranjeros, de los cuales 185.000 eran espafioles, y
que de ‘los 31.227 inmigrantes que entraron en 1907 y 1908, 24.792 eran también
espafioles, Por aquellos afios escribfa Ramiro de Maeztu (a.quien ‘Labra, que Jo
‘cita, Hamaba “un publicista espafiol muy al tanto de estos asuntos”) : “Yodo 9
casi todo el comercio al por mayor y al por menor es espafiol; son de espafioles
las mejores fdabricas de tabacos de La Habana; de espafioles, muchos de los
buenos ingenios azucareros; de espafioles, numerosos potreros, colonias de caiit,
vegas de tabaco y cafetales... Finalmente, con trabajo espafiol, material y men-
tal, se hace andar todo ese comercio, toda esa agricultura y buena parte de la
industria y de la agricultura cuya propiedad esté en manos sajonas o cubanas”,
concluyendo que “asf, Cuba es hoy, desde el punto de vista de la produccién,
tan espafiola como lo era hace quince afios”.

Por otra parte, como dice Emeterio de Santovenia, “espafioles creadores y
cubanos creadores se dieron las manos en el afadn de levantar lo que era patri-
monio comin”, y juntos realizaron ila. reconstrucci6n economica del pafs des-
pués del 98. (V. su libro Pinar del Rio. México, 1946, pag. 195.)
PROLOGO i XXXIN

finitiva, una tremenda inestabilidad social. bn siglo de gue-
rras, unido a estos desequilibrios econémicos, a las fiebres de
la especulacién y la sensacién de que nada era posible para
remediar una situacién creada desde fuera; en resumen, falta
de solidez en las estructuras sociales, desigualdades _tremen-
das, y ello en medio de las riquezas fabulosas del trépico y su
— enervantetendencia a no trabajar ni luchar, sino especular y
divertirse. Miguel de Carrién exageraba, sin duda, al. decir
que no hay una sociedad cubana, y que por lo mismo el-Es-
tado es en Cuba mas bien hipotético. También exageraba
Guillén, el. poeta negrista de “Séngoro cosongo” .

Este es el pueblo del “all right”,
Donde todo se encuentra muy mal;
Este es el pueblo del “very well”,
Donde nada esta bien.

Pero sus afirmaciones y las de toda una literatura_s¢ social.
"que figura entre las mas ricas de nuestro tiempo (1), respon-
den a un desequilibrio social basico: inseguridad, demasiada
. fe en él azar, en-eljUégo, incluso el-politico-(2), tendencia al

‘“choteo” un tanto cinico ante los problemas; falta de elemen-
tos sélidos™ en—la~arquitectura~de—tas “clases (3)2 ‘Una _pobla-
“Gio Tapidamente — creciente .(4); “una composicién étnica
compleja (5);.con una estructura familiar débil en unos as-



(i) Vv. J. A. Portuondo: El contenido social de la literatura esa Jornadas,-
niimero 21, 1944, y bibliografia, pag. 90 y sigulentes. =
(2) Ya en el pasado sigio J. A. Saco, en su libro fundamental La vagancia_

en Cuba, _sefiala los problemas extraordinarios que el juego v su tremenda ai.

fusién planteaban en Cuba.

(3) V. sobre este iiltimo punto el trabajo de L. Nelson: The social class struc-
ture in Cuba, y los de Juan F. Carvajal y Carios Manuel Raggi Ageo sobre Las
clases medias cubanas, en la publicacién de la Unién Panamericana sobre : Ma-
terialesy para el estudio de la clase media en la América latina.

(4) En 1774, 171.620 habitantes; en 1817, 688.000; en 1861, 1.396.530; en
1899, 1.579.797; em 1931, 3.962.344;-en 1950, 5.250.000.

(5) El censo de 1817 daba, para_688.000 habitantes, 250,000 _n hegros esclavo3 |
HX 115.000 000 libertos. Segtin Fernando Ortiz, la “poblacion ha ido absorbiendo ef
elemento — negro; de suerte que los negros BROAN’ dichos han disminuido.
E] 62,5 por 100 de la poblacién total en 1532; el 54,5 por 100, en 48141; el 32 por

tke
AAATY MANUEL FRAGA IRIBARNE :

pectos y excesiva en olros (1); con una influencia disolvente

por el turismo excesivo, hasta haberse podido afirmar que la

Ley Seca norteamericana estuvo a punto de convertir a: La

Habana en un inmenso cabaret; con un clero insuficiente y_

una. religiosidad principalmente formal (2); con un nivel de

__Â¥ida_bajo y gran parte de la poblacion condenada al peonaje, e
al servicio de capitales extranjeros; con cuatro meses dé “za-=
fra” y ocho de tiempo muerto, y la consiguiente recurrencia
del exceso de prosperidad, y la miseria sin remedio, ¢como
Cuba no iba a acusar los rasgos caracteristicos de la inesta-
bilidad politica y de la excesiva burocratizacién, en cuyas
“botellas” muchos ven el PIE }OF eR a los- inconvenientes
del sistema?

A su vez, las clases dirigentes se han relevado demasiado
rapidamente para encauzar un proceso de tanto dinamismo.
“Lavaristocracia criolla, muy gastada por las guerras~emanei-
padoras, tuvo después de ellas sdlo un punto de esplendor, sin

100, ‘en 4899; el 30 por 100, en 1907, Pero en este siglo ha habido una nueva
emigracion de gente de color, procedente de las Indias Occidentales, sobre todo
haitianos y hawaiquinos. Y también un ntimero importante de chinos y corea-
nos. Hacio 1930 se calculaba que un 25 por 100 de_la_poblact6én.eran blancos pu-
ros, Un (25 _bor 100 _negros. yun. 307 por, 100 presentaban ~ -un~grado—-variable_dc
niezcla. Poy sup Suptiesto que, como la mayoria” de” ‘Tos paises iperoamericanos;—n0

raciales. Como consecuencia, ) den una. tendencia al “ANGREDOLO. de los pu puestos po-
«. Iftfeos por. la_minoria criolla, Evaristo Estefioz (que habfa sido uno de los If-
deres ‘en 14 revuelta de 1906 contra la reelecci6n de Estrada,Palma) intenté or-
ganizar un jfartido independiente de color. En 1910 la ley “Morcia) prohibid. 10s
partidos: de tipo racial. La consecuencia fué la revuelta de * que, como de
costumbre, se resolvié con un desembarco norteamericano. Tres mil negros mu-
rieron. en. ella, pero e] Presidente G6mez, a pesar | de su victoria, ofrecié varios
puestos. politicos importantes a personas de-color~ En 1945 “habia cinco negras
_entre los_ 54 _senadores,_ y_ 12 2 _Mmiembros_ de la Camara. Rara, vez son Ministros,
__pero- “elPresidente- Batista es_ de: color, y ello no le ha imp dido ser la mas bri- ~
Nante- estrella de Ja politica -eubana -reciente. Ce
(1) En 1931 se estimaba que el numero de concubingtos debia de. ser 4l
16 por 100 del total de-los matrimonios. Por otra parte, ek numero de divorcios
era importante (400 por cada 1.000.000 de habitantes). Enj cambio, en una serie
de puntos cabe observar un influjo excesivo de las relaciones familiares: el
compadrazgo y el hepotismo— ‘influyen mnotablemente en Ja distribuci6n de “hbo-
_ tellas?"~ iH
*@) Digamos, en cambio, en: ‘honor de -los estan ave nunca han tenido
persecuciones del tipo de la metas d

a mann noRva ELSES
PROLOGO AXAV

que le diese tiempo a dar una nueva arquitectura social al
_ pais. Pronto se vid desplazada en lo econdmico por los “ma-

* magers” del capital americano, y én lo politico por nuévosli=—
‘deres de extraccién democratica, militar o sindical. En una
generacién la aristocracia habia cedido. Desde la revolucién
antimachadista (ya el régimen de Machado fué una transi-
cidn demoledora del pasado) advienen al plano politico las
masas de campesinos y proletarios con lideres ideolédgicos y
no.tradicionales. Un fuerte sindicalismo, con fuertes enclaves
_Marxistas, si bien no los Wnicos (1), bien encuadrado en or-
ganizaciones nacionales, como la C. N. O. C. y hoy la C. T. C.,
controla mds de medio millén de personas, y ha oblenido on
‘poco tiempo, en uno de los paises dé mds duras condiciones

: de trabajo, una de las mas avanzadas legislaciones sociales:

capo

_jornada de cuarenta” y cuatro horas, un mes de vacaciones

ee

pagadas, regulacién de salarios Minimos y contratos colecti-
vos de trabajo.

Sélo sobre estas bases cabe entender la estructura politico-
constitucional de Ja Perla de las Antillas. Las notas. esenciales

a retener podrian ser Jas siguientes:
‘“A) - Después de la caballeresca administracion de don To-
mas Estrada Palma (2) se observa un notable fallo en la or-
ganizacién administrativa, con una notoria alegria en los gas-
tos publicos. (3): y una desviacién en la ‘funcién burocratica,
“ aun dominada por el “spoils system” (4). =.: a

(1) Al’ fin, el Gobierno se décidid a intervenir enérgicamente en 1947 en
contra ‘de los lideres comunistas.. Con todo, el partido socialista popular sigue
considerado como flocomunista, y obtuvo 40.000 votos en 1938 y¥_ 150.000 en
1946.0 ‘ :

(2) Que, no obstante, tener que pagar al Ejército libertador, aumentar las
escuelas, mejorar las carrejeras y afrontar el déficit dejado ‘por las grandes
obras’ sanitarias del Gobierno de ocupacién, dejo, tras cuatro afios de buena
administracién, 20.000.000 de pesos en el Tesoro. - :

(3) “Al parecer, él. Presidenté”~ Menocal recaudé Mas. de 600 millones de pe-
sos—en:-ocho- afios;-no. obstante Io cual dejé. una deuda flotante de 46.000.000
Constantemente se solicitaban empréstitos norteamericanos, que terminaban en
intervenciones pretorianas, como las de Magoon y Crowder, Del General Machado
Se dice que “justificaba Presa puestariamente 42.000 soldados’ y no tenia mas ame
9.000 en filas. :

é (4) En 1909 se cred el “sar vicle Civil, pero millares de puestos rattan: si--
XXXVI : ‘ MANUEL FRAGA IRIBARNE

/B) Las formas constitucionales democraticas se han ve-
nido asentando sobre’ un sistema electoral bastante falseado
en Ja practica. EF] cuerpo electoral, en buena parte inexperte
e influenciable,-ha sido propicio a un cierto grado de corrup-
cidn, y a pesar de que las leyes electorales, a diferencia de lo
que ocurre en olros paises hispanoamericanos, han sido di-
rectamente imitadas de las vigentes en los Estados Unidos, el
rendimiento ha sido muy diverso (1). S fie

C) En otros planos se encuentran también deformaciones
_de la idea constitucional. Se ha abusado de las amnistias. ‘En-
~ tre 1905" y 1933 se’ han concedido 45 generales, y entre 1902 y
1927 se dieron ademas 7.759 indultos, muchos de ellos a cri-
minales vulgares, en ey por, razones politicas. Igualmente

“ge ha abusado de la inmunidad parlamentari ia; de 372 supli-
catorios ‘pedidos hasta el fin del Gobierno Mendes. solo uno
se autorizé. En conjunto, Ja armadura juridica de la Repu-
blica (por cierto cuna de extraordinarios juristas, cor como el re-

cientemente fallecido Dr. Sanchez de Bustamante) ha sido en-
a , ——_——
deble (2). p

~-—D)_La-complejidadde ja. sociedad cubana se ha traducido
en una tremenda proliferacion 1 de los” partidos: politicos “en
Cuba, a diferencia de lo que ocurre en otros paises de Hispa-
noamérica, que tienen pocos y de gran duracidn. Ello ha fa-
vorecido, como en varios paises europeos, la maniobra elec-
toral y parlamentaria y también un cierto “cooperativismo”
“entre partidos de Gobierno vy de oposicién, que Lizaso_define

.guen; no obstante, recibiende el calificativo de “politicos” o “confidenciales”.
Lo cierto es que, no obstante la disposicién constitucional expresa, sigue sin
crear la carrera_ administrativa,

ad) EI caso de las s eleéciones de 1944 resulta excepcional. Los sucesos de marzo
de 1952 revelan que los grupos de oposicién esperan siempre poco de unas elec-

normales, ;

(2) Ver el trabajo de Diego Vicente Tejera: Estado de la tegislacién cubana
y de la influencia que ejerzan en ella la de Espafia y la de otros patses. Madrid,
1925. El autor Hega a decir que “el estado de la legislacién en Cuba es detesta.
ble”, pag. 7. Se reflere, sobre todo, a la gran complejidad.
PROLOGO XXXVIE

como “la manera més segura e irresponsable de distribuirse
los beneficios del poder” (1). ;

(1) En los gomienzos de la Republica, mientras cdur6é el predominio del pa-
triciado criollo, 1a dialéctica se establecié cntre el, partidg conservador (Meno.
cal) -y el _partido liberal (que triunfaré con Machado). Desde la revolucién de
1933° la proliferaci6n sera extraordinaria. En la actualidad s6lo cs posible go-.
bernar a base de coaliciones. Asi, Batista v Saladrigas gobernaron con la llama-
da “Goalicion democraticg-socialista”. lel “partido liberal, ABC., el partido de-
mocratico y el partido popular- -socialista. Frente a ella organiz6 Grau San Mar-
tin la _alianza republicana auténtica, que si bien tuvo minoria en lag Céamaras,
en 1944, pudo lograr en 1946 ‘mayorfiapor‘el apoyo que recibid: desde la Pre-
sidenci#. Este partido revolucionario cubano , (auténtico) se mantuvo hasta los re-
cientes sucesos en’ el Poder con Ja alianza del partido liberal _y_los ;_pequefios’ par-
tidos Trepublicano y cubano, el partido - nacional cuvano; ‘ele. “Apoyaba al ‘Presidente
“Prio, y' se disponia a presentar como candidato a Carlos Hevia. A su vez, el ex
_Presidente_Grau_e: estaba_en la oposicié6n con, ‘el. partido de. la “cubanidad”, :y¥. Ao
mismo el también ex, Presidente Batista, -- con. el de “accion. unitaria”, que se
“suponta que intentarta lograr’ el apoyo electoral del partido soclalista, popular (a
no ser que éste decidiese presentar ‘a “su propio Ider, el Si Marinello). “En otra
‘direcci6n operaba el partido del Pueblo Cubano. (ortedoxo), fundado en 1947 por
el famoso senador Chibas, que se suicidé el pas sado, afio, habiéndole sucedido en
el liderazgo el Dr, Roberto ‘Agramonte., os

Esta instanténea fugaz sdlo. pretende dar una vaga idea’de la gran comple-
jidad del sistema cubano de.partidos. y ae

La situacién ha sido radicalmente allerada por cl golpe de Estado del ex Pre-
-sidentc. General Batista..Al parecer, la incierta politica del Presidente. Prig habia
producido inquietud, y el movimiento ha sido oportuno y acorde con fa tenden-
cia norteamericana de! momento de _propiciar -gobicrnos fuertes, que limiten la’
accion de los grupos revolucionarios en Si aon Tage CRDIORIVE vitalmente . es--
“watégiea ‘como es el Caribe. Tal parece ser también el punto de vista de muchos
‘conser vadores cubanos.

La Carrera de7 Batista es caracteristica. Ingresé en el Ejército en 1921; siendo
sargento mecandgrafo, la revolucién de 1933 le convirtié en arbitro de una si-
~niaqcion confusa; ‘ascendido a Coronel, fué Jefe del Ejército de 1933 a 1939, mien-
tras los Gobiernos y Jas Constituctones se’ sucedian rdpidamente. Fué elegido -Pre-
sidente en 1940, y promovido a General en 4941. Terminado su mandato presiden-
cial en_ 1944, no hizo uso de los recursos de su poder para hacer triunfar .a su
candidato, y dejé triunfar a la oposicién. Viajé por toda América en 1944-1947.
Regresé a Cuba, y logré una gran victoria electoral al ser designado senador por
Las_Villas, que los. auténticos crefan controlar. Funds el Partido de Acci6n Unita-
ria (P. A. U.), relvindica su obra de gobierno, y luché en las maniobras electo:
rales pata las‘ elecciones del préximo julio.. Su proyectada alianza con el alcaide
de La Habana, Nicolas Castellanos, fracasé por la decisién final de éste de seguir
con dos “auténticos”,, mientras que el £x Presidente Grau San Martin se disponia
a la reconciliacién con Prio Socarras. Esto parecia asegurar ef ‘triunfo del candi-
dato gubernamental, que contaba con el apoyo. sindieal, y un cierto prestigio Pets
sonal por la labor realizada al frente del Instituto de Fomento. ,”

EI General Batista ha suspendido las sesiones del ‘Congreso, aplazado jlas elec-
ciones y formado un Gobierno provisional en el que figuran destacadas flguras
XAXAVITI MANUEL FRAGA IRIBARNE

E) Ello ha conducido a Cuba en forma distinta de la ma-
yoria de los otros paises iberoamericanos a un sistema de tipo
arlamentario o similar_en_vez_de tipico—patron presidencia-
lista (1). Esta es la verdadera razén: el pluripartidismo y no
"los precedentes monarquicos _ espanoles—del_s: SiglO—XIX,. como
. quiere-Stockes 0 los revolucionarios del tipo de la -Constita-~
~“Gién—de~-Gudimaro, (2). Ya ciertas disposiciones de la Consti-
tucion de 1901 daban alguna base, pero fué en la Constitu-
yente de los afios 1927-1928 cuando se hizo una amplia dis-
cusion del problema. Por fin, en 1940, por obra principal-
mente del gran jurista_Dr. José Manuel C Cortina, presidente de
la comisién que prepard el proyecto. constitucional, se esta-
blecié el sistema (3). Después de varias tentativas, los acon-
tecimientos politicos de 4942 demostraron que el sistema po-
dia funcionar, pero sdélo dentro de ciertos limites. De hecho

el sistema parlamentario funciona ,¢ teoria...

F) En ‘realidad; un andlisis funcional debe reconocer ei
gran predominio del Presidente. El primer Ministro no tiene
ningun poder especial; es una figura decorativa, escasamente
un “primus | inter pares”. Por otra parte, el Congreso puede
hacer dimitir a an it Ministro, pero sin ningun resultado prac-
tico. El afio 1947 se voté una mocién de censura contra ,el

a





(4) Ver WwW. S. Stockes: “Parlamentary government .in Latinamerica”, en
American Political Science Review, 1945. Por m4s que el sistema parlamentario
se ha ensayado en Chile, Brasil y Bolivia y, en menor grado, en Haiti y Hon-
duras, existiendo algunos atisbos de él en Uruguay y Pert y su sombra lejana
en-Costa Rica, Méjico y Panama, sigue en ple la aflrmacién de: Mirkine-Guetzévitz:
“Es la excepclén de América”. (Esta excepcidn se llama Canada.)

(2) En realidad, como dice Elias Entralgo en La insurreccién de los diez
afios, Habana, 1950, aquella Camara dé esentantes de Gudimaro, cuyos miem-
bros eran “irresponsables” y que de ‘hecho demostr6 una tendencia abusiva de
su poder (pag. 29), mas bien apuntaba a un sistema convencional

(3) Las reformas de 1935, que tuvieron escasa vigencila en la prdactica, crea-
ron ya un claro precedente, y lo mismo los proyectos Gutiérrez (1936) y Sdén-
chez Ocejo (1938). De los 15 partidos que hicieron campafia para la Constitu-
yente de 1940, solamente dos (el partido revolucionario cubano auténtico y el
partido social-demécrata) apoyaban el parlamentarismo, pero el primero con-
taba con 44 de los 81 delegados, vy la Mera presencia de tantos partidos lo acon-
sejaba. Cfr. Stockes, o. c¢.
PROLOGO’ ~- AXXIN

Ministro de Educacién:a las cinco de una. tarde; a las ocho
habia dimitido el Ministro, pero a las once era de nuevo miem-
ro gs cee pe tel tena el Presidente Minis-,
inisiatien legislativa, ‘tipica del sistema, sin perjuicio de lo
“cual son frecuentisimas las: delegaciones de las Camaras para
legislar por decreto. Poco después de entrar en vigor la Cons-
titucién vigente estallé6 la segunda guerra mundial y el Pre-
sidente Batista recibid poderes amplisimos. El] sistema ha con-
tinuado: asi, en el -afio 1946 el Congreso aprobé una veintena
de leyes, frente a unos 3.000 decretos del Ejecutivo.
? Gy Tal vez por esto se explica la inusitada_ extension y_
_ detalle de la vigente Constitucion _cubana, _con_mas mas ¢ de 9.000.
palabras, que en muchas de-sus ‘partes | desciende “hasta la le-
gislacién ordinaria; por no decir a la réglamentacién admi-
nistrativa pura. y- simple, como cuando, verbigraciai (por ..si-
acaso), regula el sueldo de jos maestros de ‘primera ensefianza.
Y nétese que én Cuba (qué tamibién se ‘diferencia en-estd de-
Ja mayoria de: los paises iberoamericanos) - el sistema’ del. de-
recho publico- admite, al lado -de Ja’ Constitucién: propiamente,
dicha, la existencia.de.leyes complementarias | ‘constilucionales, _
como, por ejeniplo, la de 25° de octubre. de 1946, sobre: vela-
clones entre-los Guerpos colegisladores..:. 9: - Fg 3
Entre estas “otasse~podria—deseribir un cuadro’ poles
leno de vida,muy. Jatino y muy: hispdnico, cuyas mismas
sombras resultan-muichas veces de la luz excesiva: que pro-
yecta un sol tropical lleno de vitalidad y potencia germinativa:
No hay duda de que Jos tiempos peore $ “quedan ya a retaguar-
tia; que _con_la enmienda Platt _derogadany-una politica finan-
ciera mas correcta. por parte “del buen vecino sé ha” Producido
un importante saneamiento de la infraestructura econdémico-
social; de que una inquietud por la justicia social, por encima __,
de desviaciones. ultraizquierdistas, la méjorado ‘muchas de las
perspectivas de una politica antes egoista y sin preocupacidn

or la_suerte de las masas; de que una de Jas mas brillantes


XL MANUEL FRAGA IRIBARNE

‘élites” intelectuales de Hispanoaméricana en linea de com-
hate désde la protesta de los 13.(1), y la reforma universitaria
de 1923 plantea con progresivo rigor una estructuracién mas
exigente. y mas justa. Es lo cierto que desde 1930, y desde
luego desde 1933, Cuba entra en un ciclo nuevo, que aun no
ha agotado todas sus posibilidades, y ello no sdlo en lo poli-
tico, sino,en todas las demas manifestaciones: sociales y cul-
turales (2).

‘Los hechos. apuntados explican sopradamente la cinemato-
grafica movilidad de los textos constilucionales, que en medio
“siglo de independéncia Henan el grueso volumen Con ~que-hey
se enriquece esta coleccion. de Jas Constituciones de ‘Hispano.
américa, — ee ee Oe a ee

El interés sntninisece de la-obra por la trascendencia de los
temas que aborda y la importante documentacién que .sumi-
nistra, viene extraordinariamente potenciado por la autoridad
de su: realizador; el: Dr. Andrés Maria Lazcano y Mazén, uno
de los mas distinguidos juristas cubanos que figura entre los
mas relevantes especialistas del Derecho publico:.en Hispano-
ameérica. El Dr. Lazeano Mazon ingreso en la carrera judicial
por oposicién el 3 de noviembre de 1919. Ha sido. sucesiva-
mente juez municipal de Mariel, juez municipal de segunda
clase de Guanajai, juez municipal de primera clase de La Ha-
bana, juez de primera instancia e instruccién de la isla de Pi--
nos y sucesivamente de Bejucal y Guanajai; finalmente, ma-
gistrado de Sala de lo Civil en la Audiencia de La Habana
durante diez afios. Desde el 5 de febrero de 1944, en virtud de



(1) Que, como dice Martinez Villena, dié “una formula de sancién social y
actividad revolucionaria a los intelectuales cubanos”. El liderazgo espiritual de
Varona fué decisivo en esta generacion, qué desde 1927 inicia la ofensiva con-

_-tra_la_-dictadura—machadista:—

(2) Asi, dice Juan Fernandez Castell6, en su Desarrollo actual de la pintura
en Cuba, que “en el lapso que va desde 1930 hasta nuestros dias, podemos afir-
mar que se ha dado el més grande salto que jamas haya presenciado nuestra
historia”. (“Cuadernos Hispanoamericanos”, num. 13, 1930, pag. 136.)

El machadismo encarné, en efecto, todo un sistema, en parte ya unificads,
contra el que todo fué revolucién por antonomasia.
PROLOGO XLI

concurso de méritos, es presidente de Sala de la Audiencia’ de
La Habana. Ha desempenado dentro de su carrera judicial
importantes puestos de inspeccién y en materia electoral. Pe-
viodista eminente, ha colaborado y colabora en los mds impor-
tantes periddicos cubanos, y singularmente en el Diario de
la Marina, habiendo sido redactor de La Noche, Cuba, ‘Heraldo
de Cuba, Avisador Comercial, La Tarde y Cuba Ilustrada. Es
miembro de la Academia Cubana de Altos Estudios Juridicos,
de la Sociedad de Estudios Constitucionales, de la Sociedad
Cubana de Derecho Internacional y de la Union Democratica
Interamericana. Es asimismo miembro litular del Instituto de
Cultura Hispdnica. Posee la Encomienda de la Orden del Mé-
rito Nacional “Carlos Manuel de Céspedes” y la Medalla de
Oro, por mas de treinta afios de servicios como funcionario
judicial con historial inmaculado.

Sus ome sobre Derecho Conatitactonal(() 2 otras ramas
juridicas/2 ®) son numerosas e importantes particular, su
comp! cee Las Constituctones de América (sobre la que
emitieron halagiiefios juicios Mirkine-Guetzevitch, Sanchez de
Bustamante, Georges Jastin, Carlos R. Desmarads, Manuel Agus-
tin Aguirre, Victor F. Goytia, Marcos Julio Zeledén y otros)
es sin duda una de las mas importantes compilaciones en esta

(t) Constitucién de Cuba con los debates de la Asamblea Constituyente d2
1940, 3 vols. (de 723, 758 y 927 pdginas, respectivamente); Constituciones Poltti-
cas de América, 2 vols. de 587 y 558 pdginas, respectivamente; Diccionario de la
Constituci6n da Cuba de 1940; Ley del Tribunal de Garanttas Constitucionales y
Sociales; El “Habeas Corpus” constitucional; Armonia constitucional del Nuevo
Mundo; Guia pridctica del Cédigo electoral, y el actual volumen Las Constitucio-
nes de Cuba.

(2) El juicio oral; Ley orgdnica del Poder judicial; Apéndice a la ley orgd-
nica del Poder judicial; Comentarios al divorcio vineular, 2 ed.; Ley de funcio-
narios y empleados del Estado, la Provincia y los Municipios, 2 ed,; Servicios
publicos de acueductos; Legislacién civil especial, 2 vols.; Ley del Timbre na-
cional; Ley de Accidentes del trabajo; Acuerdos de la sala de gobierno del
Tribunal Supremo, 2 vols.; La justicia y su admintstracién; Ley de los contratos
de refaccién agrtcola; Ley de pensiones de veteranos; Recurso de amparo en ‘a
posesién; Expropiaciones forzosas, etc,
XLIT MANUEL FRAGA IRIBARNE

materia, y sus trabajos sobre Derecho constitucional cubano
figuran entre los mas completos y autorizados.

Nadie, pues, mejor para presentarnos este diligente y sen-
tido estudio de la evolucién constitucional cubana, y en par-
ticular de los textos hoy vigentes. :

M. Fraca IRIBARNE

Marzo 1952.

”
ESTUDIO PRELIMINAR

A

LAS CONSTITUCIONES DE CUBA
A la memoria de mis padres:

A vosolros: Dr. Antonio Maria Lazcano y Larron-
do y dofia Maria de las Mercedes Mazén y No-
rofia, que me habéis dado el ser y guiado por la
senda de la vida, con honestidad y hombria
de bien, os dedico esta obra, coma homenaje
péstumo @ vuestra memoria.

, AnprRES M.3 Lazcano y Mazo6n

La Habana. Cuba. 19514.
Hasta los expositores de Derecho constitucional suelen con-
fundir la Constitucién Politica de un pueblo, que es un ‘hecho
real_—evidenciado por la presencia del poder coactivo, y por 1a
existencia fisica de sus é6rganos, de sus magistraturas y de sus
corporaciones—, con el documento declaratorio de ese hecho
expedido por una Asamblea Constituyente. En otras palabras,
no es frecuente distinguir entre la proclama escrita, sujeta
al proceso de sancién y promulgacién, y 1a accién materia del
constituirse el pueblo en Naciédn y organizarse la Nacién en
Estado. En este sentido, puede afirmarse que la redaccién de
una Carta Fundamental, su discusi6n y aprobacién por ios
legisladores, es un acto consecuencial, una investidura ritual en
las transformaciones politicas, pero no es ja Constitucién
misma. ; :

Victor F. GOYTIA

Del libro El Liberalismo y la Constitucién.—Republica de
Panama, 1945.



La Ley Suprema de una Nacidn es la expresidn escrita de
lo que el pueblo ha llevado a ella en la formacién del Estado
Politico, en el territorio en que el] mismo desenvuelve sus ac--
tividades, como producto de su caracter, costumbres, raza, len-
gua y religién; por esto no puede ser impuesta. Es, como dice
Victor F. Goytia, lo resultante de Jo que el] pueblo ha resuelto
ya en cuanto a la manera de organizarse, garantizarse y gober-
narse; y el conjunto de todas las Cartas Estatales, que ha
tenido en el decursar de largos periodos de afios, es exponente
de los vaivenes que en su cardcter y demas se han operado
a través del tiempo, o de su firmeza, si se ha mantenido la
forma escogida al comenzar a figurar como nacién en el con-
cierto de Jos demas pueblos. :

Dr. Andrés Marta LAZCANO BOSCH
Abogado,
del Colegio de Abogados de La Habana.
HISTORIA POLITICA Y CONSTITUCIONAL
DE CUBA -

PARTE PRIMERA
PRELIMINAR

No se puede enjuiciar la historia politica constitucional de
la Isla de Cuba, hoy Republica de su nombre, sin antes refe-
rirse a la de Espafia, en cuanto se relaciona con aquélla: la
razOn es obvia. Fué descubierta por Cristédbal Coldn, por la
proteccién de los Reyes Catélicos, Don Fernando y Dojfia Isabel,
el 27 de octubre de 1492, concluyendo la soberania de la Me-
trépoli el primero de enero de 1899, en que se hizo cargo de la
gobernacién de Cuba el Gobierno de los Estados Unidos de
Norteamérica, con motivo del Tratado de Paz entre ambas na-
ciones, que puso término a la Guerra Hispanoamericana.

Desde luego, no pretendemos remontarnos a época. tan le-
jana para hacer la sintesis de la historia constitucional de Ia
Metrépoli en lo que concierne a Cuba, ni la misma existiéd
entonces, y si al comienzo del siglo XIX, aunque para referir-
nos a la primera Constitucién que rigié en Ja Isla, la de 1812,
que fué promulgada el 18 de marzo de este ultimo afio, y que
lleg6 a La Habana, en la goleta Cantabria, el 13 de julio del
mismo ano; recordemos que en los moiientos en que era con-
feccionada Espafia sufria las consecuencias de la era napo-
leénica, y, por ende, tener de Rey a José Bonaparte, hermano
de Napoleén I, impuesto por éste y prisionero dé Tos franceses
al Rey Fernando VII.

EY Rey José Bonaparte did a Espafia los Estatutos de Ba-
yona, de 6 de julio de 1808, que no Hegaron a regir. El pueblo
se levanté contra aquél, al que repudiaba.
2 ANDRES M.2 LAZCANO Y MAZON

La Junta Central convocé a Cortes Constituyentes en 22 de
mayo de 1809, sin que se celebraran, por haber quedado im-
practicable dicha medida al sustituirla una regencia encarga-
da del Gobierno de Ja Monarquia, en nombre de Fernando VII.
mientras durase su prisién. Tuvo su asiento esta regencia, pri-
mero, en Aranjuez, después, en Sevilla y en Cadiz, y convocé
a Cortes a la representacién nacional, dictando el Consejo de
Regencia, a nombre de Fernando VII, el Real decreto de 14 de
febrero de 1810, disponiendo que a las Cortes Extraordinarias
concurrieran diputados de los dominios espafioles en América
yen Asia, sin tener en cuenta fueros. La convocatoria culmin6
con la inauguracién de las Cortes de Cadiz, el 24 de septiem-
bre de 1810, en la isla de Leon.

’ El llamamiento a Cortes Constituyentes para estructurar la
Constitucién para el Estado espajiol fué hecho, como se ha
visto ya, a la Peninsula y sus dominios, teniendo como prin-
cipio la integridad territorial de Espafia, y también para darle
a la Nacién la organizacién politica resultante de Ja voluntad
nacional, representada por los diputados.

Por Cuba fueron elegidos diputados a Cortes en 1840, uno,
por el Ayuntamiento de La Habana, que lo era Andrés de Jéu-
regui, y otro por el Alyuntamiento de Santiago de Cuba, Juan
Bernardo O’Gavan. Dados los términos de las convocatorias, la
eleccién en ambos casos fué hecha por los regidores de los
Ayuntamientos que eran capitales de provincias.

_ A decir verdad, todos los acontecimientos narrados ante-
riormente, con otros ocurridos al finalizar el siglo XVIII, ha-
bian transformado el interés de los espafioles hacia un nuevo
sistema de gobierno. La abdicacién de Carlos IV, la prisién de
Fernando VII y la invasién. de Espafia por los franceses los
lanzé a la idea de que se constituyera un Estado constitu-
cional.

-En. Guba: fueron perseguidos los franceses, hubo saqueos
y motines. Fué ahorcado un emisario de José Bonaparte, que
venia con pliegos para las autoridades de la Colonia solici-
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 3

tando el reconocimiento del Rey extranjero. ‘De esta manera,
el Gobernador General de la Isla continud representando la
politica del Rey prisionero.

Ya en 1809 y 1810 habia habido en ‘Ta Isla de Cuba una
conspiracién separatista, la de D. Romén' de la Luz z Silveira y
el Dr. Joaquin Infante, autor del Proyecto de Constitucién. de,
‘su “apellido. == ee ar ee acne ene

Cuando se reunieron las Cortes en Cadiz se presenté un
proyecto suprimiendo el comercio de esclavos y la desapari-
cién de la esclavitud, no llegando a plasmar en Ley; pero ello
rio ne GGhiee para que se produjera en Cuba un estado de
alarma entre los esclavistas, que en seguida empezaron a ven-
der sus esclavos, lo que causé perjuicios a los negocios. Por
otra parte, la poblacién de color produjo agitaciones y las ne-
gradas de los ingenios produjeron sediciones, lo que aprove-
ché un negro libre, José Aponte, para sublevar a varias do-
taciones de ingenios. El movimiento fué frustrado después de
sangrientas luchas, y Aponte y sus partidarios fueron ahor-
cados. Estos hechos ocurrieron en marzo de 1842,

Conviene hacer resaltar que primero que tales hechos ci-
tados anteriormente se habian producido otros en el mundo,
que a medida que transcurre el tiempo se agigantan a los ojos
de la Historia, y que tuvieron su influencia en la Constitucion
de 19 de marzo de 1812: la Independencia de los Estados Uni-
dos de Norteamérica y la Revolucion Francesa.

Esbozados ya los hechos salientes del momento histérico
politico que se vivia en los instantes narrados, vamos a ocu-
parnos en primer lugar de la Constitucién de 1812, en lo que
concierne a lo3 cubanos. :

CO reueea politica de Espatia, de 19 de marzo de 1812.—
Antes de hacer una exégesis de la misma traeremos como an-
tecedente al estudio que se va a realizar, que en el afio de 1800,
o sea al comenzar el siglo XIX, gobernaba a la Isla de Cuba
don Salvador de Muro Salazar, Marqués de Someruelos, que
4. ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

desde 1799 ocupaba dicho cargo y lo mantuvo hasta el afio
de 1842. Su nombramiento fué debido a estimar el Gobierno
de la Metropoli que era inminente una guerra con los Estados
Unidos de Norteamérica. Al ocupar su empleo reforzé las de-
fensas de las costas y Jas milicias, las primeras, para repeler
los alaques de los buques ingleses, en primer término, y de
cualquier otra nacién, y las segundas, para imponer la sobe-
rania de la Metroépoli.

El Marqués de Someruelos trat6 por todos los medios de
mantener el comercio con los extranjeros que no estaban en
guerra con Espafia—Inglaterra si estuvo en guerra, primero,
hasta 1801, y después, desde 1803 hasta el 1808—, haciendo asi
bueno el cese de la mediatizacién econémica a que estuvo so-
metida la Isla.

En la guerra qug mantenian Espafia y Francia con Inglate-
rra, a partir de 1803 Cuba ayudo a los franceses de Haiti a
combatir contra los esclavos, que se habian declarado inde-
pendientes, y contra sus adversarios los ingleses, los cuales,
con sus buques, hicieron mucho dafio al comercio cubano.

Poco a poco Cuba habia ido logrando el mejoramiento de
su agricultura, de su riqueza y de su cultura, y los cubanos, se-
gun se-ha dicho anteriormente, se fueron interesando en as
cosas politicas y enviaron sus dos primeros diputados a las
Cortes de Cadiz. *

Las luchas entre esclavistas y antiesclavistas estaban en
lodo, su apogeo.

_ En otro aspecto, se vera cémo en este siglo XIX las activi-
dades politicas de los cubanos han de canalizarse en tres for-
mas: conspiraciones para la independencia, mantenimiento de
ideas anexionistas en favor de los Estados Unidos de Norte-
américa. y autonomismo; puntos éstos basados en luchas de

intereses v también de pasiones.

No se ha de tratar aqui sobre el ambiente politico existente
en la Isla de Cuba durante el gobierno del Marqués de Some-
ruelos, ni de la Junta Superior de Gobierno que tuvo el prop6-
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 5

sito de establecer en la colonia para que proveyera todo to
conducente a la politica civil, y Jo cual fracasé, debido prin-
cipalmente a la oposicién de las personas que ocupaban altos
cargos y de aquellas que temian la pérdida del mercado co-
mercial cubano y a los agricultores. Si diremos que a Some-
ruelos lo sustituyé el Gobernador Juan Luis de Apodaca,
en 1812, y que es entonces cuando empieza a regir en Cuba !a
Constitucién de las Cortes de Cadiz, de 1812.

La Ley Fundamental de la Monarquia Espanola signified
progresos en derechos para todos los sttbditos de los dominios
de Espafia y, por ende, para los de la Isla de Cuba, y en cuya
elaboracién intervinieron dos diputados cubanos.

Exégesis de esta superley. Contiene parte dogimatica, or-
ganica y clausula de reforma.

Caracteristicas. — Esta Constitucién es escrita; codificada,
porque consta de un solo cuerpo, compuesto de diez titulos y
trescientos ochenta y cuatro articulos; es libre, porque fué
elaborada por las Cortes generales y extraordinarias de la na-
cién, integrada por los diputados representantes del pueblo;
es integra, porque, como se ha expuesto, contiene pronuncia-
mientos sobre derechos humanos, organiza el gobierno de la
Nacién y contiene clausulas expresivas de cémo puede va-
riarse 0 modificarse; y es rigida, porque, conforme a su ar-
ticulo 375, no puede ser alterada, adicionada ni reformada en
ninguno de sus articulos hasta pasados ocho afios de su vi-
gencia, para lo que es preciso—art. 376—que la Diputacidén
que haya de decretarla definitivamente venga autorizada con
poderes especiales para este objeto, y que se cumplan los de-
mas preceptos del Titulo X.

Dogmdtica constituciontil—E] individuo es sujeto de cier-
tos derechos en la Constitucién, la que recoge parte de los
principios proclamados por los franceses: se le reconoce en
ella—art. 371—la libertad de escribir, de imprimir y de pu-
blicar sus ideas politicas sin necesidad de licencia, revisién 0
aprobacion alguna anterior a la publicacién, bajo las restric-
6. ANDRES M.? LAZCANO Y MAZON

ciones y responsabilidad que establezcan las leyes; el derecho
de reclamar de las Cortes y del Rey; la observancia de la Ley
Fundaniental—art. 373—, pronuncidndose en el sentido—ar-
ticulo 6.°—que el amor a Ja Patria es una de las principales
obligaciones de todos, y el ser justos y benéficos.
. Se prohibe que a los espanoles (cubanos) los juzgue en cau-
' sa civil o criminal ninguna Comision, y si los Tribunales com-
petentes establecidos con anterioridad por la Ley—art. 247—,
no pudiendo privarseles del derecho de terminar sus diferen-
cias por jueces arbitros elegidos por ambas partes—art. 280--,
ni ser presos sin que preceda informacién sumaria del hecho
por el que merezcan, segun la ley, ser castigados con pena cor-
poral, y asimismo un mandamiento del Juez por escrito, el
que se le notificaraé en el acto mismo de la prisién—art. 287-—.
Todo arrestado, antes de ser puesto en prisién ha de ser pre-
sentado al Juez, siempre que no haya cosa que Io estorbe, para
que le reciba declaracién; y si esto no pudiera hacerse se le
conducira a la carce] en calidad de detenido y el Juez le reci-
biré declaracién dentro de veinticuatro horas—art. 290—, sin
exigirle juramento—art. 291—, teniendo que dictar auto mo-
tivado para que el arrestado permanezca en la carcel—articu-
lo 293—, del que se le entregara copia al Alcaide para que lo
inserte en el libro de presos, sin cuyo requisito no sera admi-
tido, bajo la mas estrecha responsabilidad. No pudiendo tam-
poco ser llevado a la carcel el que dé fianza en Jos casos en
que la ley no prohiba que se admita—art. 295—, debiendo po-
nerse en conocimiento del tratado como reo Ja causa de su
prisién y el nombre de su acusador, si lo tuviere—art. 300—.

Prohibe la Ley Suprema que se examina, el uso del tor-
mento y de los apremios—art. 304—, el extender la sancién a
la familia del que la sufre—art. 305--, ya que ésta ha de con-
traerse al que la merecié.

Tutela el domicilio, el que no puede ser allanado sino en
los casos determinados por la ley—art. 306—.

Los derechos de reunién y asociacién estén omitidos del
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 7

texto constitucional, y el de peticién no es amplio. No men-
ciona las garantias de libre circulacién, de asilo, de libre cam-
bio de domicilio, la igualdad de derecho ni la libertad de pro-
fesién.

Ademas, aunque ya constitucionalmente el individuo tiene
su personalidad tutelada frente al poder absoluto, a éste se le
prohibe tener religién distinta a la del Estado, que es la caté-
lica, apostdlica y romana.

No obstante lo dicho, la Constitucién de las Cortes de Ca-
diz, de 1812, constituye un progreso del individualismo contra
el absolutismo..

Organica constitucional—Comprende las bases en que se
organiza el Gobierno en la Constitucién que se estudia.

Base primera—FE1 Gobierno es hereditario, de clases y tam-
bién representativo, limitado y mondarquico.

Es hereditario porque sdlo se sucede en el trono—art. 174—
perpetuamente en el orden regular de progenitura y represen-
tacién entre los descendientes legitimos, varones y hembras,
siempre que sean habidos en constante matrimonio—art. 175—,
prefiriéndose en el mismo grado y linea los varones a las hem-
bras, y siempre el mayor al menor; pero las hembras de me-
jor linea o mejor grado en la misma linea, prefieren a los va-
rones de linea o grado superior—art. 176—.

El hijo o hija del primogénito del Rey, en caso de morir
su padre sin haber entrado en la sucesién del Reino, prefiere
a los tios, y sucede inmediatamente al abuelo por derecho de
representacion.

Mientras no se extingue la lined en que esta radicada la
sucesién no entra la inmediata—art. 178—. _

Establece que el Rey de las Espafias es el.Sefior Don Fer-
nando VII de Borbon, que actualmente reina, y que a falta del
mismo—art. 180—sucederaén sus descendientes legitimos, asi
varones como hembras. A falta de éstos sucederdn sus her-
manos y tios, hermanos de su padre, asi varones como hem-
bras, y los descendientes legitimos de éstos, por el orden que
8 ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

queda prevenido, guardando en todos el derecho de represen-
tacién y la preferencia de las lineas anteriores a las poste-
riores.

Da poderes a las Cortes—art. 181—para excluir de la su-
cesién aquellas personas que sean incapaces para gobernar o
hayan hecho cosas porque merezcan perder la corona.

Es también representativo porque estatuye la eleccidn de
los diputados a Cortes—art. 34a través de Juntas Electora-
les de Parroquia, de partido y de provincia, integradas las pri-
meras por todos los ciudadanos avecindados y residentes en
el territorio de la Parroquia respéctiva, entre los que se com-
prenden los eclesidsticos seculares; las segundas—art. 59—,
compuestas de los electores parroquiales congregados en la ca-
beza de cada partido, a fin de nombrar elector a electores que
han de concurrir a la capital de la provincia para elegir ‘os
diputados de Cortes, y las terceras—art. 78—, Juntas electora-
les de provincias, compuestas de los electores de todos los par-
tidos de ella que se congregan en la capital para nombrar los
diputados que les correspondan para asistir a las Cortes como
representantes de la Nacidn.

Es limitado el Gobierno porque este desenvuelve sus atribu-
ciones dentro del radio de accién constitucional de garantias
a individuos que tiene necesidad de mantener y respetar; v

Es monarquico porque el-Poder Ejecutivo tiene a su frente
el Rey, en cuya designacién no interviene el pueblo, sino el
hecho natural del nacimiento: el hijo primero del Rey, sera
el Rey, y en su defecto, las personas mencionadas al tratar
del gobierno hereditario (Capitulo II del Titulo IV).

Base segunda.—tEs en cierto modo centralizado el gobier-
no, porque si bien las Diputaciones provinciales y Ayunta-
mientos se desenvuelven con determinada autonomia, estan
aquéllas presididas por un Jefe Superior que nombra el Rey
y que es quien la preside, teniendo facultades dicho soberano
para suspender a los vocales de las referidas Diputaciones
—art. 336—, de lo cual debera dar cuenta a las Cortes, estan-
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 9

do a su vez los Ayuntamientos bajo la inspeccidén de tales Di-
putaciones, a las que deben rendir cuentas de los caudales piti-
blicos que hayan recaudado. En otros aspectos, tienen que ob-
tener permiso de las Cortes las Diputaciones para obtener los
arbilrios para ejecucién de obras ptblicas provinciales, y
cuando usen de los arbitrios han de darle cuenta para su
aprobacién; han de dar cuenta también al Gobierno de los
abusos que noten en la administraciédn de las rentas publicas
y de Jas infracciones de la Constitucién que noten en la pro-
vincia, debiendo los Ayuntamientos formar las ordenanzas
municipales y presentarlas a las Cortes para su aprobacién
por medio de la Diputacién provincial.

' Base tercera.—E] sistema de gobierno, en cuanto al Poder
Legislativo (las Cortes), las Diputaciones: Provinciales y los
Ayuntamientos, es en parte electivo, ya que la superley esta-
blece ei sufragio para elegir a los individuos que han de.dar
vida a dichos é6rganos, sin que obste al criterio que se mantie-
ne el hecho de que el Poder Ejecutivo (el Rey) no ocupe ei
cargo mediante el sufragio y si por herencia de familia.

Base cuarta.—E] Gobierno es coordinado porque la Carta
Estatal de 1812 confiere al Rey y a las Cortes facultades pro-
pias relacionadas entre si—arts. 131, 142, 144 y 171—, y
otras, y también en lo que respecta al gobierno de las Provin-
cias y de los Ayuntamientos, que ciertas cuestiones tienen que
somieterlas a la aprobacidén de las Cortes, siendo el Rey quien
nombra al Jefe Superior de la Diputacién Provincial y quien
puede separar a sus vocales, dando cuenta a las Cortes.

Estructuracién politica de Cuba en la Constitucién de 1812.
Si se tiene en cuenta que las Cortes son la reunién de todos los
diputados que representan a la Nacién, elegidos por los ciuda-
danos—art. 27—, sobre la base de que la representacién na-
cional es la misma en ambos hemisferios—art. 28—, compues-
ta de los naturales que por ambas lineas sean originarios de
espanoles y de aquellos que hayan obtenido cartas de ciudada-
nia, como también de los comprendidos en el articulo 24—ar-
40 ANDRES M.® LAZCANO Y MAZON

ticulo 29—, conforme a los censos de poblacién—art. 30—, a
razon de un diputado por cada 60.000 almas, en los términos
referidos en los articulos 32 y 33, se llega a la conclusién que
lag Cortes son la expresién de la voluntad nacional.

Los departamentos provinciales de Cuba: oriental, central
y occidental, pasaron a estar gobernados por Diputaciones pro-
vinciales para propender a su prosperidad, y presididas por
un Jefe Superior, nombrado por el Rey; cada Diputacién que-
do integrada—art. 326—de este modo: .un Presidente, un in-
tendente y siete individuos elegidos en la forma dispuesta en
la Constitucién renovandose cada dos afios, por mitades, ele-
gidos por los electores de partido al otro dia de haber nom-
brado a los diputados a Cortes, no permitiéndose la reeleccidn
inmediata, sino pasado un periodo de la primera eleccion, cuya.
Diputacién nombra a su secretario, y celebrara cada ano no-
venta dias de sesiones. , ;

Toca a las Diputaciones provinciales: intervenir y aprobar
el repartimiento hecho a los pueblos de las contribuciones que
hubieren cabido a la provincia; velar sobre la buena inver-
sidn de los fondos publicos de los pueblos y examinar sus
cuentas, para que con su visto bueno recaiga aprobacién su-
perior; cuidar de que se establezcan Ayuntamientos donde co-
rresponda los haya, conforme al articulo 310; si se ofrecieren
obras nuevas de utilidad comun de la provincia, o la repara-
cidn de las antiguas, proponer al Gobierno los arbitrios que
crean mas convenientes para su ejecucién, a fin de obtener
el correspondiente permiso de las Cortes. En Ultramar, si la
urgencia no permitiese esperar, podra la Diputacién, con ex-
preso asenso del Jefe de la Provincia, usar desde luego de
los arbitrios, dando cuenta al Gobierno para la aprobacién
de las Cortes; nombrara depositario para la recaudacién de
los arbitrios; promueven la educacién de la juventud; dan
cuenta al Gobierno de los abusos que noten en la administra-
ciédn de las rentas publicas; fomentardn la agricultura, la in-
dustria y el comercio, protegiendo a los inventores; formardn
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 44

el censo y. la estadistica de la provincia; cuidar de. que los
establecimientos piadosos de beneficencia lMenen su objeto,
proponiendo las reglas que estimen.conducentes; dar parte a
las Cortes de las infracciones de la Constitucién que noten en
la provincia.

Para el gobierno interior de los pueblos se dispuso que
habria Alcalde o Alcaldes, los regidores y el procurador sin-
dico, presididos por el Jefe Politico, donde lo hubiere, y en su
defecto, por el Alcalde o el primero nombrado entre éstos, si
hubiere dos; que se pusiera Ayuntamientos en los pueblos que
no le tengan y en que convenga le haya, no pudiendo dejar
de haberle en los que por si 0 con su comarca Jileguen a mil
almas, sefialandose Término correspondiente; nombrandose los
Alealdes, regidores y procuradores sindicos por eleccién en los
pueblos, eligiéndoseles, a pluralidad de votos, con proporcién
a su vecindario; el Alcalde o Alcaldes se mudaran todos !os
afios, los regidores, por mitad cada afio, y lo mismo los procu-
radores. ~

A los Ayuntamientos les corresponde: la policia de salu-
bridad y comodidad; auxiliar al Alcalde en todo lo que perte-
nezca a la seguridad de las personas y bienes de los vecinos
y a la conservacion del orden publico; la administracién e in-
versidn de los caudales de propios y arbitrios, conforme a las
leyes y reglamientos; hacer el repartimiento y recaudacién de
las contribuciones y remitirlas a la Tesoreria respectiva; cui-
dar de todas las escuelas de primeras letras y de los demas
establecimientos de educacién; de los hospitales, hospicios, ca-
sas de expdsitos y demas establecimientos de beneficencia, bajo
las reglas que se prescriban; cuidar de la construccidn o repa-
racién de los caminos, calzadas, puentes y carceles; de los mon-
tes y plantios del comtn y de todas las obras publicas de nece-
sidad, utilidad y ornato; formar las ordenanzas municipales del
pueblo y presentarlas a las Cortes para su aprobacién por medio
de la Diputacién provincial, que las acompafiara con su infor-
me; y promover la agricultura, la. industria y el comercio.
142 ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

La organizacién institucional, en lo que respecta al Capi-
tan General de la Isla de Cuba, permanecid sin alterar. Este
titulo lo ostentan los Gobernadores generales desde el 1601;
pero se contrae al de La Habana. Habia dos gobiernos: uno
en La, Habana, que pertenecia al citado, y otro en Santiago de
Cuba. Eran Tenientes Gobernadores los de Trinidad, Nueva
Filipina (Pinar del Rio) y Santiago de Cuba. Existian capita-
nes de partido y cabos de ronda.

La Isla de Cuba recibid ademas el beneficio de tener sus
diputados en las Cortes de Espana. En 1813 fueron clegidos
diputados Francisco de Arango y Parrefio, Pedro de Santa
Cruz y José Varona, por La Habana, Santiago de Guba y, Puer-
to Principe (hoy Camagiiey); y en 1814 resultaron electos Juan
Bautista Armenteros, el Obispo de Espada y Juan Montalvo y
del Castillo, los que no pudieron tomar posesion de sus cargos
por haberse abolido la Constitucidn de 1812, en dicho afo,
por el] Rey Fernando VII.

Puede afirmarse que la eleccién de diputados a Cortes por
Cuba sufrié las consecuencias de la ignorancia de los que te-
nian derecho al voto, de las distancias en relacién con los me-
dios de comunicaciones entre un extremo y otro de la Isla v
la carencia de un censo electoral efectivo.

En lo que respecta a Ja Administracién de Justicia, por el
Titulo V de la Constitucion fué confiada exclusivamente a ios
Tribunales, sustrayéndola asi de la jurisdiccién militar, y es-
tableciendo en los negocios comunes, civiles y criminales, un
solo fuero para toda clase de persona, reservando para los
eclesiasticos el fuero del Estado—art. 248—, y a los militares
el suyo, en los términos que previene la ordenanza.

Regul6 las condiciones exigidas para ser magistrado o juez
—art. 251—, reconociéndoles inamovilidad, sean temporales o
perpetuos—art. 252—; dispone se administre la justicia en
nombre del Rey—art. 257—y se relacionan sus facultades—ar-
ticulo 261—.

Respecto de las Audiencias, se les dié comipetencia para co-
LAS CONSTITUCIONES DE’ CUBA: 43

nocer de todas las causas civiles de los Juzgados inferiores de
su demarcacién, en segunda y tercera instancia, y lo mismo
de las criminales y separacién de jueces—art. 263—, corres-
pondiéndoles a las Audiencias de Ultramar, también, el cono-
cer de los recursos de nulidad—art. 268—.

Establece partidos proporcionalmente iguales y en cada
cabeza de partido un juez de letras con. un Juzgado corres-
pondiente—art. 273—, limitandose sus facultades a lo con-
tencioso y disponiendo que las leyes determinen las demas
que han de corresponderles en la capital y pueblos de su par-
tido—art. 274—.

La Constitucién de 1812 produjo beneplacitos para algunos
y para otros no. Los funcionarios coloniales, con los comer:
ciantes y los que sustentaban la monopolizacién, formaron
una clase econdmica frente a los propietarios, que querian que
las tierras, ganaderias y productos del suelo se vendieran li-
bremente para obtener mejores precios. Ambas clases repre-
sentaban tendencias politicas contrarias. —

La libertad de imprenta dié importancia a discusiones po-
liticas publicas y a criticas a las autoridades por sus actos.

La Constitucién de 1812 tiene clausula de reforma.

La vida politica de Cuba puede decirse que comenzé a te-
ner mayor interés desde su nueva vida constitucional, inicia-
da en 1812; pero poco tiempo pudieron disfrutar de la misma
los cubanos, ya que el Rey Don Fernando VII, al regresar a
Espafa en 1814, después de ‘ser puesto en libertad por Napo-
leén Bonarparte, dicté y promulgé el 4 de mayo de 1814 un
Decreto aboliendo la Constitucién de 1812.

Ese acto del Rey Fernando VII dio lugar al establecimiento
del poder absoluto y a que, como consecuencia de ello, se és-
tableciera la censura. Los Decretos sobre cese de la Constitu-
cidn y medidas ‘subsiguientes se publicaron, el 25 de julio
de 1815, en el Diario Extraordinario del Gobierno.

EI] Comandante del segundo batallén del Regimiento de
Asturias, Rafael del Riego, con sus tropas sublevadas; obligé
14 ANDRES M." LAZCANO Y MAZON

al Rey Fernando VII a dictar el Real Decreto de 7 de marzo
de 1820 y a jurar de nuevo la Constitucién de 1812, la que
quedo otra vez en vigor. ,

El Gobernador Juan M. de Cagigal, a quien se le comunicéd
oficialmente por la Metrépoli el restablecimiento de la Consti-
tucién de 1812, se negé a jurarla; pero el pueblo, que queria
rigiera el estado constitucional, lo expresd asi, y las tropas
espafiolas, recogiendo su clamor, la proclamaron e hicieron
que dicho Gobernador prestara juramento a Ja misma. Las
tropas se calmaron y en la Isla de Cuba se volvieron a vivir
dias de paz al amparo del régimen constitucional; pero esto
no impidié que la propaganda politica cubana se delineara
también a través de sociedades secretas, como son las conoci-
das por “Comuneros”, “Anilleros” y ‘“Carbonarios”.

La Constitucién tuvo sus partidarios y sus contrarios; en-
tre los que la querian se encontraba D. Félix Varela.

Antes de continuar queremos expresar que durante el pe-
riodo que medié entre el afio de 1814, en que quedé abolida
la Constitucién de las Cortes de Cadiz, y aquel en que fué pues-
ta nuevamente en vigor, en 1820, en la Isla se produjeron be-
neficios econdédmicos: se suprimié el estanco del tabaco, se
concedié la propiedad de las tierras a los que Ja poseian en
usufructo y se firmé el tratado de represién del trafico de es-
clavos entre Espafia e Inglaterra y se autorizéd el comercio
con otros paises. Se fomenté la inmigracién blanca.

La vigencia de la Constitucién de las Cortes de Cadiz en
Cuba no evité que se produjeran conflictos entre las autorida-
des militares y civiles elegidas por el pueblo, y por consecuen-
cia, choques entre cubanos y tropas espafiolas, incluyendo las
milicias. Teatros principales de estos actos fueron: La Habana,
Santiago de Cuba, Matanzas, Puerto Principe y Bayamo. En
la primera contribuyé a ello la eleccién de diputados por esta
Isla ante las Cortes de Espafia, celebradas en el mes de di-
ciembre de 1822, al amparo de la Carta Fundamental reaju-
rada. El partido en que militaban los cubanos gané las eleccio-
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 415

nes, y aquel en que el predominio lo tenfan los espafioles, al
perder éstos dieron lugar con sus actos a un estado de opinion
en que pretendian fueran castigados los electores causantes
de la derrota. Ante ese cuadro de los milicianos espafioles los
milicianos cubanos se ofrecieron a reducir a aquéllos; pero
terminaron Jas diferencias sin encuentros armados.

La agitacién politica continud: durante el mando de los
Gobernadores Nicolas Mahy, Sebastian Kindelan y también en
época de Francisco Dionisio Vives.

Al frente de la conspiracién por la independencia de ls
Republica Cubanacdn (17 de agosto de 1823) estaba el Co-
ronel del Ejército colombiano José Francisco Lemus, con la
sociedad secreta “Los Soles de Bolivar”. La proclama de este
revolucionario era de altos tonos patridticos. Abortada que fué
aquélla fueron detenidos muchos conspiradores y desterrados.

Hubo otra conspiraciédn contra el régimen de Espafia en
Cuba en Matanzas, en la cual intervenia el gran poeta cubano
José Maria Heredia.

Muchos cubanos estaban refugiados en los Estados Unidos
de Norteamiérica, Méjico y Colombia.

A la vez que todo esto, iba produciéndose, Fernando VII, en
octubre de 1823, anulé de nuevo, por segunda vez,-la fous:
cién de 1812, restableciendo el poder absoluto.

Establecido, pues, el régimen absoluto por Fernando VII,
se fundaron en Espafia tribunales militares para juzgar los
delitos politicos. También en Cuba se implantaron comisiones
del mismo tipo, con igual objeto, recibiendo insfrucciones el
Gobernador Francisco Dionisio Vives por la Real Orden de 28
de mayo de 1825 (1), por medio de la cual se le convirtié en
gobernante de vidas y haciendas.



(14) Real Orden de 28 de mayo de 1825, dice: “Bien persuddido Su
Magestad de que en ningun tiempo ni por ninguna circunstancia se debi-
litaran los principios de rectitud y de amor a su Real persona, que ca-
racterizan a V. E. precaver los inconvenientes que pudieran resultar en
casos extraordinarios de la divisién en el mando y de la compiicacién dé
las facultades y atribuciones de los respectivos empleos, para el impor-
16 ANDRES M.® LAZCANO Y MAZON

Los cubanos eran partidarios de la Constitucién anulada y
los Gobernadores militares no, porque mermaba la autoridad
de los mismos, los cuales comenzaron a recelar de aquéllos.
Segun el decir de los historiadores, entre ellos uno de desta-
cada relevancia en Cuba, el Dr. Ramiro Guerra, la causa de
esos recelos estaba también en que estimaban que los que do-
minaban “La Sociedad Econdémica” y en el Consulado, asi
como en las Diputaciones provinciales, los Ayuntamientos y en
las milicias, llegase un dia en que se apoderasen de todo el
gobierno y quisieran hacerse independientes.

El Capitan Francisco Dionisio Vives gobernd la Isla de
Cuba desde 1823 a 1832, y fué el que did comienzo al nuevo
sistema de gobierno despdtico. A éste le sucedid otro Gober-
nador, D. Mariano Ricafort, que continuéd el mismo sistema
anterior, del que nos ocuparemos mas adelante, asi como de su





tante ‘fin de conservar en esa preciosa Isia su legitima autoridad soberana
y la tranquilidad publica, ha tenido a bien, conformdndose con ei] dicta-
men de su Consejo de Ministros, autorizar a Wuestra Excelencia plena-
mente, confiriéndole todo e)] Meno de las dificultades que por las Reales Or-
denanzas se conceden a ios Gobernadores de piazas sitiadas. En consecuen-
cia, da S. M. a V. E. amplia e ilimitada autorizacién no tan sélo de sepa-
rar de esa dsia y enviar a esta Peninsula a ias personas emp.cadas, cual-
quiera que sea su destino, rango, ciase o condiciédn, cuyo permanencia ei
ella sea perjudicial o que le infunda recelos su conducta publica o priva-
da, reemplazandola interinamente con servidores fieles a V. E. toda su
confianza, sino también para suspender la ejecuciém de cualesquiera or-
denes o providencias generales, expedidas sobre todos los ramos de la ad-
ministracion, en aquella parte en que V. E. la considere conveniente al Real
servicio, debiendo ser en todo caso provisionales estas medidas y dar V. E.
cuenta a S. M. para su soberana aprobacién.

"S. M., al dispensar a V. E. esta sefialada prueba de su Real aprecio y
de la aita confianza que deposita en su acreditada lealtad, espera que co-
rrespondiendo dignamente a ella emplearaé la mayor prudencia y circuns-
peccién al propio tiempo que una infatigable actividad, y confia en que
constituido V. E. por esta misma dignacién de su Real bondad en una més
estrecha responsabilidad, redobiard su vigilancia para cuidar se observen
las leyes, se administre justicia, se proteja y premie a los fieles vasallus
de S. M. y se castiguen sin contemp:acién ni disimulo los extravios de
los que oividados de su obligacién y de lo que deben al mejor y més be-
néfico de los soberanos las contravengan, dando rienda suelta a siniestras
maquinaciones con infraccion de las mismas leyes y de las providencias
gubernativas emanadas de ellas. Lo que de Real Orden comunico a V. E.
para su inteligencia. Dios, etc. Madrid, 28 de mayo de 1825. Almerich, AL
SESOR CAPITAN GENERAL DE LA ISLA DE CUBA”.
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 17

sustituto, D. Miguel Tacon, al que se ha Negado a mencionar
en esta relacion por los hechos que se relacionan con la Cons-
titucién de la Monarquia de Espafia de 1842.

. Otro acontecimiento de suma trascendencia para los cuba-
nos tuvo lugar en Espafia como consecuencia del motin cono-
cido como el de “La Granja”. S. M. la Reina Dofia Maria Cris-
tina de Borbon, viuda del Rey Fernando VII, a nombre de su
hija Isabel II, se vid forzada a promulgar, por Real Decreto de
13 de agosto de 1836, la Constitucién politica de las Cortes de
Cadiz, de 1812. Dias después, por Real Decreto de 21 de los
mismos mes y afio citados ultimamente, se convocé a Cortes
generales para dar a los espafioles una nueva Constitucion,
que di6é por resultado su promulgacion. Es de fecha 18 de ju-
nio de 1837 y nunca tuvo vigencia en la Isla de Cuba. _

Segtn el historiador Dr. Antonio Barreras y Gil Martinez
Malo, “la primera ciudad cubana que tuvo-conocimiento de la
restauracién constitucional acaecida en Espaifia' fué Santiago
de Cuba, a la cual llegé el bergantin Guadalupe, en viaje des-
de Cadiz, el dia 29 de septiembre del mencionado afio de 1836,
trayendo periddicos que relataban lo ocurrido e insertaban la
Gacetilla Extraordinaria que contenia el Real Decreto man-
dando a jurar la Constitucién en toda la Monarquia, sin hacer
distingos entre la Espafia peninsular y la Ultramarina”. Ei
Gobernador de Santiago de Cuba, Manuel Lorenzo, la procla-
m6 en dicho lugar, rigiendo en aquella parte de la Isla desde
el 29 de septiembre al 21 de diciembre de 41836.

El Capitan General de Guba, D. Miguel Tacén, molesto- por
el acto realizado en Santiago de Cuba por Manuel Lorenzo,
aunque no dandose por enterado de lo ocurrido, ordené a éste,
en 8 de octubre de 1836, que en dicha provincia oriental “no
se hiciera la mas ligera novedad en el orden de cosas sin-su
mandato”.’En Puerto Principe (Camagiiey) se traté de imitar
al Gobernador Lorenzo, pero Tacén envio buques para. dichas
provincias; embarcandose para la Peninsula Lorenzo , después
de entregar el mando. al Coronel: Santiago Fortin.

2
18 ANDRES M.® LAZCANO Y MAZON

Otro hecho de suma trascendencia tuvo lugar para los cu-
banos: los diputados ante las Cortes de Espana se presentaron
a tomar posesién, pero sus miembros se negaron a admitirlos
por el fundamento de que la Constitucién, en ese aspecto de
represenlaci6n, no era aplicable a las colonias. En realidad,
estos diputados no representaban la tendencia del Capitan Ge-
neral Tacon y salieron electos en contra de lo que queria di-
cho Gobernador Militar. Los diputados por Cuba eran José
Antonio Saco, Nicolas Manuél de Escobedo, Juan Montalvo y
Castillo y Francisco Armas. El informe de la Comision de Jas
Cortes es de 10 de febrero de 1837, y los comisionados dictami-
naron que no podian tomar los diputados elegidos ya refe-
ridos.

Los diputados electos por la Isla de Guba, al amparo de la
Constitucién, protestaron ante las Cortes Generales por su es-
crito suscrito en Madrid el 21 de febrero de 1837, y que esta
firmado por Juan Montalvo y Castillo, José Antonio Saco y
Francisco Armas. Contiene abundantes razonamientos de pro-
fundo interés patridtico (4).

(4) ®rotesta de los Diputados electos por Cuba a las Cortes Generales
de la Nacién: “Los Diputados a Cortes electos por la Isla de Cuba vienen
hoy, impelidos de un deber sagrado, a interrumpir la atencidn del sobe-
rano Congreso y a derramar en su seno una expresién de, dolor por la
suerte de su Patria. Tratase nada menos que de excluir a todas las pro-
vincias de América y Asia de la representacién que legitimamente les co-
rresponde en la Asamblea nacional; y cuando se trata de resolucién de
tanto monto, los individuos que firman este papel no pueden, no, perma-
necer en silencio. Alzaran, si, una voz enérgica contra -ella; y ya que no
les es permitido hacerla oir desde los asientos que debieron ocupar en el}
augusto recinto donde estan congregados los representantes de la Nacidén,
dejaran al menos consignados en una protesta solemne sus votos y sus
sentimientos, para que nunca queden comprometidos los derechos del pais
que Jes honré con su confianza, ni los cubanos digan en ningtin tiempo
que los diputados que nombraron para las Cortes Constituyentes de 1836
fueron negligentes o cobardes en el desempefio de sus funciones. Ellos,
pues, protestan, y protestan: Porque desde la formacién de las leyes de
Indias todas las posesiones americanas fueron declaradas parte integrante
de. la monarquia, y por lo mismo, con derecho a ser representadas en los
Congresos nacionales:

“Porque esas mismas declaratorias y esos mismos derechos fueron cén-
firmados y ampliddos por la Junta Centra] del Reino en su Decreto de 22
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 19

En definitiva, por Real Orden de 25 de abril de 1837 ge
dijo a los Gobernadores, Capitanes Generales de las Islas de
Cuba y Puerto Rico que S. M. la Reina Gobernadora, por Real
Orden de 19 de dicho mes, mand6é publicar y circular la dis-
posicién de las Cortes para que las provincias de América y¥
Asia sean regidas y administradas por leyes especiales y and-
logas a su respectiva situacién y circunstancias propias para
hacer su felicidad, y que en consecuencia no tomen asientos
en las Cortes actuales diputados por las expresadas provincias.

También en dicha Orden se les dijo a los Capitanes Gene-
tales de Cuba y Puerto Rico eae los malévolos, con las apa-



de enero de 41809, y por ec] de las Cortes constituyentes ex pedide: en 415 de
octubre de 4840. e

*Porque todas las provincias ultramarinas fueron convocadas a jas Cor-
tes Generales y extraordinarias reunidas en aque] afio y sus diptutados ad-
mitidos en ellas, tomando una parte esencial en ia formacién del Cédigo
de 1842:

“Porque en ese mismo Cédigo todas las provincias de América y Asia
volvieron a ser declaradas parte. integrante de la Nacién, d&ndose a cada
una de ellas el n&mero’ respectivo de diputados, los cuales entraron’ en
las Cortes que se reunieron poco después de haberse formado la Consti-
tucién.

Porque derrocada ésta en 1844 y restablecida en 1820, Cuba ocupd tam-
bién sus asientos en los Congresos que hubo hasta 1823.

»Porque proclamado el] Estatuto Real de 1834, y empezando con él una
nueva era para la Nacidn, la Isla de Cuba fué considerada como parte
de ella; eligiendo y enviando sus procuradores a los dos estamentos que
bajo sus auspicios se congregaron.

“Porque levantada del’ polvo en que yacia la Constitucién de 1842 y
enarbolada como pendén de libertad, el nuevo Gobierno Namé con urgen-
cia a todas las provincias que del otro Jado de los mares han permanecido
fieles a la causa espafiola, para que prontamente viniesen a tomar parte
en los debates del nuevo Codigo Fundamental.

“Porque instaladas las Cortes, desde iel 24 de octubre de 1836, se déja-
ron transcurrir casi tres meses sin que en todo ese tiempo, a pesar de las
reclamaciones hechas por algunos diputados cubanos para que sé les’ die-
se entrada en el] Congreso, se hubiese dicho ni una sola palabra contra
la admisién de los representantes de Ultramar hasta la sesion secreta de
46- de. enero; ni menos desaprobada, ni mandado suspender la convocatoria
expédida a las provincias de América y Asia; m&xime cuando a las Cortes
se presenté la mds. favorable coyuntura para decidir sobre este- punto desde
el 3 de noviembre préximo pasado, en que los americanos. residentes eh
esta capital les elevaron una exposicién suplicdndoles se dignasen admitir
como suiprerites & los diputados elegidos para las Cortes yeyisoras ‘del ‘Ese
tatuto Real.

"Porque hallandose reunidos los miembros que componen e} actual Con-
20 ANDRES M.* LAZCANO Y. MAZON

riencias de apetecer de una libertad que no entienden, aspiran
a otro objeto execrable y perjudicial a su misma seguridad €
intereses; quiere S. M. que V. E. redoble en esta ocasién su
vigilancia, como inés conduzca a la tranquilidad del pais. Que
respecto de no regir las leyes de libertad de imprenta ni las
de periddicos, .aplique con la mayor discrecién la censura.

. A partir de la Real Orden anteriormente mencionada, tene-
mos a Cuba regida por las leyes de Indias, reglamentos y rea-
Jes ordenes..

¢ Cuales fueron las causas que se supone ‘pesaron en el-ani-
mo de dos Diputados de las Cortes para eliminar a la represen-
tacion de Cuba ante las mismas? Fueron varias.

greso, en virtud de esa misma convocatoria, serfa muy extrafio que ellos
-pretendiesen- ahora .invalidar respecto de América y Asia el mismo titulo
bajo-el, cual, se han juntado en el territorio.

‘ Porque ¢habiéndose_ aprobado el acta de las élecciones de Puerto. Rico
y no habiendo ocurrido de entonces acd ninguna novedad’ que pueda alte-
rar tan-.justa aprobacién, el Congreso no guardaria consecuencia en sus
acuerdos. si, derogase hoy Jo mismo que ayer sanciono.

"Porque. siendo las Cortes, segtin el articulo 27 dé] Codigo de ‘Cadiz, la
reunién de. todos.ios diputados de la ‘Nacién, .y formando Cuba parte de
ella, es claro que excluyéndola de la representacion nacional se quebran-
taria la ley-que todavia nos rige. ca bs

‘Porque teniendo las provincias de Ultramar necesidades particulares
absolutamente desconocidas de los ‘diputaidos de la Peninsula, es indispen-
sable la -intervencién de los de aquellos paises para que puedan .exponerlas
y-clamar.al:mismo tiempo contra los abusos que se cometén.

"Ponque no existiendo ninguna ley ni decreto que excluya de jas Cor-
tes,‘a.‘las‘,provincias de Ultramar, y siendo éstas, por e] contrario, llamadas
expresamente: la exclusién que de ellas se hiciese para e) actual Congreso
seria el resultado de una ley retroactiva. —

:.™Porque, en fin, habiendo entrado a componer la Constitucién de 1812
todas las provincias de la monarquia ahora que viene a reformarse el pac-
to fundamental, -no.sdlo es. justo, sino también necesario, que todos y cada
uno.de los miembros de. la gran familia espafiola vuelvan a congregarse,
para .que,.las. condiciones de esta nueva. alianza . queden marcadas con el
séllo .de la justicia y -de la aprobacién nacional. :

. “Tales. son. los principales motivos en. que nos fundames para extender
dai protesta que. sometemos respetuosos a la alta consideracién de las
Cortes...A ellas .corresponde .examinar el mérito que puedan- tener, y si
después - de haberlos pesado en su balanza imparcial todavia -pronunciaren
un -fallo terrible,,-condenando a Cuba a la triste: condicién de colonia es-
pafiola, sus “diputados . se consolaran con el. testimonio de su- recto proce-
der y-.con-.el -recuerdo. indeleble de haber defendido los. derechos de su
Patria-—Madrid y febrero 24 de 183% —Juan pigncaing y Castille —Francis-
co. Armas,—José Antonio Saco.” - ;
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 24

Primera. Que los Diputados electos por Cuba habian ob-
tenido sus cargos muy a pesar de la voluntad del Capitan Ge-
neral Tacén, que puso en juego todos los medios habiles a su
alcance para eliminarlos, y fracasaron. E] movil de esta opo-
sicién, el que José Antonio Saco, Juan Montalvo y Nicolas
Diaz de Escobedo mantenian ideas absolutamente diferentes a
las del Gobernador. El Diputado electo por Puerto Principe,
Francisco Armas, era el unico que contaba con su amistad,
aunque no en forma decidida.

Segunda. la desconfianza del Gobierno Central de la Me-
trépoli, respecto de la actitud de los que sustentaban ideales
cubanos, que ya habia dado lugar a que no se implantara en
Cuba por tercera vez la Constitucién de 1812, en. 1836; y, que
no obstante ello, se permitid la eleccién de los Diputados cita-
dos anteriormente, por estimarse que podrian salir aquellos
con los cuales simpatizaba el Capitan General Tacén ; lo que,
como se ha visto, no sucedid; y

'Tercera. La oposicién entre las ideas politicas y los inte-
reses econdmicos: los liberales cubanos sustentaban, y lo ex-
teriorizaban, sus ideales en el sentido de que la libertad -poli-
tica erd la base de todo medio de convivir en el ambiente so-
cial de entonces; en contra de los.principios mantenidos por
la clase economica insular y sobre todo por- Ja esclavista, asi
como por ser Cuba entonces, con sus recursos, fuerte: fuente
de ingresos en las cajas metropolitanas.

_.La labor politica. del Capitan General Tacén,’ por un. lado;
las exposiciones del Ministro de Hacienda sobre Jas riquezas
de Cuba como fuentes de mantenimiento: de las necesidades de
Espafia, y Ja argumentacién del Diputado Sancho, fueron, en
definitiva, las razones que sirvieron para: privar a la Isla de
sus ‘Diputados en las Cortes, y sitnientes, a Ja’ vez, det ese ide.
la esclavitud. y de la. Independencia. al

. ¢Cual fué la’ verdad: legal ‘que ‘tuvieron ‘las Cortes para ‘no
dates: posesién a los. Diputados. cubanos? Sdlo vainos. a. esbo-,
zarla en nuestros comentarios,. porque dejarenvos ‘que sea ‘el’
22 ANDRES M.* LAZGANO Y MAZON

propio informe de la Comision de las Cortes de 1837 quien la
conteste (4).
Como se advierte, en el diclamen de los comisionados de

(4) ‘Informe de la Comisién de las Cortes de 1837: “La Comisién es-
pecial encargada de informar a las Cortes acerca de la proposicién que
respécto a las provincias de Ultramar hizo el Sr. Sancho en la sesién se-
creta de 16 del pasado enero -y: fué aprobada, creyé6 que para poder ilus-
jtrar al Congreso con la detencién conveniente, y al tenor no sdélo de la
misma proposicién, sino de algunas indicaciones hechas en la misma se-
siédn, acerca de si convenia o no que las provincias de Ultramar fuesen
representadas en las presentes y futuras Cortes, debia conferenciar y en-
tenderse con la Comisidn encargada de preparar y presentar el proyecto
de. Constitucidn.

“Habiéndolo con efecto verificado, y sabido que la enunciada Comisidn
pensaba proponer en su proyecto que las provincias de Ultramar fuesen
gobernadas por leyes especiales, la Comisidn extraordinaria no ha podido
menos de deferir y adherir a este dictamen, fundado en razones de tai
peso y solidez, que de no seguirlo no sélo parece posible regir’ y gobernar
aquellas provincias con la inteligencia y Vigilancia que clama su_situa-
clén, sino Jo que es més, conservarlas unidas con la metrépoli. Porque ya
sea que se consideren los elementos que constituyen su poblacién, o bien
que se reflexione la distancia a que se encuentran de nosotros; en el pri-
mer caso hallaremos que, si fundada nuestra representacién nacional en
la base o principio de poblacion, ya no puede haber uniformidad, por de-
cirlo asi, de representantes en donde los representados y sus intereses
son tan varios; en el segundo veremos qué es imposible que tanto la re-
novacién periddica como la accidental de los representantes, o sea Dipu-
tados de aquellas provincias, se haga en los mismos_ periodos y con la
misma oportunidad que el de las provincias de la Peninsula e islas ad-
yacentes.

_ "Con el fin de esclarecer el, 4nimo de los sefiores Diputados acerca de
tan importante cuestié6n cémo va a someterse a su decisién, y para que
también se puedan apreciar asi la imparcialidad cé6mo a algunas de las
razones que han guiado a las dos Comisiones en la opinidn que han adop-
tado va a exponerlas con alguna rapidez, reservandose dar otras nuevas
o ampliar las presentes, para el caso en que éstas no satisfagan 0 que en
el progreso de la discusidn aparezcan argumentos o raciocinios que se ha-
yan escapado a los individuos de ambas Comisiones.

“Comenzara, desde Juego, por la Isla de Cuba, cuyo extraordinario au-
mento de riqueza y poblacidn en los Ultimos sesenta afios dar&é en todu
tiempo un insigne testimonio asf del cuiidadoso progreso con que ha sido
gobernada como de ha ventaja de no haber participado del sistema fatal
que en todo sentido agobiaba a Jas provincids y pueblos de ia Peninsula.

“Constaba su poblacién, segun el ultimo censo oficial de 1827, de 704:807
hahbitantes, que con 26.075 individuos que se le suponfan de guarnicién.
marineria y transeuntes, formaban un total de 730.882 almas.

“Este numero, comparado con el de 170.370 que dié el padrén oficial del
afio de 1775, supone un progreso de pobkacién que dificilmente ha- tenido
igual en ningun tiempo y en ninguna Nacién, ya sea continental o bien
ultramarina.. ¥ como por otra’ parte, y por abreviar, aparece que hasta

~
LAS CONSTITUGIONES DE CUBA 23

las Cortes, resalta que Cuba habia alcanzado en los ultimus
sesenta anos anteriores al informe un aumento extraordinario
en su’ riqueza y poblacidn, al extremo que,. lejos de ser una

,

principio de este siglo fueron sostenidas las cargas de aquella Isla con
un situado de setecientos mil pesos anuales, que se les enviaban de Mé-
xico, y que en el expresado afio de 1827 produjeron todas sus rentas pe-
sos 8.469.974, resulta que al compas de su pobjacién han crecido su riqueza
y productos, y que por consecuencia se han cumplido cuantas condiciones
recomiendan los economistas ser indispensables para la prosperidad mate-
rial de los Estados.

"Los 704.487 habitantes, sin la guarnicidn y transetntes, se ha dicho for-
maban la poblaciédn de la Isla de Cuba en 1827, y que sea cual fuere el
aumento posterior, podemos suponerle proporcional en todas Sus clases, se
dividian en aque] aifio, y sogurt los mejores documentos, del modo _ si-

guiente:





Libres, :
Sexos Blancos de color Esclavos Total
Varones ... 168.653 54.962 183.290 403.905
Hembras 142.398 54.532 103.652 300:582
TOTAL ... 2.1 oe 341.051 ' 406.494 286.942 104.487 ,

"Siendo, pues, segtin el] articulo 28 de la Constitucién, igual la base. para
la representacién, nacional en ambos hemisferios, y debiéndose reducir
esta base en la Isla de Cuba, segun el articulo 29 de la misma Constitu-
cién, a la poblacién compuesta de los naturales que por ambas lineas .sean
otiginarios de los dominios espafioles, resuita que no obstante decirse en
los parrafos primero y cuarto del articulo 5.° que son espafioles todos los
hombres libres nacidos y avecinda’dos en los dominios de las Espafias y
Jos hijos de éstos, y los libertos desde que adquieran Ja libertad en las
Espafias, todos los comprendidos en Ja tercera casilla de} estado que pre-
céde quedan excluidos en dicha Isla del derecho de representar y ser re-
presentados, y reducidos por lo tanto a solas 341.051 almas, o sea menos
de la mitad del total de Ja poblacién y a tres cuartos préximamente de
los que son, segun el sentido literal y expreso de la Constitucién, verda-
deramente espafioles.

“Esta circunstancia, que basta tocarla tan ligeramente para que las Cor-
tes deduzcan las recldmaciones que podria originar, o los riesgos a que
podria exponer, en aquella especie de fermentacién, que es tan propia de
todos los paises libres en el momento solemne de sus elecciones, ha éon-
ducido a la Comisién a creer que en donde hay diferencias tan sefialadas
en la poblacién, o no debe ser igual la ley para con Jas demas provincias
que no las tienen, o que en otro caso se establezcan las modificaciones con-
venientes. Y como Jas diferencias cuando se trata de derechos politicos
no pueden dejar de ser, ya que no se quiera ofensivas, sumamente ex-
puestas a recriminaciones y rivalidades, de aqui es, contrayéndonos al
solo caso de las elecciones, que si admitimos una ley distinta para las dé
ja Isla de Cuba y Ja Peninsula, es Poetiester después distinguir en la mis-
24 ANDRES M.® LAZCANO Y MAZON

carga para la Metrépoli, produjeron sus rentas, en 1827, ocho
millones, cuatrocientos sesénta y nueve mil novecientos seten-
ta y cuatro pesos; y.que su importancia como productora la
habian hecho muy prdspera; sin embargo, y a pesar de ello,



ma Isla cémo han de representar y ser representados los espafioles de
distinto color; cuya indicacién basta para que la prudente previsién de las
Cortes se anticipe a ee de una vez para siempre do que pudiera ori-
ginar. graves males, y para que al mismo tiempo conozcan que no es po-
sible que una ley homogénea dirija elementos tan heterogéneos.

"En-cuanto a la Isla de Puerto. Rico, cuyo aumento de riqueza y pobla-
cién ha sido tal en lo que va de este ‘siglo, que se han fundado 20 pue-
dlos en: ela y 35 en el anterior,.no habiéndose fundado sino uno en el
siglo. XVI y dos en el XVI, aparece ue su poblacién, que en e} afio de
4770 era como de unos 73.000 habitanti-s, subia en 1824 a 235.457, y en
1834, sin incluir guarnici6n, marineria 'y presidiarios, a 332-002, distribui-
dos de] modo siguiente: .

Blancos Pardos libres Negros libres Esclavos Total
459.864 100.502 34.233 37.403 332.002

*Comparados estos numeros con los que se han manifestado anterior-
mente, tratando de la Isla de Cuba, se deduce, desde luego:

“4) Que siendo ta poblacién total de la de Puerto Rico menos de la
mitad de Ja de Cuba, elegiria sin embargo Puerto Rico, con arreglo a los
principios constitucionales, un numero de diputados igual'a la mitad° de
Jos de. Cuba.

”2) Que siendo el numero de los espafioles comprendidos: en la segunda
y tercera casilla de Puerto Rico mucho mayor que los de igual clase en
Cuba, no, obstante ser tan inferior la poblacién, crecen con igual propor-
cién los inconvenientes que tratandose del solo acto de las elecciones, se
han, insinuado en da Isla de Cuba; y -

"3). Que siendo tan desemejantes los numeros asi en las casillas indi-
cadas como en la Ultima de Jos dos Estados, o mas bien. dicho, que siendo
tan desemejantes los elementos de poblacién entre las dos Islas, se deduce
también, sin que en eso se necesite insistir: demasiado, que son igualmen-
te desemejantes Ios elementos de ‘la existencia civil y politica de-una y
otra posesién, y en tal caso, {cémo ‘es posible que sean regidas por unas
mismas .Jeyes, y ‘Mucho Menos que sean las mismas que rijan en la Pen-
insula?

"Si de las Antillas nos trasladamos a jas Islas Filipinas, las diferencias,
asi en la clase de poblacién como en la forma de si administracién Y go:
bierno, son todavia mayores que la distancia a que se thallan, asi de la
Metrépoli como de Cuba y. Puerto Rico. Las Filipinas, de: quienés el péle-
bre desgraciado La-Perouse ya dijo que la Nacién que ‘las’ poseyere ‘con
un buen gobierno podria no hacer caso de los demas establecimientos euro-
peos en Africa y América, han progresado también en jlos ‘Ultimios tiem/pos:
y es de esperar que todavia ; progresen mas comerciando libremente en !o
sucesivo con la_América que fué. espafidia. La poblacién -de tan. preciosas
Islas en’ jas treinta y siete provincias o subdelegaciones que ‘Jas distribuye
la podenios suponer en tres millones de indios, doscientos’ mil - sangleyes, ‘y
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 25

se le niega su representacién en el Congreso metropolitano, ba-
sado en las condiciones de la poblacién por disponer el articu-
lo 29 de la Constitucién que la representacidén nacional en am-



mestizos’ de indios :y sangley, y unos seis mil asi naturales de ig Peninsula
eomo originarios de éstos. ,

“Citado ya el articulo constitucional en que se declara que la base de
la eleceién es la poblaciédn compuetsa de los naturales, que por ambas li-
neas son originarios de los dominios espafioles, y admitido que los tres
millones’ de imdios y los seis mil blancos de las Islas Filipinas entran a
formar por su origen esta base, es claro que al tenor de un diputado por
* edda 50 habitantes que en el dia rige, y que probablemente regiraé en ade-
lante, tocan sesenta diputados o Representantes a jas Islas Filipinas. Si a
esto agregamos que aquellos habitantes .se hallam diseminados ‘en varias
islas, y' que aun en la misma Luzén hablan varias: lenguas y dialectos,
ignorando los més la espafiola, veremos que si dos diputados elegidos eran
indigenas caso no nos entenderfan en nuestro Congreso, y si eran jae los
europeos, aciemas de establecer un monopolio irregular a favor de éstos
nos hallarlamos con que siendo pocos los capitalistas , acomodados en aque-
llas ‘isias, y declarada la opiniédn porque el cargo de Diputado -sea en -lo
sucesivo’ gratuito, no estaré demas suponer que tal Yyez no apareceria - muy:
duego | hadie que quisiera correr los riesgos e incomodidades de un ,viaje
de cinco mil leguas acaso para mo llegarse a sentar en las Cortes, como
luego ‘veremos.

“Esta suposicién no hay: que presumir de modo alguno que sea. arbitra-
ria. Tuvose ya una prueba de ella ,publicada la Constitucion: y convocadas.
las Cortes “en 41820, «en ‘euyo periodo, tocando a las. Islas Filipinas treinta
y dos o treinta y cuatro Diputados, con arreglo al articulo 31 de ja’ Tons-
titucién, que designa ‘uno por cada 70.000 almas, sdlo eligieron euatro; ma-
nifestando las autoridades al-dar parte de la e‘eccién; y: que: ‘remitian con
anticipacién ,, las dietas de ‘sus Diputados, que en lo sucesivo ,acaso no ja-

-bria quien quisiera venir cada dos afios’ a: la Peninsula, ‘ni tampoco de.
dénde.sacar los ‘gastos necesarios. ‘Mas prescindiendo de cuanto toca al
Gobierno y administracién de unos pueblos que en todo, se -diferencian
de nosotros: que la Ley Electoral ‘podria acomodarsesa ‘una poblacién di-
seminada en varias islas, y sobre todo a las de las Marianas; ‘a 500 leguas
de ‘lds Filipinas, y entre las ‘que la jde Gaiajan, Janica que est4 habitada.
cuenta cinco .o seis mil habitantes, que tados, segun .¢) ‘articulo 29 de ‘a.
Constitucién, son espaiiloes, itendran © no 'tendran éstos el ‘derecho, de ele-
gir y de ser elegidos? éSe dictaré una Ley especial. para que ejerzan sus.
derechos politicos, o bien deberan quedar fuera de la Ley comtn, atendida
la distancia a que se hallan? Y en tal caso, gpor qué no lo quedarén tam-
bién ‘los de ‘las de Zebu, 'Bataén, Negros, (Mindanao y gdemés Filipinas, y: a
su vez los de Jas de Quba y Puerto Rico, no -obstante que, ‘aunque mas
cercanos a “nosotros, las dos mil leguas mds 0 menos que nos separan for-
man ‘ya una distancia tal, que es imposible cumplan puntualmente con™ 10p
das las condiciones de nuestro futuro Gobierno Constitucional? PNY

“La Comisién sobre este particular no har&é m4$ que recordar @ las Cor-
tes la tercera base ‘ya aprobada, de.las preséntadas para la Constitucién:
En suarticulo 3.° se dice que corresponde al Rey prorrogar las: ‘Cortes ° ry.
disolverlas; pero ‘con la obligacién en lesté. Ultimo caso de.convoéar otras
26 . ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

bos hemisferios es igual en su base, sin distingos ni discrimi-
naciones, con las limitaciones de su articulo 5°, y estar
excluidos, por ello, los esclavos, que ascendian a doscientos

y reunirlas en un .p:azo determinado. Supongamos, pues, que este plazo no
sea de jdos meses, como previene la Constitucién de Bélgica, sino de tres,
‘como dispone la francesa; y aun si se quiere, para mayor demostraci6n,
extiéntliase y ‘alarguese hasta cuatro; gpodran por ventura en este pericde
ir las érdenes para nuevas elecciones, no digamds a las Filipinas, que es
absolutamente imposible, sino a las Islas de Cuba y Puerto Rico, verificar
la eleccién y concurrir oportunamente Jos elegidos a las Cortes después
de haber navegado dos ‘mi leguas? 4Y tan natural como inevitable tardan-
za nO embarazaria en unas ocasiones a los representantes de la Peuinsuia
para proponer ciertas leyes? {No ocasionaria en otras reclamaciones de los
de Ultramar por haberlas discutido sin su asistencia? Y en alguna, por fin,
éno sucederia lo que ha mucho, que llegaron sus poderes cuando las Cor-
tes habian sido por segunda vez disueltas?

*Semejante inconveniente claro es que no se puede ni se debe subsanar
ni adoptando un método igual al preiscrito jen e1 articulo 109 de la Cons-
tituci6n, en que se ordena que “si ‘por causa de guerra uw ocupacidn de
una parte de ja monarquia por el enemigo no se presentaren en las Cortes
la totalidad (o alguno de los Diputados de una Provincia sean suplidos con
los anteriores”, ni apelando a la eleecién de suplentes en la Peninsuia en-
tre los naturales de Ultramar, como ya lo solicitaron ultimamente alguno
de ellos. Porque teniendo por objeto la disolucién de las Cortes el consul-
tar de nuevo y en el més breve plazo la opinién del Pais sobre las dife-
rencias y y el Poder ejecutivo, hayan podido suscitarse, con minguno de los dos me-
dias indicados se Jograria conseguirlo ‘en las ;provincias de Ultramar; iy
qué recurso nos quedaba, por ultimo, para conocer die ese modo su opi-
nidn, cuando ‘por ventura fueran sus mismos Diputados 1a causa directa
o indirecta de la disolucién de las Cortes?

”Penetradas, pues, las Comisiones, por cuanto queda expuesto y mas
que pudiera afiadirse, de que muestras posesiones de América y Asia, ni
por la distancia a que se encuentran de Ja Peninsula, ni por la natura-
leza de su poblacién, ni por la diversidad de sus intereses materiales,
pueden sser regidas por unas mismas leyeS, han ‘convenido de comuia acuer-
do en proponer a las Cortes que desde luego declaren en’sesiédn publica que:

“No siendo posible aplicar la Constitucién que se adopte en la Penfn-
sula e Islas adyacentes a Jas provincias Ultramarinas de América y ‘Asia,
serén éstas regidas jy administradas por leyus especiales ‘y andlogas a su
respectiva situacién y circunstancias, y propias para hacer su felicidad,
Y que ‘en su consecuencia no tomardn asientos en las Cortes actuales Dipu-
tados por las expresadas .provincias.”

"Las Cortes, sin embargo, resolveran lo que sea de su superior agrado.

“Palacio de las Cortes, 10 de febrero de 1837.—Manuel Joaquin Tarancén
Agustin Argitelles, Manuel Maria Acevedo, Antonio Seoane, Alvaro Gémez,
Antonio Flores Estrada, Jacinto Félix Doménech, Antonio Gonzdlez, Mauri-
cto Carlos de Onis, Joaquin Maria de Ferrer, Pio Laborda, Pablo Torréns x
Miralda, Vicenie Sancho, Pedro Antonio de Acuiia, Salustiano de Oldézaga,
Martin de los Heros, Secretario.”
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 27

ochenta y seis mil novecientos cuarenta y dos, y reducida, por
tanto, su poblacién a solas 311.051 almas, y a tres cuartos pré-
ximamente de los verdaderamente espafioles, y también por
la distancia.

‘En realidad, después de la Constitucién de 1812, que de-
clara a todas las provincias de América y Asia integrantes de
la Nacién, dandose a cada una el ntmero correspondiente de
Diputados, los que tomaron asientos en las Cortes después de
haberse firmado dicha superley, en 1820, después de ser resta-
blecida; al ponerse de nuevo en vigor, en 1836, no habia razén
legal para excluir a las provincias ultramarinas, y menos a
Cuba, que por cierto fué autorizada para enviar sus Diputa-
dos, no obstante no regir en su territorio dicha Ley Suprema
por no haberse puesto en vigor en la misma, con la excepcién
citada anteriormente. :

La Constitucién de las Cortes de Cadiz, de 19 de ‘marzo de
1812, que tuvo vigencia en Espafia tres veces, y dos veces en
Cuba.totalmente y una parcialmente, por tres meses en San-
tiago de Cuba, periodos de 1812 a 1814, de 1820 a 1823 y de
1836 a 1837, termind por Real Decreto de 19 de abril del ano
ulfimamente citado. °

Por Real Decreto de 25 de abril de 1837, y por la Real Or-
den que se habia promulgado el 28 de mayo de 1825, habia
quedado abolido el estado constitucional en la Isla de Cuba,
y sufriendo desde esta fecha los cubanos el régimen absoluto
y la falta de garantias constitucionales.

Puede verse en este proceso histérico —el que: sélo lo hace-
mos en forma de sintesis—, que la eliminacién de los Diputa-
dos elegidos por Cuba a las Cortes de Espafia, unido a la ca-
rencia- de libertad y actuacidn de los Capitanes Generales y
dems autoridades de la Metropoli en la Isla, fué' causa de las
divergencias que se establecieron progresivamiente: entre los
ideales de los cubanos, que aspiraban a un trato liberal y equi-
valente a los de los dernas espanoles, y al criterio equivocado
que situaba al pueblo de Cuba en condiciones’ de inferioridad
s

28 ANDRES M.2 LAZCANO Y MAZON

politica permanente y de subordinacion despdtica de los Go-
bernadores. De esa época parte el encuentro de opiniones, que
hizo enraizar mas en el corazén de los nativos las corrientes
que ya existian por desvincularse de la Metrdopoli, y que da
origen posteriormente a Jas conspiraciones que llevan a las
guerras por la Independencia, y que, en definitiva, culminaron,

como ya veremos més adelante, en la revolucién de 1895, en

la. que murieron el martir José Marti y el gran libertador An-
tonio Maceo y Grajales, y que puso término a la soberania de
Espafia en Cuba.

Permitasenos un aparte para hacer constar que en el curso
del periodo citado, y en tiempo en que no estaba vigente la
Constitucién de 1812, rigid el Estatuto Real de 1834, de que
trataremos seguidamente.

eos

2 -- Estatuto Real de Espafa, promulgado por Real Decreto de

~40 de abril de 1834, y en La Habana, Cuba, el dia 5 de julio

de dicho afio. Tuvo vigencia hasta el 13 de agosto dé 1836, que
se puso en vigor por tercera- vez la Constitucién de 1812.
Muerto Fernando VII, le sucedié en el trono su hija Isabel II,
y mientras durase la minoria de edad de ésta actué como Re-
gente su madre, Maria Cristina de Borbén. Esto trajo como
consecuencia que la misma tuviera que enfrentarse .con los
partidarios del Principe D. Carlos, los cuales querian que éste
reinase, no obstante haber abolido las Cortes, en 1779, el auto
acordado por Felipe II, por el cual se excluia a las hembras
llamadas a alcanzar el trono, cuya decisién fué promulgada
por orden de Fernando VII, y por la cual quité el derecho &
sucedeérle en el trono a su referido hermano. La Reina Regen-
te llam6é al Gobierno a los liberales, “¥ para ae con-
fianza promulgé el Estatuto Real.

‘La nueva’ Carta Politica no tenia parte organica ni organi-
zaba el gobierno. Constaba de 50 artienlos, divididos en cinco
Titulos.

Crea el’ Estatuto Real ibs Estamentos: el de Préceres del
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 29

Reino, y el. de Procuradores del Reino. El primero se compone
de MM. RR. Arzobispos y reverendos Obispos, de Grandes de
Espafia, de Titulos de Castilla, de un numero indeterminado
de espafioles elevados en dignidad e ilustres, por sus. servicios
en las varias carreras, y que sean o hayan sido Secretarios del
Despacho, Procuradores del Reino, Consejeros de Estado, Em-
bajadores o Ministros de los Tribunales Superiores; de propie-
tarios que posean una renta anual de 60.000 reales, y de los
que en ensefianza publica, 0 cultivando las ciencias o las le-
tras, hayan adquirido renombre y disfruten de igual renta.

_ Todos los Grandes de Espafia son miembros natos del Es-
taniento de Proceres del Reino si retinen los requisitos del ar-
ticulo 5.°, y dicha dignidad es hereditaria, bastando ser Arz-
obispo u Obispo para poder ser elegido.

Los Titulos de Castilla que fueren nombrados Proceres de!
Reino, cuya dignidad es vitalicia, tienen que reunir los requi-
sitos del articulo 8.°, siendo el numero de Proceres ilimitado,
perdiéndose la dignidad por incapacidad legal, por virtud de
sentencia en que se haya impuesto pena infamatoria.

El Presidente y Vicepresidente del Estamento de Proceres
del Reino los elige el Rey.

El Estamento de Procuradores del Reino se compone de las
personas nombradas conforme a la Ley Electoral.

Para ser Procurador del Reino se requeria ser natural de
Espafia o de padres espafioles, tener treinta anos de edad cum-
plidos, estar en posesién de una renta propia de 12.000 reales
y haber nacido en la provincia que lo nombre, o_ haber. resi-
dido en ella durante los dos ultimos afios, 0 poseer en ella al-
gin predio'rustico o urbano, o capital de censo que redituen
la renta ascendente a la mitad de la exigida para ser: Procura-
dor del.Reino. |

Ambos Estamentos, by de Brecones del Reino y el de Pro-
curadores del Reino, componen las Cortes generales.—articu-
lo 20, tocando al Rey exclusivamente convocarlas, suspen-
derlas .y..disolverlas—art. 24—, reuniéndose ‘en virtud de -real
30 ANDRES M.2 LAZCANO Y MAZON

convocatoria el dia en que le sefiale ésta; correspondiéndole al
Soberano abrirlas y cerrarlas, teniendo a su cargo las mismas,
para que, muerto el Rey, jure su sucesor—art. 27—, convocan-
dose también cuando el Principe sea menor de edad—art. 28.

Las Cortes no pueden deliberar sobre ningtin asunto que
no se haya sometido especialmente a su examen en virtud de
un Real Decreto--art. 31—, pero puede elevar peticiones al
Rey—art. 32—, necesitandose para la aprobacidén de las leyes
de los dos Estamientos y la sancién del Rey—art. 33—, no pu-
diendo exigirse contribuciones acordadas -por las Cortes si no
hubiere mediado la propuesta del Rey—art. 35—, siendo pre-
ciso que antes de votarlas se les presente por los respectivos
Secretarios del Despacho una exposicién en la que se mani-
fieste el estado que tengan los varios ramos de la administra-
cidn publica, debiendo después el Ministro de Hacienda pre-
sentar a las Cortes el presupuesto de gastos—art. 36—, asi
como los medios de satisfacerlos.

Los poderes de los Procuradores del Reino duran tres afios.

La disolucién de las Cortes por el Rey tenia que hacerla en
persona o por medio de un Decreto refrendado por el Presi-
dente del Consejo de Ministros—art. 40—, separandose, en uno
y otro caso, ambos Estamentos—art. 41—, sin que después de
anunciada la orden del Rey, disolviendo a las Cortes, pueda re-
unirse el Estamento de Préceres del Reino ni tomar resolucién
ni acuerdo hasta que, a virtud de nueva convocatoria, vuelvan
a juntarse las Cortes—art. 42—, quedando desde entonces anu-
lados ‘los poderes de los Procuradores del Reino—art. 43.

En caso de haber sido disueltas las Cortes, habrian de re-
unirse otras antes del término de un afio—art. 44-—, pero
siempre se convocara a la vez a ambos Estamentos—art. 45—,
pues no puede estar reunido uno sin que lo esté a la vez el
otro—art. 46—, aunque celebran sus sesiones en recintos se-
parados—art. 47—, en forma publica—art. 48—, salvo casos
exceptuados por el reglamento.

La inmunidad de los Préceres y de los Procuradores para
LAS CONSTITUCIONES DB CUBA 34

las opiniones que emitan y por sus votos, es declarada—ar-
ticulo 49—, determinando lag relaciones de uno y otro Esta-
mento el reglamento de las Cortes.

El Estatuto Real no menciona especialmente al Poder Eje-
cutivo ni a Ja administraciédn de Justicia. Tampoco trata de
los derechos del individuo frente al Estado.

Los derechos que el Estatuto concedia a los cubanos eran
los siguientes: tener dos clases de representantes en las Cor-
tes, 0 sea en cada Estamento: los Préceres nombrados por la
Reina y los Procuradores elegidos por los Ayuntamientos. Su
Majestad nombré Proéceres al General Miguel Tacdén y a los
Condes de Villanueva, Fernandina y de O’Reilly y al Marqués
de la Candelaria de Yarayabo; y fueron elegidos por Jos Ayun-
tamientos perpeltuos cinco Procuradores: Andrés Arango, Pru-
dencio Echavarria, Sebastian Kindelan, Juan Montalvo y Cas-
tillo y José S. Mojarrieta.

La vida del Estatuto fué efimera, rigiendo hasta que en 13
de agosto de 1836 la Reina Regente, dofia Maria Cristina, viu-
da de Fernando VII y madre de Isabel II, promulgé de nuevo
en dicha fecha la Constitucién de 1812.

En realidad, en el orden politico, después de la implanta-
cién del régimen absoluto en Cuba, en 1823, y de habérsele
concedido los poderes de Jefe de plaza situdda, por Real Ce-
dula de 1825, al Capitan General de Cuba, esto significé que
la Metrépoli daba tratamiento a Cuba, adecuado a su condi-
cidn de ser parte de Espafia, como simple colonia.

Miguel Tacon: desterréd a José Antonio Saco y expulsé y
encarcelé a muchos cubanos. En cuanto al ornato y limpieza,
puede decirse que D. Miguel Tacén, como Gobernador, mejoré
a La Habana y persiguié a los jugadores.

Por eso, a juicio de Emeterio de Santovenia, el Estatuto
Real no pasé de ser una esperanza para Cuba.

Se ha mencionado en esta narracién histérica al Capitan
Genera] Miguel Tacén, no obstante haberlo hecho en otros as-
pectos al tratar de la Constitucién dé 1812, porque era él quien
oe ANDRES M.® LAZCANO Y MAZON

mandaba en Cuba durante el periodo en que estuvo vigente el
Estatuto—1834 a 1836—.

or Constitucién. de la. Reyniblica en Armas, de 10 de abril de
1869—Fué acordada por los revolucionarios -cubanos~én una
Asamblea que se reunié en el pueblo de Gudimaro, ocupado
por tropas de Cuba. Estuvieron representados en ella los su-
blevados de las tres regiones en armas: Oriente, Camagtiey y
Las Villas, por medio de sus representantes; habiéndese—acor-
“dado que estuviera representada también la parte Occidental
de la Isla, aunque ésta aun no se habia lanzado a la lucha por

la Independencia: .

Los delegados nombrados por Oriente, Camagiiey y Las
Villas fueron designados para unir los esfuerzos de jas tres
regiones en armas, las. cuales .estaban organizadas indepen-
dientemente unas de otras, con el propdsito de unir los esfuer-
zos de todos, para lograr la libertad de Cuba, para estructurar
la Constitucién de la Republica en Armas y para constituir el
Gobierno de la Revolucién.

La Asamblea declaré abolida la esclavitud, eligid a Carlos
__ Manuel de Ceéspedes Y del Castillo Presidente de la_ Republica
‘en Armas, y Genéral en Jefe a “Manuel de Quesada; y quedo
constituido el Gobierno de la Revolucién por la Independencia.

Haremos una exégesis de esta_non-nata Ley Fundamental
cubana. Tiene su origen en los hechos que han. ido dando. vida
a esta historia politica constitucional y que han sido expues-
tos en las Constituciones anteriores. También en el régimen
absolutista y carente de libertades y derechos para Jos ciuda-
danos de la Isla, unido al fracaso de la Junta de Informacién
reunida en Madrid en 1866 e integrada por cuarenta y cuatro
representantes, elegidos: por los Ayuntamientos, veintidds, por
Cuba, dieciséis, y por Puerto Rico, seis; y la falta de un estado
constitucional a partir de la abolicién de la Constitucion de
1812; por ello resalta que el primer pronunciamiento que.se
hace en la de 1869 esta dirigido a hacer constar que Cuba es
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 33

un pueblo libre y que como tal sus representantes acuerdan su
Constitucion para ‘miéntras: dure la guerra.’

Se organiza en el texto constitucional un Gobierno integra-
do por un ‘Poder Legislativo, sobre la base unicameral, pues
sélo crea la “Camara de Representantes”—articulo 1.°—, un
Poder Ejécutivo, que lo ejerce el Presidente de la Republica
—articulo 16—, y se hace el pronunciamiento de que el Poder
Judicial es independiente—art. R22.

El sistema implantado es el republicano, democratico y
parlamentario, sobre la base de Ia divisién de los poderes, aun-
que en su contenido resulte cierta subordinacién en tal divi-
sion, pues es la Camara de Representantes quien nombra al
Presidente de la Republica, encargado del: Poder Ejecutivo
—art. 7.°—, la que puede deponerlo—art. 9.°—, asi como cono-
cer dé la deusacion que a aquél le haga cualquier ciudadano;
también nombra a los Secretarios del Despacho—art. 21—. ~

Las facultades del Poder Ejecutivo son: le esta subordina-
do el General en Jefe de la Revolucion, teniendo éste que darle
cuenta a aquél de las operaciones de guerra; sanciona las de-
cisiones legislativas—art. 10—; imparte aprobacidn en el teér-
mino de diez dias al proyecto que veté y que fué aprobado
nuevamente—art. 13—; ejerce el Poder Ejecutivo—art. 16—;
celebra tratados, que somete a la aprobacién de la Camara:
designa Embajadores, Ministros y Consules—art. 19—; recibe
a los Embajadores extranjeros.

El Poder Judicial no queda organizado ni regladas sus aint:
buciones, las que se dejan a una L ley posterior, y se dice es in-
dependiente.

Divide Ja Isla de Cuba en cuatro Estados, que son: Oriente,
Cainagiiey, Las Villas y Occidente—art. 2..—, normando que
la Camara de Representantes estard integrada por represen-
tantes de dichos cuatro Estados, los cuales tienen que ser ciu-
dadanos cubanos y mayores de veinte afios—art. 4.°—, siendo
sus funciones ee con las de los demas pGueos de
la- Republica ant 5.°—

3
34 ANDRES M.® LAZCANO Y MAZON

Sienta el postulado de que la Camara no podra alacar las
libertades de culto, imprenta, reunidn pacifica, ensefianza y
peticion, ni derecho alguno inalienable del pueblo. 2 Sy

Ks. flexible: este texto constitucional por cuanto puede ser
enmendado por la Camara de Representantes, por el volo una-
nime de todos sus miembros, cuando la misma lo delermine.

Organiza el Estado, constituido por todos Jos -ciudadanos
de la Republica, a los cuales considera ademas como soldados
del Ejército libertador, y como libres.

Si se tiene en cuenta el objeto principal de esta. Constitu-
cién: unificacioén, cohesién de Jas fuerzas que Juchaban con-
tra ESpafia-y~dar’ pérsonalidad- a Ja, Republica que-trataba de
erigirse dentro de un estado legal frente a un estado de go-
bierno absoluto y de opresién para.los cubanos, se llega a la
conclusién que la misma no podia contener disposiciones con-
trarias al momento histérico en que fué redactada, como :hu-
biera sido consignar de modo especifico lo relativo a la liber-
tad individual, inviolabilidad de domicilio, a aquellos que te-
nian. por tal a la manigua y a su propia fuerza contra sus
enemigos.

Ocupémonos de la guerra durante la cual fué hecha esta
Ley Fundamental.

Fracasada la Junta de Informacién que funcionaba- en
Madrid en el afio de 1866, segin ya hemos dicho, queddé con-
firmado el régimen absolutista que gobernaba la Isla, lo que
produjo intenso malestar entre los cubanos, dando lugar a que
se-conspirara y a que.en el afio de 1867 se organizaran distin-
tos movimientos revolucionarios: D. Francisco Vicente:, Agui-
lera, hacendado, en unién de D. Pedro Figueredo y de Fran-
cisco Maceo Osorio, en la regién oriental, con. contactos- en
Camagiiey, La Habana y Santa Clara. Se unié al mismo el Li-
cenciado Carlos Manuel de Céspedes, abogado . rico y hacen-
dado, de mucha cultura, el que asistié a la reunion de los que
conspiraban, nombrandose Jefe a Francisco Vicente Aguilera,
a la vez que se fijo el 3 de septiembre de 1868 para comenzar
LAS, CONSTITUCIONES DE CUBA 35

la revolucién; pero después se aplazé para-después dé la za-
fra; pero como habia impaciencia por parte de muchos de los
conspiradores, se fij6 el alzamiento para el mes de diciembre
en vez de que fuera para después de la zafra. Pero es el caso
que, no conformes muchos conspiradores, se reunieron de nue-
vo y sefialaron el 14 de octubre de 1868 para empezar la gue-
rra, a la vez que nombraron Jefe Superior a Carlos Manuel .de
Céspedes; esta resolucién fué acatada por Aguilera, dispuesto
a secundar el movimiento. Enteradas las autoridades espafio-
las de la conspiracién, empezaron a tomar medidas para evi-
tarla, dando esto lugar a que Céspedes, con otros cubanos, pro-
clamara en el ingenio “La Demajagua” la Independencia de
Cuba, iniciando la guerra contra la Metropoli en la madrugada
del 10, de octubre de dicho afio, o sea cuatro dias antes del se-
Nalado para iniciar el movimiento. chy Ln

.La revolucién en poco tiempo fué. ‘eutduaidndase: se suble-
vo en sus haciendas Francisco, Vicente. Aguilera; hacendado
de Bayamo. Se unieron al movimiento D. Tomas Estrada Pal-
ma, Pedro..Figueredo y otros, en Tunas y en el Cauto.

Los revolucionarios . entraron en, el pueblo, de “Yara” y
fueron rechazados, muriendo muchos combatientes cubanos;
pero dias después, Jas tropas al mando de Céspedes ocuparon
el pueblo de Bayamo, obligando al Gobernador.espafiol a ren-
dirse. Esto le valid, a Céspedes que fuera reconocido como Jefe
Superior de los.cubanos en armas.en la regién Oriental, pro-
cediendo.éste a nombrar jefes y, oficiales,

.Bayamo.fué defendida por Aguilera, Modesto Diaz, Dona-
to.Marmol y Maximo Gomez, rechazando.a las tropas espafio-
las, que querian recuperarla. Entonces el General espanol Val-
maseda; que era el que asumia la jefatura. del Ejército espanol
en la guerra, al frente de dos mil, hombres ‘salid de Nuevitas y
atacd a la. ciudad ocupada; los cubanos, resistieron, pero cuan-
do se convencieron que era inutil toda defensa Ja abandonaron,
después de: haberla destruido por. el. fuego, y con. ella .a-sus
propios, hogares. Cuando los espafioles hicieron su, entrada;-en
36 ANDRES M.* -LAZCANO Y MAZON

Bayano estaba: ésta convertida en’ un monton de escombres.
eit ocurtis: ‘el 11 de‘ enero de 1869. 3

~ Los |_cantiagiieyanos ‘ya “ya se habian sublevado desde noviem-

bre, te teniendo por principales ; jefes a Salvador Cisneros Betan-

_ Surly Mangués de e Santa Lucia, a Ignacio Agramonte y a Au-
gusto: Napoleén Arango. También se unieron a la revolucién
Carlos Roloff; Antonio Lorda, Miguel G. Gutiérrez y Federico
Cavaday— —

“Déspuse- de esto, es que, con el Aniweats de unificar el mo-
‘vimiento, las regiones en armas nombraron sus delegados, se-
gun ya se ha dicho, para redactar la Constitucién y nombrar
el gobierno de la revolucién, y a partir de entonces la guerra
se mantuvo en todo su vigor en Oriente, Camagiiey y Las Vi-
Ilas, destacandose tres cumbres de la Revolucién: Maximo Go-
mez, Antonio Maceo y Calixto Garcia, cuyos nombres ocupan
hoy las paginas de nuestra Historia, Nendndolas de gloria y
de honor. Los afios de 1870, 1871, 1872 y 1878 fueron, de ac-
ciones’ de’ guerra’ constantes.

En 1873, la Camara de Representantes creada por la Cons-
titucién de Gudimaro, destituyé a Carlos Manuel de Céspedes
por no estar de acuerdo con él, y en 27 de febrero de 1874, en
la finca “San Lorenzo”, en la Sierra Maestra, provincia de
Oriente, es muerto por las tropas espafiolas. ;Asi acabdé sus
dias el gran libertador Carlos Manuel de Céspedes!

* Durante la guerra y vigencia de la Constitucién ocurrieron

dos hechos de gran trascendencia para los cubanos: el fusi-

lamiento de ‘ocho estudiantes de Medicina, en |La Habana,

en 1871, y el de muchos dé los~ expedicionarios del. Virginius.
_én 1873, en.Santiago de Cuba:

, _ Después de Grape des fueron Presiden de la Republica en



\ torno, D. Tomas ‘Estrada Palma ¥ e ‘General Vicente Garcia.
Muertos Céspedes, Agramonte, Aguilera, Marmol y otros en
‘acciones de guerra, y estando prisioneros el Presidente D. To-

més Estrada Palma y el General Calixto Garcia, sin mando el
LAS CONSTITUCIONES. DE, CUBA 37

General Gémez, que se vid obligado a renunciarlo, y-herido et
Brigadier Maceo, y sin recibir auxilio de ninguna clase los
que aun se encontraban alzados, decayé la revolucion. gradual-
mente después de diez afios de constante guerra entre cubanos
Yy espafioles; fué aprovechado todo esto por el Capitan General
de Cuba, Arsenio Martinez Campos, para imprimir nueva ac-
tividad a sus tropas, iniciando a la vez negociaciones para
poner término a la lucha fratricida que se libraba en la Isla,
firmandose en definitiva. el 10 de febrero de 1878 (1) el “Pacto
de Zanjén”, mediante ef cual los cubanos deponian las armas,
el Gobierno espafiol concedia a la Isla de Cuba las .mismas

(1) Pacto de Zanjon: “Constitufdos en Junta el pueblo y fuerza ‘ar-
mada del Departamento del Centro vy agrupaciones parciales de otros De-
partamentos, como unico medio habi] de poner término a las negociacio-
nes pentdientes en uno wu otro sentido, y teniendo en ‘cuenta e] pliego dé
proposiciones autorizado por el General en Jefe del Bjéreito Espaifiol, re-
solviendo por su parte modificar aquéllas, presentando los siguientes ar-
ticulos de capitulacion :

“Articulo 1° Concesién a la Isla de Cuba de las mismas- condiciones
politica, orgdnicas y administrativas de que disfruta Ja Isla de Puerto Rico.

“Art. 2.2 Olvido de lo pasado respecto ‘de los delitos politicos cometidos
desde 4868 hasta el presente, y libertad de los encausados o que se hallen
cumpliendo condena dentro o fuera d la Ista. Indulto general de los de-
sertores del -Ejército Espafiol, sin distincién ‘de nacionalidad, haciendo ex-
tensiva esta clausula a cuantos hubiesen ¢omado parte directa o indireo-
tamente en el ‘movimiento ,revolucionario.

“Art. 3.° Libertad de ios colonos asiaticos y esclavos que se halen hoy
en las filas insurrectas.

“Art, 4° Ningun individuo que en virtud de esta capitulacién reconoz-
ca y “quede bajo la ‘accién del Gobierno Espafiol podré ser compelido a
prestar ningun servicio ‘de yguerra mientras no se establezca la. paz.en todo
el ferritorio.

*Aart. 5.0 Todo individuo que en virtud de esta capitulacién desee mar-
char fuera de la Isla’ queda facultado, y je proporcionara el, Gobierno Es+
pafiol Jos medics de hacerlo, sin tocar en poblacién, si asi Jo deseare. ;

- Art. 6° La capitulacién de cada fuerza se hard en despobiado, donde
con antelacién se depositaran las armas y demas depdsitos de guerra. i

“Art. 7.2 El General en Jefe del Ejército Espafiol, a fin de facilitar los
mddios. dé que puedan avenirse ‘los demas -Departamentos, franquearé to=
das las vias de mar -y dierra de que pueda disponer. ..-0 sr fry

“Art. 8.° Considerar Jo pactado con el Comité del Centro como ‘gene-
ral y sin vrestriociones PAEHeas, todos los Departamentos de Ja Isla que
acepten estas condiciones.

"Campamento de San “Agustin, a 40 de febrero de 1878: mage “Luaces oad
fael Rodriguez, Secretario.” i
38 ANDRES M.* LAZGANO Y MAZON

condiciones politicas, organicas.yadmihistrativas de que dis-
frutaba la Isla. de Puerto Rico; olvido de lo pasado y libertad
de los encausadés, indulto: de los desertores, libertad ‘de los
colonos:asiaticos: y esclavos que se hallaban en las filas insu-
rrectas; no- poder’ ser compelido a prestar ningun servicio de
guerra a los-individuos que en virtud de la capitulacién que-
den bajo la accién del Gobierno espafiol, facilitandosele la
ida‘a los que quisieran marcharse al extranjero. :

El General Antonio Maceo, junto con otros patriotas, no
aceptaron el Pacto: de: Zanjén y continuaron la guerra; pero
de esta cuestién trataremos al ocuparnos de la Constitucion de
Baragua; ahora sdélo diremos que este Pacto repercutié muy
favorablemente para los cubanos, como ya veremos al tratar
de la Constitucién .de Espafia de 1876. Uno de los beneficios,
como ya hemos dicho, fué la paridad de régimen con Puerto
Rico, de acuerdo con el que disfrutaba desde 1871, sobre la
base de Diputaciones Provinciales y ‘Ayuntamientos, division
en seis -provincias de la Isla de Cuba y la existencia de Go-
bernadores provinciales (1).

También obtuvieron la Isla y los cubanos otra ventaja: la
promulgacion de un Decreto del Gobierno General, de 1.° de
marzo de 1878, mediante el cual se le did representacién a
aquéllos en las Cortes del Reino (2), en los mismos términos
que la de Puerto Rico, disponiéndose que se aplicaran en su
gobierno las leyes provincial y municipal de la Peninsula, de
2 de octubre de 4877, publicadas en la Gaceta de Madrid de 4
del mismo mes y ano, y dirigirse al Gobierno de S. M. para
que sucesivamente fuera aplicando a esta Isla de Cuba, con
las modificaciones convenientes, las demas leyes promulga-
das o que se promulguen para la provincia, de acuerdo con lo
estatuido por el articulo.89 de la Constitucién de la Monarquia.

Se creé una Junta de Autoridades, cuyo dictamen habia de

(4) Reales Decretos de 9 -y 24 dé junio de 41878.
(2) Real Decreto de 9 de junio de 1878. .
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 39

oir el Gobernador General, én determinados casos, y se regu-
laron sus atribuciones y funciones (4). :

~ Constitucién_deBaragud,de tla. Revolucion por la : Indepen-
dencia, de 15.de marzo de 1878.—Disconforme el Mayor Gene:
ral Antonio Maceo Grajales con el Pacto de Zanjén, firmado
entre las autoridades espanolas y libertadores cubanos (Junta
del pueblo), puso en conocimiento de la oficialidad que se
proponia continuar la guerra que habia comenzado diez afios
antes. Su lema era: “La Independencia y la abolicién dela
esclavitud”. Maceo, figura destacada de Ja revolucién y uno
de sus mas grandés paladines, mantuvo la rebeldia. Durante
una tregua con el Capitén General Martinez Campos, tuvieron
ambos jefes una entrevista, en la que el ultimo tratd de per-
suadir a Maceo que cejara en sus propdsitos; pero renuente,
le hizo saber al Gobernador espafiol en Cuba que continuaria
la guerra: se sehaléd un término de ocho dias para reanudar
las hostilidades. La entrevista cifada es conocida en la Histo-
ria como “La protesta de Baragua”.

Firmes en sus propositos de continuar la guerra, los liber-
tadores se dieron su propia Constitucién en Baragua y estable-
cieron un Gobierno Provisional, compuesto de cuatro indivi-
duos, al que se le did facultades- para nombrar un General en
Jefe que dirigiera las operaciones militares, reservandose el
Gobierno las facultades para concertar la paz bajo las unicas
bases de la Independencia de Cuba; y caso contrario, tendria
que darle conocimiento al pueblo de la Isla para obtener su
consentimiento. Dicha Carta Politica dispone que el Poder Ju-
dicial es independiente, pero que reside, conforme a las leyes
antiguas, en los Consejos de Guerra. :

Como sé advierte, en esta Ley Fundamental no se organi-
za el Estado. Consta de seis articulos y-esta redactada sobre
la base del momento en que vivia, disponiendo que el Gobier-
no pondria en ‘vigor todas las leyes de la Republica ques: sean
compatibles con Ja situacién que existia.

(1) jReal Decreto de 9 Ae junio de 1878.
40. ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

‘Durante este estado.de guerra mantenido por el General
Maceo después de firmarse el Pacto de Zanjén no hubo ope-
raciones de importancia, pues los soldados espafioles querian
la paz con los cubanos, y a los libertadores que .hacian pri-
sioneros los devolvian.a su casa, con ropas y hasta con medi-
cinas.

CGonvencido el Gobierno Revolucionario de la inetitaeis en
aquellos momentos de la lucha por la Independencia de Cuba,
enviaron al General Antonio Maceo a Jamaica a buscar re-
cursos con el prestigio de su personalidad; pero en realidad,
al proceder asi, lo que hicieron fué alejarlo para conservar su
preciosa vida para mejores empresas,. pues el mantenimiento
del estado de guerra estaba fracasado.

En Jamaica encontré el General Maceo poco calor para
contribuir a mantener la revolucién, y .entonces, en mayo
de 1878, decidié acogerse a la paz pactada en Zanjén.

La Presidencia del Gobierno creado.por la Constitucién de
Baragua se le did al Mayor General Manuel Calvar,. compafiero
de Carlos Manuel de Céspedes en 7 el afio de 1868. 3 Fué desig-
nado el Mayor General Vicente Garcia General en Jefe y. a!
General Antonio Maceo Jefe de Oriente.

E] General Arsenio Martinez Campos, que era un “yniliten
muy distinguido en Espafia, trajo como principal. misién pa-
cificar a Cuba- por todos los medios; a la vez que el Ejército
espafiol fué reforzado en hombres y armas, empleé también
el conducto de. las negociaciones para. obtener la paz. entre
cubanos y espafioles. Orden6 que no se fusilase a los prisione-
ros y que fueran tratados con miramientos los familiares de
los revolucionarios.

Como gobernante, hizo saber que se proponia lograr pare
Cuba y-sus hijos muchas ventajas en el orden politico y el
cese del despético absolutismo. . ae

En realidad, todo ese proceder de Martinez Caitipos en_me-
dio de tanta sangre derramada duranfe la guerra, que termind
con el cese de la rebeldia de Maceo -y que dur6é diez afios, se
LAS. .CONSTITUGIONES DE CUBA 44

debe también en gran parte a la poutica de cordialidad de di-
cho Capitan General. :

Vamos a hacer mencion a los ultimos dias de los cubanos
de Oriente que peleaban por la libertad de Cuba y por el cese
de la esclavitud. El] dia 19 de mayo de 1878, reunidos en el
campamento de Loma Pelada el Presidente Calvar, el Gobier-
no Provisional, en Consejo extraordinario, asistiendo el Pre-
sidente, el Vocal Marmol y el Secretario Figueredo, y no Beola
por hallarse en comisién, se procedié a oir al Coronel José
Lacret, que habia regresado de Kingston, adonde fué con el
General Antonio Maceo y; Grajales, portando un pliego de éste,
y Brigadier Rius, para el] Gobierno. Seguin informes de Lacret,
la suscripcidn para mantener la guerra en Cuba fué un fra-
caso, y también el aporte de hombres, pues sdlo se inscribie-
ron siete dispuestos a venir en expediciones. Esto, unido a una
exposicion del General Guillermo Moncada, consecuente con
el estado precario en esos momentos de la revolucién, hizo
que e] Gobierno Provisional decidiera aceptar una conferencia
con el General en Jefe del Kjército enemigo, D. Arsenio Mar-
tinez Campos. Celebrada ésta, los valientes rebeldes cubanos
aceptaron las bases acordadas en el Zanjon. La capitulacién
tuvo lugar el dia 28 de mayo de 1878; y en sesidn celebrada
por la tarde, junto al rio Barigua, se acordd la disolucién del
Gobierno Provisional de Oriente y la derogacién de la Cons-
titucidén de Baragua, la que rigid setenta y cuatro dias

El Gobierno Provisional, que funciond de.acuerdo con la
Constitucién de Baragua, se componia de los siguientes miem-
bros:

Presidente del Gobierno Provisional de Oriente: General
Manuel Calvar.

Secretario: Teniente Coronel Fernando Figueredo Socarras.

Vocal: Coronel Leonardo del Marmol.’

Vocal: Teniente Coronel Pablo Beola.

General en Jefe de las operaciones militares. Mayor. Gene-
ral: Vicente Garcia, e) “Leén-de Victoria de las Tunas”.
42 ANDRES M.®° LAZCANO Y MAZON

Jefe de Oriente: General Antonio Maceo y Grajales.

Primera Brigada (Guantanamo): Brigadier Guillermo Mon-
cada. Segunda Brigada (Cuba): Brigadier Flor Crombet. Ter-
cera Brigada (Holguin): Coronel Juan Rius Rivera.

Constitucién Politica de Espana, de 15 de junio de 1876—
Fué hecha extensiva a Cuba por Real Decreto de 7 de abril
de 1881 y rigid de 1.° de mayo de 1881 a 27 de noviembre
de 1897. Esta Ley Suprema fué obra de las Cortes ordinarias
de Espafia y tiene por antecedente la sublevacién militar
de 1875, que restauré la Monarquia y con ella a los Borbones
en el trono de Espana (1).

Esta Constitucién significé progreso en las instituciones
politicas y en cuanto a los derechos humanos en esta Isla.
Sin embargo, en Cuba la miseria hacia ‘grandes progresos.
Las autoridades y funcionarios del régimen tenian convertida



ela

(4) Vamos ‘a hacer un breve recordatorio de la historia Constitucional de
Espafia desde 1837 a 1876. .

Se promulgé la Constitucién de 18 de junio de 41837, votada por las
Cortes Generales, la que fué aceptada por la Reina Regente Maria Cris-
tina a nombre de su hija Isabel I.

En 23 de mayo de 1845 se promulgé otra Constitucién, que reformé y
sustittryé6 a la de 1837. Fué anulada en 1854 ‘y convocdda a (Cortes Cons-
tituyentes, la que acordé otra Constitucién, que mo llegé a regir. P

Por Real Decreto de 15 de septiembre de 1856 se restableciéd 1a arta
Fundamental de 4845, no fntegramenté, pero en 44 de octubre. ‘del mismo
afio se dispuso que rigiera la de @3 de mayo de 1845. Hubo otra reforma
en 17 de julio de 185% y wna Ley derogatoria “de 20 de abril de 1864.

Mas tarde, con motivo de la Revolucién espafiola, que puso fin al rei-
nado de Isabel JI, la Junta Superior Revolucionaria, que gobernaba ‘e] pais
y que fué sustitufda por un Gobierno Provisional, fué convocada a Cortes
Constituyentes, disponiéndose por Real Decreto de 414 de diciembre de 1868
que Cuba estuviera representada por 18 Diputados, culminando en la Cons-
titucién de 5 de junio de 1869, Ja que fué promulgada por Francisco Serra-
no Dominguez en dicho dia, mes y afio. De esta Carta Fundamental, en con-
sonancia con la Ley de 10 de junio de 1870, surge-el Gobierno de Amadeo
de Saboya, electo Rey de Espafia por las Cortes Constituyentes el 16 de no-
viembre de 41870.

Hubo un proyecto de Constitucién Federal de la Republica de Espafia.
que no tuvo otra jerarquia.

Después, al restaurarse la Monarquia, surge la Constitucién de 15 de
junio de 1876, a que se contrae el estudio.
LAS CONSTITUCIONES DE. CUBA 43

la administracién ptblica en un desastre; esto aparte, no ha:
bia garantias para nadie. La gente maleante campeaba por su
respeto en el campo; algunas veces de acuerdo con las autori-
dades. Los “fidnigos” exteriorizaban sus ritos e inclusive sus
procedimientos dolosos. Los guajiros carecian de garantias en
el campo. Las contribuciones e impuestos resultaban gravosos
en grado sumo. El estado de la sanidad provocaba epidemias.

Los habitantes de Cuba se debatian bajo los efectos de la
Ley de Orden Publico, de 23 de abril de 1870, que habia sido
hecha extensiva a la misma en 24 de septiembre de 1870, y la
que habia hecho dezaparecer la muy poca libertad que existia,
dando paso pleno a Ja Autoridad militar. La maquinaria ad-
ministrativa’ estaba en manos de los que mantenian la ten-
dencia de la Metrépoli. Los tribunales civiles funcionaban a
la sazén, aunque también los militares, siendo éstos los que
conocian de muchos delitos por disposicién de los bandos de
los Gobernadores, que restringian cada vez mas la accién de
los tribunales ordinarios, y con ello la libertad de los ciuda-
danos.

La efervescencia politica mantenia desde el 1868 una “‘gue-
rra entre cubanos y espafioles cuando se promulg6 la Constitu-
cién de 1876 en Espafia, y habia terminado aquélla, aparente-
mente, por el Pacto'de Zanjon, de 10 de febrero de 1878, con
la rebeldia del Lugarteniente Antonio Maceo y Grajales. Pero
las opresiones continuaban por parte de las autoridades mili-
tares y las conspiraciones por la independencia ‘se mantenian
en todo su vigor por los que aspiraban’ a ver a Cuba libre e
independiente.

Todo ese estado de cosas fué haciendo imposible la vida
de:los cubanos e hizo ver, no tan sdlo a éstos, sino fambién a
las autoridades de la Metrépoli, que un cambio se imponia en
el Gobierno de la Isla. No habia sido bastante que el Gobierno
de Espafia concediera a Cuba un régimen parejo al de Puerto
Rico, basado eri la creacién de Diputaciones Provinciales y am-
pliacién:de lo$ Aytintamientos, ni la divisidn de la Isla en seis
44. ANDRES M.2 LAZCANO Y MAZON

provincias y creacién de los Gobernadores provinciales. | Tam-
poco la promulgacién de la Ley Hipotecaria, en vigor en la
Peninsula desde el 24 de diciembre de 1869 y en Cuba, con
modificaciones, por Real Decreto-de 1879 (16 de mayo); ni
del Codigo Penal, reformado, de 17 de julio de 1870, mandado
a observar en la Isla por Real Decreto de 23 de mayo de 1879;
ni la Ley de Enjuiciamiento Criminal!

Los partidos politicos existentes en Cuba, en sus propagan-
das exponian sus bases para el mejor desenvolvimiento. poli-
tico de las ideas que sustentaban unos y otros; unos, de ca-
racter autonomista, 0 sea Gobierno tutelado por la Metrdépoli;
y otros, por las personas que ocupaban cargos en la goberna-
cién del pais, que deseaban continuar en sus cargos; por los
negreros esclavistas- y personas. tradicionalistas que querian
se conservara e] sistema. Ya anteriormente existieron ideas
anexionistas a favor-de Norteamérica, y por ultimo bullia en
la mente de los hombres sanos de Cuba el que ésta fuera libre
e independiente.

Con animo conciliador, la Metrépoli promulg6 anaes un
Decreto en 1.° de marzo de 4878, concediéndole a Cuba su re-
presentacién en las Cortes del Reino y la aplicacidn de las
leyes Provincial y Municipal de la Peninsula, de 2 de octubre
de 1877, publicadas en la Gaceta de Madrid de 4 del mismo
mes y afio; que es dado a conocer en la Isla por Arsenio Mar-
tinez Campos, el 28-de junio siguiente; el. Real Decreto de 9
de junio de 1878, sobre divisién de la Isla en seis provincias,
como-se ha dicho ya; da a-la publicidad el Real. Decreto so-
bre la proporcionalidad de habitantes para la eleccién de sus
Diputados, en 9 de junio de 1878.

En definitiva, se promulga el Real Decreto de, 7 de. eri
de 1881, mediante-el cual se dispone que los Gobernadorés ge-
nerales de las Islas de Cuba y Puerto Rico: promulgaran: en: las
Gacetas Oficiales de las ‘provincias de su mando la Constitu-
cidn de la Monarquia; y efectivamente en la Gaceta de La Ha:
bana, periddico ofieial del, Gobierno, de primero de mayo del
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 45

ano ultimamente cilado, se promulga dicha Carta Fundamen-
tal, de 15 de junio de 1876. En el articulo 2.° de dicho Real
Decreto se preceptia que lo. dispuesto se entiende sin perjui-
cio de la observancia y cumplimiento de la Ley de 413 de fe-
brero de 1880 y de las demas especiales que rigen, de conformi-
dad con lo prevenido en el articulo 89 de la Constitucién.-

' Los Diputados cubanos ante las Cortes de Espana, D. Ra-
fael Montoro, D: Miguel Figueroa y D. Rafael Fernandez de
Castro, todos eminentes cradores, habian hecho resaltar el es-
tado calamitoso en que se debatia Cuba, en medio de inmora-
lidades cometidas por los dirigentes de la Administracion pu-
blica, emprendiendo desde la Madre Patria una campafia con-
tra los Gobernadores generales para que acabaran con tales
hechos; y contribuyeron a obtener mejoras en cuanto a las
Aduanas, imprenta y a la administracién de justicia.

Ya expuestos los acontecimientos politicos que ocurrian en
Cuba, ocupémonos de hacer una exégesis de la Constitucién
de Espafia de 1876, en vigor en Cuba desde el 1881.

Producto como fué dicha Ley Fundamental de una Revolu-
cién, es moldeada dentro de un marco de garantias al indivi-
duo, no obstante su cardcter monarquico. Las garantias que
comiprende su Titulo Primero, tales como libertal individual,
inviolabilidad de domicilio, registro de papeles y documentos,
respeto a la propiedad privada, no confiscacién de bienes, li-
bertad de religién, libertad de pensamiento y de opiniones por
cualquier medio escrito u oral, el derecho de reunion y de aso-
ciarse para los fines de la vida humana, y el derecho de peti-
cién, evidencian ‘lo dicho. Los principios sobre Declaraciones
de los Derechos del Hombre y del Ciudadano hechos en Fran-
cia fueron recogidos con alguna amplitud por este Texto Cons-
tituciona], dando con ello un paso de avance en el camino de
las garantias individuales.

En ‘cuanto a su parte organica, es central el Gobierno, por
cuanto que las Diputaciones provinciales y Ayuntamientos ‘vie-
nen a ser utilizados en definitiva por el Gobierno de Ja Metr6-
46 ANDRES M.2 LAZGANO Y MAZON

poli. Por la Base Tercera del articulo 84, se da intervenciodn al
Rey, y en su caso a las Cortes, para impedir que aquellas Di-
putaciones y los Ayuntamientos se extralimiten en sus atribu-
ciones en perjuicio de los intereses generales y permanentes.

E] Gobierno que establecé es, a la vez que hereditario, elec-
tivo. En cuanto a lo primero, porque declara el derecho de los
Borbones al Trono, sefialandose el orden a suceder en el mis-
mo. Se estatuye la primogenitura y la representacion sin dis-
tincién entre hembras y varones, aunque en- el] mismo grado
éstos son preferidos—-Titulo VII—; se instituye que. el sufragio
es directo para los Diputados y no directo para los Senadores
que no lo sean por derecho propio—arts. 20 al 26 y 27 al 31—.

El sistema, de gobierno que implanta esta basado en rela-
ciones entre el Ejecutivo y el Legislativo.

No contiene clausula de reforma. No determina quién. de-
clara la inconstitucionalidad de las leyes. La Administracién
de Justicia esta carente de una verdadera personalidad. Care-
cen de independencia sus funcionarios, aunque los jueces y
magistrados gocen de inamovilidad. ‘

‘Norma en su Titulo XIII—art. 89—: “las proyincias de
Ultramar seran gobernadas por leyes especiales; pero el Go-
bierno: queda autorizado para aplicar a las mismas, con las
modificaciones que juzgue convenientes y dando cuenta a. las
Cortes, las leyes Prone arse: o que se pO ene para la
Peninsula. :

“Guba y Puerto, Rico. seran- representadas en: iad Cortes. del
Reino en la forma que determine una ley especial, que podra
ser. diversa para cada una de las provincias..

. El Gobierno determinaré cuando y en qué forma seran ele-
vidos los representantes a Cortes ‘por la Isla, de Cuba.

En la Isla de Cuba, durante la vigencia de.la Constitucion
de 1876, existian el Partido Autonomista, el Unidén Constitu-
ciona], el Partido Reformista y-el- Partido Revolucionario Guba.

La situacién continuaba candente entre cubanos y ene
holes.
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 47

Hubo un brote revolucionario por la Independencia en
1890, dirigido por el General Antonio Maceo y Grajales, que
habia entrado en la Isla con autorizacién.del Gobernador Ge-
neral, Salamanca, dando lugar a que el General Camilo Pola-
vieja dispusiera la detencién de dicho guerrero cubano, el que,
detenido, fué embarcado para el extranjero.

- El Gobierno central. desoia Jos clamores de Guba y la pro-
paganda revolucionaria se fué extendiendo a toda la Isla.

La propaganda separatista fué ganando terreno. EH] Minis-
tro de Ultramar, D..Antonio Maura, present6 un proyecto de
reforma a la Ley Electoral, estableciendo mejoras para la Isla.
Los izquierdistas cubanos del Partido Unién Constitucional se
mostraron partidarios del Proyecto Maura para evitar la gue-
rra que ya veian venir y formaron el Partido Reformista,
mientras los no izquierdistas continuaron dentro del Partido,
combatiendo tal Proyecto. En 1893 renuncid Antonic Maura
a su cargo.

El nombramiento del sustituto - de Maura, Manuel Becerra,
no. fué del agrado de los cubanos, en cuyas mentes bullia
mantenida la idea de lanzarse nuevamente a una guerra para
obtener la Independencia, a cualquier costo. En definitiva,
Becerra fué sustituido en Espafia por D. Buenaventura Abar-
zaza, quien, con nuevos métodos ‘pacifistas y reformas, pre-
tendid calmar el estado bélico existente en la Isla, lo ae no
logro.

El 24 de febrero de 1895 estallé la Revolucién en cistintas
partes de la Isla, realizando los revolucionarios.actos de reso-
nancia para la Historia. El Grito de Baire es un ejemplo. En
Guantanamo, el General Pedro A. Pérez; en Matanzas, .Juan
Gualberto Gomez; en. Manzanillo, Bartolomé Mas6, Y en San-
tiago de Cuba, Guillermoe Moncada:

En seguida- desembarcaron: en .Ja Isla el General. Antonio
Maceo y Grajales, José Maceo, los Generales Agustin Cebreco
y Flor Crombet. La llegada de estos jefes de la anterior gue-
rra ocurrié el primero. de abril, y, diez dias mas tarde desem-
48 ANDRES M:* LAZCANO Y MAZON

barcaron el Generalisimo “Maximo Gomez, el Apdstol José
Marti y muchos expedicionarios. ‘Los ‘primeros entraron por
Baracoa y los ultimos por Guantanamo: -

José Marti, Maximo Gémez y Antonio Maceo se reunieron
y el primero fué reconocido como Jefe Supremo de la Revo-
lucién, como Delegado del Partido Revolucionario;: General
en Jefe, Maximo Gémez, y Lugarteniente, General Antonio
Maceo.

_ Constituctén Republicana de Jimaguayu, de 16 de septiem-
bre de 1895.—-Vigente Ja Constitucion’ Mondrquica de 1876,
‘para los espafioles y cubanos contrarios a la guerra, no lo es-
taba, en cambio, para todos los que mas tarde habrian de ser
los libertadores de Cuba; por ello, éstos, que en los primeros
momentos de Ja Revolucién no estaban sujetos a derecho al-
guno, redactan y promulgan’ dicha Constitucién para darle
apariencias legales a la insurreccién en el extranjero, a la vez
que personalidad, como vehiculo también de ansias cubanas
de que se reconociera “beligerancia a los revolucionarios,
como representantes de la revoluciédn emancipadora y, por tan-
to, de Cuha libre. ¢

En el Predmbulo se expone que los representantes electos
de la Revolucion, en Asamblea Constituyente, han pactado ante
Cuba y el mundo civilizado, con la fe de su honor euipensdo
en el] cumplimiento, dicha Constitucién: :

Se crea un Gobierno Supremo que reside en un Consejo de
Gobierno, compuesto de un Presidente, un Vicepresidente y
cuatro Secretarios de Estado, para el despacho de los Asuntos
de Guerra, de lo Interior, de Relaciones Exteriores y de Ha--
cienda; si bien en el articulo 7.° se trata del Poder Ejecutivo,:
éste en realidad no es por si tal poder si se tiene en cuenta que
denominandose asi al Presidente de Ja Republica éste, en de-
finitiva, viene a formar parte del Consejo, que hace o aprueba
la ley conforme al articulo 3°

Se dispone que el Tratado de Paz con Espafia, ‘que ha de
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 49

tener precisamente por base la independencia absoluia de la
Isla de Cuba, debera ser ratificado por el Consejo de Gobierno
y la Asamblea de Representantes.

Entre las facuitades del Consejo de Gobierno esta la de
deponer a cualquiera de sus miembros.

El Poder Judicial depende del Consejo de Gobierno, no
obstante la declaracién que contiene que procederaé con entera :
independencia de todos los demas.

Kl Consejo de Gobierno interviene en la direccién de las
operaciones militares, cuando a su juicio sea absolulamente
necesario a la realizacién de otros fines politicos, aunque to-
das las fuerzas armadas de la Republica y la direccién de las
operaciones de la guerra se someten al mando directo del Ge-
neral en Jefe, que tendra a sus 6rdenes como segundo en el
mando un Lugarteniente General que le sustituiré en caso de
vacante.

Se impone a los cubanos la obligacién de servir a la Re-

volucion con su persona-e—intereses;segiin—sus—aptitudes,

—¥-se-dispone—que-si-transcurrer dos anos desde su vigen-
cia, si no ha terminado la guerra, se convocaré a Asamblea
de Representantes, que podra modificarla y meres a la
eleccién de nuevo Consejo de Gobierno.

A decir verdad, desde el punto de vista del Hiarechs publi-
co constitucional, la Constitucién de, Jimaguayu no puede re-
sistir un juicio critico cientifico, dados los moldes en que esta .
enmarcada ; pero si el del estudio politico que revela el mo-
mento en-que fué -hecha. En efecto, después de la muerte del
Jefe Supremo de Ja Revolucion, José Marti, ocurrida, segun
~fhiernos dicho, el 19 de mayo de 1895, en combate entre fuerzas
.cubanas y espafiolas, dirigidas aquéllas por el General Maxi-
mo Gémez y éstas por el Coronel Jiménez de Sandoval, Maceo
se quedéd en Oriente, dirigiéndose a AATABB NY el General
Gémez.

En Paralejos libré6 Maceo combate con los soldados espa-
fioles, a cuyo mando estaba el Brigadier Fidel Santocildes,

a ph tim ig MS
50 ANDRES M.2 LAZCANO Y MAZON

acompanandole el General Marlinez Campos, General en Jefe
de las tropas. En este combate murié Santocildes y también
el Brigadier cubano Goulet. Este encuentro fué sangriento y
es pagina de gloria en la Historia de Cuba. Nuevo timbre de
triunfo obtuvo Maceo en el combate de “Sao del Indio”, en la
Zona de Santiago de Cuba. El 5 de junio penetra en Camagiey
el General Maximo Gémez y se subleva Salvador Cisneros Be-
tancourt (Marqués de Santa Lucia, como era conocido) en
unidn de muchos jévenes de Camagiey.

Juan Bruno Zayas, Pedro Diaz y Justo Sanchez, en union
de varios mas, estaban alzados en armas desde abril, y ai
desembarcar Roloff con su expedicién did fuerzas a la lucha
en esta provincia villarefia. |

Acordada la invasién de las provincias de Matanzas, Ha-
bana y Pinar del Rio por Maximo Gdmez y, Antonio Maceo, en
el plan tratado en “La Mejorana, se acorddé antes de empren-
derla dejar constituido el Gobierno Revolucionario; y en Ji-
maguayti, reunidos los representantes de los distintos lugares
en guerra, se redacté la Constitucién que es conocida con este
nombre y a la que se refiere esta historia.

Fué elegido Presidente de la Reptblica en Armas Salvador
Cisneros Betancourt; Vicepresidente, Bartolomé Masé: Gene-
ral en Jefe, Maximo Gomez, Lugarteniente, General Antonio
Maceo, y Delegado en el Extranjero, Dd. Tomas Estrada Palma.

Constituido el Gobierno ordenado por la Constitucion de
Jimaguayu, aprueba el plan de la invasion de occidente, _pla-
neado por Maximo Gémez y Antonio Maceo, y los mismos em-
prendieron su cometido.

El] General Maceo, al ‘frente de mil doscientos hombres,
partio ‘de Baragua. en direccién a Camagiiey para unirse a]
Generalisimo Maximo Gémez en dicho lugar. Lo acompafiaba
el Gobierno Revolucionario. Sostuvieron combates en “Gua-
ramanao” y “Lavado” con las tropas espafiolas, que trataron
de impedir el avance. Cerca de Las Villas se une con Gomez,
y juntas las fuerzas, que sumaban dos mil setecientcs hom-
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 54

bres, libraron e] combate de “Iguara” y continuaron su mar-
cha, no obstante la oposicion enemiga, Negando al sur de
Santa Clara, librandose cerca de Cruces el encuentro de “Mal-
tiempo”, en que salié derrotada una columna espafiola. El 20
de ‘diciembre de 1895 penetraron en Matanzas, librandose un
encuentro en “Coliseo” contra tropas dirigidas por el General
Martinez Campos y continuando la invasién; pero el 27 de di-
cho mes y afio retrocedieron hasta Cienfuegos. ,

Invaden Nueva Paz, en la provincia de La Habana, el pri-
mero de enero de 1896, Megando a Alquizar. En este sitio el
General Gomez y el Lugarteniente Maceo se separaron; el pri-
mero qued6 en La Habana y continud el segundo la invasion
hasta Mantua, en Pinar del Rio, en 23 dé enero de 1896. La
guerra esiaba extendida por toda la Isla, la invasién estaba
triunfante, todos los cubanos ansiosos de libertad se habian
unido al movimiento revolucionario. Es entonces cuando An-
tonio Maceo, victorioso en su cometido, vuelve a la provincia
de La Habana para reunirse con el General en Jefe, Gdmez, lo
que logré. Después se vieron en Matanzas, dirigiéndose Ma-
ceo a Pinar del Rio y Gémez a Camagiiey.

El General Valeriano Weyler sustituyé al’ General Martinez
Campos, y durante el afio de 1896 los combates se sucedieron,
la agitacién en el pais aumenté y con ello Ja represion. Wey-
ler-mand6 tropas y mas tropas contra Maceo y los combates
fueron constantes; ejemplo, los del “Rubi” y “Cacarajicara”.
Los cubanos recibieron el refuerzo de una expedicién manda-
da por el General Juan Rius Rivera y Ja lucha * se mantuvo
fiera y sangrienta.:

Maceo se traslada a La Habana y deja a Rius Rivera ai
frente de las fuerzas cubanas en Pinar del Rio y eruzé por la
bahia de. Mariel en un bote guiado por Llaneras; pero el dia
7 de diciembre de 1896, en'el combate de San Pedro, cerca de
Bauta, fué atacado por tropas mandadas por el Coronel Ciru-
jeda, y en medio de) fragor de la batalla murid, junto Gon su
Ayudante Panchito Gémez Toro, hijo del Generalisimo. Maxi-
52 ANDRES M.* LAZCANO Y.MAZON

mo Gomez. El cadaver de Maceo y también el de su Ayudante
fueron recogidos por los cubanos y sepultados en “Cacahual”,
en Santiago de las Vegas, provincia de La Habana.

En marzo de 1896 habia desembarcado una expedicion, al
frente—de_la_cual_se_ encontraba—el—Generat Calixto Garcia; lo
hace por Baracoa y tomé Gudimaro. La guerra continud el
aio de 1897 en todas las provincias, y débilmente en. las _pro-
vincias occidentales y activamente en Oriente.



Constitucién de la Republica en Armas, de 29 de octubre
de 1897.—Esta Carta Politica--de—los_libertadores_de-Cuba-es
acordada por la Asamblea de Representantes, convocada al
efecto en virtud de lo dispuesto en el articulo 24 de la Ley
Fundamental de Jimaguayu, que disponia que ella regiria por
dos afios, a contar de su promulgacion, si antes no terminaba
la guerra; pero si transcurria este plazo la misma podria mo-
dificarla y proceder a la elecciédn del nuevo Gobierno.

Esta Constitucién, conocida por la de “La Yaya”, fué pro-
ducto de un detenido estudio por parte de los llamados a acor-
darla, y entre los cuales figuraron varios abogados. Se com-
pone de cuarenta y ocho articulos, cinco titulos y cinco sec-
cciones..-Establece la Republica. Tanto en la organizacién del
Gobierno como en su contenido, esté moldeada en forma de-
mocratica. Se parece en cierto modo a la de Jimaguayu. E)
Poder Ejecutivo esta investido de un Consejo de Gobierno, que
dicta leyes y reglamentos de caracter general—art. 15—; por
ello estan confundidos ambos Poderes—art. 27—, por ser el
Presidente de la Republica el Presidente de dicho Consejo, que
es Poder Legislativo—art. 22—, siendo fales.las facultades de
este Organismo, tan excepcionales, que llega a confundirse con
el propio Estado.

La coniposicién del Consejo de Gobierno es un Presidente
-o Vicepresidente y cuatro Secretarios de Estado para el des-
“pacho. de los negocios de Guerra, Hacienda, Relaciones Extran-
_jeras y Gobernacién—art. 18—; el mismo no puede delegar-sus
LAS CONSTITUCIONES: DE CUBA 53

poderes—art. 23—; sus resoluciones tienen que tomarse por
mayoria de-votos, y tienen que estar presentes por lo menos
cuatro .Consejeros, siendo uno de ellos el Secretario de Esta-
do—art. 24—a quien corresponda el asunto.

Es al Consejo de Gobierno a quien corresponde fijar la
politica de la guerra y Jas lineas generales de la campana e
intervenir, cuando a su juicio haya fundado motivo para ello,
en las operaciones militares, pero siempre por el intermedio
de los Generales de la Nacién; levantar tropas, declarar repre-
salias, conferir grados militares, desde el de Subteniente hasta
el de Mayor General, siempre con arreglo a lo prevenido en
las leyes sobre la organizacién militar. Omite lo dispuesto por
la Constitucién de Jimaguayu respecto al General en Jefe de
las Fuerzas Armadas de la Republica, sometiendo en este sen-
tido el poder militar al civil del Gobierno Revolucionario. Pa-
rece que su intencidn fué quitarle cardcter militarista a la
lucha por la Independencia de Cuba y darle més relieve al
Poder civil. Pero lo que si no quisieron los que acordaron esta
Superley de la Revolucion fué atribuirle el nombramiento del
General en Jefe al Consejo de Gobierno, y que lo era el Gene-
ralisimo Maximo Gémez. Sin embargo, el articulo 31 dispone
que el-Secretario' de la Guerra sera el Jefe de grado superior
en el Ejército Libertador. , .

La‘ administracién’de justicia en lo criminal—art. 46—co-
rresponde a la jurisdiccién de guerra, y en Jo civil —art. 17—
a jas autoridades civiles.

Dispone que la Asamblea de Representantes se retina’a los
dos afios de haberse promulgado Ja Constitucién para poder
hacer una nueva, modificarla, censurar los actos del Gobierno
y para proveer a todas las mecesidades de la Repiiblica; tam-
bién se reunird cuando resuilten’ vacantes ‘los cargos de Presi-
dente y Vicepresidénte de la Reptiblica 0 cuando dos ‘de ‘16s
Secretarios:‘nombrados -no ‘tengan - Jefe nombrado para la
Asamblea para el despachode-sus asuntos o cuando los Se-
cretarios ‘sé enicuentren - ‘impedidos de.‘desempefiar sus funcid-
54° ANDRES M.2 LAZCANO Y MAZON

nes. Su objeto exclusivo es la provisién de los empleos vacan-
tes o- servidos por personas nombradas conforme a! inciso
4° del articulo 22. Debe ser convocada por el Gobierno si hi-
ciere la paz con Espafia, y tendra a su cargo entonces proveer
provisionalmente lo necesario para el gobierno y administra-
cién de la Reptblica hasta que se retina la que ha de ser cons-
tituyente. Se gobernara después de ponsmiuldy, conforme a los
reglamentos vigentes.

El Gobierno que se estatuye es electivo, centralizado, de-
mocratico y ‘tiene su Parlamento limitado. Tutela los derechos
politicos individuates:

El Gobierno de la Revolucién por la Independencia, en
cumplimiento de lo dispuesto en el articulo 40 dela Constitu-
cién de La Yaya, por medio de su Ultimo Presidente, el Gene-
ral Bartolomé Masé, convocé a-la Asamblea de Representan-
tes y resigné sus poderes en ella. A partir de entonces, la Asam-
blea vino a ser la representacién legal -de-la revolucién. Se
constituy6 el 24 de octubre de 1898. En vista de que los Esta-
dos Unidos de Norteamérica, por medio.de sus autoridades en
Cuba, desconocian a los libertadores cubanos, se acordé que
el General Calixte Garcia se trasladase a Washington a con-
ferenciar con el Presidente MacKinley sobre lo referente a
cémo se Jicenciaria al Ejército y de otros asuntos. El General.
Calixto Garcia fallecié en dicho lugar. Se envié otra comisién,
que obtuvo igual resultado que la primera: ninguno. Acordan-
do la Asamblea de Representantes disolverse, quedando asi li-
‘quidado el ultimo Organismo legal de la Revolucion y la Isla
de Cuba gobernada militarmente por norteamericanos. Esto
acontecié el 4 de abril de 1899. Siete dias después se proclamé
que el dia 10 de diciembre de 1898 se habia firmado el Tratado
de. Paz entre Espafia y los Estados: Unidos de Norteamérica,
que dié por terminada la guerfa entre estas dos naciones.

El Ejército Libertador, con el Generalisimo Maximo G6-
mez a la cabeza, que habia hecho su-entrada en la capital el
dia 24 de. febrero de 1899, fué.licenciado en el mes.de mayo.

SS SS SSS
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 5D

Conviene hacer constar que al comenzar a regir la Consti-
tucién de “La Yaya” hacia veinte dias que habia cesado como
Capitan General de Cuba Valeriano Weyler, que con su _ poli-
tica de reconcentracién de los campesinos en las ciudades se
habia hecho altamente impopular. Esta disposicién la dejé
sin efecto su sustifuto, el General Blanco, pero cuando esto
sucedié ya eran muchos los perjuicios causados.

Vigente esta Constitucidn para los cubanos partidarios de
la Republica, se puso en vigor la Constitucidén Autondémica
el 1.° de mayo de 1898.

Constitucién Autonémica, de 25 de noviembre de 1897 —Se
promulgé por Real Decreto-de-dicha-fecha y se hizo efectiva
en 1.° de mayo de 1898, pues fué entonces cuando comenz6 a
funcionar el Gobierno que la misma cred en la Isla de Cuba.

Esta Ley fundamental fué implantada en momentos en que
la guerra por la Independencia de Cuba entre fuerzas cubanas
y espanolas se mantenia en todo su vigor, no obstante haber
comenzado el 24 de febrero de 1895 y haberse dado entonces
el grito de independencia o muerte.

Es hecho que debe destacarse que en 4 de abril de 1896
dirigid Mr. Richard Olney, Secretario de Estado de) Ejecutivo
de los Estados Unidos de Norteamérica, al Sr. Dupuy de Lome,
Embajador de Espafia en Washington, una nota relacionada
con la guerra que se libraba en Cuba, en la que se hacia cons-
tar “que los Estados Unidos no pueden contemplar con, com-
placencia la posibilidad de otros diez afios de insurreccién”.
También en ella se hacia constar “que personas prudentes y
honradas han insistido en que una intervencién para terminar
este conflicto es el deber inmediato e imperativo de Ios Esta-
dos Unidos”.

Otro antecedente que es de relevancia para el estableci-
miento del régimen autondémico en la Isla es el Mensaje que
el Presidente de los Estados Unidos, Mr. Cleveland, dirigié al
Congreso de su Nacién el-7 de diciembre de 1896 y-en-el. cual,
56 ANDRES M.2 LAZGANO Y MAZON

entre otras cosas, dijo: “Cuando se haya demostrado la impo-
sibilidad por parte de Espafia de dominar la insurreccién y se
haga manifiesto que su soberania en la Isla esta practicamen-
te extinguida, resultando que la lucha para conservarla dege-
nere en un esfuerzo infructuoso que sdlo signifique inttiles
sacrificios de vidas humanas y la total destruccién de la cosa
misma por que se esta combatiendo, habra Negado el momen-
to entonces de considerar si nuestras obligaciones hacia la so-
berania de Espafia no han de ceder al paso a otras obligaciones
mas altas, que escasamente no sera posible dejar de reconocer
y de cumplir, y aconseja a Espafia que ofrezca a Cuba un
sistema de verdadera y genuina autonomia”.

Los antecedentes que hemos relatado es indudable que tu-
vieron su influencia en el régimen que se iba a ensayar. Como
también las gestiones y labor del Partido Autonomista.

La Constitucién Autondmica no organiza el Estado Cuba-
no; en ella funciona un gobierno insular, con un Gobernador
General, representante de la Metrépoli y un Parlamento de la
Isla, sobre la base del sistema bicameral: Camara de Repre-
sentantes y Consejo de Administracién. Es incuestionable que
muchas de las facultades que se le conceden al Gobernador
restringen las atribuciones de] Cuerpo legislativo.

En Jo que respecta al gobierno que establece, hay que ha-
cer constar que el Parlamento sdlo tiene facultades para le-
gislar, en lo que respecta a Cuba, sobre asuntos coloniales en
la forma preceptuada por las leyes, en unién del Gobernador
General, teniendo parecidas facultades ambos cuerpos came-
rales. Seguin el Titulo VI, las Camaras insulares tienen facul-
tades para estatuir sobre cuantos asuntos y materias incum-
bian a los Ministerios de Gracia y Justicia, Gobernacién, Ha-
cienda y Fomento, en sus tres aspectos de obras publicas, ins-
truccién y agricultura, y-todos los demas asuntos de -indole
puramente local que afecten principalmente al territorio colo-
nial—art. 832—-; sobre organizacién administrativa, scbre di-
visién territorial, provincial, municipal o judicial, sobre sa-
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 57

nidad maritima o terrestre, sobre erédito ptblico, bancos y
sistema monetario, sin perjuicio todo ello de las facultades
que sobre las mismas materias correspondan, segun las leyes,
al Poder Ejecutivo Colonial; formar los reglamentos de las
leyes votadas por las Corles del Reino—art. 33—, cuando se le
confien; sobre materia electoral, formacién del censo, califi-
cacion de los electores y manera de ejercitar el sufragio, pero
sin que sus disposiciones puedan afectar al derecho -del ciu-
dadano, segun le esta reconocido por la Ley Electoral. Forma-
ra el presupuesto local, tanto de gastos como de ingresos, y
el de ingresos necesarios para cubrir la parte que a la Isla
corresponda en el Presupuesto de-la Meirdépoli; tiene también
facultades para la aceptacién de Tratados de comercio que
puedan afectar a la Isla, y sobre formacion del Arancel.

Al Parlamento insular le esta atribuido también recibir al
Gobernador General el juramento de guardar la Constitucién
y las leyes que garantizaban la autonomia, y el dirigirse ai
Gobierno Central, por medio del Gobernador General, para
proponerle la derogacién o modificacidn de leyes del Reino vi-
gentes, para pedirle resoluciones de caracter ejecutivo o para
presentar proyectos de leyes; y algo que hay que mencionar:
que tenian facultades para hacer efectiva la responsabilidad
de los Seecretarios del Despacho.

En cuanto a la composicién del Consejo de Administra-
cidn, su numero ascendia a treinta y cinco, de los cuales 18
eran elegidos en la forma indicada en la Ley Electoral, y los
otros 17 serian designados por el Rey, y en su nombre, por el
Gobernador General—art. 5.°—; y la Camara se componia de
los que nombren las Juntas Electorales, en la forma deter-
minada por la Ley, y en la proporcién de uno por cada 25.000.
Las condiciones que se-exigian a los primeros por-los-articu-
los 5.° y 6.° eran tales que la mayoria de los electores no po-
dian Hegar.a Consejeros. Pero es lo cierto que el sufragio fun-
cionaba en los casos que procediera la eleccién.

'-Conforme al articulo 15, las-Camaras se reinen: todos los
58, ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

anos. Corresponde al Rey, y en su nombre al Gobernador Ge-
neral, convocarlas, suspender, cerrar sus sesiones y disolver
separadamente o en forma simultanea a la Camara de Repre-
sentantes y al Consejo de Administracién, con la obligacion
de convocarlas de nuevo o de renovarlas dentro de tres meses.

En cuanto a la manera de funcionar ambas Camaras, cada
una formara su respectivo reglamento y examinara las cuali-
dades de los individuos que la componen, como la legalidad
de su eleccién. Cada una nombrara su Presidente, Vicepresi-
dente y Secretarios—art. 17—-; deben reunirse a la vez—ar-
ticulo 148—-; no pueden deliberar en presencia del Gobernador
—art. 19—-; tampoco juntas.

. En Io que respecta al Gobernador General, si bien éste es
un representante de la Metropoli, ejerce el Gobierno Supremo
de la Colonia y es nombrado por el Rey de Espafia a propuesta
del Consejo de Ministros, por lo que, conforme al articulo 44,
ejerce como vicerreal patrono las facultades inherentes al Pa-
tronato de Indias; tiene el mando supremo en Cuba de todas
las fuerzas armadas de mar y tierra; es delegado de Ios Mi-
nisterios de Estado, Guerra, Marina y Ultramar; le estén sub-
ordinadas todas las demas autoridades de la Isla y es respon-
sable de la conservacién del orden y de la seguridad de la Co-
lonia. El Gobernador presta juramento en manos del Rey y
es el Delegado del Poder Ejecutivo de la Nacién Espanola, y
también puede decirse lo es del Gobierno Insular; y como au-
toridad superior de la colonia tiene facultades como repre-
sentante de la Metrépoli—art. 42—; y como autoridad supe-
rior de la Colonia y Jefe de Administracidn—art. 43—, sus
mandatos tenian que estar refrendados por un Secretario del
Despacho para que pudieran cumplirse—art. 44—}; y conoce
de sus responsabilidades en lo penal el Tribunal Supremo
—art. 50—

Las Secretarias del Despacho eran: Gracia y Justicia y Go-
bernacién, Hacienda, Instruccién Publica, Obras Publicas y
Comunicaciones, Agricultura, Industria y. Comercio-—articu-
LAS CONSTITUCIONES DE. CUBA 59

lo 45—, pudiendo aumentar las Secretarias el Parlamento- In-
sular. -

Los Secretarios del Despacho pueden ser miembros de la
Camara de Representantes y del Consejo de Administracién
-—art. 46—; son responsables de sus actos ante las Camaras
insularés—art. 47—.

‘En dicha Ley Fundamental el Gobierno de la Metrépoli se
reserva la facultad de desechar los Proyectos de Ley aproba-
dos por las Camaras insulares, phmende éstas deliberar de
nuevo.sobre el asunto. '

Instituye el régimen provincial y el municipal—Titu-
lo VIII—,; con caracter obligatorio el municipal; al frente de
cada Provincia. habraé una Diputacién elegida en la forma que
determinan los estatutos coloniales, e integrada por un nime-
ro de individuos proporcional a su poblacién—art. 54—; son
Alcaldes y Tenientes de Alcaldes los concejales elegidos por
los Ayuntamientos—art. 56—; la Ley Provincial y Municipal!
seguira rigiendo—art. 61—; todo municipio esta facultado
para ‘estatuir sobre la instruccién publica, las vias terrestres,
fluviales o maritimas, la sanidad local, los presupuestos muni-
cipales y para nombrar y separar a sus empleados—art. 52—.

-Las elecciones de Concejales y Diputados provinciales se
haran de manera que las minorias eee en ellas su legitima
representacidn—art. 60—.

La administracioén de ‘uti no se organiza en esta Cons-
titucién. Entre las facultades del Parlamento insular esta la de
estatuir sobre la organizacién judicial—art. 32—; y aunque
las leyes relativas a la Administracién de Justicia y de orga-
nizacién de los Tribunales son de caracter general y obliga-
torias, por tanto, para la Colonia, el Parlamento Colonial po-
dra, con sujecion a ellas, dictar las reglas y proponer al Go-
bierno Central las medidas que faciliten el ingreso, conser-
vacién y ascenso en los Tribunales locales de los naturales
de.la Isla o de los que en ella ejerzan la profesién de aboga-
dos—art. 34—; correspondiendo al Gobernador General en
60 ANDRES M.2.LAZCANO Y: MAZON

Consejo, las facultades que, respecto al nombramiento de Jos
funcionarios, subalternos y auxiliares del orden judicial y de-
mas asuntos con la Administracién de Justicia relacionados,
ejerce hoy el Ministerio de Ultramar, en cuanto a‘la Isla de
Cuba se refiere—art. 34, ya citado—.

La Constitucién de 1897 puede decirse, en resumen, que ‘es
de contenido autondémica por el cardcter de Gobierno que esta-
blece. descentralizado,, con coordinacién de poderes, sobre la
base de un régimen parlamentario decapitado por sumisién ai
Gobierno de la Metrépoli; representativo, aunque limitado este
caracter por la disposiciédn constitucional que permite al Go-
bernador, como representante de Espafia, nombrar 17 de los
35 miembros.

Esta Ley Fundamental rigid hasta 1.° de enero de 1899. No
vino a llenar la necesidad sentida por los cubanos, que ya sdlo
esperaban la libertad total de su Patria.

Conviene también hacer resaltar que el articulo 89 dela
Constitucién de 1876 dispone que las provincias de Ultramar
serdn gobernadas por leyes especiales, y que, no obstante,. la
Constitucién Autonoémica de 1897 fué implantada por un Real
Decreto, y que la misma no contiene referencia expresa a los
derechos humanos, aunque si, en el inciso 2.° del articulo 43,
se dice que cuando el Gobernador General entienda que un
acuerdo del Parlamento Insular atenta a los derechos de los
ciudadanos reconocidos en el Titulo I de la Constitucién re-
mitira el acuerdo al Consejo de Ministros del Reino.

E] Capitan General Blanco, sustituto del General Weyler,
fué quien promulgé en Cuba el régimen autondmico,: con -el
encargo de que tratara de obtener que los cubanos depusieran
las armas; pero éstos, que.creian segura la victoria de su-cat-
sa, se negaron a tratar con las autoridades de Espafia, mante-
niendo la guerra y sosteniendo que era tarde para aceptar la
autonomia. También muchos espafoles se opusieron.. Hubo
disturbios en La Habana el 12 de enero de 1898 y todo Bee
entre Cuba y Espafia se hizo imposible. °
LAS CONSTITUCIONES DBE CUBA 641

Con. motivo de los sucesos que se producian en La Habana,
el Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica envid a
Cuba un barco, cuyo nombre, Maine, marchard siempre unido

__a la Independencia de nuestra Patria, Beta medida de los aie?
~ ricanos no fué bien vista por los espafioles, que la estimaron
que envolvia una amenaza contra ellos. Esto, unido a una car-
ta del Ministro de Espafia en Norteamérica, en que se expre-
saba en términos poco gratos para el Presidente de la Repu-
blica de los Estados Unidos de América, hizo que el pueblo
norteamericano se excitara en grado sumo. Dias mas tarde, el
415 de febrero de 1898, a las diez de la noche, volaba en peda-
zos el crucero mencionado anteriormente y que estaba anclado
en el puerto de La Habana. La explosion fué horrorosa y pro-
dujo consternacién inmensa. La mayor parte de la oficialidad y
de la marineria perecié en la catastrofe. Se nombraron dos co-
misiones para determinar lo que produjo la voladura del Maine,
una americana y otra espafiola; aquélla sostuvo que se debid
aun hecho exterior, y ésta que se debid a un origen interno.
El Gobierno de los Estados Unidos acepté el informe de
sus comisionados, no obstante las protestas de la nacién espa-
fiola de que se sometiera el asunto,a un arbitraje. Y, sin mas
tramites, el 14 de abril de 1898, el ‘Presidénté MacKinley se di-
rigid al Congreso de los Estados Unidos para que éste acor-
dara Ia conveniencia de proceder por la fuerza a pacificar a
Cuba; sin reconocer al Gobierno Revolucionario que existia
en la Isla, y 0c e abril del mismo ano,
se aprobo por las dos ramas de dicho Congreso una resolucion.
que en su parte pertinente dice: “Que el pueblo de Cuba es,
y de derecho debe ser libre e independiente”, “que Espana de-
—pia renunciar a su soberania en la Isla inmediatamente y que
el Presidente de la Republica podia utilizar las fuerzas para
lievar a cabo dicha resolucién; y que no tenian intencidén de
ejercitar en Cuba soberania. Ei 20 de abril de dicho afio se
firmoé la Resolucion, y al dia siguiente comenz6é la guerra en-
tre :ambas naciones.. :



62 ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

Constitucién Provisional de Santiago de Cuba, a de Leo-
nard Wood.—Fué promulgada por Orden General del Cuartei
General del Departamento de Santiago de Cuba, de 20 de oc-
tubre de 1898.

Haremos una breve relacién de los hechos que dieron lu-
gar a esta Ley Fundamental. Después.de declarada la guerra
entre los Estados Unidos de Norteamérica y Espafia, el 21 de
abril de 1898, la Escuadra americana dié pruebas de que habia
establecido bloqueo a la Isla de Cuba, al presentarse frente a
las costas de La Habana.

Por otra parte, el ejército americano comenz6é a preparar-
se para invadir la provincia de Oriente. Espafia envio una es-
cuadra a Santiago de Cuba, mandada por D. Pascual Cervera,
el dia 19 de mayo del afio de 1898, con el propésito de refor-
zar a sus soldados en aquella regién, y una vez que hubo en-
trado en el puerto los buques americanos de guerra la blo-
quearon; mientras tanto, las fuerzas americanas solicitaron
del Jefe de la Revolucién cubana en Oriente, General Calixto
Garcia, que mandaba mas de cinco mil hombres, que los au-
xiliaran, y después de autorizado éste por el Gobierno de la
Revolucién, ayudaron a las fuerzas de los Estados Unidos,
las cuales hicieron su entrada por Daiquiri, el 21 de junio,
desembarcando quince mil hombres, y tuvieron el primer en-
cuentro en un lugar conocido por “Las Gudsimas”, tres dias
después. : f

Muchas acciones de guerra se sucedieron: el ataque a San-
tiago de Cuba, después de los combates del “Caney”, en que
murié el heroico Brigadier espafiol Vara del Rey, con casi
todos sus hombres; el de San Juan, bdsica defensa de Santia-
go de Cuba, en el que luché el que después fuera Presidente
de los Estados Unidos de Norteamérica, Mr. Teodoro Roosevelt.
Este encuentro fué fiero y sangriento.

Ante las noticias que recibia de la guerra el Capitan Ge-
neral de Cuba, D. Ramon Blanco, y estimando inminente Ja
caida de la plaza de Santiago de Cuba en poder de los enemi-
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 63

gos, did orden al Almirante Cervera de que la escuadra aban-
donara dicho puerto, y al ser cumplida dicha orden, cuando
aun no habian casi abandonado él puerto, los buques de gue-
rra americanos, superiores en numero-y en calidad, la des-
truyeron, siendo muertos muchos marinos y los supervivien-
tes hechos prisioneros.

Dias mas tarde, el 16 de julio de 1898, cay6é la ciudad de
Santiago de Cuba en poder de las tropas enemigas, dando lu-
gar todo a que Espana solicitara la paz, suspendiéndose las
hostilidades el 13 de agosto de 1898.

Ya en posesién Santiago de Cuba de las tropas americanas,
el General Leonard Wood, hombre de guerra y amante a la
vez del derecho, promulgé en 20 de octubre del afio anterior-
mente citado la Constitucion que también es conocida por su
nombre y apellido.

‘Una exégesis sintética de la Ley Fundamental que se estu-
dia hace resaltar que no se trata propiamente, desde el punto
de vista del Derecho constitucional, de una Constitucidn orga-
nizadora de un Estado, sino de una Ley Suprema en aquellos
momentos en que se dicté, por medio de la cual se daba a co-
nocer a un pueblo, que durante afios se debatié en guerra con
la Metrépoli, cuales eran sus derechos en aquellos momentos
bajo la bandera de los Estados Unidos de Norteamérica, por
estimarse inaplicables los que estaban hasta esos instantes vi-
gentes. _

Garantiza los derechos personales; declara que el pueblo
puede reunirse pacificamente para tratar de asuntos que se
refieran’ al bienestar general; de acudir a las autoridades para
la reparacién de los agravios; que pueden practicar sus creen-
cias sin poder ser. molestados; trata de los derechos del indivi-
duo a su libertad; garantiza al ciudadano en sus negocios, en
la libre comunicacién de sus ‘pensamientos y opiniones. Sienta
que las leyes “‘municipales seran administradas de acuerdo con
la presente declaracién y sujetas a modificaciones que de nent
po en tiempo pueda hacer el General en Jefe.
64 ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

Garantiza la propiedad privada. Dispone que la adminis-
tracion de justicia atienda por medio de sus Cortes a remediar
todos los perjuicios a las personas o a la propiedad. Practi-
candose la justicia sin venta, negocio o‘tardanza. -

Establece la Constitucién de Santiago de Cuba el derecho
a la orden de Habeas Corpus, salvo en los casos en que no lo
considere conveniente el General en Jefe.

No hay que olvidar que esta superley provisional surge en
momentos aun en que el pueblo no tiene una completa libertad
por la guerra.

La Isla de Cuba, durante el periodo de ocupacién. ameri-
cana, fué gobernada por un Gobierno Militar Americano, por
medio de Ordenes militares. Estas sucedieron a las Reales Or-
denes y a los Reales Decretos de los Soberanos de Espaiia. Este
periodo duré de 1.° de enero de 1899 al 20 de mayo de 1902.
En la primera fecha, el General espafiol D. Adolfo Jiménez
Castellanos entregé en La Habana, en el Palacio de los Capita-
nes Generales, el Gobierno de la Isla de Cuba al General de los
Estados Unidos de Norteamérica Mr. John Brooke, que habia
designado al efecto el Presidente de la Republica americana.
mister MacKinley. Después de ese acto las tropas de Espafia re-
gresaron a su Patria en distintos barcos de guerra.

En el-mes de abril de 1899 se creé el Tribunal Supremo en
Cuba. Mr. Brooke nombré Gobernadores e inicié Ja reorgani-
zacién de la ensefanza.

El General Brooke fué sustituido por el General Leonard
Wood el 20 de diciembre de 1899. Este General americano, de
gran relieve en su’ Patria y entre los cubanos, autor de la
Constitucion que se ha estudiado, reformd la Administracioén
de Justicia, reorganiz6 el servicio de comunicaciones y cred
el Departamento de Sanidad.

El 20 de mayo de 1902 quedé constituida la Republica de
Cuba, entregandole la Presidencia el General Leonard Wood
a D. Tomas Estrada Palma, que habia sido electo en los comi-
cios para dicho cargo.
LAS: CONSTITUGIOQNES DE. CUBA. 65

» Gonstitucion dela Republica. de.Cuba, promulgada..par fa
Orden Militar numero 181, de 20.de mayo de. 1902.—Fué acor=
dada por la Asamblea.-Constituyente pease en La Habana. en
214 de febrero de 1901. m aie hoa o b BS iz

Durante el Gobierno Militar ‘de ocupacién americana esta-
blecido en Cuba después del cese de la guerra por la Indepen=
dencia y de la. que sostenian los Estados Unidos de Norteamé-,
rica con Espana, el Gobernador militar norteamericano, Ge-
neral Leonard Wood, por medio de la Orden Militar nume-
ro.301, de 25 de julio de 1900, convocé al pueblo cubano a
unas elecciones, que debian tener efecto el tercer sabado de.
septiembre de 1900, para elegir delegados a la Asamblea Cons-
tituyente, que estaria encargada de acordar la Constitucién de
Cuba, (1)..

(4) La Orden Militar 304, de 25 de julio de 1900, dice: “El Gobernador
General de Cuba ha tenido a bien. disponer la publicacién de das siguientes
instrucciones: Por cuanto el Congreso de los Estados Unidos por su Reso-
lucién conjunta de 20 de abril de 1898 deciaréd: Que el pueblo de Ja Isla de
Guba es, y de derecho debe ser, libre e independiente: “Que los ‘Estados
Unidos por la presente desechan todo deseo e intencién de ejercer sobera-
nia, jurisdicci6n 9 dominio sobre la Isla, a no ser para la pacificacién de ella,
y declaran su determinacién,; cuando esto se realice, de dejar. el gobierno y
dominio de la Isla a su pueblo”. “Y, por cuanto el pueblo de la Isla de
Cuba ha establecido Gobiernos Municipales que derivan su autoridad del su-
fragio del pueblo; dado bajo leyes justas e iguales, encontrandose ahora listo
asimismo para proceder al estabiecimiento de un Gobierno General, que
asumiraé y ejercerd soberania, jurisideci6n y dominio sobre la Isla; por tan-
to, se ordena que tenga lugar una eldccién general en la Isla de Cuba el
tercer sAébado de septiembre de 1900, para Delegados a la Convencidn, que,
habra de reunirse en Ja Ciudad de La Habana, a las doce del dia del primer
lunes de noviembre del afio de 1900, para redactar y adoptar una Constitu-
cion para el pueblo de Cuba, Y COMO PARTE DE ELLA PROVEER Y ACOR-
DAR CON EL GOBIERNO DE LOS ESTADOS UNIDOS EN LO QUE RESPEC-
TA A LAS RELACIONES QUE HAN DE EXISTIR ENTRE AQUEL GOBIER-
NO Y EL GOBIERNO DE CUBA, y proveer por eleccién del -pueblo los. fun-
cionarios que tal Constitucién establezca y el traspaso de] Gobierno a los
funcionarios elegidos.: La eleccién tendra lugar en los varios Distritos elec-
torales de ta Isla, de conformidad con Jo que dispone la Ley Electoral de
18 de abril de 1900 y sus enmiendas. Los habitantes de las ‘varias provin-
cias elegiran delegados en proporcién a-su ‘poblacién, segin.se determina
en el censo, a saber: Pinar del Rio, tres; Habana. ocho; Matanzas, cuatro;
Santa Clara, siete: Puerto Principe, dos; y. Santiago de Cuba, siete. EB Co-
mandante de ‘Estado:Mayor, J: B. Hickey. ay fie” :

5
66: ANDRES M.2°LAZCANO Y MAZON

". Efectuadas ‘las elecciones para Delegados a la Convencion,
se réuniieron los elegidos el dia 5 de noviembre de 1900 y acor-
daron, eri’ definitiva, 1a Cofstitucién ‘el 21 de fobrer de 1901,
segun hemos dicho ya anteriormente.

-El ‘General norteamericano Leonard ‘Wood, al rewnirsé la
Asannblah Constituyente, ocupé la Presidencia de la ‘misma,'y
como’ Gobernador Militar de la Isla'de Cuba, en nombre del
Gobierfio de los Estados Unidos, dijo: “Sefiores Delegados a
la! ‘Asimblea Constituyénte''de Cuba: declaro constituida’ ésta
Asaniblea. Sera’ vuestro’déber, ‘eri primer término, redactar y
adoptar una ‘Constitucién para ‘Cuba y, und vez terminada ésta,
rormular ‘oudles. deben' ser;a Vuestro’ juicio; ‘las relaciones: e-
tré Cuba''y 108 ‘Estados ‘Unidos: Esa’ Coistitucién debe ser’ ca-
paz de asegurar un Gobierno estable, ordenado y libre, Cwait-
do haydis formulado Jas relaciones que, a vuestro juicio, de-
ben existir entre Cuba y los Estados Unidos, el Gobierno de
108 | “Rétados, Unidos adoptara sin. duda alguna las medidas que,
conduzcan, por su parte, a un‘acuerdo final y autorizado: entrée:
los’ ‘pueblos de ainbos paises, a. fin de _promover él fomento de
sus intereses comunes: Todos los amigos de Cuba seguirain
con.. ‘ahinco ‘vuestras ‘deliberaciones, . deseando ardienlemente
que-Heguéis a’ resolver ‘con tino, _ ¥- qué por ‘la dignidad, “com-"
postuta. ‘personal. y cuerdo. ‘espiritu conservador. que caracteri-
zan, vuestros: actos, se .patentice la aptitud.del pueblo cubano
para el Gobierno representativo. La distincién.fundamental, en=
tre un, Gobierno ‘verdaderamente' representativo y uno desp6-
tieo. “eonsiste. ‘en. que,.: en’. el. primero, cada. representante - del
pueblo, eudlquiera que sea su ‘cargo, se encierra estrictamente
dentro, de los limites definidos de su mandado. Sin esta -res-
tficcién’ no hay Gobierno ‘que sea libre y constitucional. Con-
forme a la:orden en cuya. virtud -habéis sido electos y.oS-en-
contrais aqui reufidos, no tenéis déebér de tomar parte en é
Gobierno actual de la Isla y- carecéis de. autoridad para ello.
Vuestros ‘poderes estan’ estrictamente limitadds por’ los ‘térihi¥
nos de esa orden.—Leonard Wood, ‘Mayor. General Y Goberna-


LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 67

dor Militar”. Después de ciertos tramites se retird dicho Gober
nador Militar de la Asamblea.

Por el interés histérico qué tiene la Constitucién que ‘se
estudia, vamos a relacionar los nombres y apellidos de las
personas que resultaron -electos delegados propietarios dé Ja
Convencion: Por Pinar del Rio: Joaquin Quilez, Gonzalo de
Quesada _y Juan Rius. Rivera. Por La Habana: Leopoldo Be-
rriel, Miguél Gener, José Lacret Morlot, Emilio ‘Nufiez Rodri-
guéz, Alejandro Rodriguez, Manuel Sanguily, Diego Tamayo y
Alfredo Zayas Alfonso. Por Matanzas: Pedro Betancourt, Luis
Forttin, Eliseo Giberga y Domingo Méndez. , Capote. Por Santa
Clara: _José_B. Aleman, José Miguel Gomez, Pedro Gonzalez.
Llorente, José J. Monteagudo, Martin Morta Delgado, José Luis

same Onue

Robau y Enrique Villuendas. Por Puerto Principe: Salvador
Cisneros Betancourt |. y Manuel R. Silva; y por Santiago. de
Cuba: Antonio: Bravo Correoso; Joaquin Castillo: Duany, José
Fernandez de Castro, Juan_Gualberto Gémez, Rafael Manduiey,
Rafael Portuondo y Eudaldo Tamayo. Solo mencionaré un De-
legado suplente por Santa” Claim el Lido: Pablo ‘Lazcano yo
Larrondo.

“Ta Asamblea Constitudicial ‘de Cuba, “cuya. ‘primera’ -osién
tuyo ‘efecto el lunes 5 de noviembre de 1900, conforme a Jas
disposiciones. del Gobierno americano publicadas en.las (iace-
ias de esta Isla en‘Ids’dias 26 de julio y 6 de noviembre dé 1900,
eon. los..niimeros 301 y 455, que contienen.la. convocatoria de
la misma‘y Ja alocucién leida por el Gobernador Milita? al
inaugurarla, le estaban atribuidos:.redactar y. adoptar una
Constitucidn para Cuba; emitir opinion sobre las. reliciones
que, & su juicio, deban existir entre los Gobiernos de Cuha y
dé los Estados Unidos; proveer a la eleécién, de los Poderes 0
funcionarios que Ja Constitucién estableciera y provee* al
traspaso a los. mismos funcionarios ‘o pderes -del Gobierno ‘de
la Isla. tage C8
Redaclada ya la Géastituciah en los saaatnoe en | qué fué
promulgada,. y de la que nos ocuparemos después, en la: sesidn


68 ANDRES M,*,LAZCANO YÂ¥_MAZON

de, 21, de febrero de 1901, se acordé que se firmasen dos. ejem-
plares manuscritos de la misma, y a los acordes del Himno
Nacional], firm6: el. Presidente de la Asamblea, a las cinco menos
diez minutos, Yy.a las cinco y quince minutos puso la ultima
firma el Secretario Sr: Villuendas (1).

fossa
et.



2 ay! ‘ Sesidni del jueves 24 de febrero de 1901. Eran las dos y oineiierta
y os minutos..Ocupa la Presidencia ‘el Sr. Domingo Méndez Capote: “ET
sefior Presidente;: Se abre la sesidn. Se va a dar lectura del acta de. la
sesién anterior. (El ‘Secretario Sr. Villuendas lee el acta.) El Sr. Presidente:
%Se aprueba.el acta? (Silencio). Queda aprobada. E) objeto de la sesién,
como saben. los. sefiores delegados, es dar cuenta del texto definitivo de.\a
Constitucion; ya ‘corregido por la Comisién de Correccién de estilo. El Se-
eretario.va a-darle lectura. Los séfiores Secretarias Villuenda y Zayas leeni
alternativamente la Constitucién.

‘Bl Sr. Presidente: Se va a dar leotura de una moci6n referenie ‘ a la
firma:-de.1a Constitucién, y encontréndose sobre la Mesa dos ejemplares ma-
nuscritos. de la misma, se acuerde proceder a la firma de dichos ejemplares
en esta sesién ptblica, a fin de que uno de ellos se archive en su dia como
driginal de: la Constitucion redactada y adoptada por esta Asambliea,. en
tanto que el atro sea entregado por la Mesa de la Convencién al Sr. Gober-
nado? Militar, ‘pepresentante en esta Isla del Gobierno de los Estados Unidos.

_, "El Sr. Presidente: Se pone a discusidn la mocién que acaba de leerse,
(Silencio.) Se pone a votacién ordinaria. Aprobada. aa

“Ri Sr, Cisneros: Pido la palabra.

Hl] Sr. Presidente: Tiene la palabra e}? Sr. Cisneros. i

“EL Sr. Cisneros: Sefiores Delegados: Yo me opongo soins pletamnenter a
que la Constitucién se mande al Gobierno de los Estados Unidos, y yo nu
firmo. ésa. |

“El Sr. Presidente: Conforme a la mocién que acaba de acordarse, debe
procederse a la firma de Ja Constitucién, Los sefiores Delegados iran acer:
eandose a.Ja Mesa por el orden que sefiala la mocidn.

“Rl Sr. Zayas: El orden de la mocién es éste: Presidente y Vicepresiden-
tes de la Convencién, después 108 Presidentes de las Secciones, y después
ios Delegados por. el orden que ocupan en los asientos, y por uitimg los
Secretarios. | :

’ *El Sr. Cisneros: Pido la palara.

“El. Sr. Presidente: Tiene la palabra e! Sr. Cisneros. :

"El ‘Sr. ‘Cisneros: Hace..., desde el affo 96, una sefiorita de los Estades
Unidos me. remitio esta pluma para que firmase la Constitucién de Cuba, -y
por consiguiente, si los sefiores Delegados no tienen inconveniente, desearia
que firmasen con ella. .

El Sr. Zayas: Con el] objeto de conservar una pluma de oro en los Ar-
chivos de la Sociedad Econédmica de Amigos del Pais, habia pedido al sefior
Presidente que se firmase con ella; pero como quiera que se trata de dos
ejemplares y el Sr. Cisneros hace esa peticién, yo rogarfa se firmase’ una
gon la.pluma del Sr. Cisneros y la otra con la mfa,

| "Se firmaron’ los dos ejempiares a los acordes del Himno Nacional.

11. "EE Sr. Presidente: Sefiores Delegados: Hemos terminado -ya la primera
LAS. CONSTITUCIONES: DE“ CUBA 65

firmada ia Constitucién que habria de’ régir-efi'‘Ja ‘ Republica
fe ‘Cuba, -acepto también el Dene a la inisnia, soncoige
6n- ‘agar especial por la ‘aportanicia. que tuvo ‘en’ faldniain con
la'forma en que fué impuesto por’ el ‘Gobierno nottediierida:
no y con la disminucion de la ° ‘soberania del Estado’ cubano”.
y hecho, en la sesi6n que comenzo el martes 2 de junio’ ‘de 4904,
empez6 a discutir la Ley Electoral, aprobandola | én’ varias ‘seu
siones. Al amparo de dicha ley se eligi¢ron. las ‘personas que
habrian de ocupar las alfas magistraturas de la Naéién. ~

‘ Fueron candidatos presidenciales don grandes cubaios : dori
Tomids Estrada Palma, revolucionario de: 1868, y el ‘Genérat
Bartolomé Mas6; ambos habtan sido” Presidente. ‘de- la Repd-
blica: en Armas. es) SNS

‘ Salié electo Presidente de la Republica Cubana’ D..- Tomas
Estrada Palma y Vicepresidente D. Luis Estévez, alas: euales
apoyo el Generalisimo Maximo Gémez, los que tomaron pdse:
sidn de sus cargos el 20 de mayo de 1902, fecha en que quedé
instaurada la pee de Cuba, bajo la Constituciéii: de’ 1904.
én él Morro, en el Palacio Presidencial ¥ én ‘todos Tos: doparte:
imentos oficiales. He aie

‘Bases del gobierno adoptado por la Asamblea Const nl
te yi que son las de la Constitucidn. ,

‘Primera Base: El gobierno es repiesentativo, ‘ithitado’ vy
démocratico. :

Ae
i



parte de nuestro trabajo. Hemos ya acordado y adoptado. una :Constitucian
para, el pueblo libre e independiente de Cuba. No estamos, Jamados nosotros
a'ser los jueces de nuestra obra, ni’ tampoco de nuestra ‘conduct’; pero’ “al
podemos hacer constar que hemos puesto en’ nuestra empresa todos lds ‘due;
nos deseos, todos.los buenos propdésitos de que los hombres son capaces, Ly
hemos puesto a contribucién toda nuestra inteligencia, toda nuestra voluns
tad, nuestras facultades todas. Ojala que el.acierto corone el ,empefio- ~vivis
simo que hemos ténido todos en obtenerlo, y que esta pagina de. nuestra
historia que acaba de escribirse constituya la- base sdlida, ‘permanente, fri
y.jestable .de la prdéspera, libre y dichosa’ Republica Gubanas 2; nescriegn
“" SBI: Sr. Presidente: Se levanta Ja sesién.” :


18 ANDRES, M.* LAZCANO ¥, MAZON.

epresentativo : porque el, Estado se organiza en la Gons-
titucién. en una _Asamblea Constituyente—articulo 445—que.en
si ‘ostenta la. representacién . de los cubanos. electores; la que a
su Vez esté, aunque independiente del _gobierno, por encima
del, mismo; aunque sus poderes aparecen. limitados a aceptar
las. reformas propuestas por el Congreso, que también es.ele-
gido por, ‘el pueblo.

Limitado, _ porque el gobierno. desenvuelve sus atribuciones
dentro de. una orbita constitucional de garantias al. individuo,
que tiene que respetar. | Has

Democratico: tiene por Bike. el sufragio universai, pues
todos los. cubanos varones, mayores de veintilin afios, que no
estén. asilados, incapacitados mentalmente previa declaratoria
judicial; por causa-de delito, o que no pertenezcan a las fuer-
zas de mar y tierra, en activo, tienen derecho a elegir y a ser
elegido, en este ultimo caso, también sujeto a las circunstan-
cias de ciudadania, edad o residencia, sin que las limitaciones
citadas enerven la. tipicidad democratica del publerie-cartich:
lo 38—. 3

_ Segunda, Base : Es centralizado el gobierno, aunque las pro-
vincias y. los municipios tienen facultades propias, por ser é8-
tas restringidas—incisos 12 y 13 del articulo 68—, pues el
Presidente de la Republica puede .suspender los acuerdos de
los Consejos, Provinciales y de los Ayuntamientos, en los casos
y en la forma que determina la Constitucién, asi como decre-
tar la suspensién de los Gobernadores de Provincia, en los
casos de extralimitacién de funciones y de infraccién de las
leyes, dando cuenta al Senado, segtin lo establezca para la re-
solucién que corresponda; aunque pudiera decirse que hay
cierta descentralizacién administrativa netamente — articu-
los 93. y 105—de la Constituciédn, puesto que los Consejos Pro-
vinciales y los Ayuntamientos conocen y resuelven conforme
a las leyes aquellos asuntos cuya competencia no sea la ge-
neral del Estado: forman sus Presupuestos, estableciendo los
ingresos necesarios para cubrirlos, sin otra limitaciédn que la
LAS .CONSTITUGIQNBS. DE..CUBA. TA

de.-hacerlos ‘compatibles. con .el sistema tributario:: del. Estado;
acuerdan. empréstitos, para. obras. publicas de interés. provin-
cial o-municipal, pero votando al.mismo tiempo los.:ingresos
permanentes necesarios para el pago. de sus intereses y. amor;
fizacién; pero para que .puedan acordarlos precisan -de.la
aprobacion de las dos terceras.partes de los miembros .de di-
chos. organismos; nombran.y.-remueven:a sus. empleados y
acusan a sus autoridades ejecutivas provinciales y municipales.
, :El- Gobierno.es coordinado,. porque los Poderes., publicos
que dimanan de Ja soberania.del Pueblo—articulo 43--,-y que
son: el Legislativo, sobre. la base, del sistema bicameral,..Se-
nado y Camara de Répresentantes, que juntos reciben e]; nom;
bre,.de Congreso—articulo, 44—; -el ,Ejecutivo, ejercido,.por el
Presidente de la Republica—articulo 64—, y el Judicial—ar-
ticulo 81—; tienen cierta coordinacién en sus atribuciones, el
primero hace las leyes, el. segundo las veta o las sanciona y
promulga, haciéndolas, cumplir, y.el tercero aplica las Jeyes;:
teniendo ademas cada uno de.dichos Poderes del, Estado. su
desenvolvimiento en la vida de la Nacién y_ su relacién; el
Ejecutivo con el gobierno de las provincias y el de los muni-
cipios, segun ya hemos dicho anteriormente.

Tercera Base: El sistema de gobierno es electivo, ya, que ni
superley establece el sufragio.para.elegir a los individuos del
Poder ejecutivo, miembros del Poder legislativo, autoridades
provinciales y municipales (Gobernadores y Alcaldes).: y miem.-
bros de las Camaras provinciales y de los Ayuntamientos, sin
que obste al criterio expuesto el hecho de que los funciona-
rios del Poder judicial ocupen sus cargos por medio de nom-
bramientos, ya que en definitiva sus nombramientos se: deben
al Poder ejecutivo, y en casos de miembros del. Tribunal. Su-
premio. necesitan la aprobacién del Poder legislativo, porque
en. todo caso dichos dos poderes-que. intervienen en fales. de-
signaciones se dehen al sufragio del. pueblo. :

Cuarta Base: El Gobierno es presidencial, por ser. el Bader
ejecutivo independiente del legislativo en toda su estructura-
72 ANDRES ‘M.3. LAZEANO Y MAZON

ctén legal, teniendo e) derécho:del veto frente a-éste limitado
sélo en caso de reconsideracion. No siendo ébice para sostener
el-cardcter de préesidenciable del Gobierno’ la intervencién que
le da-el articulo 58 al Congresy para decidir en caso de-em:
pate:la-eleccién del Presidente de la Republica, ni la facultad
que tiene para designar por medio de una ley -especial :quién
debe ocupar dicho cargo, en el caso de que los: que ocupan
dicho.cargo y e] de Vicepresidente sean destituidos, fallezcan,
renuncien 0 se incapaciten—inciso 13 del articulo 59—;:ni el
que pueda juzgarlo el Senado, constituido en Tribunal de Jus-
ticia, cuando fuere acusado por Ja Camara de Representantes
de delito contra la seguridad exterior del Estado, contra el li-
bre funcionamiento de los Podereés legislativo y judicial, o de
violacién de los precéptos Cons HIRCLON Ales —UaGisy 1 del . ar-
ticulo 47—. sip HS

En los epigrafes Poder ecutive: Poder legislativo, Poiter
judicial del régimen de la provincia y del régimen de Jos mu-
nicipios nos’ ocuparemos ‘de estudiar, con 1a debida separacién,
sus atribuciones; miembros qué los integran, requisites: que se
exigen para ser elegidos para cada cargo y demas relacionado

con la coordinacion de los organismos en que esta organizada
la Nacién cubana, como Estado independiente y soberang, en
el concierto de las demas naciones.

Los: derechos humanos tienen su mas coniplets garantia
en esta Constitucién: dé los mismos nos ocuparemos en el-epi-
grafe “Derechos fundamentales o humanos”.

‘'Puede decirse, sin temor a: incurrir en exageracionés, que
del cambio. que representa el cese de la soberania de Espafia
en Cuba (duré como trescientos ochenta y ocho afios) y: del
régimen -militar americano se ha dado un paso gigantesco
en el gobierno politico de Cuba: de la monarquia al autono-
mismo, de éste al intervencionismo americano y por ultimo
a la Republica. El 20 de mayo de 1902 marca en nuestra his-
torid la hora de la libertad y de la independencia. Llegamos
a ella‘ después de intensa lucha, después de grandes conmo-
LAS CONSTITUCIONES’ DE CUBA 73

ciones: hora de madurez después de -tantos beneficios Becibt:
.dos del pais que nos trajo su fe y su cultura. ~~
La: Constitucién de 1901, en su época, capté todos los prin-
cipios constitucionales que debe tener todo texto de dicha
‘clase! Su'fisonomia es de puro tipo individualista. : —
“Harémos una breve sintesis de los Gobiernos de Cuba du-
rante la vigencia de la Constitucién: de 4901 y después del de
don ‘Tomas Estrada Palma. Este, como veremos ‘al tratar del
‘“Apéndice” de la Constitucién, fué sustituido por un Gobier-
no provisional de los Estados Unidos en esta Republica, por
mister William H. Taft, y después, ‘a su vez,-en: lugar de ‘Taft,
por Mr. Charles E. Magoon—20 de septiembre de 1906 a 28
del mes de enero de 1909, duré el Gobierno provisional .extran-
jero—, fecha en que tomé posesidn de la Presidencia de Ja
Republica el} General José Miguel Gdmez, y. de la’ Vicepresi-
dencia,-el Dr. Alfredo Zayas y Alfonso. En 1943 se hizo cargo
del Gobierno el Presidente Mayor Géneral.-Mario -G. Garcia
Menocal y Deop, y como Vicepresidente el Dr. Enriqué J. ‘Va-
ona," un cubano de gran cultura y patriotism. ismo. Com motivo
de las elecciones de 1916 fué Teelécto Presidénté por. otro pe-
riodo el General Mario Garcia Menocal: y Deop, ‘siendo ‘su
Vicepresidente el General_Emilio Nufiez. Esto. provocd una
revolucién en 1917, que fué sofocada, debido a que. fué con-
dénada por el “Gobierno de los Estados Unidos de Norteamé-
rica por estar en. guerra como su aliada Cuba contra Alemariia.
A’ Menocal lo sustituyé el Dr. Alfredo Zayas: y Alfonso y
como Vicepresidente el] Genera]. Francisco Carrillo en-T924,.y
en las prdéximas elecciones “génerales fué electo Presidénte: e}
General Gerardo Machado y Morales y Vicepresidente el senor
Carlos de la. “Rosa. Machado goberné a Cuba desde: el 1925
hasta el12 de agosto de 1933. Su gobierno fué muy construc-
tivo-y proteccionista de la produccién_cubana. Tuvo un Secre-
tario“de-Obras-Publicas, el Dr. Carlos os Miguel de Géspedes, que
realizo las obras mas grandes qué se han hecho’en Cuba ‘en
materia de obras publicas: unié por la carretera central. Pinar
Th ANDRES M.* LAZCANO YÂ¥ MAZON

del. Rio con..Oriente; construyd el Capitolio Nacional, que ‘es
uno de los mas modernos.de América; la Universidad. ta .re-
construy6,.también las calles y los. acueductos. peng el. ma-
lecon, hizo el Hotel Nacional. :

Un error. del:,Gobierno. del Presidente Machado - fué ta re-
forma. de la. Constitucién.de 1901 por la Asamblea Constitu-
yente -de:.1928; esto;,.unido.a la politica que siguid durante. su
segundo,.periodo, dié lugar a su derrocamiento -y a-que .por
Decreto 1.298,..de:24 de agosto de 1933, se » dejaran sin efecto
tales reformas: del afio 1928.

La -Constitucién de 1901 fué puesta e ‘en vigor sin lac. Reva
mas referidas en-el propio Decreto de que se ha hecho.men-
cién anteriormente. E] fundamento que se explica en el Decre-
to 1.298 de. 1933 para borrar la reforma, es que conforme al
articulo 415.de la Constitucidn de 1901 no tenia soberania la
Asamblea para -introducir las modificaciones constitucionales
que quisiera, sino. que tenia que atemperarse al texto del ar-
ticulo 115 de la mencionada Constitucién de 1901, aprobando
o.rechazando las que le habia sometido el pueblo a través del
Congreso de la Republica, y que al no hacerlo asi vulner6,
extralimitandose, las facultades que tenia.

HE] Presidente que restablecio la Constitucién de 1904. fué
el Dr. Carlos Manuel de Céspedes, actuando de Secretario de

—Justicia el Dr. CarlosSaladrigas, siendo mas tarde éste. candi:
dato a la Presidencia de la Républica en 1944.

En 14 de septiembre de 1933 el Gobierno del Presidente
provisional de Ja Republica, Dr. Ramon Grau San Martin, pro-
mulgé unos Estatutos para su Gobierno provisional y en 6] no
se hace referencia a.la sifuacion en que queda la Constitucién
de 1901; pero en la Ley constitucional de 1934 del Gobierno
del Presidente provisional de la Republica, Dr. Carlos Men-
-dieta y. Montefur, se ratificé la déclaratoria de nulidad dé las
reformas constitucionales de 1928 y se dejé sin efecto la Cons-
titucién de 4901, asi como los Estatutos de 1933.

. Tenemos, pues, que en 3 de febrero de 1934 es cuando deja


LAS CONSTITUCIONES .DE. CUBA. 75

de regir definitivamente. en la Republica de. Cuba.:su: primera
Constitucién republicana como Nacién independiente.: Se. did
como razén que.el estado de opinién que en el espiritu. publico
existia contra ella no permifia él mantenerla;-habida-cuenta-
de que muchos de sus titulos carecian de aplicacién, dada la
atencién especial que debia tener el Gobierno provisional, si
bien muchas de sus normas serian adaptadas al momento de
la revolucién que dominaba, en Cuba.

De esa manera termin6é nuestra primera Constitucién, y
también su Apéndice, desde el pute de vista constitucional,
no del Tratado.

Apéndice a la Constitucién de 1901 o Raienia Platt. —Se
ha separado del estudio de la primera Constitucién de la Re-
publica de Cuba lo referente a su “Apéndice”, por. ser nece-
sario que se haga una relacidn que interesa al momento po-
litico en que se vivia en nuestra Patria en el instante en que
la Asamblea Constituyente se vid impelida a adicionarlo al
Texto constitucional que acababa de aprobar.

Ya hemos visto anteriormente cémo.al dia siguiente de
firmar el Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica la
Resolucién Conjunta del Congreso de dicha Nacion, 0 sea el 20,
comenz6 la guerra el dia 21 de abril de 1898 con Espana, y
como consecuencia de ella se firmé el Tratado de Paz entre
amibas naciones, mediante el cual se puso término a la sobe-
rania de la Metrépoli en Cuba. El dia 1 de enero de 1899 se
hicieron cargo del Gobierno de la Isla autoridades america-
nas que la gobernaron hasta el 20 de mayo de 1902.

Estando gobernando la Isla de Cuba los americanos, segun
ya se ha dicho, se convocé a una Asamblea Constituyente, y
al constituirse ésta, el General norteamericano Leonard Wood
dijo a los constituyentistas que se reunian para hacer una
Constitucién y para formular las relaciones que debian existir
entre Cuba y los Estados Unidos de Norteamérica. Los dele-
gados no tuvieron en la idea el propdsito de incluir en la Ley
fundamental de Ja Republica, préxima a inaugurarse, lo re-
76 ANDRES M:* LAZCANO. Y MAZON

lativoa cudles debian ser dichas relaciones; pero en el curso
de las. discusiones eri la Asamblea recibieron indicaciones a
través de Mr. Wood:de cuales debian ser. Honda reacci6n pro-
dujo a los padres de la Patria la imposicién que contenia. lo
que se pretendia incorporar a nuestra Carta Magna. Hubo pro-
testas y.rebeldias ‘entre los constituyentes. Se nombré una
comision de la Asamblea encargada de redactar y proponer lo
que fuera procedente. Pero Mr. Wood, adelantandose a la mis-
ma, se-reunié con dicha Comision y le transmitiéd las instruc-
clones que ‘contenia una carta de Mr. Root, Secretario de
Guerra de los Estados Unidos de Norteamérica, al respecto de
cuales debian ser tales relaciones.

Los delegados a la Convencidn Constituyente se mostraron
disconformes con lo que queria Norteamérica, pero Mr. Wood
dijo que al insinuarlas cumplia instrucciones de su Nacion.
La Asamblea acordé también tratar dichos particulares en se-
sidn ‘secreta y. la Comisidn nombrada a manera de contrapo-
siciones formuld bases en lo fundamental diferentes a las del
Gobierno norteameéricano, suprimiendo el derecho de dicha
Nacién’ a Ute rvenis en Cuba (4). oe

ie
(4) ‘Relaciones que exigian los norteamericanos:

‘Primera, Que,ningtin Gobierno organizado bajo la Constitucién se juz-
gara con _autoridad para entrar en ningun Tratado 6 compromiso cen nin-
guna potencia’ extranjera, que pueda disminuir u oponerse a la independen-
cia de ‘Cuba, o. conceder.a dicha potencia extranjera ningun derecho o pri:
vilegio especial sin e} .consentimiento de los Estados Unidos.

Segunda. Que hinguan Gobierno, organizado bajo ja Constitucién, tendra
autoridad para asumir o contratar ninguna deuda publica que- exceda de
la capacidad’ de las ‘rentas usuales de la Isla, después de sufragar los gastos
corrientes del Gobierno para pagar el interés.

Tercera. Que al traspaso del control] de Cuba al Gobierno establecido
bajo la nueva Constitucién, Cuba consiente que los Estados Unidos se re-
Serven y retengan EL DERECHO DE INTERVENIR para la conservacién de
la Independencia de Guba y e] mantenimiento -de un Gobierno estable que
débidamente_ proteja Tas vidas, la propiedad y la libertad individual y qu?
cumpia,; con respecto a ‘Cuba, las obligaciones impuestas por el Tratado de
Paris a los: Estados Unidos, y ahora asumidas y tomadas sobre si por el Go-
bierno dé Cuba.

- Cuatta.. Que todos los actos del Gobierno Militar y todos los derechos
adquiridos por ellos seran validos-y se mantendran y ‘protegeran.

‘Quinta. ‘Que para ‘facilitar a los’ Estados Unidos el cumplimiento de de-
LAS, .CONSTITUCIONES DE .CUBA. 77

. Ante.la forma.en que se venia desenvolviendo.el, problema
de cuales habrian de ser las relaciones entre Cuha; y los. Esta-
dos Unidos:'de.-América, el. Senador Mr. Orville H: Platt. ‘pre-
sent6 en el Senado ameri¢ano una enmienda a: la Ley .de
Presupuestos:. dél Ejército, que aceptada por la Comisién del
Senado fué aprobada por este Cuerpo, por cuarenta.y tres vo-
tos contra. veinte, después de algunos debates. El Senador
John T. Morgan’ dijo: “La enmienda Platt es un ultimatum
del Congreso”; y el Senador Benjamin R. Tillman expresd:
“Como hombres, como caballeros, como cristianos, hicieran

beres ‘tales como los que recaerén sobre ellos por las estipulaciones ya ex-
presadas y para su propia defensa, los Estados Unidos podran adquirir
titulo, y conservarlo, a terrenos para estaciones navales, y mantenerlas en
clertos puntos especificos.

Dictamen de la Comisidn de la Asamblea Constituyente a las spOSIEIG:
nes americanas, dice (Diario de Sesiones, pag. 476):

"Primero, El. Gobierno de la Republica dé Cuba no hard ningtin Tratado
o Convenjo con ninguna potencia o Potencias extranjeras que comprometa 9
limite la Independencia. de Cuba, o que de cualquier. modo permita o auto-
rice a cualquier Potencia o Potencias extranjeras a obtener .por medio de
colonizacién o. para fines militares y navales, 0 de otra manera, asumiendo au-
toridad o derechos sobre cualquier porcién de Cuba. :

"Segunda. €1 Gobierno de la Republica de Cuba no permitira que su ‘te-
rritorio .pueda servir de. base de operaciones de guerra COHIED 105: estan
Unidos, ni contra cualquier otra Nacién extranjera.

"Tercera. E] Gobierno de la Republica de Guba aceptar& ‘en su “integri-
dad e] Tratado de Paris, de. 10 de. diciembre. de 4898, lo mismo en lo que
afirma los derechos de Cuba que en cuanto a las obligaciones que tacita-
mente le. Sefiala;-‘y especialmente: las que impone el Derecho internaciona!
para la proteccién de vidas y haciendas, sustituyéndose a los Estados Uni-
dos en el] compromiso que éstos adquirieron en este sentido, eantorme a
los articulos 1. y 16-de dicho Tratado de Paris.

“Cuarta. “El Gobierno de Ja Republica de Cuba reconoceré como sepa lniba
te validos los actos ejecutados, para la. buena gobernacién de Cuba, por el
Gobierno Militar Americano, en representacién del de los Estados Unidos,
durante el-perfodo .de-su ocupacién, asi como los derechos nacidos de ellos,
de..conformidad: con la Joint Resolution y con Ja Seccién 2% de la Ley de
Presupuestos del Hjército de los: Estados Unidos para el afio econdédmico: de
4809 :a 4900;. conocida: pon Enmienda. Horaker, o con las -leyes igentes en
este pais.

-*Quinta:...Los. Gobiernos de los eecdee Unidos y dé la: Republica: de ‘Cuba
deberan regular sus‘ relaciones comerciales: por medio de un’.Convenio, basa-
do en la reciprocidad, y que, con tendencia a) libre cambio de sus: productas
naturales *y: manufacturados, les asegure mutuamente’ mapas ¥ Beppolnis
ventajas en los mercados respectivos.”
78 ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

buena la promesa contenida en el articulo IV de la Resolucién
Conjunta” (4).

En la Camara de Representantes la Enmienda Platt fué
aprobada por 161 votos contra 137. El Representante america-
no John W. Maddox, refiriéndose a dicha Enmienda, dijo:
“Ustedes contrajeron con Cuba y con el Mundo ciertas obli-
gaciones; y yo digo ahora que “antes de la puesta del sol
habran ustedes violado aquellas obligaciones”. (Se referia a la
Resolucién conjunta.) ~—

También un oficial del Ejército americano de alta gradu
cién, el General Miles, jefe que fué del Ejército americano
durante la guerra con Espafia, dijo: ‘““A un pueblo que se
bate un tercio de siglo por su Independencia, no pueden limi-
tarsela los Estados Unidos; nuestra propia honra lo prohibe”:

(4) Resoiucidn Conjunta del Congreso de los Estados Unidos de Norte=
américa, de°20 ‘de abril'de 1898: “Por cuanto, por virtud de las razohes ex-
puestas por elPresidente de los Estados. Unidos en su Mensaje al Con-
greso, de abril. 44 -de :1898, por. el: que se invité la.accién del Congreso, 25
imposible tolerar por mas tiempo la existencia de] horrible estado de cosas
que por mas de tres afios ha prevaiecido en la Isla de Cuba, tan inmediata
a nuestras costas, con el que se ha lastimado ‘hondamente el sentido moral
dei ‘pueblo de ios ‘Estados Unidos y afrentado la civilizacién cristiana, y
que ha. culminado-en la destruccién de:un barco de guerra americano, ‘cun
266 oficiaies y tripulantes, ‘anientrats se hallaba de visio amistese en él
puerto de ‘La ‘Habana:

"SE RESUELVE por’ él. Senado:-y ta’ Camara de Repr esentantes de’ fis List
tados Unidos de América reunidos en CONGRESO:

“Primero, Que el pueblo de Cuba es y de derecho debe ser libre e in-
depeéndiente. a at re : a es

"Segundo.. Que es ‘el deber de Jos Estados Unidos exigir, como el Go-
bierno de los Estados Unidos por Ja presente éxige, que el Gobierno de
Espafia renuncie inmediatamente su autoridad y Gobierno en la Isla de
Cuba y retire del territorio He ésta” y de ‘sus aguas sus fuerzas militares y¥
navales, —

“™Percero. ‘Que por la prdatinte se da orden y autoridad al Presidente de

Jos Estados: Unidos ‘para usar en su totalidad las fuerzas- militares y na-
vales ‘de los Estados Unidos y ‘para lamar al servicio activo 1a milicia dé
los diferentes Estados hasta donde sea necesario, para llevar a efecto esle
reso.ucién.
. "Cuarto. ‘Que los Estados Unidos declaran por la presente que no tienen
intencion ni deseo de ejercitar en Cuba soberania, jurisdiccién o dominio,
excepto para la pacificacién de la Isla, y ‘afirman su determinaci6n, cuando
-ésta’ se haya conseguido, DE DEJAR: EL COBIERNO Y DOMINIO DE CUBA A
SU PROPIO PUEBLO.”
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA’ 79°

EY Congreso de Norteamérica, no obstante los debates y
oposiciones de diputados y pueblo.de Cuba, aprobé ‘la Enmién-
da Platt, y fué.sancionada por el Presidente de los Estados
Unidos‘como una Ley de Emergencia."

‘La Asamblea Constituyente cubana pistendi aed el
“Apéndice” o Enmienda Platt, explicando sus preceptos, res-
pondiéndo ‘a ello el Presidente Mr. MacKinley:con’ la reunion
de‘su-Conséjo: de Gabinete, y la declaracién de que “era pre-
ciso el acatamiento a la Ley del Congreso de: los Estados Uni-
dos de América, que exigia la incorporacion a:la'Constitucién
de Cuba, literalmente, de la Enmienda: Platt, perks centres ss 4 a
los cubanos ‘el gobierno de su pais”. *

’ Planteada‘en tales términos la cuestidén del. 1."“Apéndice: Conk
titucional”; y ante la disyuntiva de aceptarlo:'o de. que perma-
neciéra en Cuba el Gobierno de ocupatién ‘de Nortearnérica,
votaron. por qué se accediera dieciséis:'constituyentistas::y : que
no oncé. De esta forma quedd' incorpotado. a muestra i aveaas
Genshincion de 1904 la Enmienda: Platt: -- Pi :

’ En- las primeras elecciones que se celebraron en: Cubs. para
Agi el primer Presidente de la Republica, el candidato! de-
rrotado, ilustre patriota, General Bartolomé’ Mas6; uno. de: los
puntos de su programa de. gobierno:era la abrogacién de-la
Enmienda Platt. Salid elegido D. Tomas Estrada Palma. ~'

“ Después de incorporado a la Constitucidn de 41904: el“ Apén-
dicé” 6 “Enmienda Platt”; en cumplimiénto dé lodispuesto en
su’ articulo 8.°, que dice que el Gobierno.de Cuba ‘insertaré
las‘ anteriores disposiciones en un'‘Tratado permanéhte:con-los
Estados Unidos.(se refiere a todas las insertas en dicho:““Apén+
dice”), proclamé el Presidente de la Republica, D. Tomas Es-
trada’ Palma, que se habia firmado un Tratado con la citada
Nacién en 22 de mayo de 1903, én que sé cumplid. Jo: dispuesto
en dicho articulo. De conformidad con él protocolo adicional
suscrito en Washington,, el 20 de enero de 1904, -aprobado por
él’Senado de los Estados Unidos el 22 ‘de marzo y por el Se-
nado de la; Republica de Cuba en 8 de junio ‘del. mismo, aiio,
80" ANDRES. M.2-LAZCANO Y MAZON.

las: ratificaciones fueron canjeadas en dicha ciudad -deiWash-
ington el :diatide. julio de 1904. 2... Hk teh PG

En: cumplimiento.’ ‘de lo dispuesto.en el articulo 7.° del
“ Apéndice” a la Constitucién de 1901, fué aprobado un Con-
venio celebrado entre los Estados Unidos de Norteamérica y
Cuba, ‘firmado. por el Presidente de Cuba, D. Tomas Estrada
Palma, en.16:de febrero de 1903; por el Presidente de la Re-
publica de.los Estados Unidos, Theodore Roosevelt, en 23 del
propio:mes y afio, y aprobado por el Senado de Cuba el.46 de
julio de 1903, :Gaceta Oficial del 18 de agosto del mismo afio,
mediante el cual la Repiblica de Cuba arrendé a la de Estados
Unidos terrenos para carboneras en Guantanamo, en Bahia
Honda y en.los términos que se consignan, con el derecho de
usar.y ocupar las.aguas adyacentes y mejorar y profundizar
las entradas, ejérciendo sobre Jo arrendado soberania Cuba y
jurisdiccién y sefiorio los Estados Unidos de, América.

. Por Convenio de-2 de julio de 1903 se reglamento el-arren-
aainienis de las estaciones navales.

. También se consignéd en una proclama del. Presidente de
la Republica, de 5.de mayo de 1925, el Tratado sobre Isla de
Pinos; porel que los Estados Unidos de América renuncian a
favor de Cuba. toda Rec mACOn respecto del derecho a la ial
de Pinos:

‘La Enmienda | Platt, dice Manuel Marquez Sterling, en su
obra el Proceso Histé6rico de la Enmienda Platt, “era interpre-
tada en Cuba como un cuerpo internacional unilateral,
puesto al Pais ala fuerza y de] que no se desprendian sino
derechos por parte de los Estados Unidos (1). Su base no

; (4): Veamos la opinién del eminente cubano Dr. José Manuel Cortina
y Garcfa,.Presidente que fué de la Comisién Coordinadora de la Asamblea
Constituyente ‘de 1940, en su labor como delegado de Cuba a la Liga de las
Naciones, respecto a la Enmienda Platt sostuvo:

/ “Armonizar los intereses de una Nacién de tan extraordinario poder
como ‘los Estados Unidos de Norteamérica con: -la independencia de un
Pafs relativamente pequefio ha sido la ardua tarea que ha puesto a prueba
ia energia de los cubanos.y la sagacidad de sus estadistas.

"Las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos -de Norteamérica - tay
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 81

podia estimarse contractual, en buena ldgica. Poco a poco el
criterio popular fué infiltrandose de la idea, que también con-
tribuyé a fomentar un gran nucleo de intelectuales. En el ex-
tranjero se entendia igualmente que la independencia de Quba
era una donacién americana que podia ser regulada, vestrin-
gida o suprimida a voluntad de los gobiernos de Washington.
Con gran frecuencia se citaban las palabras interpretativas de
Elihu Root, pero con un sentido unilateral y como una gracia
de la voluntad de los americanos. Nuestros diplomaticos pa-
saban en el extranjero no pocos sonrojos, y los tratadistas de
derecho internacional en sus libros, conferencias y folletos,
propalaban el criterio de que Cuba era un protectorado de los
Estados Unidos”. Estas realidades, hasta cierto punto, fueron
siempre combatidas por Marquez Sterling con criterios neta-
mente patridticos. Su idea central descansaba en el propdsito

regula un tratado de garantia, cuyas estipulaciones, en su parte esenciat,
expresan que Cuba consiente en que los Estados Unidos puedan cooperar,
si ello fuese necesario, a Ja defensa de su independencia y de su soberanta.
Ademés, Cuba se obliga a no ceder parte alguna de su territorio a ninguna
Nacién extranjera y a no concluir ningun tratado que tienda a restringir su
independencia y su soberania; y consiente también en que los Estados Uni-
dos de Norteamérica, en caso de anarquia o falta de gobierno, intervengan
para el mantenimiento de ja independencia cubana, ‘a fin de ayudar al esta-
biecimiento de un gobierno.

"Hse tratado de garantfa tiene como base esencial el mantenimiento y
defensa de la independencia de Cuba. Cuaiquier interpretacién que se ie
dé ha de ser encaminada al robustecimiento de la independencia, y toda
aplicacién que de 61 se haga que pueda lesionar la soberania de Cuba es una
infraccién del pacto, que tiene que girar siempre, para poder ser valida,
en derredor de] respeto, defensa y mantenimiento de Ja independencia y
soberania de Cuba.”

La nota 86 del libro Proceso Histérico de la Enmienda Platt, del Dr. Mar-
quez Sterling, continua asi: :

“In esta forma se presentaba la Enmienda Platt, juridicamente, como
un tratado internacional semejante a otro cualquiera, con la sancién de am-
bas partes contratantes, y en la forma ritual de las negociaciones diploméa-
ticas, con la ratificacidn de los dos Senados respectivos. El objeto de esta
interpretacién de Cortina fué invertir los términos en que venia usdéndose
la Enmienda Platt y hacer reconocer internacionalmente que toda actuacién
que se hiciera en nombre de la Enmienda Platt que mermara a destru-
yera ja independencia de Cuba seria no una interpretacién de la Enmien-
da, sino una infraccidn.

“Kn efecto, revisando el texto de la Enmienda Platt podria observarse

6
82 ANDRES .M.* LAZCANO ¥ MAZON

To

de nulificar la Enmienda, y para ello trabaj6 por su abroga-
cidn durante toda su vida.

__ La lucha contra la supresién de la Enmienda Platt y el
Tratado concordante se mantuvo hasta la abolicién de ambos.
_ Al amparo de la Enmienda Platt, con motivo de una guerra
entre cubanos, con objeto de derrocar al Gobierno de D. To-
mds Estrada, por haberge reelecto, segin decian los liberales,
mediante fraudes, mandaron Jos americanos buques de guerra
a las costas de Cuba; y mas tarde, al renunciar el Presidente
y el Vicepresidente de la Republica y no haberse reunido el
Congreso para designar a sus sustitutos, el Secretario de la
Guerra de los Estados Unidos de América, Mr. William H. Taft
(que mas tarde llegé a ser Presidente de los Estados Unidos),
y que formaba entonces parte de una Comisién americana, se

—dice—que Cuba consiente, para e! mantenimiento de su independencia,
en lag estipulaciones a que se refiere ese Tratado. Si la causa del contrato
fué el mantenimiento de la independencia, y la causa del consentimiento
fué ese mismo objeto, es indiseutible que cuando se atacd esa indepen-
dencia o se mermé por wna interferencia abusiva se habfa violado ei
Tratado.

"Con esta interpretacién friamente contractual resultaba claro que los
Estados Unidos eran un Pais que, al violar la independencia de Cuba, vio-
laba también un Tratado equivalente al que tenfa Bélgica, puesto que ¢l
unico Pais que no podia atacar la independencia de Cuba eran los Estados
Unidos, en virtud precisamente de la Enmienda Platt. De esle modo, Cor-
tina contribuy6 a una nueva visién del problema internacional de Cuba en-
tre los hombres de gobierno del Mundo.

* "Con motivo de la entrada de Cuba en el Consejo Supremo de la Liga
de las Naciones, estando Cortina de Presidente de la Delegacién de Cuba,
se discutié la independencia de nuestra Reptiblica, y el internacionatista
George Scelle afirmé que Cuba habia tenido que renunciar a entrar ea
el Consejo, en virtud de no habérselo permitido los Estados Unidos. Frente
a esto actud Ja Delegacién presidida por Cortina. Y a la labor encaminada
a combatir esa tesis, que desminti6d el hecho de haber presidido la Liga
el Dr. Cosme de la Torriente, Cortina la denominé: “Estudio y difusién
del sentido bilateral y contractual de la Enmienda Platt”.

Sobre la Enmienda Piatt han escrito muchos y muy valiosos cubanos:
Cosme de la Torriente, Gonzalo de Quesada, Carlos de Velasco, Enrique
Gay Galb6, Luis Marino Pérez, ‘Antonio Escobar, Herminio Portell Vila,
Emilio Roig, José M. Cabarrocas, Gustavo Guliérrez, César Salaya, Ram6n
Zaydin, Raul de Cardenas, Migue) ‘Angel Carbonell, Ramon Vasconcelos,
Sergio Carbé, Mario Guiral Moreno, Orosman Viamontes, Eusebio A. Her-
nandez, Evelio Rodriguez Lendian, Julio César Gandarilla, José Varela Ze-
queira, Mariano Aramburo, Ambrosio V. Lépez Hidalgo, Antonio L. Valver-
de, Manuel Sanguily, Luis Machado y otros muchos. :
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA: 83

hizo.cargo.del Gobierno de la Republica de Cuba, el 20 de‘sep-
liembre de 1906, y el 12 de octubre del mismo afio fué nom-
brado Gobernador Charles E. Magoon, y celebradas elecciones
después, éste le hizo entrega del Gobierno al nuevo. Presidente
electo, General José Miguel Gémez, que fué uno de los caudi-
los de la Revolucién que provocé la Intervencién Americana.
E] nuevo Gobierno comenz6 el 28 de enero de 1909-y volvié
Cuba a ser libre e independiente de injerencia extranjera.

Con motivo de la reeleccidn del Presidente de la Reptblica
de Cuba, General Mario G. Menocal y Deop, en el afio 1916,
los liberales estimaron que éste los habia atropellado y hecho
fraudes para derrotarlos y se fueron a la revolucién, junto
con muchos oficiales del Ejército cubano, el 11 de febrero
de 1917. El Gobierno de los Estados Unidos de Norfeamérica
conden6 el movimiento y éste fracasdé, siendo preso en “Cai-
caje” el General José Miguel Gémez, jefe del mismo. Después,
al terminar el periodo del General Menocal y antes de que se
celebraran las elecciones, el General Enoch Crowder, del Ejér-
cito de los Estados Unidos de Norteamérica, fué Consejero de
una Comisién cubana encargada de redactar una nueva Ley
Electoral que impidiera fraudes en las elecciones.

Durante el gobierno del Dr. Alfredo Zayas y Alfonso, Pre-
sidente de la Republica, que se hizo cargo de la Presidencia
durante la gran crisis econdmica que azoté al Mundo el 1920,
el Gobierno de Norteamérica, por medio del General Enoch
Crowder, apremiéd al Dr. Zayas para que mejorara la admi-
nistracién publica, basdndose para ello en el. .Tratado de Re-
Jaciones Permanentes de 22 de mayo de 1903, que determina
las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos de América.
En Ja segunda designacién de Gabinete que hizo. el Dr. Zayas
se insinuo publicamente que era debido a influencias del Ge-
neral Crowder y se le criticd por eso, dando lugar a que éste
lo cambiara y a que demostrara con ello que la soberania de
Cuba se mantenia.

Durante el final del Gobierno ‘del Presidente de la Repu-
84 ANDRES M.2 LAZCGANO Y. MAZON

blica,; General Gerardo Machado y Morales, Mr. Franklin
D. Roosevelt, Presidente de los Estados Unidos de Norteamé-
rica, que asumid el Poder el 4 de marzo de 1933, que habia
récibido informes sobre Ja situacién existente en Cuba, con
motivo de la reeleccién del General Machado, de la reforma
Constitucional de 1928 y del estado general de la Republica,
nombr6é Embajador a Mr. Summer Welles, con orden de que
ayudase a rehabilitar la industria y el comercio cubano y a
obtener arreglos entre el Gobierno y la oposicion dividida que
lo’ combatia, sobre la base de sustituir pacificamiente al Pre-
sidente Machado. Algunos grupos de los que combatian a
Machado aceptaron la mediacién americana y otros no, y esto
socavo la eslabilidad del Gobierno, anunciandose el 7 de agos-
to de 1938 que habia renunciado, lo que no fué cierto; pero
hubo disturbios con muertos y heridos. Entendiendo el Pre-
sidente Roosevelt que la renuncia del Presidente Machado era
lo unico que podia poner término a la situacién existente en
el Pais, se hizo hincapié en ello y se sublevaron algunos. ofi-
ciales y unidades del Ejército, siendo derrocado su Gobierno
el dia 12 de agosto del afto ullimamente mencionado, y des-
pués de haber dirigido un escrito al Congreso renunciando a
la Presidencia de la Republica, en un avién salié de Cuba.

Al renunciar Machado y antes todos sis Secretarios, me-
nos el General Alberto Herrera, Secretario de la Guerra, éste
quedé de Presidente de la Republica, para.evitar un nuevo
pretexto de intervencién; pero no habiéndolo aceptado la opo-
sicién, renuncid, después de haber designado Secretario de
Estado al Dr. Carlos Manuel de Céspedes y Quesada, hijo del
Caudillo de 1868. La mediacién americana continuo. Céspedes,
con motivo del movimiento del 4 de septiembre de 1933, fué
destituido y sustituido por la Pentarquia, un Gobierno de cin-
co personas: Dr. Ramon Grau San Martin, Guillermo Portela,
José M. Irisarri, Sergio Carb6é y Porfirio Franca. Esta nombré
Coronel del Ejército al inteligente sargento Fulgencio Batista
y Zaldivar; este cargo era la Jefatura del Ejército.
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 85

Los Estados Unidos de América enviaron a Cuba buques
de guerra y no reconocieron al Gobierno de Ja Pentarquia, el
que qued6é disuelto el 10 de septiembre de ,1933, haciéndose
cargo de la Presidencia de la Republica el catedratico de la
Universidad de La Habana Dr. Ramon Grau San Martin. Este
Presidente se negd a prestar el juramento ante el Tribunal
Supremo de Justicia, porque tendria con ello que jurar la
Constifucién y la Enmienda Platt; y entonces jurdé ante
e] pueblo, desde el Palacio Presidencial, y en presencia
de los Magistrados del Tribunal Supremo, que cumpliria y
haria cumplir lo que Namo el programa de la revolucién au-
téntica. Los Estados Unidos no reconocieron su Gobierno por
estimarlo inconstitucional.

Con motivo de la VI Conferencia Panamericana, a la que
concurrid la delegacién de los Estados Unidos de América,
presidida por Mr. Cordell Hull, Secretario de Estado de dicha
nacioén, y no obstante no estar invitado a la misma el Gobier;
no de Grau, éste mandé una delegacion, a Ja que se le: did
intervencién en-la Conferencia, y en ella dicha delegacion
propuso que se aprobase una resolucion que habia presentado
a nombre de Cuba, recomendando que Jas Reptiblicas de Amé-
rica no reconociesen validez a tratados que no hubiesen sido
aceptados libre y espontaneamente por una de las partes; Fue
aprobada. La misma tuvo por objeto negarle eficacia legal.:a
la Enmienda Platt.

En. los Estatutos. para el Gobierno Provisional de la Repu-
blica de Cuba, de 14 de septiembre de 1933, del Presidente
Grau San Martin, parrafo tercero, dice: “Con plena conctencia
de su responsabilidad histérica, el Gobierno Provisional pro-
clama su mds profundo respeto a la santidad de los Tratados'
Internacionales “espontdneamente celebrados” en nombre de
la Republica de Cuba, y su mas firme y resuelto propdsito de
cumplirlos, para satisfacer el fin revolucionario que did vi-
gencia a su organizacién”: y se omitid lo referente al Apén-
dice de Ja Constitucién de 1901; igual se hizo en la Ley Cons-
86 ANDRES M.2 LAZCANO ‘Y MAZON

titucional de 3 de febrero de 1934, por lo cual el contenido de
Ja Enmienda Platt solo figuraba ya en el Tratado Permanente
de 22 de mayo de 1908, que figura en la Proclama del Presi-
dente de la Republica D. Tomas Estrada Palma, de 6 de julio
de 1904, en la que est& inserto lo que era el “A‘péndice de la
Constitucién de 1901”; pues bien, el 29 de mayo de 1934 se
firmé en Washington un Tratado entre la Republica de Cuba
y los Estados Unidos de América, que esta inserto en la Pro-
clama del Presidente de la Reptiblica Carlos Mendieta y Mon-
tefur, por el que deja de tener validez y queda abrogado el
Tratado de Relaciones que se concluyé el 22 de mayo de 1903,
0 Sea aquel en que estaban insertas Jas mismas disposiciones
de la Enmienda Platt.

Puede sostenerse Sin lugar a dudas que éste fué uno de Jos
hechos de mas trascendencia del Gobierno del Presidente Men-
dieta, y que produjo intenso jubilo a los cubanos, puesto que
a partir de entonces Cuba es verdaderamente libre y soberana.

’ La Enmienda Platt, como se ha visto de Ja sintesis que se
ha hecho'en este estudio, limitaba la soberania de la Rept-
blica cubana; era con ella una espeice de menor de edad
sujeta a Ja tutela de los Estados Unidos de Norteamérica.

“La forma en que se hizo figur ar el “Apéndice” en la Cons-
titucién de 1901 fué una afrenta para la soberania de la
Republica que se inauguré el 20 de mayo de 1902 v de la
que hoy disfruta plenamente. oO , ,

~ Politica: de los Estados Unidos de América, respecto a la
Isla de Cuba, durante el siglo ‘XIX.—Ya que hemos expuesto
como fué incluida la “Enmienda Platt”, como “Apéndice” de
la primera Constitucién de la Reptiblica de Cuba, inaugurada
el 20 de mayo de 1902, precisa hacer un poco de historia, re-
montandonos al siglo pasado, para hacer resaltar la politica
americana en relacién con nuestra hoy Nacién y antes colonia
y provincia de Espafia (1). -

(4) Proceso Histérico de la Enmienda Plait, por Manuel Marquez Ster.
ling, 2 tomos, 1937-19441, Habana (Cuba).
LAS GONSTITUCIONES DE CUBA 87

No vamos a ocuparnos de los Estados Unidos de Norte-
américa cuando sus Estados pertenecian a‘Inglaterra, y que
fué cuando comenzé algun trafico mercantil entre puertos cu-
banos y americanos y que duré muy poco, sino a partir de
cuando empezé de nuevo otra guerra entre Espafia y Francia,
en los afios de 1796 a 1801. *

Alarmados los espafioles por el aumento en la Isla de Cuba
del comercio de los cubanos con los americanos, fué supri-
mido por Espafia, pero debido a las protestas que tal medida
produjo se consintid de nuevo oficialmente, pues de hecho, los
gobernadores Marqués de Someruelos y Apodaca se habian
resistido a implantar debidamente aquella prohibicién por re-
dundar en perjuicio de la Isla; hasta que afios mas tarde,
bajo el mando del Gobernador José Cienfuegos, se permitid
el comercio libre entre los Estados Unidos de América y Cuba,
manteniéndose en la actualidad (1950), aunque sujeto a ciertas
restricciones.

Dado las relaciones comerciales que existian y la posicién
de la Isla de Cuba respecto a la de Ja Nacién Estadounidense,
hizo pensar a los americanos que ésta, para ser completada,
debia comprender a aquélla dentro de sus limites. Ya al final
del siglo XVHI Espafia habia enviado al Marqués de Some-
ruelos, ante el temor de que estallara una guerra (éste gober-
no de 1799 a 1812). El Presidente Jefferson, en 41805, dijo
que estimaba una necesidad militar ocupar a Cuba, y decla-
r6 que si la Metrépoli obstruccionaba a su Gobierno habria
guerra; y después aconsejé la conveniencia de negociar con
Napoledn le cesién de Cuba a los Estados Unidos. Tomas Jef-
ferson fué Presidente desde el 1801 al 1809, y lo sustituyo Ja-
mes Madison, que ocupé la primera Magistratura de los Es-
tados Unidos, desde 1809 hasta 1817. Durante el periodo
presidencial de éste, sus agentes confidenciales lo tenian infor-
mado, asi como a su Gobierno, de la situacidn que reinaba en-
tre cubanos y espafioles y de los grupos que aspiraban a la
anexiodn.
88 ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

James Monroe, Presidente de los Estados Unidos de Norte-
américa de 1817 a 1825, sustituto de Madison, en 1823 hizo
su delaracién, conocida por “Doctrina de Monroe”: América
para los americanos, expresada en el sentido de que los con-
tinentes americanos no deberian considerarse en lo sdelante
como campo para la colonizacién por cualquiera de los pue-
blos europeos; que los Estados Unidos verian como “peligro-
sa” para su Seguridad toda injerencia europea en los paises
independizados de Espafia, y los Estados Unidos no interven-
drian en las colonias europeas que existian en la América,
Todo ello queria decir, en lenguaje diplomatico, que se opon-
drian también a cualquier venta de Cuba a Inglaterra o Fran-
cia, y que ellos respetaban la soberania de Espafia en la Isla.

Estando de Presidente de los Estados Unidos de Norteamé-

rica John Quincy Adams, que goberné desde 1825 hasta el
1829, se celebré el Congreso de Panama, por los paises espa-
fioles que se habian independizado de la Metrépoli. A fin de
poner término a la soberania de Espana en Cuba, mediante el
envio de una expedicidn, Simdn Bolivar prepard un ejército
para invadirla. Los Estados Unidos, que también formaban
parte del Congreso, alegaron que los cubanos no tenian posi-
bilidad de conservar su independencia y podia en Cuba repe-
tirse el caso de Haiti.
Bajo la presidencia de Andrew Jackson, 1829 a 1837; de
Martin Van Buren, de 1837 a 1841; de la de W. M. Henry Har-
rison, 1841; John Tyler, de 1841 a 1845 y durante parte del
gobierno del Presidente James K. Polk, de 1845 a 1849, los
grupos anexionistas de Cuba y de los Estados Unidos mantu-
vieron vivasS sus gestiones por Ja anexién a Norteamérica. En
esa época los Estados del Sur de los Estados Unidos aspiraban
a que hubiera mas Estados eSclavistas.

El Club de La Habana, fundado en 1847 como asociaci6n
secreta contraria a la Metropoli, y que estaba compuesto de
personas de significacién en Cuba, tuvo por objeto obtener la
anexidn de la Isla a los Estados Unidos. Al efecto, gestionaron
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 89

sus componentes con personalidades americanas para que los
Estados Unidos comprasen a Cuba mediante una indemniza-
cidn que los cubanos abonarian; pero no habiendo obtenido
resultados tales diligencias ofrecieron tres millones de pesos
a Mr. William J. Worth, General norteamericano, para que
invadiese a Cuba con soldados licenciados del ejército al ter-
minar la guerra de México. También cubanos enemigos de Es-
pafia se asociaron en Nueva York para hacer propaganda ane-
xionista, publicando un periddico nombrado La Verdad.

En 1848, Gaspar Betancourt Cisneros, José Iniceto Iznaga
y Alonso Betancourt, tres revolucionarios cubanos, visitaron
al Presidente de los Estados Unidos, Mr. James K. Polk, para
poner en su conocimiento que los cubanos se preparaban para
lanzarse a Ja guerra contra Espana para obtener la anexidn a
su Nacidn, sin que dicho Jefe de Estado tomara en considera-
cién tales gestiones. Sin embargo, Estados Unidos hizo es-
fuerzos por comprarle a Espafia la Isla de Cuba estando de
Presidente Polk, a lo que se nego aquélla. :

Sucedieron a Mr. Polk en la Presidencia de los Estados Uni-
dos Zachary Taylor, de 1849 a 1850; Millard Fillmore, de 1850
a 1853, y Franklin Pierce, desde 1853 a 1857; pues bien, en
1853 hubo otra oferta de adquirir mediante precio a Cuba, a
la que continué negandese Espana.

Fueron Presidentes de los Estados Unidos de Norteamérica
James Buchanan, de 1857 a 1861, y Abraham Lincoln. desde
4861 a 1865, aboliéndose la esclavitud en 1861. Esto hizo va-
riar las ideas de anexidn que sostenian los Estados esclavistas
del Sur de aumentar con Cuba un Estado esclavo mas, y des-
de entonces cesaron las ideas de anexidn.

Durante la primera guerra por la Independencia de Cuba
—durd de 1868 a 1878—los revolucionarios cubanos trataron
de obtener el apoyo de los Estados Unidos de Norteamérica, v
el gran libertador Carlos Manuel de Céspedes dirigié al Pre-
sidente de aquella Nacién un documento tratando de obtener
el apoyo del Gobierno de Mr. Andrew Johnson, que goberndé
90 ANDRES M.2 LAZCANO Y MAZON

desde 1865 a 1869, y el reconocimiento del Gobierno revolucio-
nario. En los primeros momentos la Nacién americana ges-
tiond que Espana le concediera la independencia a Cuba me-
diante una indemnizacién; pero después, en definitiva, los re-
volucionarios cubanos no pudieron obtener lo que aspiraban.

El Presidente de la Republica americana Ulises Grant, que
goberno desde 1869 a 1877, en 1870 dicté una proclama me-
diante la cual se pronunciaba en el sentido de que serian cas-
tigados los que preparasen expediciones en territoric norte-
americano. La indiferencia americana le captd la animosi-
dad de los que en Cuba sofiaban con la anexién y que estaban
alzados contra Espafia. Sin embargo, como la guerra duré diez
anos, Jos Estados Unidos apremiaron a Espafia para que pu-
siera término a la misma, dejando entrever que si no se hacia
la paz procurarian intervenir. Firmada la Paz de Zanjén, cesé
el peligro de intervencién americana y continuaron las rela-
ciones comerciales entre ambos paises.

Después del Presidente Grant ocuparon la Presidencia de
los Estados Unidos de América Rutherford B. Bayes. desde
1877 a 1881; James A. Garfield, en 1881 (fué asesinado); Ches-
ter A. Arthur, desde 1881 a 1885; Grover Cleveland, desde 1885
a 1889 (se verd después que fué Presidente también mas ade-
lante en otro periodo); Benjamin Harrison, desde 1889 a 1893,
y otra vez Cleveland, desde 1893 a 1897. Durante los periodos
de los Presidentes citados, con excepcién del ultimo, los Es-
tados Unidos mantuvieron el comercio con Cuba; pero en 1894
el Tratado que firmd Espafia con Norteamérica en 1891 dejé
de estar en vigor, sufriendo Jas consecuencias os cubanos,

KEstando de Presidente de los Estados Unidos de Norteamé-
rica, en su segundo periodo presidencial, Mr. Grover Cleveland,
cuando se lanzaron los cubanos a la manigua para luchar con-
tra Espafia para obtener su libertad, hizo saber que se man-
tendrian neutrales los Estados Unidos. Sin embargo, el pueblo
norteamericano simpatizaba con la causa de los cubanos, lo
que dié lugar a que Cleveland interviniera en 1896 con Espa-
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 91

fia, ofreciéndole sus buenos oficios para terminar la guerra,
no siendo aceptada su oferta por los espafioles. Después, mis-
ter Cleveland volvié a tratar con la Metrépoli de Cuba, y en
un Mensaje le indicé la conveniencia de que procurara termi-
nar la guerra y concederle a los cubanos un gobierno con cier-
ta autonomia. Consecuencia de este documento fué la’ Consti-
tucién Autonémica de 1897, y en este afio cesé como Presi-
dente Cleveland.

De lo que sucediéd después nos ocupamos al comienzo de
estos comentarios al Apéndice de la Constitucién de 19041 y
en el estudio de las Constituciones que ne desde 1897
a 1 1904.

Decreto nimero 1.298, de 24 de agosto de 1933, restable-
ciendo la Constitucién de 1901 y aniulando las reformas de 1928.
Ya se ha esbozado algun detalle respecto de este Decreto al tra-
lar de la Constitucién de 4901, porque era necesario hacerlo
alli también. Ahora vamos a ocuparnos del Gobierno presi-
dencial del Dr. Carlos Manuel de Céspedes, hijo del caudillo
de la guerra de los diez afios. Ocupo la Presidencia de la Re-
publica por via costitucional. Habiendo renunciado y aban-
donado la Presidencia de la Republica el General Gerardo Ma-
chado y Morales, después de haber aceptado la renuncia dé
su cargo a todos los Secretarios del Despacho, con excepcién
del General Alberto Herrera, Secretario de la Guerra, la Presi-
dencia de la Reptiblica pas6 a éste; pero como no fué aceptado
por los revolucionarios, se convino con intervencidn de la
mediacién representada por el Embajador Summer Welles,
que ocupase la Presidencia provisional de la Reptblica el doc-
tor Céspedes y Quesada. Al efecto, el General Herrera lo desig-
no Secretario de Estado y renuncié inmediatamente, ‘pasando
a ocupar Ja Jefatura del Estado aquél. De esta manera se evi-
to que Cuba quedase sin Gobierno legal, y fué reconocido como

legitimo este Gobierno el dia 13 de agosto de 1933, al declarar
el Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, Frai-
92 ANDRES M.? LAZGCANO Y MAZON

klyn D. Roosevelt, que dicha transmision de poderes se habia
hecho de acuerdo con las normas constitucionales.

El Presidente Céspedes y Quesada design6é los miembros de}
Consejo dé Sécrétarios-y.comenz6é sus funciones.

E] 24 de agosto de 1933 dicté el Decreto 1.298, por inedio
del cual fué restablecida la Constitucién de 1901, tal como fué
acordada por la primera Asamblea Constituyente, y como con-
secuencia, declaré nulas todas las modificaciones a la misma
introducidas por la Asamblea Constituyente de 1928.

También declaré terminado el mandato atribuido al ciuda-
dano Gerardo Machado y Morales como Presidente de la Re-
publica.

Por dicho Decreto 41.298 se declard disuelto el Congreso y
terminado el mandato de los Senadores y Representantes, asi
como el derecho de los suplentes de estos Ultimos a sustituir-
los. También se declararon vacantes los cargos de Magistra-
dos del Tribunal Supremo, provistos con posterioridad al dia
20 de mayo de 1929.

Ademas se declararon terminados los mandatos de todos los
demas funcionarios de eleccién popular, disponiéndsse que
continuaran en sus cargos aquellos que los venian ocupando
hasta que por el Gobierno se proveyera lo que se estimare per-
tinente en cada caso.

:, éSon legales las medidas acordadas por este Gobierno pro-
visional del Presidente Céspedes? A juicio nuestro, no. El fué
al Poder Ejecutivo a través de formulismos constitucionales y
al amparo de las normas constitucionales vigentes. Luego,
conforme a las mismas, desde el momento que desconocio la
Constitucién de 1901 con las reformas de 1928, anulando és-
tas, disolviendo el Congreso, cesanteando a Magistrados del
Tribunal Supremo y declarando terminados los mandatos de
todas las personas que habian sido elegidas para ocupar car-
gos nacionales, provinciales y municipales, se convirtid en un
Gobierno de facto, fuera de la medida constitucional. Actud
desde el Poder contra el Poder Constituyente del Estado. Sig-
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 93

nificaron esos actos un golpe de Estado dado por el propio
Gobierno de la Nacién en contra de sus leyes.

La propia Constitucién de 1904, que se decia restablecida
en el Decreto, era en el mismo desconocida, pues sus pronun-
ciamientos iban.en contra de la misma.

A partir de entonces el Gobierno de Céspedes se convirtié en
ei Gobierno de la Revolucion, y bien es sabido que ésta es crea-
dora o fuente de derechos; pon e§0 cred una Comisién Consul-
ren inajepensables para llevar a cabo las medidas dispuestas.

El Poder Hjecutivo, al disolver el Congreso, asumié los dos
poderes y se reserv6é la facultad de proveer en cada caso la
sustitucién de las personas elegidas por mandato popular.

Por este Decreto se hizo constar que se respetarian todés
las obligaciones internacionales contraidas en nombre de la
Republica, aun cuando Jo hubieren sido después del 20 de
mayo de 1929.

La razon que se did para anular las reformas de 1928 fiué
que la Convencién Constituyente de dicho aio no se limité
a aprobar las acordadas por el Congreso, conforme lo dispo-
nia el articulo 145 de la Constitucién de 1901, y que fueron
producto de un golpe de Estado contra la soberania nope
En su lugar oportuno tratamos de esta cuesién.

Las medidas de‘ que se ha hecho mérito, tomadas por el
Gobierno de Céspedes, no fueron suficientes para contentar a
los grupos revolucionarios que desde hacia afios se habian
unido, en principio, con el fin de derrocar al Gobierno del Pre-
sidente Machado, pero que no Jo estaban en ideas y fines. Esto
impidid que se consolidara este Gobierno. El Ejército no era
bien mirado por el pueblo, que acusaba a la oficialidad de ha-
ber secundado al General Machado. Esto fué incubando en las
filas de clases y soldados un mal de fondo, que aprovecharon
algunos grupos revolucionarios para que éstos coadyuvaran a
una depuracién de aquéllos. Compartian esta opinién cierto
numero de oficiales jdvenes.
94. ANDRES M.2 LAZCANO Y MAZON

El 4 de septiembre de 1933, Representantes del Directorio
Estudiantil Universitario, el A B G Radical, la Unién Revolu-
cionaria y Pro-ley y Justicia se reunieron en el Campamento
de Columbia con varios Sargentos, que representaban a las
clases y soldados, y entre los cuales se destacé preponderan-
temente el Sargento Fulgencio Batista y Zaldivar, que después
llegaria a ser Jefe del Ejército y el hombre que quitaba y po-
nia Presidentes de la Republica; y, por ultimo, Presidente de
la Nacién en el periodo de 1940 a 1944, y puntos formaron la
Agrupacién Revolucionaria de Cuba.

La Agrupacién Revolucionaria de Cuba llegé al acuerdo,
en el Campamento de Columbia, la noche del citado dia 4 de
septiembre, de pedirle la renuncia al Presidente de la Repu-
blica, Dr. Carlos Manuel! de Céspedes y Quesada, y sustituirlo
con un Gobierno de cinco personas, al que se denominé “Go-
bierno de la Pentarquia”. El Presidente Céspedes, que estaba
en Sagua la Grande, pueblo de la provincia de Santa Clara,
adonde habia ido por haber sido azotado por un cicl6n, reci-
bié las noticias de lo que sucedia y se trasladé a La Habana, y
el dia 5 de septiembre de 1933, hallandose Céspedes en el Pa-
lacio Presidencial, se presento en el mismo un grupo de revo-
lucionarios, y a cuyo frente estaban el Dr. Ramdn Grau San
Martin, Guillermo Portela, José M. Irisarri, Sergio Carbé y
Porfirio Franca, designados para formar el nuevo Ejecutivo
“Cubano, y le pidieron la renuncia al Presidente. Este se nego,
y como el Ejército, ja Marina y la Policia apoyaban el movi-
miento revolucionario, se retiré de Palacio, abandonando la
Presidencia. Asi termin6d este Gobierno.

A la sazén, con. motivo del Decreto 1.298, la Republica,
que estaba regida revolucionariamente, aparecia tener vigen-
cia, al menos, por declaracion legal, la Constitucién de 1901,
pero en Ja realidad de los hechos la misma no rezaba en los
actos de gobierno. La situaciédn publica, a la sazdén, presenta-
ba un estado cadtico. Las autoridades no eran respetadas, los
tildados de machadistas estaban escondidos, algunos fueron
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA: ; 95.

muertos y exhibidos por las calles. Los saqueos se sucedieron.
Muchos simpatizantes del Gobierno de Machado se exilaron
en el extranjero; sus propiedades fueron destruidas. Los gru-
pos revolucionarios no se entendian. Tenfan ideologias dis-
tintas. En definitiva, veremos cémo \legaron a tener encuen-
tros entre si. La Nacién atravesé dias de incertidumbre, de
tragedia y de dolor y se emularon escenas de la Revolucién
Francesa.

El Gobierno de la Pentarquia se inaugura, pues, como con-
secuencia del golpe de 4 de septiembre de 1933. Las Fuerzas
Armadas quedaron, a partir de entonces, de hecho bajo las
érdenes de las clases y alistados, bajo la jefatura del Sargento
Fulgencio Batista y Zaldivar, pues la oficialidad que se nego
a cooperar en el movimiento qued6 sin el mando. El cargo de
Jefe del Ejército se le did al Sargento Batista, hombre inteli-
gente y astuto, que fué nombrado Coronel, que era ©l grado
mas alto. Se reorganizaron las Fuerzas Armadas y la Policia.

La organizaci6n dada al Poder Ejecutivo, en que las cinco
personas que lo integraban tenian idénticas facultades y atri-
buciones, unido al desconcierto reinante entre los cistintos
grupos revolucionarios, impidieron la estabilidad de este Go-
bierno, que por demas, no fué reconocido por el Gobierno de
los Estados Unidos de Norteamérica. Por otra parte, esta Na-
ciédn, por medio de su Presidente, enviéd a Cuba varios buques
de guerra. :

El 10 de septiembre de 1933 quedé disuelta la Pentarquia.
La Republica de Cuba vivid dias criticos. Su independencia
resistid a la situacién existente. E] Directorio Estudiantil Uni-
versitario y las Fuerzas Publicas estaban unidos al ocurrir ta-
Jes hechos Gomo en toda-revolucion, roto el equilibrio entre
gobernantes vy gobcrnados, la obediencia de éstos a aquéllos
no existia, al menos en dichos momentos, en que se sustituia
a un Gobierno por otro, y como veremos después, por otros
nuevos. La situacién econédmica de la Nacién venia atrave-
sando ya, desde antes de la caida del Presidente Machado, una
96 ANDRES M.2 LAZCANO Y MAZON

situacion precaria, alarmante. Este factor contribuy6 a la cai-
da de éste. Fué tal, que lcs empleados publicos estuvieron has-
ta cinco meses sin cobrar sus haberes mensuales. KE! estado

constitucional del pais era en esos momentos nada halagiiefio.

Estdtutos para el Gobierno Provisional de Cuba, de 14 de
septiembre de 1933—Disuelto el Gobierno de la Pentarquia,
de que ya hemos tratado anteriormente, el 10 de septiembre
del afio citado, asumié la Presidencia provisional de la Repu-
blica de Cuba uno de los miembros de dicho gobierno colegia-
do, el Dr. Ramén Grau San Martin, Gatedratico de la Facultad
de Medicina de la Universidad de La Habana, el cual no juré
la Constitucién de 1901, para no verse obligado a jurar su
“Apéndice o Enmionda Platt En Su lugar, desde el baléén dei
‘Palacio Presidencial jurd ante el pueblo, no ante el Tribunal
SupFemo, cumplir el prograniy. de la Revolucion.

de-Grau sti
fué reconocido por los Estados Unidos de Norteamérica. La
Nacion mexicana fué la unica que lo reconoci6é en su inicio.

Ya hemos visto cOmo este Gobierno fué producto de la Re-
volucién de 4 de septiembre y de la “Agrupacién Revolucio-
naria de Cuba”, integrada por grupos revolucionarios, clases
y alistados del Ejército. ,

La situacién en que llegé Grau al Poder le cred un estado
de opinién que en definitiva habia de provocar su caida. Los
atentados personales y terroristas de la epoca de Machado se
reprodujeron con alarmante violencia.

El 24 de septiembre del afio de que se trata hubo una huel-
ga de periddicos. Al dejar de circular éstos las noticias mas
infundadas eran creidas por el pueblo, agravando el estado de
éste. Por otra parte, de la oficialidad del Ejército, que quedo sin
mando por haberlo asumido las clases y soldados, fueron lla-
niados algunos a las filas y éstos no quisieron ser mandados
por sus subalternos. Esta situacién hizo crisis al reunirse en
el Hotel Nacional grupos de oficiales antiguos, pues culmind














LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 97

en que se les intimase para que lo abandonaran, y al negarse,
did lugar a que el 2 de octubre de 1933 se bombardease por
el Ejército dicho Hotel con fuego de artilleria, contestando
los oficiales. Hubo muertos y heridos de uno y otro bando, ter-
minando con la rendicion de la oficialidad, siendo separados
definitivamente del Ejército Constitucional, nuevo nombre que
se le did por los inicladores del movimiento y ascendidos a los
cargos superiores los sargentos, cabos y soldados.

Durante la Presidencia de Grau se promulgaron los Esta-
tutos para el Gobierno provisional que existia en esos mo-
mentos. En ellos se proclama que el mismo mantendria la ab-
soluta independencia y soberania nacionales, el principio de
la libre determinacién de] pueblo en la resolucién de sus con-
flictos interiores y el de la igualdad juridica de los Estados.

in el orden de la politica internacional se sienta como
principio el de la armonizacién y ajuste de los intereses poli-
ticos y econédmicos de Cuba a los reciprocos de los demas pue-
blos, respetandose los Tratados.

En estos Estatutos no se organiza el Estado, con su parte
organica, ni se hace mencién a los derechos fundamentales

del hombre. Sdélo se hace el prorrunciamiento-de qué nadie-po-

dra ser privado de su propiedad legitima sino por utilidad
publica, previa la correspondiente indemnizacién.

Se ‘consigna que se convocaré lo antes posible a e!ecciones
para elegir Papen a una Convencion Cen eNS ‘para

cién del Goniene: 0 prepare ‘otro en quien ele organice los
poderes que ejercita y formule la Constitucion del Estado.

Desde el punto de vista del Derecho Constitucional no pue-
den ser enjuiciados estos Estatutos por su carencia absoluta
de organizacién de los érganos que deben existir en todo Go-
bierno.

En otro aspecto dispone se creen_Tribunales de Sanciones,
con competencia para juzgar a las personas que fueren acu-
sadas como culpables de delitos, amnistiados Oo no, _cometidos

7
vN\

98 ANDRES M.2 LAZCANO Y MAZON

por delitos politicos o con ocasién de Ja defensa del régimen
tiradnico derrocado (se refiere al del Presidente Machado).

Estos Tribunales de Sanciones tuvieron horas muy dificiles
y su actuacioén fué muy ecudnime en medio del estado revo-
lucionario en que se vivia, no obstante la agitacién de la mu-
chedumbre que asistia a sus sesiones. El que estas lineas es-
cribe los enjuicia con la autoridad que Je da el haber sido Ma-
gistrado Sustifuto del Tribunal Nacional de Sanciones.

E] Gobierno Provisional, por su Decreto numero 3.333, de
26.de diciembre de 1928, adiciond el Apartado Cuarto de los
Estatutos, ampliando los delitos.de que podian conocer los Tri-
bunales de Sanciones.

Como todo estado revolucionario puede ser fuente de nue-
vas normas constitucionales, nosotros vamos haciendo la re-
lacién rel_estado politico que existe en los momentos en que
surge a la vida del Derecho una nueva Constitucién para que
‘resalte la influencia del mismo en Jas nuevas Cartas Funda-
mentales, que en definitiva vienen a ser producto de las revo-
luciones la mayoria de las ‘veces.

El A B G, una de las principales asociaciones secretas que
actuaron en forma relevante contra el Gobierno del Presiden-
te Machado, y cuyo principal Jefe lo era el Dr, Joaquin Mar-

__tinez Séenz, inteligente abogado, de mucha cultura y gra ve-
lor personal, provocé al Gobierno de Grau una situacién vio-
lenta que degeneré en un movimiento armado, que en los pri-
meros momentos se creyé que triunfaria, pero que en defini-
tiva fué sofocado. Hubo motines en las calles, siendo ocu-
padas miuchas Estaciones de Policia y el Castillo de Atarés,
rindiéndose los abecedarios después ‘de ser-bombardendos en
dicho Castillo. Fueron muertas y heridas personas de uno y
otro bando.

\—~Muchas disposiciones beneficiosas para los obreros fueron
dictadas dutante-este- Gobierno. Sin embargo, el terrorismo
aumenté en esta época y el Directorio Estudiantil Unuversita-
rio y las Fuerzas Armadas le retiraron su apoyo al Gobierno.
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 99

viéndose obligado el Dr. Grau a abandonar la Presidencia dé
la Republica. Ca

Ley Constitucional de la Republica de Cuba, de 3 de febrero
de 1934—-Esta Ley Fundamental es producto de un Gobierno
Provisional y acordada sin intervencién de Asamblea Constitu-
yente. Es la consecuencia del estado revolucionario en que se
mantenia la Nacién desde el 12 de agosto de 1933, en que fué
derrocado e) Gobierno del Presidente de la Republica, General
Gerardo Machado y. Morales.

Ya hemos visto cémo al producirse la caida del Gobierno
Revolucionario de Ramén Grau San Martin, que permanecié
en el Poder cuatro meses y cinco dias, existia un estado de
inseguridad y de alarma que se habia extendido por el pais,
Ante esta situacién, distintos sectores revolucionarios desig;
naron al Ingeniero Carles Hevia Presidente provisional de la
Republica, el cual desempefiéd el cargo un dia; pero al no ie-
ner el respaldo de todos los sectores. fué sustituido por. el
doctor Carlos Mendieta y Montefur, Coronel del Ejército Lit
bertador, que gozaba de una reputacién como hombre ‘hon-
rado, enérgico y de tener un caracter firme.

Antes de aceptar el cargo se cercioré que ‘su Gobierno sel
ria reconocido por el de los Estados Unidos dé Norteamiéri¢a
y que el Jefe del Ejército, Coronel Fulgencio Batista, le daria
el apoyo que necesitara de las Fuerzas Armadas. Bajo este
estado de hechos tomé posesién de su alto puesto. La situa’
cién econdmica de la Republica mejoré al extremo de podér
el Gobierno cumplir sus obligaciones. La zafra fué buena y se
obtuvo la reduccién de la tarifa en los Estados Unidos de dos
centavos a centavo y- medio, y también que se asignara una
cuota azucarera.

El Coronel Mendieta tuvo Ja satisfaccién de que bajo § a
Gobierno quedara abrogada la Enmienda Platt. © —

El Gobierno del Coronel Mendieta, interpretando la volun-
tad del. pueblo, de acuerdo con sus propésitos, acordé la Cons+
400 ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

titucién de 3 de febrero de 1934, para que la Nacidn tuviera
toda la garantia constitucional necesaria.

Exégesis de esta Ley Constitucional—Es escrita; flexible,
porque puede ser reformada a voluntad del. Gobierno sin la
intervencién del pueblo, por acuerdo de las dos terceras par-
tes del numero total de los miembros del Consejo de Secreta-
Trios y acuerdo también de las dos terceras partes del numero
total de los miembros del Consejo de Estado. Prueba de esta
flexibilidad es que fué modificada en 23 de febrero, 5 dé mar-
ZO, 2 dd abril, 10 defabril, 26 de Abril, 30 d ayo, 31 de julio,
10 y 15 \de noviembre, 21 y 22 de diciembre de 1934, y em)4 de
marzo de 1935; es codificada, porque consta de un solo cuer-
po constitucional, compuesto de XVIII Titulos, noventa y nue-
ve articulos y de catorce Disposiciones generales transitorias;
libre, porque fué acordada por un Gobierno Provisional, que
no tenia restricciones para acordarla; y es integra, porque
contiene parte dogmatica, parte orgdnica en que organiza el
gobierno y contiene clausula de reforma.

Dogmatica constitucional_—Esta contenida en su Titulo IV,
hace declaraciones sobre igualdad ante la ley, retroactividad
de las leyes; la no imposicion de la pena de muerte por delitos
de caracter politico; sobre detencién con las formalidades le-
gales; habeas corpus, inviolabilidad del secreto de la corres-
pondencia y del domicilio; libertad de pensamiento, de culto,
de conciencia y de libre circulacién; reconoce el derecho de
peticion, de reunién y de asociacién; el de no expatriacién de
los cubanos; estatuye la ensefianza primaria obligatoria y la
libertad de ensefiar y aprender; la no privacién de la propie-
dad privada, sino media expropiacién forzosa; la no confis-
cacion de los bienes.

, Gontiene lo que se contrae a la ciudadania, diferenciando
entre ella y la capacidad politica.

Bases del Gobierno Provisional—Es democratico, republi-
cano y proyecta la libertad politica y el bienestar individual;
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 104

Ja soberania reside en el pueblo, del que dimanan tudos 1s
Poderes Publicos.

Es democratico, porque en sus articulos 39 y 40 Scehies
el derecho de sufragio popular como medio para determinar
la forma de gobierno y la designaciédn de sus mandatarios, de
acuerdo con la ley.

Es republicano el Gobierno porque su forma de gobierno
es el de Republica—art. 1.° de la Constitucidén—, con un Eje-
cutivo ejercido por el Presidente Provisional y su Consejo de
Secretarios, siendo nombrados éstos por aquél, y el Presiden-
te, en la forma dispuesta por el articulo 53, por un Colegio
Electoral, integrado por los miembros del Consejo de Secreta-
rios y del Consejo de Estado.

Es limitado el Gobierno porque sus atribuciones ro pue-
den traspasar los limites de las garantias reconocidas a los
individuos, lo que tiene que respetar.

Es centralizado el Gobierno porque, aunque se dispone en
la Disposicidn General Transitoria Séptima que hasta tanto se
promulgue la Ley Organica de las Provincias y dé los Muni:
cipios, las funciones de los Gobiernos provinciales y munici-
pales se llenardn por los Gobernadores y Alcaldes interinos,
quienes en lo posible habran de atemperarse a la legislacién
de la materia; es lo cierto que éstos son nombrados vy remo-
vidos libremente por el Presidente Provisional de la Republica,
con la aprobacién del Consejo de Secretarios, y porque en €l
Titulo XIII se norma que la organizacién del régimen provin-
cial y del municipal serd objeto de una ley organica. siendo
sus acuerdos suspendibles por el Ejecutivo.

Es coordinado el Gobierno porque los Poderes eigcative:
Legislativo y Judicial tienen coordinacién de atribuciones en
los casos que se expresan en la superley, siendo el érgano en-
cargado de hacer las leyes y votarlas el Consejo de Secretarios,
que lo preside el Presidente Provisional de la Republica, te-
niendo funciones de asesorar el Consejo de Estado en ReiOrtas
leyes, .
402 ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

En general, esta Ley Constitucional es exponente del deseo
del Gobierno Provisional del Coronel Carlos Mendieta y Mon-
tefur de que la Nacién estuviera regida por una Carta politica
que garantizara todos los derechos y estabilizara el funciona-
miento de los Poderes publicos.

La oposicién al régimen del Presidente Mendieta se man-
fuvo rebelde y el pais en estado de revolucidn. No fué sufi-
ciente la Ley Constitucional acordada para que sirviera de di-
que a. los desmanes de los revolucionarios, los que, en defini-
diva, provocaron una huelga general en marzo de 1935, en la
que tomaron parte muchos empleados publicos. El Gobierno
termin6 la misma y con las Fuerzas Armadas resfablecio el
orden.

El Poder Judicial fué reorganizado dos veces durante la
Presidencia del Coronel Mendieta. En la primera reorganiza-
“Gién intérvinieron los doctores Carlos Saladrigas, Secretario
de Justicia; Mario Montero y Beldarrain, Presidente de la Au-
diencia de La Habana, y el Dr. Andrés Maria Lazcano y Ma-
zon, Magistrado, y en la segunda fué factor principal el doctor
Andrés Domingo y Morales del Castillo.
~~ Por Resolucién Gonjunta dé-8 de marzo de 1935 del Go-
bierno Provisional se derogéd la Ley Constitucional de 1934
y sus modificaciones y se dictaron Acuerdos Constitucionales
sobre la parte organica del Gobierno, disponiéndose que el Po-
der Publico se ejercera por el Poder Ejecutivo, que queda in-
tegrado por el Presidente Provisional de la Republica, por los
Secretarios del Estado, Justicia, Gobernacién, Hacienda, Obras
Publicas, Agricultura, Comercio, Trabajo, Educacién, Sanidad
y Beneficencia, Comunicaciones, Defensa Nacional, por el Pre-
Sidente del Consejo de Estado, por el Alcalde Municipal de La
Habana, por el Secretario de la Presidencia y del Consejo y
por los Secretarios sin Cartera que el Consejo de Secretarios
acuerde, facultandose a este Ejecutivo para derogar cuantas
leyes y Decretos-leyes se hubieren dictado y disponer las me-
didas precisas para restablecer !a normalidad.




LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 4038

El Coronel Mendieta renuncié la Presidencia de Ja: Rept-
blica en 44 de diciembre de 1935, por dificultades con los me-
nocalistas y de otros grupos, quedando a cargo del Secretario
de Estado, Dr. José A. Barnet.

Ley Constitucional de la Republica de Cuba, de 11 de ju-
nio de 1935.— Esta Ley, como la anterior, es producto de un
Gobierno Provisional y acordada sin intervencién de Asamblea
Constituyente. Es también producto del estado anormal que
atravesaba la Nacién desde el 12 de agosto de 1933.

Derogada como habia sido la Ley Constitucional de 1934,
del propio Gobierno Provisional del Presidente de la Repu-
blica, Dr. Carlos Mendieta y Montefur, por Resolucién Con-
junta de 8 de marzo, de 1935, con motivo del estado de huelga
que se mantuvo en la Republica, ésta estuvo regida a partir
de entonces por dicha Resolucién, segin hemos dicho ante-
riormente, sin Ley Fundamental; por ello es que casi cien dias
después, restablecida la tranquilidad publica, fué dotada la
Nacion de la Carta Kstatal que se estudia para devolverle a sus
ciudadanos la plenitud de sus libertades y con objeto de liqui-
dar pacificamente el régimen de facto y restaurar sobre las
bases intangibles de la Constitucidn de 24 de febrero de 1901
todo el aparato legal del Estado.

Este Texto Constitucional contiene ademas unas. Disposi-
ciones Constitucionales para el Régimen Provisional, al final
del mismo, reguladoras del modo y forma en que ha de actuar
el Gobierno Provisional, hasta tanto se vayan poniendo en vi-
gor los distintos Titulos de la Ley principal. Al efecto. mien-
tras se celebren elecciones generales para cubrir los cargos de
Presidente y Vicepresidente de la Republica, Senadores, Re-
presentantes, Gobernadores, Consejeros, Alcaldes y Concejales
y los. candidatos que resulten electos tomen posesidn, quedan-
do constituidos el Poder Ejecutivo y el Legislativo y los regi-
menes provincial y municipal, la Republica se regira por estas
Disposiciones y por los preceptos contenidos en los articulos
104 ANDRES M. LAZCANO Y MAZON

4.9 al'7.°, 9.0 al 42, 44,,77 al 79, 82 al 90 y 114, por las Disposi-
ciones Generales y por los articulos 46, 47, 49, 50, 66, 67, 73,
92, 103 y 104; pero sdélo en cuanto a los requisitos que se exi-
gen para ser Senador, Representante, Presidente y Vicepresi-
dente y en cuanto a Ja forma de la eleccién y a numero de
los cargos que deban ser cubiertos.

' También se dispone que regirdn el articulo 8.° en todos
sus extremos, excepto en el otorgamiento de licencias, que co-
rrespondera al Poder Ejecutivo; el articulo 46, en cuanto fa-
culta a cada Camara para resolver sobre la‘validez de las .ac-
tas de sus respectivos miembros; el 58, en cuanto fija la fecha
de inicio de la primera legislatura; el 59, en cuanto determina
la reunién del Congreso, para la rectificacién y.comproba-
cién-del escrutinio y para la proclamacién del Presidente y
Vicepresidente, y el 68, en cuanto sefiala al Presidente la
obligacion de prestar eos al. tomar posesion ‘de su
cargo.

La Ley Constitucional de 1935, en sus Titulos XI y XII,
entrarian en vigor al quedar reorganizado el régimen provin-
cial y el municipal. El Titulo VI, al constituirse el Senado -y
la Camara, y los demas preceptos entrarian en vigor al pres-
tar juramento y tomar posesién el Presidente de la BePUes
hecho que ocurriéd el 20 de mayo de 1936.

Al‘hacer el estudio de la Ley Constitucional de 1934, expu-
simios' lo referente al Gobierno del Presidente Provisional de
la Republica del Coronel Carlos Mendieta y Montefur, y ter-
minamos diciendo que el mismo renuncid el 11 de diciembre
de 1935, sustituyéndolo otro Presidente Provisional, el doctor
José A. Barnet; pues bien, este Gobierno duré hasta el 20 de
meyO de 1936. :

' En realidad, puede asegurarse que durante el régimen po-
litico de Barnet las luchas politicas revolucionarias disminu-
yeron, porque, pendientes de celebracién las primeras eleccio-
nes que habian de tener efecto para organizar -nuevamente. el
Estado Constitucional con un Gobierno elegido por el pueblo,
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 405

por.la-via de la politica se canalizaron parte de las aspiraciones
de muchos revolucionarios.

El nuevo Codigo de_ de Defensa Social de Cuba, que sustituyé
al “antiguo- Cédigo Pena Penal de Espafia, de 1870, fué discutide y
aprobado durante este Gobierno Provisional.

En 18 de enero de 1936 restablecié el control de la indus-
tria de azucar y restriccidn de la zafra por medio del Decreto-
Ley numero 522 de dicho afio. Ya en 34 de diciembre de 1935
habia vencido la Ley que existia para la Defensa del Azucar,
conocida por Plan Charbourne. Por este Decreto se confirio
Jas atribuciones que tenia la Corporacién Exportadora Nacio-
nal de Azucar al Instituto de Estabilizacién del Azucar.

Exegesis de esta Ley Constitucional de, 1935.—Es escrita.,
rigida, si s@ tiene en cuenta lo dispuesto en su arliculo 445,-que
dispone que no puede reformarse total ni parcialmente,. sino
por acuerdo de las.dos terceras partes del numero total de los
miembros de cada Cuerpo Colegislador, mediante el procedi-
miento de convocar, seis meses después de la reforma, a una
Asamblea Constituyente, que se limitara a aprobar o a recha-
zar la reforma votada por los Cuerpos Colegisladores, los que,
por demas, continuardn en el ejercicio de sus funciones, con
independencia de la Convencién, eligiéndose los Delegados
a dicha Convencion por provincias, en la proporcién de uno por
cada cincuenta mil habitantes; pero como esté articulo no
entré en vigor hasta el 20 de mayo de 1936, en que tomo po-
sesién el Presidente de la Republica elegido por el pueblo,
doctor Miguel. Mariano Gémez, el Gobierno Provisional del
Presidente José A. Barnet, en 23 de enero de 1936 modified
los articulos 40 y 46, adicioné la Primera de las Disposicio-
nes Constitucionales y le adiciond otra mas.

- Ya, funcionando integramente la Ley Constitucional, el
Congreso de-la Republica reform6 parcialmente el articulo 4145,
y: acordé un Proyecto de Reforma integral, sin mas requisitos
que el acuerdo dicho. .

Es libre la Ley dicha, porque fué acordada por un Gobier-


406 ANDRES M.2 LAZCANO Y MAZON

no Provisional, que no tenia restricciones para acordarla; y es
integra, porque contiene parte dogmatica, parte organioe y
clausula de reforma.

La caracteristica principal de esta Constitucién es que esta
moldeada sobre las bases de la Constitucidn de 1901.

Dogmdatica constitucitonal—Los postulados que contiene
sobre Derechos Fundamentales del Hombre, los trataremos al
ocuparnos del Titulo correspondiente, en el estudio que se hace
de todas las Constituciones que han regido en Cuba.

Bases del Gobierno adoptado en Ja Ley Constitucional que
se estudia: es representativo, limitado, democratico, centrali-
zado, electivo y presidencialista. Organiza los tres Poderes so-
bre la base del confrapeso entre uno y otro: el Ejecutivo, el
Legislativo y el Judicial. También los regimenes provincial y
municipal. Repetimos, en cuanto a la exégesis de esta Ley
Constitucional, las explicaciones dadas a la de 1904.

En los Titulos correspondientes a los poderes del Estado
nos ocuparemos de su estudio. Una de Jas modalidades nue-
vas es la referente a que, con excepcion de los funcionarios del
Tribunal Supremo, los demas los nombra una Sala de Gobier-
no de dicho Tribunal, en Ja forma que indica; en la de 1901,
la terna la elevaba dicho organismo al Presidente de la Repiu-
blica y éste hacia los nombramientos. Otra, la que afecta al
derecho del sufragio, en la primera Ley Fundamental de la
Republica—art. 38—, lo tenian todos los cubanos, varones, ma-
yores de veintiun afios; y en la que se examina: todos los cu-
banos de uno y otro sexo. También en lo que afecta a los re-
cursos de inconstitucionalidad, que ordena que se resuelva
siempre en el fondo, lo que no acontecia en aquélla.

El Dr. Miguel Mariano Gdémez Arias, primer Presidente de
la Republica electo por la voluntad del pueblo después de la
caida del Gobierno de Machado, inicia su actuacién con me-
didas beneficiosas a la Nacién y al encauzamiento politico de
los cubanos por canales legales; pero es el caso, que estd atin
de Jefe del Ejército el Coronel Fulgencio Batista y Zaldivar,
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 107

que dominaba de hecho en la Nacidén, se produjeron diver-
gencias entre éste :y el Primer Magistrado, y como el Congreso
proyectaba su actuacién de acuerdo con el estado que aun
existia en la Nacién, por mayoria acordé deponer al Dr. Go-
mez Arias, que era un gran gobernante y hombre de bien, en
diciembre del mismo afio de 1936, sustituyéndolo el Vicepresi-
dente de la Republica, Dr. Federico Laredo Bru.
ie ee

Constilucién de la Republica de Cuba, de 7 de julio de 1940.
Fué tirmada en el histérico pueblo de Gudimaro, provincia de
Camagiiey, en su fecha y promulgada por el Presidente de la
Convencion Constituyente, en Ja escalinata del Capitolio Na-
cional, a los cinco dias del mes de julio del afio anteriormente
mencionado, y qued6é en vigor en su totalidad el dia 10 de oc-
tubre de 1940.

A partir del dia 14 de septiembre de 1933, en que por el
Gobierno Provisional del Presidente de la Republica Dr. Ra-
mon Grau San Martin, se promulgaron los Estatutos Consti-
tucionales para su Gobierno, la Republica de Cuba carecié de
una Constitucién Politica, acordada por los canales legales de
una Convencién Constituyente representativa del pueblo cu-
bano, pues como se ha dicho ya, por el Decreto numero 1.298,
de 24 de agosto de 1933, se dejaron sin efecto, de esa manera,
las reformas introducidas a la primera Constitucién cubana
de 1901, en el afio de 1928, causante en gran parte de los males
que agobiaron a la Republica a partir de entonces, restable-
ciéndose la Constitucién reformada, sin las modificaciones; y
veintiun dias después, qued6 regida la Nacion por los Estatu-
tos cilados.

Esta Constitucién Politica de 1940 es producto de un estado
revolucionario que mantuvo a la Nacién dentro de un estado
legal de fuerza, pues a partir de la caida del Gobierno del Pre-
sidente de la Republica, General Gerardo Machado y Morales,
ocurrida e) dia 12 de agosto de 1933, la Republica estuvo regi-
da la mavor parte del tiempo por Gobiernos ‘provisionales, Vv
7,

“—

408 ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

en 1936 fué elegido un Gobierno estable, por cuatro afios: el
del Dr. Miguel Mariano Gdémez, que durdé hasta diciembre, en
que, a través de procedimientos canalizados dentro de situacio-
nes lamadas legales, se le sustituyéd por el Vicepresidente de
la Republica, Dr. Federico Laredo Bru, a virtud de haber des-
tituido el Congreso al primero; pero tanto unos Gobiernos
como los otros actuaron al amparo dé Leyes Fundamentales no
acordadas. por Asambleas Constituyentes; legalmente elegidos
los convencionales.

Con el gobierno del Presidente de la Republica General
Fulgencio Batista y Zaldivar, se inaugura, el 10 de octubre de
1940, el periodo constitucional correspondiente a la Superley
de la Nacién vigente, y termina el Namado ciclo revolucionario
cubano, aunque algunos grupos han querido continuar dicha

‘situacién después de regir plenamente nuestro nuevo estado

constitucional, manteniendo, en ocasiones, situaciones violen-
tas que han degenerado en tragedias, pero que ya, gracias a la
actuacién del actual Presidente de la Republica de Cuba, doc-
tor Carlos Prio Socarrds,; han desaparecido.

Antes de hacer una exégesis de la actual Ley Fundaniental
que estudiamos, diremos que, vigente la misma, al Gobierno
del General Fulgencio Batista y Zaldivar, como Presidente de

~la Republica, y del Dr. Gustavo Quervo Rubio, como Vicepre-

sidente de la Republica, lo sustituy6 el del Dr: Ramon Grau
San Martin en 1944, con el Vicepresidente de la Republica doc-
tor Raul de Gardenas y Echarte; y al de éstos, en 1948, el
del doctor Carlos Prio Socarrds, como Presidente de la Re-
publica, y como Vicepresidente de la Republica,:el doctor Gui-
llermo Alonso Pujol, que son los que actualmente rigen los
destinos dela Nacion, pete el periodo que’ ieee e] ano
de 1952.

Caracteristicas de Ja Constituciédn de 1940: es escrita, rigi-
da, porque, conforme al Titulo XIX de la misma, se reforma
por via constitucional, y en ciertos casos por via legislativa ;
codificada, porque consta de un solo cuerpo constitucional,
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 409

compuesto de doscientos ochenta y seis articulos y diez y nue-
ve Titulos, mds Disposiciones Transitorias y Disposicién Final;
libre, porque fué elaborada por una Convencién Constituyen-
contiene parte dogmatica, parte organica, en que organiza e!}
pueblo, con soberania para acordarla; y es integra, porque
contiene parle dogmatica, parte orgdnica, en que organiza e!
gobierno de la Nacién, y contiene clausula de reforma.

Dogmatica constitucional_—Contiene lo referente a la ciu-
dadania, distinguiendo entre ésta y la capacidad politica; refi-
riéndose la primera a la calidad de individuo de la Nacién
organizada en Estado, y la segunda a la manera de ejercitar
los derechus que de dicha condicidén se derivan conforme a lo
dispuesto por la misma y por las leyes.

Organiza la parte referente a los derechos humanos en for-
ma minuciosa, porque los convencionales que formaron. parte
de la Asamblea Constituyente vivieron muchos de ellos dias
aciagos, con, motivo de los sucesos politicos que agobiaron a
la Republica en el periodo de 1928 a 1983, no obstante conte-
ner la Constitucién de 1901 normas de proteccién a la liber-
tad individual; muchos fueron internados en carceles sin man-
damientos judiciales, los. periddicos fueron secuestrados y
oprimida la libertad de imprenta. Para remediar estos males,
casi se legisla en la Constitucién de 1940, en lo que respecta a
las garantias para la libertad individual y para la libertad de
pensamiento. Se regula el procedimiento de habeas corpus, en
forma tal, que declara que todos los jueces y tribunales tienen
competencia para conocer del mismo, y se estatuye la respon-
sabilidad en que incurren los funcionarios judiciales cuando
no lo admiten. Se norma la publicaci6n sin censura previa de
toda idea por escrito, de palabra o por cualquier medio de di-
fusion. Se preceptua que sdélo podra ser recogida la ediciédn de
libros, folletos, discos, peliculas, periddicos o publicaciones de
cualquier indole cuando atenten contra la honra de las perso-
nas, el orden social o la paz publica, previa resolucién fun-
dada de autoridad judicial competente y sin perjuicio de las
1410 ANDRES M.2 LAZCANO Y MAZON

responsabilidades que se deduzcan del hecho delictuoso co-
metido.

La libertad de opinién, de locomocidén, de ensefianza, de re-
union, de conciencia, tienen su postulado sobre la base de
igualdad ante la ley, ante Ja justicia y ante los impuestos.

BASES DEL GOBIERNO DE LA REPUBLICA DE CUBA, ACORDADAS
POR LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE DE 1940, EN LA VIGENTE
CONSTITUCION

Primera Base.—-E] Gobierno es representativo, limitado,
democratico y proyecta la libertad politica, la justicia so-
cial, el bienestar individual y colectivo y la solidaridad hu-
mana.

Es representativo: porque el Estado se organiza en la Cons-
titucién por medio de una Asamblea Plebiscitaria—art. 286—,
que tiene la representacién de todos los cubanos de uno y otro
sexo, que sean electores, la que, si bien se desenvuelve en Or-
bita distinta al Gobierno, sus atribuciones estan por encima
de él, por cuanto puede variar la estructura politica de la
Nacion; sus poderes estan limitados a aprobar o a rechazar las
reformas propuestas por el Congreso. Para cualquiera otra
reforma parcial o integral de la Ley Fundamental, tiene tam-
bién dicho caracter representativo, porque, bien se trate de
incorporar un nuevo precepto, 0 revisar uno existente, a ini-
ciativa popular, en que se pueda contestar que si o que no,
tiene que ser sometido a un referendo en la primera eleccién
que se celebre, y en todo caso, cuando la iniciativa parte del
Congreso, siendo especifica o parcial, no pierde su fisonomia
de cardcter representativo, porque necesitandose la aprobacién
con el voto favorable de las dos terceras partes del numero to-
tal de miembros de ambos Cuerpos Colegisladores reunidos
conjuntamente y su ratificacidn en la misma forma en las dos
legislaturas siguientes, es visto que, siendo los legisladores ele-
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 444

gidos por el pueblo con derecho a sufragio, esto pone de re-
lieve su cardcter de Gobierno representativo—Titulo XIX—.

Es limitddo: porque el Gobierno desenvuelve sus atribu-
ciones dentro de una esfera de accién constitucional de garan-
tias individuales y sociales, que tiene que tener en cuenta, y
sobre las cuales no puede pasar, pues sus excesos son frenados
por érganos creados al efecto por la propia Constitucién, a
través de recursos de habeas corpus, cuando afecten a la li-
bertad individual; de abuso de poder, contra las extralimita-
ciones que cometa contra los gobiernos provinciales, gobier-
nos municipales y entes autdnomos; y de inconstitucionali-
dad, cuando por medio de leyes, Decretos-Leyes, decretos, regla-
mentos, acuerdos, actos 0 disposiciones viole cualquier norma
constitucional.

Es democratico: porque el origen del poder Baltine del Go-
bierno se encuentra en la voluntad colectiva de los ciudada-
nos de uno y otro sexo con capacidad para el sufragio, en los
cuales reside la soberania—por ser el pueblo—, del que dima-
nan todos los poderes publicos, ya que ellos, a su vez, repre-
sentan. la expresién de voluntad de todos los cubanos.

En la primera Constitucién de la Republica, la de 1901, no
tenian derecho al voto las mujeres. En ésta, como se ha dicho,
lo tienen ambos sexos. En aquélla, el ejercicio del derecho al
sufragio activo era voluntario, simplemente un deber, por eso
la gran masa del pueblo, indiferente a las cuestiones politicas,
no concurria a las elecciones. No sucede lo mismo actualmen-
te. La funcién del sufragio es obligatoria, y todo el que, salvo
impedimento admitido por la ley, dejare de volar en una elec-
cién o referendo, serd objeto de las sanciones que la ley le
imponga y careceré de capacidad para ocupar magistratura o
cargo publico alguno durante dos, afios, a partir de la fecha
de la infraccién. Es también un derecho y un deber, igualita-
rio y secreto, la funcidén de votar.

La edad fijada para tener capacidad para ee el sufra-
442 . : ANDRES M.® LAZGANO Y MAZON

gio universal es la de veinte-aiios. Anteriormente, en la =e
ley de 1901, era la de veintitin afios. ‘

No tienen derecho de sufragio:

1) Los asilados.

2) Los incapacitados mentalmente, previa declaratoria ju-
dicial de su incapacidad.

3) Los inhabilitados judicialmente por causa de delito..

4) Los individuos pertenecientes a las fuerzas armadas
que estuvieren en servicio activo o de policia.

La forma del Gobierno cubano es democratica.

Justicia social.— La Constitucién de 1940 se proyecta en
nuevos y distintos rumbos a la de 1901. En ésta, su tipo era
puramente individualista. La actual se ‘proyecta en forma de
proteccién social. Se tutela la familia, la cultura en todas sus
manifestaciones; el’ trabajo, como ‘derecho inalienable del in-
dividuo; la propiedad privada, en su mds amplio concepto .de
funcién social, no en la forma que la reconocia la primera
Constitucién cubana en su articulo 32; hoy cualquier persona
puede ser ‘privada de ella en cuanto pueda llenar’una funcién
en beneficio de la colectividad, mediante indemnizacion, desde
luego. Pero puede ser limitado también el derecho del propie-
tario: hoy se proscriben los latifundios, se prohiben las car-
gas perpetuas, se impide que no lIlenen su funcion los talleres,
fabricas,. industrias; se da intervencidn en éstas a los sindi-
catos, limitando las facultades de sus propietarios; no pueden
cerrarlas a su arbitrio ni trasladarlas de un lugar a otro. Se
intervienen los centros de industria y de servicios publicos
por el Gobierno. Las consecuencias son dudosas: el capital se
acobarda ante el auge proteccionista a] proletariado; las cajas
privadas de los depositantes estan repletas, huyen a la inver-
sidn, que es arteria de vida para los pueblos; se atemoriza
ante el exceso de tutela estatal a una clase en contra de la otra.
Equilibrense ambas fuerzas: capital y trabajo, ya que ello no
va en contra de la Constitucién y si en beneficio de la econo-
mia nacional.
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 413

Segunda, Base.—ts descentralizado el Gobierno, pues orga-

nizado sobre el sistema de gobierno nacional, gobierno pro-
vineial y gobierno municipal, aunque con alguna coordina-
cidn entre si, cada uno se desenvuelve dentro del ambito de
atribuciones y funciones propias. Hoy el Municipio es una
sociedad local organizada politicamente por autorizacién del
Poder Legislativo, en una extension territorial determinada
por necesarias relaciones de vecindad, sobre una base de ca-
pacidad econémica para satisfacer los gastos del gobierno pro-
pio, y con personalidad juridica a todos los efectos legales,
los que pueden asociarse para fines intermunicipales. Es una
entidad con poderes para satisfacer Jas necesidades colectivas
peculiares de la sociedad local, y es ademas un organismo au-
xiliar del Poder Central ejercido por el Estado a través de
todo el territorio nacional. El Municipio es auténomo y esta
investido de todos los poderes necesarios para resolver libre-
mente los asuntos de la sociedad local, aunque el Estado pue-
de suplir la gestidn municipal en caso de epidemia, grave al-
teracién del orden publico u otros motivos de interés general.
Sus atribuciones estan estatuidas en el articulo 213 y sus obli-
gaciones minima para con respecto a la sociedad local las se-
fala el articulo 214.
A diferencia de lo que acontecia en la Constitucién de 1901,
en que el Presidente de la Republica tenia facultades para sus-
pender los acuerdos de los Ayuntamientos, hoy no tiene ese de-
recho; tampoco los gobernadores. Corresponde. actualmente a
los Tribunales de Justicia. Tampoco puede suspender el Poder
Bjecutivo a los Alcaldes ni a ningun gobernante local en el
ejercicio de sus funciones.

Los Municipios pueden darse su propia Carta Municipal de
acuerdo con la Constitucién, con la aprobacidén de los electo-
res del Término Municipal.

El Gobierno local municipal puede tener diferentes formas:
sistema de gobierno por Comisién, incluyendo entre los co-
misionados al Alcalde; de Ayuntaniiento y Gerente, con un

8
414 ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

Alcalde y sistema de Alcalde y Ayuntamiento, que es en ge-
neral el que de hecho existe. :

Contra cualquiera interferencia del Poder Central o dei
Gobierno Provincial puede el Alcalde o cualquiera otra per-
sona representativa del gobierno local interponer ante: el Ple-
no del Tribunal Supremo recurso de abuso de poder frente a
toda resolucién que atente contra el régimen de autonomia
municipal, aunque la resolucién haya sido dictada en uso de
facultades discrecionales.

Lia Provincia comprendera los municipios situados dentro
de su territorio. Cada Provincia estaré regida por un Gober-
nador y un Consejo Provincial.

Ei Gobernador ostentara la representacién de la Provincia.
El Consejo Provincial es el érgano de orientacién y coordina-
cidén de los intereses de la Provincia. Tanto la autoridad pro-
vincial como la Camara de la Provincia tienen sus atribucio-
nes propias dentro del territorio en que ejercen sus funciones.

Ninguin miembro del Consejo Provincial podra ser suspen-
dido ni destituido por autoridad gubernativa; tampoco anula-
dos ni suspendidos sus acuerdos, aunque ‘si impugnados ante
los tribunales de Justicia. Sélo las Audiencias estan faculta-
das para suspender o separar a los consejeros provinciales a
causa de delito en sumario instruido conforme a la Ley 0 por
sentencia firme que Ileve aparejada inhabilitacion.

Forman el Consejo Provincial los Alcaldes de Ja Provincia.

Como se advierte, existe descentralizacién de funcicnes en-
tre el Poder Central, Régimen Provincial’ y el Régimen Muni-
cipal. Cada uno se desenvuelve dentro de su orbita, con inde-
pendencia entre si; por eso hay descentralizacién en la forma
de gobierno.

Para no alterar el sistema que henios adoptado en esta
obra no vamos, a extendernos en el estudio de cada régimen
provincial y municipal, pues ello lo dejamos para cuando tra-
temos de dichas cuestiones en los titulos correspondientes. Aho-
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 445

ra nos concretamos a narrarlos desde el punto de vista de la
descentralizacién del Gobierno ante la Constitucion.

El Gobierno es coordinade.—Los poderes publicos dimanan
de la soberania del pueblo—art. 2.°—, ejerciendo el Estado sus
funciones por medio de los Poderes Legislativo, Ejecutivo y
Judicial y los organismos reconocidos por la Constitucién 9.
que, conforme a la misma, se establezcan por Ja Ley; y las
Provincias y los Municipios, ademas de ejercer sus funciones
propias coadyuvan a la realizacién de jos fines del Estado.

EI Senado y la Camara de Representantes integran el Con-.
greso: uno y otra hacen Jas leyes; el Ejecutivo las veta o las
sanciona y las promulga, haciéndolas cumplir, y el Judicial
las interpreta y las aplica. Esto aparte de otras relaciones que,
existen entre los mismos. Cuando el Presidente de la Repu-
blica es acusado por la Camara de Representantes de delito
contra la seguridad exterior del Estado, el libre funcionamien-
to de los Poderes Legislativo 0 Judicial, o de infraccién de los
preceptos constitucionales, lo juzga el Senado, constituido en
Tribunal, integrado por todos sus miembros y por todos los
del Tribunal Supremo, presididos por el Presidente del Su-
premo. También en los casos de ser acusados los Ministros de
Gobierno o los Gobernadores, en los casos especificos de la
Constitucién, los juzga.el Senado, presidido por el Presidente
del Tribunal Supremo. Corresponde al Senado aprobar los
nombraniientos que haga el Poder Ejecutivo de los Jefes, de
Misién Diplomatica permanente; de miembros del Tribunal de
Cuentas hechos por el Ejecutivo y por el Poder Judicial; apro-,
bar los Tratados que negociare el Presidente de la Republica
con otras naciones.

El Poder Judicial, por medio del Tribunal de Garantias
Constitucionales y Sociales, anula las leyes votadas por. el
Congreso y sancionadas por el Ejecutivo, asi como sus actos
y disposiciones, sin que esta facultad lo coloque, en relacién
con los otros poderes, como un Superpoder del Estado. En los,
116 ANDRES M.? LAZCANO Y MAZON

recursos de abuso de poder puede dejar sin efecto la resolu-
cién o acto extralimitado de un poder sobre otro.

En cuanto a los nombramientos de Presidente del Tribunal
Supremo y Presidentes de Sala, los propone el Pleno del Tri-
bunal Supremo, los nombra el Poder Ejecutivo y los aprueba
el Senado; y en lo que respecta a los nombramientos de Ma-
gistrados del propio Tribunal, forma Ja terna un Colegio Elec-
toral, en que intervienen miembros nombrados por el Poder
Judicial, por el Poder Ejecutivo y por Ja Universidad de La
Habana, la que es elevada al Ejecutivo para que escoja entre
ella y nombre, sometiéndose después este nombramiento a la
aprobacién del Senado.

En cuanto a la coordinacién con el régimen municipal y
el Poder Central, tenemos que corresponde a ésta en la socie-
dad local aquello que no resulte atribuido a aquélla especial-
mente, y también el Estado tiene la facultad de suplir la ges-
ti6n municipal en los casos del articulo 242.

En lo que respecta a la coordinacién del Poder Central,
régimen provincial y municipal, tenemos que el Gobernador y
el Consejo Provincial deben acatamiento al Tribunal de Cuen-
tas; las disposiciones sobre Hacienda Publica son aplicables a
la Provincia en cuanto sean compatibles con su régimen, y es
la Ley quien organiza el principio de gobierno y de adminis-
tracién provincial, de modo que responda al caracter adminis-
trativo del Gobierno Provisional.

Conio se advierte, la Constitucién, cubana de 1940, establece
una relacién de coordinaciédn entre todos los gobiernos que
establece, para el mejor desenvolvimiento de la Nacién y para
la mayor felicidad para todos los habitantes de la Republica.

Tercera Base] sistema politico de gobierno de la Cons-
titucidn que se trata es de caracter electivo. Por medio del su-
fragio universal, igual, directo y secreto en un solo dia y en
la forma que establezca la Ley, son elegidos el Presidente y
Vicepresidente de la Republica, los Senadores, Representantes
a ‘las Camaras, Gobernadores, Alcaldes municipales, Concejales
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA AAT

o Comisionados y demds miembros del Gobierno Local Mu-
nicipal. Como hemos dicho ya, no importa que los funciona-
rios del Poder Judicial no tengan este caracter, puesto que el
Presidente, los presidentes de Sala del Tribunal Supremo y Ma-
gistrados del propio Tribunal son nombrados, en definitiva,
por el Poder Ejecutivo y sometidos sus nombramientos a la
aprobacién del Poder Legislativo, en cuya forma quedan san-
cionados por el pueblo, que es quien elige a los miembros de
los otros dos Poderes.

En la Constitucidn de 1901, el Presidente de la Republica
era elegido por sufragio de segundo grado, por medio de com-
promisarios presidenciales, a los que les daba su voto el pue-
blo para que éstos, a su vez, lo eligieran; y la de los Senado-
res lo era por medio de compromisarios senatoriales, que eran
a los cuales daban sus votos los electores, y los que resultasen
electos tenian después que elegir a log Senadores por provin-
cias. En la primera Constitucién no tenian representacién en
el Senado las minorias, y en-la de 1940, 0 sea la vigente, si la
tienen.

Cuarta Base.—E] Gobierno es semiparlamentario, no presi-
dencialista, como en la Constitucién de 1901. En ésta el Pre-
sidente de la Republica es el Jefe del Estado y representa a la
Nacién, pero no es por si solo, como en la anterior citada, el
Poder Ejecutivo; ya el mismo esté compuesto en la actualidad
por el referido Presidente con el Consejo de Ministros, siendo
el primero un Poder director, moderador y de solidaridad hu-
mana. Uno de los Ministros tiene el caracter de Primer Minis-
tro y puede desempenar el cargo con o sin cartera.

El Consejo de Ministros es presidido por el Presidente de
la Republica, y cuando no asista a las sesiones del Consejo to
presidira el Prinier Ministro, que es quien representa la politica
general del Gobierno y a éste ante el Congreso. Los acuerdos
del Consejo de Ministros se tomaran por mayoria de votos.
Corresponde al Presidente de la Republica, asistido del Consejo
de Ministros, nombrar y remover libremente a los Ministros
de Gobierno, dando cuenta al Congreso.
418 ANDRES M.° LAZCANO Y MAZON

El] Primer Ministro y el Consejo de Ministros son respon-
sables de sus actos de gobierno ante la Camara y el Senado.
Estos Guerpos podran otorgar o retirar su confianza al Pri-
mer Ministro, a un Ministro o al Consejo en Pleno, planteando
cuestiones de confianza. En cualquier caso en que se niegue la
contianza al Gobierno en Pleno, aquellos de sus componen-
tes a quienes afecte la negaciédn de confianza deberdn dimitir
dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes. La denegacién
de confianza lleva implicito que en el Gabinete que se forme o
se rehaga inmediatamente después de la crisis no podran ser
nombrados para ‘las mismas carteras los Ministros cuya poli-
tica haya sido objeto de dicha denegacion.

Hemos esbozado lo referente al sistema de Gobierno parla-
mentario actual para diferenciarlo dei presidencialista de la
Constitucién de 1901, para que resalte que esta base es distinta
en ambas Leyes Fundamentales. En la actual Constitucion, el
Presidente de la Reputhlica no lo es todo. Su actuacién es
colectiva, con el Consejo de Ministros: juntos gobiernan a la
Nacion, como uno de los Poderes del Estado: el Poder Eje-
cutivo. Su responsabilidad es colegiada, salvo que en los acuer-
dos se salven los votos por los disconformes.

El Senado y la Camara tienen la vigilancia sobre el Consejo
y pueden hacer cesar a sus miembros mediante crisis parcia-
les o totales, plantedndoles cuestiones de confianza.

No obstante, el cambio de régimen presidencial por el se-
miparlamentario, en la practica, o sea en el terreno de los he-
chos, la figura del Presidente de la Republica sigue estando
agigantada en sus facultades, por cuanto su criterio continia
inspirando materialmente, no legalmente, la del Gobierno que
rige los destinos de la Nacion.

Reiteramos lo dicho anteriormente respecto a otras Cons-
tituciones: que bajo los rubros correspondientes “Poder Eje-
culivo”, “Poder Legislativo”, “Poder Judicial”, del “Régimen
de la Provincia” y del “Régimien de los Municipios”, nos ocu-
paremos con mas detenimiento del estudio de estas cuestiones.
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 4A9

Ya hemos visto cémo la Constitucién de 1940 tiene moldes
bastante diferentes a la que sirvid para inaugurar la Repu-
blica de Cuba. .

Se organiza el Poder HEjecutivo en forma colegiada; en
aquélla era unipersonal. Se elige al Presidente de la Republica
y a los Senadores directamente; antes, a través de compromi-
sarios presidenciales y senatoriales. No tenian representacién
las minorias en el Senado; actualmente si.

Antes no eran auténomos los Gobiernos Municipales; hoy
si lo son. i

El Poder Judicial nombra sus propios funcionarios hasta
ja Cuarta Categoria; antes los nombraba el Presidente de la
Republica, en terna que le elevaba la Sala de Gobierno del Tri-
bunal Supremo.

En la Constitucién de 1901 se protegian los derechos indi-
viduales; hoy también, pero muchos de estos derechos estan
supeditados a las proyecciones sociales, y se han elevado a
normas constitucionales las cuestiones relativas a la familia,
la cultura, la propiedad y el trabajo.
DERECHO CONSTITUCIONAL CUBANO COMPARADO

PARTE SEGUNDA


= ye 6 fe lad
a [s a i [53
a w o fet
efelsfé fe DE LA NACION, a a8 25
. 2] 2 leale SU TERRITORIO a ° js nee
os) 3 es] ¥ FORMA DE GOBIERNO = gE S| 4/2 °
re a = ote oa
e|2] 2 lz E 5 B|ESIES
Spa; s la ja B 3& {S js
re | TS
Constituci6n Monarquica 27
de Espaiia 33] a
(1812) ; 131/308
Estatuto Real de Espaiia
(1834) 33
Constitucién Monarquica
de Espafia 18) 74
(1876) 54) 19} 81
Constitucién Autonémica : 3
(1897) 5
Tratado de Paz entre Es-
pafia y Estados Unidos
de Norteamérica
Constitucién de la 1
Revoluci6n de Gudéimaro 2
(1869) 7| 22

Constitucién de la
Revolucién de Baragua
(1878) 6

Constitucién de Ja

Revolucién de Jimaguayti 1
(1895) 3] 23
Constituci6n de la
Revolucién de La Yaya 15) 16
(1897) 15] 22] 17,
Constitucién Provisional
de Santiago de Cuba ; 4
(1898) 3

Constitucién de la
Repitblica de Cuba
(901) 64) 44] 81

Estatutos para el Gobierno
Provisional de Cuba
(1933)
Ley Constitucional de la
Republica de Cuba 2| 414
(1934) 47) 453) 75
Ley Constitucional de la
Reptblica de Cuba
(1935) . 65} 45) 82
Constitucién de la
Republica de Cuba
(1940) 6)138)119]170

Los niimeros son los articulos de las Constituciones.
DE LA NACION, SU TERRITORIO Y FORMA DE GOBIERNO

De la Nacion. Forma de Gobierno. — Conforme a la norma
contenida en el articulo 1° de la Constitucidn vigente, Guba
es un Estado independiente y soberano, organizado como Re-
publica unitaria y democratica para el disfrute de la libertad
politica, la justicia social, el bienestar individual y la solida-
ridad humana.

Por distintas fases ha pasado el Gobierno politico de Cuba:
primeramente, como territorio perteneciente a Espana, tenia
caracter mondrquico—Leyes Fundamentales de 1812 y 1876—;
después se instituyé el Gobierno autonémico por la Ley Su-
prema de 1897, promulgada por la Reina Regente, a nombre
de su hijo el Rey Don Alfonso XIII, y por la cual se did a la
Isla un Gobierno compuesto de un Parlamento Insular, divi-
dido en dos Camaras, y de un Gobernador General, represen-
tante de la Metrépoli, que ejercia en nombre de ésta la autori-
dad suprema.

También, al propio tiempo, los cubanos en armas contra
la Madre Patria se dieron sus propias Constituciones sobre la
base del sistema republicano: Superleyes de Gudimaro, de
1869; de Baragud, de 1878; de Jimabuayl, de 1895, v de La
Yaya, de 1897.

A partir del 4.° de enero de 1899, en que asume el Gobierno
de Cuba los Estados Unidos de Norteamérica, por la entrega
que le hizo en nombre de Espafia el General Adolfo Jiménez
Castellanos al General americano Mr. John R. Booke, designado
424 ANDRES M.2 LAZCANO Y MAZON

por el Presidente de la gran Nacién norteamericana, Mr. Mac-
Kinley, sustituido con posterioridad por el también General
Leonardo Wood, tuvo por base un Gobierno de caracter mili-
tar, que dictaba leyes, decretos y reglamentos por medio de
Ordenes militares.

E] 20 de mayo de 1902, los Estados Unidos de Norteamé-
rica dejaron constituido en Cuba el Estado Cubano, y a su
frente, como Presidente de la Republica, a D. Tomas Estrada
Palma.

El Estado Cubano, integrado por una .poblacién compuesta
de gobernantes y gobernados, encauzada por una autoridad
politicamente organizada, comenzé a figurar en el cencierto
de las naciones como una Nacién independiente y soberana,
con forma de gobierno republicana—art. 1.° de la Constitucién
de 1901—, situacién que no alteraron las reformas hechas por
la Asamblea Constituyente de 1928.

E] 24 de agosto de 1938, por el Gobierno Provisional del
doctor Carlos Manuel de Céspedes y Quesada, se dicté el De-
creto numero 1.298, por el cual se restablecid nuevamente la
Constitucién de 1901, y se borraron todas las reformas a la
misma introducidas por las Constituyentes de 1928; y el 14
de septiembre del propio afio,.con motivo de haber sido sus-
tituido el Gobierno del Presidente Provisional de la Republica,
doctor Céspedes y Quesada, se promulgo por el Gobierno
Provisional del Presidente Ramdén Grau San Martin los Esta-
tutos por los que habia de regirse, declarandose en su articu-
lo 1.° que se mantendria sobre todo la independencia y sobe-
rania nacional y el principio de la libre determinacién del
pueblo en la resolucién de sus Gonflictos interiores y el de Ja
igualdad juridica de los Estados.

Con motivo de la promulgacién de la Ley Constitucional
de 3 de febrero de 1934, del Gobierno Provisional del Coronel
Carlos Mendieta, se declaré—art. 1.°—: el pueblo de Cuba es
un Estado idependiente y soberano, cuya forma de Gobierno
es la republicana; esta norma la reiteré la Ley Constitucional
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 1425

de 1935, y por ultimo, la actual Carta Estatal se produce en
la forma expuesta al comienzo de este titulo.

Como se advierte, la forma de Gobierno de la Nacidén cu-
bana es la republicana y democratica desde que surgié a la
vida como un pueblo libre y soberano; pero, en verdad, los
cubanos no hemos sido soberanos en nuestras determinacio-
nes hasta el 29 de mayo de 1934, en que qued6 abrogada la
Enmienda Platt; y decimos asi porque la misma disminuia
nuestra soberania y nos sujetaba a tutela.

Es Republica unitaria, porque encuentra su expresién en
el caracter unitario de su estructuracién politica dentro de la
organizacién constitucional de las instituciones politicas cen-
trales, tanto en el aspecto legislativo como en el ejecutivo y
el judicial, los cuales dimanan del pueblo; y por su integra-
cién y caracter nacional de su jurisdiccién sobre todo el terri-
torio, representan y gobiernan a la Nacién como conglomera-
do unico en el que las divisiones politicas y administrativas
responden, en lo fundamental, a las necesidades de la prac-
tica del Gobierno y de su administraciOn, no a una concep-
cién federalista de Estados. No es dbice a este caracter la exis-
tencia de las sociedades locales organizadas porque ¢stas, si
bien gozan de autonomia dentro de los limites de sus respec-
tivos términos municipales, se desenvuelven las mismas den-
tro del ordenamiento politico y administrativo que otorga a
las instituciones estatales nacionales, las que, por amplitud,
limitan la orbita de accidn de la autonomia municipal y su
ejercicio. Son exponentes de lo indicado lo dispuesto en los
ultimos parrafos de los articulos 212 y 213 de la Constitucién.

Sobre el principio unitario esta constituido el Estado, or-
ganizado en un Gobierno Central, que ejerce su autoridad y
jurisdiccién sobre todo el territorio nacional, sobre la base de
tres Poderes: Legislativo, Ejecutivo y Judicial.

Es Republica democrdtica. Asi lo preceptua el articulo 1.°
de la Carta Estatal vigente.

Las Constituciones de 1901, 1934 y 1935 no emplean el vo-
126 ANDRES M.2 LAZGANO Y MAZON

cablo “democratico”, pero ello no es ébice para sostener que
esta Republica tiene tal caracter desde su comienzo, porque
normando las mismas, en sus articulos 43, 44 y 44, respecti-
vamente, que la soberania reside en el pueblo, del que dimanan
los Poderes publicos, con ello esta evidenciado dicho concep-
to, ya que en definitiva es ese su significado, pues “democra-
cia” es palabra que viene del griego demokratia; de demos,
pueblo, y kratos, autoridad, que equivale a gobierno que el
pueblo ejerce por medio de sus mandatarios.
El caracter democratico del Estado cubano encuentra su
expresidn y también su garantia en lo dispuesto en el articu-
lo 20 de la Constitucién de 1940, o sea, en la igualdad de todos
los ciudadanos ante la Ley, que no permite discriminacidn por
motivo de sexo, raza, color o clase, ni ninguna otra lesiva a
Ja dignidad humana; y también en los principios que infor-
man sus derechos humanos, ya que existe libertad del hombre
para pensar, para profesar su culto, escoger su religién, para
peticionar a las autoridades, para asociarse, reunirse, tener ga-
rantias en su persona, en sus libros, documentos y papeles;
y como corolario de todos estos derechos, para elegir libre-
mente, mediante sufragio, a las autoridades por periodos de-
terminados. Si todo eso se cumple y gobernantes y goberna-
dos llegan en el ejercicio de sus facultades y deberes hasta
donde comienza a lesionarse el de uno u otro, puede proclamar-
se que el sistema establecido en Cuba desde el 20 de mayo
de 1902 es bueno; pero si, por el contrario, como negacién de
tales postulados se practica en forma opuesta, por regimenes
impuestos dictatorialmente—como ya ha sucedido en algunas
ocasiones—, entonces no puede acusarsele de caduco y vicio-
so, sino, en su caso, a los hombres dirigentes, que por tener
muy arraigado en lo profundo de su ser el absolutismo no
han sido capaces de plasmar en realidad Jos puntales en que
se asienta toda democracia. 4
Democracia es elegir los gobernantes, repudiarlos median-
te el sufragio, escoger el sistema de gobierno que el pueblo
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 127

quiera darse, y también el régimen de divisién y equilibrio de
los Poderes ‘pttblicos.

Democracia es, pues, lo contrario al ejercicio de la auto-
ridad gobernante por herencia de familia: a monarquisa, a au-
tonomia; sistemas politicos que rigieron en Cuba en tiempos
que era colonia de Espafia y que resultan de las Constitucio-
nes espafiolas de 1812, 1876 y de la Autondmica de 1897; las
bases democraticas resaltan de las Constituciones de la Rept-
hlica de 1904, 1934, 1935 y 1940.

Soberania. Reside en el pueblo—Asi lo preceptua el ar-
ticule 2.0 de la actual Constitucién; anteriormente, el articu-
lo 43 de la de 1901; el articulo 44 de la Ley Constitucionai
de 1934; el articulo 44 de la de 1935. Del pueblo dimanan todos
los Poderes publicos.

Al discutirse el concepto soberania en la Asamblea Consti-
tuyente de 1940, el convencional Dr. Jorge Mafiach quiso des-
entrafiar el sentido concreto de la misma para hacer patente
en la conciencia publica todas sus implicaciones; y al efecto,
presenté una enmienda en.ese sentido. El constituyentista doc-
tor José Manuel Cortina y Garcia se opuso, por sustentar ei
criterio de no ser necesaria la definicidn por expresarlo el
Texto de la Constitucién por medios -abstractos; sosteniendo
Mafiach: “esencialmente de acuerdo con lo manifestado por
Cortina, agregando.estimo, sin embargo, que no se pierde nada
y se gana mucho en desentrafiar ante el pueblo el sentido con-
creto y positivo que tiene una formulacién de caracter tan ge-
neral como la de que la soberania reside en el pueblo. Una
Constitucién no tiene simplemente una funcién normativa di-
recta, sino que, a juicio, del que habla, tiene tambien lo que
pudiéramos llamar una eficacia normativa indirecta de for-
macion de la conciencia nacional en relacién con los Poderes
publicos. Nosotros entendemos que se pueda tomar uno de
esos preceptos generales de Derecho politico, preceptos formu-
lados en un lenguaje ajeno a Ja sensibilidad popular y se pue-
da adicionar esa formula tedrica con precisiones que le re-
128 ANDRES M.2 LAZGANO Y MAZON

velen a la apreciacién popular el sentido practico y positivo
que el precepto tiene, no estamos en manera alguna mermando
la eficacia del principio que se establece, y, en cambio, esta-
mos contribuyendo a que el pueblo comprenda ese precepto y
asuma respecto de él sus responsabilidades y derechos, y. se
disponga también a vivir la realidad de ese precepto. ; Ah, se-
fiores!, el pueblo de Cuba esta cansado de oir que es un pueblo
libre y soberano, pero cuado se le habla al hombre corriente
y tioliente de la calle en lenguaje tan. tedrico, tan—vago, el
pueblo, con la ironia que le es caracteristica, suele pregun-
tarse: “Bueno, y gen qué se traduce para mi esa declaracion
general de que soy soberano? Ser _soberano_significa—que—no.
haya Poderes publicos que me opriman o despojen de mis de-
rechos fundamentales. Ser soberano significa que yo tengo
una intervencién general y efectiva en la regulacién de los
destinos nacionales, y nosotros lo que proponemos es que este
concepto académico (que efectivamente se encuentra en esta
forma en casi todas las Constituciones), en atenciédn a la ne-
cesidad cubana de ir animando cada dia mas el sentido de la
responsabilidad publica, se adicione con una serie de concre-
ciones que sin mermar, como efectivamente no merman, el
alcance tedrico del precepto, puesto que se dice “sin perjuicio
de cualquier otra manifestacién de su soberania”, le indiquen,
sin embargo, al pueblo de Cuba que esa generalidad, esa abs-
traccién, que es la soberana, tiene un contenido concreto, pre-
ciso, que es el derecho del pueblo a votar, a delegar su opi-
nién politica, a elegir y repudiar a los que élige, @ ser” Con-
sultado en referéndum; en fin, a participar de una manera
directa en la vida politica de su pais”.

La enmienda del Dr. Manach fué rechazada.

En los Estatutos para el Gobierno Provisional, de 14 de
septiembre de 1933—art. 1.°—, se declara que el Gobierno
mantendra la libre determinacion del pueblo en la resolucién
de sus conflictos interiores.

Las Constituciones de la Independencia de Cuba, de Guai-
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 429

maro, Baragua, Jimaguayu y La Yaya no hacen mencién a la
soberania del pueblo.

En la Constitucién de Espafia de 1812—art. 3.°—se declaré:
‘ta soberania reside en la Nacién”. Silencié el particular la
de 4876.

HI pueblo, en Cuba republicana, ha sido siempre soberano
segin sus Textos Constitucionales; pero lo es realmente en
‘forma absoluta desde el 29 de mayo de 1934, en que fué abro-
gada la Enmienda Platt, pues por ésta el Gobierno de los Es-
dados Unidos de Norteamérica podia intervenir en nuestros
asuntos para la preservacion de la independencia nuestra y ei
Rostenimiento de un Gobierno adecuado a la proteccién de la
vida, la propiedad y la libertad individual.

Territorio de la Republica.—De acuerdo con el articulo 3.°
de Ja Constitucién de 1940, el territorio esta integrado por la
Isla de Cuba, la Isla de Pinos y las demas islas y cayos adya-
centes que con ellas estuvieron bajo la soberania de Espaiia
hasta la ratificacién del Tratado de Paris, de 10 de diciembre
de 1898; y segun el articulo 4.°, dicho territorio se divide en
provincias y éstas en términos municipales. Las actuaies pro-
yincias se denominan: Pinar del Rio, La Habana, Matanzas,
Las Villas, Camagiiey y Oriente.

En el articulo 2° de la Constitucién de 1904 no se com-
prendia en el territorio nacional la Isla de Pinos, y esto estaba
en relacién con el articulo 6.° de.la Enmienda Platt,.contenida
en el “Apéndice” a dicha Superley, que dice: “La Isla de Pi-
nos queda omitida de los limites de Cuba propuestos por la
Constitucién, dejandose para un futuro Tratado la fijacién de
su pertenencia”; pero mas tarde, por el Tratado de 2 de marzo
de 1904, aprobado por el Senado de Cuba el 8 de junio del
propio ano y por el de los Estados Unidos de América el dia
43 de marzo de 1925, contenido en la proclama del Presidente
de la Republica de Cuba, de 5 de mayo de 1925, los Estados
Unidos de América‘renunciaron a favor de la Republica Cu-
bana toda reclamacidén acerca del derecho-a la Isla de Pinos.

a
430 ANDRES M.2 LAZGANO Y MAZON

se haya hecho o se hiciere en virtud de los articulos I y If del
Tratado de Paz entre los Estados Unidos y Espana, firmado en
Paris el 10 de diciembre de 1898.

Después de la aprobacidn referida en el parrafo anterior.
como territorio de Cuba se comprende la Isla de Pinos-—ar-
ticulo 2.° de la Constilucion de 1901, reformada en 41928—;
igual niimero de Ja Ley Constitucional de 1934. También de
la de 1935, y por cuyo motivo aparece al comienzo de este epi-
grafe, en el articulo 3.° de la Constitucién vigente.

La Isla de Pinos esta siluada en el Mar Caribe, cerca de ta
parte sudoeste de la Isla de Cuba.

Guba es una Isla situada en la entrada del Golfo de Mbaee,
entre dos peninsulas, las de Florida y Yucatan. Su territorie
ceupa una situacidn geogrifica relevante, pues esta al sur de
la América del Norte v al Norte de la América del Sur; por
ello siempre se le ha considerado camo la Nave del Golfo de
México. Se encuenlra, ademas, en la Zona Torrida, cerca del
Trépico de Cancer, entre los 19°, 49’ y Jos 23°, 15’ de latitud
Norte y entre los 74° 68’ y los 84° 75’ de longitud Oeste del me-
ridiano de Greenwich. ‘

‘Limites: Limila al Norle con el Estrecho de la Florida y el
Canal Viejo de Bahaina; al Este, con ei Estrecho de Maisi 0
Paso de los Vientos; al Sur, con e] Estrecho de Colén y el Mar
de las Antillas, y al Oeste, con el Estrecho de Yucatan.

Posicién geogréfica privilegiada (1): “Con excepeion de
Santo Domingo, Cuba es la Republica hispanoamericana mas
préxima a los grandes centros de poblacién, produccisn y con-
sumo del Este de los Estados Unidos. Con excepcidn de México
y de las Repttblicas Ceniroamericanas, es la Reptblica hispa-
noamericana mas proxima al Asia. La posicién geografica de
Cuba ha sido factor decisivo en el desarrollo de su historia:
Por su posicién geografica fué descubierta por Colén en el

(4) Geografia de Cuba, por el Dr. Salvador Massip, Catedratico de ta
Universidad de La Habana. :
LAS CONSTITUCGIONES DE CUBA 43i

primer viaje. Por su posicién geografica sirvid de base a los
espafioles para emprender en 1519 la conquista de México. Por
su posicién geografica (y principalmente por la del Puerto de
La Habana) sirvid de base a las flotas. Por su posiciédn geo-
grafica no se hizo independiente en 1825, como las demas co-
lonias espafolas de América. Por su posicién geografica fué
vencida Espaha en la guerra. con Jos Estados Unidos. Por su
posicion geogratica entro en las dos guerras mundiales junto
a los aliados”’..

Cuba esté entre dos civilizaciones: la. sajona y la hispani-
ca: La primera predomina en la América del Norte y la se-
gunda en la América del Sur; por eso sirve también de punto
de contacto entre ambas razas.

El territorio de Cuba tiene la figura de un caiman. Se
calcula su extensién en unos 1.200 kilémetros. Segun los espa-
fioles, su superficie es de 118.800 kilémetros cuadrados. De
acuerdo con el estimado del servicio geografico del Fjército, pie?
su superficie es de 144.111 kilometros cuadrados. Exactamen-
te no ha sido determinada su extensidn territorial. La Isla, en
su mayor ancho, tiene 145 kliémetros, y en el menor, 32.

Climé.—E1 ane de Cuba es cdlido. Su temperatura es
agradable, pues no hay exceso de frio ni de calor en ringuna
de.jas cuatro estaciones del aio. Los meses de mas calor son-
los de julio y agosto, y los de mayor frio, enero y febrero. La
temperatura media anual es de unos 25 centigrados, y, prac-
ticamente, por su posicidn de Este a Oeste, en la direccién
de los paralelos, es siempre igual en toda su longitud: -

Las lluvias constituyen una riqueza para el terriforio: cut
bano; ellas se producen de mayo a noviembre, y la época de
la seca, de diciembre a abril.

Los vientos que predominan son los alisios del Nordeste,
de noviembre a mayo, y desde los ultimos dias de este mes
hasta octubre corren vientos de Sudeste.

En los meses de septiembre y octubre sufre Cuba los Bisks
tos, én ocasiones, de los embates de los ciclones tropicales,

~F
132

ANDRES M.8 LAZCANO Y MAZON

algunos de los cuales han causado grandes pérdidas de vidas y
propiedades.

Habitantes—Segin Tabla de poblacién de los Censos de
1774 a 1943 es Ja siguiente:

Afio de 1774: poblacién: 174.620.

Afio de 1792: poblacién: 272.300.

Afio de 1817: poblacién: 572.363.

Afio de 1827: poblacién: 704.487.

Anio de 1844: poblacién: 4.007.624.

Afio de 1861: poblacién: 1.396.530.

Afio de 1877: poblacién: 1.509.291.

Anio de 1887: poblacién: 4.631.681.

Aho de 1899: poblacién: 4.572.791.

Afio de 1907: poblacién: 2.048.980.

Afio de 1919: poblacién: 2.889.004.

Afio de 1931: poblacién: 3.962.344.

Afio de 1943: poblacién: 4.778.583.
Afio de 1950: poblacion: 5.250.000, segiin ultimos infor-

mes.
Ya que del territorio de. Cuba tratamos, desde el punto de

vista dispuesto en la Constitucién vigente, vamos a dar a co-
nocer determinados particulares de sus riquezas, por ser ello
conveniente, y tratar también la misma Seccién Cuarta de su
Titulo XVII “De Ja Economia Nacional”,.dicho Texto Funda-
mental. Veamos:

Mineria.—En este sentido cuenta con asfalto, cobre, cromo,
hierro, manganeso, nafta, oro, petrdleo, tungsteno y sulfato
de bario.

Ganaderia e industrias derivadas de la misma.—E] clima
de Cuba permite aprovechar todo el afio para fines de pasto;
posee en cantidad carnes de reses y de ganado porcino; tam-
bién industrias de mantequilla, queso, leche condensada y eva-
porada; pieles.

Pesca.—Las especies que el mar nos brinda son consumi-
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 433

das parte en estado fresco y otra parte en industrias de pescado
en latas.

Frutas.—Nuestro suelo produce mango, pifia, fruta bomba,
guayaba, coco, naranja, platanos, toronjas, uva, mamey, za-
potes y otras variedades.

Otros productos. Name, buniato, ajonjoli, cacao, maiz,
arroz, frijol, yuca, malanga, lechuga, rabanos, legumbres y
hortalizas.

Azucar de cafia—E] azicar que se consume en el mundo es
producido por la cafia de azucar y por la remolacha. La que
primeramente se conocid fué la de azticar. En Cuba, su prin-
cipal industria la constituye el azicar sdlido y cristalizado ©

El origen de la cafia de aztcar es la India, donde se produ-
cia en estado silvestre, y fué introducida en Persia, alla por el
ano 500, y en este lugar es donde también es convertida en
azucar blanco y sdélido, siendo en este ultimo lugar donde. se
refino y donde se fabricaron panes: de azucar.

Cristébal Colén, en su segundo viaje, introdujo la cafa de
azucar en la Isla de Santo Domingo (1498); de ahi se extendid
a Cuba, y prosperé de tal manera que un siglo después del des-
cubrimiento de América constituia uno de los primeros ar-
ticulos, aunqué en el siglo XVI, como industria, no era muy
importante aun.

Otro productor de azticar lo es la remolacha, su competi-
dor, siendo el quimico aleman Marggraf quien comprobé la
presencia de azticar en su raiz, en 1747; pero en 1802 comenzo
a funcionar la primera fabrica de azicar de remolacha en Si-
lesia. Kn Cuba se explota el azticar de cafia x hoy ney
la principal industria del pais.

La cana de azucar produce alcohol y se fabrica de las mie-.
les finales, por fermentacidn y destilacidn. Se emplea como
carburante nacional en la fabricacidn de productos farmacéu-
ticos, en licores y en laboratorios.

“El azicar constifuye hoy la principal fuente de riqueza’ de
nuestra Republica.


134 ANDRES M.2 LAZGANO Y-MAZQN

-- También son productos principales del suelo cubano el ta-
baco y el café. :

.- El café constituye una de las principales riquezas nacio-
nales.

La vigente Carta Estatal—art. 271—dispone que el Estado
avientara la economia nacional en beneficio del pueblo para
asegurar a cada individuo una existencia decorosa, teniendo
por primordial funcién fomentar la agricultura e industria
nacionales, procurando su diversificacién como fuentes de ri-
queza publica y beneficio colectivo—art. 272—,; el-dominio
explotacién de bienes inmuebles y la explotacién de empresa
0 negocios agricolas, industriales, comerciales, bancarios y de
cualquier olra indole por extranjeros radicados en Cuba 0 que
en ella realicen sus operaciones aunque radiquen fuera, estan
sujetos de un modo obligatorio a las mismas condiciones que
establezca la ley para los nacionales, las cuales deben respon-
der en todo caso al interés econdmicosocial de la nacidn.

La Ley regulara la siembra y molienda de la cafia por ad-
ministracién, reduciéndolas al limite minimo impuesto por ja
necesidad econdmicosocial de mantener la industria azucare-
ra sobre la base de la divisién de los dos grandes factores que
concurren a su desarrollo: industriales o productores de- azu-
cat y agricultores o colonos, productores de cahta—art. 275 de
la Constitucién de 1940—.

Ensefia nacional, La Bandera) articulo 5.° de Ja Cons-
titucién. vigente eleva a norma constitucional lo relativo a
nuestro emblema. Al efecto estatuye que Ja Bandera de la Re-
publica es la de Narciso Lopez, que se izd en la Fortaleza del
Morro de La Habana el dia 20 de mayo de 1902, al transmitirse
los poderes publicos al pueblo de Cuba por el Gobierno Militar
que tenia constituido los Estados Unidos de Norteamérica en
la Isla desde que ésta le fué entregada por el Gobierno espanol.

Se dispone ademas que en los edificios, fortalezas y de-
pendencias publicas y en Jos actos oficiales no se izaraé mas
bandera que la nacional, salvo las extranjeras, en los casos -y

v
2
LS
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 135.
en‘la forma permitidos por el Protocolo y por los uses inter-
nacionales, los tratados y las leyes.

Este articulo fué objeto de intensos debates en la Asamblea
Constituyenle de 1940 (1).

La Bandera oficial de Cuba (2) es idéntica a la que trajo el
General Narciso Lopez y que fué enarbolada por primera vez
en la Isla el 49 de mayo de 1850, al ser tomada la ciudad de
Cardenas por los expedicionarios del Creole. Su concepcidn,
segun Cirilo Villaverde, fué exclusiva de dicho General; la
ejecucién se debid al gran poeta y entusiasta patriota Miguel
Teurbe Tolén, agregando: Narciso Lépez se Jnspiro, en la ban-
dera_de los Estados Unidos para crearla, aunque no ta imita-
ron del todo. Su adhesion a la Masoneria Jo Mevé a la adopcién
del tridngulo equilateror En cnanto alas franjas, pudo pensar
én-tas de ta bandera ¢ fel Club de La Habana. Pero el simbolo
mas importante, el de la estrella, no es suyo. Muchos anos an-
tes un poeta habia figurado de modo indeleble el significado,
el valor y la emocion de la estrella: fue. Heredia en su poema
“La Estrella de Cuba”, de 1823,quien primero la grabé en el”
sentimiento de todos sus compatriotas.

-Varias fueron las banderas que se usavon por los revolu-
cionarios cubanos en sus luchas por la Independencia: entre
otras, la. descrita en el proyecto de Constitucién de Joaquin In-
fante; la de la conspiracién de los Soles y Rayos, de Boli-
var (1823); la de Ja Mina de la Rosa Cubana (1847), ideada
por Narciso Lopez; la del Club de La Habana (1847) y nuestra
gloriosa bandera oficial, que es Ja enarbelada por Narciso L6-
pez en Cardenas, segiin se ha dicho anteriormente, el 19 de
maya de 18540 (3). a

(1) Consfilucién de Cubu, con los debates en la asamblea Constituyen-
te, 3 tomos, por el] Dr. Andrés Maria (Lazcano Mazon, Habana, 1941.

(2) La Bandera, el Escudo y el Himno, por cl Dr. Enrique Gay Calbo,
Académico de numero de la Academia de la Historia de Cuba.

(3) Por su interés ¥ autor, el Dr. Ramon Infiesta, ilustre Catedrdatica
de Derecho Constitucional de Ja Universidad de La Habana, insertamos un
articuio que publicé6 en ec! Diario de la Marina el domingo 21 de mayo
de 1950: dice asi: ;
136. ANDRES M." LAZCANO Y MAZON

El dia 11 de abril de 1869, reunida la Camara Constituyen-
te de la Revolucién en el pueblo libre de Gudimaro, -tomé
acuerdo sobre la bandera que debia simbolizar la revolucién

Las Banderas Histéricas Cubanas: “Hay libros, como la Biblia o el Ga-
ran, que son banderas; y hay banderas, como la nuestra, que son libros
de gesta, que asaita la ieyenda y esma:ta la poesia. Todas las banderas
pertenecen a la Historia, pero no _todas las banderas tienen historia. La his-
toria de la bandera cubana tiéne de epopeya, de poema y de novela. A 10°
largo de sacrificios sangrientos, a go:pes de abnegacién y por obra de te-
nacidad a prueba de fracasos, la idea de la libertad cubana y su simboto,
la’ bandera, van evoiucionando desde el timido separatismo anexionista
hasta ‘a arrogante independencia”. “La primera vez que se habia de unx
bandera para Cuba es ei Proyecto de Constitucién dc Joaquin Infante. Era
Infante un abogado Bayamés de exa:tado jiberalismo, a quien la autoridad
espafio.a llamaba “el n.ayor revolucionario que puede pisar el suelo cuba-.
no”, y que en el afio de 1810, en Cuba o en Venezuela—pues ello no esta
esc.arecido—, redacté un proyecto de Constitucién para la Isia de Guba,
cuyo arlicuio 100 preceptua la bandera en estos términos: “La bandera
nacional sera un tricoior horizontal: verde, morado y blanco, combinacién
que no se sabe haya sido tomada todavia por Offa nacién. /En verdad, esta
bandera jamds fué diseflada y mucho menos confeccionada, y-su presencia
en ja co.eccién histérica universitaria busca séio honrar al patriota que eseri-
bid, el primero, en el predmbulo de una Constitucién: “La Isla de Cuba
tiene un derecho igual a 10s demds paises de América para declarar, $1
libertad e independencia y elegir entre sus habitantes quienes la goblernen
en sabiduria y justicia, impidiendo a un mismo tiempo los males de la
anarquia y del despotismo, que se hacen sentir hoy con mas fuerza que
nunca”. “Por esta época Cuba vivia bajo 1a opresién alternativa del mo-
narca absouto y del Partido integrista, presuntamente liberal. La Cons-
titucién de Cadiz habia sido derogada por Fernando VII en 1814, para ser
restaurada a los sones del Himno de Riego en—41820 y concluir abolida de
nuevo en 1823,,Estos altibajos del espiritu liberal mantenian vivos en le
conciencia de los patriotas los afanes de libertad.\A ello no eran ajenas las
Repubticas recién corstituidas del Continente, que advertian en la Indepen-
dencia de Cuba la util supresién de un uitimo y poderoso baluarte de le
dominacién espafioia en América. Asi. en el afio 1822, Colembia_interesé al
habanero Francisco de Lemus en la empresa de agitar la conciencia de !A



colonia cubana por vfa de separatismo. /A ese objeto, Lemus fund6é una
~—-Logia Masdénica, que Ilam6 “Soles y.'Rayos de Bolivar”. Sus empefios cons-
PIM oFIGe qué al amparo de la libertar constitucional cobraron importaa-
cia, fueron truneados por un hécho adverso: la supresién de la Constitu-
cién en Espafia. La actuacién del Capitan General Francisco Dionisio Vives,
a la vez pérfida y benévola, consum6 !a ruina de los conspiradores. En {8
de julio de 1823. Lemus fué arrestado y ocupadas sus pertenencias. En
un bat se enconiré, en medio de 395 escarape.as tricolares: rojo, azul ¥
amarillo, un disefio que representaba la bandera, en la que se advierte
un sol, que conforme a Ja herd&‘dica se presenta con cara humana redon-
da, y 16 rayos, ocho rectes y ocho ondulados, alternativos, y que los colo-
res son los de Coitombia.’_ ,
‘“En las banderas siguientes estA en presencia o en ausencia aquel gran.
aventurero de la libertad que fué Narciso Lépez. Nacido en Venezueta, in-
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 137

gresOé muy joven en el Ejército Espafiol, en 1814. y por sus méritos y por:

su valor ascendiéd desde soldado hasta teniente_coronel, en 1823. Al cesar

——

la dcminaci¢én espafiola en Venezue.a se trasiadé6 a Espafia, donde vivi6,
salvo una corta estancia en La Habana, de 1823 a 1827, durante la cual
contrajo matrimonio con Dolores Frias, hermana del,Conde de Pozos Dut-—
ces, que mas tarde, al enviudar de Narciso Ldpez, se casaria con el in-
signe poligrafo y estadista_José Antonio Saco, A partir de la guerra Car-
lista de -1833;-donde ganéd Ja fama de primera lanza del Ejército espafiol,
Narciso Lopez, Brigadier_ya y vincuiado al General Jerénimo Valdés, actuo
activisimamente en Ja politica espafio.a. Formé parte, como Senador por Se~
villa, de las Cortes de 1837, donde voté a favor de la admiSién de los Dipu-
tados qubanes-“Al ser nombrado el General Valdés Capitan General. de Cuba
volvid a la Isla con él y desempefid aitos cargés: gobernador de Trinidad
y_ Presidente. de la_Comisién Mititar Ejecutiva y Permanente. A caer en-
Espafia el] Regente_Espartero, los liberaies entraron en desgracia. Q’Donnell,_
el Leopardo de Lucena, némbra‘do Capit4n General de Cuba, persiguié a
Narciso Lépez, ie negé su retiro y lo coiocd “de _cuarte:”, esto es, sin man-
do ni empiéo y con la paga minima. Entonces el General se dedicd al cul-
tivo de la tierra y el subsuelo en Ja mina denominada de La Rosa Cubana,
situada cerca de Manicaragua, en Las Villas.” Spots
“Mientras tanto, un grupo de hombres influyentes por su viqueza y su
cultura difundian el ideal anexionista. Temerosos unos de que la indepen-
dencia propiciase, con la abolicidn de la esciavitud, la ‘pérdida de sus ri+
quezas; intimidados otros ante la perspectiva de que’ la Isia, indefensa y
vodiciada, cayese, al ser abandonada por Espafia, en la anarquia o en ma-
nos de Ing.aterra o Francia; pero amantes todos de la libertad, pretendian
aleanzar.a Separaéndose de Espafia e ingresando como un Estado més en
los Estados Unidos de Norteamériga. Intentaban asi, ingenuos, conciliar ia
libertad y el bienestar.“Para alentar y hacer factible tal propdsito se fund6
en Ja Capital el Ciub de _La Habana, por hombres destacados, como José
Luis _Afonso,_¢el1—Conde_de Pozos Dulces, Miguel Aldama,. CiriloVillaverde.,
Domingo Goicuria, Anacieto Bermudez y otros. La Bandera que dicho Club
proyecto, hacia cl] 1847, es—-ndtese el parecido con la Bandera Americana—:
las franjas rojas, la estrella y el cuadrado.” “Impulsado por su espiritu
liferal, Narciso Lopez se puso en contacto por esta época con los miem-
bros del Club de La Habana. Habia organizado una vasta conspiracién,
que se extendia per Las Villas a Trinidad, Sancti Spiritus y Cienfuegos y
hasta Matanzas.-Con el espiritu romantico propio de la época, que habix
ganado en la Peninsula en las conspiraciones cuarteleras contra la Reina
Gobernadora Cristina_y en las Logias Masoénicas de los liberaies ‘espafic-
les, y que hacia indispensable en’ toda empresa libertaria una bandera, um
manitiesto y una Constitucién. Narciso Lépez elaboré dos banderas en este
periodo conspiratorio, de 1846 a 1848, y que se conocen con el nombre de
banderas de la Mina de La Rosa Cubana. Ciri:o Villaverde dice que la ban-
dera’ recuerda~d-la-Traneesa La otra banderaycuienta Sanchez Iznaga en
la causa por infidencia que se instruyé después a los conspiradores, le fué
mostrada por Narciso Lopez dibujada_en una tira de papel: una estrella
roja con tres franjaSi—dos azules y la dél Gentro~ blanca. Denuneiada la
conspiracién por Pedro Gabriel Sanchez, padre del joven José Sanchez Iz-
28g), bacendado-temeroso_ge los azares de la guerra, Narciso Lopez uve

que fugarse a los Estados Untdos:
" “Litego, ya desaparecido Narciso Lépez del mundo en que sus suefics’



vivieron, debia ocurrir un hecho curioso. En Ja noche del 19 de noviempre —
438 ANDRES M.® LAZGANO Y° MAZON

de 1854,.los jovenes Cayetano Echevarria, Juan de la Mata Tejada, Tomas
Asensio y Joaquin Portuondo fueron acusados de esparcir en la plaza de
Santiago de Cuba trece banderitas, que la Comisién Militar llamé_subver-
—sivas—sin duda porque evoeaban Ja handera de la Mina La Rosa Cubana.
Tenia los mismos colores, la mismas bandas y Ja misma estrella. Pero ésta,
blanca, era de ‘papel y levaba manuserita la sentencia la libre eubana.”
“Los acusados fueron deportados a Espafia” > aS ee
. “Kn tanto, Nareiso Lépez, ya en los Estados Unidos, suefia siempre con
la liberlad de Cuba. j‘Para mantenerla soberana? j/Para incorporarla a la
Sederacién norteamericana? ‘Acaso no lo sabremos nunca; ni nos importa
: ahora. La bandera que hoy es Ja nacional apareciéd en ia historia de la si-
——~>guiente manera: En Jos primeros dias del mes de junio de 1849, en Nue-
va York, reunidos en torno de una mesa cuadrilonga, en la Sala del fon-
do del segundo piso de una casa de huéspedes de la calle Warren, entre
la calle Churchy Collene Place, se reunieron Narciso Lépez, Cirilo .Villa-
verde, Miguel Teurbe Tolén, Manuel Hernandez y algun otro, Narciso Lé-
pez .opinéd que el pabellén de Cuba Libre debia contener tres franjas, .que
representasen los tres departamentos: :Oriental, Central y Occidental; su co-
lor no debia ser rojo, al. decir de Teurbe Tolén, para no imitar el pabellon
americano; ni blanco, porque Lopez advirtid que a distancia se desvanece,
y se acordé que fuese azul. Para colocar el rojo sélo cabia el euadrado
o el cuadrilongo, como manda la heraldica, pero Narciso Lépez, como buen
mas6n, propuso el triangulo equildtero.-Entonces se planted otro ceuob emia:
la herdldica preceptuaba que en el triangulo debia ir el ojo de la Provin-
cia. Narciso Lopez, recordando la bandera de Tejas, sugirié 1a_estrella.so-
litaria,.la estrella de Cuba, levantandose en el rojo, que simbolizaba la san-
gre que debia verterse por la libertad. sta bandera, dibujada por Miguel
Teurbe Tolén y cosida por su prima y esposa, Emilia Teurbe Tolén, no
fué traida a Cuba. Fué donada a la Republica por él *Fondo-Cubano Al Ame-
ricano de Socorros a_los Aliados”, que Ja adquiriéd de los “Héeréderos der
Cautor de Cecilia Valdés ¥_ se eneucntra_ hoy en cl Palacvio-Presidencial. _
‘Ca-Bandera” “facional, llamada también de Nuevae-UMeansy ~tué ~Cosida
por Emilia Bobadilla, esposa de Cirilo ee ae eee ere ne que
en 3850 proyecta Narciso Lopez; enarbolada por éste, flot6 en la Ciu-
dad de Cardenas, durante dieciséis horas./El 19 de mayo de 41850: des-
“pués de] fracaso fué Nevada Nueva Orvedns por Juan Manuel Macias,
‘Ayudante de Narciso Lépez;. cubrid en {£877 el féretro de Francisco Vi-
M cente Aguilera, tendido_en—el-Ayuntemtento de Nueve—York:. fué donada
en 1918 por la sefiora Alicia Macias Brown,, que la heredé de su padre,
al entonces Presidente de ia a Republica, M Mario _ Garcia. Menocal; éste +a
obsequiéd en 1924 al eximio patriota D. Manuel Sanguily; y, en “th, cedida
por ‘Manuel Sanguily y Arizty, hijo y Ger patricio de las Hojas Literarias,
en 1944, al Senado de la Republica Esta colocada actualmente en el sa-
lon de sesiones. Adviértase la forma de la estrella y el color ultramar de
las bandas. ¥Y para aclarar jas dudas de aquellos que recuerdan que el ar-
ticulo 5.° de la Constitucién vigente :establece: “La Bandera de la Rept-
blica es ja de Narciso Lépez, que se izd en la Fortaleza del Morro, de. La
Habana, el dia 20 de mayo de 1902:..”; y observan que la actual Bandera
se diferencia de la de Narciso Lopez en los dos detalles de Ja forma de
la .esirelia y del color; debo recordar que eI Decreto 154, de 1906, del
Presidente Estrada Palma ha dado esa forma y colocacién a ia estrella, y
que la Ley de 6 de enero de 1906 establecid que el color azul, que en Ja
bandera de Narciso Lépez era .celeste, seria en la nacional turqui.


LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 439

“"Existe una bandera de Narciso Lopez de sino tragico: la llamada Ban-
wera_del Pampero._Fs la bandera que Narciso Lépez trajo a Cuba en su
desdichada intentona final. Desembarcado en Pinar del Rio y perseguido
por fuerzas superiores, que le esperaban advertidas, fué derrotado y cap-
turado. Juzgado sumariamente en La Habana, recibid muerte en garrote
vil, el 4 de septiembre de 1851, en la explanada de Ja Punta. La bandera,
caida en poder de Ja Comisién Militar Espafiola, fué usada luego para con-
frontarla con las banideras de sucesivas intentonas separatistas, y su ma-
yor o menor semejanza con Ja bandera del Pampero graduaba Ja culpabi-
lidad de los patriotas. “Nétese el tamafio desmesurado del triangulo y io
grande de la estrella.

"Hay una variante de las bandera de Narciso Lopez, aureolada. por el pa-
triotismo y el martirio: la Namada bandera de Estrampes. Existia en Nuc-
va York. alla por los afios de 1850, una conocida por “Junta Cubana”,
que sostenia relaciones, no siempre cordiales, con el “Club de La __Habana’.
Formada por emigrados, y, por lo tanto, por hombres mas Arflesgados y
menos preocupados por intereses materiales que los del Club,~Ta” Junta
propugnaba la accidn insurreccional en Cuba. Ese empefio hall6 en Fran-
cisco Estrampes, valiente patriota matancero, un abnegado adalid. Junta-
‘mente con Juan Enrique Félix se dirigid a Baracoa en octubre de 1854,
Wevando una arta del viejo conspirador José~ Elias Hernandez para su
hermano, e} médico Francisco, y armas y municiones, para cin’ TeVantamien-
to separatista, en dos barcos americanos. Denunciados al Gobierno espafio:
por el propio D. Francisco Hernandez, fueron ocupados en uno de los bu-
ques diez cajones de pertrechos y una bandera eubana. Conducido a La
Habana, Estrampes fué agarrotado el 81 de marzo de 1855 en la Punta.
La bandera cuyo hechizo jluminé su sacrificio cra toda de seda. Repaérese
en la desproporcién entre su longitud y su .anchura, la longitud excesiva
de} tridngulo y la forma de la estrella-

“Por ultimo, hay una bandera cubana que ademas de histérica es na-
cional: la bandera de “La Demajagua”’, llamada también de Yara y de
Carios Manuel de Léspedes EY artfculo 5.° de la Constitucién dispone: “En
los edifidies, fortalezas y “dependencias publicas y en los actos oficiales
no se izara mas bandera que la nacional. Por excepcidn, podra enarbolarse
en la Ciudad de Bayamo, declarado_Monumento Nacional, la bandera de
_Carlos. Manuel el de1CéSpewies., Esta bandera se confecciond de manera ro-
“mantica el 9 de octubre de 48€8, Ta vispera del alzamiento de los Diez
Afios. Reunido Céspedes con los conjurados mas allegados, halldse que na-
die ceplaba a reconstruir la bandera de Narciso Lépez_ y de Agtiero. En-
tonces Céspedes, recondando que hile habia brindado su bandera a los
patriotas cubanos para los barcos que armaran en corso, decidié imitar su
forma y disposicién, pero cambiando los colores: la banda inferior seria
azul y la superior, en dos mitades, rojo y blanco. Pero ;dénde encontrar
los colores?, Los emisarios enviados del Ingenio la Demajagua a Manza-
nillo fracasaron por el estado de alarma de las autoridades espafiolas. En
el apricto, Céspedes llam6é a Ja hija de} Mayoral, Candelaria Acosta (Cam-
bula), joven de diecisiete afios, bella c inteligente, y le pidiéd asistencia.
Gambula deshizo e] ciclo del mosquitero de una cama para obtener el rojo
—en realidad, rosado fuerte—, tomé un pedazo de tela de hilo, reserva-
da para un vestido, para ‘a el blanco, y cortando una tira de un vestido suyo
ebtuvo el azul, un azul ceieste,/Cosid todo ello a la bandera, y perpieja
ante Ja imposibilidad de hacer “a estrella, pues no sabia bordar, el joven
Emilio Tamayo, que aspiraba a_ser_e] abanderado, dibujé la estrella en


140 ANDRES M.® LAZCANO Y MAZON

en toda la Isla, habiendo indicado Eduardo Machado (4) que
fuera la que levantaron Lopez y Agtiero, formada por un tridn-.

un jpecazo de papel, y Cambula ia fijo en un pafio blanco con alfileres,.
la recorté toscan.ente a4 ia cosié a la bandera,/Asi quedd& hecho el glo-.
rioso pabellén de 1868> Enviada por Céspedes a su esposa,. Ana de Que-.
sada, en 1874, y guardada con reiigioso cuidado, la bandera fué devueits.
por la hercica matrona a ja Reputb.ica independiente. Y esta, cump.ienda-
el acuerdo de la Constituyente de Gudimaro, colocada en el saiédn de se-
siones de la Lémara—de Representantes, donde hoy permanece. Es cast
cuadrada. El rojo es resado, el azul es ceieste.

“Tal es la thistoria de. nuestro simboio nacional. Y el simbolisnie de su

. historia.”

(14) En el folleto La Bandera, el Escudo y el Himno, del distingufde’
académico de la Historia Dr. Enrique Gay_Ga.b6, pAgina 54 y sigs., copiamos
lo siguiente: aaa .

“En el pueblo libre de Gudimaro, e] dia 14 del mes de abril de 1869,
a la una de ja tarde, se reunieron los ciudadanos Carlos Manuel de Céspe-
des, ‘Sa:vador Cisneros, Miguel Gutiérrez, Leédn Rodriguez, Antonio Lorda,
Francisco Sanchez, José Maria Izaguirre, Tranquiiino .Vaidés, Miguel Bs-
tancourt, Honorato del Castillo, Antonio Aicaiaé, Eduardo Machado, Ignacio
Agramonte y Antonio Zambrana, para ceiebrar, la segunda sesién publica
de la Camara Constituyente.

“Fueron leidas y aprebadas el acta de la sesién secreta, que tuvo Iu:
gar el dia anterior, y la de la primera sesién ,pub.ica. .

*Cenceedido el uso de la palabra por el €. Presidente al_C. José Maria
Izaguirre, propuso que se aiferase el ordem~en que la Constitucién de-
signa el ncirtre de Ics Estados y que se estableciera el inverso, fundade
en ‘la crono:ogia de la Revoiuvciédn; propuso ademas que se diera un nue-
vo nombre al Estado de “Las Villas”. El C. Eduardo Machado propuso
que este nombre fuese el] de Cubanacain. La Gamara acepté solamente la
primera proposicién del C. Jzaguirre.

”E1 C. Eduardo Machado hizo uso de la palabra para pedir que se acor-
dase por la C4mara la bandera que debia simbolizar 1a Revolucion en tod@
la Isia, e indicé por su parte para ese objeto la bandera que levantaron
anteriormente Lépez y Aguero, formada por un irianguro equilatero rojo
con ‘estrella blanca de cinco puntas, tres Hstas azules y dos blancas-
El C. Antcnio Lorda convino en-la necesidad de establecer wna soia ban-
dera, puesto que una es la tausa que todos defendemos y uno solo ya ei
Gobierno de toda la Isla, y propuso que se adoptase en dicha bandera el
tridngulo azul, en svustitucién al rojo, y las listas rojas, en sustitucién

—de_las azules. El C. Izaguirre apoy6 lo propuesto por el C. Lorda, con la

variacion de que las cinco listas se redujesen a una blanca y a otra roja.
El C. Castillo pidi6 que se aceptase la propuesta por el C. Machado, hon-'
rada ya con la sangre de muchos valientes y con el martirio de los que
la Ievantaron para defender nuestra Independencia. E] C. Agramonte hizo
uso de la palabra en el mismo sentido, exponiendo que Jas leyes de la
heraidica invocadas por ei C. Lorda para que se adoptase el triangulo azu:
no debian absolutamente ten'erse en cuenta en este caso; jas leyes de la
hera‘dica—dijo—arreplaban los blasones y los timbres de las reyes y de

.los nobies, y la Reptblica puede gioriarse en desatenderias intencionatmen-

te. El C. Céspedes recomendé a la Camara que no se oividasen jog triur-
a
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 444

gulo equildtero rojo, con estrella blanca de cinco punias, tres
distas azules y dos blancas. Antonio Lorda propuso se adop-
tase en dicha bandera ei tridngulo azul en lugar del rojo y las
listas rojas en lugar de las azules. Intervinieron en la discu-
sién Ignacio Agramonte, Carlos Manuel de Céspedes, Izagui-
rre, Castillo y Zambrana, agregando este ultimo que debia le-
yantarse la bandera de 1851. La Camara acordé que se adop-

tase para toda la Isla la bandera del tridngulo rojo.

Se ha criticado como contrario a la herdldica, dice un co-
mentarista, el que la bandera contenga en campo rojo una es-
trella; y que a esto objet6 Miguel Toldn que la estrella de Cuba

habia de levantarse sobre un mar de sangre (1).

Por Ley de 6 de enero de 1906, Gaceta Oficial de la misma
fecha, se autorizé al Ejecutivo para que, siguiendo las reglas

fos de ja bandera gue se alzd en Yara, ingratitud que_seria. tan. notable

Goro 1a que los ciucadanos Castiio y Agramonte temian que se cometiera

“con la de Itfez y Agbero, y cre mo debian agraviarse los fitulos adqui- -
EI

“Fidos~per-et Cefartan.ento Orientat. . Zambrana usé'de la paiabra, ex-
poniendo que ei brazo de tos tres Departamentos sellando la ventura y ‘a
libertad de Ja Patria comtn conclvyé ccn Jos intereses y los sentimientos

que ics kabian Cividico, y que icccs debian estar de acuerdo al levantar

la kar'cera del 4854, porque, segtin hakia reccmendado el C. Agramonte,
era un testimcnio glorioso de que Ics cubanos estaban hace largo tiempo
combatiendo Ja tirania. La Camara acordéd que se adoptase para toda ia

Ista la bandera de tridnguio rojo. (Existen otros acuerdos no reiacionadcs

eon Ia bandera.)

"EL C. Antonio Zambrana hizo la siguiente proposiciédn, que fué acep- ~\

tada: Que el primer acuerdo de la Camara de Representantes consistia
en Cleyoner que la gioricsa barfdera de Bayamo se fije en ja Saia de sus
sesiores y se ccnsicere cco yarte del Tesoro de ja Republica.” -—-
' (4) La Bandera, él Escudo y el Himno, del Dr. Enrique Gay Cacbé,
pagina 23, dice:

“La bandera de Narciso Lopez cumpliraé pronto an siglo. Desde su
oreeci(n ha sido la erscfa del pvéb:o cubano. En el destierro los patrio-

tas ‘a exkibfan y le rercfan erito. Las ascciaciones revolucionarias o se-

paratistas la reverenciaron siempre, y s6:0 por las circunstancias ya di-

chas no fué también ia ce La Lerajagva. Hasta en Madrid, en piena gue-

rra de Ics Diez ¥fcs. estuvo nvestra_ban‘dera_en los festejos de la _ins-

tauracién de _Ta~Pepthica esparcea, colotada por Marti ef er_baicon de



Su cara. Luego, al tlegar Marti a Tawa, en noviembre ae “1891, para pro-

au Yr su prirer discurso de fundacién del Partido Revolucionario Cu-
bano. fué portacor Ce ‘a pPardera cue representaba el propdésito firme de

1a continufdad separatista. Ese discurso lo dijo e! 26 de noviembre en el

Club Ignacio Agramonte, y en el salén fué colocada Ja bandera.”
142 ANDRES M.2 LAZGANO Y MAZON

y practicas usadas comunmente por las demas naciones, se-
fiale y circule a los gobiernos extranjeros las proporciones y
dimensiones de nuestra bandera, segtin los casos y diferentes
oficios en que haya de usarse, asi como los relativos al escu-
do nacional, autorizindole asimismo para que sustiluya el co-
lor azul celeste en Ja una, y en el otro, por el azul turqui.
Por el Decreto presidencial numero 154, de 24 de abril
de 1906, diclado, entre otros particulares, para regular el uso
de la bandera, se dispuso que ésta continuaré enarbolandose
en los edificios piblicos, civiles o militares de la Nacién, asi
como en las Legaciones y Consulados; y agrega: esta bandera
es rectangular, de doble largo que ancho; se compone de cinco
listas horizontales de un mismo ancho, tres azules y dos blan-
cas, dispuestas ‘alternativamente; junto al asta/Roy un tridngu-
lo equilalero rojo, en cuyo centro aparece una estrella blanca de
cinco puntas, una de las cuales mira hacia arriba. Uno de Jos
lados del tridngulo es vertical, ocupa toda la anchura de la
bandera y constituye el borde fijo de ésta. La estrella esta ins-
crita en una circunferencia imaginaria, cuyo didmetro es igual
al tercio de la latitud de la bandera. El color es azul turqut.
El articulo III del Decreto citado en el parrafo anterior fué
modificado por el Decreto 1.285, de 17 de agosto de 1927, pu-
blicado en la Gaceia de 3 de septiembre del propio afie, dice:
En- los edificios ptiblicos de primera categoria, como son el
Palacio Presidencial, las Secretarias del Despacho (hoy Minis-
ievios), el Senado, la Camara de Representantes, Tribunal Su-
premo, Audiencias, Gobiernos provinciales, Ayuntamientos de
capitales de provincia, Universidad nacional, Institutos pro-
vinciales, Centros escolares, Jefaturas locales de Sanidad de
la clase G, en adelante, y otros edificios de la capitai de la
Republica y de las capitales de provincias, se usara la Bandera
Nacional de Jas dimensiones ya establecidas. ;
Por Decreto presidencial nimero 1.403, de 15 de mayo
de 1944, publicado en la Gaceta Oficial del dia 24, se regulo et
uso de la Bandera y el Escudo de la Republica; y declara que
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 143

la Bandera, el Escudo y el Himno de Bayamo, tal como estan
descritos en la Constitucién de 1940, tienen caracler nacionai
y deben ser utilizados exclusivamente para fines patridticos y
oficiales, quedanda prohibido eslampar o grabar la Bandera
como distintivo en documentos privados, en pasquines electo-
rales, anuncios comerciales, libros, prospectos, impresses 0 pu-
blicaciones de cualquier clase, asi como utilizarla en forma de
lapetes o estampar sobre ella vetratos, dibujos 0 letreros, ¢

La Bandera de ia. ia. Republica’ sdlo sera enarbolada en los
edificios ptblicos y en las escuelas, ya sean publicas 0 priva-
das, durante los dias no festivos.

‘En las fechas patridticas o festivas podra ser izada ademas
en los edificios no oficiales, y siempre que aparezca junto a
otras banderas, ocupara la cubana el lugar de honor y esta ra,
por to menos, a la misma altura que las otras.

En los dias de duelo serd puesta a media asla o con un
crespon negro. Por ningtin motivo sera izada a media asta en
edificios o lugares con motivo de duelo de organizaciones o
jnstitaciones no-oficiales-En-esos casos aparecerd sdlo la in-
signia de la institucion de que se trate.

En las escuelas publicas y privadas se efecluarda Ios vier-
nes, al cerrar las clases semanales, wn_acto patridtico en honor
de Ja Bandera al arriarla.

.Se dispuso también que jas banderas que sean confeccio-
‘nadas er lo sucesivo se ajusten a las medidas y coiores de!
Decreto 154, de 24 de abril de 1906. :

En los demas edificios publicos no comprendidos en el pa-
rrafo anterior, la Bandera Nacional tendra tres metros de largo
por un metro cincuenta centimetros de ancho.

En la Asamblea Constituyente de 1940, al discutirse el “hoy
articulo 5.° de la Constitucion, dijo Eduardo Chibas Rivas en-
tiendo que no debe en una Republica democratica como nos-
otros, en que el espiritu nacional no esta perfectamente formado
todavia, establecerse una dualidad de ensefias (se discutia el
uso también de Ja Bandera del 4 de septiembre de 1933, del

.

ret




444 ANDRES .M.2 LAZGANO Y MAZON

Ejército). No; para nosotros, para los cubanos, una sola en-
sefia nacional es suficiente. No se necesitan dos ensenas na-
cionales. Eso esta bueno y se estila en los paises totalitarios,
en donde existian duatidad-de-banderas=_ la bandera of-cial de
~Alemania~y la-bandera de la swastica, del movimienio_nacio-
‘lista; en Italia, donde existia la bandera del Reino Italiano y
existia la bandera fascista; pero aqui en Cuba, donde no existe
un régimen totalitario, donde estamos en un régimen demo-
cratico, entiendo que no debe existir dualidad de ensefias; y
esa bandera cubana, al defenderla nosotros, no es que la con-
sideremos una bandera nuestra, opuesta a otra bandera cual-
quiera: de ninguna manera. Estamos defendiendo esa bandera
porque es la bandera de los cubanos todos, y tengo la segu-
ridad que dentro de las propias filas del Ejército cubano, de
la oficialidad y de los soldados de nuestro Ejército hay tanto
empeno como el que pueda tener un convencional cualquiera de
la Oposicién en defender Ja Bandera Nacional. Para ellos esa
es la bandera que vale; para ellos esa es la bandera por la cual
estoy seguro estarian dispuestos a arriesgar su vida y su bien-
estar en defensa de la misma. No se trata de oponer una ban-
dera a la otra. No. Se trata sencillamente de defender la ban-
dera de todos.
Interviniendo en el debate el gran patriota, ya fallecido,
sehor Miguel Coyula, y refiriéndose al parrafo segundo del
articulo 5°, ‘dijo, en lo pertinente: “Tal ensefia es resumen
de todo lo que simboliza una bandera santificada por el he-
roismo, que representa, ademas, sacrificios que ocupan ‘en la
Historia de América casi un siglo y que colocan al pueblo cu-
bano al lado de aquellos pueblos hermanos que pueden pre-
sentarse a la consideracion del Continente y a la consideracién
del mundo civilizado con los mayores relieves de dignidad.”
“En 1850 y 1851, sabemos todos que el General Narciso Lépez
levantO en campos de nuestra tierra la bandera que preside
los trabajos de esta Asamblea. Sabemos también que en 1868,
después de peripecias inolvidables encaminadas a la dignifi-
LAS CONSTITUGIONES DE CUBA 145

cacién cubana, esta bandera fue simbolo de bravura en las
manos de cubanos, que supieron luchar gallardamente, algu-
nos hasta la hora triste y gloriosa de su muerte.” “Esta ban-
dera, después, en la llamada Guerra Chiquita, fué la inspira-
dora de aquellos que se Hlamaron Calixto Garcia, Emilio Nu-
fiez, Francisco CarriJlo_yootros que ue no necesito mencionar,
“porque basta en reconocer la cultura colectiva de esta reunién
y Ja personalisima de cada una de Jos Delegados que la inte-
gran, para saber que conocen perfeclamente los antecedentes
de nuestra historia.” “Tal bandera, sehores Delegados, que fué
después, en 41892, la_colocada por Marti en el corazon de las
emigraciones para levantar el Sentiiniento de nuestra rebeldia
y hacer posible un esfuerzo nuevo que resultaria victorioso
para Ja Independencia de nuestro suelo, es la que, enarbolada
el 24 de febrero de 1895 en Baire e Ibarra, viene a La Habana,
ideolédgicamente, como en un cofre, en el corazdn de los revo-
lucionarios mas puros, y como un simbolo de unificacién pa-
triota en la mano de aquel patricio que habia presidido la
Republica en Armas, Bartolomé Mas6, quien con ella toca a
las puertas de José Maria Galvez, de Rafael Fernandez de Cas-
tro, de Eliseo Giberga, de Rafael. Montoro, de José Aniolin del
Cueto_y de todos los grandes de Cuba y les pide, en nombre
de la Patria, que concurran y actien practicamente en ta con-
solidacién de la Patria, organizada como Estado.” “Es la ban-
dera que sirvid al propio Bartolomé Maso, asistido de dos in-
olvidables criollos--Mayia Rodriguez y Eusebio Hernandez—
para responder a las palab¥as histéricas de Montoro, cuando,
con grandeza indiscutible pronuncid aquella frase: A situa-
ciones nuevas, hombres nuevos; contestandole—repito—el ilus-
tre Masé con las palabras generosas del Manifiesto. de Monte
Criste: La Repiblica, cordial con todos y para el bien. de to-
dos.” “Lo que yo he llamado bandera del amor, fué giorifica-
da en los campos de Europa en 1917 y 1918, cuando nuestra
Reptblica, en los momentos de su expresién geografica y en
la simbdlica grandeza de su esfuerzo magnifico, se sumdé al

a
av
446 ANDRES M.® LAZCANO Y MAZON

intento de libertad de todos los pueblos del mundo. Nuestra
bandera ya se habia unido en San Juan y Caney a la bandera
de Washington y de Lincoln para perpetuar en la Historia de
América y en los sentimientos universales,. la hidalguia y la
gloria, al propio tiempo que la bravura de Jas huestes que
mandaba el famoso Calixto Garcia. Esta bandera, que yo pien-
so influye sobre el sentimiento de Chibds, porque al fin y al
cabo puede ser que el sentido filosdfico de la idea comunista
separe al sefior Roca de sus compafieros y del que habla, pero
seguramente los acerca el apego a la tierra donde han nacido.”

K] convencional Dr. Francisco Ichaso, dijo en el debate de
la Asambiea Constlituyente: “Tenemos el mayor respeio para
todas Jas banderas, para todos los escudos, para todos los em-
blemas, aunque ellos simbolicen movimientos politicos, ten-
dencias o ideas adversas a Jas nuestras. Basta que representen
estados de conciencia o de emocién, mantenidos de buena fe,
para que merezcan la consideracién y el respeto de todos.”
“Pero, sehores, la bandera, ,qué representa, qué es en reali-
dad? El simbolo de la nacionalidad, el atributo por excelen-
cia de la soberania. gY es que la nacionalidad vy la soberania
pueden dividirse? Cuando intentamos equiparar en rango una
bandera, por- mucho que esta bandera represente para una par-
te del pueblo, con Ja bandera nacional, que nos representa a
todos, estamos adoptando una tactica semejante a la de esos
movimientos totalitarios de Europa, que lo primero que hacen
es bajar de los mastiles la bandera nacional, Ja bandera con-
sagrada por la tradicién v por la historia, para sustituirla,
como en el caso de Ja Alemania nazi, por la bandera que tiene
la swastica siniestra en el centro. No importa que la suspica-
cia pueda salirnos al paso. Esta puede pensar lo que quiera.
Nosotres lo Unico que nos proponemos es que las banderas
que representen movimientos locales o circunscritos, las ban-
deras que puedan tener una existencia efimera en la historia
de la naciédn se puedan usar, pero solo en aquellos lugares
donde responden a un sentimiento unanime de sector o grupo
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 447

donde no puedan suscitar polémica. La unica bandera que no
levanta polémica de ninguna clase, la unica reconocida y ve-
nerada por todos los cubanos, es la bandera que los libertado-
res pasearon en la manigua, y por eso queremos que sea la
unica que se enarbole en las fortalezas y en todos los edifi-
cios de la Republica. En cuanto a las demas banderas, nues-
tro Partidc, muy celoso de los lemas y los simbolos, tiene su
bandera y tiene su himno, y a nosotros no se nos ocurriria,
sin embargo, tratar de equiparar esa bandera y ese himno a
la Bandera y al Himno Nacional.” “Lo tnico que queremos
es que esas banderas de partidos o clases no puedan ser equi-
paradas en rango y en dignidad a la bandera que nosotros te-
nemos el deber de levantar por encima de todas, de poner en
el punto mas alto de nuestros mastiles, porque por algo y para
algo fué agujereada por las balas enemigas y tifid su trian-
gulo con la sangre de nuestros mirtires.” |

En definitiva fué aprobado también el parrafo segundo del
articulo 5.° de la Constitucién, disponiendo que en las forta-
lezas y dependencias publicas, asi como en los actos oficiales,
no se ice mas bandera que la nacional, salvo las extranjeras
en los casos y en la forma permitidos por el Protocolo, por los
usos internaciones y por los Tratados. También por las leyes.
Por excepcién podra enarbolarse en la ciudad de Bayamo, de-
clarada monumento nacional, la bandera de Carlos Manuel de
Céspedes.

Después, en el ultimo parrafo de dicho articulo 5.° de la
Constitucion, se dispone que, no obstante lo dispuesto en el pa-
rrafo segundo, en Jas fortalezas y cuarteles se podrdn izar
banderas pertenecientes a las Fuerzas Armadas. Asimismo, las
sociedades, organizaciones 0 centros de cualquier clase podran
izar sus banderas 9 insignias en sus edificios, pero siempre el
pabell6n nacional ocupara lugar preferente.

La bandera que tan hondas polémicas suscit6 entre los
constituyentistas de 1940, fué la del Ejército, que era cono-
cida con el nombre de bandera del Cuatro de Septiembre, y
448 ANDRES M.? LAZCANO YÂ¥ MAZON

precisamente en los momentos en que se elaboraba la actual
Constitucién de la Republica el hombre fuerte de Cuba lo era
el General Fulgencio Batista, que a partir del 4 de septiembre
de 1983, fecha en que algunos revolucionarios y militares die-
ron el go!pe de Estado al Gobierno de Carlos Manuel de Cés-
pedes, puede decirse que era e) que de hecho gobernaba a la
Republica y dicha bandera era el emblema con que se sim-
bolizaba aquel hecho historico. Esa fué la causa por la cual
los septembristas estaban empenhados en darle un rango a su
emblema que rozaba con el rango de la bandera nacional. Im-
pero la razén, y nuestra bandera nacional tiene la jerarquia
que siempre tuvo en los corazones de los cubanos.

E} nombre del General Narciso Lopez corre unido al de
nuestra bandera nacional, y asi lo proclama el pueblo sobe-
rano al plasmarlo en norma constitucional en el primer pa-
rrafo del articulo 5.° de la Constitucién de 1940, al estatuir:
la bandera de la Repiblica es la de Narciso Lopez; y para que
no ofrezca dudas, la identifica diciendo que es la que se izé
en el Morro de La Habana al instaurarse la Republica, el 20
de mayo cde 1902.

Escudo Nactonal—Conforme al articulo 5.° de la Constitu-
cidn, es el que como tal esta establecido por la Ley..La Republi-
ca no reconoce olro que aquel a que esle articulo se refiere.

Por Ley de 6 de enero de 1906, Gaceta Oficial de la misma
fecha, se autoriz6 al Ejecutivo para que, siguiendo las practi-
cas usadas comunmente por las demas naciones, sefale y
Circule a los Gobiernos extranjeros lo relativo al escudo na-
eional, aulorizandole para que sustituya en el mismo color
azul celeste por el azul turqui.

Por el Decreto niimero 154, de 28 de abril de 1906, ei acuer-
do con la Ley de 6 de enero del mismo ano, se dispuso:

El escudo en uso tiene la forma de una adarga ojival y
esta partido hasta los dos tercios de su altura, por donde lo
divide una linea horizontal; en su campo superior representa
un mar, a cuyos lados derecho e izquierdo, correspondiente al
LAS CONSTITUCGIONES DE GUBA 149

Norte.y al Sur, existen, frente uno de otro, dos cabos 9 puntas
terrestres, entre-los cuales, cerrando el estrecho que forman,
de izquierda a.derecha y suspendida en el aire, se extiende
una llave de oro, con sus planchas hacia abajo, y a cuyo fon-
do, a que corresponde el occidente, el. disco solar, hundido en
el horizonte hasta la mitad de su hemisferio superior, esparce
sus rayos por todo el cielo del paisaje; el cuartel o espacio
inferior de la derecha es bandeado con cinco listas de color
azul turqui y blancas, azul la mas alta e inclinadas tadas de
izquierda a derecha; y en el tercer-espacio o cartel figura un
valle, en el medio del cual se alza una palmera y detras de.
ésta dos montafias, completando el blasén ligeros celajes. Sir-
vele de soporte un haz de varas, cuyo extremo inferior asoma
por debajo del vértice de la ojiva y el superior por ia parte
central del jefe. del escudo, sosteniendo como corona del mis-
mo un gorro frigio, ° vuelto hacia la derecha y con una: estrella
pentagonal de plata en su parte inferior. Una rama. de encina
y otra de laurel, cuyas puntas se inclinan hacia dentro sobre el
eje, por los lados derecho e requierde, respectivamente, orlan
el escudo.

Dispone dicho decreto “citado anteriormente que’ ningun
particular ni compafia podra usar el escudo de la Nacion sin
autorizacion, del Presidente de la Repwblica..

Dice e! Decreto presidenciai 1.403, de 15 de: mayo de 1944,
que el escudo tiene caracter facional, y para el sentimiento
de los cubanos . supbonas. lo mas glorioso de su historia, Junto
con la bandera, y que’ deben ser utilizados tnicamente para
fines patridticos ; oficiales, quedando prohibido usarlo: como
propaganda; y que podra ser colocado en Ja fachada de los
edificios oficiales y en los documentos e insignias del Estado.

Primero fué creada la bandera, después el escudo. Segun:
Cirilo Villaverde, el escudo de armas fué invento de Teurbe
_Tolon para sellar las proclamas, documentos y bonds, que a au-
torizaria el Jefe de la Revolucion (1).

(4) da Ramdera, el Kscudo y el Himno, por el Dr. Enrique Gay. Calbé,
450 ANDRES M." LAZGANO Y MAZON

Con respecto a las criticas sobre heraldica que se le hacen
al escudo cubano, diremos, repitiendo las frases de Ignacio
Agramonte, pronunciadas en la sesién de la Camara Constitu-
yente de Gudimaro de 11 de abril de 1869, cuando se discutian
los colores.de la bandera, fueron: “Las leyes de heraldica in-
vocadas por Antonio Lorda para que se adoptase el tridngulu
azul fo debian tenerse en cuenta en este caso absolutamente;
las leyes de heraldica, dijo, arreglaban los blasones y Jos tim-

folleto, pagina 86; en la parte pertinente dice: “Juan G. Garcia Ensefiat,
Acuarelas. Zl Figaro, La Habana, 20 de mayo de 1903: .““El Escudo de Ar-
mas: Entro ahora en e] estudio die] escudo de armas de Cuba, materia aun
mas erizada de dificultades que el conocimiento de las distintas cuestio-
nes relativas a la bandera, porque en ésta al menos puede fijarse casi con
precisién quién la ide6, el momento en que fué creada y Jo que signifi-
can sus distintos eiementos. No ocurre lo mismo ,con el escudo; de su
origen sélo puedo decir, en lo que a mi se refiere, que e] m&ds antiguo que
conozco es el de Ics bonos de quinientos pesos de la Republica de Cuba
del afio 1869, que ampliado cxactamente tres veces en sus dimensiones
e interpretado en colones he reproducido en la bandera nueva. El distin-
guido Sr. Ramén Roa, que en e} afio 1860 vid por ‘primera vez un escudo
cubano en una tabaqueria de Broadway, en Nueva ‘York, donde le asegu-
raron gue habia sido pintado por Miguel Teurbe Tolén, el poeta ‘y dibu-
jante que auxilid a Narciso Lopez cuando éste concibid la bandera.” “En
cuanto a su significacién emblematica, todo lo que se sabe y ‘se dice es, a
vulgar o pura fantasia. La interpretaci6n mas general ‘es que en Ja parte
superior esta figurado ¢] so] naciente de la libertad alumbrando a Cuba,
Llave del Golfo de México. Otros dicen que Jas dos puntas de tierra re-
presentan las Américas. En Ja parte inferior aparecen las tres fajas ‘azules
de la bandera y un paisaje cubano, len 'e] que se ven una palmera, dos o
tres colinas o montanfias en Uullimo término, y en la punta, ‘una figura de
color rojo de forma triangular, pero con el borde superior algo céncavo,
que a todos Nama ja atencién, sin que nadie sepa lo qule significa, y que
quizé por esto se ha suprimido de algun ‘tiempo a esta parte. Lo que si
es cierto es que todos los escudos de Jos documentos, libros y periddicos de
la guerra de los Diez Afios y muchos de Ja del 95 la traen invariablements
ien negro, como es natural, por cuya razon—y por no haber conseguido
ver un escudo antiguo en colores—no puedo asegurar que fuera roja.
Ademas, examinando con atencién, por medio de una lente, el bono del 69
me ha parecido que ,en ese lugar e} fartista se habfa propuesto represen-
tar solamente algunas ‘anfractuosida'des del terreno, algo que tiene un
aspecto escabroso, ‘desigual, aunque en su conjunto afecta la forma de
la figura triangular que mas tarde ‘aparece lisa en los escudos. ,No sera,
pues, esta uitima una falsa interpretacién de aquel dibujo? En la figu-
ra 9 esta4 representada la disposicidn a que me refiero, tal como he creido
verla.” Con respecto a ja palma, unos dicen| que su presencia en el es-
cudo es debido a ser dicho arbol el mas util al hombre en este pais; otros
sosticnen que simboliza a Cuba; quizds se ha inspirado en esta idea e:
autor de] escudo que aparece en Ja portada del Himno Patridtico Cubano,
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 154

bres de los reyes y de los nobles, y la Republica puede vana-
gloriarse en desatenderlas intencionalmente”.

Debe, pues, mantenerse nuestro escudo tal como estamos
acoslumbrados a verlo, sean cuales fucren las deficiencias de
herdldica que padeciere, Es nuestro escudo. Timbre de un pa-
sado glorioso y de un presente mas glorioso atin. Nuestra Re-
publica tiene ya cerca de cincuenla afos de existencia; somos,
pues, mayores de edad en el copcierlo de las naciones y nues-

compuesto por Narciso Lopez (hijo), y que por su elegancia y la manera
original de presentar Ja palmera y las barras es reproducido en fa'csimil
en la figura 44." “En este escudo—evidentemente anexionista—la copa de
la palmera esta rodeada de un cerco de trece estrellas—igual al .cincuio
de la bandera nacional americana ‘de 1777—, que parecen representar los
trece Estados de ‘América protegiendo a Cuba.” “Pasemos ahora a exami-
nar si en el ‘escudo de armas de Cuba, tal como se figura actualmente,
se respetan los »principios de la herdlfdiiea.” “El blasdn o arte heraldica
comprende un .conjunto de reglas—contenidas en un Cddigo—que, por su
invariabilidad, se les ha considerado siempre como Verdaderas leyes.” “Una
de esas reglas fija la clase y ntmero de los esmaltes, que son diez; dos
metales: oro (amarillo) y plata (blanco); seis colores: gules (rojo), azur
(azul), sable (negro), Sinople (verde), purpura (violado) y anaranjado; dos
pafios o forros: ‘e] .vero y el armifio.” “Fuera de éstos, no se. emplean
otros colores en heraldica, a.no ser la carnacién para las partes del cuer-
‘po humano y los colores raturales de Jas animales, las plantas, ctc.” “Otra
regia de Jas mas elementales prescribe que no debe ponerse nun(ca me-
tal sobre metal, ni color sobre color. Sin embargo, la carnacién y los

colores naturales se ponen sobre todos los esmaltes.” “Cuando en heral-
diva se dice diestra o siniestra, debe entendcrse la del cscudo mismo y
no Ja de Ja persona que Jo mira.” “Se Naman figuras, piezas. o muebles,

todos los cbjetos que se colocan en e] campo del escudo; entre ellas se
encuentran el jefe y Ja barra, gue son figuras herdidicas, honorables «
de primer orden. E} jefe es una faja horizontal que ocupa el tercio supe-
rior del escudo; Ja barra es otra faja diagonal dc! mismo ancho que el
jefe, que lo cruza de izquierda a derecha.” “Se Nama barrado un -estcudo
cuando 6u campo esta eubierto spor barras de metal y de color, alterna-
das.” “La estrella se entiende de cinco puntas; si tiene mas hay que con-
signarlo.” ““Los ‘rboles son generalmente de un solo esmalte distinto; se
Nama fustado.” “Conocidos estos principios, es facil deducir ‘la consecue:-
cia de su aplicacién al escudo cubano. Este, como todos sabemos, se com-
pone de tres partes: una, el jefe; las otras dos—iiestra y siniestra—re-
sultan de Ja divisién del resto del] campo por una iinea media vertical.”
“Todas las figuras del jefe y de la ‘parte siniestra del escudo se pintan
‘del natural, a veces con el mayor realismo posible.” “EI (sol se representa
con resyJandores rojizas sohre un cielo azul claro v saliendo de un mar
verdoso; Ja lave ‘es negra, Vv los cabos, amarillentos 0 negruzcos; ja ‘pal-
mera se desiaca sobre un cielo en e] que se mezclan el azul y e) arrebol;
en él campo y jas colinas se notan todos Jos matices del verde.” “En todo
esto se falta abiertamente a las leyes (de Ja herdldioa: ésta no reconoce
152 ANDRES M." LAZCANO Y MAZON

tro prestigio se mantiene en el mundo entero. Conservamos
intangibles todos nuestros emblemas, que son conocidos en et
universo y distinguidos por cuanto representan en el corazén
de los cubanos y de nuestra historia republicana. Las leyes so-
bre herdldica no pueden, pues, restar todo cuanto simboliza ei
escudo; es parte de un pasado que nos enaltece; es uno de
nuestros orgullos-

Kn el aspecto dicho en los parrafos anteriores creemos que
tal como esta el escudo, descargado ya de algunos adornos que

ni el azul claro, ni el verdoso, ni fics cielos con arreboles, ni los soles
amarillos ‘con resp.andores rojizos; jtampoco puede ponerse una Have ne-
gra sobre azul, ni en herdldica se representa ‘el sol como aparecle en‘ nues-
tro escudo, sino bajo la forma que se ve en la biandera de los soles. Asi
es preciso ‘convenir en que es muy dificil ajustar con rigor a ‘las reglas
del biasén e] escudo de Cuba tal tcomo esta concebido.” “Sin tembargo, en
la necesidad de conservarlo, podria hacerse con él lo que con ja bande-
ra, que sin wariar su forma y ‘dispesicién genera! se ajusten todo lo po-
sible a laS prescripciones del rte herdldico.” “El jefe, que a pesar de
sus defectos es uno de los elementos mds hermosos de nuestras armas,
podria arregiarse poniendo el sol de oro en campo de azur, el mar de
plata sombreado de sable: en el] primer caso, la lave seria de color; en
el ‘segundo, die metal; los cabos pueden ser de sinople, parque son figuras
naturales, que nada impide colocar sobre cualquier esmalte.” “La paime-
ra, lo mismo ‘que el terrazo ‘y las colinas, deberian ser de sinople en cam-
po de oro o de gules. Esta ultima disposicién permitirfa poner el tronco
fustado de plata.” “En cuanto a ja parte diestra del ‘escudo -diré que, a
mi modo de ver, con Ja disposicién que se ha dado a las barras, n0 se
obtiene e] efecto que seguramente se propuso el que !a ided. Es claro
que se han querido representar las.tres fajas azules.de da bandera en cam-
po de plata, ‘pero la forma del ‘escudo, que da lugar a ‘dos ,~pequefias es-
quinas, corresponden precisamente al azul, ty al llegar .éste al limite de
aquél hacen que el efecto obtenido sea diametralmente opuesto, apare-
elendo dos ‘barras de plata en campo ‘de azul.” “Se ha dicho y sie repite
a diario que Jas barras son signos de bastardia, y hasta hay quien pro-
pene tpor este motivo que desaparezcean de nuestro escu'do. Para que la
barra sea ana brisura de vastardia es necesario que esié disminuida, for-
mando un siniple Yillete, que se llama traversa o bastén en barra. El es-
cudo barrado, como el nuestro, no puede ser sefial de bastardia, pero si de
ocurre preguntar por qué esas barras, iqué significan? Esta ultima dis-
posicién, con una estrella en campo rojo en ‘la parte libre: del ‘escudo, nos
‘daria, repetida en éste, nuestra bandera, de un modo elegante y ‘therai-
dico.” “La falta de Ja estrella en nuestro blasén me ha echo construir
un modelo.” “Por ultimo, ta forma de les yescudos de das figuras 44 y 15
es la Jlemada francesa y la mas seria, ‘a mi modo de ver.’

Gay Caibé ‘dice que el escudo es representacién del pasado heroico ‘y
habla, junto con ta bandera y el himno, ‘de Jo que fué, para indicarnos
la necesidad de un presente-mejor y de un porvenir cada vez m&s digno.
LAS CONSTITUCGIONES DE CUBA 153

le habian puesto los que lo idearon teniendo en cuenta el mo-
mento en que fué hecho, y variado ya oficialmente el color
azul celeste por el azul turqui, debe respetarse su actual pre-
sentacién; y en esto diferimos de nuestro amigo Gay Calbé
cuando dice: “Acerca del escudo han sido suscitadas largas
discusiones que deberian ser motivo de estudio cientifico y de
resolucién adecuada antes de hacer la Ley que la Constitucién
pide. Tanto la forma como !os atributos han ocasionado cri-
ticas de los técnicos. La forma es la de una adarga ojival,
que, segun muchos, no es la requerida por nuestros origenes.
Los colores no son los que heraldicamente debe ostentar un
escudo, como es{an dispuestos. La distribucién de los clemen-
tos denota una absoluta ignorancia de las reglas del arte he-
raldico. La repeticién de los motivos recarga sin necesidad
ese distintivo nacional, que deberia ser sobrio y austero”

EL HIMNO NACIONAL

Himno Nacional—-La Republica no reconoce ni consagra-
ra con caracter nacional otro Himno que el de Bayamo, com-
puesto’ por Pedro Figueredo, y sera el tinico que se ejecute en
todas las dependencias del Gobierno, cuarteles y actos oficia-
les—art. 5.° de la Constitucién de 1940—.

Por Ley de 6 de enero de 1906, Guceta Oficial del misnica
dia, se ‘autorizé al Ejecutivo para que, siguiendo las reglas y:
practicas usadas comtinmente por las demas naciones, sefiale
y circule a los Gobiernos extranjeros, segtn los casos, lo rela-
tivo al escudo nacional, autoriziandolo para que sustituya en
él el color azul celeste por el azul turqui.

Kl Himno de Bayamo ‘fué escrito por Pedro Figueredo
en 1867. La musica se debié al maestro Manuél Mufioz, y fué
“ejecutado por primera vez en la Iglesia Mayor ¢ de Bayamo, en
el _Le-Deum de la _festividad del Corpus. Christi. Su aire mar.
cial sirvid para simbolizar el sentimiento patridtico cubano, de
154 ANDRES M.® LAZCANO Y MAZON

rebeldia y libertad. El Gobernador, que asistia al acto, quedé
preocupado con que esa marcha se tocara en un_acto religioso,
é inquirié del mutsico Mufioz qué clase de musica habia tocado
en el_Le-Deum y en la provesion; y como éste no conocia lo
que en el fondo de ello habia, inocente, dijo a dicha autoridad
que era una marcha compuesta por Figueredo y que se la
habia facilitado para que la tocara.

Convencido el Gobernador Udaeta de la inocencia de Mu-
hoz, mando a buscar a Pedro Figueredo y le dijo que la mar-
cha tocada no tenia nada de religiosa; respondidle éste: “Sefior
Gobernador, si no me equivoco, no es usted muisico” (4).

La respuesta de Figueredo hizo cambiar a Udaeta y le dijo
éste: “Dice bien, no soy musico; pero tenga la seguridad de
que no me engafio. Puede usted retirarse con esa certidumbre”.



(1) Wel folleto del Dr. Enrique Gay Calbé, pagina 65 y siguientes, co-
piamos: :

“El Himno. Maceo Osorio dijo a Figueredo: Se puede decir que ya es-
tamos reunidos en Comité de Guerra. Pues bien: ahora te toca a ti, que
eres musico, componer nuestra Marsellesa. Apoyé Aguilera la peticién de
Maceo Osorio, aceptéd Figueredo y se retiraron los tres para sus hogares. Ya
-aquella misma madrugada de] 14 de agosto de 1867 descendieron de lo alto,
transformadas en Iluvia inefable de sonidos, Jas estrofas revolucionarias dei
Himno de Bayamo”. (Libro Bayamo, de José Maceo.)

“Udaeta, el maestro Mufioz y Perucho Figueredo. La revolucion tenia ya
su Himno. Pero habia una dificultad: su orquestacién. Compuesto para piano,
habia que llevarlo a la orquesta, labor que no podia realizar Figueredo por
sus escasos conocimientos en esa materia. Esto le preocupaba en extrema,
ya que a la dificultad de encontrar un musico competente se unia la dis-
crecién que habia que guardar para no caer en sospechas. Sin embargo.
estas dificultades pudo obviarlas tras de maduras reflexiones. Un musico
habia capaz de Nevar hasta e] éxito su jpropésito: el maestro Manuel Mu-
~fioz, director de una de las orquestas de Ja Ciudad. Nadie mejor que é] po-
dia hacerlo. Para ello sélo tendria que ocultarle e] verdadero motivo de :&
musica y recomendarle precaucién por tratarse de una marcha con la cual
Se proponia sorprender a sus amigos el dia que escogiera para su estreno.
Planeado asi su proyecto y seguro de! secreto, que hasta aquellos momen-
tos sdlo conocian Aguilera y Maceo Osorio, llamé al maestro Mufioz”. “Fué
~el_dia 8 de mayo de 1868. Una mafiana espléndida envolvia a la ciudad in-
démita, ya sumida en Ja impaciencia de Ja espera. Azul era ei cielo y de
fuego puro los rayos que el sol hacia descender sobre las ycalles, conges-
tionadas por un publico intranquilo, atareado en los -preparativos de sus ha-
bituales faenas. Las campanas de las distantes iglesias, al llenar el espacio
con el sonoro acento de sus tafiidos, anunciaban Ja terminaci6n de tos ac-
tos religiosos de la mafiana. A esa hora en que todo en la naturaleza pa-


LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 455

i) Himno Nacional tiene la misma significacién’ y esta,
como la Bandera y el Escudo, vinculado al recuerdo de nues-
tro amor a la libertad. -

Por Decreto presidencial numero 1.408, de 15 de mayo
de 1944, Gacela Oficial del dia 24, se regulé el uso de Ja Ban-
dera, el Escudo y el Himno de Bayamo. En la parte pertinente
dice: “Se declara que el Himno Nacional, tal como esta des-
crito en la Constitucioén, tiene caracter nacional y debe ser uti-
lizado exclusivamente para fines patriéticos y oficiales, con
las excepciones que se diran: Queda prohibido tocar el Himno

recia elevar un canto de hosanna_a la Nida, llegé el maestro Mufioz a ia
puerta de la regia mansién de Perucho Figuercdo”. “Tal y como do habia
planeado, le expuso Figueredo sus deseos al venerab!e antisico, que le es-
cuchaba con verdadera atencién”. “Como usted ve, le dijo al terminar el
maestro Mufioz de leer el pentagrama que le habia entregado, sdlo se trata
de una marcha un poco vehemente. Ahora bien, como deseo darles una
sorpresa a mis amigos, le suplico el mayor sigilo en su tarea. No quiero
que nadie se entere de ella hasta el mismo instante de su ejecucién”. “El
maestro Mufioz, con el alma inflamada de jubilo por las notas de suprema
rebeldia qué habia gustado, no pudo por menos que extenderle su diestra
al ingenioso autor.” “Le felicif6 a usted—le expresdé entusiasmado—. Ha he-
cho una cosa de verdadero mérito. Es una marcha original, que subyuga y
conmueve. Hasta ahora, en ese género de musica, no he encontrado nada
semejante.” “Y prometiéndole e] mayor disimulo en la orquestaciOn que .e
pedia, le ofreci6 complacerlo cuanto antes y hacer todo lo posible por de-
jarle satisfecho.” “En e] corazén de Figueredo no cabia el jubilo. Habia
logrado su propésito. Su suefio iba a convertirse en realidad.” “Pasaron los
dias. E] maestro Mufioz, atareado en Ja labor que se le habia encomenda-
do, pudo, al fin, cumplir su compromiso. La marcha aquella que le habia
Hevado, al conocerla, hasta el entusiasmo, ahora la amaba. Mas de una vez
se la ofan tar'arcar en voz baja, en medio de sus labores habituales. Algo
habia en ela que je seducia, sin saber la causa ni preocuparse por ave-
riguarla. La amaba, y eso era todo”. “Terminada, como decimos, la or-
questacién, sc apresuré a participarsela a Figueredo, quien de seguida !e
mostr6é interés por conocerla. Lo cité el maestro Mufioz para que la escu-
chase an su casa Ja noche de aquel mismo dia, y Figueredo prometiéd acu-
dir a ella acompafiado de algunos amigos que, como 6’ se mostraban impa-
cientes por conocer el ultimo resultado de lo que s6élo ellos conocian.” “Y
alla se fueron, a ia hora convenida, Perucho Figueredo, Franeisco Vicente
Aguilera, Maceo Osorio 'y Manuel Anastasio Aguilera.” >” 77 ~~ 777

~——*"Eran las" ocho de Ja noche cuemdo los cuatro conspiradores se detu-
vieron en la puerta del venerable maestro. ‘Alli, alineados en la pequefia
sala, cada uno portador de su respectivo instrumento, se hallaban los mu-
sicos. Una luz palida alumbraba Ja estancia, a cuyos resplandores se per-
cibia claramente la emovién que predominaba en todus los concurrentes.
Satisfaccién intima revelaba el del maestro Mufioz, seguro del triunfo de
la labor qué habia, realizado; contento 61 de los musicos y de reprimido
156 ANDRES M.2 LAZGANO Y MAZON

Nacional en fiestas particulares y en espectaculos de cualquier
clase, asi como utilizarlo en actos de propagandas y audicio-
nes ordinarias de radio, salvo en ocasiones de cardcter patris-
tico o en cumplimiento de disposicicnes de guerra.

"Queda prohibido utilizar el Himno, o parte de él, ya sea
su musica 0 su letra, para propagandas o cantos privativos
de instituciones privadas, excepto en los casos autorizados y
con la precisa fiscalizacién oficial”.

Es tal la veneracion que siente todo cubano por su Himno,

—que-el-Gédigo_de Defensa-Secialen su Libro III, “De las con-.
travenciones”, dice—art. 571—: “Serdn sancionados con pri-
vacion de libertad de uno a treinta dias, o multa de una a trein-
ta cuotas, 0 ambas: 1) Los que con ocasidn de ejecutarse el.

_Himno Nacional en actos oficiales no mostraren el debido
respeto”. SS —

Idiomté.—Norma el articulo 6° de la actual Constitucién’
que el idioma oficial de la Reptiblica-es el espafiol. _

Este articulo 6.° fué discutido en la Asamblea Constituyent
de 1940, con vivos debates sobre si debia consignarse “espa-
fiol” o “castellano”. :



a



gozo el de los cuatro revolucionarios.” “Apresados los pentagramas en los
atriles, preparados los instrumentos, a una sefial del maestro Mufioz irrum-
pieron, sonoras y viriles, las notas de la magnifica marcha enérgica y vi-.
brante desde sus principios y siempre en crescendo hacia periodos mas ro-
tundos y desiumbrantes. Si el musico habia triunfado en la orquestacion,
el éxito del autor se habia acrecentado. La orquesta, al esparcir sus notas
tumultuosas, era Ja que demosiraba todo el. coraje, toda la valentia, todo.
el impetu y a la vez todo el dolor y todas las esperanzas de, aquella mar-
cha guerrera, dc aquel canto revolucionario que apresuraba, al escuchar-
sele, los Jatidos del corazén y ponia no se sabe qué secretos ardores en 33
sangre.” “Era innegable, el maestro Mufioz habia triunfado; pero Perucho
Figueredo habia conquistado, como Rouget de Lisle,la inmortalidad.” “La
conspiraciém ganaba cada vez mayor numero de adeptos. Céspedes, sumado
al movimiento,.se impacientaba en la espera. Aguilera, la cabeza directriz,,
trazaba planes para asegurar el éxito del movimiento. En el subsuelo de
Bayamo ardia la lava del volcdn que iba a estallar en “La Demajagua”.
“Desde aquella noche memorable en que escuchara, ya orquestada, su Mar-
sellesa, una idea martillaba sin cesar las sienes de Perucho Figuereda: es-
cuchar:a sin titubeos, sin disimulo de sordina, a plena orquesta,. en un lu-
gar ptrblico. Esa idea le preocupaba en extremo y en vano se reesforzaba:
para hallar el .pretexto que necesitaba, que era imprescindible para reali-
zar su propésito. Sin embargo,.éste no tardé en presentarse. Por aquel dfa
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 157

Ei constituyente Jorge Manach dijo: “la denominacién de
castellana que se le da a la lengua espaniola es una denomina-
cién de caracter regionalista, asociada a cierta tendencia cen-
tralista en la peninsula espafiola. Esa denominacidn esta ya
francamente desacreditada. He tenido un poco de experiencia
en.esto, y puedo asegurar que en todas las instituciones do-
centes y académicas la palabra “castellana” tiende a ser susti-
tuida por el adjeivo espanol. La palabra “castellana” aplicada
al idioma tuvo un origen histérico analogo al de la palabra
“toscano” en Italia. Hoy no se dice el lenguaje toscano, como
se decia en tiempo de Dante y Petrarca: se dice: lenguaje ita-
liano. Castilla ha dejado de ser un factor cultural predomi-
nante, para ser simplemente un factor histérico, y la palabra
“eastellano” es un vestigio arqueolégico dentro de la lengua,
que no tiene especial pertinencia”™.

El convencional Aurelio Alvarez, que fué el autor de la en-
mienda que provocé ef WeDaIe, soslavo.: “el que habla estima,
con criterio de notables autoridades, que es castellano el nom-
bre y no espafiol: sabemos que la naciédn espafiola, aquella
que pudo tener un idioma denominado espafiol, no cobra for-
ma hasla que, unida por el enlace de Isabel y Fernando, las



se acercaban los de “Corpus Christi”, cuya festividad era de tradicién ce-
jebrar con el mayor lucimicdnio, Aquélla era la oportunidad, y Perucho Fi-
gueredo quiso aprovecharia. Nada mejor que ‘en cl “Te Deum” que se ce-
Tebraria en la Igiesia Mayor y en la procesién que recorreria las calles para
hacerio.” “En lugar de la marcha habitual en estos actos se tocaria Ja suya,
sin que Ilamase grandemente Ja atencidn. Ideado el pian, se propuso desarro-
llario en seguida. Se puso de acuerdo con el Padre Batista, que acepto al-
borozade la idea, y se fué a ver al maestro Muhoa para-que se hiciera cargo
de la ejecucién.” “Esta es—le dijo—una oportunidad para escuchar mi mar-
oha. Comp:azcame. El] Padre Batista esta conforme en que sea tocada en el
“Te Deum” y en Ja procesién.” “Bl maestro Mufioz, a quien le parecia ja
marcha demasiado vehemente para aquellos actos religiosos, le objeté, ac-
cediendo a su demanda: “El Gobernador ha de estar presente en ia Igle-
sia, Si me pregunia aigo respecto a la ejecucién de la marcha...” “No le
dejo terminar Figucredo: Si el Gobernador le dice algo, contéstele que me
pregunte a mi, que yo fui quicn se la di a usted para que la tocase.”
“Ante aquella resolucién vajerosa, terminante, el maestro Muitoz quedo
conforme. No habia mas que afiadir; tocaria la marcha en el “Te Deum” y
en la procesién de “Corpus Christi”. “La noticia de ila ejecuci6n del Himno
en los dos mencionados actos reiigiosos habia volado entre las famitias de
4158 ANDRES M.? LAZGANO ¥ MAZON

antes Coronas de Castilla y de Aragon, surge del hecho la uni-
dad espafiola; pero antes de esto el pueblo espanol habia es-
crito en el lenguaje castellano toda su historia y cuanto cons-
lituye su mejor cultura, y si ese lenguaje, de menor sentido
filoldgico que espiirtual, por asi decirlo, fué el que nos legé
la nacién descubridora, ya que coincidiéd con la conquista de
América el momento en que Espana adquiere la gran prepon-
derancia que la llevé a ser duefia y sefiora del Mundo; si ese
fué el lenguaje heraldo de la nacién descubridora, de nues-
tros padres, y si fué la hermosa lengua de Castilla nuestra
herencia, y no la denominada con el nombre de espanola; si
el idioma que ha recogido toda la grandeza de Espana y que
traduce todo lo que hay de exquisito en ella es la lengua de
Castilla, no nos explicamos por qué adoptar para la Republi-
ca cubana el idioma espafiol. Dije antes que queria dejar en-
frentado con el criterio del Dr. Mafiach y con el de los demas
miembros de la Comisién Coordinadora, los que me han hecho

los conspiradores, a quienes de antemano les avisé Vigueredo, despertando
en todos el consiguiente interés por escucharlo. De ahi que, llegado el dia
de la fiesta, desde tempranas horas se Viera ja Igiesia Mayor invadida por
las principales familias y por los elementos mds connotados del movimien-
to revoiucionario,/ Ei local era reducido para Ja multitud que en él se ha-
cinaba. No habia Negado el pelotén de infanteria ni fa plana mayor del
ejército, como era de costumbre que lo hicieran, y ya no se podia dar un
paso en el ampiio salén del] templo. Liegé el primero el peloton de infan-
teria, y a vivas fuerzas pudo penetrar en el interior y rodear, de uno en
fondo, la nave de la Iglesia. A vivas fuerzas Negé6 el Gobernador Udaeta
y su Estado Mayor hasta el lugar que se le habia designado, cercano al
altar, entre el pulpito y el sitiat de los musicos, ocupado este ultimo desde
hacia rato por el maestro Mufioz y los individuos que componian da orques-
ta. Un soplo de misterio, un como relente de arcanidad flotaba en el am-
biente. Los que estaban en el secreto de lo que iba a suceder se miraban
a hurtadillas, como si juzgasen imposibie que Udaeta pasase inadvertido
ante e] verdadero motivo de la marcha, una vez que la escuchase. Las
damas, poseidas de Io trascendental de aquellos momentos, con la mirada
fija en el suelo y el libFo-de@ Tas oraciones en tas manos, parecian entrega-
das en profundas meditaciones. Un silencio de tumba, de eternidad, se pa!-
paba en el sagrado recinto del Sefior. Los instantes de la espera se hacian
interminables.” “En medio de este siiencio hizo su aparicién ante el altar,
sereno y majestuoso, el Padre Diego José Batista. Investido con la regia
indumentaria sacerdotal, de mistica feiietdad el sémblante, parecia la ima-
gen rediviva del Nazareno. Con verdadera uncién religiosa comenzd .a
misa, acto que precedia al “Te Deum”. Reposados eran sus gestos. De in-
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 159

molestar la atencién de esta Asamblea. “Castellano: Idioma
Castellano, o sea, lengua nacional de Espafia.” “De esta novela
no conocemos traduccién ninguna en castellano.” Varela.
“Diccionario Enciclopédico Hispano Americano”, editado por
Montaner y Simon, Barcelona. De bastante reciente edicion.
“Diccionario de Ja lengua castellana”. Este titulo se ha dado
a cada una de las ediciones redactadas por la Real Academia
Espanola”.

“Reconoce la Real Academia Espafiola, y ya saben los se-
flores convencionales cémo esta integrada esta Academia, por
las autoridades mis capaces en materia filoldgica de Espana;
reconoce la Academia Espafiola el idioma castellano como el
habla del pueblo espafiol: Espafiolizar, Castellanizar. Para es-
pafiolizar una palaébra basta que la usen los espafioles. Para
castellanizarla, conviene acomodarla al genio especial de nues-
tra lengua; mas claro: conviene que la modifiquemos segun la
analogia y la sonoridad de nuestro idioma.” Esta hablando
Roque Barcia en sus admirables Sindnimos Castellanos.
“Voz espafiolizada quiere decir voz corriente. Voz castellani-

tima complacencia era su mirada. Inicié la divina imploracién de los rezos,
y su voz, enérgica y profunda, resoné en el local con sonoridades indes-
criptibles. A cada versiculo contestaba la concurrencia con aplomo y firme-
za. Una sola voz, potente y uniforme, sc exlendia y Nenaba el recinto, como
si en ello pusiera la selecta congregacién de los fletes todo el ardor de su
vehemente misticismo.” “Terminada la misa, volvid a imperar el silencio.
Nadie osaba hacer el menor ruido. El! mas insignificante movimiento se
tenia como una delacién.” “En um extremo de la nave cercana al altar, a
la derecha, yacia un grupo nutrido de conspiradores. Alli estaba, radiante
de alborozo, Perucho_Figueredo. A su lado estaban Aguilera _y Maceo Qso-
rio, y sucediéndoles, por 1a disposicién de dos asientos, Donato Marmol, José
Joaquin Palma, Manuel _Amastasio, Aguilera, Juan Luis Pacheco, Rodrigo
‘Tamayo, Esteban Estrada, Joaquin Acosta _y Juan Jzaguirre. Guzman. A éstos
“Tes seguian otros patriotas mas, Todos en fila, hasta tocar la puerta de !a
Iglesia.” “Comenzé el “Te Deum”, y los corazones apresuraron sus latidos.
Sélo se escuchaba ja voz del Sacerdote y el tintineo de las cadenillas del
incensario, manejado por el monaguillo, al cumplir éste los movimientos
inherentes a su cometido. Se aproximaba el instante ansiado: sdio faltaban
breves momentos para la cjecucién de ia marcha en hosanna_al Sefior, y
todas las miradas corrian del Padre Batista al maestro Mufioz, pendientes
de sus menores movimientos. Los masicos tenian aboquilladds sus instru-
mentos, en espera de !a sefial de rigor, para comenzar su divina misién.
La misma expectacién se hacia visible en todos los rostros, reflejada no se
160 ANDRES M.® LAZCANO Y MAZON

zada quiere decir voz ajustada a nuestra lengua.” Sigue ha-
blando Roque Barcia, no el que informa. Pero el articuio cuar-
to de la Constitucién de la Republica Espafiola dice asi: “El
castellano es el idioma oficial de la Republica”. “Aqui esta el
Texto de la Constituci6n Espafiola, No negaran los sefores
CGonvencionales que los Constituyentes que redactaron esta
Constitucién no tenian capacidad para discernir sobre el idio-
ma que debia adoptar la Republica Espanola, tratandose del
suyo propio y de la mentaliad de los ilustres intelectuales que
it redactaron.”

Tercio en el debate el Delegado Dr. Pelayo Cuervo Navarro,
y dijo: “Como el sefior Alvarez cita el articulo 4° de la Cons=
titucién Espanola, tengo los comentarios a la misma. Ese pro-
blema fué hondamente discutido, y por el concepto espafiol se
decidieron Ortega-y Gasset; Miguel _deUnamuno y la propia
Academia Espafiola, entcndiendo que el vocablo “castellano”’
era algo separatista y que el idioma era el espafiol. De mane-



sabe por qué secreto misterio, en ec} propio Udaeta y en sus acompafiantes.
El Sacerdote en aquellos momentos estaba d@~éSpaldas. Se volvié al pu-
b:ico, present6 el Santisimo Sacramenio, y alla en el sitial de les musicos
Se vié ascender, trazando pausadamente una linea en el aire, la mano firme
del maestro Mufioz. Todos los concurrentes suspendieron la _ respiracion.
Todas jas almas se quedaron en suspenso.” “La marcha irrumpio, vibrante
y clamorosa, de los instrumentos, sin cortapisas de ninguna clase, con todo
el vigor que requeria. Un torrente armonioso, de catarata en ebullicion,
llené la Iglesia, lend los corazones de los concurrentes, sumidos en éxta-
sis. Las emociones mas profundas chocaban en los espiritus de la inmensa
concurrencia. ;Podercsa atraccién ja de aquel canto! Udaeta mismo, extra-
fiado del impetu ardoroso de aquella musica, fij6 su visla en el maestro
Mufioz como inquiriendo su origen. No, aquello no se podia ocultar. No era,
no, una musica reiigiosa; no era un himno en alabanza- al Seflor. Aquello
era una marcha guerrera, un himno, si, pero un himno a la patria enca-
denada, un hosanna a la Libertad. Esa visién pasdé por el aima del Gober-
nador, cosa esta que comprobaba en e! rostro, radiante de alborozo, de
los personajes mas connotados de la locatidad alli reunidos, come respon-
diendo a una cita prefijada. En todos, la pupila del astuto Gobernador des-
cubria la verdad de aquella titusada marcha, que apresuraba la sangre y
dilataba el corazén. Sin embargo, nada dijo. La oydé hasta su término, y
cuando la muititud abandoné el local, ebria de felicidad, para continuar
con la procesién que iba a recorrer las calles, amenizada por la frenética
marcha, se retiréd de Ja Igiesia, persuadido de Ja jugada que se Ie hacia.”
“Salid la procesién, con e] Padre Batista a la cabeza, y con ella continuéd

ja orquesta repitiendo sin “cesar las notas incendiarias. De calle en calle
ons Bedi
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 164

ra que, aunque triunfdé, por haber mayoria de castellanos en
la Asamblea, la voz “castellano”, los comentarios que tengo
de la Constitucién Espafiola explican que las mas altas auto-
ridades alli presentes, y la propia opinion de la Academia Es-
pafiola, era ae el idioma era el espafiol.

shearers teealnclen es explicable y blieade ‘en una
Constitucién Espafiola: ‘el Texto de Ja Constitucion de la Re-
publica Espafiola se refiere al castellano, porque en la Penin-
sula se hablan otros idiomas—el catalan, el vasco, el gallego
y otros mas—. y debe especificarse que de los idiomas habla-
dos en Ja Peninsula no se toma como oficial, como nacional,
sino el que se habla en Castilla. Alli esta bien; pero si para
nosotros ya no es el idioma de una regién espafiola, sino la
contribucién histérica de la Nacién descubridora y coloniza-
dora de nuestras tierras, debe decirse, pues, en nuestra Consti-
tucién: idioma espanol”.

En. definitiva, la enmienda del convencional Dr. Aurelio
Alvarez, después de la discusi6n expuesta y en la que se que-

ba, y_por dondequiera que pasaba la misma impresién esparcia, de libe-
“pacién y_de }é_ jubico. “‘Cuantés escuchaban: aquella’ musica original quéedaban°
“desiumbrados. Se preguntaba qué c.iase de musica era aquéila, porque habia
que preguntar a la fuerza, y la misma respuesta se ofa: “jUna marcha
compuesta por Perucho Figueredo en homenaje al Sefior!” Se aceptaba,
pero era evidente que nadie quedaba satisfecho. Algo mas habia, que s2
adivinaba, que se sentia y se palpaba en aquel alavidn de nolas, jamas e€s--
cuchadas hasta entences.” “En medio de ese magico deslumbramiento se
recogié la procesién, v la multitud retornd a sus hogares. Las felicitaciones
abrumaron al giorioso autor de la marcha, tantas como tantas eran ias que
recibia el maestro Mufioz por la feliz dabor que habia realizado, sin saber
por qué, ni aun en aquellos momentos lo sabia, el] verdadero significado de
aquella musica.” “Se disgregé la multitud, y el maestro Mufioz se retiré
para su hogar, satisfecho de] éxito atcanzado, pero al llegar a éste su sa-
tisfacciGn se transformd en sorpresa. Alli, desde hacia rato, le aguardaba
una pareja de guardias civiles.” “El Sefior Gobernador—le dijeron, opo-
niéndose a que penetrara en su domicilio—desea que usted comparezca ante
su presencia.” “Resistir era inttil. Inquirié 1a causa de Ja detencién, y los
guardias no supieron decirle nada. Cummpifan una orden—ie aseguraron—,
y eso era todo. Con aquella compaiiia, pues, se dirigié a la carcel, en cuys
altes se encontraka dicha autoridad. Al presentarse ante él y saludarie, una
exciamacion agresiva salt6 de los labios de Udaeta: “Le he mandado a bus-
car para que me diga qué clase de musica es esa que usted ha tocado en

11
162 ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

ria que se consignara e) “castellano” en vez del “espanol”
para expresar el idioma oficial de la Republica de Cuba, fué
rechazada por la Asamblea Constituyente de 1940, aprobando-
se en consecuencia el Dictamen de la Comisién Coordinadora
en los términos en que aparece en el articulo 6.°

Guerra de agresién.—E\ articulo 7.° de nuestra vigente
Constitucién contiene un principio elevado a la categoria de
apotegma constitucional, por el cual se declara: Cuba conde-
na la guerra de agresion; aspira a vivir en paz con los demas
Estados y a mantener con ellos relaciones y vinculos de cultura
y de comercio. El Estado cubano hace suyos los principios y
practicas del Derecho Internacional que propendan a la soli-
daridad humana, al respeto de Ja soberania de los pueblos, a
la reciprocidad entre los Estados y a la paz y la civilizacién
universales.

el “Te Deum” y en da procesién.” TInocente, el maestro Muifioz le replicd,
sin inmutarse: “Hsa es una marcha comrpuesta por el sefior Figueredo. El me
la facilité para que la tocara”. “Pero debe saber que esa no es una musica
religiosa. Ese es un canto patridtico.” “Si lo es—replicé Mufiaz—, yo lo ig-
noro. Me limité a tocario para complacer al sefior Figueredo.” Persuadido
Udaeta de Ja inocencia del musico, le permitié Ja retirada. ¥Y acto seguido,
mand6 a buscar a Perucho Figueredo, que no tardé en presentarse ante él,
con el desenfado que le era habitual. “Sefior Figueredo—exclamé Udaeta
una vez en su presencia—, usted se ha excedido al facilitarle ai sefor Mu-
floz una marcha que nada tiene de retigicsa y si mucho de patridtica.” A!
oir aquella exciamacién del Gobernador, se irguid rebelde Perucho Figue-
redo, y sin dejar lugar para la duda: “Sefior Gobernador. Ne me equivoce
al asegurar, como aseguro, que no es usted musico. Por -lo tanto, nada !c
autoriza a usted para decirme que ese es un canto patridético”’. Esta res-
puesta categérica de Figueredo hizo cambiar a Udaeta de posicidn en su
asiento, como mordido por un dspid. Miréd de hito en hito a su interiocutor
y le arguy6 al cabo de un rato: “Dice usted bien: no soy musico; pero
tenga la seguridad de que no me engafio. Puede usted retirarse con esa
certidumbre”. Volvié Perucho Figueredo ia espaida. Una sonrisa de satis-
faccién se dibujaba en sus labios. Era aquella la confirmacién, la mas elo-
cuente, del éxito de sus aspiraciones. jHasta el propio enemigo reconocia
la expresién de sus sentimientos, hechos ritmo, luz, imtensa colerido, grito
de rebeidia, exc:amacién de triunfo en su maravilloso himno.” — :

Los que integraban Ja orquesta del maestro Mufioz fueron: Manue)] Mu-
fioz Cedefio, violin director; Pedro Mujfioz Jerez, violin; Joaquin Ramirez,
violin; Manuel Mufioz Jerez, ciarinete; Joaquin Hechavarria, clarinete; José
Caridad Cedefio, cornetin; Miguel Aguilera, cornetin; Juan Aguilera, trom-
bon; Francisco Cedefio, bombardino; Francisco Marfa Tamayo, figle, y José
Manuel Agui-:era, contrabajo.

Paginas 99-110 del libro Bayamo, tomo I, de José Maceo Verdecia, 1936.
LAS CONSTITUGIONES DE CUBA 163

Este articulo fué discutido bajo el ordinal 9.° del Dicta-
men de la Comisién Coordinadora, en la sesién numero 22,
de 23 de abril de 1940, de la Asamblea Constituyente. Terciaron
en el debate los constituyentistas Juan Marinello, Aurelio Al-
varez, Antonio Bravo Acosta, Ramdén Zaydin, Kusebio Mujals,
José Manuel Casanovas, José Manuel Cortina y Garcia. Pro-
vocsé este debate una enmienda presentada por los convencio-
nales pertenecientes al Partido Comunista, que, disconformes
con la forma en que ha quedado redactado el articulo 9.° y que
era la dada por la Comisién, querian que quedara redac-
tado asi: :

“Art. 9.9 Cuba repudia la guerra como manera de decidir
las diferencias entre las nacicnes, condena toda agresién bé-
lica realizada contra la voluntad de los pueblos, aspira a vivir
en paz con los demds Estados y a mantener con ellos relacio-
nes y vinculos de cultura y comercio. E] Estado cubano hace
suyos los principios, formas, practicas y acuerdos del Derecho
Internacional que propendan a la solidaridad humana, al res-
peto a la voluntad de los pueblos en la reciprocidad entre los
Estados y al fomento y garantias de la paz y de la civilizacién
universales. Toda norma de Derecho Internacional que con-
sagre estos principios sera incorporada al derecho positive
cubano.”

KE] convencional Juan Marinello defendié la enmienda, sos-
teniendo que se debia mifar con valentia el porvenir; puede
ocurrir, quizds ocurra en tiempo cercano, que quiera imponerse
a Cuba la concurrencia a una guerra internacional, cuyos ver-
daderos intereses estén muy distantes de los que importan a
nuestro pueblo. Hay que decidir el repudio a la guerra como
institucién, como solucidn, y lo especifico, el repudio firme a
toda agresién realizada contra la voluntad de los pueblos.

El Delegado Zaydin defendio el dictamen y pidid que se
rechazara la enmienda de ios Representantes de la Union
Revolucionaria Comunista. Entre otros argumentos, adujo:
“Nuestro pais ha vivido desde la proclamacidn de Ja Republi-
164 ANDRES M.2 LAZCANO Y MAZON

ca sin una orientacién definida en la politica internacional.
Nos han interesado mas las cuestiones de nuestra politica in-
terna y constantemente hemos escuchado criticas y ataques
contra la falta de una politica internacional. Pero en los ulti-
mos afios esta critica se ha acentuado porque la politica in-
ternacional, a través de la Prensa y de la radio, ha Hegado a
difundirse en las capas de toda nuestra sociedad, a orientarlas
y a formar estado de conciencia y proyecciones sobre la inter-
dependencia econdmica y politica de todos los Estados de la
comunidad internacional. Y pueblo pequefio el nuestro, pero
situado ventajosamente por la Naturaleza frente a un gran
Continente, a la entrada de un canal que pone en conunica-
cién dos océanos, y con ellos a tres partes del hemisferio, hace
que precisamente pueda aprovechar en su politica internacio-
nal, para bien de la economia cubana y de la defensa de la
integridad nacional y de la conjuncion de los valores de su
riqueza nacional esa situacion topografica, geografica, que el
destino le ha dado y que nosotros los hombres de Cuba no he-
mos sabido aprovechar”. “Y este precepto trata asi de sentar
un principio dogmatico que sirva de direccion, de guia a la
politica internacional de Cuba, y tiene y abarca varios aspec-
tos, y por ello me van a permitir los sefores Delegados que
subraye cada uno especialmente, y particularmente squel en
que el Dictamen difiere. El Dictamen hace esta declaracién
categérica y terminante: repudia o condena la guerra ofen-
siva, la guerra de agresion. La enmienda dice que Cuba repu-
dia la guerra como manera de decidir las diferencias entre las
naciones; condena toda agresién realizada contra Ja integri-
dad del pueblo. Y no es lo mismo: no hay pais en el mundo,
no hay Estado moderno que pueda condenar la guerra, la gue-
rra asi, en abstracto, porque, no obstante todos los esfuerzos
realizados a través de Conferencias Internacionales, de Con-
gresos Internacionales, de instituciones creadas por la Socie-
dad de las Naciones y por el Panamericanismo para zanjar
Jas cuestiones, discordias y diferencias que surjan entre dos
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 165

Estados de la comunidad internacional por los medios pacifi-
cos, como son la conciliacién y el arbitraje, no se ha logrado
todavia contener ese movimiento de expansiones politicas que
depende muchas veces de las razones econdmicas en que los
pueblos se debaten y que los llevan a veces, por el instinto
natural de conservacién, a olvidar los sentimientos de la paz
en busca de los recursos para satisfacer las demandas peren-
torias de sus ansias. Y en ese sentido no podemos condenar la
guerra entre las naciones, porque no es lo mismo el concepto
de Nacién que de Estado. Por eso el Dictamen dice “Estado”
y no “Nacién”.

Continuo Zaydin defendiendo el Dictamen. Agregé: “La
Nacion no es eso. La Nacién es algo concreto y abstracto a la
vez: es una comunidad de hombres vinculados por factores,-
por caracteres, por psicologia, por idioma, por historia, por
ansia, por esperanza de redencién; y condenar la guerra en-
tre las naciones seria tanto como condenar a aquellos paises,
a aquellos pueblos, a aquellas naciones que injustamente, come
hiciera Cuba en una época, tienen el derecho de apelar a las
armas si sus respectivos pueblos no tuvieran el sentido de
darle independencia con la dignidad que su conciencia recla-
maba. Asi, no es posible que en una Constitucién en que nos-
otros tenemos que fijar perfectamente el concepto técnico de
las palabras, podamos confundir el concepto Nacidn con et
concepto Estado. Por otra parte, no es posible tampoco que
nosotros neguemos ni condenemos la guerra como manera de
ventilar las diferencias con otras naciones, porque en otro pre-
cepto-de'esle propic articulo habremos de acordar que sea el
Parlamento cubano, que sea el Congreso cubano el que tenga
la facultad de acordar Ja declaracién de guerra. Y es asi, por-
que no obstante ser Cuba, y tenerlo que ser, enemiga de la
guerra, no sabemos si en determinadas circunstancias, en de-
fensa de la nacionalidad, en defensa de su territorio, en de-
fensa de sus valores espirituales, morales, sociales y econémi-
cos; en defensa de su soberania nacional, tenga que apelar a
466 ANDRES M.* LAZCANO -Y MAZON

las armas porque una situacién de diferencias 0 controversias
con otro pais lleve a esa necesidad. Y esa clase de guerra, de
defensa, esas guerras no son condenables, especialmente cuan-
do ellas son provocadas por los pueblos grandes a los pueblos
pequefios al tratar de imponer su voluntad por medio de la
fuerza...” “En cambio, el principio nuestro de declarar y con-
denar la guerra de agresién, es eso, un principio moral de una
politica internacional cubana, defensiva de la integridad de la
soberania nacional. Son estas guerras de agresién, que con-
sisten en atacar a los pueblos débiles valiéndose de esa misma
situacioén, alacada por los pueblos fuertes; son estos pueblos
que, necesitando sus materias primas, se valen de todos los
recursos para con estos pueblos pequefios a fin de lograrlo.
Son esas guerras imperialistas que van hacia la anexién de
esos pueblos ricos en materias primas que ellos necesitan para
su industrializacién. Son aquellas fuerzas que las naciones
fuertes tratan de controlar mediante las armas y vencer in-
mediatamente las mismas armas. Y frente a ello, sehiores De-
legados, es necesario que nosotros detengamos, que nosotros
condenemos esa guerra, condenemos la guerra de agresion,
porque Cuba, jamas, dentro de su’ politica internacicnal, ha-
bra de apelar a las armas para culminar en la expansidén te-
rritorial en contra de los intereses humanos y nacionales de
otro pueblo, porque seria tanto como negarle al Parlamento
cubano, representante de la soberania nacional, en momentos
y circunstancias de peligros, el derecho a velar por la sobera-
nia nacional, por la integridad del territorio nacional; y por
este articulo nosotros aparecemos violando la Constitucién.
Y creo, dice, que se debe rechazar la enmienda.”

Por lo interesante que resulta el debate sobre el articulo 7.°
de la actual Constitucion, sustituimos los comentarios con los
argumentos de los constituyentistas en pro de su actual re-
daccién y en contra de la enmienda del Partido Revolucionario
Comunista, o sea de sus miembros. Oigamos al doctor José
Manuel Cortina: “La enmienda propuesta por el sefior Mari-
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 4167

nello y sus respetables compafieros en la forma de la propo-
sicién, pide algo angelical, una especie de paloma blanca que
pueda hoy posarse en: este mundo tranquilo y pacifico predi-
cando dulcemente que no haya- guerra. Es algo paradisiaco,
que no tiene nada que ver con el mundo y sus realidades, y
mucho menos con este pavoroso instante en que Lloyd Geor-
ge, en Inglaterra, declara hace pocos.dias que con los terre-
motos cambian las fronteras de los pueblos, las montahas y
los rios; es tan grande el terremoto del Universo, que los ma-
pas serdn cambiados en muy pocos meses. Cuando un mundo
se sacude con un terremoto, sobreponiéndose a todas las nor-
mas de la civilizacién; cuando la propia Liga de las Naciones
cae rota en pedazos, y la Liga de las Naciones nunca condend
la guerra defensiva, siempre hablé de la guerra de agresién,
no veo que tengamos nosotros que establecer una catedra de
pacifismo sobrehumano y divino, y casi angelical, declarando
a todos los pueblos que condenamos la guerra bajo todos los
aspectos, en todos los momentos y en todos los instantes. Po-
driamos también preguntarnos, si no fuera por la Doctrina de
Monroe, integrada hoy por la aceptacién de ella de tedas las
naciones de América, por medio de la igualdad contractual,
que los Estados Unidos definieron en Buenos Aires, ¢ podria
Cuba estar segura de su soberania en los desprendimientos
violentos y ambiciosos que hoy trepidan en Europa, en el fu-
turo? gTenemos que presentarnos nosotros a los demas pue-
blos diciendo que condenamos la guerra y somos absolutamen-
te pacificos, que queremos Jas ventajas de la solidaridad, pero
no queremos dificultades?”

También sostuvo Cortina: “Nadie puede pensar que la gue-
rra sea un medio de dirimir las cuestiones ni que la deseen
los pueblos. No estoy combatiendo la tesis. En el camino de
la aspiracion, de la generosidad, de un progreso humano po-
sible, estoy de acuerdo con la tesis. No debe ser Ja guerra el
medio de dirimir las discordias entre los pueblos; pero no creo
que sea necesario que avancemos mas de lo que hay aqui; no
168 ANDRES M.® LAZCANO Y MAZON

creo que nosotros debemos sentar el principio en sus extremos
mas radicales; pero no se avanza excesivamente produciendo
al pais la sensacidn de que no debe pensar en la guerra; yo
creo que una nacién, cuando aqui se habla de nuestra vida
doméstica, de nuestra tranquilidad, de que vamos a vivir pa-
cificamente, yo pienso en un pueblo pequefio, que siempre se
distribuye su azucar lo mejor que puede, cémo el Universo no
cambiara; pienso que pueblo que no aspira a ser grande, a
crecer en la medida posible, es un pueblo condenado 2! retro-
ceso. Todo pueblo tiene que tener el sentido de poder, el ansia
grandiosa, el ansia de poderio y el noble sentido de la civili-
zacion. Si Cuba no la tiene es un pais muerto, es una nacién
con un espiritu materialista y desposefda. de la médula central
que ha hecho posible las grandes evoluciones de los pueblos”.
“No soy guerrero, pero si un hombre que cree que a todo cu-
bano se le debe preparar e incluso decirle que puede haber un
momento en que tenga que defender su Patria con las armas
en la mano.” “Pensar que la Patria es una dama suave que
no requiere defensa no debe repetirse aqui en ningun caso.” “Yo
creo que debe decirse a todo nifio que la Patria es una bendi-
cidn de la historia, pletérica de sacrificios, pero que no la me-
recen los que estén en el animo de vivir tranquilos y no ten-
‘gan en su fondo y en su conciencia el propoésito de sacrificarse
y de morir por ella si fuera necesario. Este concepto, que pa-
rece rudo, es, sin embargo, Ja médula: que explica la supervi-
vencia de las naciones. No han sobrevivido Jas naciones que
no han tenido ese propdsito de sostenerse heroicamente cuan-
do ha llegado la tempestad.” ‘“Registrese la Historia y se vera
que todos los pueblos debiktados_por teorias enervantes han
desaparecido, y solamente los que en los—nioménitos precisos
tienen esas energias son los que han sobrevivido.” “No haga-
mos tan excesivo nuestro amor a la paz que sea una especie
de proyeccion espiritual debilitante de la energia del patriotis-
mo vigilante de los cubanos.”
Nacionalidad.



IX

12
13
16

Ciudadanfa.

Non

Auk OPQ



mE

2/2

so

3 3

S |46

3 a

gas

2 | be

A a

6

a

9 23
13

3 15
4

19

3 13
2

9

9

10

9 10

Los nimeros son los articulos de las Constituciones.

NACIONALIDAD

ExtTRANJERIA



Constitucién Monarquica
de Espafia
(1812)
Estatuto Real de Espafia
(1834)

Constitucién Mon4rquica
de Espafia
(1876)
Constitucién Autonémica
(1897)

Tratado de Paz entre Es-
patia y Estados Unidos
de Norteamérica
Constitucién de la
Revolucién de Gudimaro

(1869)

Constitucién de la
Revolucién de Baragua
(1878)

Constitucién de la
Revolucién de Jimaguayii
(1895)
Constitucién de la
Revolucién de La Yaya
(1897)
Constitucién Provisional
dé Santiago de Cub
(1898)
Constitucién de Ja
Republica de Cuba
(1901)

Estatutos para el Gobierno

Provisional de Cuba

(1933)

Ley Constitucional de la
Republica de Cuba
(1934)

Ley Constitucional de la
Reptblica de Cuba
(1935)
Constitucién de la
Republica de Cuba
(1940)

Pérdida de Ja ciudada
nia.



15

Recobrar la ciudada
nfa.



17

22

14

| cert de ciudadanfa

Extranjeros,



20

20

10

10

11

19


4170 ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

DE LA NACIONALIDAD. DE LA EXTRANJERIA

Poblacién.—En la formacion de todo Estado intervienen,
ademas del factor social, el fisico o territorial y el politico.

No hay que olvidar que el Estado se establece por Ja socie-
dad que habita determinado territorio para llenar sus fines, y
he aqui por qué al transformarse en ente politico aquél una
de las principales normas que establece es la relativa al ejer-
cicio de los derechos y deberes de los miembros que la inte-
gran, regulando lo atinente a la nacionalidad y a la ciudadania.

De ambas cuestiones se ocupan los Titulos II y II de la
Constitucién que nos rige actualmente, y antes eran tratadas
con algunos postulados diferentes en iguales Titulos de la Car-
ta Fundamental de 1904, en la de 1934 y en la 1935, bajo los
epigrafes “De los Cubanos” y “De los Extranjeros”.

Los Textos Supremos de la Republica en Armas de Guai-
maro (4869), de Baragua (1878) y Jimaguayti (1895), no tra-
tan lo relativo a la nacionalidad y a la ciudadania; si lo hace
la de ‘La Yaya” (1897), contraida a la ciudadania—art. 20—
dice: Son cubanos: los nacidos en territorio cubano (jus soli),
los hijos de padre 0 madre cubana, aunque hayan nacido en
el extranjero (jus sanguinis), y por ultimo, los que estaban sir-
viendo en la revolucién, cualquiera que sea su nacionalidad
de origen (principio politico).

La Constitucién Politica de Espafia de 1812 dedicaba el Ca-
pitulo II de su Titulo I y el IV de su Titulo II a los espafioles
y a los ciudadanos espafioles (comprendia a los cubanos), es-
tatuyendo la Carta Estatal de la Metrdpoli de 1876—Titulo I—
lo referente a los espafioles y sus derechos.

Resulta, pues, que en el derecho constitucional que ha - re-
gido en Cuba, lo referente a Ja nacionalidad y a la ciudadania
han ocupado lugares primigerios por ser bdsicos para Jos in-
tereses de la Nacion.

De la nacionalidad.—Bajo este epigrafe comprende el Ti-
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 174

tulo II de la Constitucién de 1940 lo relativo a la ciudadania,
a la obligacién que se le impone a todo cubano en relacion
con la patria; los derechos del ciudadano; adquisicion y. pér-
dida de la ciudadania; forma de recobrarse; quiénes son cu-
banos por nacimiento o por naturalizacién; sobre carta de
ciudadania y certificado-de nacionalidad, y como corolario de
todo, la prchibicién de desempefiar funciones publicas en su
pais de origen a los naturalizados. Trataremos estas materias
separadamente:

La ciudadaniéi.—Se adquiere por nacimiento: 0 por natura-
lizacién y comporta deberes y derechos cuyo ejercicio orde-
nado tiene que regular la Ley.

Vamos a examinar lo referente a la ciudadania en relacion
con los Textos Constitucionales de 1901, 1934, 19385 y el de
4940, siguiendo el orden establecido en el articulo 12 del ulti-
mamente mencionado.

El principio que sustenta el apartado letra a) es el de (jus
soli), o sca que determina Ja ciudadania nativa por el hecho
del lugar del nacimiento, y por eso dice: “Son cubanos por
nacimiento todos los nacidos en el territorio de la Republica”;
pero a continuacién contiene una desviaciédn de ese principio
citado al estatuir: “con excepcién de los hijos de los extran-
jeros que se encuentren al servicio de su Gobierno”. Las Leyes
Supremos de 1934 y 1935 sustentan de que son cubanos. por
nacimiento “todos los nacidos en el territorio”; pero al tra-
tar de los hijos de los extranjeros nacidos en Cuba son consi-
derados cubanos hasta que los mismos,.al arribar a la mayo-
ria de edad optaran por la de sus padres.

La norma que mantiene la letra b) del articulo 12 de la
Constitucién de 1940 considera cubanos los nacidos en terri-
torio extranjero de padre o madre cubanos, por el solo hecha
de avecindarse aquéllos en Cuba. Como se advierte, exige el
precepto dos supuestos: No basta que exista el de la san-
gre por ser el padre o madre cubanos; es necesario ademas
que éstos vengan a avecindarse en la Republica. La Constitu-
&

ie

\NX

8

4172 ANDRES M.* LAZGANO Y MAZON

cidn de 1901 no exigia esta ultima condicién, pues atendia
solo a la sangre (jus sanguinis), lo que bastaba para que los
nacidos en el extranjero de padres cubanos fueran considera-
dos cubanos. Las Constituciones de 1943 y 1935 no exigian que
se avecindaran en Cuba.

El precepto que mantiene la letra-c) del articulo 12 de la
Constitucién de 1940 esta contraido a los que, habiendo nacido
fuera del territorio de la Republica de padre o madre natural
de Cuba que hubiesen perdido esta nacionalidad, reclamen la
ciudadania cubana en la forma y con sujecién a las condicio-
nes que senale la Ley. En parecidas formas se han prcducido
las Cartas Politicas de 1901, 1934 y 1935.

En lo que respecta a la letra d) del articulo 12 de la actual
Constitucién, dice el Dr. Hernandez Corujo: “Se trae una



Baa a ees ne, e, fo, epee ees = .
norma nueva no prévistaen Constitticiones anteriores en cuan-

to a los ciudadanos por nacimiento, que es la referente a con-
siderar como tales a log extranjeros que por uno o mas afios
hubiesen. prestado servicios en el Ejército Libertador, perma-
neciendo en él hasta Ja terminacién de la guerra, previamente
acreditado con documento fehaciente expedido por el Archivo
Nacional (1).

Cubanos por naturalizacién.—Para que un extranjero pue-

da hacerse ciudadano cubano, conforme a la letra a) del ar-

ticulo 1¢#de la actual Carta Politica cubana, tienen que con-
currir los siguientes requisitos:

1) Que Neve cinco afios de residencia continua en el terri-
torio de la Republica. ,

2) Que no Neve menos de un afio después de haber de-
clarado la intencién de adquirir la nacionalidad cubana.

3) Que conozca el idioma espafiol; y

4) Que obtenga Carta de Ciudadania con arreglo a la Ley.

(1) Lecciones de Derecho Constitucional Cubano, por el Dr. Enrique Her-
nandez Corujo, Profesor Titular de Teoria General del Estado y Ad Hono-
rem de Derecho Constitucional de Ja Escuela Privada de Derecho de La Ha-
bana y Auxitiar de Derecho Constitucional de la Universidad de La Habana.
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 173

Otro caso conlempla la letra b) del articulo 13 de la Cons-
titucién vigente, el del extranjero que contraiga matrimonio
con cubana y la extranjera que lo contraiga con cubano, son
_ cubanos por naturshzacion cuando tuvieren prole de esa union
G llevaren dos anos de-residencia continua en el pais después
“de la calebracién del-niattimonio y siempre que hicieren’ pre-
via renunecia de su nacionalidad de origen.

Esta nueva modalidad establecida, como medio de adqui-
rir la ciudadania por naturalizacién, por el matrimonio, ha
facilitado el que muchos extranjeros o extranjeras se hayan
convertido en cubanos por naturalizacidn.

Ya el arliculo 7.° de la Ley Constitucional de 1934 decla-
vaba que la cubana casada con extranjero sera siempre con-
sidetada ciudadana cubana. Este principio fué reproducido en
la Ley Constitucional de 1935; y en ambos casos se tuvo en
cuenta la Ley del Congreso de la Republica de 1929, que ya
lo disponia. Ademas, esta ultima Constitucién consideraba cu-
banas a las extranjeras casadas con cubanos por nacimiento
o naturalizacién, siempre que no optaran por su ciudadania
de origen. Nuestra primera Carta Politica, la de 1901, no ha-
cia referencia a este modo de adquirir la ciudadania cubana.

En la Reptiblica de Cuba existe la Ley del Registro Civil,
de 17 de junio de 1870, vigente desde el 1 de enero de 1885 (se
publicé en la Gaceta de La Habana de 16 de febrero de 1884),
por la cual se dispone que se establecerdn oficinas del Registro
Civil en la Secretaria de Justicia y en las poblaciones que de-
termine el Reglamento, que es también de la fecha primera-
mente indicada en este parrafo, y que se promulgé en la Ga-
céta. de 7 de diciembre de 1884. Existen ademas en todos los
Juzgados Municipales de Ia Isla, a cargo de los Jueces Munici-
pales, asistidos por los Secretarios de dichos Juzgados, desem-
pehando dichos funcionarios los cargos de Encargados de Re-
gistros. También los Agentes Diplomaticos y Consulares de
Cuba en el extranjero, los Contadores de Buques de Guerra,
etcétera: pero a partir de la Constitucién de 1940--articulo
A7T4 ANDRES M.®8 LAZCGANO Y MAZON

4170-—, “los Registros del Estado Civil estaran a cargo de miem-
bros del Poder Judicial”.

En los Registros encomendados a los Jueces Municipales,
deberan ser inscriptos: “13. Los actos en cuya virtud se adquie-
ra, pierda o recupere la nacionalidad cubana, las conmcesiones
de naturalizacion y la opcién de nacionalidad adquiridas con
arreglo a las leyes”.

Los cambios de nacionalidad produciran efectos legales en
Cuba solamente desde el dia en que sean inscritos en la Seccion
de Ciudadania, que se lleva en la Oficina del Registro Civil.

No se practicardé inscripciédn alguna en el Registro de Ciu-
dadania relativa a la adquisicidn, recuperacién o pérdida de
la calidad de cubano a virtud de declaracién de persona inte-
resada que no haya cumplido la mayor edad.

Una observacién haremos en esta oportunidad, y es, que
los cubanos domiciliados en Cuba que trasladen su demicilio
a pais extranjero, donde sin mas circunstancia que la de su
residencia en él sean considerados como naturales, habran
menester para conservar la nacionalidad de Cuba manifestar

_que ésta_es su voluntad al Agente diplomatico o consular cu-
bano, quien debera inscribirles, asi como también “a su cén-
yuge, si fuese casado, y a los hijos que tuviesen, en a Registro
especial de cubanos residentes..

“——~"Los naturalizados que acepten doble ciudadania pideaea la

_cubana, segun el articulo 16 de la Constitucion de 1940. __

Deberes impuestos al ciudadano—Todo cubano esta obli-
gado: —

a) A servir con las armas a ja patria en los casos y forma
que establezca la Ley;

b) A contribuir a los gastos publicos en la forma y cuan-
tia que la Ley disponga; y

c) A cumplir la Constitucién y las leyes de la Republica,
y observar conducta civica, inculcdndola a los propios hijos y
a cuantos estén bajo su abrigo, promoviendo en ellos la mas
pura conciencia nacional.
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 475

En la Constitucién de 1901 sélo se hacia referencia, como
obligacién del cubano, a lo comprendido en los dos prime-
ros apartados anteriormente referidos, que corresponden al ar-
ticulo 9.° de la de 1940, omitiendo el tercero de ésta.

En el articulo 9.° de la Ley Constitucional de 1934 se im-
ponia al cubano el prestar cuantos servicios fueren necesarios
en los casos de emergencia, segun se determinen en Decretos-
Leyes, principio que no comprendid entre sus normas, después,
la Ley Constitucional de 1935.

La Conslitucién de la Monarquia de Espana, de 1812, en
su articulo 6.°, preceptuaba: “el amor a la patria es una de
las principales obligaciones de todos los espafioles (cubanos),
y asimismo el ser justos y benéficos”. La Carta Politica de la
Metrépoli de 1876 no contenia este postulado.

La Constitucién de Guaimaro, de 1869, de la Republica en
Armas, en su articulo 25 dice: “Todos los ciudadanos de la
Republica se consideran soldados del Ejército Libertador”; la
de Baragua no decia nada al respecto, mientras que ia de Ji-
maguayu, de .1895, en su arliculo 19, imponia a todos los cu-
banos la obligacién de servir a la revolucién con su persona
e intereses segun aptitudes; y la de La Yaya—articulo 3.°—
disponia lo expuesto, y ademas: “el servicio militar es obli-
gatorio e irredimible”.

Todos los Textos Constitucionales, segin hemos visto, con-
tienen normas relativas a la obligacién del ciudadano, y entre
ellas, como primordiales, la de servir a la Patria con las Armas,
que es uno de los mas grandes deberes que le vienen impuesto,
no sélo en Cuba, sino en todo el Mundo.

El ciudadano tiene derecho, articulo 10 de la Constitucién
vigente :

a) A residir en su patria sin que sea objeto de discrimi-
nacién ni extorsidn alguna, no importa cuales sean su raza,
clase, opiniones politicas o creencias religiosas;

b) A votar, segin disponga la Ley, en las elecciones y re-
ferendos,que se convoquen en la Republica;
176 ANDRES M.2 LAZCANO Y MAZON

c) A recibir !os beneficios de la asistencia social y de la
cooperaci6n publica, acreditando previamente en el primer
caso su condicién de pobre;

d) A desempefiar funciones y cargos publicos? y

e) A la preferencia que en el trabajo dispongan la ‘Cons-
titucién y la Ley.

Este articulo 10 de la actual Constitucién fué discutido en
la Asamblea Constituyente de 1940, con el numero 412 del Dic-
tamen de Ja Comisién Coordinadora, y did lugar a vivos de-
bates en las sesiones de dicha Asamblea, celebrada los dias
24 y 26 de abril de dicho afio; habiendo sostenido Quintin
George que lo dispuesto en este articulo esta contenido en otros
articulos de la propia Constitucién en elaboracién y gue, por
tanto, era superfluo, el convencional Jorge Mafiach sostuvo la
conveniencia de mantener el precepto, porque, tratandose en
el titulo de las obligaciones de los cubanos, era conveniente
consignar los derechos.

En realidad, puede decirse que lo preceptuado en la letra
a) del articulo 10 esta recogido en principio en el articulo 20,
que dice: “todos los cubanos son iguales ante la Ley; la Re-
publica no reconoce fuero ni privilegios. Se declara ilegal y
punible toda discriminacién por motivo de sexo, raza, color o
clase y cualquiera otra lesiva a la dignidad humana”, aunque
aquél se refiere a la residencia en la patria y éste a la igual-
dad; lo expuesto en la letra b) se contrae al derecho a votar
todo ciudadano; y es lo cierto que tal funcidén del voto es obli-
gatoria, segun el articulo 97 de dicha Carta politica, no simple-
mente un derecho; en lo que respecta a lo contenido en la letra c)
del propio articulo 12, tenemos que en el articulo 80 se dispone
sea establecida la asistencia social bajo la direccidn dei Minis-
terio de Salubridad y Asistencia Social, organizandolo por me-
dio de la legislacién pertinente y proveyendo a las reservas ne-
cesarias con fondos que la misma determine. Las instituciones
de beneficencia del Estado, la Provincia y el Municipio presta-
ran sus servicios con caracter gratuito sdlo a los pobres.
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 477

En el apartado d) del articulo 18 hemos visto que dice: “el
ciudadano tiene derecho: a desempefiar funciones y cargos .pu-
blicos”; y la forma en que puede ejercitar este derecho queda
expuesta en la Seccién II del Titulo VII de la vigente Constitu-
cién; y, por ultimo, en la letra e) del citado articulo se contrae
a la preferencia que el cubano tiene en el trabajo; y, conse-
cuente con este pronunciamiento, el articulo 60, norma: “que
el trabajo es un derecho inalienable del individuo y que el
Estado empleara los recursos a su alcance para proporcionar
ocupacién a todo el que carezca de ella”; y el articulo 73 dis-
pone que el cubano por nacimiento tendra en el trabajo una
participacién preponderante, tanto en el importe total de los
sueldos y salarios, como en las distintas categorias de trabajc.
en la forma que determine la Ley. También se extendera la
proteccién al cubano naturalizado con familia nacida en *
territorio nacional, con preferencia sobre el naturalizado que
no se halle en esas condiciones y sobre los extranjeros.

No obstante lo expuesto, estimamos conveniente que entre
los derechos del cubano se mencione todo lo expuestu en el ar-
ticulo 12; sin perjuicio que después, en cada Seccidén corres-
pondiente, se relacione lo pertinente a cada uno de estos dere-
chos, aunque pudiera entenderse que es una redundancia,
como lo sostuvo Quintin George, en la Asamblea Constitu-
yente. ;

Antes de terminar, al tratarse la cuestiédn de asistencia so-
cial, dijo el constituyentista José Manuel Cortina y Garcia: “El
concepto asistencia social es también genérico, de una ampli-
tud enorme, porque asistencia social hay, con el sistema de
mutualismo, de proteccidn de] Estado, de los seguros de los
empleados, en fin, hay una cantidad tan variada de asistencia
social: una que es especial para pobres, y otra, total para to-
dos los ciudadanos. Dentro de la democracia social se tiende a
llevar la asistencia social misma no solamente al pobre, sino
bajo otros aspectos y conceptos, que nada tienen que ver con
el pobre ni con los hospitales, especificamente, y otros que
sum iraiados en otra seccion, pues todo esta suprimido en esta

42
478 ANDRES M.2 LAZGANO Y° MAZON

Constitucién de cardcter social; declarar que la asistencia! so-
cial, sin definir cual es, tiene que ser con un carey de Pobre
previamente presentado”. :

En e] Titulo II de la Constitucién de 1901 no se hacia men-
cién a los derechos de los cubanos y si sélo a sus obligaciones.
Tampoco en el Titulo II de la Ley Constitucional de nee ni
en igual numero de Titulo de la de 1935. ;

Pérdida de la ciudadania cubana.—Las Gabatiticionés Po-
liticas de la Republica de Cuba, de 1901, 1934, 1935 y la -vigen-
te de 1940,-en general comprenden las mismas causas DOE las
cuales pierde el cubano $u ‘ciudadania. Ellas son: «. 77»

‘a) El adquirir una ciudadania ‘extranjera.

’ 6) Entrar al sérvicio niilitar de.otra nacidn o' al desempe-
fio de funciones que llevenaparejada -autoridad o ee ee
propia, sin permiso del Senado.” =" 3

c) El cubano por naturalizacién que resida tres. anos ‘con-
secutivos en el pais dé su nacimiento; a no ser que exprese cada
tres. afios, ante la autoridad consular cores Ponalen\e: Su: VO-
luntad de conservar la ciudadania cubana.

- La Ley podrd determinar delitos y causas de indignidad
que produzcan la pérdida de la ciudadania por naturalizacion,
mediante sentencia firme de los tribunales competentes.

-En la Constitucién de 1901 y en Ja de 1934 se exigian tres
anos de residencia en el pais de origen al cubano por natura:
lizacién para perder la ciudadania cubana; y cinco aflos .exi-
gia la de 1935.

Condicion de cubano. Poateeine al articulo 90 de Is Gare
ta Politica vigente, puede recobrarse con arreglo a. lo que
prescriban las leyes de la Republica.

De los extranjeros (4)—Nuestra Carta Estatal dedica , SU
Titulo III a tratar de los nacionales de otros paises que resi-
den en el territorio cubano.

Extranjero es el individuo que esté en un territorio deter-

@ Nocién de Derecho Politico, por Marco Tulio Zeledon, sbogado de
Costa Rica-—San José de Costa Rica, 1946.
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 479

minado’ sin ser ciudadano del Estado que ejerce la ‘sdberania
sobre esa porcién geografica. aA ally

Los extranjeros forman uno de Jos dos grupos que habilare
el territorio cubano; el otro grupo es el de los ciudadanos.

Los extranjeros no disfrutan de los derechos politicos: de
la Nacién; es decir, no pueden ejercer el sufragio activo ni el
pasivo. Esto es ldgico, si se tiene en cuenta que, por regla ge-
neral, los mismos carecen de interés para ocuparse de las ges-
tiones politicas de] Estado; y es por ello, que el articulo 19 de
la Constitucién vigente no enumera el derecho de elegir y ser
elegido entre aquellos otros; que los mismos se equiparan a. los
ciudadanos. Estos ultimos.tienen como derecho, deber y fun-
cién el sufragio universal igualitario y secreto.

Un extranjero convertido en cubano: por naturalizacion
puede elegir y ser elegido para cargos y magistraturas publi-
cas, con las excepciones que se reservan para los nativos, como
son ser Presidente y Vicepresidente de Ja Republica, Senador,
Magistrado del Tribunal Supremo_y.miembros. del_Tribunal de.
Cuentas, - OrAY) MYJe r (7)
~ Por las Constituciones de 1901, 1934, 1935 y. 4940, los ex-
tranjeros residentes en el territorio de la Republica. quedan
equiparados a los cubanos:

a) En cuanto a la proteccién de su persona y bienes.

b)’. En cuanto al goce de los derechos reconocidos en esta
Constitucién, con excepcién de los que se dtergen exclusiva-
mente a los nacionales.

El Gobierno, sin embargo, tiene la potestad de obliger a un
extranjero a salir del territorio nacional en los casos y sornias
senalados en la Ley.

Cuando se trate de extranjeros con familia cubana: -‘consti-
tuida en Cuba, debera mediar fallo judicial para la. expulsién,
conforme a lo. que prescriban las leyes de la Republica. . +

La Ley regulara la organizacién de las asociaciones-de ex-
tranjeros, sin permitir discriminacién contra los derechus de
los cubanos que formen parte de ellas.
480 ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

Los tres parrafos anteriores han sido incluidos en la le-
tra 6b) del articulo 19 de la Constitucién de 1940, como no-
vedad.

c) En la obligacién de acatar el régimen econdmico-social.

d) En la obligacién de observar la Constitucién y la Ley.

@) En la obligacién de contribuir a los gastos publicos en
la forma y cuantia que la Ley disponga.

f) En la sumisién a la jurisdiccidn y resoluciones de los
tribunales de justicia y autoridades de la Republica; y

g) En cuanto al disfrute de los derechos civiles, bajo las
condiciones y con las limitaciones que la Ley prescriba.

Conforme al articulo 73 de la Constitucién actual, los ex-
tranjeros pueden desempefhar puestos técnicos indispensables,
siempre con la condicién de que faciliten a los nativos el
aprendizaje del trabajo técnico de que se trate.

Para que los extranjeros puedan ejercer—profesiones que

~requieran titulos, se_necesita_« que_el Congreso, por Ley extra-
ordinaria, acuerde la suspensién temporal] del articulo 82 de
la actual Constitucién, cuando por razones de utilidad publica
resultase necesario o conveniente la cooperacién de profesio-

_nales o técnicos extranjeros en el desarrollo de iniciativas pu-
blicas o privadas de interés nacional. La Ley que asilo-acor-
dare fijara el alcance y término de la autorizacidn.

No obstante lo expuesto en el parrafo anterior, cuando por

“una Ley o reglamento se regule el ejercicio de cualquier pro-
fesion, arte u oficio, se respetardn los derechos al trabajo ad-
quiridos por las personas que hasta ese momento hubieren
ejercido su profesidn, arte u oficio de que se trate, y se obser-
vardn los principios de reciprocidad internacional.

Kl] dominio y posesidn de los bienes inmuebles y la explo-
tacidn de empresas 0 negocios agricolas, industriales, comer-
ciales, bamcarios, y de cualquier otra indole por extranjeros
radicados en Cuba, 0 que en Cuba realicen sus operaciones
aunque radiquen fuera de ella, estan sujetos de un modo obli-
gatorio a las mismas condiciones que establezca la Ley para
LAS CONSTITUCIONES DE GUBA 4184

los nacionales, las cuales deberan responder, en todo caso, al
interés econdémico-social de la Nacion.

La Ley de Extranjeria que rige en la Republica es la de 4
de julio de 1879, publicada en la Gaceta de La Habana nume-
ro 105, de 24 de agosto de dicho afio.

La vecindad no otorga la ciudadania en ningun caso al ex-
tranjero, segun la Disposicién Transitoria séptima del Decre-
to-Ley numero 788, de 1934.

Los extranjeros que lleguen a territorio cubano y deseen
ser inscritos en el Registro de Extranjeros como domiciliados
o transetntes, deberdn presentar a la autoridad civil del pueblo
el pasaporte o documento correspondiente que identifique su
persona. En caso de no tenerle, haran ante la misma autoridad
una informacidn de testigos. Lo uno y lo otro podra efectuar-
se ante el Génsul respectivo, quien en tal caso pasara a la au-
toridad civil el oportuno testimonio integro y autorizado.

Se consideraraé emigrado a todo extranjero que no se ins-
criba en el Registro de Extranjeros dentro de los noventa dias
siguientes-a su arribo al territorio de la Republica.

Al extranjero que hubiere cumplido los requisitos del ar-
ticulo 4.° de la Ley de Ciudadania, se le expedira un certifica-
do que acredite la identidad de su persona en cualquier punto
del territorio a donde quiera dirigirse, interin se inscribe en
el Registro de Extranjeros.

Todo extranjero residente en el territorio de la Republica,
para ser considerado como tal, ha de estar inscrito en el Regis-
tro de Extranjeros que se llevara por el Gobierno y el Con-
sulado.

El Registro del Consulado no surte efecto legal si no esta
conforme con el del Gobierno.

Para los efectos legales se considerard domicilio de un ex-
tranjero el pueblo donde tenga casa abierta o donde habite al
cumplirse los tres afios de su residencia en la provincia. Cuan-
do tenga casa abierta en dos o mas pueblos, elegiraé uno para
su domicilio.
182 ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

Los:extranjeros transeuntes podran residir en el pueblo que
elijan.

- Los bienes. raices o inmuebles pertenecientes a extranjeros
de cualquier clase que éstos sean, y aunque no residan en te-
rritorio cubano, estaran sujetos a todos los impuestos que gra-
viten. sobre los bienes de igual naturaleza pertenecientes a los
cubanos...

Los extranjeros pueden ejercer libremente en el territorio
nacional toda clase de industrias y comercio y dedicarse a
cualquiera profesién para cuyo desempefio no exijan las le-
yes titulos .de--aptitud-expedidos~ por—las- ~autoridades—cubanas,

Los -extranjeros, coma. tales, no. gozardn de fuero alguno
especial ni privilegiado y estaran ‘Sujetos @ Tos mismos * tribu-
nales .que, segun los casos, conozcan de log negocios de los
cubanos..,

Las: disposiciones de la Ley de. Extranjeria no se refieren a
los, representantes . extranjeros ni a las personas que dependan
de-.ellos como tales.

Tratados de Extradicién de Extranjeros.—Se han celebra-
do los siguientes:

‘Con los. Estados Unidos de Norteamérica, con la Gran Bre-
tafia, e@ Irlanda, con la Republica.Dominicana, con Bélgica, con
Espafia, firmado éste el 16 de octubre de 1905, aprobado por
el Senado el 26 de abril de 1906 y ratificado el 16 de julio del
mismo afio; con Venezuela, con Francia, con México y con
Italia.


y,

1

DERECHOS
FUNDAMENTALES
O HUMANOS

y documentos. ©
asociacién,

cilio.
Inviolabilidad de.cartas

Libertad de profesién.
Inviolabilidad de domi-
Derecho de reunién

Libertad ‘individual,
Libertad de cultos.

Libertad de pensa-
Libertad de conciencia,
Libertad de ensefianza.

Igualdad de derechos.
’ miento. °



ce J etre fr | ae fe ef menrmence | ammmnnenees | re

] 136) Constitucién Monarquica
a de Espafia’° *
371 (1812) L
Estatuto Real de Espafia
, (1834) ;
Constituci6n Monarquica
de_Espaiia
12 (1876) | 12
Constitucién Autonémica
(1897)
Tratado de Paz entre Es-
pafia y Estados Unidos .
de Norteamérica : 9

Constitucién de la
Revolucién de Gudimaro
28 (1869) © 28 |
Constitucién de la
Revolucién de Baragua
(1878)
Constitucién de la
Revolucién de Jimaguayaé
(1895) .
Constitucién de la
Revolucién de La “Yaya
(1897)
Constitucién Provisional
‘de Santiago de Cuba
‘ (1898)
Constitucién de la.
; ‘Repablica de Cuba,

31 ‘ qa901l 31
Estatutos para el Gobierno
Provisional de ‘Cuba
(1933)

Ley Constitucional de la
Reptblica de Cuba
32 (1934) 32
Ley Constitucional de la
Reptblica de Cuba
32 (1935) — 32
Constituci6n de la

Repitblica de Cuba 60
47 . (1940) 82

2!
| 371}..12 12 | 206

li! 6-8

| 15: 13} 1

63:
10

28 28 |

28 | 28

11°

10

u 25 | 26 26 | 23| 22] 28.



li

il 23 | 29

26

23 | 29

12. 26

32 | 27.



20

Los nimeros son los articulos de las Grastitadoncs:
a ee eto








d 3
6 vo
2 | 3
2s b=)
a ° g
s a 3
3 g | 3 a
Ss 3
2 8 a 3
° 73 °
Bae Beale
eo 8 * a
Q o i) Ay
304
13 10; 10
98
28
9.
3

277} 33 | 32] 14
Pream-

6 | bulo

Diap.

12

28 | 341 334 14

28 | 34] 33] 15

36 | 244 24] 25



Tormentos.

303
297

26

2

DERECHOS
FUNDAMENTALES
O HUMANOS



Constitucién Monarquica
de Espaiia
(1812)

Estatuto Real de Espaiia
(1834)
Constitucién Monarquica
de Espafia
(1876)

Constitucién Autonémica
(41897)

Tratado de Paz entre Es-
paiia y Estados Unidos
de Norteamérica
Constitucién de Ja
Revolucién de Gudimaro

(1869)

Constitucién de la
Revolucién de Baragua

(1878)

Constitucién de la
Revolucién de Jimaguayii
(2895)
Constitucién de la
Revolucién de La Yaya
(1897)
Constitucién Provisional
de Santiago de Cuba
(1898)

Constitucién de la
Repitblica de Cuba
901)
Estatutos para el Gobierno
Provisional de Cuba
(1933)

Ley Constitucional de la
Republica de Cuba
(1934)

Ley Constitucional de la
Republica de Cuba

* (1935)
Constitucién de la
Republica de Cuba

(1940)

3° a a
2y2 |. ze
Ele.) 2] ]#2
syte}e]3 |32
4 323 3 2 4
S183] .)3 |44
e{ Se! 4 ] & | ss
& 1a a a 1a”
308
9) 17
28
12] 14
24} 40
a
29 | 42 | 29 36
41
a
25 | 43 | 30 37
Al
a
25 | 43 | 30 31
30 | 41] 30] 31) 3c

_

Los naimeros son los articulos de las Constituciones.
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 185

DERECHOS FUNDAMENTALES O DERECHOS
HUMANOS

En Francia, en 1789, la Asamblea Nacional proclamé los
Derechos del Hombre y del Ciudadano (1), consignando en-
tre éstos como inalienables y sagrados “que los hombres na-
cen y permanecen libres e iguales en derechos”; “las distin-
ciones sociales no pueden ser fundadas sino en la utilidad co-
mun”; “la libertad consiste en la facultad de hacer todo lo
que no perjudique a otro. Por lo mismo, el ejercicio de los
derechos naturales de cada hombre no tiene mas limites que
aquellos que aseguren a los otros miembros de la comunidad
el goce de esos mismos derechos; limites que sélo pueden ser
fijados por la ley”; “lo que no esta prohibido por la ley no
puede impedirse, pero ésta no puede impedir nada mas que
los actos dafiosos a la sociedad”, y que “toda sociedad en la
cual la garantia de sus derechos no esta asegurada ni la se-
paracion de los poderes establecida, carece de Constitucion”.

A partir de entonces, 1789, muchos textos constitucionales
han dedicado capitulos enteros a tratar, aunque denominan-
dolos de distintas maneras, de los “Derechos individuales”,
como ya veremos mas adelante. Ahora vamos a concretarnos
a aquellos que han regido en Cuba y que son posteriores al
siglo XVUHI.

La Constitucién Politica de la Monarquia Espafiola de 1812,
que rigid en Cuba, si bien no establece la libertad de cultos, de.

(4) Texto completo de ja “Déclaracién de los Derechos del Hombre y
del Ciudadano”, proclamada por los Estados Generales de Francia al trans-
formarse en Asamblea Nacional Constituyente. Esta inserta en las pdéginas
49 y 50 de las Lecciones de Ciencia Constitucional, del Lido. Marco Tulto
Zeledén, de Ja Universidad de Costa Rica; dice:

“Los representantes del pueblo, constituidos en Asamblea Nacional, con-
siderando que la ignorancia, el olvido o el menosprecio de los derechos
del hombre son causa de las desgracias publicas y de la corrupcién de los
gobiernos, han resuelto exponer, en solemne deciaracién, los derechos na-
turaies inalienables y sagrados del hombre, para que tal declaracion, pa-
tente siempre a todos los miembros del cuerpo social, les recuerde sin cesar
186 ANDRES M.® LAZCANO Y¥ MAZON

dica varios articulos a tratar de la libertad individual, de la
libertad de pensamientos y de la inviolabilidad. del domicilio.
El Estatuto Real de 1864 omite toda referencia a las libertades
humanas; pero la posterior de la Monarquia de Espafia, 0 sea
la de 1876, trata de la igualdad de derecho de los nacionales
para ser admisibles a los empleos y cargos. publicos;. _ permite
opiniones contrarias en religion a la, catdlica,, que es. la del
Estado, aunque limita su ejercicio al prohibir. manifestaciones
publicas ni ceremonias distintas. a la. expresada; autoriza la
libertad de ensenanza y de profesién, aunque, atribuye al Es-
tado la facultad de expedir los titulos de las profesiones que
lo exijan; reconoce la libertad de pensamiento .por cualquier
medio, sin censura; el derecho de los ciudadanos a.reunirse y
asociarse; protege la correspondencia y el derecho. a que no
se mande a la persona mudar de domicilio. También esta-
blece el derecho de peticion, x: como. corolario. de. todo,, el de
la libertad individual. Como se advierte, los. derechos del in-
dividuo resaltan ya con fisonomia _propia. en la, Constitucion



sus derechos y deberes, para’ que en los. actos del Poder Legislative y del
Ejecutivo de toda institucion politica sean ellos’ mas respetados, -y para
que los esfuerzos de los ciwdadanos, fundados en adelante en. principies
simples e incontestables, tiendan al mantenimiénto ‘de la Constitucién y a
la dicha de todos. ies

“En consecuencia, 1a Asamblea Nacional reconoce y declara, en, presen-
cia y bajo los auspicios del Sér Supremo, los siguientes Derechos del SHLOMAES
y del Ciudadano:

™4. Los hombres nacen y ‘permanecen iibres e iguales en derechos : las
distinciones sociales no pueden ser fundadas sino en la utilidad comin. *

"2. El ‘objeto de toda asociacidn politica es la conservacién de los de-
rechos naturales e imprescriptibles del hombre, que son: Ja libertad, la
propiedad, la seguridad y Ja resistencia a Ja opresién. BS

*3. (La seberanfa reside esencialmente en la Nacién: ningun cuerpo o
individuo puede ejercer autoridad alguna que no emane. expresamente del
poder soberano.

' 4. La’ libertad consiste en la! facultad de hacer todo’ lo que no peérju-
dique a otro. Por lo mismo, el ejercicio de 106s derechos naturates de cada
hombre no tiene mas limites que aquellos que aseguren a los oiros miem-
bros de la comunidad el goce de esos mismos derechos, limites que sdio
‘pueden ser fijados por la ley.

"5. La ley no puede prohibir sino Jos actos dafiosos a la sociedad; io
que no esta impedido por la ley no puede impedirse, y nadie sera obligado
a hacer lo que ella no ordene.

"6. La ley es la expresién de la voluntad general. Todos los ciudadanos
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 187

que se estudia de 1876, reflejAndose asi la influencia de la
Declaracién.de los Derechos del Hombre y del Ciudadano pro-
clamada en Francia casi a fines del siglo XVIII. Ya veremos
cémo los principios. individualistas se introducen en casi to-
dos los textos constitucionales de los siglos XIX y XX, y eémo
ahora vienen marcando nuevos rumbos las modernas Cons-
tituciones al extender la proteccién politica estatal a los dere-
chos del hombre considerado como miembro de la sociedad
y no simplemente como individuo, pues en, las recientes ga-
rantias .denominadas sociales aquélla absorbe er principio al
“Sujeto-en—beneficio de Ia colectividad. Se apartan- muchas de
Jas nuevas.normas. al saltar del tipo individualista al socialista.

La Constitucion Aulonémica de 1897 no hace referencia al

individue como sujeto de derechos. y garantias; pero no se
olvide que, conjuntamente con ella, rigid en Cuba el Capitulo I
de la Monarquica de 1876, 0 sea en la parte que se contrae a
los.derechos. indiyiduales de que hemos hecho referencia an-
teriormente. . fo catyitt

_ En. las Constituciones de la Revolucion por la Independen-
cia de Cuba, de “Gudimaro” y “La Yaya”, se hace mencién a

tienen el derecho de :concurrir. personalmente o por sus representantes a su
formacién, y debe. ser igual para todos, sea que proteja, sea que castigue.

-â„¢Todos los ciudadanos, como son iguales ante ella, serdn admisibles a
todas las dignidades y empleos publicos, segun sus capacidades y sin otras
distinctones qué las maroadas por. sus virtudes y talentos.

. 7, Nadie puede sen acusado, arrestado ni detenido sino en los casos
determinados por la ley. y con las formalidades legales. Los que soliciten,
expidan,..ejecuten. o hagan ejecutar érdenes arbitrarias, deben ser castiga-
dos; todo ciudadano Namado o aprehendido, con arregio a la ley, tiene
que..obedecer:.inmediatamente, pues de lo contrario sera castigado como
desobediente a la autoridad. :

"8.. La ley..no. debe establecer. otras penas que las estrictamente necc-
sarias, y nadie puede ser castigado sino en virtud de una ley, promulgada
con anterioridad. a la comisién del delito, y legaimente apticada.

"9. A todo hombre se le presume inocente, mientras no se le haya de-
clarado culpable; por lo mismo, si se considerase necesario arrestarle, todo
nigor que no sea indispensabie para asegurar su persona debe ser severa-
mente reprimido.

"40. Nadie puede ser inquietado por sus opiniones, inclusive las religio-
sas, con tal que su manifestacidn no sea en menoscabo del orden pubiico.

. "44. La. libre emisién del pensamiento y de las opiniones es uno de los
derechos mas preciosos del hombre. Todo ciudadano puede, en consecuen-
4188 ANDRES M.® LAZCANO Y MAZON

determinadas garantias, igualdad de derechos, libertad indi-
vidual, libertad de pensamiento, de ensefianza, de conciencia,
de cultos, aunque indistintamente todas estas ultimas no con-
tienen unidad en dichas garantias, pues figuran independien-
temente en una y otra.

La Republica de Cuba surgié a la vida como Nacidn Inde-
pendiente el] 20 de mayo de 1902, a partir de su primera Cons-
tituciodn, que fué acordada en 1901, mantiene secciones com-
pletas para tratar de los derechos fundamentales del hombre;
asi, las encontramos también en las de 1934, 1935 y 1940, aun-
que esta ultima exfiende ademas sus normas a las nuevas pro-
yecciones sociales: Familia, Cultura, Ensefianza, Propiedad y
Trabajo.

Vamos a ocuparnos separadamente de los derechos que son
inherentes al individuo desde el punto de vista humano.

Libertad individual_—El primer postulado de la. Declara-
cién de los Derechos del Hombre y del Ciudadano puede com-
pendiarse er: la siguiente declaracién: ‘“‘Los hombres nacen y
permanecen libres”. Pues bien, siendo esto asi, el don mas pre-

cia, habiar, escribir e imprimir libremente, salvo su responsabilidad por
el abuso que hiciera de esa libertad, en ios casos determinados por la ley.

"42. iLos derechos del hombre y del ciudadano seran garantizados por
la fuerza publica, la cual es constituida en beneficio de todos y no para
utilidad particular de los funcionarios encargados de su manejo.

"13. Para el] mantenimiento de la fuerza publica y para los gastos de
la administracién requiérese una contribuci6n comun, que sera repartida
entre todos los ciudadanos en la medida de sus facultades.

"44. Todos los ciudadanos tienen el derecho de examinar ‘por si mismos
o por medio de sus representantes Ja necesidad de la contribucién publica,
de consentir ésta libremente, cerciorarse, determinar la cuota, su cobro y
el tiempo que ha de durar.

45. La sociedad tiene el derecho de pedir cuenta a todo funcionario
publico de cémo desempefia su cometido.

“16. Toda la sociedad, en la cual la garantia de sus derechos no esta
asegurada ni la separacién de los poderes establecida, carece de Consti-
tucién. :

“47. Siendo, como es, la propiedad un derecho inviolable y sagrada,
nadie puede ser privado de ella sino en caso de necesidad publica legalmen-
te probada y previa y justa indemnizaci6on.”

Por la trascendencia que tiene, en el estudio de Jos derechos del hom-
bre en las Constituciones de la Repttblica de Cuba, vamos a insertar.a con.-
tinuacidn, antes de estudiar separadamente algunas tibertades y garantias,
LAS CONSTITUGIONES DE CUBA 489

ciado del mismo es el derecho que tiene a ser libre, a no ser
privado de libertad; 0 como la propia declaracién indica, con-
siste en la facultad de hacer todo lo que no perjudique a. otro.
Por lo mismo, el ejercicio de los derechos naturales de cada
hombre no tiene mas limites que aquellos que aseguren a los
otros miembros de la sociedad el goce de esos mismos dere-
chos, limites que sdlo pueden ser fijados por la Ley.

Tratan de la libertad individual Jos articulos 172, inciso 44,
287 y 295 de la Constitucién de 1812; los articulos 4.° y 5.° de
la de 1876; el articulo 27 de la de Guaimaro; el articulo 4.° de
la de La Yaya; el articulo 5.° de la Provisional de Santiago de
Cuba; los articulos 16 al 20 de la de 1901; articulos 45 al 21
de la de 1934; articulos 16 al 21 de la de 1935, y 26 al 29 de
la de 1940.

Los articulos expuestos en el pdrrafo anterior tratan de la
garantia que se estudia con minuciosidad.

Se refieren. también a la libertad individual las Constitu-
ciones de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica,
Chile, Dominicana, Ecuador, la de los Estados Unidos de Nor-

la “Declaracién universal de los derechos del hombre”, aprobada en Paris
el 10 de diciembre de 1948, durante el tercer periodo de sesiones de ja
Asamblea General de las Naciones Unidas—a# la jque pertenece Cuba—,-y
que ha sido aclamada como uno de los pronunciamientos de mds importan-
cia de este siglo XX. Esta Declaracién fué aprobada después de muchos
debates entre los 58 Estados miembros que en aquel entonces constitufan
la Asamblea General, dice:

“4. (La Declaracién proclama que la voluntad del pueblo ha de ser la
base de la autoridad del Poder publico. Esta voluntad se expresara me-
diante elecciones auténticas, que habran de celebrarse periddicamente por
sufragio universal e igual. Toda persona tiene derecho a participar eu
el gobierno de su pais y el derecho de acceso, en condiciones de igualdad,
a las funciones ‘publicas.

“2. Tenemos derecho a fundar una familia. La familia es el elemento
natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la proteccién de
ésta y del Estado. La maternidad y la infancia tienen derecho a cuidados
y asistencia especiales.

"3. Toda injerencia arbitraria en nuestra vida iprivada, nuestra fami-
lia, nuestro domicilio y nuestra correspondencia, asi como todo ataque A
nuestra honra y a nuestra reputacién, constituyen una violacié6n a nuestros
derechos en cuanto seres humanos. ;

"4. Todos tenemos derecho a un nivel de vida adccuado que nos ase-
gure, asf como a nuestras familias, la salud y el bienestar. Esto incluve
490 ANDRES M.® LAZCANO Y MAZON

teamerica, la de Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Pa-
nama, Paraguay, Pert, El Salvador, Uruguay y la de Vene-
zuela, También las de Alemania, Chacoslovaquia, ‘Dantzig,
Estonia, Finlandia, Irlanda, Lituania, Rumania, Turquia y Yu-
goslavia (4) y otras.

Para Duguit, “la libertad y la propiedad son derechos del
hombre; la seguridad es un derecho del ciudadano. Pero la-se-
guridad no es, en rigor, un derecho particular distinto de la
libertad y de la propiedad; la seguridad no es otra cosa que

el derecho a la alimentacién, vestido, wivienda, servicios sociales y asisten-
cia médica adecuados.

"5. Todos tenemos derecho a recibir ensefianza, que ‘deberia ser gra-
tuita en su fase primaria. El acceso a la ensefianza superior deberia estar
abierto a todo el que lo desee. El ingreso en los establecimientos -docentes:
de esa categoria debe hacerse unicamente en funcion de los meritos de
los aspirantes.

"6. Ningun sér humano estaraé sometido a esclavitud ni a servidumbre
en ninguna forma.

" "7, Toda persona tiene derecho a una ‘nacionalidad..Nadie debe ser
privado arbitrariamente de su nacionalidad ni debe negarse a nadie el de-
recho a cambiarla.

"8. ‘La Declaracién afirma el derecho a Ja libertad’ de opinién Yy de ex-
presién, derecho que incluye el de sostener opiniones, asi como el derecho
a investigar, recibir y difundir informaciones y ophaanes “per Susiquier
medio de expresién, sin limitacién de fronteras:

- "9. Toda persona tiene el derecho a Ja libertad del: -pensamiento y de
conciencia; libertad de religién; el derecho a cambiar'de religién o.creen-
cia; a manifestar nuestra religién o creencia, individual ° POT CYBER;
tanto en publico como en privado.

“40. Todos, sin discriminacién: alguna, deberiamos tener derecho a, re-
cibir igual salario por trabajo igual, a una remuneracién y- condiciones de
trabajo equitativas y ‘satisfactorias, as{ como a proteccién contra el des-
empleo; el derecho a fundar sindicatos y a formar parte de. ellos para ta
defensa de nuestros intereses.

"41. Todos deberian ser iguales anté la Ley y deberian tener derecho
a ‘ser ofdos publicamente -y con espiritu de justicia por-un Tribunal com-
petente, asi como a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe
su culpabilidad y a que se les aseguren todias las lesen necesarias
para su defensa.

"42. Ningdin sér humano serd sometido a tortures ni a penas 0 tra-
bajos crueles, inhumanos o degradantes.”

No se pierda de vista el sentido de ‘universalidad de: la- Declaracion
inserta; por esto trasciende su contenido a todas las ‘Naciones, entre ellas

a Cuba, como miembro de la Sociedad de las Naciones Patcgs, por eso 1a
gponunicad de incluirla en esta obra:

(4) Consittuciones politicas de ‘América, _ del Dr. -Andrés “Meee Lacan
y Mazén. te Gores Tapa apis eg
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 194

la libertad y la propiédad socialmente reconocidas y garanti-
zadas. Kl hombre entra en Ja sociedad con sus derechos de li-
bertad y de propiedad; al ingresar en la sociedad se convierte
en ciudadano; estos derechos contienen implicito el derecho a
exigir del cuerpo social que los reconozca, los respete y los
proteja; este derecho, que parece nacer en tal momento, es la
seguridad,-la cual no consiste en otra cosa que en lo mismo
que constituye la esencia de la libertad y de la propiedad, sien-
do estos mismos derechos, 0 mas bien una nueva modalidad
de estos derechos, nacida en aquel instante, en cuanto son pro-
tegidos por el cuerpo social mediante la organizacién politica,
administrativa y judicial que el mismo cuerpo social estable-
ce, que debe necesariamente establecer”. La definicién de la
seguridad ha sido dada‘con toda claridad en las Declaraciones
de 1793 y del afio III: “La seguridad consiste en la proteccién
que la sociedad acuerda a cada uno de sus miembros para la
conservacion'de su persona, ‘de sus derechos y de propiedad” ;
“la seguridad resulta Oe concurso de todos para pace HTar. los
derechos de cada uno”

La libertad: individual es, pues, uno de los dones mas pre-
ciosos del hombre, y su garantia’el mayor bien que puede tu-
telar cualquier Carta Politica de un Estado. —

Habeas Corpus.—Esta es una de las garantias que insti-
tuye. la Constitucion de 1940, en su articulo 29, a favor de todo
el que se encuentre detenido o preso fuera de los casos o sin
las formalidades y garantias que’ prevean la Constitucién y las
leyes para obtener su libertad, a peticion suya o de cualquier
olra persona, sin necesidad de poder ni direccién letrada me-
diante un sumarisimo procéedimiento’ ante los tribunales or-
dinarios de Justicia. Se le ha rodeado de muchas formalidades
para, qué sea efectivo. No se puede demorar; el Tribunal no
puede declinar su jurisdiccién ni admitir cuestiones de com-
petencia que dilaten la peticién; si no es presentado el dete-
nido o. preso al. Tribunal, éste decretara. la detencion .del que
no lo presente, y.como, corolario dé todo se le forma. expedien-
192 ANDRES M.® LAZCANO Y MAZON

te de separacion a los Jucces 0 Magistrados que se nieguen a
admitir la solicitud de mandamiento de habeas corpus o in-
cumplieren lo dispuesto en el articulo 29 (4).

El habeas corpus comenzé a tener existencia legal en Cuba

a partir de la Constitucién Provisional de Santiago de Cuba,
de 20 de octubre de 1898, en su articulo 20. El Gobierno Pro-
visional americano promulgé la Orden Militar 427, de 14 de
octubre de 1900, regulando el procedimiento de habeds cor-
pus. Dicha Orden esté vigente aun.
—EI habeas corpus figura én’el articulo 20 de la Constitu-
cién de 1901. Este articulo no fué afectado por la reforma de
este texto fundamental, llevada a cabo en 1928. También en el
articulo 21 de la Ley Constitucional de 3 de febrero de 1934,
y en la de 1985 se concede este derecho sin mencionarlo di-
rectamente.

La garantia del habeas, segin puede verse en el Texto de la
de 1934, fué ampliada en relacién con la de 1901, y después
lo fué aun mas en la vigente de 1940.

Antecedentes del “habeas corpus” —El Homine Libero Ex-
hibendo. Interdicto. Ulpiano, Libro 74, en el edicto dispone la
exhibicién del hombre libre, que se retenia con.dolo y se otor-
gaba contra todo particular que restringiera en su libertad a
una persona que tuviera derecho a ella.

En Ja Carta Magna de Inglaterra, de 19 de junio de 1215,
impuesta por los barones al Rey Juan IJ, conocido por Juan
sin Tierra, se dispuso que ningun hombre libre podra ser de-
tenido, preso ni desposeido de lo que legalmente se halle en
su poder, como tampoco privado de sus libertades. En 41679,
reinando Carlos II, se dicté un Decreto de Habeas Corpus Act,
en el que se consigna la famosa declaracién de que nadie pue-
de ser detenido sin ser sometido a juicio dentro de un término
perentorio; y mas tarde, bajo el Gobierno del Rey Guiller-

(4) Véase sobre esta materia El Habeas Corpus Constitucional, un tomo,
La Habana, 1948, por el Dr. Andrés M. Lazcano y Mazé6n.
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA. 493

el

mo III, se proclamo, con el nombre de “Bill de los derechos”,
las garantias o libertades inglesas. ‘

Ks precedente también del habeas corpus el Privilegio I de
Aragon, del Rey Alfonso III, de 28 de diciembre de 1287, me-
diante el cual, al pactar sobre las desavenencias habidas con
ja Unién Confederada, se obligd a que él, como Monarca, ni
sus sucesores podran mandar a estar preso, 0 presos sobre fian-
za, & ninguno de los ricos hombres, caballeros, infanzones,
procuradores de la Universidad de Zaragoza, asi como cléri-
gos o legos. En 1881, en las Cortes de Zaragoza se promulg6
un fuero que subsistid hasta el afio 1835, que otorgaba la
“Firma de Derecho” al que fuere acusado ante un Juez de un
crimen y deseare hacer uso de él, sujetandolo a un procedi-—
miento breve que terminaba con el fallo del Juez.

En los Estados Unidos de Norteamérica existia el habeas
corpus por ser anteriormente una colonia inglesa, y al inde-
pendizarse comprendié en su vigente Constitucién, de 1787,
la prohibicién de suspender el habeas corpus a no ser cuando
lo exija la seguridad publica en log casos de rebelién e invasion.

La “Declaracién de los Derechos del Hombre y del Ciuda-
dano”, hecha en Francia en 1789, consigna declaraciones ter-
minantes en cuanto a la libertad, y dice: “Los derechos del
hombre y del ciudadano serén garantizados por la fuerza pu-
blica”. “7

Hacen pronunciamiento sobre el habeas corpus las Cartas
Politicas del Brasil, la de Costa Rica, Honduras, Nicaragua,
Panama, Paraguay y Uruguay. Otras no lo mencionan, pero
se refieren a la detencién y libertad. En México existe el jui-
cia de amparo.

En Cuba, la redaccién del articulo 29 de la actual Carta
Magna dio lugar a intensos debates entre los constifuyentis-
tas, porque algunos, que habian sufrido prisidén—no obstante
existir dicha garantia en las Constifuciones anteriores—sin or-
den de Juez ni Tribunal, quisieron, como asi result6, regla-
mentar el precepto en forma que no hubiera dilacién en dicho

418
194 ANDRES M.* LAZCANO Y MAZON

recurso por falta de formalidades, déclinatoria 0 competencia.

El habeas corpus, dijo el convencional Orestes Ferrara
—hombre ptblico muy querido ‘por los cubanos—, es algo to:
tal, en virtud del cual todo hombré dice a la autoridad judi-
cial: “Yo tengo derecho a ia libertad y tt me la tiene que dar”.

Hombres. Son iguales ante la ley—Este es uno de los de-
rechos que mas se proclaman en las naciones democraticas ‘y lo
enuncian en el titulo de las garantias individuales. La Cons-
titucién de la Republica de Cuba de 1940, en su articulo 20,
norma: “Todos los cubanos son iguales ante la ley. Le Rept-
blica no reconoce fueros ni privilegios”; y agrega: “Se declara
ilegal y punible toda discriminacién por motivo de sexo, raza,
color o clase, y cualquiera otra lesiva a la dignidad humana”.
“La Ley estableceraé las sancioneg en que incurran los infrac-
tores de este precepto”.

A partir de la Constitucién de la Republica de 1901, articu-
lo 44, se viene declarando la igualdad de derechos ante la ley.
La reforma que sufrié dicho texto en 1928 no alteré este dere-
cho fundamental. Tampoco la Ley Constitucional de 1934, que
reproduce la anterior, literalmente; y la de 1935 agregoé a di-
cho postulado las siguientes palabras: “de persona, de clase
ni de sexo”. .

Como resalta, se ha invertido el orden cronoldgico en que
han ido apareciendo los pronunciamientos sobre la igualdad
de derechos en las Constituciones de la Republica; pero eso se
ha hecho para destacar mas la enunciaciOn casi taxativa de
todo aquello que se prohibe, por ser discriminatorio y que esta
expresado, casi, en forma casuistica, en la vigente.

En la Constitucién de Gudimaro, de 10 de abril de 41869,
que es una de las leyes fundamentales de los cubanos que lu-
chaban por la libertad de su Patria, se consigna en su articu-
lo 26: “la Republica no reconoce dignidades, honores especia-
les ni privilegio alguno”,

Los demas textos fundamentales que han regido en Cuba
no tratan de la igualdad de derechos, en forma especial y se-
LAS CONSTITUCGIONES DE CUBA 495:

parada; -puies se concretan a otorgar determinadas garantias a
los hombres, desde el punto de vista de la personalidad.

La Constitucién Politica de Uruguay repite lo proclamado
en la Declaracién de los Derechos del Hombre, en 1897, dice:
“no se conoce otra distincién que la de los talentos y virtudes”.

‘-La igualdad supone exclusion de clase privilegiada, de ti-
tulo de nobleza, de esclavitud, y contempla la misma en sus
diversos aspectos: igualdad ante la justicia; igualdad en em-.
pleos y cargos publicos, equivale el derecho a ocuparlos; pago:
de impuestos y contribuciones; servicio militar y servicios
personales de orden diferente a los anteriores. Es decir, que la
igualdad es la consecuencia de los derechos derivados de la
condicién de hombre de cada SUI y, por consiguiente, han
de ser iguales.

La Ley de vientres libres de 4 de julio de 1870, de las Cor-
tes Constituyentes de la Nacién espaniola, decreté: “que todos
los hijos de madres esclavas que nazcan después de la promul-
gacién dela misma, son declarados libres”. También ve resol-
viendo Ja situacién de los esclavos que existian anteriormente
a dicha Ley.

Primeramente, el Ayuntamiento de Bayamo, en 27 de di-
ciembre de 1868, al proclamar la Independencia, declaré: ‘Cuba
libre es-incompatible con Cuba esclavista”; y la Constitucién de
Guadimaro, de 10 de abril de 1869, en su articulo 24, dice:
“Todos los habitantes de la Republica son enteramente libres”.

El articulo 43 de la Constitucién de 1940 estatuye la igual-
dad absoluta de derechos para ambos cényuges en e) matri-
monio;-y la Carta Politica de la Union de Republicas Socialis-
tas Soviéticas dice—articulo 122—: “Se conceden a la mujer
iguales derechos que al hombre, en todos los dominios de la
vida econdmica, publica, cultural, social y politica” (4).

(1) Hemos examinado la igualdad de los hombres desde’ el punto de
vista de ‘la ley, y estamos conformes en que ante ella todos los geres:
humanos deben ser considerados iguaies er derecho; pero desde el punta.
de vista de ia Naturaleza misma, {no ha hecho Dios diferentes a los hom-
bres? Que esto es asf se demuestra al con:parar a un hombre virtuoso con:
496: ANDRES M.2 LAZCANO, Y MAZON

:. Libertad. de pensamiento—E]|-concebir una idea es produc-
to de un.acto subjetivo; la persona.piensa un hecho, lo madu-
ra en su yo interior y después lo exterioriza. El realizar este
acto sin restricciones es una de Jas libertades humanas, la del
pensamiento.

- La liberfad de expresar sus § pensamientos un sujeto ha te-
nido sus quiebras en Ja antigtiedad, alin las tiene en. algunas
partes del mundo, y en las mismas democracias, aunque tal
libertad sea proclamada por las Leyes Fundamentales de casi
la totalidad de las Republicas americanas.

La libertad de pensar no supone la de injuriar ni calum-
niar; se puede licitamente ejercitar mientras no se lesione ur
derecho. Este es su limite. Ninguna persona, amparada en tal
libertad, puede ofender a otra. En Cuba ha tenido siempre pro-
teccién constitucional esta libertad humana, aunque contraida
a’ la politica, por el articulo 371 de la.Constitucién de Espana
de 1812, estandole atribuida a las Cortes el: proteger la libertad
politica de imprenta. Como es visto, esta Ley Constitucional no
respetaba en forma absoluta la \ibertad de pensamiento, sino
solamente la de ideas politicas; y en lo religioso—articulo 12—
prohibia el ejercicio de toda religién que no fuera Ja Gatolica,
Apostélica y Romana, que era la del Estado.

Mas tarde, la Constitucién Monarquica de 1876, articulo 13,
dié un paso adelante en materia de libertad de pensamiento,
al déeclarar que todo espanol (entiéndase cubano) tiene derecho
a emitir libremente sus ideas y opiniones, ya de palabra, ya
por escrito, valiéndose de la imprenta o de otro procedimiento
semejante, sin censura previa. Parece que. los que inspiraron
al Rey Don Alfonso XII de Borbén comprendieron que después
de transcurrir tantos afios de la Revolucién Francesa, durante
la cual se proclamaron ios. “Derechos del Hombre y del Ciu-

otro que carece. de virtud, a uno que tiene talento con otro que no io tie-
be, @ uno que naciéd con ojos con cl que es ciego, ia un delincuente con
una perscna honrada, a una ramera con wna sefiora Monrada. Todo esto
evidencia que. la propia Naturaieza se ha encargado de poner de manifieste
las desigualdades de los hombres.
LAS CONSTITUCIONES DE CUBA 3497

dadano”, era deber insertar tal norma de libertad en dicha
Constitucién, y asi lo hicieron.

La Constitucién de La Yaya, en su articulo 13, dice: “To-
dos los cubanos ‘tendran derecho a expresar libremente sus
ideas”. No mencionan expresamente esta libertad Jas Constitu-
ciones de la Guerra por la Independencia, de pean ae Ba-
ragua y Jimaguayu.

En la Constitucién Provisional de Santiago de Cuba. 0 de
Leonard Wood--artieulo 10—se garantiza la libre comunica-
cién del pensamiento.

Cuba, ya Reptblica libre y soberana, ha mantenido siem-
pre esta libertad humana—articulo 25 de la Constitucion ‘de
4901—, sin que sufriera alteracién durante las reformas de 1928.
La proclaman también el articulo 26 de Ja Ley Constitucional
de 1934, igual numero de la de 1935_y en el articulo 33 de la
de 1940, que es la vigente, se dice: “Toda persona podra, sin
sujecién a censura previa, emitir libremente sus pensamientos,
de palabra, por escrito o por cualquier otro medio grafico u
oral de expresion, utilizando para ello cualquiera o todos los
procedimientos de difusién disponibles”.

Recientemente, en la Declaracién Universal de los Derechos
del Hombre, aprobada en Paris el 10 de diciembre de 1948, y
después por las Naciones Unidas, entre ellas Cuba, se procla-
mdé—art. 9.°—: “Toda persona tiene el derecho a la libertad de
pensamiento, tanto en publico como en privado”.

E] actual articulo 33 de la Constitucién de 1940. fué discu-
tido con el numero 38 del Dictamen de la Comisién Coordina-
dora de la Asamblea Constituyente. Terciaron en el debate
constitucionalistas muy notables: Dectores José M. Cortina Gar-
cia, Jorge Mahach, Miguel Suarez Fernandez, Carlos Prio Soca-
rras, Antonio Bravo Acosta, Joaquin Martinez Saenz, Fran-
cisco Ichaso, Eduardo Chivas, Ramiro Capablanca y otros.

Pena de muerte——La Carta Fundamental de la Republica
de 1940, en su articulo 25, norma: ‘No podra imponerse la pena
de muerte; se excepttian los miembros de las Fuerzas Arma-
498 ANDRES M.2 -LAZCANO Y MAZON

das por delitos de caracter militar y las personas culpables de
traicién o de espionaje en favor del enemigo en.tiempo de
guerra con nacidn extranjera”.

Anteriormente: estaba astablacida la pena de. mi